Otras publicaciones

9789877230123-frontcover

Book cover

Otras publicaciones

Book cover

9789871867806_frontcover

4 La Corporación Antiguo Puerto Madero fuera de Puerto Madero (1999-2012)

Introducción

Las últimas décadas han sido caracterizadas como un período de profundas transformaciones a nivel urbano, observando cambios morfológicos y económicos, modificaciones en las políticas urbanas y en los modos de intervenir arquitectónicamente, mutaciones en las maneras de conceptualizar la ciudad y en los roles que se le otorgan, entre otras cuestiones. Asimismo, este proceso de transformación urbana se vincula estrechamente con reestructuraciones económicas y reestructuraciones del rol del Estado que se producen a un nivel internacional, lo que implicó cambios en el rol planificador propio del Estado de bienestar, sus modos de intervenir y la articulación de lo público y lo privado (Menazzi, 2013). En ese marco, han proliferado nuevos modos de hacer ciudad, caracterizados por intervenciones más puntuales y fragmentarias, en articulación con el capital privado. Estas nuevas formas de intervenir y gestionar la ciudad se han ido difundiendo y multiplicado en gran cantidad de ciudades. Así, un relevante corpus de trabajos ha vinculado estos aspectos con procesos como los de globalización (Sassen, 1999). De modo complementario, un creciente grupo de investigaciones indica que la simultaneidad de formas análogas de intervenir en la ciudad no se deriva mecánicamente de los procesos de globalización sino que suponen el accionar de múltiples redes de actores –y una serie de procesos- más específicos (Jajamovich, 2013; Novick, 2009).

Una de las iniciativas que más se vinculó a estos nuevos modos de hacer ciudad en el caso de Buenos Aires, fue la urbanización de Puerto Madero, cuya gestión -como vimos- estuvo a cargo de la Corporación Antiguo Puerto Madero S.A. Tanto la CAPMSA como diversos actores se han encargado de dar a conocer este proyecto por diversos medios y han abordado distintas aristas de tal operación a la vez que se han producido numerosos estudios acerca de esta intervención. Sin embargo, poco se conoce en relación al accionar de la Corporación por fuera del perímetro de las 170 hectáreas que comprende el área de Puerto Madero. En efecto, desde 1999, ésta funciona como un ente que promueve y asesora sobre operaciones urbanas en múltiples ciudades de la región.

Este capítulo busca analizar el accionar de la Corporación en el marco de la circulación de políticas, modelos, técnicos e ideas urbanas. A diferencia del capítulo previo, nos enfocamos en un período posterior donde la CAPMSA ocupa un rol distinto: si entre 1990 y 1991 se acercaba más al polo ´demandante´ de políticas y modelos urbanos, en este capítulo se orienta más hacia un rol de ´oferente´ de las mismas. Asimismo, a partir de tal abordaje, este capítulo busca dialogar con recientes investigaciones sobre grandes proyectos urbanos en América Latina.

Partiendo de la idea de que las políticas y modelos urbanos no circulan en cualquier dirección sino que suponen el accionar de diversos actores interesados e involucrados en movilizar tales procesos, este capítulo vuelve a resaltar la utilidad metodológica del análisis de trayectorias de expertos a los fines de entender cómo y hacia dónde circulan las políticas urbanas así como para dar cuenta de la multiplicidad de caminos que toma y la variedad de escalas que atraviesa. Como se verá, esto supone un desplazamiento desde perspectivas que construyen explicaciones más estructurales hacia otras que sin dejar de lado tales aspectos, buscan complementarlas con el abordaje de otros procesos, favoreciendo una mirada más enfocada en los actores.[1] Como consecuencia de este giro, este capítulo subraya la necesidad de atender la relación entre la CAPMSA y sus integrantes, tanto cuando éstos trabajan en el marco de la Corporación como cuando lo hacen fuera de la misma, diversificando y multiplicando la circulación de las políticas y modelos urbanos y dificultando una delimitación clara de la expansión de la Corporación. Asimismo, esto supone la consideración de múltiples yuxtaposiciones entre actores públicos y privados para dar cuenta de tales procesos.[2] De todos modos, tal como se desarrollará, el abordaje de las trayectorias de los integrantes de la Corporación no agota la circulación de experiencias como la de Puerto Madero en tanto ésta también reconoce formas más lábiles de expansión.

4.1. Grandes proyectos urbanos en perspectiva de movilidad y circulación de políticas y modelo urbanos

El abordaje de la circulación de políticas y modelos urbanos entre distintas ciudades excede las fronteras nacionales. Así, al analizar cómo la CAPMSA circula entre distintos espacios, este capítulo vuelva a conectar el creciente interés académico en los viajes, la transferencia y el flujo de los modelos urbanos, políticas urbanas, ideas y técnicas con una serie de abordajes respecto a los grandes proyectos urbanos en América Latina.

Tal como lo hemos indicado en el capítulo dos, diversos investigadores señalan la imposibilidad de continuar analizando la producción de políticas en marcos estrictamente nacionales o en términos de traslación mecánica de lo global a lo local. Así, Cochrane y Ward (2012) proponen su abordaje en términos tanto relacionales como territoriales. Aunque tal abordaje ha sido mayormente desplegado en ciudades del norte global, hemos indicado un creciente corpus de trabajos que incorporan procesos y circulaciones entre ciudades del sur global. Es decir, una línea de análisis con la que colabora este capítulo centrado en el abordaje de la circulación y la movilidad de la CAMPSA entre ciudades de América Latina -aunque con una serie de precisiones que luego desplegaremos-.

Esa aproximación al mencionado corpus bibliográfico sobre circulación y movilidad de políticas se combina con una entrada específica respecto a la conversación latinoamericana sobre grandes proyectos urbanos en la región. Tal cual ha sido indicado previamente, en el abordaje de gpu´s ha predominado el estudio de casos. Cuando se consideró se multiplicación en la región el eje estuvo centrado en indicar el accionar del capital transnacional sobre las ciudades. Así, este capítulo -y este libro- buscan ampliar el panorama dando cuenta de otros actores y procesos que intervienen en la multiplicación de intervenciones similares en diversas ciudades. En efecto, si bien la materialización de estas intervenciones urbanas supone la participación de capitales privados, entender cómo y en qué direcciones circulan tales propuestas requiere la consideración de otros procesos y actores involucrados. En este caso, esto será factible a partir del abordaje de la circulación de la CAPMSA fuera del área de Puerto Madero, es decir, un aspecto apenas señalado en la literatura sobre Puerto Madero y pendiente de ser abordado a partir de perspectivas como la aquí presentada.

4.2. Cambios y continuidades en la CAPMSA

Tal como vimos en el capítulo previo, la CAPMSA surge en el año 1989 a partir de un convenio entre representantes del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, del Ministerio del Interior, en representación del Poder Ejecutivo Nacional, y la Intendencia Municipal. El modelo de gestión que desarrolla la operación Puerto Madero suponía una lógica de actuación público–privada. Asimismo, tal modelo de gestión debía permitir el autofinanciamiento a partir de la venta de tierra urbana y una urbanización por etapas, captando en cada nueva venta la valorización obtenida del proceso previo de urbanización. Es decir, que la CAPMSA no contaba con presupuesto asignado sino solamente con las tierras.[3]

Inicialmente la existencia y el accionar de la CAPMSA se circunscribían a la urbanización de las 170 hectáreas del área de Puerto Madero. Sin embargo, hacia 1999, “con la intención de proyectar las capacidades de la Sociedad, obtenidas en la exitosa experiencia urbanística de Puerto Madero” (Corporación Antiguo Puerto Madero, 2008: 23), se amplía el objeto social de la Sociedad, “permitiéndole actuar como gerenciadora, desarrolladora, fiduciaria o inmobiliaria en otros proyectos de desarrollo inmobiliario y urbanístico, tanto dentro como fuera del país” (Ibid).[4] De este modo, la ampliación del objeto social de la Corporación funciona también como un modo de asegurar su continuidad institucional más allá del límite temporal y físico de la urbanización del área de Puerto Madero. Esa ampliación de facultades pone en escena a un nuevo actor que interviene en múltiples escalas (locales, nacionales y regionales) en los procesos de construcción de las ciudades (Pírez, 1995).

Así, en posteriores publicaciones propias de la CAPMSA donde se remarcan sus logros tanto en el área de Puerto Madero como en su expansión internacional, ésta se presentará a sí misma como la protagonista de una fórmula exitosa que puede contribuir con otras ciudades que busquen generar proyectos similares:

Consolidados a nivel internacional como los realizadores de uno de los proyectos urbanos más exitosos de América Latina, la institución se propone contribuir a la formulación y montaje de nuevos proyectos urbanos. La cantidad de lecciones aprendidas durante estos veinte años le permite poner a disposición de emprendedores y gobiernos locales, equipos de profesionales con capacidad, conocimientos y experiencia para desarrollar este tipo de proyectos. Con esta actividad la Corporación Antiguo Puerto Madero S.A. busca ayudar a emprendedores y gobiernos locales a concretar ideas e iniciativas que parecen de difícil implementación (Corporación Antiguo Puerto Madero, 2011ª: 9).

4.3. La CAPMSA y su circulación

4.4.1. Convenios e iniciativas con diversas ciudades

La CAPMSA ha sido parte de diversas iniciativas en América Latina. Sin embargo, cabe indicar que gran parte de los convenios en los que participa no se materializaron: sea por no superar la etapa de convenios de intención, por su carácter de estudios de prefactibilidad, por la extensa temporalidad que su materialización demanda, por la resistencia de actores locales a los mismos o por conflictos entre reparticiones estatales. De todos modos, sí dan cuenta de la expansión y circulación de la Corporación por fuera del área de Puerto Madero.

Los convenios e iniciativas en los que interviene la Corporación son heterogéneos. Así, existen diferencias respecto al tamaño de las operaciones, el tipo de propuesta, la forma de participación de la CAPMSA, su ubicación geográfica, los comitentes y los socios, entre otros aspectos. Así, la participación de la Corporación incluye propuestas de desarrollo conceptual, gerenciamiento de proyectos, asistencia técnica, elaboración de diagnósticos, estudios de prefactibilidad técnica, etc. Asimismo, la Corporación es requerida sucesivamente por su expertise en variedad de cuestiones: en tanto ´modelo´ de ciudad, de (auto)financiamiento, de articulación entre actores públicos y privados, de articulación interjurisdiccional, de recuperación de áreas centrales, de revitalización de áreas portuarias, etc. Su participación y grado de involucramiento varía en los distintos casos: en algunas ocasiones se trata de convenios y cartas de intención, en otras, se trata de concursos y licitaciones con diverso grado de concreción. En algunas oportunidades la CAPMSA obtiene un rol protagónico mientras en otras ocasiones es sólo un actor más en el marco de un entramado más amplio.

Si consideramos la geografía de la expansión de la CAPMSA, cabe indicar que de la totalidad de convenios e iniciativas en los que participa, predominan los contactos con ciudades argentinas, como la ciudad de Buenos Aires (cuadro 1) y otras provincias del país, tales como: Buenos Aires, Mendoza, Corrientes, Misiones y Chaco (cuadro 2) . En menor medida, se despliegan convenios e iniciativas con ciudades latinoamericanas como Encarnación, Asunción, Santiago de Chile, Barranquilla, Río de Janeiro y Santo Domingo (cuadro 3). Asimismo, mayoritariamente a partir de modalidades como las de concurso, pueden señalarse una serie de ciudades y países fuera de América Latina como Memphis, Osaka e Irlanda (cuadro 4).

Cuadro 1. La expansión de la Corporación Antiguo Puerto Madero: iniciativas en áreas anexas a Puerto Madero [5]
Iniciativa Año Ubicación Comitente-Socios Tipo de acuerdo Tamaño Tareas
Isla Demarcchi 2001 Ciudad de Buenos Aires (CABA) Presiden­cia de la Nación – Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (GCBA) Carta de intención 60 ha. Identificar inmuebles y recopilar antece­dentes para promover integra­ción al éjido de la CABA
Conexión Puerto Madero – La Boca 2001 CABA Corpora­ción Sur Convenio Linea­mientos para recupe­ración, puesta en valor y continua­ción del eje Sur
Proyecto Retiro 2001 CABA Gobierno Nacional (GN) –GCBA. Consul­tores: Arqs. Varas – Lestard –  Baudizzone Requeri­miento del GN y el GCBA 17,3 ha. Gerencia­miento del Proyecto Plataforma intermodal de transporte de pasajeros ´Retiro 2010´
Localiza­ción del Puerto de Cruceros 2006 CABA Secretaría Planea­miento Urbano y GCBA Estudio preliminar de prefac­tibilidad técnica para emplaza­miento de programa turístico-portuario.
Fundación La Boca 2007 CABA Fundación La Boca– GN – GCBA integra Consejo Fundación La Boca. Programas de recupera­ción de La Boca y la Zona Sur, desde lo social y lo arquitec­tónico

Fuente: elaboración propia a partir de balances de la Corporación Antiguo Puerto Madero (2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012), publicaciones de la misma (Corporación Antiguo Puerto Madero, 2011ª) y artículos de diario nacionales y locales.

Cuadro 2. La expansión de la Corporación Antiguo Puerto Madero: iniciativas en provincias de Argentina
Iniciativa Año Ubicación Comitente-Socios Tipo de acuerdo Tamaño Tareas
Proyecto Potrerillos– Madero 2003 Mendoza Provincia de Mendoza Acuerdo Asociativo 2000 ha. Establecer marco jurídico para desarrollo de proyecto de inversión privada y pública
Proyecto Maipú 2003 Mendoza Municipa­lidad de Maipú Solicitud de firma de Convenio 43 ha. Desarrollar proyecto de Parque Industrial, en predio de propiedad municipal
Proyecto San Rafael 2003 Mendoza Municipa­lidad de San Rafael Solicitud de firma de convenio Desarrollo urbanístico de Estación Terminal de Ómnibus de San Rafael y depen­dencias accesorias.
Proyecto Mendoza -Madero [6] 2003 Mendoza Convenio CAPMSA – Municipa­lidad de Mendoza. GN – ONABE Convenio, creación de Comisión Mixta y Fidei­comiso 36 ha. Proyecto ferro­urbanístico en antigua estación de ferrocarril.
Diagnós­tico – desarrollo conceptual – Posadas -Encarnación[7] 2005 Posadas – Encarna­ción Empresa Binacional Yaciretá (EBY) Convenio Marco 9 ha. Diagnós­tico expeditivo –  propuesta de desarrollo conceptual
Convenio marco con Municipa­lidad de Morón 2005 Morón – Provincia de Buenos Aires Municipa­lidad de Morón Convenio Marco Asistencia técnica en desarrollo urbano en diversas áreas del municipio
Convenio Provincia de Corrientes 2006 Corrientes Gobierno de la Provincia de Corrientes Convenio Marco Asistencia técnica para revitali­zación de Costanera de ciudad de Corrientes y visión de ciudad.
Plan Maestro Resistencia 2011 Resistencia (Chaco) Acuerdo con Fiduciaria del Norte S.A. Acuerdo 150 ha. Plan Maestro de Urbani­zación. Addenda con el objeto de ampliar proyecto inicial.
Convenio Coopera­ción con Quilmes 2012 Quilmes, Provincia de Buenos Aires Municipa­lidad de Quilmes Convenio Marco de Coopera­ción Desarrollar proyectos urbanís­ticos

Fuente: elaboración propia a partir de balances de la Corporación Antiguo Puerto Madero (2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012), publicaciones de la misma (Corporación Antiguo Puerto Madero, 2011ª) y artículos de diario nacionales y provinciales.[8]

Cuadro 3. La expansión de la Corporación Antiguo Puerto Madero: iniciativas en ciudades de América Latina
Iniciativa Año Ubicación Comitente- Socios Tipo de acuerdo Tamaño Tareas
Ciudad colonial de Santo Domingo 2002 República Domini­cana Unidad Técnica Plan Revitali­zación Ciudad Colonial. Consorcio con: Garay y Asoc. Moscato – Schere Licitación Interna­cional Seleccio­nado para presentar propuesta en licitación interna­cional. Formula­ción de plan estratégico y diagnóstico socio­económico
Franja costera ciudad de Asunción 2004 Asunción (Paraguay) Convenio con empresa “Alberto Barrail e hijos S.A.” Convenio 16 ha. Consul­toría, promoción inmobiliaria y de inversiones. Desarrollo de franja costera de Asunción
Plan maestro del portal bicen­tenario – Santiago de Chile 2004 Santiago de Chile (Chile) Ministerio de Urbanismo y Vivienda de Chile. CAPMSA integra consorcio adjudi­catario Licitación nacional e interna­cional. Integra consorcio adjudi­catario 245 ha. Asociado en Plan Maestro de Desarrollo (diagnós­tico, estudio de mercado, propuesta urbana e inmobiliaria, modelo de gestión, plan de marketing, factibilidad sociales y económica, impacto ambiental y vial e imple­mentación)
Diagnós­tico – propuesta de desarrollo conceptual en Posadas y Encar­nación 2005 Posadas (Argentina) Encarna­ción (Paraguay) Empresa Binacional Yaciretá (EBY) Convenio Marco 9 ha. Diagnós­tico expeditivo – propuesta de desarrollo conceptual
La Loma 2009 Barranquilla  (Colombia) Cámara de Comercio Barranquilla. Coordina­ción Arq. Moscato Convenio 90 ha. Asistencia técnica y desarrollo conceptual de alternativa de urbani­zación de la isla de “La Loma”
Convenio marco de cooperación Companhia de Desenvol­vimento Urbano da Região do Porto do Rio de Janeiro 2012 Río de Janeiro (Brasil) Companhia de Desenvol­vimento Urbano da Região do Porto do Rio de Janeiro Convenio Marco de Coope­ración 500 ha. Objeto de imple­mentar una política activa en materia de desarrollo urbano en la Región portuaria de Río de Janeiro

Fuente: elaboración propia a partir de balances de la Corporación Antiguo Puerto Madero (2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012), publicaciones de la misma (Corporación Antiguo Puerto Madero, 2011ª) y artículos de diario latinoamericanos.

Cuadro 4. La expansión de la Corporación Antiguo Puerto Madero: iniciativas en ciudades fuera de América Latina
Iniciativa Año Ubicación Comitente / Socios Tipo de acuerdo Tamaño Tareas
Estación Norte 2002 Osaka– Japón Corpo­ración de Desarrollo Urbano – Corpo­ración pública de Construc­ción del Ferrocarril Japonés – Federación Económica de Kansai – Cámara de Comercio e Industria y Gobierno de Osaka. Estudio asociado: Mario Roberto Álvarez Concurso. Premio a la excelencia por la propuesta presen­tada. 26 ha. Concurso interna­cional de Ideas – remode­lación de estación ferroviaria de cargas.
Waterford North Quays 2002 Irlanda Oficina de Gobierno – Oficina de Trabajos Públicos del Instituto Real de Arquitec­tos de Irlanda. Estudio asociado: Becker– Ferrari Concurso 3 ha. Concurso Interna­cional de Arqui­tectura y Diseño Urbano. Formular Plan Maestro para reade­cuación de Costa Norte de Waterford City y diseño de edificio multi­funcional
Memphis Waterfront 2002 Mepmphis – USA Riverfront Develop­ment Corpora­tion de Memphis. Estudio asociado: Magariños y Rivoira Concurso 2,3 ha. Concurso interna­cional de proyectos para desarrollo del nuevo masterplan para conectar ciudad y río Missisipi

Fuente: elaboración propia a partir de balances de la Corporación Antiguo Puerto Madero (2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012) y publicaciones de la misma (Corporación Antiguo Puerto Madero, 2011ª).

Las propuestas promovidas por la CAPMSA no circulan en cualquier dirección. Desde la perspectiva propuesta en este libro, entender su direccionalidad supone considerar las relaciones –y contactos previos- que colaboran en tal sentido -sin perder de vista modalidades de circulación más lábiles y menos controlables-. En efecto, como fue indicado, dentro del corpus de convenios con ciudades argentinas, la ciudad de Buenos Aires es la que cuenta con una mayor presencia, sobre todo en los primeros años de expansión de la Corporación. Esto obedece a diversos motivos: la propia CAPMSA cuenta con representantes del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (GCBA) lo cual facilita los contactos a la hora de generar convenios con tal gobierno. Así, el abordaje de las trayectorias de integrantes de la CAPMSA permite indicar que hacia el año 2000, Roberto Converti, a cargo de la Corporación, venía de ocupar el cargo de Subsecretario de Planeamiento Urbano del GCBA. Dicho cruce se reitera con otros integrantes de la Corporación como Enrique Fazio: previamente a ocupar un lugar en la Corporación estuvo a cargo de la Secretaría de Planeamiento Urbano y Medio Ambiente del GCBA.[9]

Asimismo, varios de los convenios que refieren a la ciudad de Buenos Aires tienen que ver con terrenos adyacentes al área de Puerto Madero (“Localización del Puerto de Cruceros”, “Isla Demarcchi”, “Conexión Puerto Madero–La Boca”). Esto no responde a una cuestión meramente de localización. Tal como señalan algunos informantes clave vinculados a la Corporación, en varias oportunidades la propia CAPMSA moviliza estudios y relaciones a los fines de ser convocada por el GCBA, demostrando así su interés en expandir sus límites en las zonas próximas al área inicial de influencia. A su vez, dado que una parte relevante de esas iniciativas se vinculan a áreas en las cuales tanto el Gobierno Nacional como el GCBA tienen incumbencia legal -el primero en tanto propietario de tierras y el segundo en tanto encargado de otorgar normativa a las mismas-, la Corporación se auto promueve como una herramienta útil a los fines de coordinar tal interjurisdiccionalidad, al estar integrada por representantes de ambos gobiernos.[10]

Por otro lado, la provincia de Mendoza cuenta con una relevante presencia (Madero-Mendoza, Maipú, San Rafael, Potrerillos) en la circulación de la Corporación por fuera de Puerto Madero. La proliferación de convenios e iniciativas entre la CAPMSA y Mendoza se explica, entre otros factores, por la presencia de directivos de la Corporación provenientes y con experiencia política en tal provincia, como ser el caso de Alfredo Porras. Así, puede reiterarse cómo el abordaje de las trayectorias de los integrantes de la Corporación que intervienen en el proceso de su expansión permite dar cuenta de la multiplicidad de direcciones que éste toma.

Tanto en concursos como en convenios, la Corporación actúa en conjunto con diversos estudios de arquitectura de Buenos Aires. Esto nos permite advertir la variedad de circuitos de movilidad de políticas urbanas así como las múltiples escalas y actores que intervienen en estos procesos. Asimismo, aquella expansión permite observar diversos cruces entre la CAPMSA y ex integrantes de la misma, reafirmando la utilidad del abordaje de trayectorias en el análisis de su expansión. Tal es el caso de Alfredo Garay, quien – como vimos – fue Secretario de Planeamiento durante el inicio del proyecto Puerto Madero e integrante de la CAPMSA entre 1989 y 1992 y entre 2008 y 2015. Así, su participación en el concurso de Santo Domingo, en el año 2002, se produce mientras se encuentra fuera de la Corporación. Asimismo, pueden mencionarse los lazos existentes con el Arq. Moscato, quien acompaña la gestión de Garay en los años iniciales del proyecto Puerto Madero como Consejero de Planificación de la Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires, y será parte de iniciativas como el concurso de Santo Domingo y ´La Loma´ en Barranquilla, a partir del año 2009.

Aún así, estas relaciones no agotan la multiplicidad y variedad de escalas involucradas en la circulación de políticas y modelos urbanos asociados a la Corporación y a la experiencia de Puerto Madero. Tal como lo indican Cochrane y Ward (2012) pensar en términos de la movilidad de las políticas requiere entender la multiplicidad y entrecruzamiento de los espacios de su elaboración. Esto deriva en dificultades a la hora de intentar una rígida delimitación de estos procesos, tal como lo hemos discutido en el capítulo dos. En efecto, como ramificación o derivación de estos procesos -aunque por fuera de la Corporación- y como entrecruzamiento entre ámbitos públicos y privados, cabe indicar el rol que asumen otros ex integrantes de la misma. Así, puede mencionarse el caso del aludido Roberto Converti quien tras abandonar la Presidencia de la CAPMSA monta en el año 2002 una oficina de consultoría urbana denominada OFICINA URBANA. Desde allí, se concentra en la temática de asesorías y consultorías en remodelación de áreas portuarias o bordes de ríos en distintas ciudades (como Rosario, Santa Fe, Neuquén[11], Salta y Villa del Chocón en Argentina), retomando el know how desplegado en la Corporación y aprovechando ciertas relaciones allí tejidas. En efecto, tales relaciones le permitirán ser parte de redes de ciudades portuarias. Es decir, espacios donde se yuxtapone la promoción de determinadas políticas urbanas y el desarrollo de conocimientos sobre tales asuntos a partir, por ejemplo, de congresos y de la elaboración de textos y manuales sobre ciudades portuarias. Esos vínculos previos también facilitarán el acceso a un mercado internacional de consultoría. Así, Converti accederá a cargos tales como el de consultor externo de organismos internacionales como URB-AL. Una dinámica relativamente análoga puede indicarse a propósito de Guillermo Suaya, otro ex integrante de la CAPMSA que pocos años después de su paso por la misma integra el consorcio de profesionales de Ecuador, Perú, Inglaterra y Argentina que lleva adelante la renovación de la costanera de Guayaquil “Malecón 2000” (Santos, 2000). De esta forma, las relaciones previas y el know how específico adquirido durante el pasaje por la Corporación será también reutilizado y capitalizado en trayectorias laborales personales.

4.4. Aprendizajes múltiples

Cambiando el prisma de análisis cabe indicar, a lo largo del tiempo, una serie de modificaciones respecto al rol que asume, o busca asumir, la Corporación. Este proceso, da cuenta de los aprendizajes que la CAPMSA adquiere en su experiencia de expansión y circulación de políticas y modelos urbanos. Es decir, que los procesos de aprendizaje también son multidireccionales. Por un lado, diversas ciudades entran en contacto con la CAPMSA y aprenden de Puerto Madero –buscando legitimar en contextos locales sus propuestas movilizando la referencia a casos ´exitosos´-. Como contrapartida, la Corporación aprende de su propia experiencia de expansión. Así, como se desarrollará más extensamente en el capítulo siguiente, puede señalarse que en el convenio ´Mendoza-Madero´ se indicaba que las utilidades se producirían una vez terminado el proyecto de remodelación de la antigua estación de ferrocarril. Sin embargo, el mismo no se materializó, tanto por resistencias de actores locales (Salomone y Marsonet, 2011) como por disputas intra-estatales entre la Corporación y el Organismo Nacional de Bienes del Estado (ONABE), propietario de los terrenos (Corporación Antiguo Puerto Madero, 2009). De esta manera, la CAPMSA no obtiene ganancias económicas sino pérdidas, al asumir el pago correspondiente al proyecto elaborado por el estudio de arquitectura ´Mario Roberto Álvarez´. Por el contrario, en convenios posteriores las utilidades de la Corporación se estipularán en distintas etapas: antes y después del desarrollo de los proyectos. Así, puede señalarse un proceso de aprendizaje de la Corporación con experiencias de convenios que no se materializan y, a partir de los cuales, la CAPMSA ya no buscará proponerse única ni centralmente como constructora o desarrolladora de proyectos sino también asumiendo un rol de consultora, entendiendo que las dinámicas posteriores de los convenios escapan a su control.[12]

Sin embargo, como ya lo indicamos, más allá de los –escasos- ingresos obtenidos, la modificación de sus estatutos y la posibilidad de circular por fuera de Puerto Madero garantizan la continuidad institucional de la CAPMSA una vez que concluya la urbanización de Puerto Madero, algo que no parece lejano en el tiempo dado su alto grado de avance. A su vez, permite que actores asociados a la misma se integren a diversos circuitos de circulación de modelos urbanos: sea como socios directos de la propia Corporación o como ex integrantes de la misma que aprovechan las relaciones y el saber hacer allí adquirido y se insertan en un mercado trasnacional de consultorías privadas. Asimismo, junto al rédito económico de los convenios y la prolongación de sus funciones, la CAPMSA busca consolidar su imagen en el exterior “como un exitoso desarrollador urbano en gran escala” (Corporación Antiguo Puerto Madero, 2009: 7) algo que, se espera, fortalezca al mismo tiempo la posibilidad de obtener nuevos encargos y le otorgue mayor legitimidad dentro del país.

4.5. Más allá de los convenios: la multiplicidad de circuitos de circulación

Diversos actores buscan, en un contexto internacional, políticas urbanas que pueden serles de ayuda en términos tanto prácticos como políticos. Asimismo, las políticas ´importadas´ desde otros lugares arriban a los contextos locales con un plus de prestigio (Temenos y McCann, 2012). Así, cambiando el prisma de observación y parafraseando lo que Gonzalez (2011) indica respecto a ciudades como Barcelona y Bilbao, cabe indicar que si los expertos, o políticos de las ciudades mencionadas en los cuadros 1, 2 y 3 establecen convenios con la CAPMSA o visitan Puerto Madero a los fines de aprender de su experiencia –y legitimar diversos proyectos urbanos en contextos locales apelando al supuesto éxito de la experiencia de referencia-, esto ocurre porque previamente han oído o leído respecto de la misma a través de la prensa, literatura especializada, documentos de políticas, redes de ciudades y exhibiciones o muestras donde se publicita y relata la operación. Es decir que la circulación de la experiencia de Puerto Madero excede tanto el aludido corpus de convenios como los circuitos a través de los cuales éstos se despliegan, tornando estos procesos complejos y multidireccionales -más que lineales y con puntos de partida y llegada claramente delimitados-.

En efecto, el proyecto Puerto Madero así como la CAPMSA han recibido múltiples premios y reconocimientos internacionales y ha sido exhibido en diversas muestras y presentado en distintos encuentros, a partir de instituciones vinculadas al universo de la arquitectura, el urbanismo, la gestión urbana y el real estate.[13] A su vez, integró diferentes redes (como la ´Asociación Internacional de Villas y Puertos´), se ha promovido a sí misma a partir de publicaciones (de la propia CAPMSA así como de integrantes y ex integrantes de la misma) y sitio web propio -en varios idiomas- (www.puertomadero.com), participó de los mencionados concursos internacionales, comenzó a ser estudiada como ejemplo de best practice en múltiples programas universitarios de urbanismo y planificación urbana y fue y es objeto de tesis e investigaciones tanto críticas como apologéticas.

Investigadoras como Sánchez y Moura (2005) señalan que los documentos oficiales de agencias multilaterales de desarrollo juegan un rol relevante a la hora de codificar experiencias como best practices y favorecer su internacionalización y reproducción en tanto ´modelo´. Así, cabe indicar que el proyecto de Puerto Madero fue incluido como ejemplo en múltiples libros y manuales entre los que se destaca aquel publicado por Borja y Castells (1997). Producido en el marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Asentamientos Humanos (Habitat II, realizada en Estambul en 1996) y traducido a múltiples idiomas, Puerto Madero aparece como una de las iniciativas destacadas del capítulo “planes estratégicos y proyectos metropolitanos” -junto a otras en Barcelona, Colonia (Alemania), Rotterdam y Melbourne-. La narrativa allí desplegada sobre Puerto Madero utiliza como fuente el mencionado Plan Estratégico Antiguo Madero (Consultores Europeos Asociados, 1990) a la vez que elimina toda referencia a los conflictos señalados en el capítulo anterior.

Retomando lo ya indicado respecto a los entrecruzamientos y multidireccionalidades de la circulación de políticas y modelos urbanos y la utilidad del abordaje de trayectorias, cabe indicar que -como vimos en el capítulo tres- el propio Jordi Borja fue uno de los expertos que en 1990 intervino en aquella propuesta catalana para Puerto Madero (Borja, 1990). Por aquellos años, como vimos, Borja estaba a cargo de la Tecnologías Urbanas de Barcelona Sociedad Anónima (TUBSA), una empresa público-privada que buscaba exportar tecnología urbana catalana en el exterior. Tanto con TUBSA como en la consultora privada que inaugura en 1995 (´URBANTC-Jordi Borja. Urban Technology Consulting), Borja recorrerá América Latina asesorando y produciendo planes estratégicos en múltiples ciudades de la región. Así, Borja reaparece en esta historia de circulación de la operación Puerto Madero ocupando lugares diversos en distintos contextos -a la vez que manteniendo relaciones con pares de Buenos Aires allende Puerto Madero, siendo un consultor de referencia en variadas iniciativas-. Se reitera entonces aquella lógica social que indica que cada vez que se crean grupos y se mantienen lazos de solidaridad, los objetivos pueden cambiar, pero su funcionamiento y su capacidad organizativa permanece (Donatello, 2003).

Conclusiones

A partir de 1999, la CAPMSA ha circulado por múltiples ciudades de la región. El abordaje de tal circulación nos permitió retomar la discusión conceptual desplegada en el capítulo dos y ampliar el estudio de la circulación de políticas y modelos urbanos más allá de circuitos Norte-Norte o Norte-Sur -como las revisitadas en el capítulo previo-. Así, incrementamos un conjunto de investigaciones que rastrean circulaciones de políticas urbanas entre ciudades de la región, es decir, en circuitos Sur-Sur.

Paralelamente a la expansión de la CAPMSA y los convenios que ésta produce con distintos comitentes, integrantes y ex integrantes de la misma hacen uso de relaciones producidas a su interior así como del know how allí desplegado. De ese modo, se ramifican y yuxtaponen los circuitos de circulación de políticas y modelos urbanos tornándolos multidireccionales y dificultando una rígida delimitación, en concordancia con las discusiones conceptuales que hemos desplegado en el capítulo dos donde se apuntaban algunas limitaciones de perspectivas que suponen flujos más unidireccionales y menos móviles. En este marco cabe reiterar el aporte que supone el abordaje de las trayectorias de integrantes de la CAPMSA a la hora de entender tanto la circulación de la Corporación como sus derivaciones.

Tal como fue señalado, las políticas urbanas no circulan en cualquier dirección. Su circulación supone el trabajo de actores interesados en movilizar esos procesos. Así, entre los sentidos que hemos indicado a propósito de la circulación de la Corporación y la proliferación de convenios se encuentra el rédito económico que la CAPMSA espera obtener. Sin embargo no parecen haber rendido los frutos esperados en tanto gran parte de los convenios aun no se materializaron y no derivaron en ingresos a la Corporación. Más allá de esto, cabe reiterar que tal expansión le ha permitido a la Corporación su continuidad institucional una vez que se ´libera´ de la función exclusiva de urbanizar las 170 hectáreas de Puerto Madero. Esto le habilita un ´futuro´ que no se encuentra atado al devenir de tal área, cuyo final no parece ser tan lejano dada la escasez de emprendimientos que quedan por realizar en su perímetro. Asimismo, hemos indicado que la expansión de la Corporación también busca consolidar su imagen en el exterior “como un exitoso desarrollador urbano en gran escala” (Corporación Antiguo Puerto Madero, 2009: 7) algo que, se espera, fortalezca tanto la posibilidad de obtener nuevos encargos como su inserción en el contexto institucional argentino.

A su vez, en un cruce que da cuenta de la permeabilidad entre lógicas públicas y privadas, hemos indicado que la actividad de la Corporación por fuera del perímetro de Puerto Madero también facilita la obtención de ganancias materiales y simbólicas para una serie de actores que se asocian a tales procesos, como ser estudios de arquitectura y de urbanismo, consultores privados, etc. En ese sentido, el mencionado abordaje de las trayectorias de integrantes, ex integrantes y socios de la CAPMSA en los años abordados ha permitido enfatizar la mencionada multiplicidad y yuxtaposición de procesos de circulación de políticas urbanas. Asimismo, ha permitido indicar conexiones concretas entre Puerto Madero, la renovación de la costanera de Guayaquil e iniciativas de otras ciudades, más allá del accionar de la propia Corporación.

Este prisma ha permitido ampliar el conjunto de procesos y actores iluminados por diversas investigaciones existentes respecto a los grandes proyectos urbanos en América Latina. Entre otros aspectos, esto fue posible a partir de diversos desplazamientos. En primer lugar, postulamos que el abordaje de políticas urbanas puede complejizarse abordando no sólo sus efectos –urbanos, sociales, económicos, políticos, inmobiliarios, etc.- sino también a partir del análisis de cómo se conforman, quienes intervienen en tal conformación, etc. Así, hemos presentado un enfoque que busca contribuir a dar cuenta de la multiplicación de intervenciones urbanas similares en diversas ciudades pero ampliando las escalas de análisis más allá de los estudios de casos nacionales y/o locales. En ese sentido, el abordaje de la circulación internacional de políticas urbanas y expertos ha permitido iluminar algunos de los actores concretos que intervienen en tales procesos y señalar que lejos de ser el mero producto del accionar del capital global en las ciudades, la multiplicación de grandes proyectos urbanos puede abordarse considerando otros actores y/o procesos.


  1. Como vimos en el capítulo dos, múltiples investigadores resaltan la relevancia de dar cuenta del rol de los actores –y sus relaciones– en la circulación de políticas urbanas (Jacobs y Lees, 2013; Healey, 2013; Nasr and Volait, 2003).
  2. El abordaje de este capítulo se apoya en diversas fuentes como ser los balances anuales de la CAPMSA -desde el año 2001 hasta el año 2012-, publicaciones de la misma y su página web. Asimismo, hemos realizado entrevistas en profundidad a integrantes de la Corporación así como han sido analizadas diversas fuentes secundarias vinculadas a la temática.
  3. Se trata, como veremos, de un asunto de especial interés para gestores y expertos de otras ciudades deseosos de realizar iniciativas de este tipo -de manera “autofinanciada”-.
  4. Si bien la CAPMSA inicia formalmente este proceso hacia 1999, esto no implica que previamente no haya mantenido conversaciones más informales respecto a su experiencia con representantes técnicos y políticos de otras ciudades, como ser los casos de Montevideo (Uruguay) y Rosario (Argentina), entre otros.
  5. Los espacios que no han sido llenados en los siguientes cuadros se debe a la falta de fuentes adecuadas y/o a la imprecisión de las fuentes existentes respecto a las áreas aludidas. Posteriormente al cierre de la escritura de este libro, la CAPMSA se ha involucrado formalmente en una iniciativa de gran magnitud como ser el  desarrollo de las obras de superficie, parques, paseos y espacios verdes correspondientes al Paseo del Bajo en la ciudad de Buenos Aires.
  6. Este proyecto en particular será motivo de análisis en el capítulo que sigue.
  7. Dado que se trata de un trabajo sobre Posadas (Argentina) y Encarnación (Paraguay), se inserta esta iniciativa en los cuadros 2 y 3.
  8. Dado que se trata de un trabajo sobre ciudades de Argentina y Paraguay, el ´Diagnóstico expeditivo–propuesta de desarrollo conceptual en Posadas y Encarnación´ se inserta en los cuadros 2 y 3.
  9. Sin embargo, en casos como el del Proyecto Retiro, estos cruces entre integrantes de la CAPMSA y el GCBA no garantizan el acuerdo entre dicho gobierno y el Gobierno Nacional a la hora de definir y materializar las propuestas promovidas por la Corporación (Cuenya, 2006).
  10. Sin embargo, en contextos de disputas entre ambos gobiernos, la supuesta fortaleza de la CAPMSA -estar integrada por ambos gobiernos- se transforma en una limitación en tanto tierras del Gobierno Nacional en Buenos Aires serán gestionadas sin la mediación de la Corporación a los fines de limitar el protagonismo que el Gobierno de la Ciudad pueda tener en tales asuntos.
  11. Participa en la creación de nuevas corporaciones de desarrollo urbano como ser la Corporación para el Desarrollo Integral de Neuquén Sociedad del Estado CORDINEU-SE y dirige el plan maestro para el desarrollo del ´Paseo de la Costa´.
  12. Profundizaremos sobre estos asuntos en el próximo capítulo.
  13. El capítulo seis buscará poner en relación la actividad de la CAPMSA por fuera de Puerto Madero con una serie de iniciativas de la propia Corporación dentro del área.


Deja un comentario