Otras publicaciones

9789877230192-frontcover

9789871867738_frontcover

Otras publicaciones

9789877231076_frontcover

9789871867530-frontcover

2 Políticas urbanas en movimiento y sus abordajes

Introducción

El interés académico en el desplazamiento trasnacional de ideas, modelos, técnicas, planes y políticas urbanas se ha acrecentado en la última década reflejando la propia aceleración e intensificación de tales procesos (Harris y Moore, 2013). En ese marco, diversos investigadores señalan la inconveniencia de continuar analizando la producción de políticas en marcos estrictamente nacionales así como en términos de una traslación mecánica de lo global a lo local, proponiendo su abordaje en términos tanto relacionales como territoriales (Cochrane y Ward, 2012). Así, han sido analizadas los desplazamientos internacionales de políticas de las más variadas incluyendo “distritos de negocios”, “urbanismo revanchista”, “presupuesto participativo”, “nuevo urbanismo”, “transporte urbano”, “ciudades creativas”, “urbanismo olímpico”, “smart cities“, entre otras.

Estas cuestiones han sido abordadas por diversas disciplinas y campos de estudios, como ser: la historia, la historia de la planificación urbana, la historia de la arquitectura, la geografía, los estudios urbanos, la sociología, la ciencia política y la antropología, entre otras. Además, se multiplicaron los diferentes conceptos que tratan de hacer frente a esos procesos: policy transfer (Dolowitz y Marsh, 2000; Dolowitz et al, 2000), policy mobility (McCann y Ward, 2011), fast policy (Peck y Theodore, 2015), urban learning assemblage (McFarlane, 2011), policies in motion (Peck, Theodore, 2010), spaces of circultating knowledge (Robinson, 2011), entre otros.

Algunos de los actores involucrados en tales procesos han sido interrogados mediante conceptos como international masterplanners, global intelligence corps, travelling technocrats, transnational planning figures, transfer agentes, cadres of experts, etc. (Rapoport, 2015; Healey, 2013; Ward, 2005, 2016; Larner and Laurie, 2010; Jacobs and Lees, 2013; McCann, 2013). Otras perspectivas han desplazando el interés desde los actores y las políticas hacia los aspectos socio-materiales que posibilitan y condicionan sus desplazamientos. Así, a partir de contribuciones que retoman aportes de Latour y Deleuze en relación a la idea de urban assemblages, se ha enfatizado el rol de las materialidades, tecnologías y circuitos involucrados en estos procesos, tematizando asuntos como internet, medios de comunicación, conferencias, convenios de cooperación entre ciudades, workshops, study tours, policy tours, urban policy tourism, premios, etc. (McFarlane, 2011; Cook and Ward, 2011, 2012). En términos genéricos, la idea subyacente es entender que no se limitan a ser meros medios y/o a conducir políticas ya formadas sino que -de distintas maneras- moldean aquellas políticas y su movimiento.

Este capítulo recorre una serie de discusiones a propósito de cómo abordar los desplazamientos de políticas y modelos urbanos entre distintas ciudades. Sin voluntad de exhaustivar las perspectivas en danza, se presenta una lectura orientada a señalar las coordenadas que informan la perspectiva desplegada en este libro.

2.1. Sobre la profusión de conceptos, sus diferencias y cruces

Distintos conceptos, tradiciones y disciplinas buscan aprehender el creciente desplazamiento de políticas, modelos y técnicas entre ciudades. En ocasiones con solapamientos no explicitados y con escasos diálogos entre sí -o incluso con cierta simplificación o subvaloración de lo aportado por otras perspectivas- proliferan conceptos como: circulación, movilidad, difusión, transferencias, retro-transferencias, exportación-importación y diseminación, entre otros.

Según Porto de Oliveira y Farìa de Pimenta (2017) conceptos como ´circulación´, ´difusión´ y ´transferencia´ implican cruces pero también diferencias, siendo la escala de los abordajes aquello que los distingue -y que a la vez permite complementarlos-. Desde ese prisma, y en un recorrido por literatura vinculada a las ciencias políticas y las relaciones internacionales, el abordaje de policy transfer -o de transferencias- suele estar abocado a procesos acotados que involucran pocas unidades o jurisdicciones políticas y donde las transferencias parecen ser más bien unilaterales; policy difussion -o difusión-, por el contrario, tiende a incorporar una variedad más amplia de estados intervinientes; mientras que policy circulation -o circulación- alude a procesos más difusos y multidireccionales. Por fuera del panorama recorrido por estos autores podríamos añadir que el abordaje de policy mobility -más vinculada a la geografía- radicaliza o profundiza aquellos señalamientos respecto a la policy circulation.

En un abordaje centrado en intercambios internaciones, ciudades y urbanismos, Novick (2009) traza un panorama relativamente convergente al señalar diferencias pero también complementariedades entre conceptos como ´transferencias´, ´exportación-importación´, ´retro-transferencias´, ´circulación´ y ´diseminación´. En los primeros tres casos se presupone

la presencia de un modelo de referencia, de actores implicados en la exportación y/o importación, de una variedad de canales, mecanismos y estrategias así como de procesos complejos de recepción que apuntan a la apropiación del modelo bajo una forma alterada y a menudo con consecuencias imprevistas (Novick, 2009:11).

Por su parte, “circulación” y “diseminación”remiten a “…modalidades –extremadamente inciertas- mediante las cuales las ideas viajan, se desplazan entre diferentes espacios sin emisor y receptor preciso…” (Idem).

La profusión de terminologías y aproximaciones que se solapan también preocupa a otros investigadores que insisten en la falta de diálogo y coordinación entre distintas perspectivas. En esa línea, aunque los ejemplos podrían multiplicarse, Harris y Moore (2013) señalan la necesidad de un mayor diálogo e interacción entre el abordaje de policy mobilities y la tradición de la planning history.

2.2. El enfoque de la policy mobility

En el mencionado marco de proliferación de perspectivas para el análisis del desplazamiento de políticas y modelos urbanos, el abordaje de policy mobility se origina en los campos de la geografía y el planeamiento a la vez que cuenta con influencias de perspectivas vinculadas a la antropología y la sociología. Entre sus especificidades se destaca su foco en metodologías que puedan dar cuenta de la naturaleza móvil, en red y centrada en actores de la producción de políticas. Esta perspectiva busca trascender dicotomías como las de global-local en tanto postula que categorías como la de ciudad global ofrecen escasa relevancia para entender cómo viajan las ideas y modelos de políticas urbanas y cómo las miradas e inter-referencias entre ciudades van más allá de la división Norte – Sur.

Esta perspectiva propone un abordaje relacional y territorial respecto a cómo las políticas, el conocimiento sobre éstas y las best practices circulan entre diferentes espacios. Así, analiza los actores, prácticas, relaciones de poder e infraestructuras que afectan la (re)producción, adopción, transferencia de políticas y el proceso de mutación de las mismas mientras están en movimiento. Es decir, supone estudiar las prácticas de actores -pueden ser estatales o no estatales, como expertos, consultores y activistas- y los espacios y tecnologías a través de la cual las políticas y el conocimiento sobre las mismas circulan. La producción del espacio urbano y la producción de políticas se abordan entonces en tanto procesos relacionales y territoriales, tanto en movimiento como enraizadas e insertas en determinados lugares (Cochrane y Ward 2012).

Los investigadores vinculados a las policy mobilities construyen su perspectiva sintetizando aportes provenientes de distintos campos de estudios. Desde la geografía humana marxista, retoman la comprensión del espacio en relación a la dialéctica del capital en su movimiento-fijación (fix) y las geografías en red de la economía global; las políticas trans-escalares del neoliberalismo y la producción de espacios globales en tanto articulaciones entre flujos de personas e ideas provenientes desde múltiples localidades. Respecto a los debates sociológicos, recupera el interés en el movimiento y la movilidad en tanto procesos sociales específicos. Del post-estructuralismo, absorbe el abordaje de las tecnologías de gobierno y la producción de conocimiento. De la action network theory, hacen uso de la noción de ensamblaje (assemblages), en tanto arreglos heterogéneos de personas, tecnologías y materiales, provenientes desde cerca y desde lejos que forman relaciones socio-espaciales contingentes. Desde esta perspectiva, las ciudades no son una localidad fijada y definida de una vez para siempre sino un nexo particular de ideas, instituciones, actores y prácticas -situadas a la vez que trasnacionales- que pueden ser puestas juntas -de forma variable- para resolver problemas particulares (Ong y Roy, 2011).[1]

2.2.1. Divergencias con perspectiva de policy transfer

La literatura vinculada a las policy mobilities se inserta en un universo de debate previo establecido por las ciencias políticas alrededor de la mencionada idea de policy transfer. Como parte de su irrupción en aquel universo, los partidarios de las policy mobility (sobre)enfatizan las diferencias dejando de lado eventuales complementariedades -como las esbozadas en la sección previa-.[2] Así, destacan que su abordaje no está circunscripto al accionar de élites políticas sino que amplía el universo de indagación e incorpora agentes no estatales. Por otro lado, puntualizan que el abordaje de policy transfer tiende a concentrarse en políticas -y actores- ligadas a escalas nacionales, mientras que las policy mobilities se interesan procesos de interreferencia entre ciudades -sea en contextos nacionales o a través de escalas internacionales-. Por último, y en respuesta a la conceptualización del transfer como la adopción de modelos políticos totalmente formados y definidos, el abordaje de mobilities se propone como sensible al proceso de mutación y transformación que las políticas atraviesan cada vez que son traducidas y re-insertadas en distintos contextos. Así, desde la perspectiva de sus impulsores, el enfoque de policy mobility se diferencia del de policy transfer por aspectos más abarcativos y fundamentales que cuestiones meramente escalares.

2.3. Controversias respecto a policy mobility

Las puntualizaciones sobre la policy mobility que presentamos a continuación se entroncan con las mencionadas apelaciones al diálogo entre distintos acercamientos. Asimismo, buscan ir delineando la forma en que se desarrollarán los siguientes capítulos. En ese marco, nos detenemos en los siguientes asuntos: el sesgo presentista de esa literatura; sus limitaciones en lo que a abordajes de circuitos de movilidad refiere; el modo en que tematiza -o no- cuestiones vinculadas a las relaciones de poder y las complejas relaciones entre movilidad e inmovilidad; las controversias respecto a las escalas y actores usualmente abordados.

2.3.1. Sobre la novedad y el riesgo de la deshistorización

Un tema controvertido en la literatura sobre policy mobility y que ha sido contestado desde otras perspectivas es la supuesta novedad de los procesos que analiza. De acuerdo con Jacobs y Lees (2013), esa literatura es mayormente presentista e incluso deja de lado períodos históricos ligados a lo que se conoce como pasado reciente. Aunque exhiba nuevas formas y flujos en el presente, Hayley (2010) enfatiza que el flujo de ideas y técnicas de planificación a través de fronteras nacionales no es un fenómeno nuevo. Harris y Moore (2013) también desafían esa restricción temporal y subrayan la existencia de una rica tradición dentro de la planning history que explora y documenta los viajes transurbanos de ideas y modelos de planificación en los últimos 150 años. América Latina misma y su historia urbana es un fiel exponente de tal asunto (Hardoy, 1988).

Este libro se vincula con ese señalamiento en dos sentidos. En primer lugar, al abordar un período vinculado al pasado reciente; en segundo lugar, al enfatizar la relevancia de una perspectiva histórica -centrada en el abordaje de trayectorias profesionales- a los fines de entender cómo y porqué políticos y expertos de Buenos Aires deciden ´aprender´ de Barcelona para el desarrollo de Puerto Madero -capítulo tres-. Aquella perspectiva también colabora a la hora de analizar las direcciones que tomará la posterior circulación de la CAPMSA -capítulos cuatro y cinco-.

2.3.2. Sobre los circuitos bajo análisis

Otro asunto en discusión se vincula a los circuitos bajo análisis. Si bien los promotores de la policy mobility reconocen y enfatizan la multidireccionalidad de los flujos de políticas, modelos e ideas, existe un predominio de análisis centrados en circuitos Norte-Norte, aunque existen trabajos que buscan trascender esos circuitos.

Desde otras perspectivas -y previamente- ha sido promovida la ampliación geográfica de los abordajes. Historiadores de planning como King (1990) han analizado la introducción de la planificación en condiciones de colonialismo desde la perspectiva de los exportadores. Situando a la periferia en el centro, Nasr y Volait (2003) han ilustrado la variedad de formas en que actores y conceptos locales y extranjeros han interactuado en los países en desarrollo; así han explorado la transferencia de modelos desde la perspectiva de quienes los importan. Otros investigadores, como Healey y Upton (2010), se han centrado en cómo las ideas de planificación interactúan con ambientes materiales e intelectuales locales creando así expresiones únicas de la actividad de planificación.

Más recientemente estos asuntos han sido expandidos a partir del diálogo con perspectivas postcoloniales que abordan lo urbano y lo regional y han acuñado la categoría de global south o Sur Global (Ong y Roy, 2011; Robinson, 2011a; Roy, 2013). Tales abordajes no sólo buscan ampliar geográficamente los estudios sino que intentan promover nuevas geografías de la producción de teoría urbana y discutir las teorías dominantes -enraizadas en las experiencias urbanas europeas y norteamericanas-. En esa línea, señalan el imperativo de multiplicar las genealogías de producción del conocimiento así como la necesidad de una mayor diversidad empírica de puntos de partida a los fines de abordar las dinámicas urbanas contemporáneas (Parnell y Robinson, 2012). De ese modo, busca provincializar el ´norte global´ a la vez que promover el worlding del Sur Global. El cruce entre estos señalamientos y la literatura sobre policy mobility ha conducido, entre otros aspectos, a la consideración de otros circuitos pudiéndose mencionar trabajos sobre la internacionalización de las ciclovías de Bogotá (Montero, 2016) o respecto a las conexiones que los BRT han permitido entre ciudades colombianas y de Sudáfrica (Wood, 2014).

Por otra parte, y más próximos al abordaje propuesto en este libro, existe una conversación entre académicos latinoamericanos respecto a la presencia de expertos extranjeros en ciudades latinoamericanas durante diferentes períodos. En ese sentido, han combinado aportes de la historia cultural e intelectual (Gorelik, 2007) con enfoques más propios de la historia del urbanismo y la arquitectura (Novick, 1992, 2003; Liernur y Pschepiurca, 2008; Liernur, 2008; Almandoz, 2007; Ballent, 1995; Quiroz Ribeiro y Pechman 1996; Oyarzún 1991). En términos genéricos, estos acercamientos comparten una crítica a la mirada dependentista y al uso de conceptos como los de copia, influencia e imposición en tanto éstos suponen un emisor activo y un receptor pasivo. En esa dirección, algunos de estos trabajos han tematizado procesos de “retro-transferencia”, es decir, el impacto de las experiencias de los expertos extranjeros en el llamado Nuevo Mundo sobre sus doctrinas y sus carreras posteriores (Novick 2003). Asimismo, diversos estudios han analizado la circulación de las ideas urbanas en América del Sur (Gomes 2009), señalando tanto la internacionalización previa del campo de la política urbana como la proliferación de circuitos alternativos a aquellos que van en dirección Norte-Norte y Norte-Sur.

Sin voluntad de agotar el panorama y enfatizando los abordajes respecto a la circulación de políticas urbanas en períodos más contemporáneos y en América Latina, pueden indicarse trabajos sobre la circulación de la planificación estratégica urbana a partir del accionar de expertos catalanes, y su implementación en América Latina (Duque Franco, 2013), Río de Janeiro (Novais, 2010; Silvestre, 2016) y Buenos Aires (Jajamovich, 2016; Gorelik, 2007; Aguilar, 2005; Corti, 2011); la circulación y transferencia del presupuesto participativo (Baiocchi y Ganuza, 2014; Peck y Theodore, 2015; Porto de Olivera, 2017) y las propuestas de descentralización política (Robin y Velut, 2005); el devenir ´ciudades modelos´ -como ser el caso de Curitiba- (Sánchez y Moura, 2005; Sanchez, 2010); la circulación de paradigmas y políticas urbanas a partir de políticas de espacios públicos, mejoramiento de barrios y transporte público en bicicleta en Quito, Buenos Aires y Ciudad de México (Delgadillo, 2014), la internacionalización del programa de ciclovías de Bogotá (Montero, 2016), los desplazamientos de las políticas de transferencias monetarias condicionadas desde México D.F. (Peck y Theodore, 2015); la movilidad de la política habitacional chilena hacia Paraguay (Amarilla y Ruiz Tagle, 2018), entre otras. En síntesis, tal como lo han demostrado muchos investigadores, los procesos de circulación no fluyen unidireccionalmente desde “centro” hacia la “periferia” o del Norte global al Sur global.

El presente abordaje de Puerto Madero en perspectiva de circulación de políticas y modelos urbanos en un período histórico extenso busca asimismo participar en esa conversación. Así, daremos cuenta de circuitos de circulación de políticas urbanos menos explorados a la vez que señalaremos yuxtaposiciones entre circuitos heterogéneos: indicando cómo la CAPMSA pasa de conectarse con expertos catalanes (capítulo tres) a tornarse un actor que circula políticas hacia otras ciudades del Sur global (capítulos cuatro y cinco).

2.3.3. (In)movilidades, escalas y relaciones de poder

La mayor parte de los trabajos sobre policy mobilities se ha centrado en las espacialidades de los procesos de movilización de políticas. Aunque esta literatura indica que la producción de políticas supone abordajes territoriales y relacionales, existe un predominio de abordajes sobre ésta última dimensión. Así, ha sido criticada la carencia de una mayor atención a cómo las políticas se localizan y enraízan. De esta manera, y en tanto iniciativa mayormente promovida desde enfoques ligados a la geografía, distintos analistas han indicado que dicho abordaje precisa enfatizar su diálogo y compromiso con otras disciplinas (Temenos y McCann, 2014).

Por otra parte, se ha planteado una discusión respecto a la movilidad y sus escalas y, más específicamente, sobre cuando se considera móvil una política (Temenos and Baker, 2015). Frente a perspectivas que tienden a pensar las movilidades única o centralmente en relación a escalas trasnacionales, existen advertencias respecto a la necesidad de explorar otras escalas. En ese sentido, este libro explora episodios donde los desplazamientos de políticas transcurren en -y a través de- escalas nacionales (capítulo cinco).

Este punto se conecta con una discusión respecto al tipo de actores privilegiados en los abordajes. Frente al foco en escalas trasnacionales y en actores crecientemente no estatales, la (re)incorporación de una escala nacional en este libro -y en los procesos a abordar- va de la mano de una mayor atención al rol de los actores estatales tanto entre ´demandantes´ como ´oferentes´ de políticas y modelos urbanos.

Algunos investigadores indicaron que el abordaje de policy mobility precisa evitar un fetichismo de la movilidad. En tanto las geografías de las movilidades de políticas urbanas son tan desiguales como cualquier otra geografía, resulta relevante tomar en cuenta las diferencias de poder en el acceso a las redes y actores políticos que conducen, delimitan y permiten determinados flujos de políticas -a la vez que imposibilitan otros-, reflejando legados de larga data de relaciones de poder. Es decir, porqué algunas políticas son destacadas y resultan móviles mientras otras permanecen en las sombras y condenadas a la más estricta inmovilidad (Temenos y Baker, 2015). Lejos de entender que una experiencia como Puerto Madero circula o se moviliza por cuestiones intrínsecas a la propia operación, a lo largo del libro reconstruiremos algunos de los actores y circuitos que co-producen esos procesos -a la vez que daremos cuenta de otros que se oponen a tal movilidad-. Dicho en otros términos, existen políticas de la circulación de políticas urbanas

Interrogar porqué ciertas políticas, técnicas y conceptos se movilizan y circulan y porqué otras no permite recuperar en el abordaje -y visibilizar con mayor énfasis- cuestiones como las asimetrías y desigualdades de poder (Jajamovich, 2017). Asimismo, examinar qué circuitos de políticas urbanas son mayormente analizados desde abordajes como los de las policy mobilities -y cuáles no- permite preguntarse si tal campo de estudio no reproduce algunas de las mencionadas asimetrías, a pesar de que en términos teóricos reconozca la multiplicidad de circuitos de circulación de políticas.[3]

2.3.4. Escalas y actores bajo análisis

Distintas perspectivas han enfatizado el rol de los individuos o agentes de transferencia en la circulación de las políticas (Jacobs y Lees, 2013; McCann, 2013). En ese marco, Larner y Laurie (2010) han argumentado que no se ha prestado atención suficiente a los tecnócratas de nivel medio que diseñaron y promulgaron estrategias vinculadas a la privatizacion de servicios. Así, tematizan las diferentes trayectorias profesionales de ingenieros a los fines de señalar que un enfoque más cercano a los agentes de cambio contribuiría a los esfuerzos por desentrañar las diversas geografías de la globalización neoliberal. La propia planning history también ha prestado atención al abordaje de las relaciones entre planificadores extranjeros y expertos locales, así como otros analistas han indicado la relevancia de los actores y el papel de la agencia (Healey 2010) en estos procesos. Tal como afirman Nasr y Volait (2003), el redescubrimiento de los actores se enmarca dentro de una (re)emergencia más amplia del individuo en las ciencias sociales, en reacción a las explicaciones estructurales y deterministas. Este enfoque no busca dejar de lado tendencias más amplias o marcos estructurales, sino más bien complejizar e integrar agencia y estructura. En ese sentido, desde la planning history se han analizado episodios de difusión de conocimientos de planificación considerando tanto experiencias de planificadores individuales y conexiones personales como fuerzas más amplias, ligadas la asistencia técnica y las ayudas económicas (Ward 2010). Así, en su tipología sobre la difusión internacional de ideas de planificación, Ward (2003) afirma la relevancia de las relaciones de poder entre los países importadores y exportadores. En la misma línea, King (2003) sostiene que debemos considerar procesos económicos y políticos transnacionales en los que algunos estados nacionales, en diferentes momentos de la historia, ejercen alguna influencia hegemónica.

Como se verá en distintos capítulos, este libro también combina una aproximación a estos asuntos articulando procesos desplegados en distintas escalas a la vez que yuxtapuestos. Así, entender la mencionada presencia de expertos catalanes al inicio del período abordado supondrá atender tanto el rol de determinados actores clave -analizados a partir de la reconstrucción de sus trayectorias- como aspectos políticos y económicos más abarcativos que ligan tanto a Buenos Aires y Barcelona como a Argentina y España (capítulo tres). Una operación similar será realizada para analizar la circulación de la CAPMSA por fuera de Puerto Madero (capítulo cuatro, cinco y seis), interrogando intereses de la propia Corporación así como los devenires de integrantes y ex-integrantes de la misma, a partir de la reconstrucción de sus trayectorias laborales.

2.4. Hacia un abordaje de grandes proyectos urbanos en clave de circulación de políticas urbanas

Como mencionamos brevemente en el capítulo previo, iniciativas como los grandes proyectos urbanos recorren distintas ciudades. Sin embargo, su innegable multiplicación no siempre ha sido acompañada por abordajes como los enunciados en este capítulo, predominando el estudio de caso. En menos oportunidades se ha dado cuenta de la multiplicación de estas formas de intervención urbana en la región y cuando sí se tuvo en cuenta tal asunto, el eje estuvo centrado en indicar el accionar del capital transnacional sobre las ciudades.

El cruce que propone este libro entre esas intervenciones y la circulación de políticas y modelos urbanos busca ampliar el panorama y reconsiderar aspectos trasnacionales de otro modo, dando cuenta de otros actores y procesos que intervienen en la multiplicación de intervenciones similares en diversas ciudades. Tal como vimos, las ciudades apelan a una serie de recursos en los procesos de desarrollo y legitimación de estrategias de desarrollo urbano y políticas urbanas que incluyen la circulación internacional de expertos y de políticas urbanas (Mc Cann, 2011). Así, el abordaje de tales procesos en diálogo con la literatura sobre gpu´s permitirá la construcción de objetos de investigación trasnacionales, la puesta en diálogo de múltiples intervenciones urbanas en la región y el abordaje de alguna de sus conexiones concretas. Asimismo, posibilitará construir más mediaciones entre el accionar del capital global y las intervenciones urbanas, subrayando el rol del accionar y la circulación de expertos y políticas urbanas. En efecto, si bien la materialización de estas intervenciones urbanas supone la participación de capitales privados, entender cómo y en qué direcciones circulan tales propuestas requiere la consideración de otros procesos y actores involucrados.

Asimismo, esta perspectiva contribuye a la puesta en diálogo de actores y procesos que trascienden la dicotomía entre un adentro y un afuera de los grandes proyectos urbanos. Como se verá en el capítulo seis, esto será desplegado en relación a cómo la promoción y el reconocimiento externo obtenido -y buscado- por la CAPMSA intenta ser transformado en reconocimiento interno y legitimación local y/o nacional de la operación en curso y del organismo de gestión a su cargo. Así, se explorará cómo el desarrollo de grandes proyectos urbanos supone procesos y actores locales y extra-locales, territoriales y relacionales. De esta manera, se retoma la aludida discusión respecto al predominio de abordajes relacionales en la perspectiva de la policy mobiity y la necesidad de una mayot atención a abordajes territoriales.

Conclusiones

Recorriendo lo argumentado en este capítulo, cabe indicar que el análisis que continúa combina distintas perspectivas en tanto se recorren episodios heterogéneos. Por un lado, aquellos donde entran en relación ciudades y actores claramente identificables donde es más o menos claro aquello que se moviliza. Por otro lado, aquellos otros que dan cuenta de desplazamientos más multidireccionales, con un universo de actores y ciudades más amplio y donde aquello que se circula es algo más difuso. La heterogeneidad de abordajes se refuerza ya que el libro no sólo aborda episodios específicos -que suponen escalas y actores diversos- sino que, en una perspectiva temporal de mayor extensión, busca ponerlos en diálogo.

Así, el capítulo dos se centra en una serie de intercambios entre expertos y políticos de Buenos Aires y Barcelona a inicios de la década del noventa -aunque su abordaje requiera ir algo más atrás en el tiempo, ampliar el universo de actores a considerar y visibilizar las dinámicas no lineales que se despliegan entre distintos actores-; el capítulo tres se focaliza en la CAPMSA pero en su accionar por fuera de Puerto Madero -es decir, considerando un actor abordado en el capítulo previo pero ocupando roles distintos y conectándose con otros actores en otras geografías-; el capítulo cuatro hace ´zoom in´, cambia de escala y especifica los actores a abordar, al retomar la problemática del capítulo tres pero centrada en una iniciativa concreta de la Corporación en la ciudad de Mendoza; por el contrario, el capítulo cinco hace ´zoom out´, se aleja de iniciativas tan específicas y produce un diálogo entre la actividad de la CAPMSA dentro y fuera de Puerto Madero.

En síntesis, el abordaje de cada capítulo y su puesta en diálogo precisa una perspectiva atenta a la heterogeneidad y a procesos más multidireccionales y complejos que los supuestos, por ejemplo, en perspectivas como las de los policy transfer. De esta manera, el abordaje hace uso de la idea de circulación y se alimenta de las críticas -que suponen un diálogo- a la perspectiva de policy mobility. Así, desplegaremos una perspectiva que recupera la interacción de ese campo de discusión con otras miradas más sensibles a dimensiones históricas de los procesos -como ser los aportes de la planning history, entre otros- o a la interrogación de estos asuntos por fuera de circuitos Norte-Norte, en diálogo, como vimos, con un extenso corpus de reflexión latinoamericana al respecto.


  1. A pesar de estos lineamientos comunes que hemos indicado, dentro de las policy mobilities existen distintas orientaciones teóricas siendo difícil aludir a esta perspectiva en singular y como algo unificado (Temenos y McCann, 2014).
  2. En efecto, abordajes como el de policy transfer no dejan de evolucionar y modificarse a lo largo del tiempo-también en interacción con otras perspectivas- como puede observarse en Dolowitz y Marsh (2012).
  3. Estos asuntos se yuxtaponen a la mencionada agenda promovida por el postcolonial urbanism.


Deja un comentario