En la misma colección

9789877230413-frontcoverjpg

gobernabilidad

En la misma colección

9789877230741-frontcover

9789877230567_frontcover

Prólogo original (1877)

Vivimos en una época en que se escribe con vertiginosa rapidez. Todos los días aparecen libros nuevos que el público lee con creciente interés.

Podría decirse que se produce porque se consume: la relación es perfectamente armónica. Ni una página escrita deja de tener su lector.

Esto pasa en el viejo mundo: las prensas europeas se agitan sin cesar y nunca terminan su tarea. No conocen el bostezo.

Pero entre nosotros, doloroso es decirlo, no sucede lo mismo.

¿Porqué?

Lo diremos. No es por falta de inteligencias capaces de perseguir lo Ideal con éxito feliz: se sabe que en América cada hombre es un talento.

Cada cerebro americano, es una mina, una mina inexplotada.

Se carece absolutamente de voluntad y nada se produce: de tarde en tarde apenas se ve brillar una que otra llamarada en el templo de las letras, como si faltaran sacerdotes que removieran el fuego sagrado consagrado á lo Bello.

Falta vigor en el espíritu y entusiasmo en el corason: uno y otro viven enfermos, aquel aguijoneado por el desaliento que desgarra sin piedad, este debilitado por la indiferencia, anémico á fuersa de no latir.

Dicen que no hay estímulo los que pudieran dirigir el movimiento literario en nuestro país. No lo creemos: también antes de fundarse LA ONDINA se decía que era imposible sostener un periódico de su carácter: tres años de existencia demuestran lo contrario.

Estas ideas vienen a nosotros a propósito de este volumen. Pensábamos al fundar LA ONDINA DEL PLATA trabajar ardorosamente por el fomento de la literatura nacional y colombiana.

Sin descanso, hemos venido cumpliendo fielmente nuestro programa. Respondiendo a él, anunciábamos al empezar el año 77 que daríamos a fines del mismo un volumen de NOVELAS AMERICANAS.

Contábamos con el patriotismo de los escritores y creíamos posible la tarea. El tiempo nos ha desengañado. Pero algo hemos hecho sinembargo.

Tres literatos americanos han respondido a nuestro llamado. Los hemos enlasado por un vínculo estrecho: las páginas de un libro, de un libro modesto.

No perdemos la esperanza de que otra vez la obra será menos imperfecta.

Á los colaboradores de la presente, les agradecemos su eficaz concurso.

EL EDITOR.

Enero de 1878



Deja un comentario