Otras publicaciones

9789871867868_frontcover

12-3876t

Otras publicaciones

9789871867936_frontcover

Book cover

3 Los modos del yo en los blogs

¿Cómo se compone la extimidad en los blogs del corpus analizado? Con solapamientos, mezclas y superposiciones, encontré tres modos de desplegarse el sí mismo puesto en circulación en los blogs: como explorador de la interioridad, como cronista de lo cotidiano y como experto/comentarista/testigo crítico de lo que acontece. Se trata de modos que se registran como focos puestos en un tema u otro, como acentos por los cuales circula el yo que narra.

Estos modos identificados se dan tanto en el corpus de blogs personales como en el corpus de blogs periodísticos, distinguibles, sin embargo, por el énfasis que asumen en cada caso. En los blogs personales podemos ver un movimiento de “adentro” hacia “fuera”, de lo interno a lo que acontece “en el mundo” como proyección de lo interno, con predominancia de lo reflexivo y lo cotidiano. En los periodísticos, el movimiento es inverso, desde el afuera hacia el sí mismo: “el mundo”, finalmente, obliga a volverse sobre sí, sobre el modo en que la mirada propia se constituye. De esta manera, entonces, el movimiento es desde la testificación de “la realidad” hacia lo personal, con un claro énfasis en el modo experto/comentarista/testigo crítico de lo que acontece.

Explorador de la interioridad

La exploración de la interioridad a través de relatos autorreferenciales y textos introspectivos como modo de autoconocerse y cultivarse, inaugurada en la modernidad clásica, persiste hoy en los relatos expuestos en los blogs, más allá de la finalidad de cada blog en particular.

Esta característica los emparenta con el diario íntimo canónico, género que promete “la mayor cercanía a la profundidad del yo” (Arfuch 2010, 110). En los blogs, ámbito de libertad expresiva del yo que narra, puede aparecer cualquier tema, así como sucede en los diarios íntimos, donde se registra “desde la insignificancia cotidiana a la iluminación filosófica, de la reflexión sentimental a la pasión desatada” (ibíd.).

Por otra parte, así como los diarios íntimos canónicos avanzan de los hechos memorables hacia lo íntimo (la angustia, el miedo, el erotismo), los blogs se mueven entre la agenda mediática pública, leída en clave autobiográfica, y los sentimientos, relaciones y afectos más personales. Además, la comparación entre los distintos blogs muestra una enorme diversidad de géneros, estilos y temáticas, del mismo modo que:

…la comparación entre los diarios existentes marca el punto de fuga: los habrá teóricos, polémicos […] otros, vecinos del reportaje o la entrevista […] que recogen rastros de conversaciones, los habrá cifrados, introspectivos y prospectivos, algunos como series de aforismos, otros, como embriones de relatos […], obsesivos cuadernos de notas y notaciones del vivir, sin olvidar los diarios de etnógrafos y viajeros […] donde la abrumadora repetición cotidiana se mezcla con al aventura de tierras exóticas y con el descubrimiento inquietante del otro. (ibíd., 111)

De esta manera, la libertad temática y estilística y, sobre todo, el relato de lo personal íntimo, trazan las líneas de conexión que van de los blogs a los diarios íntimos canónicos[1].

La intimidad prometida cobra cuerpo en el relato a través de la búsqueda del sí mismo y de la afirmación del yo. En el corpus estudiado esto se expresa como inquietud existencial, tanto en la pregunta directa por el ser (“¿Quién soy yo?” “¿Qué significa ser yo?”), como en la insistente descripción y/o reflexión acerca de “cómo soy” y “cómo me siento”.

La búsqueda de autocomprensión se arma, como en un rompecabezas, incluyendo reflexiones de tinte filosófico, confesiones acerca de emociones y pasiones recientemente descubiertas o largamente conocidas y descripciones de las relaciones íntimas y los afectos.

El yo explorador de la interioridad, que tiene como fin desentrañar el enigma de sí mismo, no aparece, sin embargo, linealmente ni de manera sistemática. Predomina el tono casual de las confesiones, como infidencias dichas al pasar y, en cualquier caso, la exploración va y viene entre los otros lugares que el yo despliega: el del cronista y el del testigo crítico. Lo que aparecen, entones, son recortes de la vida que testifican ese ser interno, una vida que, en los blogs, está siempre compuesta de fragmentos y retazos[2]. En los blogs personales estos fragmentos se hacen presentes intensamente. En los periodísticos, en cambio, se vislumbran como subtema, detrás de “las noticias”.

De todas formas, la pregunta por el ser aparece, en ocasiones, explícita y concreta, como objeto de un post o entrada específica[3]:

Quien es uno, donde encontrarse???? No basta la mirada en el espejo, a la mañana. No basta buscar en la cartera: tarjeta de credito, de debito, dni, foto de los pibes, de tu marido, Tarjeta de disco, de Jumbo, agenda. No basta ir a tu armario y desenrollar el tubo donde guardas el titulo de la facultad, ver tu ropa. No basta abrir el cajon de los calzones. Y eso que buscas aparece en destellos por lugares insospechados. Una pelicula de la tele, un libro que guardas en la biblioteca, que se yo, un papelito en una cajita.

(donde encontrarse???, 13/06/2009, Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia)

 

Soy esa que mira por la ventanilla del Buquebus.

6:45. Embarcamos.

Soy esa misma.

Me doy miedo. ¿Te das cuenta? Si todo este adentro mío es inabarcable. ¿Vos creés? Inabarcable de desbordable pero tan embarcable. ¡Vamos, mi barco, que el río nos llama!

Oh, Jaime Ross.

(Dices que te vas… (en buquebus), 2/03/2009, Nube de Agua). Se ilustra con foto de Flor, la autora, en el Buquebús.

 

Mi vida tiene un elenco que la rompe: amigos de oro, enemigos siniestros, aliados incondicionales, sabios consejeros y personajes inesperados que le ponen el condimento justo.

Ahora, entender la trama, quién es quién, cómo relacionarme con ellos, y sobre todo, cuál es “la misión” de mi propio personaje en esta película, no es tarea fácil. Y eso, justamente, es lo que la vuelve caótica y divertida.

(El elenco de mi vida, 9/09/2009, Vitamina Ce)

La pregunta por el ser presupone un extrañamiento de sí mismo: “Soy esa misma. Me doy miedo…” ; “Quién es uno, donde encontrarse??? […] Y eso que buscas aparece en destellos por lugares insospechados”. Extrañamiento que es a la vez un reconocimiento del carácter de provisorio de lo que se es, de la imposibilidad, en definitiva, de conocerse.

“No basta con…” revisar todo aquello que guarda señas de identidad para encontrarse. Uno se “aparece” en lugares insospechados, lo que, en definitiva, parecería volver inútil la búsqueda. Aunque sea físicamente “embarcable”, lo interior (“todo este adentro mío”) es “inabarcable”, en el juego de palabras de Flor. Si la vida es como una película, lo difícil es entender la trama y “sobre todo, cuál es ‘la misión’ de mi propio personaje”, según la metáfora de Cecilia.

En esa tarea “difícil” e “inabarcable”, accesible únicamente en “destellos”, se encuentran los blogs personales. La descripción de sí, el “cómo soy”, es parte ineludible de ese trabajo que afirma en el marco de la incertidumbre (“soy así” o “algo así”) y surge como un darse cuenta, producto de un aprendizaje, consecuencia de algo pasó o que otros dijeron y que convocó a la autoafirmación, o como una confesión o una admisión que sugiere aceptación de lo que, inevitablemente, se es:

En otra edición de conociendo a Ceci y dándonos cuenta que es “especial”: Si hay algo que me perturba en esta vida, son los asuntos pendientes. Las cosas por hacer, por decir, por resolver.

(Asuntos pendientes, 8/10/2010, Vitamina Ce)

 

Soy obsesiva, lo admito. No patológicamente obsesiva, no terriblemente ni enfermizamente obsesiva, pero obsesiva al fin y al cabo.

Hay cosas que me sacan de quicio y no logro estar en paz mental hasta que no están resueltas.

Una de ellas es no saber dónde están mis cosas. No importa si es una remera que no voy a usar hasta dentro de 3 meses, necesito saber en dónde está, sea en mi armario donde pertenece, o en un bollo con la ropa para lavar, eso no importa, pero necesito saber dónde está. Lo mismo con mi viejo iPod nano que ya nunca uso, mi maquillaje, mis juegos, todo. Necesito saber dónde están mis cosas.

La otra tiene que ver con problemas que no puedo resolver, particularmente asociados a la tecnología. Un driver, un ícono faltante, un mensaje de error que no me impide trabajar pero ¡el horror! Hasta no saber a qué se debe y cómo arreglarlo, mi mente no descansa. Simplemente me obsesiono con poder resolver esas cuestiones.

(Obsesiva, 22/09/2010, Vitamina Ce)

 

y poco a poco, el sol se esconde.

y poco a poco, la luz desaparece.

y poco a poco lo que fui,

lo oscuro y triste que yo soy

se termina, no está más,

se va apagando.

(19:45, 11 de octubre de 2009, taquetepariocarajo!)

 

Yo puedo tolerar todo, la paciencia no es mi virtud, pero con el accidente tomé clases aceleradas y todavía sigo en carrera…

Resisto cualquier cosa, y hasta veo el lado positivo a mi “nueva vida”.

(Tolerancia wheelchairezca, 10/01/2009, La Ivys on wheels!)

 

Soy una tipa que me tomo todo con soda.

Soy de las que ve el vaso medio lleno.

Soy de las que me río de mi misma y hasta me digo que soy “discapacitada mental y no motriz” (Y eso que odio la palabra discapacitada, pero como todo el mundo la usa, yo me río.) […]

Soy de las que, lo confieso, me gusta hacer sentir mal al desubicado/a que me mira como si fuera un extraterrestre porque estoy en wheelchair/silla de ruedas. Y les aseguro que lo consigo…. ¡Aaajajajajja! […]

Soy de las que agradece estar en esta tierra, aún en wheelchair/silla de ruedas.

Soy feliz y nadie me quita el derecho de serlo por más que esté en wheelchair/silla de ruedas….

Soy Ivana Carina, la mami del no tan Retoño Damián.

(Soy, 7/03/2009, La Ivys on wheels!)

 

–Detesto que me traten de mentiroso y tramposo: Aún tengo mis propios códigos, y el auténtico honor se mide en los hechos, no en las apariencias. Un pañuelo de calavera no me cambia, sigo viviendo según la norma que elegí siempre, un par de pequeños tropezones no son auténticas caídas… Como dijo Elkar: “Prefiero un pirata ebrio pero comprometido con su tripulación que un caballero que se crea superior.”

(Sombraluz, 9/01/2009, Mat16)

 

Todo esto es una larga y tediosa introduccion para contar que yo tengo una gemela idiota.

Por ej. Yo digo, como hay recesion economica voy a ahorrar un poco de dinero, para eventuales necesidades. Mi gemela tarada entra a comprar antialergico a la farmacia y sale con una crema marca La Roche Possay de 149 pesos en oferta que promete -yo lo se, vanamente-retardar el envejecimiento cutaneo y aportar lozania a las pieles envejecidas.

Yo, que (digamoslo finamente) estoy un poco, ejem, excedida de peso, miro en las gondolas que queso untable tiene menos calorias. La mogolica que es mi doble, le pone a la tostada, arriba del queso bajas calorias, una montaña de dulce de leche.

Yo que soy sensata y criteriosa, establezco pautas de vida para mejorar mi calidad, dejando vinculos toxicos, apostando a una vida sana, etcetera.. Mi gemela mogolica anda por ahi cazando mariposas.

(Breves reflexiones sobre el tema del doble, 13/08/2009, Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia)

 

[…] Empecé a sentirme bastante horrorizada, pero no podía parar: el morbo me impulsaba y me acerqué a los estantes para seguir mirando títulos. “La revolución para vender más”, “Enamore a sus clientes”, “Gestionar la confianza”. Cómo si la confianza fuese parte de un plan de marketing, en el cual hay tácticas y estrategias reflejadas en inmutables pasos a seguir.

Básicamente lo que sentí fue una invitación a sumergirme a un mundo vacío, sin valores, sin otro compromiso más que el de minimizar al otro. Si, es el mundo de los negocios, un mundo de soledad, que cree conocer todas las reglas doradas, puesto que las mismas son pregonadas por los múltiples gurúes. Porque si, si hay una palabra que el mundo del marketing repite orgulloso es “gurú”.

Y así es como reconfirmé dos cosas:

1-Uno siempre debe ser crítico con sus prácticas y cuestionarse todo: para mi es la clave para seguir creciendo. Es parte de mi filosofía, que día a día me permite crecer personal, emocional y profesionalmente. Para mi es clave para entender lo que no quiero, descartarlo, capitalizar el conocimiento e ir en búsqueda de nuevos caminos.

2-Necesito un cambio radical en mi carrera profesional. Ya no me satisface.

Si. Fui, soy y creo que seguiré siendo inconformista. Pero me resulta.

(Sea rico y exitoso, 22/11/2010, No Arranca Mi Walkman)

 

[…] Ahora, a mi me enseñaron que en el amor no se llevaba escudo, entendés. Es a corazón abierto la cosa. ¡Y si no, que no haya nada! El día que Guillermo se rajó de mi casa no sólo mi pareja se murió ese día. Se murió una idea del amor que yo tenía. Un cambio radical se venía gestando.

-¿Y qué queda después, Flor? Esa es una pregunta muy buena y muy terrible.

-Para mí el amor siempre fue muy importante. Cualquier tipo de amor. Y sé que va a estar siempre. […]

Todo amor para mí es trascendente. Pero así soy yo. Lo que no voy a volver a repetir es la jaula y la ceguera. No al menos en eso. Me mandaré otras cagadas. Pero no esa.

(La conversación (always, always the hours), 8 de junio de 2009, Nube de Agua)

La autoconstrucción interrogada desde el “quién soy” y el “cómo soy” necesita tanto de la afirmación (“Soy la que ve el vaso medio lleno”; “Soy obsesiva, lo admito”, “Si hay algo que me perturba en esta vida, son los asuntos pendientes”, “Pero así soy yo”, “Fui, soy y creo que seguiré siendo inconformista”, “Soy Ivana Carina la mami del no tan retoño Damián”) como del establecimiento de límites y diferencias (“Para mi es clave para entender lo que no quiero”; “Detesto que me traten de mentiroso y tramposo: Aún tengo mis propios códigos”).

Porque, al mismo tiempo, aparecen las zonas grises, los cambios, las contradicciones: “… y poco a poco lo que fui, / lo oscuro y triste que yo soy / se termina, no está más…”, o “…la paciencia no es mi virtud, pero con el accidente tomé clases aceleradas y todavía sigo en carrera…”, o “…yo tengo una gemela idiota.”

Hay también una continuidad entre el “cómo soy” y “cómo me siento”, que forman parte de este proceso de autoafirmación del explorador de la interioridad. Ante la imposibilidad de acceder a quién se es, producto de la complejidad del yo cambiante y contradictorio, lo que se puede, en todo caso, es ser fiel a los propios sentimientos.

Esta característica también conecta con el modo de exploración de la subjetividad de los siglos XIX e inicios del XX, cuando se produce un pasaje de la sinceridad como verdad del yo, propia de los géneros confesionales de los siglos XVII y XVIII, a la autenticidad como fidelidad hacia los propios sentimientos, frente a:

…una subjetividad más contradictoria, descentrada y fragmentada que, a pesar de todos los esfuerzos de autoncomocimiento, renuncia a las pretensiones de ser sincero acerca de quién se es. Ese propósito se volvió súbitamente inalcanzable, debido a los avances de fuerzas sombrías como el inconsciente, el complejo espesor del yo y la convulsionada fragmentación del mundo (Sibilia 2008, 122).

Por supuesto que la exigencia de ser fiel a los propios sentimientos, y en este sentido auténtico, no volvía necesario exponerlos en público, lo que traza, a la vez, la línea de diferencia en aquellas prácticas de escritura autorreferencial y las que sometemos a análisis.

En el corpus, el relato de las emociones es una constante que muestra la variabilidad del yo que busca afirmarse y que, ante la complejidad de esa tarea, expone lo que siente y se muestra, al menos, auténtico:

[…] Atado a la imaginación, seco de llanto,

con ganas de no estar. Muerto de frío.

Amordazado. Negado a las palabras.

Con la memoria en blanco. Mudo. Vacío.

Sin nada que decir

o historias que contarte,

con miedo de vivir. Aterrado. Casi herido.

Cercado por las sombras. Asesinado por la fé.

Cansado de escribir

en las paredes por las noches

Harto de todo. Aburrido de mí mismo”.

(Happy ending, 29/06/2009, taquetepariocarajo!)

 

Que alguien me arranque esta tristeza. Por favor.

(Pedido, 21/04/2009, Nube de Agua)

 

[…] Estábamos en el estacionamiento del Unicenter y Diana Krall sonaba en el reproductor de cds. Y de pronto escucho “winter is over, summer is near, are we stronger than we believe?”. Y yo que no me sentía fuerte sino más bien una ramita cortada del árbol mayor me largué a llorar.

Ahora que estoy más fuerte escucho estas canciones y siento que en verdad son un lugar where I can find some peace. Algo bueno está sucediendo.

(Summer is over, I’m stronger, 7/04/2010, Nube de Agua)

 

Hoy estoy muy Kafka. Es decir, usted sabe, hablando en aleman, siendo checa. Vituperada por judia.Y ademas tuberculosa.Atrapada vaya a saber uno en que cueva, atras de que puerta esperando a un guardian que nunca llega, de un pasadizo que administra quien sabe quien.

bah, perdida. Y escribiendo laberinticamente.

Este cuento que copie es terrible. Es absolutamente terrorifico. La nada, la burocracia, el sinsentido, la culpa, la anomia.

Para los que no han leido a Kafka, nectar de dioses,o quiza de ratas. Un cuento mientras transformo la comida que me trae mi familia en papilla para que yo, volviendome lentamente una cucaracha, pueda digerir. He tenido dias mejores.

(Textos de Otros. Hoy Kafka//, 24/10/2009, Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia) El post se completa con un fragmento de La muralla china.

 

Me siento en este estado.

Singulares niños siguen procesiones largas

deberían ver quién va al pedestal

veneran, vírgenes falsas y dioses

que sus debilidades cantan, Gilda, tal vez Manson

 

Ciegan la mirada interior

viene el pánico a no encontrar nada

tiemblan rápido, alzarán las barricadas

y los estandartes, Gilda…tal vez Manson

 

Mi nombre, mil hombres saben

mi nombre abre puertas

mi nombre, mi nombre es llave a la vida eterna

 

Me ofrecían más formas de encontrar mi camino

traducía entonces dios me salvará solo a mí

con mil creencias, me ofrecían más

formas de cerrar mis ojos

mi nombre será Cristo?, será Gilda? será Jim Jones? o será tal vez Manson?

necesito la fe

Massacre-Gilda Manson.

(Así., 15/006/2009, No Arranca Mi Walkman)

El estado de ánimo puede encontrar las propias palabras (“Cansado de escribir en las paredes por las noches / Harto de todo. Aburrido de mí mismo”, “Que alguien me arranque / esta tristeza./ Por favor.”) o puede necesitar del uso de palabras, sonidos e imágenes de otros, un recurso característicos de los blogs que forma parte de dos tendencias que analizaremos más adelante: la centralidad de los consumos culturales en la construcción identitaria y la postproducción (Bourriaud 2007) como modo de producción predominante en los formatos web.

La mayor parte de los autores utilizan sus propios consumos culturales para expresar lo que sienten o mostrar lo que son en base a aquello que los identifica: una canción es la prueba de un cambio en el modo de ser y sentir (antes “me largué a llorar” con Diana Krall. “Ahora que estoy más fuerte”, puedo “encontrar paz” en estas canciones); un relato o un poema le dan espesor a un estado de ánimo (“me siento como Kafka” y, entonces, publico un cuento suyo “terrorífico”; “necesito la fe”, de la manera en que la describe la letra de un tema de Massacre). En el blog La propaladora, el post Me siento igual que Liniers (4/10/2009) se limita a reproducir una viñeta del historietista Liniers, cuyo protaognista, frente al escritorio, confiesa que a veces le es difícil trabajar, pensar, que no se le ocurre nada…

El “cómo me siento” expresa, además de la búsqueda de autoconocimiento, la necesidad de desahogo. En este caso, el detonante suele estar “afuera” y la frustración o el enojo se descargan en el blog apelando, implícita o explícitamente, a la “escucha” de otro y, algunas veces, interpelando a los responsables del vuelco en el estado de ánimo:

Desde que está como intendente en Malvinas Argentinas la desocupación aumentó, nadie se ocupa de darle un laburo digno a la gente de las villas, tiran basura ilegal y prenden fuego en donde vive la gente con más miseria, les importa un reverendo carajo que les puede pasar a todos esos pobres que están en el partido. ¿Para que darles laburo si ellos no los ven?. Cariglino tiene una mansión. El Consejo Deliberante es un palacio pero su pueblo no tiene nada y así puedo seguir destilando odio.

Este post no sé en realidad para que es. Quizás para sacar afuera toda la bronca que tengo en este momento. Quizás para que de una vez por todas nos demos cuenta cómo estamos mandando todo a la mierda. En vez de preocuparse por darle un trabajo a gente que no tiene nada se dedican a llenarse los bolsillos con demagogia. Estos son los tipos que salen en los diario dando notas, discursos, a los cuales nosotros entrevistamos y cuando prendés el grabador sabés que te miente, que te dice cosas como “hay que distribuir y acompañar la gestión”. Nos mienten en la cara y nosotros los dejamos”.

(Con toda la bronca, 16/02/2009, 2Papiros)

 

Twitter esta caido. Y eso es un problema porque estoy de mal humor y en vez de tirar algun twitt que no diga demasiado al respecto, tengo la app de WP[4] en mis manos y me voy a descargar en el blog.

Estoy con un humor de perros, llegando tarde a jazz porque la Fail Whale[5] decidio comerse los mensajes que tenia que poner en un reporte, y me quede haciendo F5 un rato largo sin exito, a ultimo momento, y no sirvio de nada.

Estoy de mal humor porque me siento frustrada, muy frustrada, invisible, aferrandome a algo que ame con el alma y que ahora no logro hacer funcionar. Y mi mente ciclotimica se va de un extremo al otro; por momentos pienso en tirar la toalla, en otros encuentro la motivacion y me convenzo de que todo va a estar bien. Lo que peor me pone es creer que empiezo a hacer las cosas mejor y chocarme con una pared. Es una situacion agotadora.

Y en 10 minutos deberia estar en cambiada y calzandome las mediapunta, pero estoy lejos, sigo en el 132 y voy a llegar tarde.

Esto, señores, es un desahogo, un “haganme compañia en el colectivo mientras frunzo el entrecejo y aprieto los dientes”. Se que las cosas importantes estan en orden, y son muchos mas los motivos que tengo para sonreir que para hacer berrinches. Y esas cosas importantes van a hacer que en un par de horas ya ni piense en esto (hasta que me vuelva a sentar frente a la PC mañana, al menos).

Pero ahora, solo por ahora, este post va desde el ego y la frustracion.

Por su atencion, muchas gracias.

(Malhumor x 10, 5/08/2010, Vitamina Ce)

 

Te advierto, chiquilín de Cajeta Naranja, que el hecho de que yo me pase por tu local, una vez por mes a pagarte mi resumen, no te da derecho a decirme “Hola, amigo!”, como si me conocieras desde la primaria, de toda la vida.

Amigos son los huevos. Los amigos de verdad me honran con su amistad todos los putos días de sus vidas, y de paso cañazo, si me ven en la lona, se olvidan de las deudas monetarias que con ellos pueda llegar a tener. A un amigo no lo hace una tarjetita de plástico, ni la entidad crediticia para la que trabajás. Un amigo cuesta años de decepciones, lágrimas derramadas en sociedad, piñas bien puestas en la quijada algunas noches que te pasaste de copetes y te desconociste. Y un montón de cosas más.

Tu “Hola, amigo!” no me dice absolutamente nada.

Tu “Hola, Amigo” me lo paso por los huevos.

Si sos mi amigo, perdonáme la deuda. Y dejémonos de jorobar.

Ahora entendés, pequeño, el por qué de mi respuesta?

Ahora entendés por qué aquel día te respondí “No; si yo no soy tu amigo…”, mientras mi hijo se tapaba la cara al tiempo que decía “Uh, ahí va otra de papá…” ?

Y lo mismo para vos, pibito de Mac Donals. No te conozco de ningún sitio en especial, y amén de que tu blandura y tu simpatía me parecen una mierda, te apuesto doble contra sencillo que si me ves pasar por tu vereda, hasta me denunciás.

(Hola, Amigo!, 18/07/2010, taquetepariocarajo!)

El desahogo y el enojo encuentran eco (apoyo o contención) en los comentarios de lectores. El explorador de la interioridad que aparece en los blogs, a diferencia de lo que implica el momento de escritura de un diario íntimo canónico, sabe que explora sus propios meandros frente a y con otros, y cuenta con ello: “Esto, señores, es un desahogo, un ‘haganme compañia en el colectivo mientras frunzo el entrecejo y aprieto los dientes’”; “Este post no sé en realidad para que es. Quizás para sacar afuera toda la bronca que tengo en este momento. Quizás para que de una vez por todas nos demos cuenta cómo estamos mandando todo a la mierda”.

Por definición, la escritura del blog no se reserva. Un diario íntimo canónico puede ser escrito con la intención de que sea publicado, por lo que Arfuch encuentra en ellos un antecedente de lo íntimo en lo público:

…si bien hay diarios que acompañan silenciosamente la vida de su autor, que tal vez ni se sabe de ellos, acallada su voz, hay otros que se escriben con la intuición de su publicación […] o incluso con la intención explícita de hacerlo […] y entonces, contrario sensu, más que expresiones prístinas de la subjetividad, serán objeto de ajuste, borradura, reescritura total o parcial, en definitiva, y una vez más, se tratará de lo íntimo en lo público, del espectáculo de la interioridad (Arfuch 2010, 110).

Pero mientras que en un diario íntimo existe la posibilidad de reserva, ya que puede ser escrito sólo para sí mismo, esta está vedada en los blogs por definición. El blog se constituye como tal en la circulación pública, en el acto de publicación, antes que en la escritura. Y, por otra parte, la inmediatez de la publicación, al menos como potencialidad, convierte al yo construido en el blog en una permanente “versión Beta” de sí mismo.

En los blogs, los ajustes no funcionan como en un borrador tradicional, que se reescribe hasta que da a luz una versión definitiva, que es la que estará a disposición de los lectores, sino que se dan en el devenir de la publicación misma, por lo que las huellas de lo provisorio aparecen de manera más evidente que en un diario íntimo canónico que se prepara para la publicación.

A pesar de que se escribe en una plantilla que permite la vista previa de cada entrada, de que las entradas se guarden como borrador hasta su publicación definitiva y de que, incluso, las entradas ya publicadas puedan editarse y corregirse sin necesidad de dejar rastro alguno, lo cierto es que la demanda de actualidad que constituye uno de los rasgos hegemónicos del soporte Internet, resulta en una compulsión a la publicación que muchas veces se vuelve evidente en errores en la redacción de los artículos que denotan una inmediatez entre el escribir y el publicar.

Por otro lado, en esta lógica de actualización permanente, los posts ya publicados van volviéndose cada vez menos visibles a medida que el autor actualiza con nuevas publicaciones, desapareciendo así de las páginas de inicio y de la atención de los comentaristas y lectores, para quedar ocultos en los profusos archivos y aparecer cada vez más atrás en los resultados de buscadores internos o externos.

De esta manera, la construcción del sí mismo se da en el flujo de la publicación y en interacción con los lectores a través de los comentarios. Es esta extimidad constitutiva, condición necesaria de la exploración de la interioridad en los blogs, la que habilita una puesta en común entre bloggers y comentaristas que aporta a la construcción del sí mismo. La interioridad está sujeta a crítica e interrogación no sólo del sí mismo sino también de otros que, además, indagan, en ese intercambio, sobre su propia interioridad: también allí, en los comentarios, construyen un “cómo soy” a través del “qué haría” o “qué se debería hacer” en la circunstancia puesta a discusión por el post.

Tengo un par de problemas de fondo con años de antigüedad que escapan por completo a mi accionar, y para los cuales no puedo hacer más que aceptarlos y tener esperanza en que eventualmente se resolverán. A veces me cuesta mucho.

Mientras tanto, fantaseo con cómo será ese día. Me acostumbré a vivir con estos problemas, y me imagino cómo será cuando ya no estén (porque quiero creer que algún día no estarán más). El alivio gigante que debe ser que finalmente esa piedra que llevabas en la espalda ya no sea tuya para cargar. ¿Cómo será? ¿Cómo se sentirá?

De momento, hay algo que sí puedo hacer. Aunque no puedo controlar las circunstancias externas, sí puedo proponerme a estar bien yo mientras tanto. A veces es más fácil, otras veces no tanto, pero está en uno el tener la fuerza para estar bien en su propio mundo interior, aunque el exterior esté en plena tormenta.”

Comentarios[6]:

1. gastonmdq

me suele pasar y te re entiendo…yo tb trato de ser feliz aunque a veces es medio complicado…por uno de esos pasé un verano de mier@# pero bue asi es la vida…mira para adelante y con fuerza saludos!

2. Sukhwant

El fracaso es información. No le temas. en la vida hay dos tipos de personas: los que fracasan y los que nunca han hecho nada. Animo, lo que te recomiendo es que trabajes en tus pensamientos, no le des bola a los que drenan y enfoca esa engría en los pensamientos positivos y veras que todo mejorara. Sat Nam! @SukhwantSingh

3. N3RI

uff si te entenderé! en un poema escribí, hace bastante, algo así como “la hoja en que anoté la lista de esos problemas a resolver, se ha vuelto amarillenta” supongo que todos tenemos de esos, que hace mucho tiempo que no resolvemos. Lo noto también en mis amigos, que nos conocemos hace años y a veces te cuentan, y re cuentan, y recontra cuentan ese mismo problema que te vienen contando hace mucho tiempo, que ahora sí lo van a resolver, para lo mismo contarte mañana.

(El problema de fondo, 11/03/2010, Vitamina Ce)

 

Hace poco tiempo me pidieron ayuda con un blog que sería el espacio de homenaje para una persona que ya no está. […] Lo cierto es que he estado ayudando con arreglos técnicos que faciliten el uso, tanto al administrador, como a los lectores. Es que la idea ha sido postear allí anécdotas, testimonios, fotos, videos, cartas y todo aquel material que sirva para que amigos, compañeros de trabajo y familiares e hijos recuerden con afecto a esta persona. Ocurre que a medida que hacía esto empecé a preguntarme y cuestionarme varias cosas: ¿qué pensaría de esto la persona homenajeada? ¿Habrá querido tener una identidad digital así y ahora? Es que lo googleé y apenas si aparecía un archivo sobre él, resulta que ahora al poner su nombre aparece primero en el buscador. Quiero decir, ¿los blogs sirven para absolutamente todo?. Cuando hacemos estas cosas no pensamos en si esa persona era afecta a exponer públicamente su vida y los sentimientos de quienes lo rodeaban. Con esto no quiero decir qué esté en desacuerdo con el blog y mucho menos con los motivos (supongo que son muy válidos e íntimos a la hora de hacer un duelo), pero la pregunta que me hago, y que les hago, va más allá de esto. Por ejemplo, quienes tenemos una identidad digital establecida en diferentes espacios y plataformas no creo que nos hagamos demasiado problema si al faltar alguien decide homenajearnos así, al contrario el problema será para quienes dejamos pues quizás sea doloroso para ellos “encontrarnos” a cada rato estando a sólo un clic.

Comparto con ustedes esta inquietud, ¿qué piensan?”

Comentarios:

1. Magdalena

Hola Vanina! A mí me parece medio creepy. Tengo un par de conocidos q encima mantienen el perfil de Facebook de alguien q se murió hace poco. No entiendo la necesidad, y tenés razón en decir que tal vez esa persona no hubiese querido que manejen su actividad post mortem al voleo en la web. Saludos

2. antimedio

No solo comparto tu preocupación, sino que agrego (para complicarla y molestar) ¿que es lo que sucede con los blog de personas que se van? Siguen los perfiles en FB y los blogs sin actualizar, y no hay forma de quitarlos. Que queremso hacer con

nuestros blogs, una vez muertos? Nadie piensa en eso.

3. Vanina

antimedio hace un tiempo escribí un post donde hablaba de este tema en relación a las cuentas de mails, bueno ahora habrá que sumar las redes sociales por ejemplo.http://www.lapropaladora.com/2007/02/05/no-te-mueras-sin-decirmetu­contrasena/

4. nscap

Hola Vanina, Comparto mucho tu reflexión. Hace un tiempo leí una noticia sobre un servicio que era: dejar contratado que cuando uno muere le den debaja sus cuentas de internet… Me pareció bastante llamativo hacer negocio de eso, pero bueno… es un servicio. Comparto plenamente lo que dices diferenciando sobre alguien que en vida tiene una identidad digital clara y quien en vida se mantuvo al margen, y especialmente para mostrar lo más íntimo y privado en cuanto a sentimientos. Saludos, Isa

5. Antonio Giossa

“Que queremos hacer con nuestros blogs, una vez muertos? Nadie piensa en eso” Tal vez, Antimedio, una posible solución será dejar en “herencia” las claves de los blogs o espacios que se desea mantener activos. Lindo clavo sería para el heredero en algunas ocasiones, pero sería cuestión de hablarlo en vida. Saludos. PD: De última, la clave del blog podría ir acompañada de la clave de Google Adsense… en una de esas ayuda

6. Dayana

Es curioso que en el caso de la persona esta, por lo que contás, no tenía una vida digital… pero si va a tener una “vida de muerto” digital. A veces las maneras de hacer los duelos son muy particulares. No la elegiría para un ser querido y creo que tampoco lo desearía para mi. De cualquier manera, es respetable. En otro orden de cosas, pero siguiendo el tema, en Córdoba hay una funeraria que ofrece el servicio de sms para enviar condolencias: uno manda un sms, éste llega con las condolencias a una página y desde la funeraria lo extraen, lo imprimen y se lo entregan en mano a los familiares del difunto, todo sin costo adicional. Podés ver la nota completa acá.

7. Marianela

hola! Creo que esto se relaciona con la vida que llevan las personas que nacieron en otra generacion. Antes no era tan usual como ahora tener un fotolog, facebook o un blog. Capaz que nosotros estamos mas “conectados” y tenemos una recepcion distinta a estas cosas. Digo, tal vez una persona que no tiene acceso a la red o que simplemente no le interesa, por ahi se sienta intimidado al encontrarse en un sitio en internet. En el caso de haber fallecido, podria sentir esto su familia o sus seres queridos. Por eso pienso que esto tendria que ser una decision personal en vida. Luego perteneceria a la familia dar el si o el no a la publicacion. Saludos!

(¿Los blogs también van al cielo?, 14/04/2009, La Propaladora)

 

“Me hubiera encantado decirle todo lo que lo quería, lo mucho que me gustaba, pero en ese momento no me animé. Me basta con saber que lo pensé y recordarlo con una sonrisa es mi tesoro más valioso. Hace exactamente catorce años muchacho en cuestión me daba el primer beso de toda nuestra larga historia. Ya la hé contado allá por el mes de septiembre pero como el público se renueva y nadie tiene tanta paciencia como para leer un blog desde el principio, la recuerdo:

Me faltaban dos meses para cumplir quince años. Él acusaba 22 y acumulaba experiencia, eso me aterraba. Recuerdo que tenía el pelo largo negro, que en ese tiempo se usaba muchísimo, y que a mi me encantaba, atendía el kiosquito del barrio y por amigos en común, iba a la cancha a con mi papá todos los domingos. Yo por esos tiempos, moría de amor por él y en el club todos lo sabían. Aunque nunca fui fanática de las golosinas, iba a su local diez veces por día con cualquier excusa, todo servía para verlo: un caramelo, un chicle Bazooka o un Torpedo de frutilla. Hasta ese momento lo consideraba un amor platónico, creía que nunca se podía fijar en mí pero estaba equivocada. Mis amigas, que eran más optimistas, idearon un plan para que él confesara sus sentimientos y yo gane seguridad: a mis espaldas consiguieron un grabador, lo metieron adentro de una riñonera y fueron a comprar chocolates. Ahí mismo y de la nada, le preguntaron qué le parecía y el dijo: “Es muy linda Pao”. Listo, todo cocinado. Los días que siguieron fueron de encuentros, besos clandestinos y muchas risas, hasta que se fue con sus amigos de vacaciones y a su vuelta mi miedo a que quisiera ir más allá me paralizó. La diferencia de edad estaba muy marcada y aunque había mucha química, lo mejor era dejar todo como estaba. “Quizás más adelante se puede dar”, coincidimos y nos despedimos con un abrazo. Desde ahí en adelante me lo crucé en miles de oportunidades (incluso fue mi profesor en una de las materias de periodismo) pero nunca pasó de un par de miradas. Hasta que nos volvimos a cruzar en junio del año pasado en el club donde ambos nos criamos (y al que yo hacia años que no iba) por una asamblea barrial que intentaba frenar el remate. El flechazo fue inmediato y lo que viene después ya lo conocen, adversidades por doquier pero con la firme convicción que ésta vez no nos íbamos a separar. A veces pienso cuántas lágrimas me hubiese ahorrado si ése enero me la jugaba y me animaba a vivir mi “pequeño” sentimiento con plenitud. O tal vez no, y hoy tengo que agradecer que cada uno haya hecho su camino por separado, que se haya enamorado, que se haya equivocado, que haya llorado, que haya crecido y que gracias a todo eso, hoy sepa qué quiere para su vida y bajo esas condiciones se elija todos los días. Al fin y al cabo, ¿no es eso lo más valioso?”

[Agrega fotos del barrio donde sucedió la historia con epígrafes explicativos y un video de una canción (publicado en YouTube)]

110 comentarios:

Lic_jasper dijo…

capi! un posteo lleno de nostalgia y ternura! de todos modos no hay que pensar demasiado en el “Que habria pasado” sino mas bien en el “que pasara” del ahora en adelante! Es interesante que recuerdes la fecha de ese beso. Copada las postales del recuerdo, y genial el mensaje del final! disfrutelo carajo! y disfrute la nostalgia del dia, que lo revive por suerte!

Anónimo dijo…

Que producción por favor!!! Estoy con los ojos de vidrio, pero me aguanto la lagrima porque me rodean la compu en el laburo…No lo lo puedo creer…Quiero un efecto mariposa para ver que hubiera pasado si seguiamos, pero igual este presente es inmejorable. TQS (MEC)

Sofia -dijo…

Eshermosa esa cancion, siempre que la escucho se me pone la piel de gallina.. y con mucha razon te la dedico! es ideal por lo que contas.. y quizas si vos aprovechabas en su momento esa oportunidad, el no seria hoy este recuerdo tan lindo que llevas con vos­

like a virgin! dijo…

aaaay… me encantaron las fotos! que lindo que la vida les haya dado otra posibilidad, y coincido, no preguntes por qué habría pasado… tuvo que darse así tal vez…

Maggie dijo…

Que linda historia Pao… me encanta. Muy bueno que lo recuerdes todo tan bien, eso significa que fue alguien muy importante para vos en ese momento, sino no lo recordarias con todos los detalles. Besos.

Guadaesunserextraño dijo…

Me hiciste llorar pao!!!!!!!!!! que historia más hermoosaaa!!!!! Yo tambien tengo las mias…pero aún no se como se desarrollarán….a veces pierdo las esperanzas y dejo de creer… Tengo mi larga historia que no se termina porque yo no puedo terminarla y tambien tengo alguien perpetuado en el corazón hace años… Pero leer esto no se si me da esperanzas a mi, pero sé que me emociona y me rcuerda miles de cosas lindas! Hermoso post Pao! Que eso tan lindo que están viviendo sea más que eterno! Guada

Minerva dijo…

A lo mejor si antes te la hubieses jugado, Capi, no estarian hoy donde estan y asi de felices. Lo que si creo es que si en ese momento no fue es porque no tenia que serlo… llamalo timing. Y hoy el timing de los dos esta en armonia. Felicidades por este amor tan lindo, brindo x eso!

(Y hoy lo demás, francamente no importa…, 30/03/2009, Capitana del espacio)

 

Así, los lectores que comentan asumen la posición de quien se identifica (“me suele pasar y te re-entiendo”; “uff si te entenderé!”; “Comparto mucho tu reflexión”, “que historia más hermoosaaa!!!!! Yo tambien tengo las mias…pero aún no se como se desarrollarán….”) y aporta su propia experiencia u opinión (“Lo noto también en mis amigos, que nos conocemos hace años y a veces te cuentan, y re cuentan, y recontra cuentan ese mismo problema que te vienen contando hace mucho tiempo…”, “No solo comparto tu preocupación, sino que agrego…”, “A veces las maneras de hacer los duelos son muy particulares. No la elegiría para un ser querido y creo que tampoco lo desearía para mi”, “y quizas si vos aprovechabas en su momento esa oportunidad, el no seria hoy este recuerdo tan lindo que llevas con vos”).

En muchos casos, además, desde esa posición aconsejan y/o contienen: “…mira para adelante y con fuerza…”, “Animo, lo que te recomiendo es que trabajes en tus pensamientos…”, “de todos modos no hay que pensar demasiado en el “Que habria pasado” sino mas bien en el “que pasara” del ahora en adelante!”.

En los blogs estudiados, siempre existe un grupo de comentaristas que se mantiene más o menos activo a lo largo del tiempo. Existen también comentaristas ocasionales y puede suponerse, a partir de los datos que aportan los bloggers en sus propias páginas, que existe un número aún mayor de lectores que no comentan[7]. Con el primer grupo, los intercambios adquieren un importante grado de familiaridad y asumen el tono de la conversación informal y cotidiana.

De esta manera, la disposición de un espacio propio de libertad expresiva y la dinámica de intercambio cotidiano con un grupo más o menos fijo de personas, tornan “natural” la aparición de confesiones íntimas de los autores, la constante exposición de confidencias sobre las cuales, incluso, se pide específicamente opinión a los lectores.

Mis piernas están blanco leche.

Por eso no uso polleras ni shortcitos.

Por eso nunca se me broncean.

Por eso siguen estando blanco leche.

Por eso no uso polleras ni shortcitos.

Por eso nunca se me broncean…

…y así hasta Dios sabe cuándo.”

(El círculo de las piernas, 2/11/2010, Vitamina Ce)

 

Las heridas que sufrimos en esta vida pueden presentarse de dos maneras: las que tenemos a la vista y las reconocemos por las cicatrices; y otras heridas que están “invisibles” y solo nosotros sabemos cuales son las cicatrices que las representan, si es que cicatrizaron…

Las “invisibles” son fáciles de ocultar, el tema son las que se ven… Esa es mi pierna izquierda, la que no se dobla. Tantas infecciones que tuve en los huesos no permitieron que siguieran operándola para “arreglarla” y que quedara un poco mejor…. La pierna derecha tiene una cicatriz en la rodilla y en la pantorrilla. Hay varias más en las caderas y en el área de la pelvis, ¡así que de biquini ni hablar!¡Jaja! Tengo cicatrices en mi cuello y en mi espalda; en mi brazo derecho tengo una cicatriz que quedó de la quemadura del pavimento y pequeñas cicatrices en ambos brazos de las vías endovenosas y pinchazos de todo tipo y color…. Después de 20 cirugías, ¡las agujas son mis amigas! ¡Ajajajaja!

(Cicatrices que ayudan, 9/07/2009, La Ivys on wheels) Publica una foto de su pierna, mostrando las cicatrices.

 

El cuerpo entra en escena en estos posts, exhibido en su “falta”, mostrando, paradójicamente lo oculto: Cecilia describe en su blog las piernas blanco leche, las mismas que esconde de la vista de los demás (“nunca uso shortcito”). Las cicatrices “son un tema”-problema porque son difíciles de ocultar y, por eso, Ivy las vuelve tema del post y no sólo no las oculta, sino que las enumeran y las exhibe en una foto de su pierna.

También, con la misma ambivalencia entre lo que ante otros de la vida cotidiana se oculta y, al mismo tiempo, ante el público del blog, se muestra, se cuenta lo que fue dicho a una persona específica en una situación íntima o se le habla desde el posts a alguien (a quien se apela usando la segunda persona del singular), con los lectores como testigos de una declaración que, de otra manera, sería privada.

En el auto suena un disco de una de estas chicas lindas que tocan el piano y cantan en inglés.

Yo -¿Viste que Alanis Morisette actuó en el Luna hace poco?

Hans -Ah, sí, me gustan muchos las chicas que son compositoras, que cantan sus propias canciones.

Yo -¿Qué tiene de malo ser una intérpete? Yo soy una intérprete.

Hans -No, cariño. Vos sos compositora. Lo que pasa es que tenés una tara.

Yo -…

Hans -…

Yo -¿Nico?

Hans -¿Sí?

Yo -Sacame todas las taras.”

(Conversación en un citröen, 17/02/2009, Nube de agua)

 

Ayer a la tarde escuchando discos y más discos me topé con un sou caipira pirapora Nossa Senhora de Aparecida.

Ahí nomás se me empezaron a saltar las lágrimas. Desprevenidas.

Sé que cuando esto sucede estoy frente a una canción a la que no puedo serle indiferente. Como no puedo serle indiferente a esta tristeza que siento, a esta sensación de vacío y saudade por lo que alguna vez fuiste en mi vida y ya no sos ni nunca más serás.

(“Que la tristeza no te robe Brasil”, 3/09/2010, Nube de Agua)

 

Sabés que no me importa

que ya no disfrutés

como solías de los Beatles,

que ya no silbes más “Hagamos algo”

que ya no cantes más “Oboi” cuando me ves.

Sabés que no me importa nada de eso,

que ahora me fastidia la distancia,

que me suceden, una a una tus demandas

tus enojos, tus respuestas, tus miradas

de furia y no saber qué es lo que querés.

 

Sabrás que los espejos

que se quiebran son los míos?

Sabrás que son las sombras que me envuelven,

sabrás que es la tristeza y es vacío

porque yo te quiero siempre niño,

(siempre mi hijo)

y vos querés imaginarte todo un hombre

y el mundo se me pone de revés?

 

Yo te diría, si quisieras escucharme

que te ofrezco una salida un negocio,

un acuerdo elegante:

Te dejo estar, te dejo hacer tranquilo,

no pienso interrumpir, no vuelvo a molestarte.

Pero si por casualidad

alguna vez necesitás llamarme,

si alguna vez me precisás

porque tuviste miedo,

o porque algunas cosas no te salen,

o simplemente porque (suele suceder)

olvidaste cómo era eso

de cruzar solo la calle

ahí está mi mano,

acordáte, ahí estoy yo,

a tu lado si querés algún consejo,

por si querés llorar, para ayudarte,

ponerte el hombro para ir para adelante,

para estar con vos si llegan tiempos duros,

o si querés que sólo vaya a verte,

si sólo me querés para abrazarme.

Yo te prometo siempre estar

porque te amo,

porque es mi obligación,

porque lo que más me mata es escucharte

cada vez que me decís “papá”

porque el laburo más hermoso que yo tengo

es ser tu padre.

Respuestas hacia Vos Sabés

Augusto Dice:

gracias pa me hiciste llorar sos el mejor del mundo

nene Dice:

Pendejo: Sos un boludo bárbaro. Sabés lo que te amo. De acá hasta el cielo. Sabés que siempre ando merodeando por si me precisás. Te amo te amo te amo. Gracias por leer.

(Vos Sabés, 5/02/2009, taquetepariocarajo!)

Así como Flor, de Nube de Agua, reproduce un diálogo con su pareja (“sacame todas las taras”) o le habla a una relación pasada (“no puedo serle indiferente a esta tristeza que siento, a esta sensación de vacío y saudade por lo que alguna vez fuiste en mi vida y ya no sos ni nunca más serás”), en ambos casos mostrando algo que atañe a un otro singular frente a muchos otros, en el post de taquetepariocarajo!, Nene le habla a su hijo de lo que siente por él en un poema. El hijo contesta en los comentarios y se produce, así, un diálogo amoroso entre padre e hijo, como si la mediación del soporte y la publicidad de lo dicho facilitaran el decirlo.

Lo mismo pasa en los blogs periodísticos. Más allá de que se filtre lo personal en el análisis de una noticia, en una crónica o en una breve, a modo de opinión, de identificación con una posición, o porque el periodista muestra el modo en que construyó la nota o los sentimientos que le provoca la información, a veces las entradas son exclusivamente personales, sin necesidad de que ninguna cuestión de actualidad las justifique. Es el caso del relato la terapia del autor de eBlog, que se volvió una historia por entregas:

Desde hace varios meses que mis lunes arrancan muy temprano. A las 8 en punto estoy sentado frente a mi psicóloga con cara de dormido, la voz muy ronca y con muy pocas ganas de hablar. Pero ya estoy acostumbrado y después de tantos años de terapia (con otro psicólogo), ocurre algo parecido: cuantas menos fichas uno le pone a esa sesión, mejor resulta y te vas con más certezas (y más preguntas, lo cual siempre es positivo).

Hay un detalle importante: mi psicóloga atiende en mi edificio. No tengo que trasladarme por la calle para llegar puntual. Con salir de mi casa 7:59, llego perfecto. Tengo que bajar hasta el lobby del edificio e ir hasta el otro ascensor (el del ala “A) y de ahí subir unos pisos. Siempre que bajo el portero Luis (“encargado”, según él), un paraguayo entusiasta con la selección de fútbol de su país, ya está limpiando o baldeando la vereda. Todavía recuerdo su cara la primera vez que me vió bajar dormido de un ascensor a las ocho de la mañana y meterme en el otro para, a la hora, volver a bajar al hall de entrada. “A quién se estará comiendo a esta hora” fue su pregunta en robusto silencio guaraní.

[…] Otro detalle importante: mi psicóloga, vamos a llamarla prudentemente María, no sólo atiende en mi edificio. También vive allí. Por eso me la crucé fuera del horario de terapia varias veces. Casi siempre cuando saca a pasear a su perrito y sólo nos cruzamos un respetuoso y educado “hola, que tal”. Una vez le dije “nos vemos el lunes”, pero no volví a repetirlo porque me pareció muy confianzudo y se acercaba peligrosamente a una especie de cita.

María es una señora elegante y no me acuerdo cuál es su apellido.

Una tardecita me la crucé abajo cuando yo llegaba, mientras en el hall del edificio otros vecinos discutían acaloradamente. Reunión de consorcio. María estaba sentada en el piso de marmol marrón claro, en uno de los dos escaloncitos que hay en el hall. No digo que su imagen se me cayó… pero la vi de otra manera. Ella no discutía. ¿Analizaría en silencio el comportamiento de mis vecinos? Por las dudas, yo apuré el paso y apenas la saludé con la cabeza sin decir nada. No quería interrumpir su terapia.

También, sin buscarlo, aquel día me hice con otro dato de su vida: es propietaria. Tiene un perrito y es propietaria.

Una vez soñé que el edificio se incendiaba en el medio de la noche y todos los vecinos salíamos a la calle con lo puesto: cazoncillos, pijamas, camisones. Y entre los vecinos, los curiosos y los bomberos, estaba María, asustada e indefensa. Como estoy yo cada lunes a las ocho.

Vamos a dejar acá. ¿La seguimos el lunes que viene?”

(Mi vecina la psicóloga, 15/03/2010, eBlog)

 

Hoy le pagué a mi psicóloga. No diré la cifra porque no hay que hablar de plata, decía mi abuela. Me reconozco elegante y educado, por sobre todas las cosas. Suaves como las hojas muertas de los árboles en el otoño que acaba de nacer, los billetes de cien se desprendían de mis manos en silencio. Eran también billetes muertos? ¿A dónde irán a parar? Tal vez ya estén en manos de alguna cajera de supermercado chino o en la veterinaria. Mi psicóloga tiene un perro que, oh casualidad, siempre se pone a ladrar cuando faltan cinco minutos para terminar mi sesión. […]

Mi psicóloga, una única vez, algo avergonzada por los insistentes ladridos agudos que venían de otro cuarto, se excusó: “es así, sino lo saco cada una hora se vuelve loco”. No agregué nada más como para no perder segundos de mi sesión hablando de su canino. Pero María debe ser algo culposa, pensé.

[…] Como les decía, hoy le pagué marzo, ya que hasta mediados de abril no nos volveremos a ver. La despedida fue como todas, salvo un “buen viaje” de rigor. En ese momento pensé: ¿y si se cae el avión? ¿y si me secuestra un comando palestino en Francia? “Lalo, uno no sabe lo que puede pasar hasta que lo intenta”, me había dicho ella minutos antes y por otro tema, en pleno climax de la sesión. Hoy llegué algo dormido por culpa de tres mosquitos insistentes, pero la sesión fue levantando. Siempre van de menor a mayor: el climax se logra entre las 8:35 y las 8: 45 y vuelve a bajar apenas justo antes de terminar. Durante los minutos de climax mi voz ya no tiene rastros de carraspeo. Incluso puedo llegar a levantar el tono si es necesario y hasta gesticular con énfasis. Pero siempre se produce lo mejor casi sobre el final. A veces, envalentonado, le sigo hablando mientras nos paramos y caminamos a la puerta. Incluso he llegado a hablarle mientras la puerta del ascensor se iba cerrando, mientras ella me miraba con un dejo de lástima. Allí adentro no me importa ser patético. Para nada. Me asumo sin culpas como un paciente bilardista: durante esa hora busco sin descanso el resultado por sobre el juego bonito.

Es que el objetivo de las sesiones es lograr irte con algún pensamiento, idea o reflexión nueva. Ahí es cuando la sesión “se garpa sola”, como dicen ahora los pibes. Pero mi abuela decía que no hay que hablar de plata. Hasta la próxima sesión.

Comentarios

· Claudia G.

es una buena plata gastada, aunque duela y el que paga y trabaja sea uno , en tu caso el paciente/analizado. cariños, Claudia

· Florencia

sos muy gracioso Lalooo. excelente!

· Arcibel

Sin lugar a dudas vemos como la transferencia ya se ha instalado en esa sesión. No se cuanto tiempo hace que te analizas con ella pero la transferencia ya esta ahí!! Felicitaciones! :)

· SolCab

Aunque disfrutaba de mi terapia, veía los cambios y la transformación favorable, se me hacía imposible no llorar cuando los billetes de cien caían sobre la mesa. A diferencia de nuestras abuelas, sí hablé de plata y, finalmente, ya no lloro.

· Alejandra

Lalo, que bueno!!! Parece que en relación a las sesiones, hay ejes o situaciones que se repiten entre los psicoanalizados. El momento del pago, seguir hablando cuando la sesión terminó y que no nos importe ser patéticos, porque ese es nuestro lugar y nuestro momento…y entoncés la famosa transferencia ya está dada.

· Alejo

El primer capitulo estuvo bastante bien.. este hay que admitir que fue un embole, no llegue a terminarlo..

· Alexis

a mí me gustó más este que el primero (que también está bueno). Lalo seguí por favor!

· yumba

Análisis del análisis…! Nunca me puse espejo semejante, valioso y entretenido. Gracias! Vamos por más! ;-) abrazo.

· @vanis

Creo que todos.. de a poquito nos vamos identificando con alguna parte de tu sesión. ;)

· Anita

Muy bueno Lalo, y ahora que viajas, el lunes que viene se corta tan buen relato!?… Bueno esperaremos a tu regreso! Me gustó el “Chau Pichicho”, me hizo acordar a algun tip de por ahi… je! Besos y buen viaje!!!

· A

La verdad, no lo leí, debo admitirlo. Pero no entiendo cuál es el valor de difundir tus sesiones. Siento una cierta banalización de la terapia, per bueno, todo bien.

· gasparin

Pregunta de la AFIP: ¿Nadie les pide factura a los psicólogos? Debe ser el segmento de mayor evasión fiscal del país. Ladrones de diván blanco.

· Lalo Post autor

si no lo leíste cómo sanés que difundi mis sesiones? lee!

· tata

Me rei mucho Lalo. Como habria dicho la mia, te dejo un trabajito para este fin de semana. En este caso seria para 15 dias, aunque no creo que pienses mucho en tu terapia. Una cosa: TU abuela, si hablaba de plata. Cariñoooos, buen viajeee!!!

(Mi vecina la psicóloga II, 22/03/2010, eBlog)

 

 

¿De qué otra cosa podría haber hablado hoy durante mi sesión semanal de terapia que de “la renuncia”? La palabra escaló posiciones en noticieros, diarios, sitios y blogs y Twitter después de las cuatro pepas con chukrut que nos clavaron los alemanes el sábado. Ahora todos en los medios se preguntan: “Maradona debe renunciar?”

Así que yo no iba a contradecir a la agenda popular y fui directo al diván con esa palabra en la mano y en la boca.

La renuncia.

Sin entrar en detalles muy personales, debo aclararles que no soy amigo de la renuncia. Más bien, la detesto. Y ella a mí, seguramente. Nunca nos llevamos bien, pero hasta ahora nuestra relación había sido más bien cordial y peligrosamente silenciosa. “Vos no querés renunciar a nada”, me espetó mi vecina la psicóloga. “Cómo qué no? renuncio a no pagarte más”, le respondí con una leve sonrisa para darle una señal de que se trataba de un chiste. Pésimo. Ni se inmutó. No tengo que hacer chistes durante la sesión!

Renunciar es elegir. Es seleccionar. Por eso la renuncia es liberadora y ayuda a decantar entre lo importante y lo descartable. También nos sirve para priorizar, organizarnos y que todo sea más fluído y llevadero. No se puede todo. Ok. Todo muy lindo hasta ahí y lo entiendo casi sin traducción. Pero… cómo hacer? cómo renunciar? cuándo? ¿cómo ceder a eso que a simple vista se nos presenta tan tentador y placentero? Y la pregunta del millón: por qué?? “Para eso estamos acá, Zanoni”, me dijo la vecina la psicóloga mientras, por suerte, su pichicho no daba muestras de existencia.

[…] Me levanté y salí con más dudas que certezas, lo cual se supone que las sesiones están surgiendo efecto. Uno paga, entonces, para comprar dudas. “A la duda! 3 pesos la dudaaaa!” gritaría un psicólogo ambulante en un semáforo. No es mala. “Buen día señora, quiere medio kilo de dudas?” “Sí don Isaac, pero deme las de abajo que están más maduras y no como el otro día que me llevé unas dudas que me hicieron mal al estómago”.

Y así las dudas se pesarían y la balanza nos arrojaría el precio exacto del problema que nos llevamos a casa. No es mala. Feliz día de la independencia. Hasta la próxima sesión.

(Mi vecina la psicóloga III, 8/07/2010, eBlog)”

El relato de Lalo sobre su terapia tuvo una estructura episódica: cada entrada contaba una sesión, la secuencia se organizaba numerando el título (Mi vecina la psicóloga II, III) y cada episodio cerraba con una promesa de continuidad (“¿La seguimos el lunes que viene?” y “Hasta la próxima sesión”). Pero así como el primer episodio apareció sin previo aviso, el relato se abandonó después del tercero, a pesar de que se despedía con la misma fórmula que los anteriores.

Esta arbitrariedad es propia de los blogs y, en el caso de los periodísticos, marca una diferencia importante con otros formatos del periodismo: la relación con los lectores no está regida por las mismas expectativas que en el caso de un medio tradicional porque se sobreentiende al blog como un espacio de expresión personal. En palabras de Zanoni:

…en un blog yo te hago un post de cinco líneas o una carta así y después te pongo un blooper de un gato que se cae […] Y sin agenda. Se muere Menem y yo puedo poner el blooper del gato que se cae de la mesa. Nadie me va a venir a decir: ¿qué hiciste? No hay reclamo, que sí hay del lector [de un diario]. Incluso, no tiene que ver con que vos pagues o no el medio, porque supongamos que mañana Clarín es gratuito, le vas a seguir reclamando como lector, le vas a decir: ¡cómo vas a publicar esto! En el caso de los blogs es: yo pongo lo que quiero porque es mi blog, pero en los medios no puede pasar eso (entrevista personal, 24/04/2012).

Los comentarios de los lectores se intensifican en cada episodio[8] y muestran tanto identificación (“Aunque disfrutaba de mi terapia, veía los cambios y la transformación favorable, se me hacía imposible no llorar cuando los billetes de cien caían sobre la mesa”; “Creo que todos.. de a poquito nos vamos identificando con alguna parte de tu sesión”; “Parece que en relación a las sesiones, hay ejes o situaciones que se repiten entre los psicoanalizados”; “Como habria dicho la mia, te dejo un trabajito para este fin de semana”) como asumen una posición de crítica o evaluación de las entradas, dándoles así un carácter de “pequeñas obras” (Sandoval 2009): “El primer capitulo estuvo bastante bien.. este hay que admitir que fue un embole, no llegue a terminarlo”; “a mí me gustó más este que el primero (que también está bueno). Lalo seguí por favor!”; “muy bueno lalo! lindos relatos”; etc.

Lo que surge claramente en este posteo por entregas son los aspectos de la interioridad explorada en la sesión e insinuada en el relato: “‘Lalo, uno no sabe lo que puede pasar hasta que lo intenta’, me había dicho ella minutos antes y por otro tema, en pleno climax de la sesión”; “Allí adentro no me importa ser patético. Para nada”; “debo aclararles que no soy amigo de la renuncia. Más bien, la detesto”; “‘Vos no querés renunciar a nada’, me espetó mi vecina la psicóloga”; “No se puede todo. Ok. Todo muy lindo hasta ahí y lo entiendo casi sin traducción. Pero… cómo hacer? cómo renunciar?”. Así, entre la autorreflexión, la literatura y el periodismo, el blogger, además de explorar su interioridad, aparece como un cronista de lo cotidiano.

Cronista de lo cotidiano

La reflexividad en los blogs tiene como objeto, además de al sí mismo como interioridad, a la vida cotidiana, el contexto más inmediato del yo que narra. El registro de lo vivido informado en la publicidad de las redes informáticas convierte al blogger en un cronista de lo cotidiano.

Aquí la crónica se asemeja en formato al género de la crónica periodística, que se construye con una estructura textual en la que predomina lo narrativo, pero en el que se encuentran secuencias descriptivas, dialogales y argumentativas (Peralta y Urtasun 2007) y que cumple una función de tipo informativa pero, a diferencia del género periodístico, es enunciada desde la primera persona del singular. Como intento mostrar, sin embargo, los blogs tienden a mezclar géneros y estilos, por lo que, cuando hablamos de crónica, lo hacemos en relación a un modo preponderante del relato de la vida dentro del corpus estudiado, que se superpone con el anecdotario, el relato breve con remate humorístico y la reflexión filosófica atada al acontecer cotidiano.

En cualquier caso, es la vida, como sucesión de eventos y vivencias, lo que es relatado en los blogs y en ese relato, registrado e informado. Estamos, así, en presencia del valor biográfico que, como se dijo más arriba siguiendo a Arfuch, puede entenderse como la forma de comprensión, visión y expresión de esa vida y, por extensión, como el “conjunto de formas significantes donde la vida como cronotopo, tiene importancia” (2010, 57).

De esta manera, la autora distingue tres tipos de valor biográfico: un valor heroico, trascendente; otro cotidiano, basado en el amor, la comprensión, la inmediatez, y un tercero que, siguiendo a Bajtin, Arfuch nombra “fabulismo de la vida”, y que alude a la aceptación del carácter abierto, inacabado, cambiante, del proceso vivencial, que se resiste a ser fijado, determinado, por un argumento (ibíd.).

Así, en el espacio biográfico se actualiza la fluctuación clásica entre lo heroico y lo cotidiano, y el “fabulismo de la vida” traduce el imaginario hegemónico contemporáneo: “la vibración, la vitalidad, la confianza en los (propios) logros, el valor de la aventura, la otredad del sí mismo, la apertura al acontecimiento (del ser) como disrupción”. La fábula de la propia vida, afirma Arfuch, es lo que constituye “el objeto de toda biografía” (ibíd., 58).

En los blogs, la propia vida es una y otra vez tematizada, además de a través del sondeo interior, de la reflexión en busca de autoafirmación y del conocimiento de la “verdad” de sí, en una dimensión más próxima y cotidiana que a la vez da cuenta del “fabulismo de la vida”. Es a través del relato de lo que acontece cotidianamente y del material proveniente de la memoria y el recuerdo, que el valor biográfico se afirma en los blogs.

No hay en el corpus una estructura narrativa que pudiera entenderse como tradicional en el relato de una vida: no hay un orden cronológico en el que las piezas de esa vida se recompongan, de un hipotético principio hasta el presente del relato. Las crónicas del pasado más lejano y el más inmediato se alternan sin ninguna lógica en particular. Aún más: a pesar de que la propia vida es el gran tema de los blogs, no hay ningún blog en el corpus que se proponga explícitamente contar una biografía. Es más bien un registro expresivo del vivir, un vivir que se construye también al escribir, lo que acompaña al proceso de autoconstrucción del sí mismo en los blogs.

Y, sin embargo, ahí están la niñez, la escuela, la familia de origen, la adolescencia, revisitadas a través de la vivencia cotidiana, de las nimiedades, de los detalles, o convocadas por la actualidad o “los grandes temas” de la agenda pública.

Corre el año 1980.

Estamos en el living del departamento de mis abuelos en la calle Grecia.

Soy un taponcito, algo pequeñito de tan sólo tres años.

Mi abuelo y yo estamos sentados frente a un grabador y charlamos.

Mi abuelo me hace creer que aún no me está grabando. Pero es un truco para que yo hable.

Cómo extraño a mi abuelo.

Stop, play, rewind.

Te extraño, abuelo.

Stop.

Lo digo con esta voz. Con voz de Florencia grande.

“Hay una Florencia más grande”, le había dicho yo en la grabación.

“¿Cómo que hay una Florencia más grande? ¿Y a dónde está? ¿Más grande que vos?”

Y el abuelo no entendía.

Era un lío explicar las cosas a esa edad. Todas las oraciones se enredaban. Lo que yo quería decirle es que había una grabación en donde yo era más pequeña. Y que en esa nueva grabación ya era una Florencia más grande que la otra.

¡Qué lío de identidad!

Y de pronto, la voz de mi mamá.

Mi mamá ahí debe andar por los treinta. Y ya estaba embarazada de mi hermano.

Mi mamá en esa grabación es más joven de lo que yo soy ahora.

¡Qué lío de tiempos!

Mi abuelo me pide que le cuente de mi cumpleaños en la guardería de la facultad. Me pregunta ¿Y que había?

Y yo le contesto:

que había coca

y había torta

y había chicos

y había lobos…

“¿¿Lobos??”

“Sí, lobos”.

Con mucha convicción.

“Ay, qué miedo”.

Y yo me río.

Y le digo: “¿Ya pusiste eso?”

“¿Qué cosa, el grabador?”

“Sí”.

“No, después lo pongo”.

Stop. Fast Foward.

Stop.

Play.

 

Te extraño, abuelo.

(Una Florencia más grande, 3/05/2010, Nube de Agua)

 

Me gusta escribir desde que tengo memoria, así que no es extraño que los caminos me hayan llevado a que la escritura sea mi trabajo.

Cuando era más chica odiaba la idea de tener un diario íntimo, entonces me compraba cuadernitos para escribir, y los llamaba “bitácoras” (premonitorio, ¿no?). Empecé cuando tenía 10 u 11 años, y ahí anotaba lo que hacía, pensaba, sentía, o cosas como lo que pasaba en mis shows de TV favoritos. Sentía que si no lo escribía en algún lado, eso se iba a perder para siempre, y no quería eso.

Con el paso de los años, la escritura en mis cuadernos se hizo cada vez más espaciada. El último que usé fue, finalmente, un “diario íntimo”, de esos que vienen con candado, brillantina y perfume (no sé en qué estaba pensando mi abuela cuando me lo regaló). Lo estrené en 2002 y todavía le queda la mitad en blanco.

(El diario íntimo, 7/05/2009, Vitamina Ce)

 

A dos cuadras de mi casa, en un terreno donde no habia nada, y hoy hay una serie de departamentos deteriorados (pasaron 45 años) por epocas venia una calesita. Lo que mas recuerdo es la musica. Era musica de boleros, del trio Los Panchos, tipo “voy por la vereda tropical….”

Y un dialogo.

Una niña que no era amiga mia, una niña desconocida que armo conmigo un dialogo imposible para los 8 o 9 años que teniamos. Me dice que su prima es telefonista (y eso le daria –no se por que– en mi mente la idea de una persona hiperconectada con infinitas personas, una especie de cosmopolitismo imposible de ponderar.

Que su prima telefonista le dijo que en otro lado del mundo ¿en las antipodas?, bueno, que en otro lado hay una persona que exactamente tiene tu misma cara.

Un doble.

Tema vastamente transitado por el psicoanalisis, la literatura y la telenovela de la tarde… el doble.

Si yo tuviera un doble en el vasto universo ¿el sera lo que deberia???

yo soy otro, vuelvo a rimbaud.

(recuerdo de infancia., 20/05/2009, Soy lo que ves aca o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia)

 

Cuando decidí seguir el ciclo superior de la carrera Técnico electromecánico, fueron fusionados en un 4º año los dos terceros. Éramos 15 de cada 3º, pero éramos las únicas chicas del turno tarde, Claudia –mi mejor amiga– y Yo. Los de la mañana venían sin chicas. Machistas totales. Jaja! Pero como las dos éramos lindas y simpáticas, nos amaron desde el 1º día! ¡Aaaajjajaj!

En el 3º de la mañana venia Fernando R. Alto, ojos medios verdosos chiquitos y simpáticos, una cabeza llena de rulitos y una sonrisa que derretía….

El 4º año solo fue de reconocimiento. Nos mirábamos con desconfianza, hasta que nos hicimos amigos.

En 5º año, mi papá cambia de trabajo y nos vamos a vivir al centro. AL lado de casa había un negocio que vendía descartables y bolsitas de polietileno al por mayor, y teníamos el pasillo de entrada en común. Nos cambiamos un fin de semana de abril creo (y si gente, estoy vieja…), así que el lunes cuando salgo en la mañana para Educación Física, ¡Oh casualidad!, me encuentro con Fernando…. ¡El negocio era de su papá!

Aclaremos que yo ya estaba perdida por ese muchacho… Jaja!

Pero no se hagan los rulos (ilusiones), ya que Fernandito tenía novia. Y si, tengo una suerte yo…. ¡Aaajajajja!

Eso sí, nos convertimos en muy buenos amigos. Nos contábamos nuestras cuitas.¡Bah! el me contaba las suyas! ¿Las mías? ¡Ni ahí!¡Cuack! Y yo me derretía en silencio.

Terminamos el 6º año, y él se fue a estudiar a Córdoba… con la novia, y yo me quedé en Trelew…

Perdimos contacto por muchos años….

Sabíamos de cada uno por nuestros padres que se juntaban en el centro o en el súper, pero nada más.

El año pasado hubo un intento de juntarnos, pero no sé si se arrepentió al “escucharme” por teléfono como la Ivana de siempre, o que….

Ya saben que cuando alguien sabe que su amigo o amiga está en sillas de ruedas, se imagina una escena media depresiva ¿¿no?? “Pobrecita, está en silla de ruedas….”

Wrong! -¡Error! Yo estoy en silla de ruedas pero sigo siendo la misma Ivana Carina de siempre, de los ochenta’s, de los noventa’s y de los años que me queden por vivir…. Pero bueno, para algunos parece que no…. Jeje!

(Túnel del tiempo [2], 25/03/2009, La Ivys on wheels!)

A través del relato de un momento del pasado, el cronista de lo cotidiano va dejando rastros de su mundo inmediato: la composición de su familia, sus hobbies o pasiones, sus estudios y amistades. La casa, el barrio, la ciudad. Las vivencias del pasado conectan (explican, dan origen, resuenan) con las del presente: “Te extraño, abuelo”; “…así que no es extraño que los caminos me hayan llevado a que la escritura sea mi trabajo”; “Si yo tuviera un doble en el vasto universo ¿el sera lo que deberia???”; “El año pasado hubo un intento de juntarnos, pero no sé si se arrepentió al “escucharme” por teléfono como la Ivana de siempre, o que….”.

O, a la inversa, es una vivencia del presente la que hace volver la vista atrás, como el encuentro con un compañero de la primaria, el pasar por una determinada esquina o el ir a un recital:

“La 19, Yapeyu, de Lanus.

Parece que cumplio 100 años nomas. Yo egrese de ahi en el 68, en la epoca que te ponias medias soquetes blancas, vincha blanca y guardapolvo blanco hasta arriba de la rodilla, nada de pantalones.Y que te cagaban a pedos, las maestras te gritaban, te ponian en penitencia en la puerta del aula por hablar en clase. Esas cosas.Cosas ambiguas. U horribles tambien. Una maestra de superior me rompia los cuadernos para que los pasara por que era desprolija. Ahora tengo un par de maestrias y sigo siendo desprolija, Chupala.

[…] Habia visto un pasacalle de los cien años y era un dia en que yo laburaba y chau. Pero por esas cosas de la vida hoy en la calle me para un compañero de entonces. Digamos 41 años que no hablabamos. Me dice Nilda. Y por supuesto no estamos iguales pero si. Si, en algun modo estamos iguales, pero distintos. Me dijo que estaba mejor, por que en esa epoca se veia que era inteligente (12 añitos) pero medio desastrosa. Entonces no cambie tanto. El hombre quiso ser galante, o el desastre no se ve por afuera.

En realidad, estoy igual. Gracia Juan Carlos por los recuerdos. Gente setentista, gente de trabajo pero de confianza. Claro que como eramos compañeros en el 68, no eramos setentistas entonces, ja.

[…] No le dije que me acordaba el numero de telefono de su casa, por que lo hubiera asustado (XXX5550). Para algunas cosas soy una maldita freak. ¿como, digo yo, te podes acordar el numero de telefono de alguien que no te habla desde el 68??? . Futuro pasado. Fue mejor hablar con alguien de la escuela que ir a cantar el himno. Una especie de homenaje al tiempo que pase alli.

(Aniversario de mi escuela primaria, 12/11/2009, Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia)

 

Una noche de noviembre, en la esquina que ven en la foto (Honduras y Juan B. Justo), me rompieron el corazón por primera vez en mi vida. Tenía 17 años y, por supuesto, sentía que el mundo se iba a acabar.

Claro que en vez de acabarse, el mundo se hizo inmenso, yo me hice más fuerte, viví cosas mejores, me mandé algunas cagadas, y muchos años (y muchas lágrimas, y muchas risas) después, me encontré caminando nuevamente por allí, de noche –hace algunas semanas con una amiga.

Me imaginaba entonces que las líneas de tiempo se superponen. Me imaginaba que mientras Ceci de 17 años lloraba sentada en el macetero de una estación de servicio, Ceci de 25 la mira desde la esquina de enfrente. Y con una sonrisa cómplice le dice “No te preocupes, nena, está todo bien”.

(Está todo bien, nena, 27/08/2010, Vitamina Ce)

 

Estoy en el Teatro Coliseo con mi hermano un sábado a la noche. Venimos a escuchar a Paco Ibañez. El hombre tiene 75 años, una guitarra y una voz que hace temblar las piedras. Arranca con una canción que dice “porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan decir que somos quien somos”. Sin poder evitarlo, empiezo a lagrimear. ¿Dios! ¿Qué me pasa? ¿Qué me emociona tanto de esta canción? ¿Por qué estoy llorando tanto? ¿Es Rafael Alberti lo que me emociona o hay algo más detrás de todo esto?

En el intervalo nos encontramos con un amigo de la infancia. El también está emocionado. Nos dice: esto es como una máquina del tiempo que va directo al ‘85. Una máquina del tiempo. Algo de eso hay.

Mi mamá joven, cantando, con todos los cancioneros desparramados en el living de la casita de Paraná. Mamá tenía una bolsa llena de cuadernos escolares. Las canciones estaban con su letra manucrita.

Es que Paco Ibañez es la infancia, es un LP con hermosas ilustraciones y canciones que hablaban de lobos buenos y corderos malos. Paco Ibañez es mamá cantando, le digo a mi hermano que también lagrimea un poco a mi lado.

Y sólo entonces después nos reímos.”

(Paco Ibáñez, 9/11/2010, Nube de Agua)

Lo que acaba de suceder e incluso lo que está sucediendo, el día a día, lo que acontece, aparece en los blogs como fragmentos de una vida en un presente continuo. Como vemos en los ejemplos a continuación, pequeños logros y fracasos (“La verdad fue un garrón tener que venir a laburar el 1 de enero, pero por lo menos veo publicada una nota mía que tardé bastante en hacer”), anécdotas menores (“¿Me acaban de dar con una cartera en plena cara y ni siquiera me pidieron disculpas?”), nimiedades, hechos que tuercen el rumbo de lo planeado (“No esperen muchos otros post. La computadora no es amiga del dolor de cabeza”), se vuelven significativas porque componen, una vez más, la autoconstrucción del yo-como-otro que supone toda biografía o relato de sí.

Repito: mi mente es poderosa. El tema es que la tipa no dio más y para hacérmelo saber, casi me desmayo 2 veces….

Pero mente sobre cuerpo…, y nooo me desmayé…

Eso sí, del julepe, ca…ntaso, miedo, pánico, terror, WHATEVER, me bañé,media grogui como estaba, y me fui a la guardia con Gloria, que es como mi hermana mayor, ya que la little sister-para que nadie se preocupara –, se quedó con los Retoñores….¡Obvio! Si me iba a morir, ¡que fuera limpita che! ¡Aaaaajjajajja! […]

Así que gente, ahora sí que esta woman in wheelchair va a tener que afrontar su peor pesadilla:

¡Volver al hospital!

No me extrañen…

(Reportesero hospitalario, 21/01/2009, La Ivys on wheels!)

 

En el 152, rumbo a la universidad donde doy clases.

¡PAF!

Mis lentes salen volando.

¿Me acaban de dar con una cartera en plena cara y ni siquiera me pidieron disculpas?

Me despabilo y miro a la señora en cuestión. Busco mis lentes y veo que una de las patillas se ha soltado por el impacto.

-Escuchame, ¡me rompiste los lentes!

-Pero no fue a propósito.

-Menos mal, si hubiera sido a propósito le tiraba tu cartera al señor que está tirado en la vereda. ¡Capaz que la usa para algo mejor que para andar dando carterazos en un transporte público!

La señora me mira horrorizada y aprieta su cartera roja de cuero ultra moderna contra su pecho.

Me bajo.

(¿De qué color era el caballo de San Martín?, 6/11/2009, Nube de Agua)

 

El sabado a eso de las tres de la tarde me empecé a sentir mal, con dolores en todo el cuerpo. A las seis tenía 39 de fiebre y la cabeza me explotaba. Llamé a un médico de OSDE y vino cerca de la medianoche. Después de un par de preguntas, me recetó Tamiflu y me dijo: “seguro que es gripe a”.

Me esperaban siete días de reposo aislado del mundo. Pero a la noche se complicó por la fiebre que seguía sin bajar porque vomitaba el ibupofreno y el tamiflu (viene una tabletita de 10 comprimidos con los colores de boca! para tomar durante 5 días cada 12 horas)

A las 5 de la mañana fui a la clinica del sol con fiebre muy alta y casi descompensado por deshidratación. No podía tomar un sorbo de agua que lo vomitaba. Tenía la boca muy seca y me la mantuve hidratada chupando hielo. Cuando entré a la clínica le dije como pude al de la guardia: “dame algo ya porque me desmayo”. Me inyectaron en el brazo nobalgina para que me baje la fiebre y a la hora ya estaba un poco mejor: 38 y medio, que es algo así como sentirse Rocky, ya que despues de muchas horas coqueteando los 40 grados, lo único que querés es que el termómetro baje aunque sea una línea.

Volví a casa, me clavé un ibuprofeno y a la media hora vi que no lo rechazaba y me dormí más tranquilo a eso de las 6. Una de mis peores noches había pasado. Hoy domingo estoy mejor. La fiebre sigue y me dijeron que seguirá uno o dos días más. La clave es no dejarla subir mas de 38 y medio. Ya tomé un nuevo tamiflu xeneise y me bajé una gatorade de a poco. No volví a vomitar. Todo bien, ya estoy tranquilo porque creo que lo peor ya pasó.

La pregunta que me hacen todos: ¿cómo te contagiaste? Imposible saberlo. Sospecho que en un partido de futbol que jugué el viernes y tomé mucho frio y despues nos duchamos en un vestuario. ¿Pero cómo saber? No sirve de mucho tampoco darle vueltas al asunto. Ya está, mala suerte.

En la medida de lo posible, voy a seguir posteando acá el proceso de recuperación. No esperen muchos otros post. La computadora no es amiga del dolor de cabeza. Difundan este post donde lo crean conveniente. Salud!

Lalo

(Tengo gripe A, 12/07/2009, eBlog)

 

Hoy 1 de enero me tocó laburar. A las 9 am en la redacción para hacer las notas sobre los giles que se sacan un ojo con un corcho y esas cosas. Lo bueno es que como no hay mucha información se aprovecha para publicar notas de parrilla. Esas notas son atemporales y se hacen durante el año para tener a mano.

Apenas entré a Perfil.com, a la semana hice una nota que hoy se publicó. La misma se llama “De qué trabajan los diputados y senadores”. Ahí hago un resumen de las profesiones más elegidas por los legisladores y después añadimos cuánto cobran por su labor (algo que había escrito también en el blog).

La verdad fue un garrón tener que venir a laburar el 1 de enero, pero por lo menos veo publicada una nota mía que tardé bastante en hacer. Espero les guste. Feliz 2009 para todos los mamertos que se deben estar acostando ahora”.

(De qué viven y cuánto cobran diputados y senadores, 1/01/2009, 2Papiros)

 

En este barrio hay mujeres de treinta y pico que tienen hijos pequeños y mujeres viejas (a veces viudas) a las que los hijos se le fueron hace tiempo de la casa.

También hay familias de hijos adolescentes que están aprendiendo a manejar y sueñan con irse de sus casas pero no saben cómo.

Y después estoy yo.

(Mi barrio, 8/02/2010, Nube de Agua)

 

Es domingo a la mañana. Afuera está nublado y seguramente se largue a llover pronto. Dormí más de 10 horas de corrido. No me extraña, ayer pasé un hermoso día fuera de casa y había vuelvo agotada.

Con el cuerpo descansado abro los ojos y no me quiero mover de entre las sábanas, quiero seguir así todo el día. Me levanto un minuto para saludar, agarrar la netbook y volver a la cama. De fondo suena el OST de Caprica y el clima es perfecto. Digo en voz alta que no me quiero levantar y me avisan que ya está el desayuno. “Siempre sobornándome con comida” les digo en broma. Y, en el mismo tono, agrego que sería genial desayunar en la cama.

Al rato se aparece mi papá con una bandeja con té con leche, tostadas y Mendicrim (del común, no del light, obvio). Yo rebalso de alegría. Porque me encanta que me mimen.

Mientras termino de escribir esto, ya se largó a llover. El cielo está muy oscuro, me encanta cuando está así. Ya filmé la vista de mi habitación cuando llueve para llevarme a la casa nueva.

Momentos como este me hacen sentir en paz absoluta. No abundan en mi vida, pero existen, están, y esos poquitos, cuando aparecen, quiero recordarlos, que sean mi ancla cuando el mar está en plena tormenta. Y hoy es uno de esos. La vida puede cambiar de un minuto a otro, pero ahora, estoy desayunando en la cama, con linda música de fondo, una tormenta afuera y todo un día por delante. Y soy bastante feliz.

Y me pareció lindo que este, así, sea mi post número 100.

(Domingo por la mañana, 21/03/2010, Vitamina Ce)

 

El registro de lo que pasa, la crónica, hace foco sobre lo próximo, sobre el pequeño mundo familiar, barrial, de los amigos, del trabajo. Y el relato de ese mundo el yo sale a escena: sus miedos y angustias; sus afectos y sus modos de ser.

A veces, también, lo anecdótico actúa como registro de época y la reflexividad se amplía:

Policias en accion: television a las once de la noche. Una vieja enfermera tocadisima: hablaba como pidiendo un halopidol urgente, de un vecino, narco/sicario/contratado por el esposo. Habla de todo. La represion no le funciona bien. En un momento dice de alguien “necesita que lo internen en una granja de alta complejidad”

La realidad es el verdadero arte.

¿quien puede guionar tan bien????

(la vida surreal, 19/09/2009, Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia)

 

[…] Por caso, me ha tocado ver anoche, en mi apurado trayecto al laburo, a un travesti que, olvidado del “Physique du rol” de la mujer que supuestamente encarnaba, se acomodó las medias de lycra y bajó la minifalda de un tirón, al mejor estilo Alberto Márcico (si es que el Beto fuera travesti: -Perdón Beto, es que era igualito a vos!!-), previo escupitajo tirado con certera puntería entre los dientes. ¿Vieron cuando un hombre escupe en pose lumpen y hace sonar la saliva de una determinada manera?

Bueno, así escupió el trabuco éste.

Yo creo que me estuve riendo unos buenos 5 minutos, y cuando entré al laburo, la gente no entendía por qué carajo estaba tan sonriente.

Y si les explicaba, de seguro me hubieran tomado por tarado.

O por consumidor de trabalines.

Así como esta gente de prejuicios inexistentes te hace cagar de risa y te sorprende, también te sorprende otra clase de gente, como el pibito (debe haber tenido escasos 20, 22 años) que encerró a un tachero y le mostró el dedo estirado al tiempo que tocaba la bocina. Me dejó helado.

”Perdón…éste pelotudo encerró a un tachero? No tiene que ser al revés?”-le pregunté a un barrendero del CRESE que se encogió de hombros como diciéndome “No sé, che culiáh…acá tan todo’ limau…”, tiró el escobillón y levantó resignado la mugre del cordón.

Por el silencio y la encogida de hombros, calculo que ese buen hombre debe estar hasta las pelotas de travestis que escupen y pibitos que putean, encierran a tacheros y hacen “fuck you” con el dedo.

Pero a mí me sorprendió, me divirtió y me dió tema para un post y por eso ahora me siento y me acuerdo y lo escribo y lo pego acá.

Pa’ que lo lean.

Y chau.”

(Personajes, 6/02/2009, taquetepariocarajo!)

En los blogs periodísticos, el cronista de lo cotidiano muchas veces aparece inserto en crónicas que provienen de coberturas periodísticas:

Como les conté, el sábado pasado nos fuimos a Mar del Plata al evento presentación del nuevo energizante SoBe. Estuvimos con los amigos bloggers Capitán Intriga, Arkhos que fue en representación de Fabio, Conz, Fer Casale, su novia y Mariana L., del blog Origen Ramera. Había entusiasmo y nuestro buen humor se agigantó porque minutos antes de salir a la fiesta, Boca había dado vuelta un partido con oficio y fútbol frente a un rival que ya da pena hasta gastarlo. Con lluvia y viento, llegamos a La Normandina, un lugar que resultó acertado por su ubicación (en el medio de Playa Grande) y su tamaño, bien cómodo. La gente ya se amontonaba y el violeta del logo de Sobe estaba por todos lados. Las chicas parecían salidas de una agencia de modelos. ¿Habrán hecho un casting? preguntaba un amigo entre vodka y vodka. Llegamos un ratito antes de que empiece Ratatat, a eso de la una. Sonaba bien Alto Camet. El clima era ideal. De pronto, lejos de la euforia inicial por ver a este grupo que prometía, el globo se pinchó un poco. La música pasó a ser ruido un poco molesto, varias personas se miraban preguntando qué onda y sólo algunos quedaron bailando frente al escenario. Ratatat no me convencía. Iba y venía entre sonidos sin ritmo, lo cual no está mal de por sí, salvo que sean agradables para escuchar o bailar. Ninguna de esas dos cosas pasaron. Y ojo, que esto es personal porque tropecé con varios que se mostraban muy conformes, entre ellos, Fer y su novia, que no paraban de bambolearse al ritmo de vaya a saber uno… También pensé que era yo, que tal vez no me terminaba de convencer porque ya estoy viejo (32 primaveras) y este tipo de música “indie pop” estaba reservada para un público más jóven, más teen, más flogger, más cool.. para el piberío. Pero cuando iba a entrarle a mi sexto vodka con Sobe para mitigar el bajón anímico apareció Capitán Intriga (con ese nombre de superheroe no podía menos) que acusa veintipico y me salvó las papas. Me mandó un SMS que preguntaba algo así como si a la banda la había traído Claro y a los pocos minutos me lo encontré con su remera multicolor escote en ve muy a tono y quejándose. “Esto no da, no hay glamour en esta banda, no hay vedetongas, no vino Luli”, gritaba. Estaba desencajado pero igual parecía divertido. La cosa es que al rato enfilé para la puerta, queriendo mojarme un poco con la lluvia y sentir el aire de mar que se revolcaba con furia a pocos metros. “Mar del Plata siempre es así”, pensé. Uno no sabe bien qué es, ni nos cierra del todo, pero volvemos y la ciudad nos convence de que ahí sí, se puede ser feliz. Aunque sea por un ratito.”

(Ratatat disparó en Mar del Plata, 2/02/2009, eBlog)

En la crónica sobre el concierto de Ratatat, Zanoni pasa de la primera persona del plural, que utiliza en general para sus notas, a la primera de la singular, dando así paso a la opinión su opinión personal (“Ratatat no me convencía”). De esta manera, a pesar de tratarse de un evento organizado por una marca con la prensa de invitada, el post se convierte en una crónica personal: el amigo a los gritos, el sexto vodka, la escena de salir del boliche (‘Mar del Plata siempre es así’, pensé”).

Testigo crítico de lo que acontece

Así como en los blogs periodísticos lo personal y cotidiano se imbrica en las entradas informativas, en los blogs personales, la agenda fijada por las instituciones, las fechas “importantes”, el “gran mundo”, son abordados desde lo personal: el yo se convierte en testigo crítico de la “realidad”, da cuenta de lo que pasa más allá de su pequeño mundo para fijar posición.

El narrador se identifica en estos casos con el columnista o el crítico y tematiza tanto las noticias disruptivas (en el período analizado, la muerte de Raúl Alfonsín, un alud en Salta, la muerte de Néstor Kirchner, el asesinato de Mariano Ferreyra) como los “grandes temas” de la agenda política y social (las elecciones, los festejos del Bicentenario, la Ley de matrimonio igualitario, la Ley de servicios de comunicación audiovisual, entro otros) y las efemérides pero, a diferencia del columnista o crítico, no sólo lo hace desde el análisis y la opinión, sino desde el relato de cómo lo afectan o afectaron, desde la vivencia, desde las creencias, desde la anécdota, una vez más, personal.

Emoción al unirme al millón de almas que colmaron la 9 de julio para escuchar un recital de música latinoamericana.

Emoción al escuchar canciones como “Ojos del cielo” y “Taki Ongoy”.

Emoción al descubrir una versión que Los Jaivas hicieron de un poema de Pablo Neruda “Alturas de Machu Pichu”.

Emoción cuando Víctor Heredia (sin voz ya, pobre hombre) dijo: cántenle a La Negra que nos escucha desde el cielo y toda la 9 de julio cantó “Razón de vivir”.

Emoción cuando una nena a medio metro mío se reía en brazos de su mamá y las dos se llenaban de besos.

Emoción al ver a mi hermano y a su novia bailar enamorados en el medio de la gente.

Emoción al llamar a mi papá desde el celular y decirle: acá están todos los de tu generación, me siento como si estuviera tarareando todas canciones infantiles.

Emoción al escuchar a una diosa como Totó la Momposina que prendió fuego a toda la 9 de julio con su voz y su porte de colombiana explosiva. Emoción al escuchar “Sueña ser príncipe azul” por un León Gieco más avejentado pero igual de combativo junto al uruguayo Jaime Ross.

Emoción al sentir un beso amoroso de Nico cuando me emocionaba por todo esto.

Y como dice la canción:

Caerá en la tierra una lluvia sin fin

un gran diluvio que apague el dolor.

(Escenario de la República, 23/05/2010, Nube de Agua) Ilustrado con una foto que muestra una imagen de la multitud en los festejos del bicentenario.

[…] Bajo el ala de protección de varios abrigos, paracetamol 400, una bufanda que me cubría la cara hasta la nariz y un padre amoroso, fui a votar a la escuelita que me había tocado en suerte. La mesa estaba armada en el hall de la escuela por lo que si había mucha gente teníamos que esperar afuera. El día estaba gélido y soplaba un viento poco amigable. Había gente con barbijos, bufandas, mucho alcohol en gel, gendarmes. La gente puteaba bajo el frío. Puteaba por la mala organización. Todo era puro desprecio.

Mi padre estaba al lado mío y meneaba la cabeza. Me quejé del frío. De que no podía ser que nos hicieran esperar afuera con este día, era una locura, y con la inminente epidemia de gripe A.

Mi padre me miró arropado en su campera azul, me subió la bufanda hasta la nariz y me dijo muy tranquilamente con una sonrisa:

-Flor, en 1976 no votábamos. Y tampoco en el 1977, ni en 1978, ni en 1979, ni en 1980…

-Está bien, ya entendí.

-Vos tan sólo escupí en las boletas de De Narvaez, eh.

Guardé silencio y no volví a quejarme.

Cumplí estoicamente mi deber civil y al terminar mi padre me llevó hasta mi casa. Una vez allí la fiebre retornó con la virulencia de una gripe clásica […]

(Votar en provincia, 1/07/2009, Nube de Agua)

No pasa seguido: prender TN a la mañana y que una noticia te ponga una sonrisa de oreja a oreja en la cara. Pero hoy pasó.

Mi país se convierte en el primero en América Latina en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, con todos los derechos, obligaciones y responsabilidades que eso implica.

Ahora es responsabilidad de todos que la igualdad que reconoce esta ley, la apliquemos también en nuestra sociedad, en nuestro trato cotidiano. Es un gran paso para un camino que recién empieza, que tenemos que ir pavimentando nosotros, y que las generaciones que sigan van a estudiar en sus clases de historia.

No me alcanzan las palabras para expresar lo contenta que me pone esta noticia (y también me conmueve mucho, pero eso no lo leyeron de mí, eh). Si me quieren leer más centrada, pueden pasar por el post que hice en Eterna Buenos Aires al respecto.

(El mismo amor, los mismo derechos, 15/07/2010, Vitamina Ce)

 

ME SIENTO MODICAMENTE FELIZ. POR EL PUEBLO, POR EL DESGASTE QUE ESTO LE PRODUCE A MACRI, POR QUE NO SE PODIA REIVINDICAR LA DICTADURA IMPUNEMENTE, POR LOS DOCENTES POR LOS PIBES Y POR MI MISMA

Copio el cable

Macri perdió al ministro de Educación: renunció Abel Posse

El ministro de Educación porteño, Abel Posse, dejará su cargo y será reemplazado por el diputado Esteban Bullrich, confirmaron hoy diferentes fuentes oficiales y políticas.

La salida de Posse, cuestionado por los gremios docentes y dirigentes de la oposición, se conoció esta noche pero se haría oficial recién mañana, agregaron los voceros consultados.

Posse asumió el cargo hace sólo doce días, y desde ese momento, a partir de diferentes declaraciones periodísticas, fue criticado por diferentes sectores. (DyN)

(CAGO ABEL POSSE. TUVO QUE RENUNCIAR., 23/1272009, Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia)

 

Hoy estaba en la redacción a las 7 y pico de la mañana armando esta nota. De repente alcé la mirada y vi en Canal 26 como seguía el tema del alud y los pobres tipos que están en Tartagal, Salta.

Dejé un segundo de pensar en Moreno, Giorgi, Tomada y cuan politicucho de este país y me quedé pensando en Tartagal, en el barro, en que pasaría, cómo reaccionaría yo si mi casa es destruida por el agua. Si me sacan todo. Si alguien reaccionaría para darme una mano o si el mundo seguiría girando como siempre. Pensé en eso y al segundo mi editora me dice “ahh y viste que a Cobos no le dieron el avión presidencial (como Crisitna no está en el país, él es presidente) para viajar a Tartagal”. Ahí me dije a mi mismo “la puta que lo parió. Hay un quilombo enorme allá y desde el Gobierno chicanean con eso y el payaso de Cobos seguro pidió el avión para que la gente lo aplauda y diga que grande el vice”.

Ahí reaccioné de nuevo: no tenía demasiado tiempo para pensar en Tartagal. La nota de poronga Moreno debía salir en 5 minutos.

(Frenar, 11/02/2009, 2Papiros)

Ese “fijar posición” no necesita justificarse desde argumentos sopesados y puestos en debate: las emociones son el argumento, el modo de sentirse frente a lo que pasa es lo que fija la posición: “Emoción al llamar a mi papá desde el celular y decirle: acá están todos los de tu generación, me siento como si estuviera tarareando todas canciones infantiles”; “No me alcanzan las palabras para expresar lo contenta que me pone esta noticia”; “Me siento módicamente feliz por el pueblo, por el desgaste que esto le produce a macri, por que no se podia reivindicar la dictadura impunemente, por los docentes por los pibes y por mi misma”; “Dejé un segundo de pensar en Moreno, Giorgi, Tomada y cuan politicucho de este país y me quedé pensando en Tartagal, en el barro, en que pasaría, cómo reaccionaría yo si mi casa es destruida por el agua”.

Desde ese lugar, desde esa posición fijada, se aprovecha para concluir algo, para sentenciar o para aleccionar:

  • “Y como dice la canción: Caerá en la tierra una lluvia sin fin / un gran diluvio que apague el dolor”;
  • “-Flor, en 1976 no votábamos. Y tampoco en el 1977, ni en 1978, ni en 1979, ni en 1980… -Está bien, ya entendí. -Vos tan sólo escupí en las boletas de De Narvaez, eh. Guardé silencio y no volví a quejarme”;
  • “Ahora es responsabilidad de todos que la igualdad que reconoce esta ley, la apliquemos también en nuestra sociedad, en nuestro trato cotidiano”;
  • “Ahí me dije a mi mismo ‘la puta que lo parió. Hay un quilombo enorme allá y desde el Gobierno chicanean con eso y el payaso de Cobos seguro pidió el avión para que la gente lo aplauda y diga que grande el vice’”.

Las efemérides resultan un tema saliente dentro del corpus. Todos los blogs le dedican espacio a fechas conmemorativas en tanto testigos de lo que acontece y, una vez más, es el yo narrador, su experiencia personal y su vivencia, lo que se ubica en el centro del tema:

Mamá escondía libros en su panza. No es un chiste. No es una frase metafórica. Mientras yo crecía apenas en su cuerpo, mamá iba al lado de papá, en un Fiat 128 color cielo, y ella escondía los libros peligrosos sobre mí, sobre su vientre, aumentando de tamaño su embarazo. Aumentando de tamaño lo chiquitito que yo era, ahí en su panza. Así pasaban los controles de la entrada, allá en San Pedro, haciéndoles creer a los azules y a los verdes que le dolía el embarazo, que necesitaba urgente llegar y descansar. Mi mamá escondía libros en su panza.

(24 de marzo, 24 de marzo de 2009, taquetepariocarajo!)

Hoy en Twitter todos estuvieron contando, en breves 140 caracteres (contando el hashtag #dondeestabas11s) qué estaban haciendo o donde estaban el 11 de septiembre de 2001. Así que les quiero contar yo también.

Acá en Argentina el 11 de septiembre es feriado para los colegios por el día del maestro, y como yo todavía estaba en el secundario, no tuve clases. Sin embargo, me desperté relativamente temprano, tipo 8, creo, por el ruido que venía de la cocina. Aún medio dormida veía en la tele un edificio que se prendía fuego. Todavía no se sabía bien qué pasó. “Hay un incendio en una de las torres gemelas” dijo mi papá. No teníamos idea de lo que iba a pasar. Mientras mirábamos un poco más qué estaba pasando, de golpe veo, en vivo, cómo el otro avión va y se estrella contra la otra. Fue horrible. Encima en mi (ya tonta) ingenuidad dije “uy, se distrajo con el fuego y se chocó”.

De ahí en más ya sabemos cómo fue la historia. Se empezó a saber que habían sido atentados, cayó el avión en el pentágono, tiraron abajo el de Pensilvania, ya gente se tiraba de las torres, se derrumbaban, y nosotros en casa todo el día mirando la tele. Yo no dejaba de llorar. Lloraba por la angustia de ver tanta muerte en vivo, y por la certeza que tenía de que, mañana, se largaba la tercera guerra mundial.

Me puse tan mal que a la noche me terminó dando fiebre, me desperté al día siguiente tipo 6 am con 40º de temperatura, delirando con que De la Rúa me había convocado al ejército […]

¿Qué vino primero, el huevo o la gallina? En estos casos no hay respuestas

absolutas, y en realidad ya no importan. Tenemos que cambiar como especie humana, o vamos a seguir en este círculo vicioso hasta matarnos todos.

(Mi historia del 11s, 11/0/2009, Vitamina Ce)

 

“la foto la saque yo, en Rosario, el dia que inauguraron el monumento al che. (salute Malena) Por fin una foto que no afano.

La higuera era antes para mi, el poema de ¿gabriela mistral? o esos frutos jugosos de un Arbol arido. Pero hoy digo la higuera y digo octubre y recuerdo el malhado paraje de ese nombre el comandante murio como (todos lo dicen) un cristo de ojos abiertos. Yo era tan chica que ni conocia su nombre.En el 67, un dia de octubre, el 9,

Para que escribir algo, si Gelman, al toque lo hizo, largo meditado y encima lindo. Pensamientos (aca va un fragmento) de Juan Gelman.

(Gelman/Guevara por que es aspera y fea yo le tengo piedad a La Higuera, 8/10/2009, Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia)

 

Tengo muy pocos recuerdos de la guerra de Malvinas, pero todos muy nítidos. Tenia casi seis años en abril de 1982 y los flahses informativos interrumpían mis dibujitos, que veía religiosamente todas las mañanas. Recuerdo a mis hermanas mayores tejiendo bufandas para los soldados y muchas banderas celestes y blancas y escarapelas por todos lados. “Las Malvinas, argentiiiinaaaas”, cantábamos la marchita con mi otra hermana, Eleonora, un año mayor que yo.

Me acuerdo que, cuando perdímos, una tía dijo indignada que no nos andaban las escopetas y que ellos tenían calentadores a pilas para zafar del frío.

Recuerdo bien aquel programa de TV con Pinky y Cacho Fontana, que después, ya de grande, supe que se llamó 24 horas por Malvinas y era para recaudar fondos y, de paso, exaltar el espíritu patriótico de la audiencia. Decenas de famosos se juntaron a cantar el Himno Nacional y donaron objetos personales para los fondos. Susana, Maradona… todos aportaron lo suyo para ayudar. Pero, como se supo años después, la mayoría de ese bautizado “fondo patriótico” nunca llegó a destino… También me acuerdo del Mundial de España ´82, jugado en el medio de la guerra y la decepción de mi familia por haber perdido tanto -y tantos-en tan poco tiempo.

¿Cuál es tu recuerdo de Malvinas?

12 thoughts on “Tu recuerdo de Malvinas”

1. Alice in London

Yo recuerdo tener 12 años y haber llegado a la mañana a la escuela y enterarme en el aula, que se habían tomado las islas. Me acuerdo del racconto en forma de comic que sacó Billiken.

Me acuerdo de una especie de teletón que se hizo en Venezuela. También vi el programa conducido por Pinky y Fontana y me sorprendía que la gente se desprendiera de sus joyas.

Y me acuerdo de un montón de mañanas que salíamos al patio a ensayar y cantar la Marcha de Malvinas. Y mirá las vueltas de la vida, todo lo rememoro desde Londres…

2. Diego Landi

Yo tenia 13 años, me entere en cuando llegue a la escuela. Mi hermano estaba haciendo la conscripción en Neuquen.

Recuredo la angustia de mis viejos por ese tema, yo a esa edad lo veía como un orgullo. Recuerdo también las interminables discusiones con mi viejo, que de entrada planteo que era una locura, que era no conocer la historia inglesa, el pensar que no reaccionarían militarmente. Ahora mirando para atras, digo, cuanta razón tenia. Fue una locura lo que se hizo.

3. Rodolfo Juarez

Tenia 4 años e iba a guarderia . Lo unico que me acuerdo es que mi mama me llevo al supermercado y me dijo que elegiera algo para los soldados que estaban luchando en malvinas. Dentro de las opciones que vimos , me acuerdo que opte por un Cofler aireado que venia en un packagin rojo.

Depues eso lo poniamos en una caja enorme donde los paso a buscar un mercedes unimog.

La pena que me da es saber que ese chocolate nunca llego a una trinchera.

4. Gerardo

Yo recuerdo tantas cosas y los recuerdos hoy me generan emociones enocntradas. tenía 14 años, estaba en la secundaria. Me crei cada cosa que leia, cada cosa que veia y la tele… la desilucion final fue terrible, pero hoy 28 años despues (bueno desde ya hace mucho tiempo) me doy cuenta y solo me queda recordar con admiracion a tanto chicos apenas mayores que yo que fueron obligados, pero que dieron la vida y los que volvieron y que hoy son apenas mayores que yo y no tienen nada, porque lo peor es la FALTA DE RECONOCIEMNTO DE NOSOTROS SUS PARES… Ellos no teine la culpa, ellos son nuestro “HEROES SIN BILLETE”.

Puede pasar mas que una vida, pero no dejemos que se olvide,y nunca dejemos de relcamar en fomra pacífica que ese suelo vuelva para honrar a nuestros Heroes.

5. Federico Cardonnet

Yo era muy chico. No tengo recuerdos claros, ni nitidos… lo maspuro que tengo es que mi vieja me iba a tamar bien apretado, por las noches. En ese momento me convidaba con un chocolate y otro lo guardaba, diciendome que era para los soldados… entonces escribiamos una carta juntos, guardabamos el chocolate, y lo mandabamos por correo. SALUDOS!

6. tucuman arde

Este es mi recuerdo de Malvinas, un poco mas contemporaneo http://tucumanardeblog.com.ar/2010/04/02/malvinas-una-herida­abierta/ Buenos posts los tuyos Lalo, saludos! ;)

7. Martín

Mi mayor recuerdo es la revista Gente, sus titulares “Estamos ganando” y “Seguimos ganando”, sus informes totalmente imprecisos sobre los armamentos, sus fotografías trucadas (en una de los ataques a los buques británicos en el estrecho de San Carlos se ve la silueta -insertada-de un avión que ya no estaba en servicio con la FAA), sus relatos ensalzados acerca de héroes que no eran tales (“Este era mi hermano, el que atacó al Hermes”). Sobre lo que dijiste, tengo un recuerdo patente del rumor nunca confirmado, al menos por mi, de los aparatitos que tenían los ingleses en las camperas y que les protegían del frío.

(Tu recuerdo de Malvinas, 2/04/2010, eBlog)

Si el recuerdo del 24 de marzo permite a Nene construir una madre heroica (“Mi mamá escondía libros en su panza”) y el del 11 de septiembre habilita a Cecilia a dar una sentencia sobre la “especie humana” (“Tenemos que cambiar como especie humana, o vamos a seguir en este círculo vicioso hasta matarnos todos”), el de la guerra de Malvinas se construye sobre la multiplicidad de vivencias de autor y lectores, llamados a incluir su propio recuerdo en los comentarios, lo que permite la aparición posiciones variadas desde “era una locura” al “estoy orgulloso”. De esta manera, la crítica se superpone a la testificación (“me acuerdo de…” “cuando pasó, yo….”).

El testigo de lo que acontece establece su propios criterios de relevancia. En el devenir de los grandes temas o en la tensión entre lo público y lo personal:

la crónica marciana

del inicio de este siglo,

de mediados de semana,

nos dice que dos piedras

de unos diez metros de largo

le pifiaron a la luna

por dos o tres pelitos

cuando iban de pasada.

la crónica pesada

de este miercoles de mierda

nos trae a la memoria

que hace veinte años, los nenitos

del poder semi feudal

le pasaban la boleta

a María Soledad, en Catamarca.

que los treinta y tres de mano

que están presos

en la panza de la tierra vieron fútbol;

dos a uno en el partido

que la roja se jugaba contra Ucrania.

que Cerati de seguro

va a tener un grammy nuevo

en la vitrina de su casa.

pero duerme

el sueño pecador de los más justos,

y ni cuenta se va a dar

cuando el puto videograph

lo anuncie en la pantalla.

que por vez primera es ley

la ley de medios,

que por vez primera es ley

que lo público sea público

y que no le pertenezca al pay per view

de una o dos empresas

monopólicas,

privadas.

(crónica, 9/09/2010, taquetepariocarajo!)

 

Ahora que mi viejo esta internado en un hospital, y yo esperando que se recupere, por que sera viejo, pero ese viejo no es el mio, me doy cuenta(una vez mas) de la fragilidad de “lo que es verdaderamente importante” en la escala de importancias del monito marchador. Habia escuchado a Lannata coincidir con Mirta Legrand. A mi me gustaba escuchar a Lanata y habia leido el libro de taco ralo, ese que tiene la estrella que sangra en una mano y realmente me habia parecido un muy buen libro. Verlo coincidir con Mirta Legrand sobre el matrimonio K me daba tanta verguenza ajena…¡y yo no soy n voy a ser peronista, como no sere nunca flaca!!!!sin embargo, fui al hospital, vi a mi viejo y eso de la indignacion por dichos mediaticos me parecio cascara de banana tirada, un chisme olvidable, en definitiva: pura mierda. Me parecio mas importante la luna en forma de raja de sandia colgando del cielo y diciendome todo va a ir mejor, de la manera en que las lunas te hablan cuando hace frio y las miras esperando oraculos, y tambien me parecio mas importante escuchar a led zeppelin cantandome “Since i’ve been loving you”, porque cuando algo te pasa todo lo demas, inclusive lo politico, inclusive lo que determinara el destino de la nacion o de millones de pobres es menos importante que la luna con el augurio de que mañana tu viejo va a estar mejor

(lanatta, legrand, mi viejo y led zeppelín, 26/07/2009, Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia)

El testigo crítico de lo que acontece expresa, así, la peculiar ubicación de los blogs en la intersección entre el espacio biográfico y el discurso informativo. Así como la exploración de la intimidad y la libertad temática y estilística emparentan a los blogs con los diarios íntimos canónicos, son la intencionalidad de participación en el debate público, la porosidad a los temas de agenda social y política, la actualización constante y la interacción con los lectores a través de los comentarios los que los distancian del ejercicio introspectivo de los diarios íntimos y otros formatos biográficos modernos.

Ubicados en el umbral entre lo íntimo y lo público, en la extimidad, los weblogs son vehículos de las subjetividades producidas en el narrarse entre la reflexividad y las estructuras infocomunicacionales, en el flujo de las relaciones sociales. Modos de ser y estar en el mundo que tanto se exploran autorreflexivamente en los blogs, como se registran a partir de la crónica cotidiana o de la testificación y crítica de lo que acontece.

Como señalé en la introducción, cuando se describe a la llamada Web 2.0 suele hablarse de una “Internet social”. Esta caracterización del estado de desarrollo actual del soporte digital suele explicarse por la predominancia en Internet de aplicaciones y medios específicos que posibilitan y vehiculizan a las narraciones en primera persona de quienes, frente a otros soportes infocomunicacionales, eran definidos como públicos, audiencias o espectadores “pasivos”. Desde esa perspectiva, el desarrollo tecnológico de las herramientas que posibilitan o facilitan la publicación en Internet es visto como factor crucial y determinante de una transformación de los públicos, ahora “activos”, una versión corriente del tecnologismo que aisla el factor técnico como causa y determinación de lo social y cultural.

En esta primera aproximación al corpus vemos que el espacio virtual ha sido modelado en la interacción entre las estructuras de la información y comunicación, con las lógicas comunicativas, tecnológicas y de mercado que estas implican, y los sujetos que, en el contexto de la reflexividad y de las transformaciones en la experiencia comunicacional y relacional contemporáneas, construyen narrativas y desarrollan nuevas socialidades.

Es en este contexto que los blogs vehiculizan las narrativas del yo en la extimidad, específicamente entre lo personal y lo informativo, asumiendo alternativamente la voz del explorador de la intimidad, del cronista de lo cotidiano y del testigo crítico de los que acontece, como hallamos en nuestro corpus de trabajo. Narrativas que a la vez que se caracterizan por la expresividad del yo, sus afectos y emociones, interactúan y se modelan en el intercambios con las formas, temas y agendas hegemónicas de los productos propios de la industria del infoentretenimiento.


  1. Más adelante analizaré las divergencias entre unos y otros.
  2. Volveré sobre este tema en el Capítulo 5.
  3. Los textuales tomados de los blogs respetan la ortografía, puntuación, subrayados y destacados de las publicaciones originales. Se unificaron, en cambio, la tipografía, el color de las fuentes y los interlineados para no dificultar la legibilidad. Al pie de cada textual se aclara entre paréntesis el título del post o entrada, la fecha de su publicación y, en itálica, el nombre del blog en el cual fue publicado.
  4. La aplicación de WordPress (WP), plataforma de publicación del blog.
  5. Mensaje de error que aparece en Twitter cuando la red está sobrecargada.
  6. Se eliminaron los avatares e imágenes de los comentarios para favorecer la legibilidad.
  7. Entre los comentaristas asiduos se encuentran los ya mencionados trolls, personas que publican mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema, pero que en la mayor parte de los casos comentan siempre con un mismo nick, por lo que la comunidad los identifica y, por lo general, los autores los ignoran.
  8. Sólo se transcribieron algunos de los comentarios publicados en la segunda entrada, a modo de ejemplo.


Deja un comentario