Otras publicaciones:

12-2070t

9789871867332_frontcover2

Otras publicaciones:

12-4227t

porquemal

Conclusiones

El an谩lisis interpretativo de los fallos nos ha mostrado que estos no est谩n motivados 煤nicamente por el desconocimiento o el conocimiento parcial de las normas ortogr谩ficas por parte de los usuarios. Encontramos que los usuarios de Facebook transgreden las normas ortogr谩ficas, en muchas ocasiones, de manera intencionada. Esta transgresi贸n est谩 motivada por requerimientos y reglas propias del medio de comunicaci贸n que utilizan, Facebook.

El subsistema ortogr谩fico m谩s afectado por la incorrecci贸n es la puntuaci贸n, que representa m谩s de la mitad de los errores encontrados (58%). Esto hace evidente la tendencia en los usuarios hacia una organizaci贸n creativa del espacio de escritura, hacia ordenamientos que transgreden las reglas de ortograf铆a mediante distintos procedimientos an贸malos, que son son los tres siguientes: 1) adici贸n acumulativa de signos de exclamaci贸n e interrogaci贸n al final de la frase, 2) omisi贸n del punto final, 3) uso an贸malo de los puntos suspensivos. Tanto el procedimiento 1) como el 3) responden a la intenci贸n de los usuarios de representar la oralidad, mediante el recurso de la repetici贸n del signo como forma de dar 茅nfasis a su funci贸n fundamentalmente emotiva, en el caso de los signos de exclamaci贸n e interrogaci贸n, y a la representaci贸n de las pausas propias del habla, en el caso de los puntos suspensivos. Encontramos que el procedimiento 2) est谩 asociado, en muchos casos, a la combinaci贸n del punto final con emoticonos al final de la frase, si bien no es el 煤nico factor a tener en cuenta y podr铆an tenerse en cuenta otros como la representaci贸n de la continuidad dialogal en el habla.

La intenci贸n de representar la continuidad ininterrumpida m谩s propia de la oralidad que de la escritura, explica tambi茅n la frecuente omisi贸n de la may煤scula al inicio de la frase. El alargamiento voc谩lico en las onomatopeyas an贸malas tambi茅n responde a una intenci贸n de representar el 茅nfasis afectivo, o de otro tipo, que en la oralidad normalmente los hablantes pueden remarcar con la entonaci贸n o la gestualidad.

Asimismo, encontramos que muchas anomal铆as ortogr谩ficas responden a invenciones creativas de los usuarios. Este fen贸meno se debe a que en la red social subyace una regla impl铆cita por la cual son positivamente valoradas las expresiones que, transgrediendo las normas de escritura, propongan un nuevo modo de significaci贸n no convencional. Un ejemplo es la omisi贸n del g茅nero gramatical no marcado mediante una serie de recursos ortotipogr谩ficos alternativos, por motivos vinculados a reivindicaciones feministas de los usuarios.

Toda esta evidencia nos permite verificar nuestra hip贸tesis inicial sobre la existencia de un Sistema de Escritura An贸mala (SEA) en la red social Facebook. El SEA es un subsistema respecto del Sistema de Escritura Est谩ndar del espa帽ol (SEE), ya que las reglas del SEA son dependientes de las del SEE. Sin embargo, una serie de reglas propias y diferenciales del SEA, tendientes a representar la dimensi贸n de la oralidad por medio de la escritura electr贸nica, justifican el postulado sobre la existencia de un subsistema separado aunque no aut贸nomo. La falta de autonom铆a del SEA respecto del SEE se revela en el hecho de que el valor social sobre la escritura est谩ndar sigue siendo una fuerza que regula las emisiones de los usuarios y sus propias valoraciones sobre la escritura de otros usuarios.

Sin embargo, valores contrapuestos como el de una creatividad innovadora y transgresora de las reglas ortogr谩ficas, sobre todo en aquellos recursos que permiten representar ciertas dimensiones del habla, representan una potente fuerza social que impulsa la evoluci贸n de la lengua en un sentido que ahora estamos en condiciones de delimitar mejor; hasta cierto punto se trata de un motor de cambio de la lengua escrita al proponer un sistema con reglas diferentes al del SEE.

En esta direcci贸n, si la Ortograf铆a es un factor de cohesi贸n y de unidad de la lengua que permite que los hablantes se identifiquen como pertenecientes a una misma comunidad ling眉铆stica, la dispersi贸n que conlleva la aparici贸n de un subsistema como el SEA est谩 en parte compensada por el sentido de pertenencia que obtienen los usuarios al compartir una serie de reglas propias de esta red, reglas diferenciales con respecto al SEE.

El l铆mite o la posibilidad para el cambio ling眉铆stico que produzca el desarrollo futuro de este subsistema, ya sea este cambio entendido como 鈥渄ispersi贸n鈥 o como 鈥渆voluci贸n鈥, en todo caso, estar谩 fijado por el grado de legitimaci贸n social del que goce la escritura en Facebook.

Para finalizar, no quisi茅ramos dejar de remarcar que este es un trabajo de corpus que se analiz贸 de forma manual, en el que se consider贸 鈥渦no por uno鈥 a cada error. Pero en trabajos futuros en esta misma l铆nea, podr铆an utilizarse recursos inform谩ticos para realizar un an谩lisis sobre corpus muchos m谩s extensos a partir de t茅cnicas de extracci贸n y an谩lisis automatizadas. La propuesta de Cabrera, G贸mez y Jara (2014) nos sirve de ejemplo en este sentido. Esto nos permitir铆a tener una muestra mucho m谩s representativa del tipo de discurso analizado, a partir de una cantidad mayor de datos. Sin embargo, dada la naturaleza compleja del fen贸meno aqu铆 estudiado, esta primera aproximaci贸n anal铆tica, manual y pormenorizada sobre cada error, puede ser un terreno f茅rtil para futuras investigaciones que utilicen estos criterios de selecci贸n de errores pero procedan a extraerlos con t茅cnicas automatizadas por ordenador.



Deja un comentario