Otras publicaciones:

12-3772t

Book cover

Otras publicaciones:

12-3301t

tapa5

Prólogo

Una mirada renovada
sobre olvidados textos heterodoxos

Jorge Bracamonte[1]

Uno de los hilos conductores en estos ensayos es la interrogación de lo que conforma el espacio autobiográfico, una mirada problematizadora de aquello que hace a las “escrituras del yo”. Pero se realiza dicha interrogación desde una serie de materiales y problemáticas surgidos a partir de discursividades heterogéneas, heterodoxas –muchas veces directamente marginalizadas e invisibilizadas– del devenir histórico de las escrituras y culturas de la Argentina. Como se señala al principio:

Las últimas décadas del siglo xx vieron la multiplicación de estudios teóricos y críticos sobre lo que de manera amplia se denomina “escrituras del yo”. Todas esas indagaciones han posibilitado una lectura nueva de textos que en ocasiones se dejaban de lado, e incluso se consideraban solo desde la perspectiva de la ciencia histórica.

Y, en efecto, este libro en su conjunto, para comenzar, se vuelve sobre corpus en gran medida olvidados, relegados, marginados de diferentes líneas canónicas o centrales del sistema literario y cultural argentino, activando un abordaje de esos conjuntos genéricos desde nociones como “memorias”, “recuerdos”, “ficciones del yo” y “relatos” híbridos, pero, eso sí, eludiendo lugares comunes para abordarlos. Y esta elusión de lugares comunes, de maneras convencionales de abordaje, lleva a que quizá a futuro estos estudios puedan, en diferentes momentos, hacer pensar de otra manera no solo corpus de diversos “espacios literarios”, sino asimismo otros provenientes del dominio histórico y, en líneas generales, de lo que en ciertas coyunturas entre los siglos xix y xx se ha considerado “científico”. Pero ya brindaremos algunos sucintos detalles sobre esto, antes dos palabras sobre el estilo.

Y ocurre que, al acercarnos a estas páginas, llama la atención –al menos nuestra atención– su escritura despojada, su escritura casi estrictamente conceptual, combinada en tramos clave con sutiles apreciaciones irónicas que, lo podemos imaginar, está en la base de todo gesto crítico. No es, por cierto, la primera vez que la firma “Cecilia Corona Martínez” nos convoca desde esos rasgos. Basta como otra prueba de ellos su sustancial libro Literatura y música. Confluencias en la obra de Daniel Moyano (2005), entre otros trabajos. En la presente reunión de ensayos, tal como ocurría de otra manera en aquel texto sobre Moyano, un sólido ordenamiento de lo analítico y argumental, la económica organización de la información y el casi continuo procesamiento sintético de lo conceptual entrelazado y pensado desde el material objeto de estudio se traducen en una constante sucesión de oraciones más bien breves o de mediana extensión conformadora a su vez de párrafos no muy extensos cuyo efecto gradual y acumulativo, a medida que se lee y al llegar al momento conclusivo de cada ensayo, es una despojada condensación. Lo reiteramos: una escritura despojada, una escritura casi estrictamente conceptual, que, a la vez que trabaja en la condensación del registro crítico especializado, lo hace en un estilo tendiente a la transparencia, abierto a un lector no exclusivamente académico, posible lector a quien estas páginas asimismo estén convocando.

Y, claro, están las temáticas configuradoras de los capítulos, que, articulados en cierto grado por aquella mirada problematizadora de lo que hace a las “escrituras del yo”, se van abriendo a medida que transcurren sus páginas a una variedad de cuestiones manifiestas en los títulos generales de cada capítulo: “Capítulo i. Memorias, recuerdos y ficciones del ‘yo’”, “Capítulo ii. Mujeres ‘rebeldes’: Alfonsina Storni, Iris Pavón”, “Capítulo iii. Dos intelectuales cordobeses de la primera mitad del siglo xx: disputas ¿residuales? entre tradición y modernidad”, “Capítulo iv. Escritores de la inmoralidad: Domínguez, Peyret” y “Capítulo v. Lenguas y discursos diversos”. Si señalamos que los iniciales núcleos de reflexión giran en torno a las “escrituras del yo”, en particular lo referido a “Memorias, recuerdos y ficciones del ‘yo’”, a medida que recorremos los sucesivos capítulos de modo gradual los corpus desafían la detección de los cruces e hibridaciones entre las escrituras del yo, lo autoficcional, la combinación de lo referencial y testimonial y la conformación del relato y la ficción.

Con una mirada rigurosa y ecléctica, de fluido diálogo con la crítica consultada, la voz que manifiestan estas páginas nos muestra en particular una actitud de atenta curiosidad intelectual, que se vuelve e indaga sobre corpus que, debido a sus configuraciones altamente heterogéneas y heterodoxas –y a veces fuertemente transgresoras para su época–, han quedado frecuentemente en el margen o directamente excluidos de la consideración de la crítica. De modo recurrente y necesario, en este recorrido se interroga: ¿por qué esto ha sido excluido del corpus de la crítica canónica de la literatura argentina?; ¿este escrito tan particular podría hacernos repensar la noción de “literatura nacional” de otra manera?; o ¿por qué sencillamente este o aquel texto han quedado fuera de la consideración de cualquier tipo de crítica, hasta quedar en el olvido o el relegamiento? Lo cual se nota ejemplarmente en el capítulo iv, sobre todo cuando se recuperan novelas de Silverio Domínguez y de Marcelo Peyret, escritores populares en su momento, pero que –según las tesis aquí planteadas–, debido a las temáticas transgresoras o provocadoras a la moral religiosa y sexual de sus narraciones, probablemente hayan quedado desplazados al margen. En dicho capítulo confluyen en la consideración un escritor como Domínguez, del siglo xix, que se integra desde otro lugar a la llamada “generación del 80”, y Peyret, activo ya en el siglo xx; pero asimismo en los otros capítulos se da esa conjugación y contraste entre escritores y escritoras a veces provenientes de diferentes temporalidades y espacialidades. Merced a esto, una desconocida Iris Pavón –otra escritora de Córdoba que aquí se rescata– nos hace releer desde su ángulo de singular autora militante anarquista ciertos segmentos de la obra de la más conocida Alfonsina Storni. O, a partir del tópico “lenguas y discursos diversos”, en el capítulo postrero se recupera una escritora galesa, Eluned Morgan, y, junto a la relectura de Una sociedad colonial avanzada 1971-2003 del pintor Luis Felipe Noé, se interroga una vez más sobre si estos textos tan disímiles –pero articulados por los nexos entre escritura/imagen o escritura/lenguas extranjeras– no estarían demandando ser incluidos y estudiados también en el complejo y matizado campo de los estudios de las literaturas de la Argentina.

Libro abierto a diversos tipos de lectores –especialistas en literatura argentina, lectores en general curiosos de textos literarios, históricos y documentales argentinos–, Puntos sueltos. La literatura argentina y sus textualidades ocultas nos hace volver asimismo la mirada a dos zonas temáticas, igualmente heterogéneas y heterodoxas y conformadas por materiales olvidados en diversos márgenes que este trabajo busca volver a enlazar –precisamente en cuanto “puntos sueltos”–, para repensar desde aquellas zonas ocultas diversos corpus de la literatura y cultura argentina. Coherente con una de sus líneas de trabajo a lo largo de su trayectoria, en “Dos intelectuales cordobeses de la primera mitad del siglo xx: Disputas ¿residuales? entre tradición y modernidad”, la autora traza reflexiones sobre el campo intelectual cordobés entre los siglos xix y xx a partir de dos figuras decisivas, Martín Gil y Leonor Allende, revisando aristas contradictorias de la tensión entre lo tradicional y las líneas de modernización durante aquel periodo. Y para ir cerrando el presente prólogo con consideraciones sobre el inicio mismo que abre esta serie de ensayos, en el “Capítulo i. Memorias, recuerdos y ficciones del ‘yo’”, aquella invitación a posibles lectores de materiales históricos, documentales y literarios puede encontrar uno de sus atractivos momentos al interrogarse desde las problemáticas abiertas a nivel teórico por las “escrituras del yo” tres textos disímiles y diversos, pero que hacen pensar con diferentes variaciones sobre aquello referido al entrelazamiento entre lo autobiográfico y autoficcional y coyunturas de la historia argentina y, en un caso, cordobesa. Es lo que va del estudio sobre las interrelaciones “yo” y “patria” en las memorias de Cornelio Saavedra (contrastadas con las memorias de Gregorio Aráoz de Lamadrid), corpus original que igualmente remite a pensar críticamente ciertos momentos originarios de posibles ideas de “patria”; dos artículos donde se encuentran algunos de los momentos analíticos y reflexivos más intensos de este libro: el estudio de Esther (1851, 1858) de Miguel Cané (padre), novela olvidada que nos hace revisar desde un ángulo menos canónico el ambiguo romanticismo argentino del siglo xix; y otro trabajo inspirado por Infancia en Berlín hacia 1900 de Walter Benjamin, que hace reconsiderar ciertos procedimientos constructivos y sus sentidos en Esto fui (Memorias de la infancia) de Juan Filloy, donde la tensión entre lo autobiográfico y lo literario llega a mostrar de repente que la literatura puede ser, en el texto autobiográfico de un escritor, un “excedente omitido”, pero que por eso mismo sostiene el registro de esa escritura.

Al inicio señalamos uno de los hilos conductores de este trabajo. Luego fuimos desgajando otros para sugerir cómo están entramados. No hay crítico, no hay crítica que, a lo largo de su trayectoria, no vaya de tema en tema, de corpus en corpus, de un enfoque a otro, cultivando su singular e intensa relación y ocupación con ciertos campos de estudio a la vez que su continuo desplazarse, cada quien a su manera, en la lengua, con las palabras y, cuando es un caso como este, con la respiración de ciertas zonas que le atraen y apasionan de la vida literaria, histórica y cultural argentina y cordobesa. Por esto Puntos sueltos. La literatura argentina y sus textualidades ocultas, además de lo que dice como texto en sí, nos sugiere una constelación posible de algunas líneas de reflexión y estudio que en significativos momentos han atraído los desvelos e interpelado el persistente trabajo de la docente-investigadora Cecilia Corona Martínez, cuya escritura ha otorgado materialidad a estas páginas.


  1. UNC-IDH, CONICET.


Deja un comentario