En la misma colección

DT_Jablonka_Katz_13x20_OK1

frontcover

En la misma colección

9789871867905_frontcover

12-2022t

Introducción

Reflexiones sobre el progreso y la técnica
en América Latina, siglo XIX al XXI

Bibiana Apolonia Del Brutto[1]

Las formas de nominar a las sociedades cambian según contextos político económicos como por búsquedas de beneficios o para mejorar situaciones de las poblaciones. En América Latina heredamos formas de clasificación europeas que en la tradición sociológica argentina comenzaron con la obra de Domingo Faustino Sarmiento Facundo y las categorías de civilización y barbarie. Más tarde con la institucionalización de los estudios sociológicos el esquema de Gino Germani y su obra Política y Sociedad en una época en Transición en los años 60 del siglo XX contribuyó a otra forma de categorización, el pasaje de una sociedad tradicional a una sociedad industrial este tránsito fue concomitante a las reformas modernizadoras y desarrollistas de la presidencia de Arturo Frondizi y lo que suele llamarse la Segunda Reforma Universitaria. Las denominaciones a las sociedades implican cambios en valores, mentalidades y culturas a ellas se les adosan concepciones sobre la técnica y el progreso que fueron tomadas por pensamientos políticos con lenguajes interpretadores, justificadores y hasta futuristas de los tránsitos epocales, conformando una historia de ideas sobre la técnica, el progreso.

Los trabajos reunidos en esta publicación son el producto de un proyecto subsidiado por la Universidad de Buenos Aires en la Facultad de Ciencias Sociales entre los años 2011/2014. Los trayectos metodológicos se encuadran en la historia de las ideas con enfoques interpretativos sobre la historia pasada devenidos en presente, conformando otras historias y relatos. La idea central fue la incidencia del progreso y una idea de la modernidad concebida como desarrollo lineal, homogéneo, continuo y acumulativo que apuntaba al incremento del saber, la justicia, la bondad y la felicidad que fueron las que tomó el Iluminismo para implementar reformas sociales y políticas acentuando la pedagogía de la razón contra la ignorancia. Hoy las ideas del progreso siguen sustentadas en la modernidad pero con base en las tecnologías o como progreso técnico, estas ideas suponen una mejora, un avance, una acumulación de cosas que se manifiestan en lo material como adelantos cuantitativos pero no siempre son adecuadas a las necesidades reales de diferentes estratos sociales en sociedades y otras son resultados de la manipulación de sectores e intereses que devienen en desigualdades estructurales entre continentes, países y dentro de territorios específicos como son el cambio climático, las intervenciones extractivistas y la manipulación genética. El determinismo tecnológico está unido al crecimiento económico y se produce alrededor de las telecomunicaciones que a su vez han dado lugar a transformaciones sociales con actores globales y la ciencia posee un lugar jerarquizado como la única que puede solucionar los problemas pendientes del planeta. Es así que el avance tecnológico y la globalización ponen en cuestionamiento concepciones sobre cambios, valores y el entrecruzamiento de los entramados políticos, económicos y sociales que afectan las formas y estructuras de bienestar y desarrollo de la ciudadanía en el mundo. Estos procesos crean incertidumbres, desajustes y conflictos resemantizados a nivel global por las crisis económicas y financieras que en los niveles locales aparecen como demandas de la ciudadanía en reclamos que suelen ser éticos y de formas de vida.

En Las ideas de progreso, civilización, ciudadanía, la técnica en Sarmiento/Alberdi Bibiana Apolonia Del Brutto incursiona en las lecturas de Domingo F. Sarmiento para relacionar las descripciones de barbarie y de civilización usadas por primera vez en la literatura argentina de manera dinámica y el pensamiento social de Juan Bautista Alberdi en la evolución de sus concepciones hasta la aprobación de la Constitución en 1853. Sarmiento no realizó ninguna definición de civilización en el Facundo, se refirió a ella como opuesta a la barbarie y la oposición barbarie-civilización no es estática, la barbarie es dinámica avanza sobre la civilización y puede reducirla. ¿Quiénes pueden reducir la barbarie? La educación, las ciudades y la técnica que para Sarmiento eran las comunicaciones y el avance de la democracia contra el despotismo. Para Alberdi la barbarie se expresaba en la inexistencia de escucha de Rosas y la civilización eran las ideas de la juventud así como la libertad, la educación para la industrialización, los ferrocarriles que necesitaban maquinistas ingleses, los hábitos y las costumbres de los inmigrantes así como el trasplante inmigratorio que serían fuentes de progreso. América del Sud dependía industrialmente de Europa por lo que para seguir la tendencia hacia el progreso era necesario adoptar el libre cambio, adecuar las leyes, proponer la libertad de cultos, tratados ventajosos para Europa, ferrocarriles y sobre todo libre navegación interior. Lo que debía morir para Alberdi era el chauvinismo, el patriotismo, el purismo lingüístico que podía ser abolido por la técnica. Los modelos para imitar el progreso y el desarrollo industrial eran Francia e Inglaterra. La educación a diferencia de Sarmiento en que se daba por la organización de los actos pedagógicos en las escuelas y en los hogares, para Alberdi debía estar ligada al trabajo y la producción o la educación relacionada a las necesidades de la economía bajo las modalidades de escuelas comerciales e industriales.

En Progreso, ciencia y técnica en el peronismo clásico (1946-1955), Federico Arguto estudia cuáles fueron las políticas gubernamentales implementadas durante los dos primeros gobiernos peronistas vinculados al proceso de industrialización, considerando centralmente aquellas ligadas al impulso de la ciencia y la tecnología. Para ello da cuenta de las continuidades y rupturas entre los mandatos, buscando rastrear cuáles son los pensamientos sociales previos en los que se enmarca una concepción específica del progreso. Se interroga en torno a la relación entre la técnica y una serie de ideas-fuerza asociadas a una particular forma de concebir el progreso que logra plasmarse tanto en la formulación de los planes quinquenales así como en diversas medidas vinculadas a la estatización de diversas empresas y servicios de carácter estratégico. Asimismo contextualiza al peronismo en el marco de los populismos latinoamericanos del siglo XX, teniendo en cuenta las coyunturas a nivel internacional en las cuales se desarrollan estos procesos así como sus repercusiones internas.

Paula Kohan en La técnica: ideas y lenguajes de una época indaga el pensamiento y la acción del gobierno desarrollista de Frondizi a la luz del escenario económico, político y social posterior a la Segunda Guerra Mundial. Para ello analiza distintos documentos que puedan aportar al entendimiento del diagnóstico realizado desde el Estado en aquel período, así como también examina en profundidad las principales políticas implementadas en la materia. Ambos elementos fueron interpretados sin perder de vista los antecedentes internacionales y locales, lo que permite enmarcar una determinada política de Estado en un proceso más general del devenir de la técnica y la concepción que las sociedades fueron teniendo sobre ella y sus posibilidades de aplicación. Se destacan, en este sentido, aportes e influencias de distintos pensadores y cómo éstos se plasman en las acciones llevadas adelante por distintos Estados de acuerdo a los problemas que afrontaban.

En La sociedad del conocimiento otro mito del progreso Bibiana Apolonia Del Brutto realiza un mapeo de lo que ha sido los orígenes de la denominación de la sociedad del conocimiento un término polisémico que posee usos indistintos para calificar los avances digitales y los biotecnológicos que son la principal fuente de riqueza de las economías dinámicas y competitivas. El uso del término sociedad del conocimiento puede estar dado para la educación, para las ciencias en función de la economía o para una vez más recurrir al progreso indefinido con el que cada sociedad podrá salvarse de las crisis mundiales y nacionales. En América Latina y Central el término se expandió por los efectos de las Cumbres de la Sociedad de la Información organizadas por la ONU acorde con la instauración de un nuevo orden internacional conocido como globalización. El lenguaje sobre el desarrollo económico, social y político con respecto a la sociedad de la información y sociedad del conocimiento fueron adoptados por los organismos multilaterales tanto de crédito como de investigación a partir de las decisiones de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina) para América Latina y Central. A comienzos del siglo XXI el conocimiento es considerado una de las principales causantes del crecimiento junto al capital y al trabajo y toman relevancia la producción de productos intensivos en conocimiento y los servicios basados en el conocimiento. En este sentido las apuestas para el desarrollo en diferentes países es en las inversiones en procesos educativos y formativos, tanto en la formación inicial de niños y niñas como a lo largo de toda la vida. Como también los servicios intensivos en conocimiento y comunicación que se denominan trabajo de conocimiento.

María José Olguín en Mujeres y transformaciones con el uso de las TICS en América Latina da cuenta de la incidencia de las tecnologías de la información y la comunicación en el marco de las denominadas Sociedades del Conocimiento/ de la Información. Las tecnologías digitales no sólo dieron lugar a la apertura de un nuevo espacio público virtual al cual se trasladan las disputas por el poder, la interpretación de la realidad y el conocimiento, sino que también produjeron importantes transformaciones en la lengua y en nuestra manera de comunicarnos que, en numerosas ocasiones, despierta polémicas. Por ello, el movimiento feminista latinoamericano ha diversificado sus escenarios y estrategias de lucha contra el patriarcado, complementando las performances y manifestaciones callejeras con un importante activismo en la red, orientado a coordinar estrategias para la acción y crear espacios de participación, debate y reflexión entre los diversos colectivos feministas y movimientos de mujeres que lo integran; divulgar su pensamiento, concientizar a aquellos sectores de la sociedad que aún no han desnaturalizado la situación de la mujer en el mundo e interpelar a organismos e instituciones públicas y privadas con el fin de que tomen cartas en el asunto, y acercar a las mujeres a la tecnología, la ciencia y el conocimiento. Asimismo, ha emprendido la revisión de la lengua castellana, dado que comprende que a través del lenguaje se transmiten valores e ideas sexistas y el pensamiento androcéntrico, y ha formulado alternativas verbales inclusivas que, al implicar una ruptura con muchas de las normas y disposiciones dictadas por las autoridades en materia lingüística, motivaron importantes controversias en las cuales se ponen en relieve las relaciones de género y poder subyacentes a las estructuras de la lengua española. En consecuencia, el artículo pone el foco en el fuerte impacto de las Tics sobre los debates en torno a los usos de la lengua española, suscitados a partir de la difusión de las alternativas de lenguaje no sexista elaboradas por el feminismo latinoamericano, y en cómo éste desarrolla una intensa actividad en el ciberespacio, reapropiándose de los beneficios de aquellas, en pos de difundir su pensamiento, empoderar a las mujeres, y transformar las relaciones de género jerárquicas y asimétricas que atraviesan transversalmente toda construcción social, -inclusive el lenguaje, la ciencia y la tecnología-, desde los últimos decenios del siglo XX hasta la actualidad.

Por último Bibiana Apolonia Del Brutto en Miradas sobre la técnica, pensamientos sociales, ciberciudades, vidas cotidianas realiza un recorrido sobre el término información, la técnica, el desarrollo y la vida digital en el pensamiento social latinoamericano. Analizando las innovaciones y el progreso en las ciudades consideradas por algunos pensadores como ciudades inteligentes y por otros con la caracterización de sociedades globales. En todas ellas la vida digital, las modernas tecnologías han invadido los ámbitos cotidianos. Es así que máquinas, edificios inteligentes rodean a los habitantes en la llamadas ciberciudades pero al mismo tiempo se observan cambios en las relaciones interpersonales por los usos de las redes sociales, que no sólo se advierten en los cambios cognitivos de niños y niñas sino en las relaciones emocionales de familias con sus diferentes formas de vida global. Familias globales, emigrados, amor a distancia, turismo reproductivo, religiones globales, una cosmopolitización que va más allá de individuos, grupos, pertenencias y se transforma en una transnacionalización de situaciones.


  1. Investigadora docente. Carrera de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales. UBA.


Deja un comentario