Otras publicaciones:

9789877230086-frontcover

9789871867639_frontcover

Otras publicaciones:

12-2555t

12-2210t

Introducción

El feminismo es sobre la transformación social

de las relaciones de género.

–Judith Butler, Undoing Gender[1]

Judith Butler, una pensadora de lo político

En 1990 se publica uno de los libros más discutidos, comentados y criticados de la teoría de género contemporánea: El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad, de Judith Butler. El gran impacto que tuvo esta publicación no debería sorprendernos si tenemos en cuenta que, como su título lo indica, el fin del libro es disputar, poner en tela de juicio, problematizar lo que entendemos por género, identidad, sexualidad y deseo. El libro de Butler busca cuestionar ciertos lugares comunes dentro del feminismo así como también revelar el carácter intrínsecamente problemático de la identidad de género y del dispositivo político encargado de su construcción. En lugar de tomar las categorías de género como algo evidente o dado de suyo, Butler pone en tela de juicio su estatus ontológico y analiza los mecanismos normativos encargados de la constitución del sujeto generizado. Su libro nos alienta a abandonar toda postura naturalista o esencialista de pensar el sexo, el género y el deseo y a enfocarnos, más bien, en los diversos actos, prácticas, estilos, discursos y reglas que conforman el complejo dispositivo político que produce los géneros normativos y no normativos. Este dispositivo se caracteriza por estar regido por una serie de ideales que toman a la heterosexualidad como medida de todas las cosas. Las categorías de género hegemónicas –varón, mujer– adquieren sentido y estabilidad gracias a un conjunto de normas que dan por sentado la naturalidad, originalidad y preeminencia ontológica de la heterosexualidad. Según Butler, la tarea principal de su libro es cuestionar los presupuestos heterosexistas que se encuentran presentes no sólo en los discursos discriminatorios u homofóbicos sino, incluso, en algunas vertientes del feminismo contemporáneo. En El género en disputa, la autora considera que para problematizar la identidad de género, es necesario disputar la matriz heteronormativa: “Una es mujer en la medida en que funciona como mujer en la estructura heterosexual dominante, y poner en tela de juicio la estructura posiblemente implique perder algo de nuestro sentido del lugar que ocupamos en el género.”[2] La forma en que Butler pone en tela de juicio esta estructura normativa es desarrollando una teoría performativa del género. Como se verá a lo largo de esta tesis, la performatividad implica, principalmente, dos procesos: la construcción social del género, por medio de repeticiones de prácticas previas, y la concomitante negación y olvido de su carácter de constructo. El género, a pesar de ser una producción, se nos presenta como algo esencial, natural, como el sustrato y fuente de los actos generizados, como una verdad profunda que yace en el interior del sujeto. Butler se aleja de este modo de concebir el género defendiendo la idea de que no hay una identidad previa a las expresiones de género sino que esa identidad es constituida a partir de las mismas expresiones que, supuestamente, serían su resultado. Para formular su teoría, la pensadora hace uso de la tradición postestructuralista pero resignificándola con el fin de analizar la matriz heterosexual. En particular, Butler se nutre de la propuesta genealógica de Michel Foucault y de la crítica deconstructiva de Jacques Derrida para dar cuenta del complejo proceso de producción, reproducción, ocultación y modificación de formas legítimas e ilegítimas de vivir la sexualidad, el género y el deseo.

A mi entender, uno de los grandes méritos de la teoría performativa butleriana radica en su intento de evadir dos extremos problemáticos: el voluntarismo y el determinismo. A diferencia de los modelos voluntaristas, para la autora no existe un sujeto previo a las acciones que lleva a cabo sino que son esos mismos actos los que van constituyendo el sujeto de la acción. A diferencia de posturas deterministas, la construcción social no equivale a una anulación de las posibilidades transformadoras ni a una reproducción literal de las normas de género existentes. La teoría de Butler, tal como intentaré demostrar en este escrito, puede ser leída como un constructivismo sofisticado que pretende evadir tanto la idea de que existe un sujeto que elige a voluntad su género y su orientación sexual como aquella que niega la capacidad del agente para resistir y modificar la normatividad heredada.

El fantasma del determinismo es especialmente problemático para la teoría de Butler ya que, como se hace evidente a partir del epígrafe con el que comencé esta tesis, ella considera que el feminismo está comprometido con alguna noción de cambio social, con algún tipo de esperanza emancipatoria o, por lo menos, con pretensiones empoderadoras para quienes están oprimidos por las actuales relaciones de género. La propuesta central de esta tesis es que la clave para entender el modo en que la filósofa feminista evita la dicotomía entre el voluntarismo y el determinismo se encuentra en su noción de subversión. Esta noción es clave para entender cómo Butler concibe la transformación social, cuáles son sus condiciones de posibilidad y cómo pensar al agente que la lleva a cabo. Para una teoría que considera que la repetición de normas es lo que construye la identidad de género, la subversión es un concepto clave ya que permite imaginar “una repetición de la ley que no sea su refuerzo, sino su desplazamiento”[3].

A pesar de la importancia que tiene esta idea en el pensamiento de Butler –de hecho, está contenida en el título de su libro– creo que no hay en El género en disputa una formulación clara, precisa o sistemática de qué se entiende por subversión. Es por esto, en parte, que su teoría política ha sido tan fuertemente cuestionada. Uno de los objetivos de esta tesis es hacer ese trabajo de esclarecimiento conceptual, ofreciendo una interpretación de cómo concebir la idea de subversión en Butler en relación con otras nociones como agencia, poder, norma y performatividad. Este trabajo de elucidación conceptual es fundamental para abonar el objetivo principal de la tesis: demostrar que la aproximación de Butler es útil no sólo para los estudios de género sino para la filosofía política en general. Como señalan Samuel Chambers y Carver Terrell, dos comentadores importantes de la obra de Butler, se reconoce que Butler tiene algo que decir sobre lo político pero no se la suele incluir dentro del canon de autores fundamentales de teoría política.[4] Butler tiene un doctorado en Filosofía, trabajó en el Departamento de Retórica y Literatura Comparada de la Universidad de Berkeley, suele estar vinculada a los estudios de género, al feminismo y a la teoría queer pero no es apreciada como una pensadora de lo político por derecho propio. Según estos autores, los motivos de esta postergación son dos. Por un lado, al ser reconocida como una voz autorizada en materia de género y sexualidad, se la vincula a cuestiones menores o específicas en lugar de considerarla una autora de teoría política general. Por otro lado, como se la suele asociar únicamente a El género en disputa, un texto publicado a principios de la década del 90, se cree que su postura está políticamente desactualizada. El objetivo de esta tesis es ir en contra de esta tendencia y reivindicar la importancia de la teoría de Butler en sus aspectos políticos.

Creo que existe, efectivamente, una dimensión política en el libro de Butler que merece ser explorada ya que forma parte de sus objetivos centrales. Estos objetivos se plasman en el prefacio de El género en disputa:

El empeño obstinado de este texto por «desnaturalizar» el género tiene su origen en el deseo intenso de contrarrestar la violencia normativa que conllevan las morfologías ideales del sexo, así como de eliminar las suposiciones dominantes acerca de la heterosexualidad natural o presunta que se basan en los discursos ordinarios y académicos sobre la sexualidad.[5]

Como se puede apreciar a partir de esta cita, su meta no es meramente teórica sino que aparece un deseo político de intervenir y transformar la forma opresiva en que concebimos el género tanto a nivel académico como en términos del sentido común. Tal como intentaré demostrar, la apuesta política butleriana es incomprensible si no se la vincula a su noción de subversión.

Ahora bien, a pesar de la importancia y el valor del pensamiento butleriano para la filosofía política contemporánea, es cierto que hay algunas inconsistencias o ambigüedades en la idea de subversión tal como es desarrollada en El género en disputa. Es por eso que, en esta tesis, no sólo me dedicaré a marcar los puntos fuertes de esta noción sino también a analizar sus problemas, sus límites y su alcance. Mi propuesta no es abandonar la teoría política butleriana en virtud de estas dificultades sino encontrar argumentos para afianzar su noción de subversión. A lo largo de esta tesis no sólo pretendo analizar la teoría política butleriana sino también ampliar los argumentos que sustentan su enfoque, utilizar la noción de subversión para interpretar casos polémicos en teoría social, así como también refutar algunas de las objeciones recibidas.

Selección de textos y estructura de la tesis

El motivo por el cual la mayor parte de mis reflexiones se centran en El género en disputa es que, a mi entender, el núcleo duro de su teoría de la subversión aparece formulado en este texto. Posteriormente, Butler irá refinando su postura sobre la transformación social pero considero que es posible hacer una reconstrucción detallada de los elementos medulares de este concepto centrándome fundamentalmente en este primer libro. De todos modos, a lo largo de la tesis haré uso de otros textos de Butler, previos y posteriores, pero éstos cumplen la función o bien de ilustrar o bien de expandir los desarrollos del libro de 1990. Si bien creo que es necesario hacer un análisis detallado de cómo la teoría política butleriana ha sido reformulada en sus últimos escritos, especialmente a partir de la idea de vulnerabilidad, esa tarea excede el alcance y los objetivos de la presente tesis de licenciatura.

Habiendo dicho esto, cabe hacer dos aclaraciones, una sobre el uso de Cuerpos que importan, publicado en 1993, y otra sobre el tratamiento de uno de los capítulos de Contingencia, hegemonía, universalidad, un libro escrito en colaboración con Ernesto Laclau y Slavoj Zizek y publicado en el 2000. Con respecto al primero de estos libros, que será trabajado en el capítulo dos y retomado en la conclusión, creo que es importante discutirlo tras el análisis de El género en disputa porque permite ver de qué manera Butler logra eliminar algunas ambigüedades y dificultades presentes en el libro anterior y cómo profundiza el estudio del carácter colectivo de las acciones políticas. Así y todo, la hipótesis de lectura que guía esta tesis es que este segundo libro no implica un quiebre radical con las reflexiones previas sino, más bien, una complejización y sofisticación de las mismas. Con relación a Contingencia, hegemonía, universalidad, el motivo por el cual traigo a colación algunos de sus argumentos se vincula ya no con la formulación de la noción de subversión sino, más bien, con su aplicabilidad, es decir, con su potencia como herramienta para hacer lecturas de situaciones políticas concretas. En ese libro, el caso que analiza Butler y que a mí me interesa recuperar es la lucha por el matrimonio entre personas del mismo sexo. 

La tesis está compuesta por tres capítulos y una conclusión. En el primer capítulo, reconstruyo la teoría de género de Butler tal como es presentada en El género en disputa. En primer lugar, me dedico a identificar las tradiciones intelectuales con las que entra en diálogo la teoría butleriana. Particularmente, exploro las deudas, influencias y discontinuidades entre la posición de Butler, el feminismo anglosajón, el feminismo francés y el postestructuralismo. A continuación, examino la formulación de su teoría performativa de género, enfatizando las diferencias con los modelos expresivistas y analizando cómo la autora entiende tanto la normatividad, en general, como las reglas específicas que conforman lo que ella denomina matriz heterosexual. Por último, exploro el elemento central de su teoría política: la noción de subversión. Para eso, analizo, por un lado, las influencias teóricas de Butler y el modo problemático en que autores previos, a su entender, concibieron la acción política. Luego, me dedico a explorar el triángulo entre la subversión, la estructura iterable del poder y el tipo de agente social que postula Butler. Tras explicitar cómo se entiende la subversión en esa publicación y sus distintas aristas, identifico algunos problemas y ambigüedades que aparecen en su libro. En particular, pongo el foco sobre una ambigüedad que será analizada más detenidamente en el capítulo siguiente. La subversión, ¿debe ser entendida como un acto que desnaturaliza las normas de género o se trata de un acto que no sólo las desnaturaliza sino que corroe su fuerza y violencia? Desnaturalizar la normas de género, ¿es suficiente como para transformarlas?

El segundo capítulo tiene como objetivo, por un lado, reconstruir las objeciones que tres autores formulan a la noción de subversión de Butler y, por otro lado, evaluar su alcance y adecuación. La primera crítica es la de Penelope Deutscher en Yielding Gender, del año 2002. De acuerdo con esta pensadora, el problema de Butler es que cuando habla de subversión, no se refiere a una acción política sino a las incoherencias estructurales que existen en toda identidad. Según esta autora, lo que Butler no hace y es necesario hacer es diferenciar entre la inestabilidad inherente a la heteronormatividad y la desestabilización política de la misma. En segundo lugar, me detendré en la crítica que formula Jay Prosser en Second Skins, de 1998. Según Prosser, Butler establece una equidad entre lo transgénero y lo queer que la lleva a atribuir potencial subversivo a las prácticas transgénero a costa de desdeñar las narraciones transexuales. Los comentarios de Prosser me servirán para analizar el pasaje de las reflexiones sobre lo subversivo en El género en disputa a su reformulación en el libro posterior, Cuerpos que importan, así como para registrar la distancia entre ambos textos. Finalmente, me centraré en el ataque más virulento que la teoría política butleriana recibió, a saber la crítica de Martha Nussbaum en “The Professor of Parody” [“La profesora de la parodia”], publicado en el año 2000. Nussbaum no sólo descree de la utilidad del concepto butleriano de subversión sino que también la acusa de conducir a la teoría feminista hacia un quietismo político. El fin principal de este capítulo es testear la fortaleza de la noción butleriana de subversión tras el enfrentamiento con estas objeciones y, de ser necesario, ampliar los argumentos para defender este modo de pensar lo político.

El tercer capítulo retoma la acusación de Nussbaum pero para probar justamente lo contrario: que la noción de subversión que propone Butler sí puede ser utilizada para interpretar urgencias políticas concretas. En este capítulo, emplearé esta noción como herramienta de análisis de dos casos: la pornografía alternativa y el matrimonio entre personas del mismo sexo. En la primera parte, haré una defensa de las nuevas producciones pornográficas como un modo de resignificación de un dispositivo que, tradicionalmente, ha servido para afianzar la opresión femenina. Así, y en contra de cierta rama del feminismo, interpretaré las nuevas maneras de hacer pornografía como formas de subvertir algunas de las normas opresivas de la matriz heterosexual. Con respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo, haré uso de las reflexiones butlerianas sobre el tema tal como aparecen en Contingencia, hegemonía, universalidad pero para apartarme y cuestionar su propia postura. Extrañamente, en este libro, Butler descree del potencial subversivo del matrimonio igualitario y promueve una rechazo radical al matrimonio como práctica institucionalizada. Mi meta es refutar esa visión y proponer una lectura que considere a la nueva legislación a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo como una resignificación subversiva de la institución matrimonial.

Finalmente, la tesis se cierra con una vuelta a su objetivo principal: defender la potencia teórica de la noción de subversión desarrollada por Butler. En esta última parte, haré un balance de los elementos positivos y de los aspectos que merecen ser ajustados en la teoría de Judith Butler con el fin de revindicar su lugar como pensadora de lo político.


  1. Butler, Judith. Undoing Gender. Nueva York y Londres: Routledge, 2004, p. 204. Todas las traducciones del inglés al español fueron realizadas por la autora de esta tesis.
  2. Butler, Judith. El género en disputa: el feminismo y la subversión de la identidad. Barcelona: Paidós, 2007, p.12.
  3. Butler, Judith. El género en disputa… op. cit., p. 94.
  4. Chambers, Samuel y Terrell, Carver. Judith Butler & Political Theory: Troubling politics. Nueva York y Londres: Routledge, 2008, pp. 6-7.
  5. Butler, Judith. El género en disputa… op. cit., p. 24. Mi cursiva


Deja un comentario