Otras publicaciones:

12-2770t

9789871867936_frontcover

Otras publicaciones:

12-2022t

12-2985t

Prefacio a la segunda edición

La idea de América en el historicismo mexicano se publicó por primera vez en la colección “Jornadas” de El Colegio de México en el año 2012. Agradezco a dicha institución no solamente por haber dado a conocer mi estudio entonces, sino además por autorizarme ahora, por intermedio de Gabriela Said Reyes, su directora de publicaciones, a reeditarlo de manera conjunta con Teseo, en la plataforma Teseopress, como parte de la colección “Pensamiento Latinoamericano”.

Quisiera aprovechar este espacio para dejar indicadas un par de cuestiones que en los años que siguieron a la aparición de la obra fueron debatidas tanto en los cursos de posgrado que imparto como en otros ámbitos académicos.

La primera cuestión se refiere a la relación de mis hipótesis con las vertidas por Walter Mignolo en su libro La idea de América Latina, aparecido poco antes de que concluyera mi investigación y al que no alcancé a asimilar entonces.[1] Pienso que no hay demasiadas zonas de intersección entre ambas obras. Sus propósitos son diversos, sus hipótesis se mueven en registros distintos. La importancia de los aportes de Mignolo está fuera de discusión. No es éste el lugar para trazar un balance de los mismos, ni, tampoco, para dar cuenta de la fascinante saga polémica que siguió a la publicación de su libro. Pero sucede que, en el capítulo primero de su obra, Mignolo alude de manera directa a Edmundo O’Gorman, uno de los protagonistas de mi estudio. La referencia de Mignolo no es tangencial, sino que ocupa un lugar importante en su argumentación. La indicación que sigue se refiere exclusivamente a dicha referencia. A mi modo de ver, la recuperación de la contraposición “descubrimiento”/“invención” propuesta por Mignolo desvirtúa la significación del legado o’gormaniano, a cuya más ajustada intelección espero haber contribuido con mis investigaciones. Lo hace, es cierto, al servicio de fines argumentativos que no tienen que ver tanto con la justipreciación de aquel legado como con asuntos de otro orden. Como sea, considero que la ecuación o’gormaniana –y, en particular, la mencionada contraposición– tienen, en sí mismas, poco que ver con el pathos crítico que distingue a la opción decolonial. Si O’Gorman fue un autor crítico, lo fue por otras razones. Determinar qué operaciones son necesarias para asimilar legítimamente aquella ecuación a este pathos no es un asunto sencillo.

La segunda cuestión alude a la novedad que representó en nuestro ámbito de estudios la aparición de la exhaustiva biografía intelectual de José Gaos dada a conocer por Aurelia Valero Pie.[2] Revisé con gran interés el estudio de Valero, y le dediqué una reseña.[3] Aquello que mi aproximación podría haber ganado con esa lectura es, sin duda, mucho. De hecho, cuando hace unos diez años comencé a estudiar la obra de Gaos, no existía una biografía intelectual como la de Valero. Sin embargo, porque pienso que la imagen general que en su momento perfilé en relación con el objeto de mi indagación –que no es tanto Gaos cuanto el lugar que sus formulaciones (y sus silencios) ocupan en la saga del historicismo mexicano sobre América– sigue siendo relativamente ajustada y productiva, entiendo que no se justificaba reelaborar el capítulo dedicado a Gaos con vistas a integrar a la argumentación los hallazgos de Valero. Parece preferible, en todo caso, remitir al lector interesado en Gaos a dicha biografía, complemento indispensable no solamente de mi aproximación, sino también de cualquier estudio serio que sobre ese pensador se emprenda de ahora en más.

Fuera de algunos retoques formales mínimos, esta versión no incorpora modificaciones con respecto a la original. Hay, empero, una excepción, que concierne a dos lugares en los cuales toco el tema del ethos cultural latinoamericano. Se trata, de un lado, del punto quinto de la Introducción, donde amplié las referencias bibliográficas que constan en una nota al pie y, del otro, de los pasajes finales de las Conclusiones, donde incorporé una cláusula. Últimamente he venido insistiendo en la productividad analítica que puede tener para los Estudios Latinoamericanos el cultivo crítico del enfoque civilizacional. Es claro que dicho afán constituye una derivación directa de los hallazgos de este libro.

 

Andrés Kozel

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, diciembre de 2017


  1. Mignolo, Walter, La idea de América Latina. La herida colonial y la opción decolonial, Barcelona, Gedisa, 2007.
  2. Valero Pie, Aurelia, José Gaos en México. Una biografía intelectual, 1938-1969, México, El Colegio de México, 2015.
  3. Kozel, Andrés, reseña del libro de Aurelia Valero Pie: José Gaos en México. En Prismas, revista de historia intelectual, UNQui, núm. 20, 2016, pp. 321-323.


Deja un comentario