Otras publicaciones:

978-987-723-057-4_frontcover1

9789871867516_frontcover1

Otras publicaciones:

9789877230444-frontcover

musicadeamerica

1 Introducción

1.1. El lenguaje funcional en biología

Suele decirse que el surgimiento de la ciencia moderna involucró la exclusión de las causas finales aristotélicas tanto del vocabulario como de las explicaciones científicas. Supuestamente, desde la revolución científica de los siglos XVI-XVII, el lenguaje teleológico que apela a propósitos, objetivos o fines en la naturaleza quedó desestimado, y los fenómenos naturales ya no han podido explicarse legítimamente a partir de ello. Sin embargo el lenguaje aparentemente teleológico permaneció en diversas áreas de la ciencia, en particular en el área de la biología.

En este punto, uno de los conceptos cuya legitimidad preocupó a los filósofos de la biología es el concepto biológico de función. A menudo, los biólogos describen a los fenómenos biológicos como poseyendo funciones, utilizando expresiones tales como “la función de”, “el rol de”, “en orden de”, “con el propósito de”, etc. Así, por ejemplo, para los biólogos es común emplear expresiones como “la función del corazón es bombear sangre”, “la función de la coloración críptica de los camaleones es protegerlos contra los predadores”, “las gaviotas reidoras remueven las cáscaras de huevos de sus nidos en orden de proteger a sus crías de los predadores”, etc. Además, dichas expresiones parecen ser, en algún sentido, explicativas. Por ello, a menudo se refiere a las explicaciones que apelan a tales expresiones como “explicaciones funcionales” o “explicaciones teleológicas”. Sin embargo, la naturaleza y la estructura de tales explicaciones es una cuestión que ha permanecido obscura, así como el significado mismo del concepto de función.

La tarea de explicitar el significado de tales expresiones, la estructura de las explicaciones funcionales y la legitimidad de su uso dio lugar a un largo debate filosófico que enmarca el presente trabajo de tesis. En este trabajo, haré uso de tales desarrollos teóricos previos con el fin de evaluar su adecuación al lenguaje funcional involucrado en una disciplina científica particular, a saber, la neuroetología o neurobiología del comportamiento.

1.2. Objetivos y estructura general

El objetivo del presente trabajo radica en ofrecer una elucidación filosófica del lenguaje funcional implicado en la neuroetología, con especial atención al significado subyacente a su uso y a su rol explicativo en la práctica científica. El interés que reporta la realización de esta tarea filosófica se encuentra en su posible contribución a, por un lado, esclarecer las discusiones, que involucran tanto a filósofos como a biólogos, en torno al lenguaje funcional y a su peso explicativo y, por otro lado, a comprender las relaciones entre los conceptos y explicaciones ofrecidas por los biólogos acerca del comportamiento, contribuyendo así a mejorar la comunicación tanto entre los científicos entre sí como con el público en general.

Para comprender este objetivo general, será preciso decir unas palabras acerca de la noción de “elucidación”. En este trabajo, adoptaré una perspectiva que podríamos denominar “carnapiana” acerca de la elucidación. Desde el punto de vista de Carnap (1950), elucidar un concepto consiste en la transformación de un concepto inexacto y precientífico, el explicandum, en otro concepto exacto, el explicatum. Dado que respecto del problema de la elucidación conceptual no parece haber respuestas correctas o erróneas, sino más o menos satisfactorias, Carnap propone ciertos criterios que debe satisfacer un explicatum satisfactorio. Según Carnap, el explicatum debe satisfacer los requisitos de (i) semejanza con el explicandum, (ii) exactitud, (iii) fertilidad y (iv) simplicidad. Tales requisitos pueden resumirse como sigue:

  1. El explicatum debe ser similar al explicandum de tal modo que, en la mayoría de los casos en los que el explicandum se haya empleado hasta entonces, pueda emplearse el explicatum; sin embargo, no se requiere una similaridad muy grande, y pueden admitirse diferencias considerables.
  2. La caracterización del explicatum, esto es, las reglas de su uso (por ejemplo, en la forma de una definición), debe darse en una forma exacta, de manera de introducir al explicatum en un sistema bien conectado de conceptos científicos.
  3. El explicatum debe ser un concepto fértil, esto es, según Carnap, útil para la formulación de muchos enunciados universales (leyes empíricas o teoremas lógicos). Aquí entenderé este criterio de una forma más débil, esto es, en relación a la contribución del explicatum al esclarecimiento de las discusiones filosóficas en torno al concepto de función y al uso que le otorgan los científicos (al menos, en un caso de estudio en particular).
  4. El explicatum deberá ser tan simple como sea posible, esto es, como lo permitan los requisitos anteriores.

Teniendo en cuenta esta noción de elucidación, el objetivo del presente trabajo puede verse un poco más claramente. La idea fundamental reside en ofrecer una elucidación del concepto de función, y el lenguaje funcional asociado, tal como es utilizado en la neuroetología, con el fin de esclarecer el significado que le atribuyen los científicos de la manera más fiel, más fértil, y más simple posible. Como dije antes, dado que existen teorías filosóficas preexistentes que han asumido este tipo de objetivos con respecto al concepto de función en biología, tomaré dichas elucidaciones previas y evaluaré su adecuación al lenguaje funcional de la neuroetología, fundamentalmente en relación con el criterio de similitud establecido por Carnap.

Por último, y en cuanto a la metodología, es preciso decir que basaré mi análisis en una investigación de la neuroetología en particular, a saber, aquella desarrollada sobre la comunicación intraespecífica del grillo de campo (Gryllus campestris y Grillus bimaculatus). Para explicar la elección de esta estrategia acudiré nuevamente a Carnap. Al presentar el problema o explicandum, Carnap explicita que los filósofos tienden a formular preguntas como “¿qué es la justicia?”, “¿qué es la causalidad?” o, en este caso, “¿qué es la función de un ítem biológico?”, y proceden a formular respuestas sin examinar los supuestos tácitos que figuran en la práctica o uso de la investigación científica. En este punto, una estrategia más fructífera, según Carnap, es basarse en ejemplos del uso del concepto a elucidar. Siguiendo esta recomendación es que, en este trabajo, me propongo tomar un caso particular de la neuroetología a los fines elucidar el significado del concepto de función en esta disciplina.

En vistas de este objetivo general, el presente trabajo de tesis asume los siguientes objetivos específicos:

  1. Ofrecer una reconstrucción de diferentes teorías filosóficas referidas al lenguaje funcional y la explicación funcional en biología.
  2. Evaluar las elucidaciones previas del lenguaje funcional y la explicación funcional en biología en relación a su adecuación a la neuroetología y sobre la base de un caso de investigación en particular.

En virtud de estos objetivos, estructuraré el trabajo de la siguiente manera. En el capítulo 2 presentaré, de manera general, los orígenes y los objetivos de la neuroetología como disciplina científica, y ofreceré ciertos conceptos de etología y de neurobiología que serán importantes para la comprensión del caso de estudio; en el capítulo 3 desarrollaré las distintas elucidaciones filosóficas previas acerca del concepto de función cuya adecuación al caso de estudio evaluaré en el capítulo 5; en el capítulo 4, presentaré el caso de estudio, esto es, la investigación neuroetológica sobre la comunicación intraespecífica del grillo de campo; en el capítulo 5 evaluaré la adecuación de las elucidaciones previas al caso de estudio presentado y, por último, en el capítulo 6 ofreceré algunas conclusiones generales.



Deja un comentario