Otras publicaciones:

9789871867882-frontcover

9789877230284-frontcover

Otras publicaciones:

9789877230048-frontcover

9789871867103_frontcover

3 Las relaciones del trabajo institucionalizadas en la actividad del vestido

3.1 La representaci贸n de las partes: los actores

Las relaciones del trabajo institucionalizadas en Argentina se caracterizan por el tripartismo. Las organizaciones sindicales y asociaciones empresarias ejercen el rol de representaci贸n de los intereses del colectivo de trabajadores/as y empresarios/as respectivamente. El Estado, por su parte, cumple el rol de 谩rbitro en la negociaci贸n colectiva, de regulador y fiscalizador de las normas. La negociaci贸n colectiva entre sindicatos, c谩maras y federaciones determina c贸mo se van a desarrollar las relaciones laborales en el sector.

3.1.1 Los sindicatos

A continuaci贸n, se realiza una breve descripci贸n de los representantes de cada una de las partes presentes en la negociaci贸n colectiva de la actividad del vestido.

Por la parte sindical, los/las trabajadores/as se encuentran representados/as por las siguientes organizaciones:

  1. Federaci贸n obrera de la industria del vestido (FONIVA). Se trata de una organizaci贸n de segundo grado que agrupa organizaciones de primer grado (sindicatos). FONIVA es la responsable de la representaci贸n de los/las trabajadores/as de la industria del vestido de la Rep煤blica Argentina en la negociaci贸n colectiva y est谩 facultada a trav茅s de la personer铆a gremial n煤mero 47 del a帽o 1947 para negociar y firmar acuerdos y convenios colectivos de trabajo. Adem谩s del convenio colectivo para los obreros del vestido celebr贸 otros tres convenios: trabajo a domicilio, peleteros y cierres. Se encuentra adherida a la Confederaci贸n General del Trabajo (CGT) a nivel nacional y a la Federaci贸n Internacional de Trabajadores del Textil, Vestido, Cuero y Calzado (F.I.T.T.V.C) y a la Industriall Global Union en el 谩mbito internacional. A ella se encuentran adheridos 19 sindicatos de primer grado.
  2. Uni贸n de Cortadores de la Indumentaria (UCI). El sindicato de cortadores se conform贸 en 1907 y comprende a todos/as los trabajadores/as de las distintas especialidades de corte, molder铆a y dise帽o, de confecciones y medidas de la industria de la indumentaria y afines. En los talleres y f谩bricas de corte y dise帽o, de confecciones, medidas y afines, en todas las etapas que elaboran prendas de indumentaria en general, cortinas, mu帽ecos, adornos, blanco, toldos, laner铆a, carpas, paraguas, sombrillas, parasoles, guantes y gorras, corbatas, mochilas, ropa de seguridad, costuras en general, en cualquier tipo de material o cualquier accesorio af铆n a la moda, cortado y/o confeccionado a m谩quina, a mano o por cualquier otro procedimiento, y a las tareas de soldaduras, terminado de prendas por distintos procedimientos, vulcanizaci贸n, pegado, encolado sobre telas en general, fibras sint茅ticas, pl谩sticas, papel, cuero o cualquier elemento que se utiliza en la industria de la confecci贸n o actividades anexas (Convenio colectivo de trabajo 433/05).
  3. Sindicato de los Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA). Se conform贸 en el a帽o 1945 y no negoci贸 colectivamente hasta 1990, con el primer convenio colectivo de trabajo 123/90. Nuclea trabajadores administrativos, encargados capataces, supervisores, t茅cnicos, choferes, vendedores, personal auxiliar, etc. de las empresas textiles, de indumentaria y confecci贸n de todo el pa铆s, tanto en sus establecimientos fabriles, como sus oficinas, sucursales, salones de ventas, etc. aunque los mismos no est茅n ubicados en el domicilio industrial (OSETYA, s.f).
  4. Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA). Representa a los obreros de la industria del vestido en todas las ramas, aunque deposita en la Federaci贸n el poder de representaci贸n. Los objetivos principales de S.O.I.V.A. son: realizar la regulaci贸n y seguimiento del cumplimiento de los convenios colectivos de trabajo y de la Ley de trabajo para todos los empleados de la confecci贸n, afiliados al sindicato dentro de Capital Federal y Gran Buenos Aires, brindar asistencia social y gremial a los afiliados agremiados y a los empleados fabriles; proveer servicios de turismo, capacitaci贸n profesional, y capacitaci贸n a delegados, as铆 como la obra social de la industria del vestido (O.S.P.I.V) (SOIVA, s.f).
  5. Sindicato de Trabajadores Talleristas a Domicilio (S.T.T.A.D). Representa a los/as due帽os/as de los talleres. Su presencia en las relaciones laborales del sector es pr谩cticamente nula, debido a que como dijimos antes, la mayor铆a de los talleres no est谩 inscripto para funcionar o se trata de un taller clandestino.
  6. Uni贸n de Trabajadores Costureros (UTC). Es la organizaci贸n sindical de la agrupaci贸n de la Alameda cuyo principal objetivo es la lucha contra en trabajo esclavo y el trabajo en negro. Exclama la recuperaci贸n del SOIVA para los trabajadores de la actividad ya que lo acusa de negociar con la patronal a espaldas de los/las trabajadores/as. En la actualidad ejerce representaci贸n a trav茅s de comisiones internas en diversas f谩bricas
  7. La 煤nica de las organizaciones (adem谩s del UTC quien declara que su raz贸n de ser es la lucha contra el 鈥渢rabajo esclavo鈥) que tiene presente la lucha contra la informalidad de manera expl铆cita es la federaci贸n, FONIVA. En su congreso n掳 56 declar贸 la lucha contra el trabajo informal y el trabajo esclavo. Los otros gremios presentes han declarado representar a los/las trabajadores/as y defender sus derechos en general, no hacen foco en la problem谩tica caracter铆stica de la actividad que es el alto porcentaje de trabajadores no registrados y el trabajo en condiciones de clandestinidad. Confederaci贸n de trabajadores de la econom铆a popular (CTEP). Es una organizaci贸n que se conform贸 en la defensa del trabajo de los m谩s vulnerables, de forma independiente a los partidos pol铆ticos y como una alternativa a la econom铆a capitalista
  8. Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE). Es una organizaci贸n social creada para la defensa de la dignidad de quienes la conforman. Han fundado cooperativas y unidades econ贸micas populares. Se organizan en 11 ramas compuestas por: cartoneros, textil, construcci贸n, liberados, educaci贸n, juventud, mujeres, salud, socio comunitaria, v铆a p煤blica y rural. Dentro de la rama textil, se han conformado polos productivos y se han inscripto m谩s de 300 costureros al monotributo social.

3.1.2 Un poco de historia sindical

El sindicalismo en Argentina se inici贸 tempranamente, dada la fuerte inmigraci贸n de trabajadores europeos, principalmente provenientes de Italia y Espa帽a. Su tradici贸n anarquista se hizo notar inmediatamente. Como sostiene Matsuchita (1983) el anarquismo que se difundi贸 en argentina a fines del siglo XIX ten铆a algunas caracter铆sticas fundamentales:

  1. La acci贸n colectiva por sobre la individual.
  2. Se desarroll贸 con prevalencia la acci贸n directa a trav茅s de la huelga general.
  3. Oposici贸n a los partidos pol铆ticos.
  4. Internacionalismo
  5. Otorgar un contenido ideol贸gico al movimiento obrero.

Uno de los primeros sindicatos que se conform贸 en Argentina fue la Uni贸n Tipogr谩fica Argentina en el a帽o 1877. Al siguiente a帽o llev贸 a cabo la primera huelga importante del pa铆s. Posteriormente, se crearon la Federaci贸n Obrera de Panaderos, la Sociedad de Obreros Molineros, la Uni贸n de Oficiales Yeseros, la Sociedad Obreros Tapiceros, Sociedad de Mayorales y Cocheros de Tranv铆as. Si bien se trataba de gremios de ayuda mutua, no tardaron en aparecer los gremios de lucha como la Sociedad de Resistencia de Obreros Marmoleros y la Sociedad de obreros panaderos. En ese momento comenz贸 a crecer la cantidad de huelgas. Finalmente, en 1891 se cre贸 la primera central sindical Argentina: la Federaci贸n de Trabajadores de la Rep煤blica Argentina (FTRA). En 1901 se conform贸 la Federaci贸n Obrera Argentina (FOA) que luego pas贸 a llamarse FORA en 1904. Los conflictos entre anarquistas y sindicalistas llevaron a su divisi贸n en 1915. Los anarquistas se organizaron en la llamada FORA del V congreso y la tendencia sindicalista conform贸 la FORA del IX congreso que tambi茅n congreg贸 a los socialistas. En 1921 se fund贸 la Federaci贸n Obrera de la Industria Textil y Anexos (FOIT).

En 1926, frente al vac铆o de los anarquistas, que vieron cada vez m谩s limitado su accionar, los socialistas se unieron en la creaci贸n de la Confederaci贸n Obrera Argentina. Dentro de ella se aglutinaron los gremios de la Confraternidad Ferroviaria, la Uni贸n de Obreros Cortadores y Sastres y Costuras y Anexos, la Uni贸n de Curtidores y la Uni贸n de Obreros Municipales.

En 1943, se fund贸 la primera Federaci贸n Obrera del Vestido (FOV), conformada por pompiers[1] y trabajadores a domicilio, con una gran participaci贸n de trabajadores orientados por militantes comunistas y en menor medida, de socialistas. Esto no estuvo ajeno a disputas entre las diversas corrientes pol铆ticas, lo que condujo a una ruptura interna y la posterior creaci贸n del Sindicato de Obreros Sastres (SOS). Con el gobierno peronista y el avance de la industria, se incorporaron nuevas categor铆as de trabajadores y el SOS cambi贸 su nombre a SOSCA, Sindicato de Obreros Sastre, Costureras y Afines.

El crecimiento del sindicalismo en esa 茅poca gener贸 las condiciones propicias para que en 1949 se conformara el SOIVA: Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines, nombre que lleva hasta la actualidad. Jos茅 Alonso, de origen socialista, fue una de las figuras m谩s emblem谩ticas del sindicato del vestido. Por su activa tarea dentro del movimiento obrero, logr贸 ocupar distintos lugares en la C.G.T., incluso antes de ser elegido secretario general de la misma para el periodo 1963鈥1965. Fue tambi茅n uno de los participantes fundamentales en la creaci贸n de las 鈥62 Organizaciones Gremiales Peronistas鈥. Luego de su asesinato en 1970, asumi贸 la Secretar铆a General Enrique Mic贸 hasta la interrupci贸n de la democracia en 1976. El sindicato estuvo intervenido durante todo el per铆odo de la dictadura militar. Con la vuelta a la democracia en 1983, Enrique Mic贸 volvi贸 a asumir como secretario general hasta el a帽o 1996. En ese a帽o asumi贸 el actual secretario general, Romildo Ran煤. En 2012 conform贸 parte de la creaci贸n de Confederaci贸n de Sindicatos Industriales de la Rep煤blica Argentina, (CSIRA) junto con el Sindicato de Mec谩nico y Afines del Transporte Automotor (SMATA), la Uni贸n Obrera Metal煤rgica de la Rep煤blica Argentina (UOMRA), la Asociaci贸n Obrera Textil, y la Uni贸n Obrera de la Construcci贸n.

Durante la d茅cada de los 麓90, ante un contexto adverso para el sindicalismo en Argentina, cobraron protagonismo los movimientos sociales, como los/as piqueteros/as, que llevaron adelante la protesta social (Schuster y Scribano, 2001).

Los sindicatos adoptaron una estrategia defensiva para preservar el modelo sindical, lo que implic贸 algunas cesiones de su parte. Estas concesiones se vieron materializadas en la firma del 鈥淎cuerdo Marco por la Productividad y el Empleo鈥 en 1994 que permiti贸 la incorporaci贸n de cl谩usulas flexibilizadoras en los convenios colectivos de trabajo, como por ejemplo la remuneraci贸n por productividad, los bancos de horas, la polivalencia funcional, entre otros.

Como sostiene Murillo:

La respuesta sindical a las reformas de los a帽os 鈥90 fue aferrarse a la l贸gica corporativa y defender el monopolio de representaci贸n sindical, as铆 como las obras sociales sindicales, mientras intentaba aprovechar las oportunidades generadas por las reformas de mercado para generar financiamiento alternativo y, en algunos casos, mantener empleo. Frente a esta respuesta conservadora de 鈥渟upervivencia organizativa鈥, la novedad del sindicalismo no corporativo que parec铆a anunciar la CTA, con alianzas que iban m谩s all谩 del sector formal de la econom铆a y la posibilidad de competencia sindical, no levant贸 vuelo. (2013, p. 342).

El SOIVA es un sindicato que podr铆amos caracterizar como corporativista. En las propias palabras del secretario gremial:

no pelearse con nadie, tratar de mantener el di谩logo, no atacar a nadie, es un sindicato pr谩cticamente de mucho di谩logo (secretario gremial SOIVA, 2007).

Por su parte, sindicato de Obreros Textiles pr谩cticamente no negoci贸 durante los 麓90. Solo firm贸 un convenio colectivo de trabajo en el a帽o 鈥91 y su contenido principalmente estuvo vinculado con categor铆as profesionales. M谩s adelante ahondaremos en esta cuesti贸n.

3.1.3 Los empresarios

Por el actor empresario, la encargada de llevar adelante la mayor铆a de las negociaciones colectivas es la Federaci贸n Argentina de la industria de la indumentaria y afines (FAIIA). Las c谩maras empresarias asociadas a ella son:

  1. CIAI: C谩mara industrial Argentina de la indumentaria: representa a todos los empresarios de la confecci贸n y la moda, desde pymes a marcas l铆deres.
  2. CAIAD: C谩mara Argentina de la indumentaria y art铆culos deportivos
  3. CAIBYN: C谩mara Argentina de la indumentaria de beb茅s y ni帽os
  4. Asociaci贸n de confeccionistas de Pergamino
  5. ACIAMDP: Asociaci贸n de confeccionistas de indumentaria y afines de Mar del Plata.
  6. Asociaci贸n de confeccionistas de Arrecifes

Existen otras organizaciones de empresarios que no intervienen directamente en la firma de acuerdos y convenios, pero que tienen una presencia activa y una gran influencia en las decisiones del sector. Estas son la fundaci贸n Pro-Tejer y la C谩mara de Empresarios Coreanos de Argentina (CAEMCA).

3.1.4 El Estado

En primer lugar, se parte de la idea del Estado como 鈥渂urocr谩tico autoritario鈥, cuya principal relaci贸n de dominaci贸n es la relaci贸n de producci贸n entre el capitalista y el trabajador asalariado. Es decir, fundamentalmente se trata de una relaci贸n de explotaci贸n. En su g茅nesis, quien vende su fuerza de trabajo es libre, no solo por no poseer los medios de producci贸n, sino porque no se ejerce una coacci贸n sobre el sujeto para que lo haga, como si es el caso del esclavo, por ejemplo. El estado es el responsable, a trav茅s de sus instituciones, de respaldar la relaci贸n social de producci贸n. Por consiguiente, es garante tanto de la reproducci贸n del capitalista como del trabajador. Por eso, muchas veces sucede que en ciertas instancias el Estado proteja al trabajador frente al capitalista, pero no como un ente neutral sino garantizando la subordinaci贸n de clase. (O麓Donnel, 1978).

Durante el per铆odo 2003-2015 se ha instalado un 鈥渘uevo r茅gimen de empleo鈥 en Argentina (Palomino, 2007) que se explica a trav茅s de la hip贸tesis de ciertas complementariedades institucionales: el nuevo rol del estado, las nuevas pol铆ticas p煤blicas y el cambio en la estrategia de los actores. La idea de 鈥渞茅gimen鈥 se funda en la construcci贸n del concepto de complementariedades institucionales. Dentro de este marco, estas implican el nuevo rol del estado, la implementaci贸n de pol铆ticas p煤blicas con relaci贸n al salario y la negociaci贸n colectiva y las nuevas estrategias tomadas por los actores sindicales y empresarios. Los sindicatos transformaron su estrategia defensiva de la d茅cada de los 麓90 hacia una de car谩cter m谩s ofensivo. Al mismo tiempo, se transformaron los reclamos que antes velaban por conservar la fuente de trabajo por reclamos de 铆ndole salarial y contra la precarizaci贸n laboral o la participaci贸n en las ganancias de las empresas. Por su parte, los empresarios adoptaron una funci贸n adaptativa al nuevo contexto. Sin embargo, la tasa de desempleo oscil贸 alrededor de un 7%, lo cual conserv贸 un nivel elevado para considerarse el pleno empleo. El trabajo no registrado descendi贸 m谩s de 17 puntos porcentuales, pero se estanc贸 alrededor del 33% (Trajtemberg, 2016).

El nuevo rol del Estado se vio plasmado en sus tres poderes. En cuanto al poder ejecutivo, el Estado actu贸, en un primer momento luego de la crisis del 2001-2002, como impulsor de la negociaci贸n colectiva a trav茅s del otorgamiento de sumas fijas por decreto, as铆 como tambi茅n ha impulsado la reactivaci贸n del Consejo del Salario. Asimismo, se ha puesto en un lugar central en la coordinaci贸n de las pautas de la negociaci贸n colectiva. Adicionalmente, el Estado recompuso su funci贸n de fiscalizaci贸n, plasmado en el Plan Nacional de Regularizaci贸n del Trabajo (PNRT) con la incorporaci贸n de inspectores al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social cuya principal finalidad es la detecci贸n, control y penalizaci贸n de la falta de registro de los trabajadores. Particularmente vinculado al caso de la falta de registraci贸n en la actividad textil y de confecciones, el ex Ministro de Trabajo, Carlos Tomada para el per铆odo 2003-2015 ha expresado en varias ocasiones su preocupaci贸n por el trabajo decente y la reducci贸n de la informalidad laboral:

La lucha contra la informalidad laboral es una tarea compleja que requiere de voluntad pol铆tica y del fortalecimiento de las capacidades del Estado. La muerte reciente de dos ni帽os en un taller textil en Flores es una tragedia que nos enluta a todos. La Ciudad en ning煤n momento demostr贸 inter茅s en promover el trabajo digno. No se pensaron nuevas estrategias o incentivos ni se busc贸 innovar en las sanciones. Por el contrario, el gobierno de la Ciudad debilit贸 su poder de polic铆a del trabajo al remover su cuerpo de inspectores del 谩rea espec铆ficamente laboral. No se trata de se帽alar culpables, sino de pensar que la orientaci贸n de las pol铆ticas siempre crea contextos (Tomada, 2015)[2].

En cuanto al poder legislativo, se han sancionado una cantidad de leyes favorables para los trabajadores como la Ley de Reordenamiento Laboral 25877, que derog贸 la antigua Ley 25250. Se modific贸 la Ley de Jornada del Trabajo para la extensi贸n de horas extras (ley 26597). Adicionalmente, se promulg贸 la Ley de Vales Alimentarios (ley 26341, decreto 138/07). En los 煤ltimos a帽os del gobierno de Cristina Fern谩ndez de Kirchner, se han sancionado dos leyes fundamentales con relaci贸n al trabajo no registrado. La ley 26844 del a帽o 2013, de creaci贸n del R茅gimen de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares que reemplaza a la normativa del decreto-ley 326/1956. La segunda es la ley 26940 denominada Ley de Promoci贸n del Trabajo Registrado y Prevenci贸n del Fraude Laboral. Para cumplir con su objetivo, la ley crea en su Art铆culo 1掳 el Registro P煤blico de Empleadores con Sanciones Laborales (REPSAL), como un organismo dentro del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Este organismo fue facultado a realizar un listado de empleadores que hayan sido detectados con trabajadores no registrados. La raz贸n social de esas empresas permanecer谩 en el listado hasta que se regularice la situaci贸n.

En relaci贸n con los micro empleadores, se cre贸 a partir de esa misma ley un nuevo r茅gimen permanente de la Seguridad Social para empresas de menos de cinco trabajadores. Este r茅gimen implic贸 una reducci贸n del 50% a las contribuciones patronales. Tambi茅n impone un tope a la cuota de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo. Al mismo tiempo se otorga un subsidio a la contrataci贸n de nuevos trabajadores por parte de las Pymes por dos a帽os. En ese mismo a帽o, se sancion贸 la Ley 26941 de modificaci贸n del Anexo II (R茅gimen General de Sanciones por Infracciones Laborales) del Pacto Federal del Trabajo, ratificado por la ley 25212.

Por 煤ltimo, en el poder judicial, se produjo un cambio en la interpretaci贸n de las leyes y la jurisprudencia. El trabajador volvi贸 a ser entendido como el sujeto de preferente tutela.

Tambi茅n se busc贸 limitar la subcontrataci贸n precarizante. El fallo Ben铆tez c/ Plataforma Cero (CSJN, 22/12/2009) fue un quiebre en este sentido ya que comenz贸 a reconsiderar la responsabilidad solidaria del art. 30 de la LCT. El fallo V谩squez c/Telef贸nica (30/6/2010) determin贸 que cuando se acredita que un/a trabajador/a contratado/a por un tercero es considerado empleado directo de la empresa principal, a la relaci贸n laboral se la califica como no registrada. Estos fallos resultaron de gran relevancia para el caso de los trabajadores no registrados de la industria de la indumentaria donde la tercerizaci贸n es parte de su idiosincrasia.

Sin embargo, el 2007 marc贸 un periodo de transici贸n que se vio profundizado por la crisis del 2008 (Santarc谩ngelo y Perrone, 2013). A partir de ese a帽o, se profundiz贸 la dualizaci贸n del mercado de trabajo, llegando a su punto irreductible del 30% de trabajadores no registrados seg煤n datos del INDEC y se acentu贸 la brecha salarial entre trabajadores registrados y no registrados (Morris, 2017).

Con el cambio de gobierno que se produjo en diciembre del 2015, entendemos que nuevamente hubo un cambio de r茅gimen de empleo ya que se han dado una serie de cuestiones que atentan contra los derechos de los trabajadores. En esta l铆nea no podemos dejar de mencionar el fallo judicial que determin贸 que las 煤nicas entidades que tienen derecho a huelga son las organizaciones gremiales. La Corte Suprema sentenci贸 que 鈥no son leg铆timas las medidas de fuerza promovidas por grupos informales鈥. Esto deja por fuera a trabajadores que no est谩n bajo una representaci贸n sindical. Es decir, que quedan en situaci贸n de desprotecci贸n muchos de los trabajadores tercerizados y por supuesto, los no registrados. Este fallo constituye un retroceso en los derechos de los y las trabajadores/as y a la libertad sindical. 鈥淓s un fallo de 茅poca鈥 declar贸 Hugo Yasky, secretario gremial de la CTA de los argentinos (Hauser, 2016). Como advirti茅ramos p谩rrafos antes, el poder judicial acompa帽o la pol铆tica individualista del gobierno de Cambiemos.

3.2 La negociaci贸n colectiva en el Vestido

Si bien el foco de la presente tesis se halla en las relaciones de trabajo no alcanzadas por la formalidad y, por consiguiente, que no est茅n cubiertas por la negociaci贸n colectiva, esta nos aporta informaci贸n valiosa acerca de las caracter铆sticas de la actividad. De este modo podremos comparar si la negociaci贸n colectiva funciona como referencia para el sector informal. En la actividad del vestido de distinguen seis ramas de actividad:

CIERRE A CREMALLERA, CONFECCI脫N DE INDUMENTARIA, CORTADORES DE INDUMENTARIA, LAVADEROS DE ROPAS Y TRAPOS INDUSTRIALES, PELETEROS, TINTORER脥AS.

Si bien la actividad se organiza por rama de actividad, la negociaci贸n colectiva se encuentra centralizada en la Federaci贸n quien ejerce la representaci贸n de los/las trabajadores/as de cada rama, como parte firmante de los acuerdos y convenios colectivos de trabajo.

La negociaci贸n colectiva es la instituci贸n que regula las relaciones del trabajo en el sector de actividad al que abarca. Es decir, determina c贸mo van a ser los v铆nculos entre las empresas y los/las trabajadores/as, el salario, el horario, las licencias, etc.

En la actividad del vestido existen 27 organizaciones gremiales de las cuales 21 tienen personer铆a gremial y 6 cuentan con simple inscripci贸n. De las 21 organizaciones con personer铆a gremial, se encuentran 20 sindicatos de primer grado y una federaci贸n, la Federaci贸n Argentina de Obreros de la Confecci贸n y Textiles. (FONIVA), encargada de firmar los convenios colectivos.

De las entidades gremiales con simple inscripci贸n, encontramos cuatro sindicatos de primer grado, un sindicato de segundo grado (FONIVA) y una organizaci贸n de tercer grado, la Confederaci贸n de Sindicatos de Trabajadores de la Industria de la indumentaria y la Moda.

En el cuadro siguiente se detallan las organizaciones gremiales existentes en la actividad, su grado, su tipo de personer铆a (gremial o jur铆dica) y la provincia.

Tabla 1. Sindicatos seg煤n grado, personer铆a y lugar

Nombre de la Entidad

Grado

Estado

Provincia

CONFEDERACI脫N DE SINDICATOS DE TRABAJADORES DE LA INDUSTRIA DE LA INDUMENTARIA Y LA MODA

Confederaci贸n

Con Inscripci贸n Gremial

Capital Federal

FEDERACI脫N ARGENTINA DE OBREROS DE LA CONFECCION Y TEXTILES.

Federaci贸n

Con Inscripci贸n Gremial

Capital Federal

FEDERACI脫N OBRERA DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES (F.O.N.I.V.A.)

Federaci贸n

Con Personer铆a

Capital Federal

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES

Sindicato

Con Inscripci贸n Gremial

Santa Fe

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO DE SAN LUIS

Sindicato

Con Inscripci贸n Gremial

San Luis

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES DE CORRAL DE BUSTOS

Sindicato

Con Inscripci贸n Gremial

C贸rdoba

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES DE TIERRA DEL FUEGO (S.O.I.V.A. TIERRA DEL FUEGO)

Sindicato

Con Inscripci贸n Gremial

Tierra del Fuego

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES

Sindicato

Con Personer铆a

Capital Federal

UNION CORTADORES DE LA INDUMENTARIA.

Sindicato

Con Personer铆a

Capital Federal

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO.

Sindicato

Con Personer铆a

Santa Fe

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO (S.O.I.V.)

Sindicato

Con Personer铆a

Tucum谩n

SINDICATO UNICO PROVINCIAL OBREROS DEL VESTIDO鈥 MENDOZA

Sindicato

Con Personer铆a

Mendoza

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES [LA PLATA, BERISSO, ENSENADA, MAGDALENA Y BRANDSEN]

Sindicato

Con Personer铆a

Buenos Aires

SINDICATO DE TRABAJADORES TALLERISTAS A DOMICILIO

Sindicato

Con Personer铆a

Capital Federal

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO.

Sindicato

Con Personer铆a

San Juan

SINDICATO OBREROS DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES DE LA PROVINCIA DE SANTA FE

Sindicato

Con Personer铆a

Santa Fe

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES-S.O.I.V.A.

Sindicato

Con Personer铆a

C贸rdoba

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES

Sindicato

Con Personer铆a

Santa Fe

SINDICATO UNICO DE TRABAJADORES DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO (S.U.T.I.V-PERGAMINO)

Sindicato

Con Personer铆a

Buenos Aires

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO SOIVA [BUENOS AIRES]

Sindicato

Con Personer铆a

Buenos Aires

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO DE SALTA.

Sindicato

Con Personer铆a

Salta

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES.-[CDAD.DE BAHIA BLANCA].

Sindicato

Con Personer铆a

Buenos Aires

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES (S.O.I.V.A.) (DPTOS. RIO CUARTO Y JU脕REZ CELMAN).

Sindicato

Con Personer铆a

C贸rdoba

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES-S.O.I.V.A

Sindicato

Con Personer铆a

Santa Fe

SINDICATO DE OBREROS DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO

Sindicato

Con Personer铆a

Jujuy

SINDICATO OBREROS DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO DEL CHACO.

Sindicato

Con Personer铆a

Chaco

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES (S.O.I.V.A. CATAMARCA)

Sindicato

Con Personer铆a

Catamarca

Fuente: Elaboraci贸n propia en base al buscador de sindicatos del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad social.

En lo que respecta al sindicato del vestido, su estructura se encuentra organizada a trav茅s de sindicatos regionales con personer铆a gremial, en la mayor铆a de los casos. Seg煤n los datos proporcionados por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, los 煤nicos sindicatos que no se encuentran afiliados al FONIVA son el SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES DE TIERRA DEL FUEGO (S.O.I.V.A. TIERRA DEL FUEGO), SINDICATO DE TRABAJADORES TALLERISTAS A DOMICILIO, SINDICATO DE OBREROS DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO (JUJUY), SINDICATO OBREROS DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO DEL CHACO, SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES (S.O.I.V.A. CATAMARCA).

El SOIVA capital representa a los/las costureros/as de Capital y hasta 100 kil贸metros fuera de Capital Federal. El resto del pa铆s posee representaci贸n de los sindicatos Regionales o el FONIVA en caso de no haber un sindicato regional. De esta forma, el principal motivo de la existencia de la federaci贸n es realizar las negociaciones colectivas de convenios y escalas salariales nacionales. Analizando la firma de los convenios colectivos, se puede concluir que en los hechos FONIVA es SOIVA Capital, ya que en su 谩mbito de representaci贸n siempre firman las negociaciones de forma conjunta.

La actividad del vestido se encuentra dividida en 6 ramas de actividad. Estas son: CIERRE A CREMALLERA, CONFECCI脫N DE INDUMENTARIA, CORTADORES DE INDUMENTARIA, LAVADEROS DE ROPAS Y TRAPOS INDUSTRIALES, PELETEROS y TINTORER脥AS.

Si bien la actividad se encuentra dividida en estas ramas, la negociaci贸n colectiva se encuentra centralizada en la Federaci贸n, es decir, que ella es quien ejerce la representaci贸n por cada rama.

La negociaci贸n colectiva en la actividad del vestido se realiza por rama de actividad, por lo tanto, se caracteriza por ser de centralizaci贸n intermedia (Trajtemberg, Medwid y Sen茅n Gonz谩lez, 2009), es decir que la negociaci贸n colectiva se realiza principalmente entre la Federaci贸n y las C谩maras empresarias del sector o rama.

En cuanto a convenios colectivos de trabajo (CCT), se han negociado hasta la actualidad 18 CCT, todos a nivel de actividad, seg煤n est谩n catalogados por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Sin embargo, en el an谩lisis detallado se observa que el convenio 282/96 se encuentra firmado por FONIVA y por la empresa YKK y el 谩mbito de representaci贸n es la empresa en todo el territorio nacional. El CCT aclara que tambi茅n ser谩 aplicable a aquellas empresas que quieran adherir. Esta rama tuvo la particularidad de ser una especie de monopolio, ya que en el periodo Kirchnerista no se han fabricado otros cierres dentro de la Argentina, seg煤n los datos aportados por un informante clave.

Como dijimos anteriormente, en la actividad del vestido se han homologado un total de 18 convenios colectivos de trabajo. De la rama de actividad de confecci贸n de indumentaria se han negociado 6 convenios colectivos, de la rama de cortadores de indumentaria 4, de lavaderos de ropas y trapos industriales 1, de peleteros 2 y de tintorer铆as 4.

Gr谩fico 1: Cantidad en porcentaje de convenios colectivos de trabajo por rama de actividad

imagen_2021-12-27_120458

Fuente: Elaboraci贸n propia en base al buscador de Convenios Colectivos del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

El primer convenio se firm贸 en el a帽o 1989 entre, los PROPIETARIOS DE LAVADEROS DE ROPAS Y TRAPOS INDUSTRIALES DE MENDOZA por la parte empresarial y por la parte sindical, el SINDICATO 脷NICO PROVINCIAL OBREROS DEL VESTIDO鈥揗ENDOZA para la rama de Lavaderos de ropas y Trapos industriales.

La ronda de negociaci贸n del 麓88 y 麓89 se caracteriz贸 por seguir el mismo modelo de la ronda del 麓75 pero con algunas particularidades ya que fue la primera ronda de negociaci贸n que se desarrolla luego de la dictadura militar. Siguiendo a Bisio, Battistini y Montes Cat贸 (1999) hubo varios inconvenientes vinculados con la aparici贸n de nuevos sectores y actores protagonistas de la negociaci贸n, as铆 como tambi茅n conflictos por cambios en el peso de los actores por rama, nuevas c谩maras, nuevas tecnolog铆as, etc. En relaci贸n con los contenidos, se negociaron principalmente cl谩usulas relacionadas con la estabilidad laboral, categor铆as ocupacionales, condiciones y medio ambiente de trabajo, institucionalizaci贸n de comit茅s mixtos, cl谩usulas de paz y cl谩usulas salariales. En el caso del CCT 65/1989 mencionado podemos ver que se negociaron algunas de estas cuestiones t铆picas que describen los autores como las categor铆as, algunas cl谩usulas sobre condiciones de trabajo como el refrigerio de la tarde, el otorgamiento de los uniformes por parte de los empleadores, as铆 como tambi茅n el establecimiento de una comisi贸n paritaria y cl谩usulas salariales.

El 煤ltimo CCT 746/16 fue celebrado el 05 de agosto de 2016 y homologado el 4 de enero de 2017, entre la FEDERACI脫N ARGENTINA DE LA INDUSTRIA DE LA INDUMENTARIA Y AFINES (FAIIA) y FONIVA-FEDERACI脫N OBRERA DE LA INDUSTRIA DEL VESTIDO Y AFINES para la rama de Confecci贸n de indumentaria que renueva el CCT n煤mero 626/2011.

Al momento de la celebraci贸n, la cantidad de beneficiarios era de 25000 trabajadores/as[3]; su zona de aplicaci贸n es de 谩mbito nacional y el 谩mbito personal de aplicaci贸n es de todos los trabajadores de ambos sexos, mayores y menores de edad, de las distintas especialidades de la industria de la indumentaria de la confecci贸n y afines. En el mismo se establecen nuevos montos para los aportes y contribuciones a la obra social del personal de la industria del vestido (O.S.P.IV) que ascienden a $610 a partir del 01/04/2015 al 30/09/2015, $692 del 01/10/2015 al 31/12/2015 y $750 a partir del 01/01/2016. Las principales modificaciones se detallan a continuaci贸n:

  1. Se agrega una cl谩usula en caso de modificaci贸n de jornada de tiempo completo a tiempo parcial y se proh铆be la contrataci贸n de trabajadores a tiempo parcial en las empresas o talleres que superen el 10% de su dotaci贸n permanente de los trabajadores comprendidos en el CCT.
  2. Se modifica la escala por antig眉edad, agregando a los trabajadores que tengan un a帽o de antig眉edad en el trabajo con un porcentaje del 1%. El resto se mantiene igual que en el CCT 626/11.
  3. Se agrega una semana para la notificaci贸n del trabajador al empleador en caso de matrimonio, pasando de 8 a 15 d铆as de anticipaci贸n.
  4. Se agrega un d铆a h谩bil para el caso de nacimiento de hijo en el cual no se haya podido inscribir al mismo en los d铆as de la licencia ordinaria (4 d铆as).

El convenio anterior, 626/11 reemplaz贸 al CCT 593/10 negociado en noviembre del 2009 y cuya vigencia estaba estipulada hasta el 31 de julio del 2010. Adiciona una suma fija ($233 entre el 01/04/11 al 31/07/11; $254 entre el 01/08/11 al 30/11/11 y $276 entre el 01/12/11 al 31/03/12) para los aportes del trabajador y las contribuciones del empleador exclusivamente para la Obra Social del Personal de la Industria del Vestido (O.S.P.I.V) y tambi茅n hace referencia a los Accidentes de trabajo, establece que por una incapacidad parcial del trabajador a ra铆z de un accidente relacionado con el trabajo, el empleador deber谩 asignarle una nueva tarea adecuada a sus posibilidades f铆sicas.

A su vez este convenio actualiza los contenidos negociados en el CCT 544/2008 celebrado el 01 de julio del 2008 y que renueva al CCT 495/07 firmado el 01 de febrero de 2007. Este convenio renueva el primero de los convenios firmados para esta rama celebrado el 01 de abril de 1993.

En base al an谩lisis de los datos, podemos comprobar que la mayor cantidad de convenios colectivos de trabajo fueron firmados por FONIVA y FAIIA: siete CCT del total de diecis茅is convenios (43,75%), lo cual fortalece la tesis de la centralizaci贸n intermedia.

Contenidos: El SOIVA en efecto, negoci贸 en el 麓93 un convenio colectivo de trabajo que incorpor贸 una cl谩usula de premio por producci贸n que agregaba entre un 20% y un 30% al valor hora. En la rama de confecciones, las cl谩usulas que m谩s se han negociado adem谩s de las salariales son las que tienen que ver con las categor铆as y la jornada de trabajo. En cuanto a las categor铆as, se registra una disminuci贸n de estas en el CCT 207/93. Por un lado, esto se explica por el avance tecnol贸gico de la actividad y, por otro lado, se utiliz贸 como medio para flexibilizar las relaciones laborales, contrayendo la cantidad de categor铆as de 20 a 8. Esto, quiere decir que se incorpor贸 la polivalencia funcional. Es decir, que un mismo trabajador deb铆a realizar varias tareas que antes ocupaban otros trabajadores con otras categor铆as.

En cuanto a los acuerdos, se han firmado en doscientos cincuenta y seis en total, de los cuales doscientos diecisiete son por rama y treinta y nueve por empresa. Estos datos tambi茅n dan cuenta del grado de centralizaci贸n de la negociaci贸n colectiva ya que el 84.7% del total son de rama de actividad. De la rama de confecci贸n de indumentaria se han firmado setenta y un acuerdos por rama de actividad y doce por empresa, ocupando el segundo lugar en el ranking de cantidad de acuerdos firmados siguiendo a cortadores de indumentaria con noventa y dos acuerdos por rama y ocho por empresa. La 煤nica rama que ha negociado solo acuerdos por empresa es la de cierre a cremallera, celebrados con la empresa YKK, dadas las particularidades de empresa monop贸lica ya enunciada anteriormente.

En el siguiente cuadro se detalla la cantidad de acuerdos firmados por rama y por nivel de negociaci贸n.

Gr谩fico 2: Cantidad de acuerdos por rama de actividad seg煤n nivel de negociaci贸n

imagen_2021-12-27_120744

Fuente: Elaboraci贸n propia en base a los datos del buscador de convenios del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social

Periodicidad: Desde 1988 hasta 1990 inclusive se negociaron setenta y tres acuerdos, con un promedio de veinticuatro acuerdos por a帽o. Recordamos que en los a帽os 1988-1989 hubo una ronda de negociaci贸n en la cual se firmaron una gran cantidad de convenios colectivos de trabajo y acuerdos (Bisio, Battistini y Montes Cat贸, 1999). Si tomamos el periodo de 1991 hasta el 2002, la cantidad de acuerdos desciende a un total de veintid贸s acuerdos con un promedio de tres acuerdos por a帽o. En el periodo siguiente, del 2003 hasta el 2015 el total de acuerdos es de ciento veintid贸s, lo que da como resultado 10 acuerdos anuales. En el periodo que se inici贸 con el gobierno de Cambiemos el promedio se mantiene en diez acuerdos anuales, pero con una gran variaci贸n entre cada a帽o. En el 2019 solamente se firmaron veinti煤n acuerdos. De ellos, trece pertenecen a la rama de cortadores, pero no se trata de una genuina negociaci贸n en ese a帽o sino m谩s bien de un reordenamiento y homologaci贸n de acuerdos de a帽os anteriores.

En la rama confecci贸n de indumentaria se registra un comportamiento similar al de toda la actividad. As铆 en los a帽os 1988 a 1990 el promedio de acuerdos homologados asciende a un promedio de ocho anual. Posteriormente, durante toda la d茅cada de los 麓90 se constata una importante en la negociaci贸n colectiva con tan solo cuatro acuerdos homologados en todo el per铆odo. A partir del 2003 en adelante, y como ya hemos mencionado, el gobierno nacional impuls贸 la reactivaci贸n de la negociaci贸n colectiva. Se registra un aumento importante, aunque no llega a alcanzar el promedio de acuerdos negociados por a帽o de antes de los `90. A continuaci贸n, se presenta un gr谩fico con la evoluci贸n de la cantidad de acuerdos firmados por a帽o:

Gr谩fico 3: Cantidad de acuerdos seg煤n a帽o y rama de actividad

Fuente: Elaboraci贸n propia en base al Buscador de Convenios Colectivos del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

Contenidos: En el per铆odo de 2016 en adelante, la totalidad de acuerdos negociados para la rama confecci贸n de indumentaria fueron salariales. Adicionalmente, en algunos de ellos se negociaron cuestiones de condiciones laborales como las categor铆as y aportes y contribuciones exclusivos para la obra social (ACU 532/2017), paz social (ACU 528/2017).

Durante el periodo anterior, si bien prevalecieron los contenidos salariales, tambi茅n se modificaci贸n condiciones de trabajo: licencias especiales, el otorgamiento de una licencia especial para la inscripci贸n de nacimiento (ACU 874/2014) Es de destacar tambi茅n una serie de acuerdos negociados en el a帽o 2012, a nivel de empresa, vinculados a los salarios ca铆dos por interrupci贸n de tareas, lo que da cuenta del conflicto con la empresa 鈥淎brinco鈥 por la baja en el nivel de producci贸n. De los acuerdos celebrados podemos observar que siguen la pauta general del contexto ya que la mayor铆a est谩n orientados en el aspecto salarial, principalmente aquellos relacionados a 鈥渘uevos b谩sicos convencionales鈥 y acuerdos no remunerativos, acorde al proceso inflacionario que viv铆a el pa铆s, lo que implicaba m谩s un reajuste de salarios que un aumento del salario real. (Marticorena, 2011). Dentro de los incrementos, se negociaron tanto escalas salariales como sumas fijas por 煤nica vez, premios por productividad (ACU 324/2010), adicionales por zona desfavorable y otros con mayor frecuencia como vi谩ticos y refrigerios (ACU-826-2015-A, ACU-1028-2015-A , ACU-1027-2015-A, ACU-1126-2014-A, ACU-745-2013-A, ACU-1088-2013-A, ACU-642-2012-A, ACU-1132-2012-A, ACU-786-2011-A, ACU-1688-2011-A, ACU-1852-2010-A, ACU-253-2008-A-2).

En el periodo de los 麓90, se incorporaron cl谩usulas flexibilizadoras por medio de los acuerdos colectivos, las cuales implicaron una mayor precarizaci贸n de la relaci贸n laboral, tanto en t茅rminos de estabilidad como de contribuciones a la seguridad social. Podemos destacar dos acuerdos de la rama de confecci贸n de indumentaria: i) El ACU 80/1998-A extendi贸 el per铆odo de prueba a seis meses, habilitado por la modificaci贸n del art铆culo 92 bis LCT que introdujo la Ley 24465. ii) El ACU 68/1998-A ampli贸 el porcentaje de trabajadores permitidos bajo de la modalidad 鈥淓special de Fomento al Empleo鈥 de un 10% a un 30%. Este r茅gimen especial eximi贸 al empleador del pago de contribuciones en un 50%, y permit铆a la contrataci贸n en periodos de seis meses hasta dos a帽os.

Durante la d茅cada de los 麓90 hubo una gran disminuci贸n de la negociaci贸n colectiva en general, pero particularmente de la negociaci贸n centralizada, que dio lugar a una mayor negociaci贸n a nivel de empresa, es decir que se dio un proceso de descentralizaci贸n de la negociaci贸n colectiva (Marticorena, 2013).

Sin embargo, en la actividad del vestido se han negociado seis convenios colectivos entre 1990 y 1995 por rama de actividad. Esto puede dar cuenta de la fortaleza del sindicato para mantener el nivel de negociaci贸n en sus ramas, aunque como vimos en la rama de confecciones no se negoci贸 un nuevo convenio hasta el 2007. Es decir, en este 煤ltimo caso se prefiri贸 no negociar antes que negociar de forma descentralizada, siguiendo con la l贸gica de supervivencia organizativa聽desarrollada anteriormente.

A partir de estos datos podemos abonar tambi茅n a la tesis de la reactivaci贸n de la negociaci贸n colectiva que se dio en el pa铆s a partir de la intervenci贸n directa del Estado, en un contexto de reactivaci贸n econ贸mica, cambios en la estructura de precios y crecimiento del empleo. Este fortalecimiento puede verse tanto a nivel de cantidad de negociaciones como por la ampliaci贸n de su cobertura y sus contenidos (Palomino y Trajtemberg, 2007). Los principales protagonistas de la negociaci贸n fueron las federaciones y los sindicatos nacionales, aunque eso no necesariamente signifique un mayor fortalecimiento del movimiento obrero y que la negociaci贸n colectiva centralizada sea la m谩s favorable para los y las trabajadores/as (Marticorea, 2013).

El aumento de la cantidad de acuerdos celebrados, as铆 como tambi茅n de la cantidad de convenios colectivos mencionados anteriormente, da cuenta de la recuperaci贸n de los institutos laborales. Sin embargo, a煤n persiste una gran proporci贸n de trabajadores que no se ven beneficiados con la negociaci贸n colectiva. La ley de Asociaciones Sindicales (LAS) n潞 23551, no contempla la posibilidad de afiliarse a un sindicato a aquellos trabajadores que no cuentan con un recibo de sueldo que certifique que realmente es un trabajador. De esta manera, deja por fuera a los trabajadores informales, monotributistas, desempleados, etc. Uno de los principales desaf铆os para los sindicatos es incorporar a estas categor铆as de trabajadores, principalmente a aquellos trabajadores no registrados ya que es una de las actividades que poseen mayores tasas de informalidad.

En la actividad de confecciones, la negociaci贸n colectiva no es relevante ni siquiera a modo de gu铆a debido al elevado porcentaje de trabajadores informales. Tampoco es referente el sindicato SOIVA para la defensa y representaci贸n de los y las trabajadores. El sindicato del vestido, que detenta el monopolio de la representaci贸n, negocia con las c谩maras las tarifas de la costura a un precio bajo. Los reclamos atomizados de parte de les trabajadores informales o de la econom铆a popular apuntan a aproximarse a esa tarifa y lo que la seguridad social no cubre como la obra social, la ART y la jubilaci贸n.

Seg煤n el trabajo de campo realizado las organizaciones sindicales que s铆 est谩n presentes en defensa de los derechos laborales de los trabajadores y su representaci贸n son el MTE como organizaci贸n social y la CTEP, como confederaci贸n. Si bien estos aspectos ser谩n desarrollados en la tesis de doctorado, realizaremos una primera aproximaci贸n en el cap铆tulo siguiente.

3.2.1 Diferencia salarial

En el primer periodo de recuperaci贸n durante la posconvertibilidad, la brecha salarial lleg贸 a su m谩ximo en el a帽o 2005, en el cual el salario de un trabajador/a sin aportes dentro de la rama confecciones era casi un cuarto del salario de un trabajador con aportes.

Hasta el a帽o 2009, los incrementos en las sumas nominales fueron proporcionales entre trabajadores/as registrados/as y no registrados/as. A partir de ese a帽o, la brecha comenz贸 a ampliarse lo que dej贸 en total desventaja a los/las segundos/as con salarios mucho m谩s atrasados. Mientras los y las trabajadores/as registrados/as del sector privado hab铆an recuperado su salario real en 2005 en comparaci贸n al 2001, los/las no registrados/as lo lograron reci茅n en 2011 (Morris, 2017).

La negociaci贸n colectiva es una instituci贸n que permite igualar los salarios de una actividad, sector u oficio. Al mismo tiempo, la negociaci贸n colectiva por rama de actividad permite mejorar los salarios establecidos por el Consejo del Salario.

El Salario M铆nimo Vital y M贸vil es la m谩xima expresi贸n de negociaci贸n colectiva centralizada, acordada por la central sindical con personer铆a gremial, la CGT, las federaciones patronales UIA y SRA con el Estado. El SMVM establece un piso para todos y todas los trabajadores/as. Representa un monto m铆nimo, de dignidad y que establece el orden moral por el cual una persona no puede obtener un salario inferior para la reproducci贸n de sus condiciones de vida. Asimismo, el SMVM actuar铆a como referencia para los/las trabajadores/as no registrados/as. Sin embargo, como hemos visto en el caso del sector de confecci贸n de indumentaria, el salario es considerablemente inferior. Esto nos permite reflexionar sobre el orden moral de una de las dimensiones de la relaci贸n de trabajo: la dimensi贸n del contrato o en t茅rminos marxistas, la subsunci贸n real del trabajo al capital.

Si existen instituciones acordadas entre los actores colectivos, se puede inferir que ese monto establece una l铆nea m铆nima con la cual una persona debe contar para cubrir sus necesidades, y garantizar su reproducci贸n y la de su familia para continuar trabajando. Adem谩s, esa norma adquiere car谩cter de ley. No obstante, en el sector de estudio, no se cumple la ley ni su referencia. Por eso, sostenemos que no existe un orden moral siquiera en t茅rminos econ贸micos. En este sentido, el trabajo a domicilio es una alternativa para desligarse como ya dijimos, de las responsabilidades de contrataci贸n y de establecer un precio por prenda.

El fabricante explota al tallerista y el tallerista reproduce la explotaci贸n hacia sus trabajadores y en el caso, en nuestro caso de talleres familiares nosotros de alguna manera, para subsanar lo que te dec铆a, el bajo precio porque eso constituye despu茅s nuestro salario, nos ponemos a trabajar m谩s prendas, o trabajamos para otros fabricantes y una sobreexplotaci贸n (Trabajador a domicilio, 2019).

Tal como afirma uno de los trabajadores de la costura, los salarios bajos se subsanan con m谩s trabajo, incurriendo a una 鈥auto-explotaci贸n鈥 en sus propias palabras. Este tipo de pago a destajo es una forma transmutada del salario por tiempo, donde se calcula el valor por la cantidad de productos durante un tiempo determinado. Esto genera que, si se aumenta los ritmos de trabajo, el valor del producto decrece y por lo tanto tambi茅n cae el su valor (Marx, 1867). Cabe preguntarse si efectivamente se trata de auto explotaci贸n cuando no existen otras alternativas para poder trabajar m谩s que aceptar ese bajo precio por prenda y aumentar los ritmos de producci贸n. Pero no solo se trata de bajos precios. Adem谩s, se reciben amenazas de los propios talleristas o hasta de las fuerzas policiales con denunciarlos para su deportaci贸n. De esta forma, no es posible negociar ni elegir libremente c贸mo y con qui茅n trabajar y mucho menos a qu茅 precio vender su fuerza de trabajo. La brecha salarial entonces existe entre trabajadores/as formales e informales y, a su vez, dentro de estos 煤ltimos, as铆 como tambi茅n entre trabajadores/as asalariados/as (dentro de la f谩brica o taller) y a domicilio. Pero hay desigualdad de ingresos entre varones y mujeres. Esto permite dar cuenta de que no es la regulaci贸n, ni los costos laborales, ni el sindicato los que agobian al capital. Si tomamos particularmente nuestro pa铆s, no exist铆a ning煤n impedimento para la instalaci贸n de las grandes marcas, sino que su elecci贸n de no instalarse en Argentina estaba vinculada a cuestiones de financiaci贸n. Lo central est谩 dado por el costo en d贸lares tanto de insumos como en t茅rminos salariales, los cuales en la actualidad son bajos.


  1. El pompier es el trabajo final de la sastrer铆a, donde se realizan los detalles finales de la prenda.
  2. Columna de opini贸n del Ministro de Trabajo Carlos Tomada.
  3. Seg煤n datos proporcionados por el Convenio Colectivo de Trabajo 626/2011.


Deja un comentario