Otras publicaciones:

DT_Cassin_Sferco_13x20_OK-2

9789871867950_frontcover

Otras publicaciones:

porquemal

9789877230482-frontcover

Conclusiones

A lo largo de esta investigaci贸n se abord贸 un tema 铆ntimamente聽ligado con la construcci贸n del orden pol铆tico internacional. Las etapas formativas del orden representan momentos bisagra que precisan definiciones por parte de los grandes poderes. Ikenberry se帽al贸 que las grandes potencias se enfrentan a un dilema estrat茅gico que podr铆a resumirse en tres palabras: abandonar, dominar o transformar (2001: 4). Esta tesis se enfoc贸 en el accionar de un estado poderoso (los Estados Unidos) inclinado a ejercer la dominaci贸n en su 鈥減eriferia inmediata鈥 (la Rep煤blica Dominicana).

Para ello se apel贸 a conceptos que no han sido predominantes en la teor铆a de las relaciones internacionales. Las nociones de orden hegem贸nico o imperio empleadas en esta tesis ocuparon un lugar marginal durante el siglo XX, aunque desde principios del siglo XXI han recobrado cierto espacio en las discusiones acad茅micas. No obstante, su empleo suele ser impreciso, en particular el de la categor铆a central del trabajo: imperio informal. Con relaci贸n a esta 煤ltima, se plante贸 su vinculaci贸n con un tema m谩s amplio, abordado fundamentalmente por la historiograf铆a: la condici贸n imperial (o no) de ciertas potencias. Uno de los primeros debates en este sentido remite a la experiencia brit谩nica durante la etapa victoriana, a la que algunos historiadores definieron como un per铆odo 鈥渁nti-imperial鈥. Gran Breta帽a habr铆a rechazado los medios tradicionales del imperialismo formal, inclin谩ndose por la expansi贸n del libre comercio y la colaboraci贸n de las 茅lites perif茅ricas.

Contra esta mirada, Robinson y Gallagher (1953) refutaron el car谩cter 鈥渁nti-imperial鈥 de Londres, advirtiendo que se trataba de un actor imperial diferente a sus antecesores, ya que no necesitaba de la anexi贸n territorial para la consecuci贸n de sus objetivos. El debate sobre la informalidad imperial en el siglo XIX constituye un antecedente clave de este estudio. En efecto, result贸 indispensable tomar como referencia el trabajo de aquellos historiadores, as铆 como las pol铆ticas desplegadas por el 鈥渋mperialismo brit谩nico de libre comercio鈥. 脡stas representan la base de una dominaci贸n econ贸mica de dimensiones comparables a la detentada, durante el siglo XX, por los Estados Unidos en Am茅rica Central y el Caribe. Asimismo, y pese a que lo econ贸mico constituye un aspecto nodal de los imperios informales, la presente tesis trascendi贸 dicha esfera para contemplar los elementos de seguridad internacional. No puede perderse de vista, en este sentido, que cuando Robinson y Gallagher emplearon por primera vez el concepto refer铆an a una estrategia que supon铆a desplegar tanto los medios econ贸micos como los militares con el fin de abrir mercados en los que desembarcar铆an el capital y la cultura brit谩nicas, sin la necesidad de anexionar dichos territorios (Mommsen 1982: 86-88).

En base a estos antecedentes, se parti贸 de un marco argumental que fij贸 proposiciones y conceptos con el objeto de recoger evidencia emp铆rica que permitiera su ordenamiento e interpretaci贸n (Sautu 2005: 61). El trabajo se propuso inicialmente un ejercicio de desbrozamiento anal铆tico tendiente a explicitar la categor铆a 鈥渙rden hegem贸nico鈥, a partir de la identificaci贸n de la jerarqu铆a como principio estructurante. Asimismo, se busc贸 discernir entre las diferentes variantes de orden hegem贸nico, con eje en el imperialismo informal. La noci贸n de imperio que se utiliz贸 en esta investigaci贸n es relacional y tom贸 como unidad de an谩lisis a los estados nacionales. Esto implic贸 concebir al imperialismo como una relaci贸n de dominaci贸n basada en el control pol铆tico y econ贸mico entre dos unidades pol铆ticas (Doyle 1986: 19). Al respecto, es importante se帽alar que si bien la literatura acad茅mica es voluminosa en cuanto a la cuesti贸n 鈥渋mperio e imperialismo鈥, poco se ha profundizado en el imperialismo informal. El eje de los estudios estuvo puesto en las experiencias colonialistas, por lo que la cuesti贸n de la informalidad imperial 鈥揷omo ha advertido recientemente la historiograf铆a brit谩nica鈥 requiere a煤n de estudios sistem谩ticos. Este trabajo pretendi贸 efectuar un aporte para superar parcialmente esa carencia.

Los imperios informales ocupan una posici贸n intermedia en el continuum de variantes de dominaci贸n, que va desde los imperios formales hasta las hegemon铆as benevolentes, y que tiene a los protectorados, a los imperios informales y a las 谩reas de influencia como categor铆as intermedias. Los imperios informales se caracterizan por un extendido control pol铆tico y econ贸mico de un estado central sobre otro perif茅rico, sin absorci贸n de su soberan铆a formal. Se trata de un tipo de dominaci贸n en donde ni el control sobre la pol铆tica dom茅stica y exterior de la periferia es total como en las experiencias colonialistas (imperio formal) ni parcial (protectorados). Tampoco expresan s贸lo una influencia relativa sobre la periferia, atravesada por la disputa entre actores imperiales (谩reas de influencia). En el imperialismo informal, la dominaci贸n del centro 鈥損ese a no apelar al anexionismo territorial鈥 se halla virtualmente exenta de competencia interimperial (Onley 2005: 36).

En materia de objetivos, el trabajo tuvo como meta general contribuir a la discusi贸n te贸rica de las relaciones internacionales, a partir de la revalorizaci贸n de conceptos como 鈥渙rden hegem贸nico鈥, 鈥渏erarqu铆a鈥 e 鈥渋mperio informal鈥. Se procur贸 ofrecer una lectura alternativa a las corrientes dominantes durante el siglo XX, que se han enfocado en el estudio de las relaciones entre las grandes potencias (鈥渄imensi贸n horizontal del poder鈥). Este tipo de lectura posterg贸, en buena medida, el estudio de las relaciones entre estados centrales y perif茅ricos (鈥渄imensi贸n vertical del poder鈥). En cuanto a los objetivos espec铆ficos, la tesis se sumergi贸 en el estudio de caso dom铆nico-norteamericano. Dado que la dominaci贸n econ贸mica constituye una variable permanente en el imperialismo informal, el trabajo trascendi贸 dicho plano para adentrarse en la dimensi贸n geopol铆tica. La militarizaci贸n de la relaci贸n centro-periferia ha sido recurrente en el imperialismo informal estadounidense, mientras que ha resultado marginal en la experiencia que dio origen al empleo del t茅rmino: la brit谩nica en el siglo XIX.

En efecto, la tesis exhibe que fueron los conflictos globales (pol铆ticos e ideol贸gicos) los que explican la mayor militarizaci贸n en la experiencia estadounidense. La amenaza europea en la primera parte del siglo XX y la intimidaci贸n sovi茅tica durante la Guerra Fr铆a, aun sin constituir verdaderas rivalidades interimperiales, influyeron decisivamente en el intervencionismo militar en la cuenca del Caribe. Tambi茅n en el terreno geopol铆tico reside el segundo factor que explica esta creciente militarizaci贸n: la proximidad entre centro y periferia. En s铆ntesis, la principal hip贸tesis que se busc贸 comprobar es que han sido los factores geopol铆ticos, m谩s que los econ贸micos, los que mejor expresan las particularidades del imperialismo informal estadounidense, dando lugar a un 鈥渋mperialismo informal militarizado鈥, diferenciable del cl谩sico 鈥渋mperialismo informal de libre comercio鈥.

En el plano metodol贸gico, se emple贸 un dise帽o cualitativo, ajustado al m茅todo conocido como 鈥渆studio de caso desviado鈥 (Lijphart 1971: 691-693). Esto significa que el caso se selecciona en funci贸n de su importancia te贸rica; y que al desviarse de la propuesta te贸rica original, la enriquece por medio de una nueva conceptualizaci贸n. Como advierten Dogan y Kazancigil: 鈥淟os estudios de caso desviados debilitan la propuesta original, aunque sugieren una proposici贸n modificada que la hace m谩s fuerte鈥 (cit. en Ortega Exp贸sito 2012: 83). En este sentido, la construcci贸n del concepto 鈥渋mperialismo informal militarizado鈥 representa una proposici贸n te贸rica que busca enriquecer la densidad del concepto formulado originalmente por Robinson y Gallagher (1953). En cuanto al extenso periodo de estudio abordado, la tesis se apoy贸 en las prescripciones del institucionalismo hist贸rico (Pierson 2003; Pierson y Skocpol 2008), enfoque que recoge el aporte de la 鈥渉istoria de larga duraci贸n鈥 de Braudel (1979), y que analiza los procesos causales y los resultados pol铆ticos trascendentes en ciclos prolongados.

El trabajo contrast贸 el marco te贸rico a trav茅s de la evaluaci贸n de las relaciones de dominaci贸n econ贸mica y geopol铆tica. En cuanto a lo econ贸mico, se analiz贸 la dependencia financiera, comercial y monetaria; y en materia geopol铆tica, se evalu贸 la incidencia de la proximidad geogr谩fica y de los conflictos pol铆tico-ideol贸gicos de orden global. La contrastaci贸n de las dimensiones del control arroj贸 que, efectivamente, la relaci贸n entre los Estados Unidos y la Rep煤blica Dominicana se enmarca en un 鈥渋mperialismo informal de tipo militarizado鈥.

En el plano financiero, la tesis se enfoc贸 en el nivel de endeudamiento externo del actor perif茅rico. Desde principios del siglo XX 鈥揺n un proceso que ya ven铆a perfil谩ndose desde fines del siglo XIX鈥 se detectaron los elementos propios de un v铆nculo imperial informal. Como surge de la informaci贸n emp铆rico-descriptiva, la evidencia sobre la relaci贸n de control financiero de Washington sobre Santo Domingo es abrumadora. Ese nivel de dependencia pudo observarse en el crecimiento de la deuda externa dominicana, cuyo rasgo saliente ha sido el peso decisivo que detentan los Estados Unidos como acreedor casi exclusivo de esa deuda. Adicionalmente, se describieron algunas particularidades de ese endeudamiento. En este sentido, el papel del gobierno norteamericano pas贸 鈥搇uego de casi siete d茅cadas de intervenci贸n directa a trav茅s de empr茅stitos y acuerdos bilaterales鈥 a estar mediado por el rol de los organismos de cr茅dito internacionales. Esta particularidad no alter贸 en absoluto la existencia de una relaci贸n de control financiero entre centro y periferia, sino que expres贸 un cambio en su fisonom铆a.

En el plano comercial, el trabajo abord贸 la penetraci贸n del comercio exterior 鈥揺xportaciones e importaciones鈥 del actor imperial en el pa铆s perif茅rico. Desde principios del siglo XX 鈥搚 con mucha claridad a partir de la primera Guerra Mundial鈥 fue posible distinguir los rasgos t铆picos del imperialismo informal en su faceta econ贸mico-comercial. Esto signific贸, por un lado, la verificaci贸n de una participaci贸n excluyente de los Estados Unidos en el comercio dominicano de exportaci贸n e importaci贸n; y por el otro, la ausencia de rivalidad interimperial, es decir, la inexistencia de v铆nculos comerciales significativos de la Rep煤blica Dominicana con otros actores del sistema internacional. Adicionalmente, la dominaci贸n comercial estadounidense se vio reforzada por algunos supuestos advertidos hace mucho tiempo por la teor铆a de la dependencia. En particular, por aquellos estudios que han puesto el foco en los t茅rminos de intercambio desfavorables para los pa铆ses perif茅ricos. Lejos de la diversificaci贸n productiva prometida por los gobiernos dominicanos a partir de la d茅cada de 1960, la econom铆a del pa铆s caribe帽o continuaba exhibiendo, hacia el final del periodo de estudio de esta tesis, una producci贸n exportadora abrumadoramente concentrada en productos primarios. En paralelo, la importaci贸n de manufacturas y bienes de capital se mantuvo completamente dependiente de los Estados Unidos. En definitiva, de la informaci贸n emp铆rico-descriptiva volcada en la investigaci贸n surge que el control comercial de Washington sobre Santo Domingo adquiri贸 todas las caracter铆sticas de un fen贸meno estructural.

En el plano monetario, la tesis se enfoc贸 en la penetraci贸n del centro en los sistemas monetarios y cambiarios de la periferia. Una primera cuesti贸n que arroj贸 la investigaci贸n es que esta dimensi贸n del imperialismo informal ha sido menos estudiada que otros aspectos del mismo fen贸meno. Asimismo, hay un elemento que debe ser adecuadamente ponderado: el imperialismo informal estadounidense no promovi贸 en el terreno monetario lineamientos uniformes a trav茅s del tiempo. Tras los intentos dolarizadores de las primeras dos d茅cadas del siglo XX, el 铆mpetu en esa direcci贸n no s贸lo se debilit贸 tras la primera Guerra Mundial, sino que se revirti贸. Durante las d茅cadas de 1940 y 1950, los 鈥渄octores monetarios鈥 del Departamento del Tesoro y de la Reserva Federal revisaron los lineamientos de sus predecesores, promoviendo que los gobiernos de la regi贸n 鈥渄esdolarizaran鈥 sus sistemas monetarios. El resultado fue parad贸jico: al igual que otros pa铆ses de Am茅rica Latina y el Caribe, la Rep煤blica Dominicana se mantuvo fuertemente atada al d贸lar. Incluso tras el redise帽o del sistema monetario y bancario durante la era Trujillo, los dominicanos continuaron formulando sus contratos y pagos en la divisa norteamericana. Esto revela hasta qu茅 punto se hallaba internalizada la concepci贸n monetaria dolarizada asociada al imperialismo informal estadounidense. En t茅rminos te贸ricos, los niveles de jerarqu铆a monetaria fueron m谩ximos durante la totalidad del periodo analizado, ya sea bajo el dise帽o de un esquema de dolarizaci贸n pleno o de currency board.

En materia estrat茅gico-militar, el indicador clave de la dominaci贸n geopol铆tica norteamericana fue la proyecci贸n de tropas como consecuencia de la proximidad geogr谩fica. Tres veces en seis d茅cadas 鈥揺n 1905, en 1916 y en 1965鈥 los Estados Unidos desplegaron masivamente a los marines en Santo Domingo. Sin embargo, como se帽ala Lowenthal, el involucramiento militar norteamericano 鈥渉a precedido a la primera intervenci贸n y trascendido a la tercera鈥 (1970: 30).

En febrero de 1905, en el marco de la pol铆tica expansionista que los Estados Unidos ven铆an desarrollando desde 1898, el presidente Theodore Roosevelt pronunci贸 su famoso corolario a la doctrina Monroe. Washington impidi贸 desde entonces los bloqueos, bombardeos u ocupaciones de las aduanas americanas por parte de las potencias europeas. En cuanto al periodo de ocupaci贸n militar directa (1916-1924), la Rep煤blica Dominicana se constituy贸 como una geograf铆a estrat茅gica en el contexto de la primera Guerra Mundial. Independientemente de la eventual amenaza que pudieran representar los submarinos de guerra alemanes, Washington consider贸 que resultaba indispensable la ocupaci贸n territorial y el gobierno directo de esta 鈥減eriferia inmediata鈥. Durante la era Trujillo (1930-1961), la incidencia militar norteamericana se hizo sentir en dos sentidos diferentes, ambos reveladores del imperialismo informal militarizado. Durante la mayor parte del periodo, Trujillo fue un aliado incondicional, tanto en la etapa de la segunda Guerra Mundial como en los primeros a帽os de la Guerra Fr铆a. En la 煤ltima parte de la d茅cada de 1950, sin embargo, la incidencia de Washington cambi贸 su orientaci贸n. El actor imperial debi贸 intervenir frente a un dictador que, acorralado por las circunstancias, amenazaba con desandar el camino de aquiescencia construido durante tres d茅cadas. La inteligencia norteamericana jug贸 un papel decisivo en el plan que culmin贸 con el asesinato de Trujillo en 1961.

Las intervenciones militares no cesaron en los a帽os posteriores a la muerte de Trujillo. En abril de 1965, el presidente Johnson autoriz贸 el desembarco de los marines, en el marco de una guerra civil y de infundados temores acerca de la instalaci贸n de un gobierno comunista. La proyecci贸n de poder fue colosal: se desplegaron 40.000 soldados. Con el fin de la guerra civil y la instalaci贸n de Balaguer en el poder en 1966, la incidencia norteamericana en t茅rminos militares no mengu贸, sino que se expres贸 a trav茅s de otros canales. Los sucesivos gobiernos se allanaron sin restricciones a los lineamientos estrat茅gico-militares de Washington, que ahora inclu铆an nuevas 鈥渞ecetas鈥 para desalentar la insurgencia revolucionaria. Los programas de asistencia militar del Pent谩gono comprend铆an novedosos aspectos de 鈥渁cci贸n c铆vico-militar鈥, que deb铆an complementarse con los tradicionales esfuerzos operativos en materia contrainsurgente. A partir de 1980 los Estados Unidos impulsaron importantes transformaciones estrat茅gicas que complejizaron el espectro de amenazas con la incorporaci贸n de las 鈥淕uerras de Baja Intensidad鈥 (GBI). La participaci贸n de los militares dominicanos en la 鈥済uerra contra el narcotr谩fico鈥 fue la m谩s novedosa expresi贸n del control estrat茅gico-militar de los Estados Unidos en la etapa final de la Guerra Fr铆a.

En materia doctrinaria, la presencia de conflictos pol铆ticos e ideol贸gicos de nivel internacional, tanto durante la etapa de las guerras mundiales como durante la Guerra Fr铆a, condicion贸 el desarrollo de la doctrina castrense en las fuerzas militares dominicanas, con una marcada orientaci贸n interna, policial y contrainsurgente. A su vez, esto signific贸 un creciente alejamiento de la preparaci贸n profesional para la guerra externa, responsabilidad que fue absorbida por el actor imperial. Un primer elemento en este plano fue la introducci贸n de una Guardia Nacional en reemplazo del tradicional Ej茅rcito Nacional, lo que tuvo una incidencia determinante en la historia dominicana del siglo XX. El ej茅rcito dominicano se convirti贸 en una guardia constabularia, cuyas misiones pasaron a ser la pacificaci贸n de los conflictos entre facciones internas, el desarme general y la ocupaci贸n del territorio. La reforma doctrinaria y organizacional implementada por los marines fue clave para los intereses de Washington, no solamente en el periodo de su inmediata implementaci贸n, sino en d茅cadas posteriores. La lucha anticomunista durante la Guerra Fr铆a (1947-1991) abrev贸 en las reformas doctrinarias implementadas durante la etapa de ocupaci贸n. La formaci贸n contrainsurgente de los militares dominicanos por parte de oficiales estadounidenses se profundiz贸 durante los a帽os de Trujillo, por lo que la persecuci贸n interna se constituy贸 en una verdadera especializaci贸n t茅cnico-represiva de los cuerpos armados.

La etapa post-trujillista tambi茅n estuvo signada por una orientaci贸n dom茅stica para las Fuerzas Armadas. En el delineamiento de estos objetivos jug贸 un papel clave el Grupo de Asistencia y Asesor铆a Militar (MAAG) de los Estados Unidos. Se buscaba dejar atr谩s la noci贸n predominante hasta entonces en el Pent谩gono 鈥揷entrada en una mirada t谩ctica de la lucha antiguerrillera鈥 para pasar a una concepci贸n 鈥渁mplia鈥 de la contrainsurgencia. En ella deb铆a primar un enfoque integrado c铆vico-militar para socavar 鈥渆l atractivo de los movimientos radicales鈥 (Maechling 1990: 39-40). Por otra parte, tambi茅n acicateado por Washington, las Fuerzas Armadas dominicanas desempe帽aron el papel de actor pretoriano del sistema pol铆tico. Cuando hacia el fin de la Guerra Fr铆a los uniformados ya no desempe帽aban un papel pol铆tico gravitante, fue nuevamente la agenda de los Estados Unidos la que incidi贸 en la doctrina de las nuevas misiones militares dominicanas. A la contrainsurgencia se sum贸 la lucha contra el narcotr谩fico, resultado de la actualizaci贸n estrat茅gica del Pent谩gono bajo la denominada doctrina GBI (鈥淕uerra de Baja Intensidad鈥). La era Reagan conllev贸 cambios significativos para los instrumentos militares del Caribe, de los cuales la Rep煤blica Dominicana no permaneci贸 exenta.

La evidencia emp铆rica recogida a lo largo de la investigaci贸n permiti贸 verificar los aspectos m谩s relevantes del marco te贸rico. La contrastaci贸n de las diversas dimensiones del control arroja que la relaci贸n entre los Estados Unidos y la Rep煤blica Dominicana se enmarca en lo que ha sido definido como un 鈥渋mperialismo informal de tipo militarizado鈥. La construcci贸n de esta categor铆a 鈥揷omo variante diferenciable del 鈥渋mperialismo informal de libre comercio鈥濃 ha permitido enriquecer la densidad te贸rica del concepto formulado originalmente por Robinson y Gallagher (1953). De este modo, se ha procurado contribuir 鈥損or medio de los hallazgos del caso dom铆nico-norteamericano鈥 a llenar parte del vac铆o advertido por la historiograf铆a brit谩nica sobre la falta de estudios sistem谩ticos sobre el imperialismo informal.



Deja un comentario