Otras publicaciones:

9789871867479-frontcover

12-4227t

Otras publicaciones:

12-4283t

9789877230031_frontcover

Presentación

Marcela Andruchow[1] y María de los Ángeles de Rueda[2]

En este libro presentamos los resultados de dos proyectos de investigación: La colección de obras de arte de la Facultad de Bellas Artes-UNLP. Estudio histórico y artístico de los bienes: relevamiento de sus condiciones de conservación, registro y sistemas de guarda[3]; y La colección de obras de arte de la Facultad de Bellas Artes-UNLP. Catalogación e investigación histórico-artística, técnica y material de las obras. Desarrollo de un sistema de acceso digital a la documentación y diseño de mobiliario y seguridad.[4]

Ambos proyectos se enmarcaron en el Programa de Incentivos a Docentes Investigadores de las Universidades Nacionales instrumentado por la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación. Fueron desarrollados entre 2015 y 2018 en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Los dos proyectos tuvieron el objetivo primordial de poner en valor la colección de arte de la facultad para generar conocimientos historiográficos y propuestas de conservación de las obras.

El Área Museo, Exposiciones y Conservación de la Facultad de Artes es depositaria de una colección de bienes artísticos formada por cerca de 120 piezas entre esculturas, pinturas y dibujos. Las esculturas son calcos provenientes de Europa que forman conjuntos representativos del arte griego, románico, gótico y renacentista. Estas piezas ingresaron a las instituciones que las cobijaron en dos momentos previos a estar en la facultad: el grupo de la Antigüedad Clásica proveniente de talleres de calcos de Francia e Italia ingresó entre 1887 y principios del siglo XX; y el grupo de yesos y copias de monumentos medievales franceses ingresó después de 1923.

La colección de calcos se vincula con los comienzos del coleccionismo en la Argentina, específicamente con las figuras del perito Francisco Moreno −director del Museo General de La Plata− y el doctor Dardo Rocha, quienes fueron responsables de estimular las donaciones de bienes patrimoniales al Museo de La Plata.

Por indicación del director Moreno, para la contemplación del público y los artistas, las piezas fueron inicialmente ubicadas en la Sala de Bellas Artes del Museo. Más tarde fueron utilizadas para la Escuela de Dibujo de dicho Museo como material didáctico y, tras su apertura, pasaron a depender de la Escuela Superior de Bellas Artes (la actual Facultad de Artes de la UNLP). Hoy, los calcos se encuentran en la sede central de dicho establecimiento. La colección se completa con un grupo de pinturas que se encuentran en guarda en la sede central de la Facultad de Artes y que fueron realizadas por Juan Batlle Planas. Sigue completándose con otro conjunto de esculturas, pinturas, dibujos, grabados y mosaicos distribuido en las distintas oficinas de la sede central de la facultad y que fueron realizados por docentes y graduados de esa casa de estudios (Antonio Alice, Atilio Boveri, Raúl Bongiorno, Carlos Carreño y Ernesto Riccio, entre otros artistas).

El primer proyecto se orientó a producir información básica respecto de la colección de obras de arte y al desarrollo de sistemas de guarda temporales. En esa dirección, se avanzó significativamente en el conocimiento histórico de la colección, el registro y el fichaje, el relevamiento integral del estado de conservación y el diseño de sistemas temporales para la guarda. Se iniciaron estudios para completar la catalogación de la obra plana de la colección, para lo cual nos abocamos a producir la información de la documentación de los bienes patrimoniales. Justamente, el objetivo de la documentación es recuperar información, puesto que al hacerlo (con técnicas como coleccionar, ordenar, clasificar, seleccionar y difundir) se hace visible dicha información. Como conjunto, la documentación incluye los propios fondos o patrimonio del museo y todo lo que se genera en torno a ellos. Es un proceso que afecta al tratamiento de las etapas de la vida de los fondos en los museos. En tanto conjunto y proceso, la documentación, se estructura como un sistema. (Bravo Juega, 1997).

En el segundo proyecto se profundizó la investigación de esos bienes en el entorno de su especialidad y se produjo conocimiento para confeccionar catálogos. En ese sentido, el proyecto amplió la investigación histórica artística y desarrolló el diseño y la fabricación de un sistema de protección visual y físico de los calcos exhibidos en espacios de circulación de gente en el edificio de la facultad.

La propuesta general se basó en las posibilidades que la historia del arte y la museología han desarrollado para estudiar sistemáticamente las colecciones de arte. Pero los dos proyectos hicieron un abordaje interdisciplinario, integrando los desarrollos teórico-metodológicos de la gestión de colecciones, la conservación y el diseño industrial. La historia del arte desempeña un rol fundamental en la puesta en valor de los bienes patrimoniales y en la transferencia de conocimientos para beneficio social. De hecho, desarrolla la necesaria relación entre los resultados de las investigaciones y las formas y posibilidades de conservación de los bienes; y lo hace construyendo conocimiento destinado al reconocimiento de un patrimonio compartido. De modo que, es relevante que la historia del arte investigue los materiales, las técnicas, los oficios y los trabajos condensados en las obras, y que los relacione con los respectivos contextos de producción y sentido social. La indagación y la caracterización formal, compositiva y estilística de las obras complementan los estudios históricos y permiten completar la información correspondiente.

En tanto documento histórico, la obra de arte es un bien elocuente del que pueden extraerse numerosas y complementarias informaciones sobre la época de su concepción, la idea de arte, las relaciones sociales que la hicieron emerger, el rol y la posición del artista (o el colectivo) que la produjo, la organización del trabajo en taller, los materiales, la tecnología, los significados y sentidos simbólicos que la atraviesan y las funciones pedagógicas, entre tantas informaciones que una obra artística puede connotar. Pero estudiarla desde el enfoque de la historia del arte permite avanzar en el conocimiento de los acontecimientos que la acompañaron desde su producción hasta su presente como bien patrimonial con valor artístico. En efecto, en tanto documento histórico, la obra de arte pone en evidencia los cambios simbólicos, las creencias, las normativas y los usos que constituyen su biografía, de allí el compromiso social con su conservación material.

Dentro del conjunto de bienes culturales, las obras de arte adquieren particular relevancia debido a su naturaleza doble: ser documento histórico (igual que cualquier otro patrimonio cultural) y poseer valor estético (por su condición de objeto artístico), (González Varas, 2006).

Este libro de autoría colectiva se organiza siguiendo el orden de los temas de investigación que trató cada equipo, o cada investigador. Globalmente, fueron diferenciados tres equipos: historiadores del arte, conservadores-restauradores y diseñadores industriales.

Primero, el libro presenta el alcance de los proyectos; seguidamente, el Capítulo 1 expone el proceso de catalogación de la obra plana de la colección de la facultad. Allí se explica el medio descriptivo utilizado y los campos de registro. El Capítulo 2 detalla el proceso de estudio y registro del estado de conservación de la obra plana, analiza y explica la ficha empleada para el relevamiento. El Capítulo 3 presenta los resultados de la investigación de la colección de calcos de yeso, la procedencia, el destino y la historia institucional, como también los usos educativos de la colección. En el capítulo 4 se desarrolla el proceso de indagación y diseño de las fichas de relevamiento confeccionadas ad hoc para utilizar en el estudio y registro del estado de conservación de las piezas escultóricas, los calcos y otros bienes de este tipo que integran la colección. Este cuarto capítulo deriva en el quinto, que expone el proceso de uso de la ficha en el relevamiento de los calcos, pondera la ficha y el estado de conservación de los calcos. Finalmente, el Capítulo 6 desarrolla la propuesta y los resultados de la indagación en el diseño de estrategias físicas de protección y señalética de los calcos de yeso.

Referencias

Bravo Juega, M. I. (1997). “Documentación o investigación”. Revista de la Asociación Profesional de Museólogos de España, 2, 91-94, Madrid, España. Recuperado de https://bit.ly/32B7R1a

González Varas, I. (2005). Conservación de bienes culturales. Teoría, historia, principios y normas. Madrid, España: Cátedra.


  1. Instituto de Historia del Arte Argentino y Americano, Facultad de Artes, Universidad Nacional de La Plata. marcela_­andruchow@yahoo.com.ar.
  2. Instituto de Historia del Arte Argentino y Americano, Facultad de Artes, Universidad Nacional de La Plata. mariaderueda@gmail.com.
  3. (2015-2016) Ref. B312.
  4. (2017-2018) Ref. 11/B326.


Deja un comentario