Otras publicaciones:

9789877230260-frontcover

12-2853t1

Otras publicaciones:

9789871867769_frontcover

12-2210t

En resumen

El marco de la Enseñanza para la Comprensión siempre ha buscado, desde sus orígenes, recoger y aglutinar enfoques educativos ya existentes (Wiske, 1999). Aunque con aportaciones propias indudables, la gran fortaleza del marco reside en dotar a una amplia gama de iniciativas aisladas e individuales de un marco común que actúe de hilo conductor.

Las bases del marco son sólidamente socio-constructivistas, por lo que lógicamente los principales autores de este enfoque del aprendizaje encuentran eco en la definición de sus rasgos principales. Sin embargo, otros autores que tradicionalmente no han gravitado en torno al socio-constructivismo también han ejercido su influencia en la génesis del marco. Se trata ante todo de un entramado ecléctico que, además de innovar, ha buscado desde su inicio crear un andamiaje con un hilo conductor interno sólido y coherente.

De entre todos ellos, cabe destacar: el modelaje del comportamiento en función de la motivación y el refuerzo aportado por Skinner (quien basó su trabajo en el realizado previamente por Pavlov). Bandura aporta el aprendizaje por observación y el papel del docente en el proceso. Montessori coloca al estudiante como centro y protagonista del aprendizaje. Piaget presenta al estudiante como agente creador y constructor de su propio aprendizaje. Ausubel incide en la importancia de presentar el contenido desde diversas fuentes y en diferentes formatos. Vygotsky destaca la dimensión social del aprendizaje y el papel de la interacción en el mismo. Bruner defiende la retroalimentación constante como parte clave del aprendizaje y perfila un docente inmerso en un proceso de reciclaje ineludiblemente continuo. Dewey subraya la necesidad de partir de lo que el estudiante conoce y de reflejar todo el proceso con la documentación adecuada. Freire contempla el aprendizaje como acción, superando la dicotomía tradicional entre teoría y práctica. Erikson recuerda la naturaleza diversa y autónoma de los estudiantes. Finalmente, Sizer pide replantearse qué sentido tiene una excesiva extensión del contenido si como resultado, la profundidad del mismo se resiente.

El marco de Enseñanza para la Comprensión supone un enfoque nuevo respecto a la educación. Pero basa su contenido pedagógico en fuentes previas de autoridad de influencia innegable. Todas ellas conforman un crisol rico y complejo de propuestas acerca de la enseñanza y el aprendizaje que hacen del marco una herramienta poderosa y con una base conceptual sólida.



Deja un comentario