Otras publicaciones:

9789871867882-frontcover

9789871354894_frontcover-224x344

Otras publicaciones:

12-4283t

12-3048t

3 Recomendaciones para la escritura según el formato APA

Tipo y Tamaño de la fuente

Los tipos de fuentes sugeridos por APA sin serifa son: Calibri (con 11 puntos), Arial (con 11 puntos) y Lucida Sans Unicode (con 10 puntos) y, con serifa: Times New Roman (con 12 puntos), Georgia (con 11 puntos), Computer Modern Normal (con 10 puntos). Todas estas fuentes son legibles, están disponibles e incluyen caracteres especiales como símbolos matemáticos y letras griegas. Se debe utilizar el mismo tipo y tamaño de fuente en todo el documento, inclusive títulos y subtítulos, considerando las siguientes excepciones: figuras y notas al pie de página.

Notas al pie

Son utilizadas para proveer información adicional, suplementar o amplificar el texto. No deben incluir información complicada, irrelevante o que no sea esencial, ya que puede distraer a los lectores. El contenido de las mismas debe apuntar a sólo una idea y se sugiere que estén numeradas de forma consecutiva de acuerdo al orden en que aparecen en el manuscrito, con superíndice, números arábicos y estar seguido de alguna marca de puntuación (excepto el guion). No se utiliza para realizar referencias bibliográficas.

Encabezados (títulos)

En escritura científica la estructura organizacional es la clave de una comunicación clara, precisa y lógica. Esto incluye el uso de los encabezados para organizar efectivamente las ideas dentro del estudio, así como para resaltar ítems relevantes dentro de cada sección. Los estilos de encabezados recomendados por APA consisten en cinco niveles de formato, de acuerdo al nivel de subordinación del encabezado (Tabla 1).

Tabla 1: Niveles de encabezados

Tabla 1

Cada sección comienza con el primer nivel de encabezado (Tabla 2). La introducción a un manuscrito no lleva encabezado, dado que se asume que la primera parte del mismo corresponde al apartado en cuestión. No enumerar los encabezados con números o letras.

Tabla 2: Ejemplo de niveles de encabezados

tabla 2 

Viñetas

Las viñetas ayudan al lector a comprender la organización de puntos clave dentro de una sección. Se utilizan números arábigos seguidos por un punto (e.g.: 1.) sólo para separar párrafos en una serie, como ser conclusiones por ítems o pasos en un procedimiento. La primera letra debe ir capitalizada y la oración terminar en punto. Si no se quisiera crear una posición ordinal entre los ítems, se aconseja utilizar pequeños símbolos cuadrados, circulares o guiones. Sin embargo, cuando se quiere realizar una puntuación de elementos en serie dentro del mismo párrafo, se utilizan letras minúsculas entre paréntesis (Figura 6). Cada ítem se separa del otro mediante una coma (en el caso que no haya comas internas) o mediante un punto y coma (cuando existen comas internas). No se comienza con mayúsculas cada ítem, además, se debe poner la letra “y” entre el penúltimo y el último.

Figura 6: Ejemplo del uso de viñetas (Fuente: Gabini, 2019).

Estilo de escritura

Los lectores entenderán mejor las ideas si se busca una continuidad de palabras, conceptos y temáticas desde el comienzo hasta el final del escrito. Dicha continuidad puede alcanzarse de diversas maneras, como el uso de conectores discursivos. Estas palabras ayudan a mantener el flujo de pensamiento. Por otra parte, un escrito científico debe intentar evitar el uso de ambigüedades, cambios repentinos de temas, repetir palabras o realizar oraciones innecesariamente extensas. Las mismas deben ser directas y declarativas utilizando palabras simples. Los párrafos, por su parte, deben estar compuestos por dos o más oraciones y no ser muy extensos (no más de una carilla).

Generalmente, en la escritura científica se sugiere utilizar el modo impersonal, donde el narrador adopta para el relato la tercera persona y, por lo tanto, se evita la primera persona gramatical (yo o nosotros). Se utiliza el significado denotativo de las palabras (objetivo y universal). Además, se suele utilizar el pronombre impersonal “se” sumado al pretérito perfecto compuesto “ha/n”. Ejemplo: “Se ha encontrado que la carga del cuidador correlaciona con la probabilidad de realizar conductas asertivas”

Excepciones en cuanto al estilo de escritura:

En los proyectos de investigación, se utiliza el tiempo futuro para describir lo que se va a realizar. Ejemplo: “Se aplicará una entrevista semiestructurada y un cuestionario sobre uso frecuente de TIC’s”

En la discusión, se puede utilizar el modo condicional para brindar explicaciones plausibles con respecto a los resultados a partir del marco teórico. Ejemplo: “Esto podría deberse a una variedad de factores, tales como la brevedad de los plazos para la implementación, la falta de metas claras y de compromiso”

Se deben evitar expresiones coloquiales, aproximaciones de cantidad, pronombres o metáforas. Del mismo modo, se sugiere mantener el mismo estilo de escritura en todo el texto en cuanto a tiempos, modos o personas.

La escritura científica debe ser libre de evaluaciones innecesarias acerca de los grupos en evaluación. La APA se encuentra comprometida con el trato equitativo de individuos y grupos y, por lo tanto, se debe evitar perpetrar actitudes o asunciones degradantes. Son inaceptables las construcciones que puedan implicar un sesgo en contra de personas con base en su edad, género, discapacidad, preferencias sexuales, grupos raciales o étnicos. En este sentido, se deben respetar las predilecciones de las personas en cuanto a cómo prefieren ser nombrados. Se deben evitar etiquetar a las personas en función de un grupo. Por ejemplo, en lugar de categorizar a un conjunto de personas como los “ancianos” o los “depresivos”, conviene utilizar formas tales como “adultos mayores” o “pacientes depresivos”.

Puntuación

La puntuación establece la cadencia de la oración, permite al lector saber cuándo pausar (coma, punto y coma, dos puntos), detener (punto y signo de interrogación) o desviarse (guión, paréntesis o corchetes).

  • Punto: se utiliza en iniciales de nombres, abreviaturas latinas o de referencias (e.g.: a.m. o 2da ed.). No se usa en acrónimos, siglas o abreviaturas (APA, TGD).
  • Coma: entre elementos en serie de tres o más ítems, en aposiciones, en citas parentéticas (e.g.: Gabini, 2020).
  • Punto y coma: se utiliza para separar elementos de una serie que contienen comas.
  • Dos puntos: entre una oración gramaticalmente completa y otra que ilustra, extiende o amplifica la anterior. Si la segunda es una oración completa (sujeto y predicado) debe comenzar con mayúsculas. Además, se utiliza en proporciones y en las referencias para separar el lugar de edición de la editorial.
  • Guión: se utiliza para indicar una interrupción en la continuidad de la oración. Se debe evitar su uso excesivo.
  • Comillas: se usan comillas dobles para introducir una palabra o frase como comentario irónico, un argot, o una expresión inventada (e.g.: se considera un comportamiento “normal”). Sólo debe llevar comillas la primera vez que aparezca en el texto. Cuando se menciona el nombre de un artículo o libro (no se recomienda su uso). Para reproducir material proveniente de un ítem en un test. No se utilizan comillas para identificar denominadores de escalas Likert o similares (se deben poner en cursiva), para introducir términos técnicos. Se usan comillas dobles para encerrar citas en el texto y comillas simples para resaltar un pasaje que tuviera comillas dobles en el material original (e.g.: “el ´efecto placebo´ ha sido verificado en innumerables estudios”). En citas extensas (mayores a 40 palabras) no se deben utilizar comillas.
  • Paréntesis: se utiliza para resaltar elementos estructuralmente independientes (e.g.: Figura 1)., para realizar citas en el texto y referencias bibliográficas. Además, se usa para introducir una abreviatura, para enumerar ítems en serie dentro de un párrafo, para encerrar valores estadísticos (e.g.: p = .031).

Uso de cursivas

Las cursivas se deben utilizar para denominar géneros, especies o variedades, para introducir una etiqueta novedosa o técnica (la primera vez), nombre de revista y volumen en las referencias. Además, se reserva su uso para palabras o términos provenientes de un idioma diferente al del escrito.

Uso de números

La regla general que gobierna al estilo APA en cuanto al uso de números es utilizar palabras para expresar números menores a 10 y números para expresar números superiores a 10. Esta regla tiene excepciones como en el caso de las escalas tipo Likert (e.g.: una escala tipo Likert de 5 puntos).

Uso de tablas y figuras

Todas las tablas y figuras se deben numerar con números arábigos en el orden en que son mencionadas en el texto (utilizar numeraciones diferentes para las tablas y las figuras). Si el manuscrito incluye anexos con tablas, usar la letra capital del apéndice seguida por números arábigos (e.g.: Tabla A1; primera tabla del Anexo A). Si se reproducen o adaptan tablas, figuras, cuestionarios o ítems de un test de otra fuente, la misma debe ser citada debajo. El contenido de las tablas debe limitarse a presentar sólo material esencial. En este sentido, la información de la tabla debe suplementar el texto más que duplicarlo. En el texto, todas las tablas y figuras deben estar citadas consignando el número de la misma “Como se puede observar en la Tabla 6” o simplemente colocando esos mismos datos al final de la oración entre paréntesis “(Tabla 6)”. Se deben evitar sentencias como “la Tabla anterior (o posterior)”, “la tabla de la página 32”.

Los títulos deben ser breves, explicativos pero claros de modo que se pueda inferir el contenido de la tabla a partir del mismo. Cada columna debe tener un encabezado e ir centrada. Si la intersección entre una fila y una columna no tiene datos, dejar la celda en blanco (Figura 7). Las tablas pueden tener tres tipos de notas por debajo del cuerpo de la misma: notas generales (califican, explican o proveen información relacionada a la tabla como un todo e incluye las explicaciones acerca de cualquier abreviatura o símbolo utilizado), notas específicas (se indican con letras en superíndice y se refieren a alguna columna en particular) y notas de probabilidades (indican los símbolos utilizados para indicar los p-valores). Se debe evitar el uso excesivo de líneas en las tablas, es preferible el empleo de líneas horizontales sólo para separar las secciones de la tabla (no entre cada entrada).

Figura 7: Ejemplo de tabla (Fuente: Baremboim, 2019).

En cuanto a las figuras, se pueden utilizar distintos tipos para presentar la información al lector. Los estilos más comunes son: gráficos, cuadros, mapas, dibujos o fotografías. Las reglas básicas para su uso son la simplicidad, la claridad, la continuidad y el valor informativo. En este sentido, una buena figura argumenta y no duplica el texto, presenta sólo información esencial, omite detalles visuales que distraigan, es fácil de leer y de entender, es consistente con el estilo de las demás figuras del manuscrito y es planeada y preparada cuidadosamente. Las figuras suelen ir acompañadas, en su parte inferior, por una leyenda que explica los símbolos utilizados en la misma y por un subtítulo que sirve como una explicación concisa de la figura. El tamaño debe ser suficientemente grande para que los elementos puedan ser leídos. Se deben utilizar fuentes simples mayores a 8 puntos y menores a 14 puntos. Es conveniente optar por el uso de distintas sombras (escalas de grises) para diferenciar barras o segmentos de un gráfico (Figura 8).

Figura 8: Ejemplo de figura, cita y nota (Fuente: Gabini, 2020).



Deja un comentario