Otras publicaciones:

9789871354894_frontcover-224x344

12-3876t

Otras publicaciones:

9789877230253-frontcover

978-987-723-057-4_frontcover1

3 Recomendaciones para el uso de ALGEFIT

Ahora que la herramienta fue presentada, se describen algunos aspectos a tener en cuenta al momento de su implementación. Es necesario considerar que su utilidad depende tanto de la veracidad de los datos obtenidos como de la disposición de los actores locales involucrados para mejorar las deficiencias observadas. En este sentido, es importante que la persona que realiza el relevamiento conozca la problemática, la integralidad del algoritmo, y que, además, sea capaz de generar la confianza que se necesita para que el desarrollo de la/s entrevista/s proporcione información fidedigna.

3.1. El relevamiento de los datos

Para la obtención de los datos pueden ser necesarios uno o más encuentros con el o los responsables de la gestión local de las aplicaciones periurbanas. Para la realización de la entrevista se recomienda utilizar un cuestionario -Anexo 1-.

El objetivo de la misma es: a- obtener información sobre los problemas pertinentes al caso; b- definir el nivel de gestión actual de cada uno y c- establecer la factibilidad de ejecución que se tiene para cada uno de los problemas pertinentes, considerando los recursos materiales y humanos disponibles. Los datos obtenidos se cargan en la planilla de cálculo del ALGEFIT.

En los puntos anteriores se fueron definiendo cada uno de los elementos conceptuales y metodológicos necesarios para realizar este diagnóstico inicial. Como se mencionó, un problema es pertinente cuando efectivamente debe ser gestionado en una localidad. Si no es pertinente, se excluye del análisis.

Para definir el nivel de gestión de cada problema en un caso dado se utilizan las tablas 2 a 7; en ellas se describen los atributos que debería tener la gestión de un problema pertinente para ser asignada a un nivel de gestión alto, medio o bajo. Cuando un problema siendo pertinente no es gestionado, se califica como no gestionado.

A partir de la experiencia desarrollada en distintos casos, se considera conveniente que tanto el cuestionario como la Tabla A-1 se lleven a la entrevista en formato papel para facilitar la carga de datos.

3.2. El procesamiento y análisis de la información

Una vez obtenidos los datos, los mismos se cargan en la planilla de cálculos -Microsoft Excel, 2010-. En la hoja 1: carga de datos se dispone del listado de problemas y su importancia técnica. El primer dato a cargar es la pertinencia del problema que toma los valores 0 -no pertinente- o 1 -pertinente-.

Luego se carga la columna del –nivel de gestión que tiene cuatro posibles valores: 0 -no se gestiona, 1 -nivel bajo de gestión-, 2 -nivel medio de gestión- o 3 -nivel alto de gestión.

Por último, se carga la columna correspondiente a la –factibilidad de ejecución. Aquí las opciones son cinco: 0 -no se gestiona ni está previsto-; 1 -no se gestiona, pero está previsto-; 2 factibilidad de ejecución baja-; 3 -factibilidad de ejecución media- y 4 -factibilidad de ejecución alta-.

Una vez cargada estas tres columnas, se pasa al análisis de la información resultante.

El primer producto –hoja 2: indicadores– permite valorar el nivel de gestión existente en un municipio o comuna en un momento dado. También es útil para realizar un monitoreo del estado del problema a través del tiempo, ya sea con todos los indicadores o algunos. Por otro lado, si son varias las localidades que aplican esta herramienta, se pueden proyectar estos indicadores locales a escala territorial -Departamento, Provincia-, permitiendo un seguimiento de la problemática. Este producto es particularmente útil para la gestión provincial, dado que permite visualizar el estado actual de la gestión de los periurbanos en el territorio y, repetido en el tiempo, apreciar los resultados del reordenamiento que pudiese hacerse.

El segundo producto –hoja 3: prioridades establece un orden de prioridades técnicas de los problemas a reordenar y es de utilidad para que el gobierno local detecte las falencias, pueda establecer un esquema técnico-político para el reordenamiento y le permita definir las acciones pertinentes para el mismo.

Una vez obtenida esta información, es posible elaborar el informe técnico destinado a los decisores políticos. Para su redacción se aconseja seguir un orden lógico, como se muestra a continuación. Antes, es recomendable crear una tabla -Tabla 9-, cuyo encabezado podría ser el siguiente.

Tabla 9. Encabezado sugerido para tabla de síntesis de los datos obtenidos a incluir en el informe técnico.

Problema

Importancia Técnica[1]

Nivel de Gestión[2]

Factibilidad de Ejecución[3]

Prioridad[4]

Las prioridades técnicas a considerar en un caso derivan de la combinatoria de los valores asignados a cada uno de los 20 problemas potenciales para los tres factores siguientes: -i- importancia técnica del problema; -ii- factibilidad de ejecución de la gestión, y -iii- nivel de gestión observado.

La gestión de un problema se considera Adecuada cuando, independientemente de la importancia del problema, la factibilidad de ejecución y el nivel de gestión del mismo son Altos.

El primer factor de ordenamiento considerado para asignar las prioridades técnicas es la importancia del problema, comenzando por dar prioridad a los problemas de importancia Alta.

A partir de la consideración de este primer factor, se da prioridad a los problemas no gestionados o con un nivel de gestión Bajo, independientemente de su factibilidad de ejecución.

También se da prioridad Media o Alta a los problemas que teniendo un nivel de gestión Alto, al mismo tiempo tienen una factibilidad de ejecución Media o Baja. Esto pretende poner atención en una posible defección en la gestión del problema por insuficiencia de recursos.

En las Tablas A-2 a A-5 incluidas en el Anexo 3 se desarrolla la combinatoria completa de los tres factores considerados y las prioridades asignadas a cada una.

En un orden lógico de prioridades, el ajuste de la gestión debería comenzar considerando los problemas que se están gestionando efectivamente. Sin embargo, existe la posibilidad de que algunos de los problemas que no se gestionan, tengan una prioridad mayor que la de algunos de los que actualmente se gestionan.


  1. Dada en la Tabla 1
  2. Obtenida en la entrevista
  3. Obtenida en la entrevista
  4. Resultante de la Hoja 3 de la planilla de cálculos.


Deja un comentario