Otras publicaciones

9789877230383-frontcover

12-4283t

Otras publicaciones

9789877230222-frontcover

9789877230086-frontcover

Introducción

El 11 de septiembre de 2001 nos tocó cubrir el atentado a las Torres Gemelas desde la redacción del sitio online Ciudad Internet. Los modos en que la noticia sobre ese acontecimiento circuló, fue reapropiada, tematizada y debatida en Internet, un soporte de muy reciente aparición en la Argentina, pusieron en evidencia toda la oferta diferencial de la Web no sólo como herramienta periodística sino también como medio de comunicación de características inéditas y específicas. Mucho antes de que se hablara de la Web 2.0[1], Internet fue para miles de personas el instrumento mediante el cual satisfacer al instante necesidades de información, búsqueda de fuentes alternativas, comunicación interpersonal a larga distancia, “pero, sobre todo, Internet fue expresión desesperada y dramática de la propia opinión y de los propios sentimientos” (Samela y Villafañe 2006, 2).

Este vínculo inusual de los “lectores-espectadores”, que ponía en cuestión algunas de las prácticas tradicionales de la profesión periodística, nos llevó a pensar en las potencialidades y límites del nuevo soporte, en especial las vinculadas con la pérdida de centralidad del “emisor” en los medios de comunicación que allí se desarrollaban[2] (Samela y Villafañe 2004).

Fue también después de 2001 que aparecieron los primeros blogs de producción argentina[3]. Estos nuevos medios diseminaron algo que ya estaba presente de diversas formas en el soporte: el uso de las narraciones en primera persona y el protagonismo del yo particular que accedía a publicidad desde su contarse a sí mismo en la “Red de redes”. Este avance de las “personas comunes” como autores, narradores y personajes (Sibilia 2008) y como organizadores de sus propias redes de intercambio en el mismo canal que, pero más allá de los límites puestos por, los tradicionales portadores de la palabra pública, los medios de comunicación masiva, sugería una serie de tensiones que se expresaban en el espacio virtual.

Aquellas tensiones que se producían entre las potencialidades expresivas y comunicativas de Internet y los límites concretos que, a esas potencialidades, ponen los procesos estandarizados de producción de contenidos fue el primer propósito de mi trabajo. Con el foco puesto en las representaciones visuales[4] comencé un relevamiento de sitios informativos institucionales y de blogs personales. Fue durante ese trabajo que se puso en evidencia la centralidad que asumían en los discursos y las formas comunicativas desarrolladas en Internet las narrativas del yo y las escenificaciones del “sí mismo”, potenciadas por las características interactivas y dialógicas del soporte.

Me planteé, entonces, la construcción de un nuevo objeto de estudio que me permitiera investigar el campo problemático delimitado por el cruce de Internet, las subjetividades y las narrativas yoicas, entendidas éstas últimas como expresión / producción de sensaciones, memoria, afectividad, conocimientos, opiniones e interpretaciones enunciadas desde la primera persona e insertas en el “modo dialógico de interacción que se produce en el ciberespacio” (Machado 2009, 205).

De este modo, la investigación que es la base de este libro abordó la temática de las subjetividades indagando las narrativas del yo en Internet a través del estudio de un corpus de blogs activos durante el período 2009-2010 y producidos por bloggers argentinos. Como resultado de ese trabajo, se propone una caracterización de estas narrativas y sus relaciones con la narrativa informativa hegemónica en los medios masivos de comunicación presentes en Internet, a partir del análisis de los procedimientos que intervienen en la construcción del yo que narra en la compleja trama de las comunicaciones mediadas por computadoras y sus estructuras mediáticas.

El tema de investigación planteado encuentra sus principales antecedentes en las discusiones y estudios abiertos por la irrupción de Internet dentro de la escena de los medios masivos de comunicación. En la revisión del estado del conocimiento sobre los blogs[5] puede verse que en la reciente y prolífica bibliografía sobre los “nuevos medios”, aquellos que se constituyen en el soporte digital, surge una caracterización dominante de Internet: la red es pensada como el origen y la condición de posibilidad de la expresión individual, en coincidencia con el enfoque tecnologista que hegemoniza el discurso de los medios masivos de comunicación y la literatura de divulgación tecnológica. Algo así como “llegó Internet y los receptores pasivos se convirtieron en activos”.

Los discursos de las nuevas tecnologías[6] presentan a la llamada Web 2.0 como “la Web social”. La principal consecuencia del desarrollo de la serie de aplicaciones que más típicamente la identifican, se dice, es un usuario más activo, el “prosumidor”[7]. Según esta lógica, Internet es el espacio dinámico que genera el protagonismo del usuario.

Sin embargo, el comportamiento ciertamente más activo de los usuarios de Internet, si se lo compara con la actividad que en los soportes tradicionales los medios de comunicación prevén para sus públicos, no está determinado por las cualidades del soporte, sino que expresa, sobre todo, el punto de intersección entre un instrumento más apto para cierto tipo de apropiación y un sistema de representaciones en crisis. Para comprender este cruce es necesario detenerse en algunos aspectos que caracterizan la sociedad presente.

Perspectiva teórica

En su dimensión sociotécnica, Internet puede pensarse como la condensación de transformaciones que tuvieron su origen en la revolución perceptual de 1905-1915, punto de ruptura respecto del marco del espacio y tiempo objetivos de la sociedad burguesa (Lowe 1986). Así, si la cultura tipográfica percibía los fenómenos como “causa-efecto” y se basaba en la linealidad, la supremacía visual, la razón objetiva y la autonomía de la personalidad individual, en la etapa siguiente, que se desarrolla en la sociedad burocrática de consumo controlado del capitalismo corporativo, esta linealidad se descompone[8].

En la ciudad del siglo XXI, adecuados a lo que fuera una nueva jerarquización de los sentidos y un nuevo orden epistémico que implicaba la multiperspectiva ambiental y un sistema sincrónico de representación en lugar del ordenamiento espacio temporal precedente, los “nuevos medios” (aquéllos que se corresponden con las “nuevas tecnologías de la información”) expresan con naturalidad la configuración de las percepciones que incluye la multiperspectividad, la aceleración, la simultaneidad y el quiebre de la linealidad.

Internet es el soporte de múltiples yuxtaposiciones; la lógica de las ventanas que se abren unas sobre otras remite a un involuntario collage. Un collage en el que conviven e interactúan, además, distintas materias expresivas: textos, sonidos, imágenes fijas o animadas, producidas o reproducidas, programadas o inactivas. Todo esto se da en dimensiones espacio-temporales virtuales: un espacio sin límites aparentes (el hiperespacio) y un tiempo que es pura sincronicidad, actualización permanente.

En este contexto, la aceleración de los desarrollos tecnológicos, sobre todo a partir de la última mitad del siglo XX, renovó el modo de “ser-con la tecnología” propio del Renacimiento y la Ilustración (Mitcham 1989), que podemos reconocer en los discursos hegemónicos de los medios masivos de comunicación. Este modo define una actitud hacia la tecnología que se basa en la idea de su bondad inherente y el consecuente “carácter accidental” de cualquier mal uso de ella.

Los cuatro argumentos interrelacionados que componen el “optimismo” de este “ser­-con la tecnología” moderno son, según Mitcham:

1. la voluntad de tecnología es ordenada a la humanidad por Dios o por la naturaleza; 2. la actividad tecnológica es moralmente beneficiosa porque, al tiempo que estimula la acción humana, contribuye a satisfacer las necesidades físicas y aumenta la sociabilidad; 3. el conocimiento adquirido por un contacto técnico con el mundo es más verdadero que la teoría abstracta; y 4. la naturaleza no es más real que los artificios: en realidad opera con los mismos principios. (1989, 20)

Según Mitcham, este optimismo moderno ha continuado dominando en la práctica como celebración del progreso técnico[9], pero no ha conservado su primacía en la teoría. Al mismo tiempo, y en consonancia con este optimismo, las “nuevas tecnologías” han sido mayormente tematizadas, tanto en los medios de comunicación como desde ciertas visiones académicas, desde la posición que H. Schmucler denominó “tecnologismo como ideología”, es decir, la comprensión de la técnica como naturaleza que prescinde y precede la voluntad humana. En otras palabra, la técnica concebida “como matriz en la que se gesta la propia naturaleza del hombre” (1992, 6).

Así, desde esta mirada, las prácticas sociales y culturales que emergen en el nuevo soporte son explicadas como la consecuencia del desarrollo de una tecnología específica eludiendo la cuestión de que “la técnica lleva en sí la marca de la voluntad, que es anterior a la técnica y que depende de la percepción que los seres humanos tienen de sí mismos” (Schmucler 1992, 6).

El enfoque teórico que sirvió de marco a la investigación, en cambio, abreva en los escritos pioneros de W. Benjamin. Para sus tesis sobre la reproductibilidad técnica de la obra de arte, este autor piensa las formas artísticas en el cruce de tres líneas de evolución: la técnica en sí; las formas artísticas tradicionales y las modificaciones sociales en curso. De este modo, su enfoque no reduce la aparición de nuevas formas artísticas al mero desarrollo de las técnicas de reproducción, sino que las entiende en el marco de profunda modificaciones sociales “con frecuencia nada aparentes” (1989, 49, nota al pie 25), a la vez que las considera un factor crucial en modificaciones de índole perceptiva.

Desde esta mirada, las formas específicas de expresión y comunicación que emergen en el soporte digital deben pensarse no sólo desde las innovaciones técnicas, sino en el cruce de éstas con modificaciones sociales de hondo alcance y con la propia evolución de las formas y prácticas comunicacionales.

Como señala Williams (1996), el estudio de las tecnologías debe alejarse de las posiciones corrientes que las entienden como mera causa o efecto de lo social para comprenderlas en su imbricación con los propósitos y prácticas que las preceden y los usos para los cuales son apropiadas. Siguiendo esta línea, consideramos que las narrativas yoicas presentes en Internet expresan importantes transformaciones en las subjetividades contemporáneas que reenvían a procesos de cambio en prácticas sociales, políticas y culturales que exceden el marco del soporte tecnológico en el que estas narrativas se reconfiguran y expanden.

La proliferación de las narrativas autorreferenciales en el nuevo soporte, que genera un campo tensiones en su interacción con y dentro de las formas hegemónicas del discurso informativo sostenidas por las estructuras infocomunicacionales, debe plantearse no en términos de un inevitable desarrollo de una técnica que en su evolución, y por las herramientas y aplicaciones que habilita, constituye nuevos sujetos sociales, sino como la expresión de cambios sociales y culturales que modelaron los desarrollos, usos y alcances del soporte. Entendemos que las narrativas del yo en Internet, configuradas en este entrecruzamiento entre las estructuras infocomunicacionales y los sujetos que las habitan, se producen en unas condiciones materiales de producción y circulación específicas y se enmarcan en las transformaciones sociales que diversos autores han tematizado en términos de modernidad reflexiva (Giddens 1995 y 1997, Lash 1997, Beck 1997 y 2006, Lash y Urry 1998), capitalismo tardío (Mandel 1979, Jameson 2005) y sociedad postradicional (Honneth 1997).

Para Featherstone (2000) es en este marco social cambiante que se produce una creciente importancia de la esfera cultural, con el consiguiente crecimiento del potencial de poder de los productores de símbolos y con cierta “desdiferenciación” que pone en cuestión las jerarquías simbólicas establecidas en las instituciones artísticas, intelectuales y académicas. Beck (1997), por su parte, señala transformaciones en al menos tres áreas: los recursos de la naturaleza y la cultura; la relación de la sociedad con las amenazas autoproducidas, y las fuentes de significado colectivas y específicas de la cultura de la sociedad industrial, agotadas y desencantadas. Esta pérdida de significado genera “ambivalencias biográficas” que, si en otras etapas eran superables recurriendo a la familia, la comunidad, la clase o el grupo social, ahora deben ser manejadas por los propios individuos, cuyo yo, incluso, se fragmenta en discursos contradictorios. En el mismo sentido, para Giddens (1997) es en la “sociedad postradicional” que la reflexividad se expresa en la vida cotidiana, en el plano personal, ya que las personas tienen que organizar sus propias narrativas biográficas.

En este escenario, se produce una “mutación subjetiva” (Sibilia 2008) que implica nuevos modos de autoconstrucción del yo para sujetos que tienden a fabricar, autodiseñar y autoescenificar la propia biografía y las redes de relaciones a medida que cambian las fases de la vida. Estos relatos autorreferenciales constituyen un elemento central de la discursividad circulante en el soporte digital, lo que resulta, como dijimos, en un juego de tensiones respecto de los límites y presiones que las tradicionales estructuras de los medios de comunicación reproducen en el espacio virtual.

A lo largo de este trabajo, entonces, me propongo identificar los principales rasgos de las narrativas yoicas en Internet, a partir del estudio de un corpus de blogs, y conectar el auge de este tipo de narrativas yoicas en el espacio virtual con el proceso más amplio del auge de la tematización de la vida, a partir de la noción de “espacio biográfico” desarrollada por Leonor Arfuch (2010), que nombra, espacializándola, la confluencia en el momento contemporáneo de múltiples formas escritas o audiovisuales de la narrativa vivencial, enmarcando así la coexistencia de géneros discursivos canonizados y de productos de la cultura de masas que tematizan la vida y la propia experiencia.

Este recorrido se apoyará en una noción de subjetividad no esencialista, determinada históricamente y construida en una cultura específica. El estatuto actual de las subjetividades se vinculará con los procesos de cambio en la definición de las esferas de lo privado y público, cuyos límites se desdibujan (Habermas 1994, Sibilia 2008, Arfuch 2010) y estos procesos de cambio se articularán con el desarrollo de identidades flexibles (Hall 1996, Dipaola 2010 y 2011) en el marco de una creciente reflexividad que se expresa como la contracara de un mundo donde las estructuras e instituciones conocidas se vuelven fuente de incertidumbre (Beck, Giddens y Lash 1997, Lash y Urry 1998).

Hipótesis de trabajo

El punto de partida del trabajo de investigación se ubica en el espacio de tensiones entre la expresividad yoica configurada en los blogs[10], las estructuras infocomunicacionales y las características del soporte digital. A partir de la pregunta-problema sobre las tensiones que se producen en el entrecruzamiento de los modos del discurso informativo y las narrativas del yo desarrollados en Internet se formularon tres hipótesis de trabajo:

  • Las narrativas yoicas presentes en Internet expresarían profundas transformaciones en las subjetividades contemporáneas que reenvían a procesos de cambio socio­culturales que exceden el marco del soporte y de los dispositivos técnicos en los que estas narrativas se reconfiguran y expanden.
  • La narrativas yoicas en Internet se caracterizarían por la fragmentación del relato y sus temporalidades; por la apropiación, reutilización y superposición de materiales expresivos y por su disposición a la publicidad y la interactividad. Además, al mismo tiempo que aparece como central la figura del autor que se expresa en primera persona, el flujo y la circulación continua propios de la estructura hipertextual del soporte contribuirían a su desdibujamiento. En este sentido, aunque forman parte del “espacio biográfico” que incluye en la trama cultural contemporánea, especialmente en los medios de comunicación, a la “vida” como núcleo esencial de tematización (Arfuch 2010), los relatos autorreferenciales estudiados en el corpus presentarían rasgos que les son específicos.
  • Los weblogs periodísticos se constituirían en un formato específico que expresa la hibridez entre el discurso periodístico-informativo y las narrativas yoicas y sus características implicarían un modo novedoso de configuración discursiva en el campo de lo mediático que genera tensiones en los modos hegemónicos del discurso informativo-periodístico.

Para poner a prueba estas hipótesis, se elaboró una lectura de las narrativas yoicas presentes en el corpus de weblogs teniendo en cuenta las siguientes dimensiones de análisis: a) las configuraciones específicas que adquieren la escritura y lectura en el formato blog, b) las formas de las narrativas del yo en los weblogs “personales” y “periodísticos”, c) las tensiones entre las formas tradicionales del discurso informativo-periodístico y las narrativas del yo, d) las relaciones entre las narrativas yoicas y los cambios en los modos de construcción de la subjetividad en los tiempos contemporáneos.

Además, se relevaron artículos periodísticos y bibliografías sobre el desarrollo de las publicaciones personales en Internet en nuestro país con el objetivo de reconstruir su historia. Este relevamiento se completó con entrevistas en profundidad a informantes clave para sistematizar el proceso de constitución de una “blogósfera” local.

Corpus de análisis

La elección de los blogs como corpus de análisis se justifica porque, a pesar de su breve historia y de los permanentes cambios y novedades que, en cuanto a aplicaciones y software, se producen en Internet, en el momento en que realicé el estudio que es la base de este trabajo, podían ya reconocerse como géneros discursivos propios del medio digital, asociados a unas prácticas sociales específicas de producción y apropiación del soporte tecnológico, es decir, como medios de comunicación en el sentido determinado por Verón (1992).

En su configuración discursiva, los blogs se ubican en la intersección entre el espacio biográfico antes mencionado, lo éxtimo (Sibilia 2008) y lo informativo. En este sentido, se presentan como el terreno de las tensiones apuntadas en el apartado anterior, de ahí su elección como objeto de estudio.

Como no exiten métricas ni estadísticas específicas sobre weblogs en nuestro país, no es posible acceder a la dimensión cuantitativa de estas publicaciones. Por este motivo, el corpus no se plantea como representativo del universo de los blogs en la Argentina. El objetivo fue, en cambio, construir un corpus significativo para el análisis desde la perspectiva descripta, a partir de la consulta con diversas fuentes (específicamente, las entrevistas a informantes clave y el relevamiento de artículos periodísticos sobre el tema).

De esta manera, el corpus se construyó con 26 blogs, clasificados en dos grupos: weblogs personales y weblogs periodísticos, que tuvieran una frecuencia de publicación promedio de dos artículos[11] por mes durante el período 2009-2010. Este último criterio se decidió tomando en cuenta que, en el momento de la construcción y análisis del corpus, la vida media de los weblogs se situaba en 15 meses (De Haro 2007, Technorati 2007) y que podía considerarse inactivo un blog que no publicaba en 120 días (De Haro 2007).

La elección de blogs “personales” y “periodísticos” responde a los usos más extendidos de este tipo de aplicaciones. Como describiremos en el Capítulo 1, por un lado los weblogs representaron la continuidad respecto de las llamadas “páginas personales”, que emergieron rápidamente a partir del desarrollo de la Internet comercial, y precedieron el desarrollo de las redes sociales que tomaron luego parte de sus características[12]. En este sentido, los blogs se constituyeron básicamente como espacios personales de publicación y rápidamente se extendió el número de las publicaciones que le daban a la plataforma un uso similar al de un diario íntimo o personal. Por otro lado, el crecimiento de la actividad periodística en los blogs locales tuvo su “boom” a partir del año 2004 y generó expectativas y debates académicos relacionados con el desarrollo del “periodismo ciudadano”. Además, el uso periodístico de los blogs es el que persiste hasta el presente, aún después del declive de estas publicaciones producido a partir de la popularización de las redes sociales.

Para la construcción del corpus, se realizó un relevamiento de directorios específicos de blogs[13], lo que permitió una primera selección de bitácoras a partir de tres criterios: que el idioma de la publicación fuera español, que los autores fueran argentinos y que los weblogs hubieran estado activos durante 2009 y 2010, y aún continuaran publicando en 2011.

En cuanto al recorte temporal, de acuerdo con el relevamiento y reconstrucción del desarrollo de las aplicaciones y medios en Internet explicitados más arriba, se entiende que en el período seleccionado los blogs estaban ya plenamente incorporados al sistema de medios de la Argentina. Por un lado, a partir del desarrollo de las redes sociales[14], el número de blogs activos tendió a estabilizarse, ya que muchas de las publicaciones que nacían para morir rápidamente se trasladaron hacia las nuevas plataformas (Facebook, la más popular en ese momento en la Argentina y Twitter, de uso permanente por parte de muchos periodistas). En consecuencia, se sostuvieron en el formato weblog aquellas publicaciones, tanto personales como periodísticas, que articulaban una narrativa yoica con el formato particular del soporte, que no podía ser del todo reemplazado por los formatos de las redes sociales.

Además, en este período el formato blog se había generalizado en las versiones digitales de los diarios nacionales, que contaban con sus propias plataformas para publicación de blogs y publicitaban en sus portadas electrónicas las actualizaciones de las bitácoras online de sus periodistas de planta. Asimismo, es a partir de la incorporación de YouTube[15] como plataforma de publicación en formato audiovisual que se completan las posibilidades multimedia de los blogs.

Por otra parte, la contemporaneidad entre las publicaciones en el corpus de blogs construido y el momento de su estudio me permitió una comprensión más acabada de las dinámicas de publicación y sus flujos, así como de sus relaciones con los discursos informativos hegemónicos en circulación en el mismo soporte.

De los blogs reunidos bajo estos criterios, se seleccionaron aquellos que representaran distintos lugares de procedencia. Como indicaban las métricas del sitio español Bitacoras.com, el blogging era por ese entonces un fenómeno urbano. Según el informe de 2011 publicado por ese sitio, en la Argentina el mayor porcentaje de bloggers se situaban en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires (68%). Le seguían las ciudades de Córdoba (9,20%), Rosario (7, 95%) y La Plata (3,79%). Aunque Bitacoras.com sólo incluía en su informe a los blogs que se encuentraban indexados en su directorio, entre los cuales los argentinos representaban un 10% del total, estos resultados coinciden con lo observado durante el relevamiento de directorios de blogs argentinos. Por esta razón, en el corpus incorporamos, además de bloggers que publicaban desde Buenos Aires y alrededores, blogs de Córdoba, Rosario, La Plata, Bariloche y Trelew.

Por último, se tuvo en cuenta incluir algunos blogs que obtuvieron cierto grado de resonancia en las blogósferas locales, a partir de su actividad “pionera” en el campo del blogging. Para esto se tomó en cuenta la información proveniente de las entrevistas en profundidad y de las publicaciones periodísticas.

Teniendo en cuenta la continuidad y frecuencia de publicación en los blogs seleccionados, la presencia de bloggers más y menos activos en la blogósfera, la inclusión de weblogs de distintas ciudades del país y la selección de los tipos de weblogs personales y periodísticos, considero que el corpus es significativo en relación con el modo en que se configuraron las narrativas del yo en este formato específico.

Hay que aclarar, sin embargo, que la publicación de un blog supone tanto tener acceso a Internet como disponer de ciertas competencias tecnológicas, aún para la publicación en el modo facilitado por plataformas abiertas y gratuitas. A esto se suma que, como actividad continuada, el blogging requiere de una intensa relación con la práctica de la escritura. Las condiciones de acceso a la tecnología y las competencias de uso que requiere, así como a las competencias vinculadas con la escritura, son profundamente desiguales en nuestro país, por lo que los weblogs representan un modo de expresión que, aún extendido, podríamos asignar a las clases medias y altas.

Finalmente, el corpus quedó integrado por los siguientes weblogs:

Personales:

Taquetepariocarajo! (taquetepariocarajo.wordpress.com), Nube de agua (nubedeagua.blogspot.com), VitaminaCe (vitamina-ce.com), La Ivys on wheels! (www.elblogdelaivy.com), Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia (elnosoyloquedeberia.wordpress.com), Nicoman (www.nicoman.com.ar), El blog rayado de MaxD (blograyado.blogspot.com.ar), Mat 16 (www.mat16.com.ar/index.php), No arranca mi walkman (noarrancamiwalkman.blogspot.com.ar), Bien ahí (bienahi.blogspot.com.ar), Con glamour (conglamour.blogspot.com.ar), Capitana del espacio (www.capitanadelespacio.blogspot.com.ar) y Axis Mundi (axxismundi.blogspot.com.ar)[16]

Periodísticos:

eBlog (www.eblog.com.ar), 2Papiros (2papiros.blogspot.com.ar), Tardes Grises (tardesgrises.wordpress.com), La octava vida (aventurasdechatran.wordpress.com), Periodísimo! (periodisimo.blogspot.com.ar), Aryentina (www.aryentina.blogspot.com.ar), The Nikkei log (aikawa.com.ar), Sicrono (sicrono.com), El armario (www.elarmariodecosas.blogspot.com.ar), Blog del medio (blogdelmedio.com), La Propaladora (www.lapropaladora.com), Mirá! (www.juliangallo.com.ar), Notas subjetivas (notassubjetivas.blogspot.com.ar).[17]

Estructura del libro

En el Capítulo 1 se ubica a los blogs dentro del proceso de desarrollo de las llamadas “nuevas tecnologías”. Describo la plataforma de publicación, su evolución y sus usos más corrientes en la Argentina y me detengo en la aparición de una “blogósfera” local y de agrupaciones y redes de blogueros. Como parte de esta descripción, pongo a los weblogs en relación con otros tipos de publicaciones personales precedentes y con las redes sociales. Además, describo algunas discusiones en torno al desarrollo del periodismo blogger. Para esto, recurro al trabajo exploratorio en archivo y las entrevistas realizadas.

En la segunda parte de este capítulo, expongo el estado del conocimiento específico sobre weblogs. Pocos años después de su aparición, la rapidez con la que se creaban blogs generó una intensa atención mediática sobre ellos. Se generalizó un discurso que los entendía como posibilidad concreta de realización de las expectativas puestas en Internet como promesa de una nueva “polis” y de horizontalización de las comunicaciones. Este entusiasmo se trasladó a la bibliografía especializada: los blogs fueron rápidamente responsables de una “revolución” no sólo mediática, sino también ciudadana (VV.AA. 2005). El “blog bang” (Fumero 2005) permitiría la revitalización del tejido comunicativo, ya que habilitaba la construcción y circulación en red de conocimiento e información, superando los modelos lineales de la comunicación y los públicos pasivos propios de los medios masivos existentes, contribuyendo así a la comunicación horizontal (Berrios 2005, Arroyas Langa 2006, Marín Mejías 2011).

Buena parte de la producción académica sobre blogs se centró en las consecuencias que implicaba la consolidación de una “blogósfera” para la práctica periodística tradicional en sus versiones gráfica y digital (Arabito 2003, García Orosa y Capón García 2004, Varela 2005, Frascaroli 2006). A su vez, la expansión del número de investigaciones en torno a estos “nuevos medios de comunicación y deliberación” se comprendió como rasgo de su importancia social (Gil de Zuñiga y Rojas 2009). Sin embargo, con la aparición y el crecimiento de las llamadas redes sociales, la “abundancia” conversacional pareció trasladarse desde las plataformas de los blogs hacia estos nuevos espacios web de intercambio. Así, no sólo el entusiasmo académico puso foco en el nuevo objeto de estudio, sino que, incluso, decretó la “muerte” de los weblogs o, al menos, su superación y posible olvido (Pardo Kuklinski 2009).

Al discutir este derrotero bibliográfico, intento mostrar la necesidad de construir un objeto de estudio que exceda la problemática de las potencialidades de un soporte o formato, para ubicarse en la problemática sociocultural con un enfoque comunicacional no tecnologista. Por eso, el capítulo cierra con la revisión de trabajos sobre los weblogs que los ubican en la intersección entre tecnologías, cultura y sociedad, para arribar a la propuesta de Sibilia (2004 y 2008) para quien las formas de expresión y comunicación surgidas en Internet, los blogs entre ellas, denotan una cierta reconfiguración de las subjetividades contemporáneas, delimitando así un nuevo campo de estudio para este objeto.

En el Capítulo 2 desarrollo las nociones teóricas que considero centrales para la comprensión del objeto de estudio. Tomando en cuenta la peculiar ubicación de los blogs entre lo íntimo y lo público, reviso las transformaciones en las esferas íntima, privada y pública desde su constitución en la modernidad clásica (Habermas 1994, Arfuch 2010), para arribar a la noción de extimidad (Sibilia 2008) y a la centralidad del espacio biográfico en la trama cultural contemporánea (Arfuch 2010).

Asimismo, vinculo estos procesos con los cambios en la construcción de subjetividades en la época actual, que puede caracterizarse como reflexiva (Beck, Giddens y Lash 1997, Lash y Urry 2008), y con las transformaciones en la experiencia comunicacional y relacional contemporáneas. Con ese objetivo, retomo la idea de un yo no esencial (Hall 1996, Sibilia 2008, Arfuch 2010) y de identidades construidas (Hall 1996) y flexibles (Dipaola 2010 y 2011). Es así que se considero que las narrativas del yo en Internet expresan un darse de las identidades flexibles en el espacio de circulación abierto en las redes informáticas. El yo se auto-narra y en ese narrase se constituye como un producto a disposición, circulando en el entramado de relaciones que constituyen la experiencia social contemporánea. Construidas en la extimidad, las subjetividades portadas por los blogs se constituyen visibles, circulantes, dadas a consumo, entre las relaciones sociales y las estructuras infocomunicacionales que constituyen el espacio virtual.

A partir del análisis del corpus, en el Capítulo 3 se plantean las especificidades de las narrativas del yo en los blogs. Identifico, describo y ejemplifico tres modos de constituirse el yo, tanto en los weblogs personales como periodísticos: el explorador de la intimidad, el cronista de lo cotidiano y el testigo crítico de lo que acontece. A partir de este análisis se esbozan, además, las continuidades y rupturas entre los blogs y los diarios íntimos y entre los blogs y los modos canónicos del discurso periodístico-informativo.

En el Capítulo 4 se vinculan las narrativas del yo en Internet con los procesos de estetización de la vida cotidiana (Featherstone 2000) y con la correlativa importancia de un tipo de reflexividad estético – hermenéutica (Lash 1997, Lash y Urry 1998). Estos procesos son propuestos como marco explicativo de la centralidad que muestran los consumos culturales en las narrativas de los blogs del corpus, tanto en los personales como en los periodísticos. Tambien identifico a la postproducción (Bourriad 2007) como el recurso expresivo característico de estas narrativas: la “autonarración” en los blogs está constituida con recortes del material circulante en la web (muchos de ellos, a su vez, “recortados” de otros soportes) que se reinterpretan a la luz de la experiencia personal: la cita, la reproducción, el reenvío de textos, imágenes y sonidos en el contexto de la narrativa personal, son las operaciones más frecuentes.

En el último apartado de este capítulo, afirmo que la importancia de los consumos culturales en las narrativas vivenciales de los blogs y el recurso de la postproducción para la producción de los propios contenidos llevan a que weblogs tiendan a volverse autorreferenciales: los blogs, la práctica del blogging e Internet son temas privilegiados en estas narrativas.

En el Capítulo 5 se discute la noción de hipertexto para luego analizar el flujo y la circulación de autor y obra en los blogs. En este apartado muestro que en el corpus estudiado la autoría tiene distintos grados de centralidad (de las autonarrativas anónimas al periodista como autor) y que la idea de obra cerrada se disuelve en el tipo de lectura propiciada por la estructura hipertextual.

Además, a partir del estudio del corpus, concluyo que en los blogs analizados la narrativa se constituye en un “tiempo puntillista” (Maffesoli 2001, Bauman 2008). Para esta discusión, analizo una serie de elementos de navegación en los blogs que hacen estallar el sentido de linealidad cronológica de la narración, que así adquiere una temporalidad marcada por rupturas y discontinuidades, y que se desenvuelve como sucesión de eventos, incidentes, accidentes y episodios.

En el Capítulo 6 me centro en el análisis de los blogs periodísticos del corpus. Estos weblogs tienen como rasgo específico, y en contraposición con el discurso periodístico-informativo tradicional, la aparición de lo personal en lo informativo y el abordaje de la agenda pública (selección, jerarquización y tematización informativa) desde la experiencia personal.

A partir de esta caracterización busco mostrar cómo la configuración específica de la narrativa en los blogs periodísticos entra en tensión con los modos dominantes del discurso informativo. Así, este análisis me permite confirmar una de las hipótesis planteadas: que los weblogs periodísticos se constituyen en un formato específico que expresa la hibridez entre el discurso periodístico-informativo y las narrativas yoicas, y que sus características implican un modo novedoso de configuración discursiva en el campo de lo mediático.

Finalmente, en las Conclusiones, se articulan los argumentos teóricos y analíticos desarrollados a lo largo de la tesis para volver a considerar las hipótesis iniciales intentando, así, respuestas a las hipótesis planteadas que se asienten en el trabajo interpretativo del corpus. Asimismo, se abren nuevas preguntas que podrían guiar la investigación para continuar indagando el campo de los llamados “nuevos medios”.


  1. Término asociado a aplicaciones web que facilitan las posibilidades de diseño y publicación de contenidos por parte de los usuarios, así como el intercambio de información y la interacción entre ellos.
  2. Sigo aquí la distinción entre medio de comunicación y soporte de J.L. Brea (2002). Un medio es un dispositivo específico de distribución social del conocimiento, mientras que el soporte es la materia sobre la que un contenido de significancia cobra cuerpo, se materializa. En este sentido, Internet es un soporte sobre el cual se materializan diversos tipos de medios.
  3. Las primeras plataformas para la publicación de blogs fueron creadas unos años antes. Sin embargo, en nuestro país los primeros blogs se registran unos años más tarde. Existían, de todas formas, las llamadas “páginas personales”, pero su actualización requería de algunos saberes específicos y la publicación no podía hacerse de manera automática (ver Capítulo 1).
  4. Parte de esa indagación tomó forma en el artículo “Estéticas web” (Samela 2005).
  5. El estado del arte se desarrolla en el Capítulo 1.
  6. “Los discursos sobre la técnica suelen ser opacos, tautológicos. (…) Cuando la técnica sólo admite su propia mirada para afirmar que es lo que es, no propicia reflexión alguna sobre la técnica sino que produce discursos de la técnica…” (Schmucler 1996, 6).
  7. El término hacer referencia al consumidor que puede ser, al mismo tiempo, un productor de contenidos.
  8. D. Lowe (1986) ordenó la configuración perceptiva para los distintos períodos históricos (basándose en la caracterización de Walter Ong) en tipos cronológicamente sucesivos que se superponen a los anteriores: cultura oral-quirográfica de la Edad Media; transición de la quirografía a la cultura tipográfica y del oído a la vista en el Renacimiento; supremacía de la vista y el orden de la representación en el espacio en la sociedad estamental de los siglos XVII y XVIII. En la Sociedad Burguesa (entre el último tercio del siglo XVIII y la primera década del XX) la cultura tipográfica fue complementada por la fotografía, que extendió la visualidad, y, señala el autor, se modificó el orden epistémico, que pasó a ser el del desarrollo temporal: fue en este período que nació una nueva conciencia del tiempo como proceso. En el siglo XX, última de las etapas establecida por Lowe, la proliferación de medios eléctricos y electrónicos (teléfono, fonógrafo, radio, cine, televisión, videocassetera, computadora, etc.) implicó un reemplazo de la lógica de la ciencia objetiva por la de la ciencia binario-digital de la informática, donde todos los fenómenos se pueden descomponer en códigos basados en un positivo y un negativo. La cultura electrónica, la extrapolación de la vista y el sonido, y la sistematización sincrónica de oposiciones binarias y diferencias sin identidad se contrapusieron a la perspectiva única de la etapa anterior.
  9. La celebración del progreso técnico funda el mito de lo nuevo. Así como el optimismo moderno declaró la bondad inherente a toda tecnología, sentó también las bases para la confianza en lo nuevo como expresión de lo mejor.
  10. En esta trabajo, utilizarmos como sinónimo de blogs los términos weblogs y bitácoras. Su surgimiento y evolución se desarrolla en el Capítulo 1.
  11. A lo largo del trabajo utilizamos como sinónimos de artículo publicado en un blog los términos post y entrada.
  12. Los blogs inauguran los modos de publicación personal inmediatos, gratuitos y sencillos que sirven de base a las redes sociales.
  13. Se relevaron: Blogalaxia, Blogs de La Nación (ambos todavía activos), Technorati y Blogsearch de Google (que ya no existen) y Buzzear argentina y Weblogs de Clarín (actualmente inactivos).
  14. En 2009, la red social Facebook alcanzó los 40.000 seguidores en la Argentina. Había sido creada 5 años antes, pero comenzó a operar como una red abierta en 2006 (López y Ciuffoli 2012). Twitter fue creada en julio de 2006, pero la versión en español apareció el 3 de noviembre de 2009 (El País 2009).
  15. Creado en 2005 y adquirido por Google Inc. en octubre de 2006.
  16. Continúan publicando: Nube de agua, La Ivys on wheels! y Soy lo que ves acá o el blog antes conocido como elnosoyloquedeberia, hoy llamado No soy lo que debería, el blog de Nilda. La autora de VitaminaCe dejó el blog en 2017 y sigue publicando en otro, Ceci de viaje. Siguen en línea, pero sin actualizar: Mat16, Taquetepariocarajo!, Bien ahí, El blog rayado de MaxD, Axis mundo, Capitana del espacio, Con glamour y No arranca mi walkman. Nicoman ya no está en línea.
  17. Salvo eblog y Mirá!, que ya no existen, el resto de los blogs periodísticos siguen en línea, pero sin actualización. Tardes grises está actualmente configurado como sitio privado, por lo que su acceso requiere cuenta en WordPress o invitación del propietario.


Deja un comentario