Otras publicaciones:

9789877230017_frontcover

9789877230130-frontcover

Otras publicaciones:

9789871867929_frontcover

9789871867257-frontcover1

1 Debate sobre la Ley de Educación Superior
de los 90 y la universidad de hoy[1]

Eduardo Sánchez Martínez

Aunque el contexto político del país no haga prever que en lo inmediato el Congreso de la Nación vaya a abordar la problemática de una nueva Ley de Educación Superior, un debate sobre el tema, con la seriedad intelectual que se espera en un ámbito universitario, es por cierto bienvenido. Y como el propósito del debate al cual se convoca es discurrir en torno a la Ley de Educación Superior y la universidad que tenemos hoy, comenzaré planteando a modo de introducción tres observaciones que me parecen pertinentes.

Tres observaciones iniciales

Mi primera observación, más que obvia, es que las leyes no son ajenas al contexto y al momento en que fueron concebidas y sancionadas. Son, en este sentido, expresión de su época.

La Ley de Educación Superior (LES) actualmente vigente es expresión de una época que para algunos se caracteriza por la invasión de las leyes del mercado en diversos ámbitos, entre ellos los educativos. Aunque en el caso de la educación superior (ES) un análisis más riguroso muestra que esa supuesta marketización ha consistido, en todo caso, en la introducción de algunos elementos de cuasimercado en un marco de regulación estatal más riguroso y sofisticado que el existente hasta entonces, es claro que en este nuevo siglo ha habido un cambio de diagnóstico y de políticas, por lo menos en sus grandes enunciados. Como en muchos otros países del continente, hay hoy un amplio acuerdo, explícito, en que la educación es un bien público y no un bien de mercado, con todas las implicaciones que ello tiene. Se coincide también, por lo menos en los discursos, en que la autonomía de las universidades debe ser una autonomía responsable, y no una autonomía para encerrarse en la defensa de intereses puramente corporativos. Está igualmente claro que hoy se trata de avanzar hacia una universidad más inclusiva, que supere lo que Carolina Scotto ha caracterizado como una mera “inclusión excluyente”. Y hay también acuerdo en avanzar hacia una universidad más abierta a su medio, más dispuesta a atender, en cumplimiento de sus funciones específicas, las necesidades y demandas de la comunidad, que como se sabe no siempre coinciden.

Es por lo tanto lógico que se piense en una nueva ley, aunque esto exige acuerdos y consensos que no son fáciles de alcanzar en un campo tan complejo y heterogéneo como el de la ES. Es sabido, en este sentido, que los cambios en la legislación, especialmente en la legislación universitaria, son por lo general el resultado, no solo de los nuevos sentidos y orientaciones que se asignan a las políticas públicas del sector, sino también de la relación de fuerzas y de la existencia de nuevas orientaciones y prácticas políticas que se dan al interior de las instituciones universitarias.

Por otra parte, es también lógico pensar que en tiempos de cambios sociales y tecnológicos tan profundos y acelerados como los que hoy tenemos, que tanta incidencia tienen en las instituciones que estas normas regulan, ninguna ley puede tener la duración que tenían en otros tiempos, cuando la dinámica social y la complejidad del sistema universitario eran totalmente diferentes. De hecho, la actual ley lleva a esta altura casi dos décadas de existencia, dos décadas en que la sociedad y la universidad, por lo menos en algunos aspectos, han cambiado sustancialmente.

La segunda observación que quisiera hacer tiene que ver con lo que podríamos llamar la potencialidad transformadora de las leyes.

Las leyes son, por lo general, instrumentos importantes para impulsar cambios. Lo son en todas partes, cualquiera sea el objeto que regulen. Y en muchos casos lo han sido en Argentina, en donde las leyes no solo han sido expresión de determinadas políticas, sino que las han inducido, como en ocasiones han inducido o impulsado determinadas políticas educativas. Pero como ha sugerido A. Chiroleu, tanto la ley de los 90 a la que aquí nos referimos como otras leyes de educación de antes y de ahora, y como el imaginario existente hoy sobre lo que se puede esperar de una nueva LES, comparten la creencia de que las leyes por sí mismas pueden transformar la realidad, sin tener en cuenta que en sí mismas solo son marcos normativos destinados a orientar comportamientos, tanto individuales como institucionales, que no cambian solo porque la ley lo diga.

Como ella misma lo dice, las leyes son importantes en la medida que fijan los principios y los ejes a partir de los cuales se busca organizar o reorganizar el sector, pero suelen ser estériles si no se complementan con mecanismos ad hoc que operen sobre las prácticas de los actores. Son estériles, agregaría yo, si no se complementan con políticas y planes que den una cierta orientación y racionalidad a la acción, con asignaciones presupuestarias adecuadas que las hagan factibles, con capacidad de gestión para llevar adelante las transformaciones que se postulan, y con alianzas y acuerdos sólidos capaces de operar efectivamente sobre las prácticas de los actores.

En función de estas y otras condiciones necesarias para que una ley opere realmente en la realidad, diría que la experiencia del pasado enseña que es conveniente ponderar bien, tanto el momento en que resulta oportuno promover su cambio, suponiendo su factibilidad, como los contenidos que se propone cambiar. No se debe olvidar que, en esta materia, un cambio de legislación suele crear problemas complicados para la gobernanza de las universidades y hasta puede alterar sustancialmente la vida de las instituciones que se regulan.

Mi tercera observación es que la LES de los 90 introdujo innovaciones importantes de acuerdo con el clima de ideas de la época, y que como acabo de decir, ha tenido hasta hoy la más extensa vigencia (18 años) después de nuestra primera ley universitaria, la Ley Avellaneda, que duró 62 años.

Esto no dice nada de la bondad o calidad de la ley, pero sí hace ver, tratándose de una ley que regula instituciones que gozan de autonomía, que no ha sido de ningún modo un obstáculo insalvable para que las universidades lleven a cabo, dentro de ese marco legal, las políticas y acciones que han creído necesarias y convenientes a lo largo de todos estos años.

Esto me hace pensar que sería tan ineficaz suponer que cuando cambian los marcos de sentido y las políticas las leyes pueden permanecer intocadas, como lo sería desechar sin más los cambios introducidos por la legislación anterior, sin un análisis previo, honesto y responsable tanto de las normas mismas como de sus resultados.

Tanto la experiencia comparada como nuestra propia experiencia en materia de legislación universitaria enseñan que las instituciones crecen y se desarrollan cuando en los procesos de cambio se reconoce lo que ha resultado positivo de la legislación anterior, en la medida, por supuesto, que ello no sea inconsistente con el nuevo marco de principios y de sentido que se quiere promover.

No es tirando todo por la borda cada vez que hay un cambio como las instituciones y los países crecen y se desarrollan, sino aprovechando y mejorando lo que ha resultado positivo de experiencias anteriores y desechando lo que no ha conducido a mejorar las cosas.

Arreglos institucionales innovadores

En este sentido, creo que más allá de que hayan cambiado los sentidos, las orientaciones y las políticas que se quieren instrumentar, hay en la experiencia anterior arreglos institucionales y respuestas innovadoras para algunos de los desafíos y problemas de la ES que no se deberían dejar de considerar a la hora de debatir un cambio de legislación.

¿Qué es, en mi opinión, lo que cabría rescatar en la hipótesis de un cambio de ley? Mencionaré cinco núcleos de cuestiones que a mi juicio merecerían ser considerados.

a. Un marco regulatorio para el conjunto de la ES

En materia de ES, venimos de una muy larga tradición de regular “sectores” aislados y desarticulados. En toda nuestra historia, hasta 1995 ninguna de las muchas leyes que hemos tenido han regulado el conjunto de las instituciones de ES, ni siquiera encontramos alguna legislación para el conjunto de universidades. Han sido todas legislaciones sectoriales. La LES actualmente vigente fue la primera en hacerlo, y aunque hay opiniones encontradas sobre esto, estoy convencido de que fue un acierto.

Y creo que hoy es aun más necesario que ayer fortalecer las bases para avanzar hacia un sistema de ES más integrado, que incluya:

  1. Las universidades, tanto de gestión estatal como de gestión privada.
  2. Las denominadas instituciones de ES no-universitarias, que requieren ciertamente una mejor y más efectiva regulación, previo acuerdo con las provincias, a las que tales instituciones pertenecen.
  3. Nuevos institutos tecnológicos de nivel superior, que reúnan los mejores estándares de formación profesional posible, que hoy son una necesidad imperiosa para multiplicar las alternativas de ES que hagan efectivamente posible la inclusión y la educación superior universal a la que el país debe encaminarse, y cuya creación debiera constituir por ello un objetivo estratégico de las políticas nacionales de ES.

Es verdad que la articulación de un sistema así requiere algo más que una serie de “acuerdos” entre las institucionales involucradas, como los previstos en la LES vigente, que en la práctica ha resultado ciertamente ineficaz. Aunque de factura difícil en un sistema federal complejo, es hora de pensar en un sistema de créditos académicos, que facilite el reconocimiento de los tramos de estudios cursados en otras instituciones del sistema, que es un problema persistente en nuestra ES. Esto es algo que excede lo que puede hacer cada universidad, que desde luego tienen atribuciones para establecer sus propios sistemas de crédito, pero que no podrían hacerlo a nivel del sistema como tal, que es lo que hace falta.

b. Una autonomía responsable

Creo que está fuera de toda discusión la importancia y significación que la autonomía tiene para las universidades. Pero esto no siempre ha sido reconocido y recogido en la legislación universitaria. Dejando de lado los casos de intervención directa y grosera en las universidades, varias de nuestras leyes del pasado se han limitado a garantizar la “autonomía académica” o la “autonomía científica y docente”, sin hacer ninguna referencia a la autonomía institucional. Sin embargo, aunque conceptualmente se debe distinguir la autonomía (que es una cualidad que diferencia a las instituciones universitarias) de la libertad académica (que es una cualidad que se puede predicar de los miembros de las comunidades académicas), estoy convencido de que en nuestra realidad, teniendo en cuenta nuestras peripecias del pasado, la autonomía institucional es condición sine qua non para que la libertad académica quede garantizada.

Y ello porque sin autonomía institucional careceríamos de un ámbito suficientemente protegido y preservado donde sea posible el desarrollo del pensamiento crítico e independiente, que es condición básica para que pueda existir libertad académica.

Ahora bien, autonomía no es equivalente a soberanía, como a veces pareciera suponerse cuando se la entiende de un modo absoluto, sin contrapartida alguna por parte de las instituciones autónomas. En este sentido, las regulaciones de la LES fueron realmente innovadoras, al apuntar a garantizar y aun ampliar la autonomía pero con diversas contrapartidas, necesarias para que no termine aislando a la universidad de la sociedad a la cual se debe y de la nación a la cual pertenece.

En la concepción de la ley, esta autonomía amplia aunque no absoluta debe ser también una autonomía responsable, que implica que la independencia que las universidades tienen garantizada debe ir acompañada por una correlativa responsabilidad pública por sus actos y por lo que de ellos resulta. Y para avanzar en el cumplimiento de esa responsabilidad ante la sociedad, la ley prevé, entre otros institutos, la evaluación institucional y un régimen de títulos con ciertas exigencias para el caso de algunos títulos profesionales, que han sido objeto de críticas porque pueden afectar la autonomía. Aunque esta posibilidad desde luego existe, me parece que el modo como esas innovaciones han sido concebidas y reguladas ofrece una razonable seguridad de que la autonomía no quede sustancialmente afectada. Y es, en todo caso, un arreglo institucional que trata de conciliar del mejor modo posible dos bienes indispensables: la autonomía de las universidades y el interés de la sociedad en que ello no termine sirviendo solo a la mera satisfacción de intereses, aunque sean legítimos, de la propia corporación universitaria.

Esta idea de una autonomía responsable, que implica admitir y promover la mirada externa y la rendición de cuentas ante la sociedad (la accountability), merece en mi opinión ser continuada y profundizada.

c. Una evaluación institucional que ayude a mejorar y rendir cuentas

La evaluación institucional es, precisamente, un instrumento concebido para ayudar a mejorar lo que se hace y a rendir cuentas de eso que se hace y de sus resultados, que opera como una contrapartida de la autonomía.

Su objetivo, como es sabido, es ante todo el mejoramiento de la calidad, pero también poner a disposición del público, de la sociedad, información confiable sobre los resultados de lo que se hace y sobre lo que son las universidades por adentro, sus fortalezas y sus puntos débiles. Bien concebida y aplicada, la evaluación es capaz de ayudar a que las universidades dejen de ser verdaderas “cajas negras”, como ocurre con frecuencia, con las implicaciones que ello tiene para las familias, para los propios estudiantes, para los empleadores y para otros tantos stakeholders.

Se ha criticado, en parte con razón, el carácter obligatorio que la evaluación tiene en la ley. Sin entrar en los argumentos que en su momento se adujeron para justificar esa obligatoriedad, la estrategia seguida por la CONEAU ha sido en este punto inteligente, y en los hechos se ha pasado de una evaluación “obligatoria” a una evaluación que en realidad es “acordada o concertada” con las universidades.

¿Qué garantías ofrece la LES para que no afecte la autonomía? Podría sintetizarlas así:

  • Debe comenzar con una “autoevaluación” de la propia universidad, que es el punto de partida necesario de la evaluación externa.
  • Es una evaluación que está a cargo de pares académicos, y no de instancias o supervisiones administrativas.
  • Con el propósito de asegurar la diversidad, debe hacerse en función de los objetivos definidos por la propia institución, aunque cabe aceptar que en algún momento los propios objetivos, en tanto ellos tengan que ver con lo que es exigible a cualquier universidad, debieran someterse a evaluación.
  • El órgano evaluador, en tanto organismo descentralizado que no depende jerárquicamente del Ministerio de Educación, goza de una razonable independencia de criterio.
  • En fin, la evaluación institucional tiene por objeto ofrecer “recomendaciones” y no medidas punitorias.

Se hacen muchas críticas a los procesos de evaluación que se llevan a cabo en función de lo establecido en la LES, pero en mi opinión muchas de esas críticas son en verdad a su forma de instrumentación, o son críticas a la aparente impotencia del modelo de evaluación adoptado para dominar las dificultades que en realidad existen, más allá de lo que diga la norma, para evaluar y mejorar la enseñanza, que es en todos los países y sistemas la función universitaria hasta ahora más esquiva a ser evaluada y mejorada. No son estas realmente críticas a la forma como la evaluación ha sido concebida y legislada.

Valdría por lo tanto la pena tener en cuenta esta innovación y sus resultados a la hora de concebir y trabajar en una nueva ley.

d. Un régimen de títulos que concilie autonomía y responsabilidad del Estado

Prácticamente desde 1885 la legislación universitaria argentina ha establecido que es atribución de las universidades el otorgamiento tanto de grados académicos como de títulos habilitantes para el ejercicio profesional. Como es sabido, en la legislación comparada existen dos modelos en esta cuestión: en las universidades que siguen la tradición napoleónica, los títulos certifican la formación académica y habilitan para el ejercicio profesional; en las universidades que siguen la tradición anglosajona, por lo general los títulos solo certifican el grado académico, quedando la habilitación a cargo de otras instancias, que varían según los países y sus tradiciones.

La Ley 24.521 introdujo cambios importantes en este régimen, vinculándolo con la figura de la acreditación de carreras. En realidad, si bien no se aparta totalmente de nuestra ya larga tradición en la materia, la ley opta por un “camino intermedio”, luego de que la alternativa de separar grado académico y habilitación profesional, propuesta en un primer anteproyecto de ley, no encontrara el consenso necesario en las universidades.

Es un camino intermedio porque prevé una regla general, para la totalidad de las carreras, y una regla específica, para algunas pocas carreras en particular. Para los dos casos se continúa con la tradición de no separar el grado académico de la habilitación para el ejercicio profesional, pero mientras que para la generalidad de las carreras las universidades tienen amplia autonomía para definir tanto el perfil de los títulos (los conocimientos y capacidades que certifican) como su alcance (las actividades para las que tienen competencia los poseedores del título), para aquellas carreras que forman profesionales que en su ejercicio pueden poner en riesgo de modo directo ciertos bienes y valores que requieren ser especialmente protegidos por el Estado porque hacen al interés público (como la salud de la población, la seguridad, etc.) se exige que sean “acreditadas”.

La acreditación es un sistema de certificación de calidad que se basa en una evaluación en función de estándares, que operan como patrones contra los cuales se compara la realidad que se observa al momento de evaluar esas carreras.

Como ha ocurrido más de una vez, en ese proceso suelen surgir problemas y cuestionamientos:

  1. porque no se logra superar los estándares, lo cual puede desde luego ocurrir, aunque debe saberse que los estándares no los fija la ley ni la CONEAU sino que son de hecho fijados por las propias universidades;
  2. porque las carreras sujetas a acreditación son demasiadas, lo cual es verdad, aunque conviene tener presente que son otra vez las universidades, reunidas en el Consejo de Universidades, las que establecen cuáles son las carreras que deben acreditarse;
  3. porque la validez del título depende de la acreditación, lo cual es cierto, aunque vale la pena saber que, aunque en verdad es lógico que así ocurra, esto no lo dice la ley sino un decreto reglamentario;
  4. porque suspender la inscripción de alumnos a primer año cuando no se cumplen los estándares es una sanción excesiva, que sin duda puede hacerse, aunque sería posible una aplicación más flexible que ponga el acento en el mejoramiento de la carrera y no tanto en la sanción;
  5. porque se terminan cristalizando los planes de estudio, en tiempos de fuertes cambios e innovaciones sociales y disciplinarios. Aunque este es un cuestionamiento que no se escucha con la frecuencia que sería deseable y necesaria, sin duda es válido y debe atenderse para atenuar en la mayor medida posible sus consecuencias.

En mi opinión, hay aquí aspectos que se deben considerar y mejorar. La acreditación es un tema complejo que genera más de un punto de tensión con la autonomía. Pero la solución no consiste en terminar con ella. Porque sin acreditación quedarían sin cautelar bienes y valores, como la salud, los derechos o la seguridad de la población, que hacen al interés público y que corresponde al rol de un Estado activo y responsable saber cuidar. Y conviene también saber que sin acreditación no hay hoy mayores posibilidades de movilidad internacional de estudiantes y de profesores, ni de inserción académica en el mundo, con las implicaciones que ello tiene en un mundo cada vez más globalizado.

Esta es, por lo tanto, otra de las innovaciones de la LES que no debería dejarse de lado, sino tratar de mejorarla teniendo en cuenta la experiencia de su aplicación. Hay aquí valores que se deben conciliar del mejor modo posible (la autonomía de las universidades y el interés público que corresponde al Estado custodiar), problemas técnicos complejos que no se pueden soslayar, y dificultades en su aplicación que se deben tratar de superar. En la hipótesis de que se trate legislativamente una nueva ley de ES, este es un punto que merece la máxima atención: por un lado, hay algunos puntos del artículo 43 de la ley vigente, que regula la cuestión, que necesitan ser mejorados; y por otro lado, en relación con las carreras de posgrado, ha llegado probablemente la hora de dejar de lado su carácter obligatorio, ya que las razones que se aducían para justificarlo puede suponerse que han quedado ya superadas. Todo esto, y más, debiera ser parte del trabajo a llevar a cabo en vistas a evaluar la conveniencia y oportunidad de una nueva ley, pero en el mundo en que vivimos, no parece posible prescindir de la acreditación, y la forma como ella ha sido concebida en la LES de los 90 merece ser considerada con responsabilidad, más allá de los escozores ideológicos que ello suele generar.

e. Un sistema de ES diversificado que ofrezca oportunidades y posibilidades para todos

Un sistema de ES más integrado y con mejores articulaciones, como el que seguramente todos queremos, supone la existencia de una plataforma institucional diversificada, con distintos tipos de instituciones que respondan a diferentes expectativas individuales, a diferentes necesidades nacionales y regionales, y a diferentes demandas de la sociedad. Y supone admitir, por cierto, que la diversidad es un valor positivo que no solo hay que tolerar sino que vale la pena promover y fortalecer porque enriquece el sistema y abre más oportunidades para todos.

Una plataforma institucional diversificada supone admitir que el sistema de ES está integrado, entre otras, por:

  • universidades de gestión estatal y universidades de gestión privada, cada una con su propia identidad, lo que también enriquece la diversidad;
  • instituciones universitarias e instituciones de ES no universitarias, algunas de cuyas funciones específicas difieren y vale por ello mismo mantener y fortalecer;
  • institutos tecnológicos de formación profesional, que debieran ser parte de una política nacional de ES atenta a los requerimientos de un país económicamente más competitivo y de una sociedad más integrada y equitativa;
  • modalidades de enseñanza presencial y modalidades de enseñanza virtual, que valiéndose de los avances que la pedagogía y la tecnología hoy ofrecen, ayuden a multiplicar las oportunidades para que todos tengan la posibilidad de tener la educación a la que tienen derecho y el país puede ofrecerles.

Lo que verdaderamente debe importar, como condición para una diversidad sustentable y fecunda, y de lo cual una Ley de Educación Superior debe ocuparse, es que haya una regulación pública equilibrada y exigente, que establezca reglas de juego razonablemente equitativas y estables a las cuales todos deben atenerse.

En suma, el objetivo de una nueva ley para la universidad de hoy y de mañana debiera ser, en mi opinión, el de avanzar en la conformación de un sistema de ES suficientemente amplio, inclusivo y de calidad, con creciente capacidad no solo de autoevaluación sino también de autorregulación: una autorregulación exigente y responsable, que se atenga a las reglas de juego básicas que regulan el sistema, y que no excluya la mirada externa, la transparencia y la rendición de cuentas ante la sociedad que la ha creado, que la sostiene, y a la cual la universidad se debe. En esa tarea hay ya un camino recorrido, hay varios avances y arreglos institucionales innovadores, definidos normativamente en la LES actual y experimentados en sus casi dos décadas de vigencia, que se deberían analizar críticamente en vistas a su mejor aprovechamiento en la hipótesis de un cambio de legislación, y no echar todo ligeramente por la borda.

Referencias bibliográficas

Brunner, J.J. (2013), “New Dynamics of Latin American Higher Education”, International Higher Education, n. 71 (Spring), pp. 20-22.

Cantini, J.L. (1997), La autonomía y la autarquía de las universidades nacionales, Buenos Aires, Academia Nacional de Educación.

Chiroleu, A. (2010), Respuestas a la entrevista “Acerca de una nueva Ley de Educación Superior”, Revista Pensamiento Universitario, año 13, n. 13, pp. 43-46.

Dill, D.D. &, BEERKENS, M. (2013), “Designing the Framework Conditions for Assuring Academic Standards: Lessons Learned about Professional, Market, and Government Regulation of Academic Quality”, Higher Education, vol. 65, n. 3, pp. 341-357. Disponible en: https://goo.gl/QkUALc.

Levy, D. (2011), “Public Policy for Private Higher Education: A Global Analysis”, Journal of Comparative Policy Analysis: Research and Practice, vol. 13, n. 4, pp. 383-396.

Lynch, K. (2006), “Neo-liberalism and Marketisation: The Implications for Higher Education”, European Educational Research Journal, vol. 5, n. 1, pp. 1-17. Disponible en: https://goo.gl/CER6dr.

Mignone, E.J. (1998), Política y Universidad. El Estado legislador, Buenos Aires, s/ed.

Mundet, E. (1999), “Los grandes ejes de la Ley de Educación Superior y la experiencia de su aplicación”, en E. Sánchez Martínez (ed.), La educación superior en Argentina: transformaciones, debates, desafíos, Buenos Aires, SPU/Min. Educación, pp. 49-67.

Puiggrós, A.V. (coord.) (2011), Hacia una nueva Ley de Educación Superior. Consulta realizada por la Comisión de Educación de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Documentos y Proyectos (2008-2011), Buenos Aires, Editorial UNLaM.

Salmi, J. (2008), “The Growing Accountability Agenda: Progress or Mixed Blessing?”, IMHE Programme on Institutional Management in Higher Education, OECD. Disponible en: https://goo.gl/fNvf4U.

Sánchez Martínez, E. (2004), “La legislación sobre educación superior en Argentina. Entre rupturas, continuidades y transformaciones”, en O. Barsky, V. Sigal y M. Dávila (coords.), Los desafíos de la universidad argentina, Buenos Aires, Siglo XXI Editores, pp. 243-285. También disponible en: https://goo.gl/oUd3jY.

Santiago, P.; Tremblay, K.; Basri, E. & Arnal, E. (2008), Tertiary Education for the Knowledge Society. Special Features: Governance, Funding, Quality. París, OECD.

Scotto, C. (2013), Intervención en el debate preparatorio del III Encuentro Internacional de Rectores Universia Río 2014. Disponible en: https://goo.gl/R3PG49.


  1. Conferencia dictada en el debate organizado por los rectorados de la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Nacional de Río Cuarto, en octubre de 2013.


Deja un comentario