Otras publicaciones:

9789871867844_frontcover

9789877230260-frontcover

Otras publicaciones:

Book cover

12-3864t

Introducción

En la historia del pensamiento, el ámbito productivo ha sido visto desde siempre en estrecha relación con el sistema político. Conceptos que en primera instancia pueden parecer propios de la sociología, el derecho o la economía han sido abordados reiteradamente por la filosofía política, desde Platón y su organización ideal de la polis. No hace falta mencionar la continuidad lockeana entre el derecho natural y el derecho positivo, ni la función del Estado como preservación de la propiedad. Tampoco la relación entre economía y política que estructura todo el pensamiento marxiano[1]. El ámbito productivo ha sido claramente político para numerosas tradiciones filosóficas.

Por otra parte, en los últimos años el trabajo inmaterial ha ido teniendo un lugar cada vez más destacado en la economía global. Sin embargo, su mismo carácter inmaterial hace que deban replantearse las respuestas habituales a los problemas específicos de la relación entre trabajo y propiedad. Las cuestiones acerca de las formas de organización laboral, de los tipos de propiedad, de la distribución de la renta, etc., están siendo actualmente temas de renovado interés dentro del ambiente intelectual por la situación irregular que, de hecho, plantea la inmaterialidad en el ámbito del trabajo. En este contexto, se está haciendo un verdadero esfuerzo desde distintas disciplinas para intentar encontrar respuestas acordes a la naturaleza del problema -en principio distinta a la de las formas de producción material-. E incluso han aparecido ciertas corrientes de filosofía política -particularmente, nos referimos al autonomismo italiano[2]– que colocan a la producción inmaterial en un lugar destacado de sus análisis. En su propia línea, sería un importante espacio de transformación política dentro del llamado capitalismo posfordista[3].

Por nuestra parte, a partir de este marco, intentaremos abordar desde una perspectiva filosófica los distintos problemas que se van haciendo patentes a partir de la introducción del trabajo inmaterial como problema político. Dos ejes temáticos -trabajo inmaterial y propiedad inmaterial- nos permitirán abordar las cuestiones específicas que se están discutiendo en otras disciplinas. Dos grandes líneas de pensamiento -el liberalismo y el marxismo- nos permitirán abordarlas desde la nuestra propia. Finalmente, a través de los aportes ya dados desde la filosofía política, intentaremos marcar posición respecto al lugar que, a nuestro criterio, puede adoptar el trabajo inmaterial en relación al problema específicamente político: el de la transformación socio-política.

A estos fines, el trabajo será dividido en dos partes. La primera, que analizará la relación entre trabajo y propiedad en el pensamiento de John Locke y Karl Marx, apuntará a adquirir las categorías y el contexto conceptual necesarios para poder abordar con éxito la segunda, que refiere a los problemas políticos del trabajo y la propiedad inmateriales.

Los dos autores sobre los cuales centraremos la primer parte de nuestro trabajo fueron elegidos por dos motivos fundamentales. En primer lugar, porque representan las dos grandes tradiciones de pensamiento que interpretaron en la Modernidad la relación entre trabajo y propiedad: el liberalismo y el marxismo. En segundo lugar, porque los distintos debates en torno al problema de la producción inmaterial son abordados, en la actualidad, a través de una u otra postura. De esta manera, la remisión a Locke (capítulo 1) y a Marx (capítulo 2) no pretenderá marcar una lectura tajante o determinante de ninguno de los dos autores; nuestro interés será fundamentalmente conceptual, en función de las implicancias que tendrá una u otra línea de pensamiento al acercarse a los problemas específicos que se derivarán a partir del tratamiento de la producción inmaterial como problema de la filosofía política.

La segunda parte la dividiremos en tres grandes cuestiones. La primera es aquella en torno al trabajo inmaterial, donde -a través de conceptos marxianos y con referencia al caso arquetípico del software libre- intentaremos desarrollar el problema específico de la organización inmaterial de la producción (capítulo 3). La segunda cuestión refiere a la propiedad inmaterial, donde -esta vez a través de conceptos lockeanos- intentaremos desarrollar el problema específico de los tipos de propiedad (capítulo 4). Por último, la tercera cuestión, ya mencionada, es sobre el lugar del trabajo inmaterial como espacio para la transformación socio-política (capítulo 5).

Ya desde el inicio de nuestro recorrido veremos que la relación entre trabajo y propiedad resulta un problema fundamental de la filosofía política. Teniendo en cuenta esto, intentaremos mostrar de qué manera la introducción del trabajo inmaterial puede proveer un marco adecuado para el replanteo de numerosas cuestiones que históricamente han sido de vital importancia en la construcción de la forma dominante que adquiere la relación entre trabajo y propiedad en la actualidad. A través del tratamiento específico que supone el carácter inmaterial del objeto de estudio, nuestro principal interés será la adecuada reintroducción de categorías críticas al tipo de binomio trabajo-propiedad que propone una organización social, política y económica basada en la propiedad privada. Pero a esto nos abocaremos recién en las últimas páginas del trabajo, y aún nos queda un largo camino por recorrer.

Ariel Fazio

mayo de 2006


  1. Utilizaremos el término “marxiano” para referirnos al pensamiento del propio Marx, dejando el término “marxista” para resaltar las distintas tradiciones históricas que surgieron a partir de la obra de Marx.
  2. Entre sus principales exponentes pueden encontrarse a Antonio Negri, Michael Hardt, Paolo Virno y Maurizio Lazzarato. Como veremos, bajo la influencia de filósofos como Marx, Foucault y Deleuze esta corriente intentará pensar la transformación política desde la inmanencia, esto es, teniendo a las fuerzas sociales como principal motor del cambio político.
  3. El posfordismo hace referencia a los cambios dados en la organización económica mundial a partir de los años 70 (véase 3.1), pero también -aunque en menor medida- a los cambios políticos que aquellos suponen (véase 5.1).


Deja un comentario