Otras publicaciones

12-3899t

9789877230482-frontcover

Otras publicaciones

relaciones-flacso

Book cover

7 Conclusiones

Según la definición catastral, Puerto Madero está comprendido por las calles Brasil, Av. Ingeniero Huergo, Av. Eduardo Madero, Cecilia Grierson, y por el Río de la Plata, el Riachuelo y la Dársena Sur. Limita con los barrios de La Boca al suroeste, San Telmo, Monserrat y San Nicolás al oeste y Retiro al Noroeste, con la localidad de Dock Sud al sur, y con la Reserva ecológica de Buenos Aires y el Río de la Plata al este.

Este libro ha buscado descentrar esa definición al seguir o rastrear Puerto Madero – y la CAPMSA – en movimiento y a lo largo del tiempo. En esa senda, y parafraseando a Ong y Roy (2011), Puerto Madero no es un área fijada y definida de una vez para siempre sino un nexo particular de ideas, instituciones, actores y prácticas -situadas a la vez que trasnacionales-.

Tematizar la circulación de Puerto Madero y la CAPMSA implica asumir la multiplicidad que los atraviesa. Así, ya no se trata de un Puerto Madero, en singular, sino de muchos; ya no tiene una localización única y definitiva sino que está atravesado por variadas circulaciones. Este libro ha trazado algunas de las múltiples formas que toman estos procesos, sin pretensión de exhaustividad. Cada capítulo ha analizado un episodio pero la puesta en diálogo de los mismos ha requerido operaciones más complejas. Careciendo de un léxico más adecuado, hemos aludido a metáforas fotográficas como forma de dar cuenta de aproximaciones escalares variadas y desplazamientos sucesivos: zoom inzoom out han sido algunas de las operaciones para captar estos asuntos. Dicho en otros términos, en cada ocasión -o capítulo-, Puerto Madero y la CAPMSA varían; en sus múltiples circulaciones mutan, son hechos y rehechos, como productos de un cruce inestable entre la urbanización del área, las múltiples y variadas circulaciones que los atraviesan y las narrativas que proliferan a su alrededor. Se trata así de un rompecabezas que no concluye ni totaliza, aun cuando la urbanización del área esté cerca de ´finalizarse´.

Sostener que en cada ocasión o episodio se trata de un Puerto Madero distinto no implica suponer que sus múltiples circulaciones sean totalmente azarosas o indeterminadas. Por el contrario, y es aquí donde nos separamos de los planteos que acentúan la indeterminación de estos asuntos, hemos enfatizado cómo estos procesos se encuentran atravesados de múltiples y variadas formas por relaciones de poder. Éstas se manifiestan respecto a: qué tipo de políticas circulan -y sus efectos sociales y urbanos sobre la ciudad-; con qué argumentos se validad, se integran en agendas políticas y son contestadas; que relaciones se despliegan entre ´demandantes´ y ´oferentes´ de políticas y modelos urbanos; y qué políticas permanecen inmóviles. Hemos indicado que las alusiones a circulaciones definen simultáneamente una cualidad del objeto de estudio y una metodología de análisis. Así, aquellas asimetrías de poder también pueden reproducirse en las perspectivas de análisis y sus posicionamientos -implícitos o explícitos- a propósito de: qué circuitos analizan -y dejan de analizar-; cuanto fetichizan la movilidad y/o dejan de lado la inmovilidad.

Desde la perspectiva desplegada en este libro, la imaginación geográfica y escalar que alimenta distintas aproximaciones respecto al movimiento de las políticas no puede -ni debe- desplegarse a costa del abandono de una sensibilidad histórica. Esto no supone obviar las dificultades teóricas y metodológicas de dicho cruce. Recorrer Puerto Madero y observar la urbanización prácticamente terminada, trae aparejado un riesgo implícito: entenderla como un producto cerrado y definido. En ocasiones esto conduce de manera teleológica a suponer que su ´éxito´ estuvo garantizado desde un comienzo y que el camino a su conclusión fue gradual, sucesivo e ininterrumpido. Este libro ha buscado desarmar esa mirada para lo cual fueron útiles los señalamientos de Gurevitch (1993: 9): “…la historia tiene sus puntos de elección crítica, momentos de flujo cuando pueden ocurrir varias cosas pero sólo una ocurre en realidad. Años después esa opción triunfante anulará todas las demás posibilidades, y las cosas parecerán más definidas…”. En ese sentido, a contrapelo de la anulación de las múltiples posibilidades que suponen las ´opciones triunfantes´, este libro analizó múltiples procesos más que el resultado cristalizado del mismo. Esto supuso considerar los vaivenes, incertidumbres, fracasos y disputas que atravesaron la urbanización de Puerto Madero, la circulación de la CAPMSA por fuera del área y el cruce entre ambos asuntos.

A continuación, y como sostén del objeto de análisis construido y desplegado en este libro, recapitulamos el cruce de literaturas que hemos propuesto, una serie de interrogantes sobre los procesos de circulación de políticas y modelos urbanos en América Latina y un conjunto de reflexiones respecto a las complejas y cambiantes relaciones entre ´oferentes´ y ´demandantes´ de políticas urbanas.

7.1. Abordajes

A lo largo de este libro hemos retomado la operación Puerto Madero a partir de un cruce entre dos literaturas: aquella centrada en la circulación de políticas y modelos urbanos y aquella otra vinculada a los grandes proyectos urbanos. Tal cruce derivó en una mirada específica respecto a Puerto Madero.

Como vimos, existen distintos conceptos -en ocasiones deudores de distintas disciplinas-que buscan dar cuenta del creciente movimiento de políticas entre ciudades. Frente a la proliferación de categorías, algunos autores señalan la posibilidad de que sea la escala aquello que las distinga y complemente. Así, quienes aluden a transfer suelen dar cuenta desplazamientos específicos de una política entre dos jurisdicciones; aquellos que refieren a difussion buscan captar desplazamientos más amplios -entre más ciudades o países- de una política pública; mientras que el uso de la categoría circulation alude a flujos mas vastos y extensos, en tiempo y espacio, pudiendo implicar movimientos en distintas direcciones. En el marco de un período de abordaje amplio, este libro ha tenido en cuenta estos asuntos a partir de la combinación de dos acercamientos. Por un lado, la posibilidad de abordar episodios específicos y distintos en cada capítulo iluminando determinados actores, circuitos, geografías conectadas, procesos, etc. Por otro lado, la puesta en dialogo de los mismos, indicando distintos cambios y desplazamientos en esos asuntos.

Este libro se ha centrado en el abordaje de la circulación de políticas y modelos urbanos y ha dialogado críticamente con aportes provenientes de campos como el de la policy mobility. Si bien ese universo reconoce la multidireccionalidad de los flujos de políticas, tiende a abordar mayormente ciudades del norte global. Por el contrario, en diálogo con tradiciones como la planning history y abordajes latinoamericanos sobre estos asuntos, hemos buscado ampliar geográficamente las circulaciones a abordar. Así, hemos dado cuenta de circuitos Norte-Sur -a propósito de los intercambios entre expertos y políticos de Barcelona y de Buenos Aires- así como nos hemos detenido en circuitos Sur-Sur, a propósito de la circulación de la CAPMSA por fuera de Puerto Madero.

Abordajes centrados en la policy mobility observan la producción de políticas como producto tanto de procesos relacionales como territoriales. Sin embargo, existe cierta tendencia en aquella literatura a focalizar más en el movimiento y en lo relacional, dejando en un segundo plano el enraizamiento y/o aterrizaje de aquellas políticas que se mueven. Frente a tal sesgo, hemos intentado recuperar ambas dimensiones prestando atención no sólo a lo que circula sino a cómo esto aterriza y se modifica, como vimos respecto a las propuestas catalanas para Puerto Madero y a propósito de las propuestas de la CAPMSA en Mendoza.

Diversos observadores han indicado cierta propensión presentista de la literatura de policy mobility. Frente a esto, hemos abordado un período amplio que incluye lo que se conoce como pasado reciente; asimismo, hemos subrayado que una perspectiva histórica, atenta a las trayectorias -temporales pero también espaciales- de los actores intervinientes, permite entender cómo y porqué determinados expertos y políticos deciden aprender de una ciudad y no de otra. En esa línea, entender la presencia de catalanes a inicios de 1990 en Buenos Aires supuso reconstruir trayectorias de latinoamericanos y barceloneses así como conexiones previas entre éstos, para lo cual hubo que ´retroceder´ en el tiempo e ir hasta fines de los años sesentas e inicios de los setentas.

Por último, y no por eso menos importante, existe en la policy mobility una tendencia a abordar conexiones entre ciudades así como a remarcar el rol de actores no estatales, en parte como prismas que la diferencian de campos de abordaje previo como el de la policy transfer. Ensanchando el abordaje, este libro ha dado cuenta de actores de ese tipo pero también ha señalado la relevancia de los estados nacionales en estos procesos, tanto entre demandantes como entre oferentes de políticas urbanas. En efecto, la propia CAPMSA está integrada por el Estado Nacional y representantes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Este enfoque ha permitido una entrada específica a los asuntos usualmente debatidos en la literatura que analiza grandes proyectos urbanos en América Latina. Frente al habitual estudio de caso que permea esa bibliografía, el libro ha presentado una aproximación que permita darle sentido a la proliferación de gpu´s en distintas geografías. Usualmente aquella proliferación es presentada como producto de la acción del capital privado transnacional sobre las ciudades. Desplazando la mirada, este libro ha buscado subrayar el rol de otros actores y otros procesos como ser la aludida circulación de políticas, expertos y modelos urbanos. Esto supuso otro giro: frente al tradicional abordaje de los efectos -sociales, políticos, económicos, urbanos y culturales- de los gpu´s sobre las ciudades, este libro se focalizó en aristas ligadas a cómo se constituyen estas iniciativas.

El mencionado cruce entre circulación de políticas y modelos urbanos y grandes proyectos urbanos ha permitido trazar una historia específica respecto a Puerto Madero. Usualmente el foco tiende a estar en sus dimensiones urbanas y de gestión. En algunas ocasiones, desde perspectivas culturales y etnográficas, se han generado abordajes que atienden a dimensiones simbólicas de la operación. Sin embargo, en términos generales los abordajes más centrados en dimensiones simbólicas no han sido puestos en diálogo con la propia gestión urbanística del área. Por otra parte, aunque en ocasiones ha sido mencionada la circulación de políticas y expertos como parte de la dinámica de Puerto Madero, el foco estuvo puesto mayormente en el aludido intercambio con expertos de Barcelona. En ese sentido, el foco en la propia CAPMSA y en su circulación por fuera de Puerto Madero no había recibido una atención relevante. Asimismo, y esto supone un aporte a la conversación tanto sobre los gpu´s como sobre Puerto Madero en particular, el abordaje propuesto supuso diluir la dicotomía entre un adentro y un afuera de Puerto Madero al explorar cómo la circulación de la CAPMSA por fuera del área también colabora a legitimar la operación en relación a audiencias locales y nacionales. Así, la movilización del reconocimiento nacional e internacional buscado y obtenido por la Corporación junto a las mencionadas actividades que ésta lleva adelante dentro del perímetro de la operación permiten reconstruir con mayor amplitud la construcción -material y simbólica- del área.

7.2. Circulación de políticas y modelos urbanos en América Latina

En el capítulo dos, al retomar elementos de la planning history, de debates latinoamericanos y del postcolonial urbanism, hemos indicado una serie de problematizaciones respecto a los circuitos -y experiencias- que se abordan -y aquellos otros que tienden a ser dejados de lado-. En ese marco, aunque se trata de una idea a seguir desplegando en sucesivos trabajos, cabe dejar planteado el interrogante respecto a la existencia o no de cierta especificidad de los procesos de circulación de políticas y modelos urbanos en América Latina. Como acabamos de ver, y a diferencia de lo predominante entre ciudades del norte global, el caso aquí abordado permite resaltar que el Estado -nacional y local- tiene un rol relevante tanto entre ´oferentes´ como entre ´demandantes´ de políticas y proyectos urbanos. Sin embargo, resulta dificultoso -y quizás poco productivo- trazar límites o fronteras definitivas a lo latinoamericano sin caer en una esencialización: de allí que aludamos a la circulación de políticas y modelos urbanos en América Latina y no a la circulación de políticas y modelos urbanos latinoamericanos. Es más, desde una perspectiva histórica atenta a la circulación de políticas urbanas y de expertos, puede indicarse que la operación Puerto Madero también está atravesada por procesos que perforan distinciones rígidas entre América Latina y el resto del mundo. Sintéticamente, como vimos, las redes y conexiones que derivan en la presencia de expertos catalanes al inicio de la operación Puerto Madero se apoyan en contactos previos -desplegados durante los años setentas- entre tales expertos e investigadores urbanos de América Latina. Por otro lado, los procesos de circulación de políticas y modelos no se producen únicamente en tal dirección -desde Barcelona hacia Buenos Aires-. En efecto, la propia corporación a cargo de la urbanización de Puerto Madero hace circular propuestas en distintas ciudades de la región para lo cual también se apoya en redes, actores y recursos situados por fuera de América Latina tornando dificultosa una rígida delimitación de América Latina.

7.3. Oferentes y demandantes de políticas y modelos urbanos

El abordaje de la circulación de Puerto Madero en perspectiva histórica permite complejizar algunas categorías así como indicar ciertas modificaciones en las posiciones o roles de los actores involucrados en estos procesos. Así, cabe resaltar la intercambiabilidad de posiciones como las de oferentes y demandantes de políticas y modelos urbanos. En efecto, en los inicios de la operación Puerto Madero la CAPMSA aparecía como demandante de políticas y los asesores catalanes como oferentes de las mismas. No demasiados años después la propia Corporación deviene un ´oferente´ de políticas y modelos. Asimismo, expertos catalanes -como Jordi Borja- que participan de la rechazada propuesta catalana para Puerto Madero serán parte -posteriormente- de los procesos de circulación de esa iniciativa a partir de su inclusión en manuales y literatura de referencia que colaboran a codificarla en tanto best practice; a la vez que seguirán desempeñándose como asesores y consultores en múltiples ciudades de América Latina incluso en la propia Buenos Aires en el marco de otras iniciativas. Por su parte, y en tanto elemento que colabora a la mayor diseminación de los procesos abordados, en ocasiones ex integrantes de la CAPMSA -lo cual reitera la utilidad del abordaje de trayectorias para estos asuntos- retoman contactos y un saber hacer allí aprendido y son parte de grandes proyectos urbanos en otras ciudades -argentinas y latinoamericanas-; en ocasiones, hasta se reconectan con la propia Corporación como socios de la misma en alguna de sus incursiones por fuera de Puerto Madero. Estos asuntos debilitan la delimitación rígida entre aquello que corresponde a la circulación de Puerto Madero y aquello que no.

Los oferentes y demandantes de políticas urbanas no son los únicos actores en estos procesos. Otros actores se enrolan en estas dinámicas y e inciden sobre las mismas, en ocasiones colaborando en la no materialización -o alteración- de los gpu´s. Aun acotando el foco a los oferentes y demandantes de políticas, cabe resaltar que nos encontramos frente a procesos multidireccionales donde los aprendizajes son múltiples, variados e involucran a ambas partes. Desde el lado de los demandantes, ha sido indicado el intento de acceder a determinado know how así como la confianza en que éstos procesos legitimen las políticas y proyectos que se promueven -aunque en ocasiones no sea eso lo que ocurra-. Desde el lado de los oferentes, cabe resaltar que ofrecer o hacer circular políticas también supone aprendizajes variados respecto a esa misma actividad, tanto cuando ésta resulta ´exitosa´ como cuando los proyectos no se materializan; tal fue el caso de CAPMSA post Mendoza así como la experiencia previa del PEAPM y los consultores catalanes en Puerto Madero. Aquellas experiencias impactan sobre posteriores propuestas en otras geografías por parte de los oferentes, es decir, un proceso que ha intentado ser captado por cierta bibliografía a partir de conceptos como el de retro-transferencias, entre otros.

Aunque no hayamos profundizado especialmente en este asunto, los procesos de circulación no ocupan únicamente a oferentes y demandantes de políticas urbanas. En ocasiones, no sólo circulan propuestas como las de la CAPMSA sino, como lo mencionáramos respecto a Mendoza, también las contestaciones a las mismas. Así, no sólo se impugnan las políticas a adoptar sino que se rechazan las experiencias de referencia a la vez que se retoman los argumentos críticos que éstas recibieran en sus ´contextos de origen´. De este modo, se refuerza la aludida dificultad de delimitar espacial y temporalmente y de manera rígida estos procesos.

Por último, la circulación de Puerto Madero es paralela a la de otras iniciativas con otros contenidos sociales y urbanos, que proliferan regional e internacionalmente, como ser: la circulación del presupuesto participativo de Porto Alegre; Bogotá y sus políticas de transporte; Medellín y la circulación de su ´urbanismo social´; la internacionalización de la experiencia de Curitiba, entre otras. La puesta en conjunto de estas iniciativas permitiría en futuros trabajos una complejización del abordaje del variado espacio trasnacional donde circulan -a la vez que en ocasiones compiten-. Aunque se trate de emprendimientos heterogéneos, cuyo sentido y efectos pueden variar en su propia circulación (Peck y Theodore, 2015), nos interesa subrayar que los procesos circulación de políticas urbanas no se reducen a iniciativas urbanas de orientación neoliberal. En efecto, la perspectiva aquí presentada puede ser retomada para entender la circulación de políticas que promuevan lógicas de intervención alternativas.



Deja un comentario