Otras publicaciones:

978-987-723-057-4_frontcover1

9789871867721_frontcover

Otras publicaciones:

Book cover

9789877230444-frontcover

Prólogo a la 4ta. edición

Esta obra colectiva y dinámica, impulsada desde el Centro de Estudios de la Argentina Rural de la Universidad Nacional de Quilmes (CEAR-UNQ), está dirigida tanto a académicos como a lectores no especializados. Con ella nos hemos propuesto cubrir una serie de vacancias dentro del campo de las Ciencias Sociales, pues se carecía de un repertorio de definiciones sobre los principales temas de la vasta interdisciplina conocida como “agro”.

A menudo, las múltiples controversias actuales sobre cuestiones rurales y agropecuarias derivan de la multiplicidad, el desconocimiento, la polisemia y la constante aparición de conceptos referidos a sujetos, instituciones, corporaciones, prácticas y espacios específicos. El escenario se complica aún más porque una parte importante de los términos que circulan por las Ciencias Sociales proceden del lenguaje común y, aún incorporados al lenguaje técnico, suelen conservar parte de las imprecisiones importadas de aquél. En tal sentido, al percatarnos de la existencia de tensiones entre académicos, nativos y medios de comunicación por la apropiación y utilización de expresiones propias del agro, nos planteamos el desafío de lograr conceptualizaciones que ayuden a comprender la compleja realidad que lo atraviesa. Así pues, este diccionario tiene la vocación de instrumentalidad para clarificar algunos puntos oscuros y evitar un confusionismo creciente.

Con el argumento de que las palabras repetidas “quedaban mal”, hace algunos años una editorial pretendía que se alternara chacarero por campesino —como si se tratasen de sinónimos—. A este tipo de dificultades —el desconocimiento de la especificidad semántica por quienes no son especialistas— se le suma el mayor y renovado volumen de vocablos propios de las Ciencias Sociales dedicados al agro iberoamericano, que torna imposible el dominio de todos. En 2018, en el XVI Congreso Internacional de la Sociedad Española de Historia Agraria, una expositora que disponía de tan sólo 10 minutos para presentar su trabajo sobre pasiegos debió decidir si explicar la esencia de estos sujetos o el núcleo de su investigación. Este tipo de experiencias fue lo que inspiró la realización de esta obra. Frente a tal realidad, y dado que no existen mayores precedentes, procuramos reunir a especialistas para que presenten sus definiciones y, de este modo, construir un ámbito de consulta y debate para quienes estudien o se interesen por el presente, el pasado y el futuro del mundo rural.

Un supuesto inicial de la obra ha sido considerar que la pretensión de rigor científico no implica objetividad absoluta. Los términos no son políticamente neutrales y los contenidos aquí presentados no resultan una excepción. Pero, como dijera alguna vez Pierre Bourdieu, la no neutralidad no constituye un obstáculo para la ciencia, sino un motor. El objetivo que asumimos no consiste en la búsqueda de imparcialidad ni de verdad absoluta, sino la divulgación de conocimiento científico construido acorde al método de la ciencia y revisado por la misma comunidad. Es decir, apuntamos a que el conocimiento se corresponda con la realidad fáctica y que la teoría que la sustenta se ubique dentro de la lógica formal. Los compromisos y las diferencias éticas, estéticas y políticas son bienvenidas en el marco de las reglas de la ciencia. De allí que la historicidad y las particularidades, tanto personales como territoriales, estarán presentes en cada una de las entradas. A su vez, el reconocimiento y el respeto del pluralismo dejan abierta una dinámica enriquecedora e incesante para la tarea dialéctica de reflexión y crítica constructiva.

Como todo trabajo que se impone objetivos tan exigentes, esta obra no dejará de poseer lagunas y probablemente algunas contradicciones. Lejos de procurar disimularlas, los editores asumimos el reto de recoger críticas, sugerencias y aportes para que este diccionario crezca permanentemente en calidad y volumen.

Solo nos resta agradecer a todos los autores presentes y futuros.

                                     

José Muzlera

Alejandra Salomón

Octubre de 2022



Deja un comentario