Otras publicaciones:

9789871867738_frontcover

12-2985t

Otras publicaciones:

12-3864t

9789877230291_frontcover

1 Las relaciones entre el pensamiento complejo y la transdisciplinariedad desde el derecho

Hacia un puente entre la filosofía y las ciencias

A. Ideas básicas

1. El pensamiento complejo hace referencia a la contradicción, la unitas multiplex,[1] la existencia de distintas lógicas, la insuficiencia de la razón, la jerarquización de la singularidad, el sistema[2] y las distintas interrelaciones que, como emergentes y restricciones, pueden darse en él.[3] Su relación con la transdisciplinariedad se da porque los tres pilares de ésta son la lógica del tercero incluido, los distintos niveles de realidad y la complejidad.[4] “[…] la pluralité complexe et l’unité ouverte sont deux facettes d’une seule et même Réalité”.[5] Cuando se hace referencia a las razones de la aparición de la transdisciplinariedad se menciona la complejidad, en tanto la época postmoderna es una época de despedazamiento, de aislamiento, de cosificación del ser humano. “[…] apparaît de plus en plus comme une nécessité historique: celle d’une réconciliation entre le sujet et l’objet, entre l’homme extérieur et l’homme intérieur, et d’une tentative de recomposition des différents fragments de la connaissance”.[6] Será importante para el funcionamiento de los comités valerse de la complejidad, en tanto en éstos es fundamental la “[…] irréductibilité à une forme unique, stable, invariante et previsible”.[7]

Hay que destacar que las ideas anarquistas también propician la crítica a las disciplinas académicas, que encierran y delimitan el conocimiento, inmovilizándolo.[8] Lo que conspira contra la actitud de diálogo e integración que se explica en este trabajo.

2. La teoría trialista del mundo jurídico considera que el Derecho es el conjunto de los repartos, captados por las normas y valorados, ambos, por la justicia.[9] Esta teoría abarca y supera a las clásicas que polemizan acerca de si el Derecho debe ser sólo la norma jurídica escrita emanada de la autoridad oficial ‒juspositivismo‒ o si ésta, para ser tal, debe conformarse a un conjunto de normas derivadas de la razón o de Dios ‒jusnaturalismo‒. No sólo la decadencia de las posturas religiosas, sino el auge de la integración y la complejidad, hacen que más que la exclusión y la mutilación, sea propicio hablar de articulación, conjunción, en suma, del integrativismo que planteó en 1958 Werner Goldschmidt, creador del trialismo. En el campo a desarrollar en este caso, “[…] la bioéthique a nécessairement un caractère pluridisciplinaire, mêlant les apports purement scientifiques ou médicaux, aux apports philosophique, sociologique, moral, juridique, voire religeux”.[10] Vemos aquí cómo esta expresión de un texto de Derecho de la Salud trata de manera “compleja impura” lo que el trialismo desarrolla sistemáticamente. La visión compleja de la Bioética es una necesidad. “[…] il y a bien d’autres enjeux que ceux strictement médicaux qui interviennent lorsqu’une décision médicale ‘éthiquement’ sensible doit être prise”.[11] Como lo señala una idea interdisciplinaria que puede aplicarse a la transdisciplinariedad, un método de conocimiento en el objeto disciplinar puede coexistir con otros modos de conocimiento utilizados al servicio de la misma disciplina.[12]

Puede verse cómo en distintas investigaciones dedicadas a los comités de ética, a la hora de hacer mención del Derecho, se hace referencia, por desconocimiento del tridimensionalismo, a ideas complejas impuras.

La norme juridique, bien qu’importante, s’avère en effet généralement insuffisante pour trancher de façon satisfaisante de tels conflits vécus dans des situations parfois très complexes. Lorsqu’il n’est pas certain qu’un patient a un certain droit ou qu’une pratique donnée contrevient à un droit, pourquoi privilégier la dimension juridique [legale] plutôt qu’une autre pour trancher le débat?[13]

Incluso cuando se mencionan problemas como la intervención de “otras normatividades”, la “ética”, se las trata fuera del Derecho.[14] Y se localiza el momento reflexivo y deliberativo en el espacio de la ética.[15]

3. Los comités deben entenderse en el marco de la postmodernidad, en la era de la complejidad, en donde disciplina alguna puede enarbolarse como detentadora de la verdad[16] y en donde deben coordinarse los aportes de todas las pertinentes para la búsqueda de una aproximación a lo que deseamos conocer. “It is […] more and more difficult to understand the complexity of our world today […] an expert in one discipline is ignorant of thousands and thousands of other disciplines”.[17] A la hora de instrumentalizar dicha cooperación necesaria, la idea general de Nicolescu parece aplicable a los comités:

[…] personne ne peut se prétendre spécialiste dans plusieurs domaines. […] La solution serait la constitution d’organismes, de centres de recherche transdisciplinaire, réunissant des spécialistes des différents domaines et fonctionnant dans une autonomie totale, par rapport à tout pouvoir économique, politique, financier, idéologique ou administratif.[18]

Hoy hay una doble necesidad de explicación: por completar la simple legalidad por los modelos causales y por el carácter cada vez más estructural que toman esos modelos.[19] Durante mucho tiempo las disciplinas han encerrado el deseo de saber en sus límites.[20] Todo lo cual habla de un fundamento psicológico a la compartimentalización.

L’usager d’une discipline qui avait sa place délimitée sur le terrain de la science est tenté de se métamorphoser en un spécialiste jaloux de son territoire et de considérer comme des frontières inviolables les limitations symboliques tracées par la coexistence et l’interaction des disciplines.[21]

También se señala que ha habido enormes cambios en lo relativo a los conceptos de vida, muerte, salud, enfermedad y una gran participación de los pacientes en la toma de decisiones morales.[22]

En cuanto a la composición pluridisciplinar de los comités y “respecto de problemas situados en la intersección de diferentes disciplinas, ninguna disciplina general puede proporcionar la plataforma necesaria para una cooperación móvil, cuyos principios parecen incomprensibles”.[23] De ahí la necesidad de investigaciones como la que se plantea aquí. Nicolescu describe el cuadro de situación disciplinar: “Le sujet est pulverisé à son tour pour être remplacé par un nombre de plus en plus grand de pièces détachées, étudiées par les différentes disciplines”.[24]

Así como la “calidad de vida”[25] no tiene un dueño disciplinar y a ello apunta en última instancia el funcionamiento del comité, lo propio ocurre con la transdisciplinariedad, que plantea la articulación de aportes disciplinares para ese objetivo común que no separa, sino que une a las disciplinas.

Esa separación de saberes se torna inoperante cuando se enfrenta a la realidad concreta que vivimos. […] estas disciplinas son, más bien, conveniencias administrativas, que se acoplan bien con las necesidades de las instituciones académicas y que se perpetúan a sí mismas como organizaciones sociales.[26]

De ahí la importancia de los comités en clave transdisciplinaria. La necesidad de saber y dar salud debería ser más importante que el cumplimiento de trámites burocráticos.

Resulta mejor calificarlos como comités de bioética, en tanto que lo clínico parece restringir su “esencia” al diagnóstico, a lo biológico, a lo puramente médico. Es fundamental la pluridisciplinariedad y la plurivaloración: “Se encarga a estos comités recomendar decisiones racionales en situaciones en donde exista un conflicto de intereses o de valores y que, por lo tanto, se presenten opciones diferentes y hasta divergentes”.[27] De hecho se define la interdisciplina en algo que comparte con la transdisciplinariedad: “[…] le savoir est bordé de non-savoir, que l’identité supposée monolithique de la science est formée de différences multiples et hétérogènes”.[28]

Muchos los definen como grupos interdisciplinarios, mientras que en este trabajo se plantea la superación a través de la transdisciplinariedad:

Grupo interdisciplinario de profesionales de la salud y de otros campos del conocimiento, y miembros de la comunidad, que cumplen la función de aconsejar, consultar, discutir o estar de otra manera involucrados en las decisiones y políticas relacionadas con temas éticos que surgen de la atención de la salud.[29]

4. La transdisciplinariedad fue acuñada por Jean Piaget en 1970.[30] En esa fecha decía que “[…] el futuro pertenece a las investigaciones interdisciplinarias pero de hecho son muy difíciles de organizar debido a las ignorancias recíprocas a veces sistemáticas”.[31] Es un desvío, el apartamiento de la norma supuesta indiscutible, lo central pero invisible.[32] Todo lo cual nos rememora el trialismo, que es más que normativismo y que dispone de métodos para captar lo invisible: el ente ideal exigente llamado justicia, la regulación consuetudinaria que no está formalizada, las categorías básicas de la realidad social: causa, posibilidad, finalidad,[33] consecuencias.[34] De hecho, “siguiendo” las máximas transdisciplinarias, la teoría trialista las ha cumplido “sin saberlo”, ya que ha tendido puentes, pasarelas, entre los diferentes dominios del conocimiento vinculados al Derecho, lo que implica una actitud transdisciplinaria;[35] en suma, se trata de establecer lazos entre los diferentes seres que componen una colectividad.[36] “Qu’est-ce qu’un dialogue entre deux êtres en l’absence de passarelles, d’un langage commun?”[37] No creer en la justicia y sólo en las normas es como pensar únicamente en los humanos sin un código común alternativo que los identifique como tales y les permita comunicarse. No pensar en los repartos, constitutivos de la dimensión sociológica, implica hacer flotar la norma en la abstracción, en el mundo de las ideas.

Nicolescu señala que el diálogo entre las diferentes disciplinas es el núcleo duro de la transdisciplinariedad tal como la soñó cuando hizo su investigación postdoctoral en Berkeley y que nombró en 1985 con “Nous, la particule et le monde”.[38] El filósofo rumano-francés también señala como un gran pensador de lo ternario a Charles Peirce, quien explica que una tríada no puede analizarse en términos de díadas. Expresa los tres modos de ser: el ser de la posibilidad cualitativa positiva, el ser del hecho actual y el ser de la ley que gobierna los hechos en el futuro.[39] Nótese la coincidencia con los obstáculos a la función pantónoma de la justicia que provienen del pasado, del presente y del porvenir, y que hay que salvar para lograr justicia. Sigue citando Nicolescu a Peirce, y señala que esos tres modos de ser son la manifestación de la existencia de tres universos de experiencia: el que contiene las puras ideas, el de la bruta actualidad de las cosas y los hechos y el tercero, el del poder activo para establecer conexiones entre los diferentes objetos y especialmente entre los objetos existentes en los diferentes universos.[40] Podría pensarse en la materialidad y la idealidad en el trialismo y lo que he señalado como relaciones e interrelaciones entre sus dimensiones.[41] La terceridad es aquello que tiende un puente y relaciona.[42]

De hecho, de una manera inorgánica, poco sistemática o desorganizada, hay intentos de ver a la salud y a los comités de manera vinculada, articulada, tal como se observa en esta definición de “Bioética” que da una institución de salud mexicana: “El estudio sistemático de las dimensiones morales (incluyendo visión moral, decisiones, conductas y políticas) de las ciencias de la vida y de la atención de la salud, empleando una variedad de metodologías éticas en un contexto interdisciplinario”.[43] De la propia definición se ven mezclados y dispersos los elementos que una nueva Bioética organizará gracias a la transdisciplinariedad y el trialismo, de manera compleja.

El significado de “disciplina” alude a un conjunto de conocimientos estructurado en un objeto delimitado y categorías que lo explican. A lo cual hay que sumar las distintas formas con las cuales dicha disciplina toma cuerpo: espacios académicos, puestos de trabajo y posiciones simbólicas, carreras, materias, espacios y redes burocráticos. “Toucher aux disciplines, c’est donc toucher à toute la structure sociale de l’université”.[44] Todo lo cual encierra a los hombres en parcelas de conocimiento[45]. “[…] l’obsession du détail tendait à faire oublier au spécialiste la finalité même de la connaissance […]”.[46] Gracias a ideas interdisciplinarias que pueden aplicarse a la transdisciplinariedad, la disciplina cobrará un nuevo significado en este nuevo entramado de conocimiento, de manera que ésta será vista ahora no como un fin, sino como un medio para el conocimiento.[47]

De ahí que lo “trans” signifique un quiebre en el centro neurálgico de la concepción disciplinaria, en tanto significa “del otro lado”, “más allá”,[48] “a través de”, “cambio” o “mudanza”. Cuando hace referencia a la física cuántica, expresa Nicolescu: “Tout est vibration: on ne peut pas concevoir, selon la physique quantique, un seul point du monde qui soit inerte, immobile, non-habité par le mouvement”.[49] Lo transdisciplinario alude a aquello que está a la vez entre las disciplinas, a través de las diferentes disciplinas y más allá de toda disciplina.[50] Apunta a la búsqueda de aquello que atraviesa las disciplinas.[51] Por ello el trialismo podría ser visto como llevando en su impronta, estructura, la filosofía transdisciplinaria. Nicolescu señala que “[…] la notion d’objet est remplacée par celle d’événement, de relation, d’interconnexion […]”.[52] Si se observa la dinámica trialista, con sus dimensiones e interrelaciones, la noción de objeto es inadecuada a la finalidad de complejidad que anima a la teoría. En sintonía con estas ideas, Le Moigne señala: “‘L’objet de connaissance’ redevient ‘projet de connaissance’”.[53] En todos estos casos se plantea un rebasamiento de los límites disciplinarios, es decir, un rompimiento de las leyes del área. Lo transdisciplinario cruza todas las disciplinas sin ser una disciplina.[54] Como lo dice Nicolescu al analizar la obra de Lupasco: “[…] ne rejette pas le principe de contradiction: il met simplement en doute son ‘absoluité’”[55]. El objeto de estudio es multidimensional y multirreferencial.[56]

[…] la noción de transdisciplinariedad […] enuncia la idea de una trascendencia, de una instancia científica capaz de imponer su autoridad a las disciplinas particulares; designa quizás un hogar de convergencia, una perspectiva de objetivos que reunirá en el horizonte del saber […] las intenciones y preocupaciones de las diversas epistemologías. Puede tratarse de un metalenguaje o de una metaciencia […].[57]

Sólo así puede comprenderse una problemática atravesada por aspectos[58] distintos derivados de conocimientos diversos, en donde fluyan los saberes, más allá de las disciplinas.

Nicolescu señala que la lógica transdisciplinaria, que comprende la del tercero incluido, es la lógica de la complejidad, expresando que permite cruzar las diferentes áreas del conocimiento de una manera coherente.[59] Mientras que Morin señala que el conocimiento simple es parcelador y “aduanero”.[60] Asimismo, la transdisciplinariedad persigue el ideal de la unidad del conocimiento.[61] Nicolescu rescata la noción de Morin de “ciencia con consciencia”:[62] “La science sans conscience est la ruine de l’être humaine […]”.[63] De hecho uno de los factores que dio nacimiento a los comités de bioética fue “[…] la prise de conscience généralisée de l’ambivalence du progres scientifique”.[64] El otro hace referencia a la crítica a la autoridad médica,[65] ambivalencia que Morin resalta como un componente del conocimiento científico.[66]

Volviendo sobre lo “trans” y relacionándolo con el tercio incluso que mina la lógica clásica, que habla del tercero excluido, Nicolescu señala las similitudes que tienen:

Les mots trois et trans ont la même racine étymologique: le ‘trois’ signifie ‘la transgression du deux, ce qui va au-delà de deux’. La transdisciplinarité est la transgression de la dualité opposant les couples binaires: sujet-objet, subjectivité-objectivité, matière-conscience, nature-divin, simplicité-complexité, réductionnisme-holisme, diversité-unité.[67]

Algo de lo que también da cuenta Edgar Morin.[68] El trialismo, como lo señalé, es una alternativa a las posturas clásicas del juspositivismo y jusnaturalismo que polemizan sin encontrar solución o conciliación. Y es una teoría claramente transgresora de los unidimensionalismos jurídicos.

La enseñanza que nos deja el “tercio incluso” la señala el propio Nicolescu: “D’exclusion en exclusion, nous finirons par exclure notre propre existence de la surface de cette Terre”.[69] Lo que, coincidiendo con Morin y Goldschmidt, es reforzado por una verdadera experiencia de vida que insufla la teoría, en tanto el filósofo rumano-francés también sufrió el exilio producto de un país totalitario.[70] Jean-Louis Le Moigne también se vale de esta idea del tercio incluso y de la articulación, para religar acción y reflexión, experiencia y conocimiento, pragmática y episteme.[71] Todo lo que rememora la base del pensamiento complejo.

5. Una idea central de la transdisciplinariedad es la de los “niveles de realidad”. Juarroz aporta la filosofía del nivel de realidad:

[…] la nécessité fondamentale est d’ouvrir la volonté (d’éveiller le désir) de connaître la réalité sous n’importe quel angle, dans n’importe quelle spécialité, n’importe quel type de connaissance, mais en reconnaissant tout indice de vérité dans n’importe quel genre de réalité.[72]

Un nivel de realidad implica un conjunto de sistemas invariantes a la acción de un número de leyes generales.[73] También trata de quebrar la proliferación de disciplinas académicas, porque precisamente implican separaciones entre ciencias, sin poder lograr articulaciones entre sus conocimientos y de esa manera, aprovechamientos mutuos. Frente a ello Morin señala la necesidad de articular los saberes.[74] Nicolescu, al analizar la “realidad” señala los niveles de la física cuántica y el de la macrofísica, y expresa que constituyen “mundos” diferentes, con leyes fundamentales que implican un quiebre uno con respecto a otro, donde hay discontinuidad, aunque nada impide a ambos mundos coexistir.[75] Un ejemplo de reglas distintas en cada nivel es expuesto a propósito de la identidad:

[…] l’impossibilité d’une localisation précise dans l’espace-temps d’un événement quantique. Le concept d’identité d’une particule classique […] se trouve ainsi pulvérisé. Selon la belle formulation de David Finkelstein: ‘L’indétermination des phénomènes quantiques est un cas particulier de l’impossibilité de l’auto-connaissance dans les systèmes finis.[76]

En efecto, “[…] les entités quantiques ne se soumettent pas au déterminisme classique”.[77] De manera semejante a la noción de “paradigma”, Hacking introduce el de “estilo de razonamiento”, parecido también al de “nivel de realidad”. “[…] un style [du raisonnement] doit introduire certaines nouveautés, de nouvelles sortes d’objets, des lois, et ainsi de suite”.[78] Nicolescu menciona el ejemplo que aporta Heisenberg: la primera región, de la física clásica; la segunda región, de la física cuántica, la biología y los fenómenos psíquicos, y la tercera región, de la religión, la filosofía y las experiencias artísticas.[79] Explica que en la primera región se dan los estados de las cosas, que son objetivamente independientes del proceso de conocimiento. Aquí se sitúa la mecánica clásica, el electromagnetismo y las dos teorías de la relatividad de Einstein. En la segunda región habitan los estados de cosas inseparables del proceso de conocimiento. Aquí se encuentran las ciencias de la consciencia o lo que hoy llamaríamos las neurociencias. En la tercera región se encuentran los estados de cosas creados en conexión con el proceso de conocimiento. Acá está la política y las experiencias inspiradoras.[80] Esto rememora los niveles de realidad que tiene el trialismo constituidos por la materialidad y la idealidad que ontológicamente lo constituyen. “La vision ternaire englobe deux niveaux de réalité différents, par exemple un niveau naturel à la base et un niveau transcendantal au sommet”.[81] Nótese cómo la base es la singularidad de la realidad y cómo la cumbre es el lugar desde donde se evalúa la realidad. El ideal exige así que la realidad sea de una manera diferente a como lo es ya. La diferencia de perspectiva habilita así a la crítica. Pero la cumbre no alude a una jerarquía, sino más bien a un distanciamiento.

Así como el Derecho es uno pero diverso según el trialismo,[82] lo que no impide la coexistencia de sus distintas dimensiones y sus vinculaciones, para Nicolescu, nuestro ser es a la vez una estructura macrofísica y una cuántica.[83] Cuando el filósofo rumano-francés explica los diferentes niveles de realidad, sus ideas pueden trasladarse perfectamente al campo trialista. Señala que “[…] nous devons nous habituer à la coexistence paradoxale de la réversibilité[84] et de l’irreversibilité du temps, un des aspects de l’existence de différents niveaux de Réalité”.[85] Otro ejemplo de niveles de realidad distintos es el de la física, en donde dos cuerpos no pueden ocupar un mismo espacio, y el nivel de realidad de lo psíquico, donde esto puede ocurrir.[86] Volviendo sobre el trialismo, esta teoría jurídica ha cumplido con la exigencia piagetiana de manifestarse en distintos niveles de conceptualización o de estructuración.[87] Como decía en mi trabajo doctoral, cada disciplina tiene que llegar al estadio de la complejidad, como lo hizo el trialismo, “[…] il en résulte que toute discipline se doit tôt ou tard d’élaborer sa propre épistémologie”.[88]

La noción de “niveles de realidad” torna posible que la contradicción pueda salvarse al interior de una teoría, como la soluciona el trialismo al permitir la convivencia, por ejemplo, de la costumbre, la normatividad oficial y la justicia. Nicolescu expresa en este sentido: “If one remains at a single level of Reality, all phenomena appear to result from a struggle between two contradictory elements”.[89] En efecto, “[…] si l’on considère la notion que j’ai proposé, celle de niveaux de réalité, cette contradiction disparaît […]”.[90] Los autores que tratan el tema de la interdisciplinariedad coinciden: “[…] il peut même exister des niveaux d’intégration théorique incompatibles entre eux à l’intérieur d’une même discipline”.[91] A la hora de fundamentar dicha idea, señala que se trata de distintos niveles de la razón, en suma, de distintos niveles del ser, valor completamente ignorado en nuestro siglo de la fragmentación acelerada.[92] De hecho el trialismo postula la diferencia entre el ser y el deber ser, para luego integrarlos a ambos al mundo jurídico; mientras que Kelsen limita el Derecho al mundo del deber ser normativo. “[…] les techniciens du quantitatif sont incapables d’accéder à un autre degré de raison […]”.[93]

En franca sintonía con esta idea sobre los niveles de realidad, un autor de la interdisciplina expresa que la síntesis que se produce en el momento final de este método se refiere a formalizar niveles de significación, rechazando esencias o fundamentos y llevando a simbolismos los juegos de divergencias liberados por el concurso de las disciplinas. “L’écart est caractérisé non par une image, mais par un concept qui articule deux images ou deux signifiants”.[94] Esta coincidencia muestra un nivel de consenso acerca del multimétodos.[95]

6. El filósofo rumano-francés introduce también la categoría de “niveles de organización” para denotar las diferencias que se dan en el interior de un mismo nivel de realidad, es decir, diferentes estructuras con las mismas leyes fundamentales,[96] sin que se presuponga una ruptura de conceptos fundamentales.[97] Y señala el caso del marxismo y la física clásica como pertenecientes al mismo nivel de realidad.[98] En el caso del Derecho trialista podría hablarse de las distintas clases de justicia, como niveles de organización, que existen en el marco de la dimensión dikelógica, como nivel de realidad ideal. Hay allí “niveles de organización” como “clases de justicia” en el nivel de realidad ideal, ya que la justicia es un ente ideal exigente. Incluso las dimensiones normológica y dikelógica pertenecen al mismo nivel ideal de realidad, ya que ambas tratan de entes ideales enunciativos e ideales exigentes, respectivamente, organizándose como dos niveles. También puede hablarse de distintas “clases de normas”:

Un ejemplo se da tomando en consideración el nivel espacial, y tenemos normas municipales, provinciales, nacionales, federales, comunitarias, transnacionales. Desde un punto de vista temporal hay leyes derogadas, vigentes, proyectos de leyes ‒con y sin estado parlamentario‒, anteproyectos de leyes. Conforme sean directamente aplicables o no, tenemos normas programáticas y operativas. Según la clasificación de Ciuro Caldani hay normas espectáculo, propaganda.[99]

7. La transdisciplinariedad no tiene vinculaciones con la filosofía analítica, heredera de Descartes, en tanto critica el hecho de reducir todo al lenguaje, ya que hay algo llamado realidad.[100] Cuando tiene que conceptualizar el lenguaje, no logiciza, sino que lo llena de vida y de articulación: “Le langage est ainsi la frontière qui permet le contact entre l’homme et la Réalité […] la vie de la pensé dans son cheminement vers la signification”.[101] Lo que relaciona la transdisciplinariedad aun más con el trialismo. De lo contrario, no habría ciencia que explore la naturaleza y sí una construcción social.[102] En efecto, el constructivismo ayuda a marginar la investigación de la realidad porque todo se reduce a los convencionalismos, al consenso, al acuerdo intersubjetivo.[103] Cuando habla del lenguaje Nicolescu expresa que las palabras sólo son mediadoras entre el hombre y la realidad, de lo contrario, la ciencia sería una pura construcción social.[104] También define a la realidad como aquello que resiste[105] nuestras experiencias, representaciones, descripciones, imágenes o formalizaciones matemáticas,[106] dentro de lo cual cabe incluir a los eventuales acuerdos.[107] En otra oportunidad señala: “[…] notre rôle est à la fois de trouver et de donner un sens à la réalité”,[108] lo que marca la concepción compleja que anida en los tres autores en estudio: la participación del hombre en la realidad para descubrirla y modelarla, en una labor conjunta y recíproca entre lo que existe y el “artesano”. Morin señala que lo que llamamos realidad es lo que percibimos gracias a nuestras estructuras mentales o patterns que organizan nuestra experiencia en el tiempo y espacio.[109] En concordancia con el trialismo y Nicolescu, señala: “Todo lo que aísla un objeto destruye su realidad misma”.[110] Morin sostiene que el conocimiento inadecuado es aquel que se cierra a lo previsto de antemano y que detesta a la realidad que lo contradice.[111] Otro rechazo al pensamiento analítico se observa cuando Nicolescu señala que la Matemática describe repeticiones de hechos debidas a leyes científicas, pero que la transdisciplinariedad se refiere a la singularidad del ser humano y la vida humana.[112] “The key-point here is […] the irreductibility presence of the Subject, which explains why transdisciplinarity cannot be described by a mathematical formalism”.[113] Incluso se refiere a la teoría jurídica como ausente de una rigurosa formulación matemática, lo que no la excluye del campo de la ciencia.[114] Un autor afín a la transdisciplinariedad, Jean Piaget, decía que “[…] la logique ne repose assurément que sur elle-même et ne connaît donc pas d’autres problèmes interdisciplinaires que celui de ses rapports avec les mathématiques”.[115]

Nicolescu se pronuncia contra el constructivismo en ocasión de hablar del sentido de su vida. Señala que es una corriente de pensamiento propia de la postmodernidad en donde todo es construcción social, por ejemplo: la filosofía, la ciencia, la poesía, la cultura, la religión. Pero expresa que si todo es construcción, nada es verdadero, todo vale. Coincide con Morin en lo que éste llama la “paradoja del cretense”,[116] al expresar el filósofo rumano-francés que la afirmación de que todo es falso es una afirmación de verdad en tanto significa que también el relativismo radical es falso. Y entonces, vale aquí lo fundamental de su idea: “[…] la pensé laissée à elle-même ne peut être que fausse”.[117] Volviendo a su concepción multidimensional, expresa que el conocimiento tiene fuentes en distintos aspectos: el pensamiento, los sentimientos y los instintos, para funcionar el ser de manera unificada. A la vez que es necesario crear un receptáculo para captar lo real tal cual es.[118]

Un escritor ha dicho que la interdisciplinariedad ha nacido de la influencia del Círculo de Viena, que buscaba la unidad de la ciencia.[119] Se trata de una tendencia a asociar la transdisciplinariedad con una teoría unificada,[120] tema que ha tratado incluso Nicolescu.

La transdisciplinariedad busca, al menos, categorías generales, palabras maestras, estructuras, articulaciones, en alguna medida comunes a las distintas disciplinas. Aunque la diferencia está en que no se busca monopolizar transfiriendo, como en el caso de los analíticos, sino de enriquecer articulando, y que tampoco se habla de la muerte de las disciplinas, sino de sus relaciones, nuevas creaciones, adaptaciones, etc.

De manera relacionada critica la “revolución” informática que a nada sirve si no va seguida de una revolución de la inteligencia.[121] Una mirada transdisciplinar considera a la informática como el último eslabón que se originó como resultado de priorizar el nivel de realidad sensible, que logra herramientas que conseguían prolongar cada vez más los cinco sentidos, como el telescopio, el microscopio, el acelerador de partículas, para culminar en el acelerador más grande del pensamiento binario.[122] Así como Morin señala que no vale aumentar el conocimiento, sino pensar de manera distinta. “La primera finalidad de la enseñanza fue formulada por Montaigne: vale más una cabeza bien puesta que una repleta”.[123] Otra crítica negativa se percibe cuando cita una obra de Abellio, en tanto para este pensador la lógica moderna es una lógica totalitaria que no tiene nada que ver con el mundo de la vida. Y cita textualmente: “Le raisonnement logique es sûr mais aveugle, la sûreté se paie de la cécité”.[124] Continúa la cita: “Nous avons vécu et croyons encore vivre sous le règne de la logique manichéenne d’Aristote, celle des catégories tranchées et non communicantes”.[125] Tiene también una concepción de la ciencia compleja, atinada a la filosofía trialista:

[…] une terrible confusion: croire que “science” veut dire exclusivement “prédire”, c’est là une vision périmée et fausse. La science inclut la compréhension, fondement d’une certaine vision de la nature et de la Réalité. […] ce qui donne l’impression d’irrationnel pour celui ou celle qui voudrait tout réduire à l’information donnée par les organes des sens et les instruments de mesure.[126]

En la última oración la referencia al empirismo, base de la Escuela Analítica, es clave para la crítica. Otra crítica elíptica a este movimiento puede verse cuando se condena al egocentrismo que puede captarse en el clásico principio según el cual “todo lo que no está prohibido está permitido”, en tanto puede ocurrir que deba haber situaciones no permitidas, prohibidas, en función de la intervención, por ejemplo en materia económica, porque de lo contrario se caería en una salvaje libre concurrencia que sofocaría al más débil. “[…] l’égocentrisme qui fait que l’on se croit seul au monde et donc que tout vous est permis. Et la racine de cette individualisation se trouve dans l’égoïté, le sens de l’égo”.[127] Recluir al Derecho en la norma es una estrategia adecuada a los poderosos, mientras que la introducción de la descripción de los perjuicios y beneficios de los repartos es la base para formular una crítica propia de la dimensión dikelógica. Dimensiones que son, entonces, funcionales a los débiles. De hecho lo dicho para la interdisciplina vale para la visión transdisciplinaria a propósito del valor estratégico de aquélla en relación con la justicia: “Le morcellement de la spécialisation est, sinon provoqué, du moins exploité par le pouvoir qui se présente alors comme le seul artisan de la synthèse possible à laquelle la réflexion a renoncé”.[128]

Nicolescu también critica, citando a Lupasco, la meta estéril de los analíticos de encontrar el ladrillo último de lo que existe, que en el Derecho es la norma y que en la física supo ser el átomo.[129]. El filósofo rumano-francés expresa que el elemento está siempre compuesto de otros elementos, lo que significa que contendrá estructuralmente otros elementos, sin que pueda jamás llegarse a un elemento último que significaría la identidad perfecta y la no contradicción absoluta. No hay reducción del todo a un elemento único.[130]. En efecto, los metodólogos de la pluridisciplinariedad señalan concordantemente: “L’éthique et l’épistémologie s’allient pour lutter contre la tentation cybernétique qui renforce la tendance à schématiser ou à quantifier par la tendance à transformer les signes en absolus”.[131] Es claro que esta uniformización trae ventajas, pero también insuficiencias. “Le spécialiste, quand à lui, s’accommode fort bien d’un tel discours qui le sécurise, le protège et derrière lequel il s’abrite”.[132]

8. Hay en la transdisciplinariedad el reconocimiento de una dimensión subjetiva. Eso que la ciencia clásica trató de ensombrecer a la luz del objeto en la teoría del conocimiento. “L’objectivité, érigée en critère suprême de vérité, a eu une conséquence inévitable: la transformation du sujet en objet […]”.[133] En efecto, aplicando las ideas generales al ámbito sanitario, “[…] la science médicale tend à réduire le corps humain à sa dimension organique biologique, oubliant la dimension subjective et symbolique du corps ainsi que sa dimension sociale”.[134] En una oportunidad señala Nicolescu, citando a Max Planck, que el sabio es una de las partes constitutivas del universo.[135]. “[…] le sujet connaissant est impliqué lui-même dans la logique qu’il formule”.[136] Luego cita a Teilhard de Chardin, tratado por el trialismo en la versión de Ciuro Caldani, donde el hombre es más participativo en la teoría. De hecho señala el filósofo rumano-francés con la cita del teólogo: “L’Homme, non pas centre statique du Monde, comme il s’est cru longtemps; mais axe et flèche de l’Evolution […]”.[137] En otra ocasión vuelve sobre el papel activo del hombre: “[…] l’homme apparaît comme un participant à la Réalité. Il est le réceptacle idéal de l’unification entre l’‘invisible’ […] et le ‘visible’ […]”.[138] Esto diferencia a la transdisciplinariedad de la interdisciplina en tanto en ésta las disciplinas en cuestión se mantienen como tales, es decir: separadas, con objeto reducido y descuidando al sujeto. Por ello reniega de la “muerte del hombre”. La trascendencia del sujeto es inherente a la transdisciplinariedad,[139] ya que el sujeto es algo común a todas las disciplinas, las trasciende, así como todas las ciencias apuntan a desarrollar el valor supremo humanidad.[140] De esta manera no puede ser capturado por disciplina alguna.[141] Así, “[…] la Nature nous apparaît plutôt comme un pré-texte: le livre de la Nature est donc non pas à lire, mais à écrire”.[142] En efecto, “[…] pour Lupasco, la logique est bien l’expérience même de la logique’: le sujet connaissant est impliqué lui-même dans la logique qu’il formule”.[143]

A tal punto es poderosa la dimensión subjetiva que aun ocultándose en la era del positivismo, se reconoce como la que se encargaba de separar. “[…] combien subjectives demeuraient ces frontières entre la chimie et la physique […]”.[144]

Esto se conecta a su vez con el énfasis que Nicolescu pone en Gödel al renegar de una teoría completa[145] o, lo que es lo mismo, una teorización absoluta de la realidad, para lo cual es necesario dejar espacios al sujeto, a la incertidumbre. Lo que a su vez se relaciona con el protagonismo que le reconozco al sujeto en la oscilación axiológica entre igualdad y libertad, según de lo que se carezca en un tiempo y lugar determinados[146]. “La réalité dépend de nous: elle est plastique”.[147] La palabra “plástica” parece increíblemente atinada a mi pensamiento, en tanto se relaciona con la idea que tomé en mi tesis doctoral acerca de Morin y el trialismo respecto de la modelización, en tanto el ser humano toma materia de la “realidad”, de lo dado, a la que moldea, le da forma.

[…] le sujet humain prend conscience du fait que c’est lui-même qui est la source du sens des choses et de la valeur des actes, et aussi du fait qu’il décide d’effectuer désormais en pleine conscience cette véritable création des valeurs. La conversion est donc la nouvelle attitude active par laquelle le sujet va fonder ses actes et définir ses buts. Le sujet sera donc actif et créateur par le déploiement désormais réfléchi et autonome de son désir.[148]

Volviendo sobre la dialógica moriniana, Nicolescu hace hincapié en el diálogo, en este caso, entre el sujeto y el objeto del conocimiento. “Il n’y a plus une séparation totale entre l’observateur et ce qui est observé, mais une sorte de dialogue continu, de construction réciproque, entre l’observateur et ce qui est observé”.[149] De ahí que sea fundamental en el tema en estudio la participación de los implicados en la relación médico-paciente, en el proceso de deliberación del comité de bioética hospitalario. Incluso en filosofías no occidentales, se da esta misma postura inclusiva y oscilatoria:

[…] a Confucian account of personhood emphasizes both the “substance” dimension as well as the importance of “relationality” in the constitution of personhood. The human person is a psychosomatic unity and a social/relational being, a “being” always in the process of “becoming” that is carried out in and through the social context for the purpose of fulfilling social responsibility rather than self-actualization per se. […] also as a dynamic process of “person making”, involving mutual incorporation between the self and the other.[150]

La tendencia actual es a metodologizar la ética, la justicia, sin proscribir contenidos.[151] “El objeto de la ética es la forma, pero la ética no es formal”.[152] De ahí la importancia de que el comité recomiende en clave oscilatoria.[153]

Habrá que articular el protagonismo del sujeto con las evidentes estructuras que también supo categorizar Michel Foucault,[154] afirmadas y cuestionadas, por ejemplo, en el Mayo francés.[155] Es interesante que Nicolescu señale también la relación que existe entre el cientismo y el legado del único nivel de realidad.[156] En efecto, tal vez las dos guerras mundiales y las varias guerras locales no habrían sucedido de haber existido en la ciencia otro nivel de realidad que criticara y controlara al dominante.

Hay otra faceta de esta relevancia que cobra la dimensión subjetiva en el pensamiento de Nicolescu. Es el reconocimiento de todas las dimensiones subjetivas. “[…] aucune culture et aucune religion ne constituent le lieu privilégié d’où l’on puisse juger les autres cultures et les autres religions”.[157] Lo que demuestra la faceta de tolerancia en el filósofo rumano-francés y su coincidencia con el pensamiento central de Goldschmidt, a pesar de tener ambos una filiación religiosa.[158] Y hay que tener en cuenta también la complejidad en el sujeto, una vez reconocido. “Nous ne sommes pas nous-mêmes… La personnalité n’existe pas. Il n’y a en nous que des forces contradictoires ou non contradictoires […]”.[159] La noción de sujeto y el diálogo van de la mano: “[…] las éticas de diálogo hablan también de necesidades e intereses a satisfacer, recuperando el valor del sujeto por otro camino: como interlocutor competente en una argumentación”.[160] En estrecha relación con estas ideas señala Nicolescu que el reconocimiento de la subjetividad es la llave para la “vida” de un sistema, en el sentido de poder regenerarse, adaptarse, cambiar el estado de situación que le toca sistematizar. “Pour que l’interconnexion universelle et l’échange permanent soient possibles, il faut que chaque système qui s’auto-organise possède […] un certain degré d’‘intelligence’ et de ‘subjectivité’”.[161]

Cabe relacionar también en este espacio, la vitalización que Nicolescu le da a la dimensión dikelógica, siempre ubicada por sus detractores en el ámbito de las opiniones subjetivas, variables, sujetas a emociones, lo que es cierto, pero no por ello inhumano y fuera del análisis científico. Mientras menos analizado sea un tema, menos científico será su tratamiento. Por ello dice: “[…] ce que nous appelons ‘irrationnel’ est le moteur du ‘rationnel’”. Lo que traducido al ámbito jurídico significa que las luchas que se dan en la realidad pensando en valores pueden luego plasmarse en normas. Y aquí coinciden el trialismo y el tridimensionalismo de Miguel Reale.[162] En todo ámbito de la ciencia existe ese reservorio de lo misterioso, lo irracional, lo menos lógico.

[…] Pauli croyait, comme Jung, dans la valeur du quaternaire en vue de revaloriser l’intuition, la vie intérieure, l’imaginaire, en ouvrant les portes de ce fabuleux réservoir d’énergie qu’est l’inconscient, perçue comme l’irrationnel, le mal, les ténèbres.[163]

Es precisamente la existencia de esta dimensión lo que reconoce la afectividad y permite la existencia misma del sujeto y su relación con el objeto, para no convertirlo en tal.[164] He aquí una categoría transdisciplinaria que el trialismo recoge en cada dimensión: en los sujetos del reparto de la dimensión sociológica, en el encargado del funcionamiento de las normas en la dimensión normológica y en el sujeto que critica (valora, varía, exige, recorta, desfracciona) en la dimensión dikelógica.

B. Coincidencias entre Nicolescu y Morin

9. El punto de unión. Cuando Morin define la transdisciplinariedad parece que las semejanzas son tan intensas que parecen dos autores que están hablando de lo mismo pero con distintas voces. Lo que revela una unitas multiplex en este trabajo.

La transdisciplinariedad plantea la actitud que busca articular los conocimientos y las disciplinas. Hace un “recorrido transversal” en los conocimientos que va uniendo, asociando, descubriendo y problematizando los diversos puntos de enlace entre ellos. Por ser más una actitud que una disciplina […] permite observar las diversas dimensiones de la realidad, rompiendo definitivamente con el paradigma reduccionista. Posibilita la observación, comprensión y explicación de un fenómeno utilizando las distintas dimensiones que lo configuran; esto permite abarcar el contexto y las interacciones que surgen en él.[165]

La idea es entonces ver a la transdisciplinariedad como una actitud del espíritu que informa desde el inicio el comportamiento del investigador más que un método riguroso que orienta o baliza las etapas principales de su investigación.[166] El filósofo rumano-francés hace referencia a un pensador que desarrolló una actitud transdisciplinaria, de apertura al conocimiento en su unidad y diversidad: “Les écrits de Bohr démontrent qu’il a poussé très loin sa propre réflexion, au-delà des ‘interdits’ de l’époque”.[167] Otros autores ya han señalado las relaciones entre Morin y Nicolescu: “[…] cette approche, fondée sur les principes gnoséologiques de la pensée complexe et du paradoxe ou sur les outils méthodologiques que sont la logique du tiers inclus et les différents niveaux de réalité […]”.[168]Asimismo, Nicolescu también habla de las dimensiones como parte de la realidad, lo que es clave para la complejidad y el trialismo: “Reality being in constant fluctuation, all we can do is to understand partial aspects of it […]”.[169] De otra manera y coincidiendo incluso con Paul Feyerabend, señala una idea que anima a los filósofos de la complejidad y de la riqueza de la realidad: “[…] the reality is given as ‘textures of different kind connections’, as ‘infinite abundance’, without any ultimate fundament […]”.[170] Feyerabend tiene un libro cuyo subtítulo es La conquista de la abundancia.

Nicolescu también cita a Heisenberg, quien hace referencia a la realidad como un tejido de conexiones de una infinita abundancia.[171] A su turno, señala Morin que la diversidad está al interior de la complejidad. “[…] complejidad […] es […] un tejido de constituyentes heterogéneos inseparablemente asociados, que presentan la paradójica relación de lo uno y lo múltiple”.[172] En efecto, de complexus se deriva la idea de restituir, re-encontrar el tejido común.[173] El análisis de esta temática desde el punto de vista de la ciencia clásica implicará la explicación del saber a partir de su división en las tradicionales disciplinas, en tanto ellas cortan el tejido común que une todo, hace invisible la complejidad, y fundamenta la separación.[174] Siguiendo con la idea del tejido, que une más que separar, Nicolescu señala que los niveles de realidad están conectados a través de la complejidad, que es la visión nueva del antiguo principio de la interdependencia universal.[175]

Hay falta de coincidencias entre el pensamiento analítico y el complejo. Morin critica al positivismo al referirse a las consecuencias desgraciadas de la separación en la ciencia de los juicios de hecho y los de valor,[176] y de la separación de las ciencias de las humanidades.[177] Juicios que el trialismo incluye en las dimensiones sociológica y normológica, en relación con lo dado, y en la dimensión dikelógica, en relación con valores. En efecto,

[…] la visión engañosa de la realidad de la que por fin estamos saliendo es la del mundo como máquina inerte hecha de entidades aisladas unas de otras, separada de la conciencia y del alma por el dualismo “cartesiano” […] A ella se oponen a la vez la visión oriental, de naturaleza “orgánica”, “dinámica”, “viviente” […] de un “tejido cósmico” […] en el cual la “realidad última” no es ya la de los “ladrillos elementales de la materia” sino un “tejido dinámico de sucesos interdependientes”.[178]

Las nuevas visiones que se manifiestan a propósito de la Bioética, con carácter multidimensional, ayudan a entender el comité e indirectamente legitiman la posición trialista, portadora de categorías para comprender juicios de hecho y juicios de valor. A propósito de la naturaleza de la Bioética, señala Mainetti:

[…] a este modelo tradicional se contrapone más recientemente el que concilia la bioética como dominio interdisciplinario, con un nuevo estilo de “hacer” ética, dialógico y pluralista, que da mayor protagonismo a las ciencias sociales y las cuestiones fácticas […]. La integración de ambos modelos constituye el presente desafío, pues cuando uno y otro se aíslan se corre el riesgo de caer […] en el fundamentalismo o en el pragmatismo moral.[179]

De manera coincidente, otros trabajos mencionan el carácter complejo que revela la Bioética a través del análisis de la temática de los comités: “[…] las decisiones en salud no son sólo técnicas sino que incluyen cuestiones de valores y por tanto cuestiones de carácter ético”.[180] Y menciona el filósofo rumano-francés explícitamente a la unitas multiplex: “The old principle ‘unity in diversity and diversity from unity’ is embodied in trandisciplinarity”.[181] Morin señala que la unidad en la multiplicidad significa que en la unidad hay diversidad, pero unidad al fin. “[…] la complexité est un tissu (complexus: ce qui est tissé ensemble) de constituants hétérogènes inséparablement associés: elle pose le paradoxe de l’un et du multiple”.[182] Haciendo gala de su unitas multiplex, el filósofo francés mantiene la categoría “familia”, aunque con un contenido que muchos podrían considerar completamente extraño y opuesto a la familia.

[…] a través de la crisis que la debilita, la fortalece y la transforma, la familia sigue siendo un núcleo de vida comunitaria que no ha sido reemplazado. Y es lo que testimonian en Occidente la aparición y legalización de las familias homosexuales. En negativo o en positivo, por su ausencia desoladora o su presencia asfixiante, la familia sigue estando inscrita de forma indeleble en la mente, el alma, la identidad, la vida de todo individuo.[183]

Morin llama a la transdisciplinariedad una actitud, porque se apunta a pensar de manera diferente.[184] “No se trata de ‘aprender más cosas’, sino de ‘pensar de otra manera’ los problemas que se presentan en la investigación, es decir, de reformular la concepción de la práctica de la ciencia”.[185] Nicolescu habla de una transdisciplinariedad de objeto y de una transdisciplinariedad de sujeto, de manera que este último tiene diferentes niveles de percepción, que se corresponden a los niveles de realidad. Por ello el conocimiento no sólo es exterior, sino interior al mismo tiempo.[186] “Dans l’approche transdisciplinaire, nous faisons face à un sujet multiple, capable de connaître un objet multiple”.[187] Asimismo, Morin señala que “Montaigne, adelantándose a muchos filósofos o científicos de la época moderna, había comprendido que la unidad del hombre es de naturaleza subjetiva y objetiva, y no puede ser disociada de la comprobación de la pluralidad de las culturas”.[188] Señala el filósofo rumano-francés: “L’approche transdisciplinaire présuppose […] pluralité complexe et unité ouverte des cultures, des religions et des peuples de notre Terre, et des visions sociales et politiques au sein d’un seul et même peuple”.[189]

Coinciden ambas posturas al hablar de los distintos niveles que tiene la realidad.

Desembocamos pues, más allá tanto del realismo “ingenuo” cuanto del realismo “crítico”, más allá del idealismo clásico y del criticismo kantiano, en un realismo relacional, relativo y múltiple. La relacionalidad procede de la indesgarrable relación sujeto/objeto y espíritu/mundo. La relatividad procede de la […] relatividad de la realidad cognoscible. La multiplicidad depende de la multiplicidad de los niveles de realidad…[190]

Si bien Nicolescu señala que la complejidad moriniana no adopta las nociones de niveles de realidad y zonas de no-resistencia, vemos que hay tal vez sólo un paso o directamente una llegada. A pesar de ello, señala el filósofo rumano-francés que ambos pensamientos son compatibles.[191] Incluso señala, al definir la realidad, que se pone el acento en su aspecto relacional.[192]

Sobre este tema, Nicolescu expresa simplemente que la complejidad es compatible con la noción de niveles de realidad:

If we wish to establish a link between the two main approaches of complexity ‒the restricted one and the generalized one‒, the bridge would be precisely the notion of levels of Reality.

I believe that a future transdisciplinary complex theory of levels of Reality is a good starting point in erasing the fragmentation of knowledge, and therefore the fragmentation of the human being.[193]

En un momento, al hablar de la contradicción, expresa una coincidencia con Morin y Goldschmidt, señalando que no hay que separar por disyunción sino unir por conjunción. Dice Nicolescu:

L’entité réelle peut ainsi montrer des aspects “contradictoires” qui sont incompréhensibles, absurdes même, du point de vue d’une logique fondée sur le postulat “ou ceci ou cela”. Ces aspects “contradictoires” cessent d’être absurdes dans une logique fondée sur le postulat “et ceci et cela”.[194]

Por su parte, Morin expresa:

No pretendo devaluar el sueño, y todo lo oscuro, en beneficio de la vigilia; no quiero establecer un equilibrio disminuyendo uno y aumentando otro […] no estoy ni por la disyuntiva del o bien esto o bien aquello, ni a favor del ni esto ni aquello, ni inclinado al medio esto y medio lo otro, sino que me siento propenso a los y esto y aquello unidos de forma necesaria y contradictoria en el paroxismo de cada uno de los dos términos antagonistas…[195]

A su turno, el jurista germano-español dice: “El hombre egocéntrico es un todo cerrado, el hombre cosmocéntrico constituye un sistema abierto. El hombre egocéntrico canta según la melodía: aut-aut; el hombre cosmocéntrico rima al: et-et”.[196]

Así como el trialismo reúne en sí aportes de disciplinas diferentes, constituyendo una actitud revolucionaria en el Derecho, el desafío para las ciencias en general será romper con los límites disciplinarios y lograr un “diccionario común” entre ellas, o una aspiración menos ambiciosa consistente en lograr “palabras maestras” a fin de arbitrar procedimientos de diálogo entre las disciplinas ante problemas no abordables ya por una sola de ellas. Al referirse al método interdisciplinario, que bien puede aplicarse a la transdisciplinariedad, se menciona que apunta a deconstruir el metalenguaje desvelando los elementos de la lengua que toma por objeto, analizando la influencia de ellos y poniendo en evidencia lo “no dicho”.[197] Siguiendo con la guía del lenguaje, como herramienta interdisciplinaria que puede aplicarse como idea a la transdisciplinariedad, se expresa que hay conceptos “transespecíficos”, como genealogía, información, estructura, diferencia, inversión.[198] Todo lo cual puede ayudar al trialismo y a éste como herramienta para la comprensión de los comités. Piaget hablaba de una teoría general de los sistemas o estructuras, en la cual englobaba las estructuras operatorias, las de las regulaciones y los sistemas probabilistas, y ligaba las diversas posibilidades por transformaciones regladas y definidas.[199] Tal vez no haya tanta precisión, sino que una característica misma de la transdisciplinariedad sea su continua organización, para alejarla de petrificaciones, contrarias a su esencia reorganizadora, tomada de la complejidad moriniana.

Será necesaria una democracia científica, así como distintas pluralidades conviven en el plano político. Este desafío se nos presenta, por ejemplo, en los comités de bioética. Además, “les patients sont de plus en plus nombreux à souhaiter participer à la décision qui les concerne et à s’estimer légitimes pour discuter des limites de l’intervention de la médicine”.[200] Así como el pueblo es un legítimo creador del Derecho, lo propio debe ocurrir en el campo de la Medicina. Se trata de “[…] laisser tout sa place au patient dans la décision qui le concerne”.[201] Con ocasión de desarrollar la tesis doctoral sobre la complejidad jurídica ya había señalado la oscilación sin preferencia, o mejor dicho, prefiriendo la igualdad en relación con la autonomía. En el caso de la Medicina y del Derecho de la Salud, veo que aquel principio enunciado sobre la oscilación tiene que ser variante en función de las características y necesidades de las ramas. La oscilación será la misma en el Derecho del Trabajo, donde el péndulo oscilará más hacia el lado del trabajador, el más débil, que en esta rama objeto de investigación, que tendrá que preservar la autonomía del paciente frente a la preponderancia histórica que ha tenido el poder del médico.[202] Nótense por ejemplo los derechos que se reconocen al paciente en el ejercicio efectivo del trato en su relación con el médico y la institución de salud:

Tradicionalmente se ha entendido que la propiedad de la HC [Historia Clínica] corresponde al profesional tratante y/o al establecimiento donde se asiste el paciente. Sin embargo, el criterio actual considera que el paciente, como titular de sus datos de salud, es el propietario de los mismos. En ese orden de ideas es que tiene derecho a ser informado, a consultar la historia clínica (derecho de acceso), a obtener una copia de la misma, al consentimiento informado y a exigir la confidencialidad de los datos contenidos en ella.[203]

Así como el Derecho de la Niñez se funda en el interés superior del niño como sujeto vulnerable, en el Derecho de la Salud se habla del derecho a “recibir la mejor atención posible”.[204] Lo que no significa que en otras épocas se tenga que volver al paternalismo, o que haya islotes de autonomía en un contexto de paternalismo y viceversa. “Elle [l’orientation axiologique] est généralement centrée sur le respect des droits du malade”.[205] De hecho se habla de “le droit au partage de la décision médicale”,[206] que no es lo mismo, a nivel de impacto, que el consentimiento informado, ya que en aquel caso queda en claro que el médico debe compartir la decisión con el paciente.

Hay coincidencia cuando se plantean críticas negativas a eslóganes como “el fin de la historia” y la “muerte de las ideologías”.[207] “Il n’y a pas si longtemps, on proclamait la mort de l’homme et la fin de l’Histoire. L’approche transdisciplinaire nous fait découvrir la résurrection du sujet et le début d’une nouvelle étape de notre histoire”.[208] Dice Morin: “El posmodernismo es la toma de conciencia de que lo nuevo no es necesariamente superior a lo que le precede. Pero el posmodernismo es ciego al creer que ya está todo dicho, que todo se repite, que no pasa nada, que ya no hay historia ni devenir”.[209] Morin ve en este fin de la historia, otra arista, constituida no por el hecho de que no haya ya qué inventar, sino porque todo está por reinventarse: “[…] para salvar a la humanidad del riesgo de aniquilación y porque en adelante se han creado las condiciones para considerar no la abolición, sino la superación de los poderes absolutos de los Estados en una fórmula confederativa de la que emergería una sociedad-mundo”.[210]

Convergen cuando sostienen que hay una separación entre ciencias y humanidades, como lo llama Morin,[211] y ciencia y cultura, como lo llama Nicolescu.[212] “À l’interiérieur même de la science, on distingue avec soin les sciences exactes des sciences humaines, comme si les sciences exactes étaient inhumaines (ou surhumaines) et les sciences humaines, inexactes (ou non-exactes)”.[213]

Tanto el pensamiento de Morin como el de Nicolescu son centrales en la problemática de los comités de ética clínica ya que la Bioética es vista como un “[…] encuentro de aproximación entre las diversas disciplinas para abordar, en forma racional y dialógica, los problemas límites generados por los desarrollos científico-tecnológicos y de sus consecuencias, positivas y negativas, en la naturaleza y la vida”.[214]

Ambos pensadores también complejizan la complejidad. En efecto, Morin distingue las complejidades de la palabra complejidad, señalando una “complejidad generalizada” que se asocia a lo complicado, a la formalización de lo complejo en leyes, que en suma cae en los viejos supuestos de la ciencia clásica, en tanto se pretende reducir el todo a la ley, mientras que la complejidad es más que la ley.[215] Si tuviera que señalar una complejidad de este tipo en el Derecho de la Salud, diría que se trata de un comité hospitalario de ética visto como complicación ante la existencia de numerosas ciencias que concurren (compiten) al encuentro de un problema de salud. Y menciona la complejidad restringida que conlleva las ideas clave de emergencia, sistema y caos.[216] Es decir, tal como concibo al comité de ética en clave transdisciplinaria y trialista.

Nicolescu también desarrolla dos nociones de complejidad. Una, que describe el pasaje de una escala a otra.[217] Puede pensarse en los niveles de realidad mencionados. Y otra, que describe los fenómenos a una escala determinada.[218] Morin toma la noción de Ashby para definir la complejidad ‒restringida‒ y la muestra como “[…] un modo de medir el grado de diversidad que se encuentra en un sistema”.[219]

Resumiendo, podemos decir que hay una complejidad para dar cuenta de los distintos niveles de realidad, por ejemplo, los que señala el trialismo (materialidad e idealidad); otra para dar cuenta de la complejidad ínsita en cada nivel, como lo señala la teoría trialista al mostrar relaciones al interior de cada dimensión, ya que hay aspectos contradictorios en cada una de ellas, por ejemplo entre las clases de repartos y los modos en que éstos se organizan a nivel de conjunto. Esta sería la complejidad de escala ‒no de nivel‒, que mide el grado de diversidad al interior de los elementos de un nivel. Y hay una complejidad generalizada, que en el trialismo se ve en la complicación de las distintas leyes, por ejemplo. “La ‘complexité’ sera d’une nature différente dans chaque cas”.[220] Si bien Nicolescu habla de la contradicción entre los distintos niveles, expresiva de distintas leyes al interior de ellos, menciona la relación entre los niveles, una especie de continuidad, que el físico teórico muestra en el ejemplo de la mecánica cuántica, el mundo de lo infinitamente pequeño, cuyas características pueden explicar lo que ocurre en el mundo de lo infinitamente grande, a nivel cósmico.[221] Que nosotros vemos perfectamente en el trialismo, mundo jurídico en interrelación dimensional.

Ambos autores coinciden, sobre todo cuando Nicolescu hace referencia a las características de un paradigma epistemológico deseado, que debe superar estos inconvenientes: “[…] sa fermeture mène à une opposition entre ses éléments, à la diminution de l’interaction, à l’augmentation de la mécanicité, à la mort par déchéance énergétique”.[222] Lo que apunta a superar al trialismo, y que no deben cumplir los comités, permitiendo las contradicciones a su interior, el aumento de la interacción entre sus elementos y con el ambiente, no mecanizarse con reglamentos que cristalicen su acción, permitiendo los intercambios con otros comités, por ejemplo, renovando sus miembros. Según Morin, “[…] el conocimiento científico no es pura y simple acumulación de saberes, […] el modo de concebir, formular y organizar las teorías científicas era regido y controlado por postulados o presupuestos ocultos”.[223] También Morin señala muchas veces la organización de la organización cuando se refiere a los paradigmas. “[…] definido en su carácter nuclear y generativo de organización de la organización, se puede situar el concepto de paradigma en la gobernalla de los principios de pensamiento y en el corazón de los sistemas de ideas, incluidos […] los de las teorías científicas”.[224]

En lo que se refiere a la evolución de las ideas, que Nicolescu aplica al lenguaje, ambos autores vuelven a coincidir. Señala el filósofo francés: “Lo que no se regenera degenera”.[225] Por su parte, el filósofo rumano-francés expresa: “Ce qui ne peut pas évoluer consciemment dégénère […]”.[226]

Por la visión filosófica, es decir, paradigmáticamente amplia que tienen ambos autores, se refieren a los sinónimos del paradigma. Morin desarrolla en el tomo 4 de El Método la paradigmatología.[227] En cuanto al punto en común entre ambos pensamientos, se refieren los dos a Holton:

Ansiedad, carencias, necesidades, angustias animan una búsqueda que aspira a la respuesta apaciguadora, segurizante, euforizante. […] los themata: son temas obsesivos que llevan en sí las opciones pulsionales/existenciales imperativas de tal o cual tipo de espíritu ante las grandes alternativas que los problemas fundamentales presentan a nuestra necesidad de conocer: teísmo/ateísmo, libertad/determinismo, espiritualismo/materialismo, autoridad/libertad, etc. Los themata animan e incluso fecundan toda investigación cognitiva, incluida, como ha mostrado Holton, la investigación científica.[228]

Nicolescu también hace referencia a este autor: “[…] un seul et même ‘thêma’ généralisé puisse se manifester, sous des aspects différents, dans toutes les branches de la connaissance”.[229]

10. La tríada. Morin ha caracterizado a la humanidad a través de la tríada individuo/sociedad/especie.[230] Hablando también del hombre, el filósofo rumano-francés señala que en él hay tres centros: el intelectual, el motor y el emocional.[231] Y así como en el trialismo cada dimensión tiene su relativa independencia, en el aspecto humano se señala que el centro intelectual representa la heterogeneización, que como límite mental puede conducir a la muerte por la extrema diferenciación, lo que puede ocurrir con la ciencia de concebirse como única forma de ver el mundo. El centro motor representa la homogeneización, que puede conducir a la muerte por la realización de la identidad absoluta, no contradictoria, lo que puede ocurrir si el confort material deviene la única preocupación del hombre. Y el dinamismo emocional aparece como la salvaguarda de la vida. “La vie entière de l’homme est un continuel tiraillement entre les trois pôles du ternaire”.[232] Nicolescu ha planteado la transdisciplinariedad como implicando tres aspectos: uno teorético, como metodología y generalidad; otro fenoménico, que conecta lo teórico con lo experimental y predice, y otro experimental, que aplica procedimientos que desarrollan experimentos.[233] También tres son los axiomas de la metodología de la transdisciplinariedad, con lo cual las coincidencias son más que evidentes. En el tercer axioma se observa cómo Nicolescu se vale del pensamiento complejo: “The structure of the totality of levels of Reality or perception is a complex structure: every level is what it is because all the levels exist at the same time”.[234] Además de señalar que la lógica del tercero incluido permite el pasaje de un nivel a otro.[235] También expresa que su visión ternaria ‒ternary partition‒ que incluye al sujeto, objeto y el tercero oculto es diferente de la binaria del realismo clásico.[236] A la vez que habla de la nueva lógica que introduce al tercero incluido, que se asemeja a un triángulo, donde uno de sus vértices se sitúa a un nivel de realidad y los otros dos en otro nivel de realidad.[237] Cuando cita a Böheme, expresa que en el espíritu triple cada uno es la causa del otro en la generación. Los tres principios son inseparables y a la vez independientes.[238] En otra ocasión insiste sobre la trialéctica, que es “[…] la structure ternaire, tripolaire […] de toute manifestation de la Réalité, la coexistence de ces trois aspects inséparables dans tout dynamisme accessible à la connaissance logique, rationnelle”.[239] He aquí el puntapié para la presentación de los pilares metodológicos del trialismo, es decir, de sus palabras-maestras: coexistencia, porque de eso se trata la realidad, en general; (lo que implica) la “inseparabilidad” y no la mutilación, común en los pensadores jurídicos unidimensionalistas; el dinamismo, permitido en el trialismo por el amplio espectro de dimensiones que abarca esta teoría, cuyo objeto está constituido pluralmente. “[…] on pourrait parler de ‘trois logiques’ mais il s’agit plutôt de trois orientations privilégiées d’une et même logique”.[240]

Todo lo cual guarda una extraordinaria coherencia con los postulados trialistas, en tanto el triángulo del integrativismo creado por Goldschmidt plantea un nivel de realidad englobado por el aspecto social, a la sazón un vértice, y otro compuesto por las idealidades enunciativas de las normas y exigentes de los valores, a la sazón los dos vértices restantes del triángulo en consideración. Todo lo que señalé a propósito de las relaciones e interrelaciones del trialismo concuerda con lo que expresa Nicolescu: “Chaque qualité sort d’elle-même, passe dans les autres et les stimule en les pénétrant, d’où les autres qualités reçoivent de sa volonté […] et elles s’entremêlent sans cesse”.[241] También es clara la coincidencia cuando Nicolescu señala, citando a Morin, que la lógica del tercero incluido es útil para los casos no simples, es decir, aquellos en los cuales existe la necesidad de asociar proposiciones contrarias,[242] inciertas,[243] que revelan las dimensiones de la teoría trialista. “Un seul et même niveau de réalité ne peut engendrer que des oppositions antagonistes. Il est, de par sa propre nature, autodestructeur, s’il est séparé complètement de tous les autres niveaux de réalité”.[244] Lo que será autodestructor será el nivel de realidad normativo, si no permanece acompañado por las jurísticas sociológica y dikelógica que amortiguan los efectos devastadores, destructores de las normas injustas, perjudiciales o ausentes. Es necesario el conflicto, pero entre las dimensiones, que se traduce científicamente en articulaciones, inhibiciones, restricciones, compensaciones. “[…] ses trois aspects constituent […] trois orientations divergentes, dont l’une, du type microphysique […] n’est pas une synthèse des deux, mais plutôt leur lutte, leur conflit inhibiteur”.[245] De ahí que Nicolescu diga que toda manifestación, todo sistema comporte un triple aspecto; en su caso, señalando el macrofísico, el biológico y el cuántico.[246] Cuando analiza la naturaleza del símbolo hace alusión al número indefinido de aspectos que lo constituyen, lo que no lo hace vago, impreciso ni ambiguo. Precisamente la exactitud está presente en la invariancia escondida detrás de la multiplicidad indefinida de los aspectos de un símbolo.[247]

Citando a Lupasco, lo cual puede aplicarse perfectamente al trialismo, señala:

[…] il n’est pas d’élément, d’événement, de point quelconque au monde qui soit indépendant, qui ne soit dans un rapport quelconque de liaison ou de rupture avec un autre élément ou événement ou point, du moment qu’il y a plus d’un élément ou événement ou point dans le monde […]. Tout est ainsi lié dans le monde […][248]

Vuelve sobre lo ternario el filósofo rumano-francés al hacer referencia a Pierce y cómo él concibe los modos de existencia:

[…] “trois Univers de l’Expérience”: “… le premier contient de pures idées […] Le deuxième Univers est celui de la brute actualité des choses et des faits […] Le troisième Univers contient tout ce qui se caractérise par le pouvoir actif d’établir des connexions entre les différentes objets et tout spécialement entre les objets existants dans de différents Univers”. […] Les trois Univers ne sont pas séparés, ils “conspirent”…[249]

Volviendo a citar al autor, señala que hay una diferencia entre lo real y el existente, en tanto que éste aparece por oposición a otro, mientras que lo real es independientemente de lo que un número determinado de personas puedan pensar.[250] Ese número determinado de personas que puede pensar podría ser el consenso, posible base de una postura constructivista.

11. Ambos pensadores coinciden en valerse de la contradicción pero no reducen el ser a ella, considerando insuficiente la lógica clásica; es decir, no absolutizan la negación de la contradicción. Morin sostuvo entonces que no hay que negar la simplicidad, sino superarla, englobándola en un nuevo pensamiento; así como en su momento provincializó a Marx. El paradigma de la complejidad incluye el de la simplicidad.[251] Lo mismo sostiene Nicolescu:

La logique du tiers inclus n’abolit pas la logique du tiers exclu: elle restreint seulement son domaine de validité. La logique du tiers exclu est certainement valide pour des situations relativement simples, par exemple la circulation des voitures sur une autoroute: personne ne songe à introduire, sur une autoroute, un troisième sens par rapport au sens permis et au sens interdit. En revanche, elle est nocive, dans le cas complexes, par exemple le domaine social ou politique.[252]

En un momento expresa que aceptar la contradicción implica un cambio de actitud ante la realidad, y la aceptación de la contradicción puede implicar entonces una transformación de aquélla.[253] De ahí la importancia de la dialógica señalada a lo largo del trabajo, y que será vital para el funcionamiento de los comités, diversamente compuestos.

12. Sin embargo, hay también matices entre los pensamientos. Nicolescu planteó en un momento a la transdisciplinariedad como un tercer término, como una conciliación, una unificación.[254] “[…] l’état T [tiers inclus] opère l’unification des contradictoires A et non-A, mais cette unification s’opère à un niveau différent de celui où sont situés A et non-A”.[255] En otra ocasión dijo que el estado T unifica una dupla de contradictorios.

Cela signifie […] une théorie nouvelle, qui élimine les contradictions à un certain niveau de réalité, mais cette théorie n’est que temporaire, car elle conduira inévitablement, sous la pression conjointe de la théorie et de l’expérience, à la découverte de nouveaux couples de contradictoires, situés au nouveau niveau de réalité.[256]

Es constante en otras obras su referencia a la unificación. En oportunidad de hablar de las fuentes del conocimiento, señala al pensamiento, los sentimientos y los instintos, y se pregunta si pueden funcionar como un ser unificado.[257] Luego señala: “[…] les cultures, les sciences, les religions, les différentes traditions étaient forcées de se rencontrer et engendrer quelque chose de nouveau, une nouvelle culture ou plutôt une ‘contre-culture’”.[258]

Hemos visto que Morin declara imposible que las contradicciones sean eliminadas y por ello critica a Hegel. Por otra parte, Nicolescu dice que esta eliminación es temporaria… “Ce processus continuera à l’infini, sans jamais pouvoir aboutir à une théorie complètement unifiée”.[259]

Unificación de la que Morin reniega, precisamente porque critica al hegelianismo que sintetiza en un último componente los dos anteriores. Nicolescu critica la tríada hegeliana porque un término sucede al anterior en el tiempo, mientras que su visión transdisciplinaria implica tres términos coexistiendo al mismo tiempo.[260] “Dans une triade de tiers inclus les trois termes coexistent au même moment du temps. En revanche, les trois termes de la triade hégélienne se succèdent dans le temps”.[261] Morin plantea una dialógica en la que los dos términos antagónicos conviven.[262] Aquí hay una coincidencia entre ambos filósofos: “[…] the tension between contradictories builds a unity that includes and goes beyond the sum of the two terms. The Hegelian triad would never explain the nature of indeterminacy”.[263] Indeterminación que implica un espacio indispensable para la complejidad, y que los comités deberían tener en cuenta. Haciendo referencia a un pilar de la transdisciplinariedad: el tercio incluso, lo relaciona con el pilar de la complejidad: la dialógica: “La dialogique c’est justement le tiers inclus, deux propositions contraires sont nécessairement liées tout en s’opposant”.[264] Cuando se explaya sobre la “naturaleza” del tercio incluso, expresa que toda tensión contradictoria tiende a evolucionar al tercio, a la tríada, en donde la unidad perdida reaparece. “La trinité est donc l’unité qui se développe pour devenir perceptible”.[265] Aunque si bien el tercio incluso no es la síntesis hegeliana, parece haber una diferencia con Morin, en tanto el filósofo rumano-francés dice: “C’est pourquoi la triade hégélienne est incapable de réaliser la conciliation des opposés, tandis que la triade de tiers inclus est capable de la faire. […] la tension entre les contradictoires bâtit une unité plus large qui les inclut”.[266] En otra ocasión señala: “L’homme est le troisième élément qui peut mettre en jonction les deux courants, alors il est le pilier du Ciel”.[267] Cuando habla de los thêmata, estructuras ocultas pero estables en la evolución de las ideas científicas, que introdujo Gerard Holton, señala que ellos presuponen la separación, la oposición de los alternativos, uno en referencia al otro, alimentando polémicas, como en el caso de la evolución/involución, continuo/discontinuo, simplicidad/complejidad, etc. Mientras que en el caso de los símbolos se presupone la unidad de los contradictorios.[268] En última instancia, hay una unificación, conciliación, que en Morin parece más convivencia, lo que queda claro en la propia entrevista que Nicolescu le hace al filósofo francés. “[…] on ne peut pas résoudre la contradiction entre l’onde et le corpuscule, et qu’il faut l’admettre plutôt que de chercher quelque chose d’autre, un dépassement”.[269] En efecto, en otro lugar también se señala que “[…] l’unité des contradictoires est plus que la simple somme de ses composantes classiques, contradictoires […] et approximatives […]”.[270] Como allí el propio Morin lo dice: “C’est peut-être sur le mot ‘logique’ qu’il y a distinction”,[271] comparando su dialógica con la lógica del tercio incluso.

Habla nuevamente de una integración al señalar que “[…] la tension entre les contradictoires bâtit une unité plus large qui les inclut”.[272] En otra ocasión, al explayarse sobre la ontología transdisciplinaria de la naturaleza, puede reemplazársela por “Derecho” y aplicarse a este campo las ideas del filósofo rumano-francés. “Les trois aspects de la Nature doivent être considérés simultanément, dans leur inter-relation et leur conjonction dans tout phénomène de la Nature vivante”.[273] Lo propio cabe hacer reemplazando las tres facetas por las tres dimensiones: “La Réalité englobe […] le Sujet […] l’Objet et le sacré, qui sont les trois facettes d’une seule et même Réalité. Sans une de ces trois facettes la Réalité n’est plus réelle […]”.[274] En otra oportunidad señala que lo irracional, que frecuentemente se margina del conocimiento, es en realidad un polo dinámico que se encuentra en aquél, en el hombre.[275] Dinamismo que es fuente de libertad, de espontaneidad y de creatividad en la evolución de los sistemas naturales.[276] Volviendo sobre el sujeto y su relación con el objeto de conocimiento: “Tout en restant différents, ils sont unis”,[277] como ocurre en el caso de las dimensiones del trialismo. Lo afirmado entonces respecto de la física (cuántica) bien puede dar argumento de validez al trialismo, en tanto aquí cada dimensión se entiende por el resto, ya que en cada una hay elementos de la otra y todas se relacionan entre sí. “[…] chaque particule est ce qu’elle est parce que toutes les autres particules existent à la fois. Dans un certain sens, toute particule est faite de toutes les autres particules […]”.[278] Lo que se remonta a la idea de Leibniz que recusa las jerarquías de los conocimientos, que son más bien en correspondencia, cada uno reflejando, en su orden, el orden total.[279] El acento en las interacciones es puesto por Nicolescu, tal como lo hice al resaltar las relaciones e interrelaciones, sobre todo estas últimas, entre las dimensiones del trialismo.[280] “L’accent est mis non plus sur l’objet, mais sur l’interaction, sur la relation entre les différents systèmes”.[281] Al explicar el pensamiento de Böehme y cómo él entiende la realidad, vuelve sobre esta idea de la interrelación y la interdependencia de los distintos aspectos:

These three principles are independent, but at the same time they all three interact at once; they engender each other, while each remaining distinct. The dynamic of their interaction is a dynamic of contradiction […] non of the three can exist without the other two.[282]

En consonancia con estas ideas, señala una concepción dinámica de la realidad: “[…] one has to join regions where the states of things could not be completely separated from the knowledge process during which we are identifying them”.[283] Todo lo cual da sustento filosófico a las interrelaciones trialistas.

De ahí que no puede aceptarse la máxima unidimensional de los analíticos referida a la existencia de elementos únicos y últimos en el Derecho: las normas. “[…] il ne peut pas y avoir des constituants ultimes de la matière”.[284] Acertadamente se expresa: “[…] le bistouri ou le microscope sont les métaphores les plus familières de l’instrumentation modélisatrice […]”.[285] Hay que recordar que rememoran el principio de separación que instauró René Descartes, basamento de la descomposición y atomización, claves en el pensamiento analítico. En efecto, “[…] la dérive la plus dangereuse aujourd’hui est celle de la pensée unidimensionnelle, qui réduit tout à un seul niveau de réalité”.[286] O lo que es lo mismo, se rechaza el postulado de la contradicción, y se admiten los de la lógica clásica, que se funda en el principio de identidad. “[…] les scientifiques ont horreur du mot ‘contradiction’ car la construction de la science est fondée sur le principe de non-contradiction”.[287] Cuando en realidad, “[…] des consciences contradictoires vont s’éclairer mutuellement […]”.[288] 

Un ejemplo que muestra la dialógica moriniana se da cuando habla de la transpolítica: “La transpolitique ne signifie ni la disparition de la politique ni la fusion des approches politiques en une seule et même ‘pensée unique’”.[289] Al comentar la obra de Lupasco, Nicolescu vuelve a separarse de la dialéctica hegeliana:

[…] il s’agit bien plus d’un système, où subsistent intactes les polarités antagonistes, que d’une synthèse dans laquelle la thèse et l’antithèse perdent même leur potentialité de contradiction […]. Hegel tente de […] abolir […] les polarités antagonistes tandis que Lupasco tente plutôt de les assumer et de les intégrer.[290]

Cuando se refiere a las sociedades, señala que las más óptimas son aquellas en donde hay un equilibrio riguroso entre la homogeneización y la heterogeneización, entre la socialización y la realización maximal del plan individual.[291] A pesar de expresar que el tercio secretamente incluso unifica el sujeto y el objeto, expresa que cada uno guarda su diferencia.[292]

Un trabajo referido a los comités de bioética hospitalarios menciona en diversas ocasiones a la transdisciplina sin hacer alusión al pensamiento complejo ni al trabajo de Nicolescu. A la hora de dar precisiones sobre el método, hace referencia a la dialéctica, al enfoque holístico, a la multidimensionalidad, a la macrológica, a la totalidad,[293] términos complejos algunos, como el holismo y el multidimensionalismo, pero que no coinciden con la dialéctica, rechazada por Morin por ser incompatible con la complejidad. Dialéctica que tampoco es compatible con una visión transdisciplinaria, básicamente por su carácter determinista y lineal. Otros trabajos aluden a la transdisciplina, solamente nombrándola[294] o mencionando su idea principal sin desarrollarla.[295]

Nicolescu explica lo que el trialismo llama unidimensionalismos, que puedo definir haciendo referencia a la realidad reducida a lo sagrado que conduce a los fanatismos y al integrismo religioso.[296] Del cual no escapa país ni religión alguna: por ejemplo, el catolicismo en Argentina, que niega los métodos de contracepción y el matrimonio igualitario; el judaísmo en Israel, que cree fijos los límites del territorio por la Biblia; el Corán en Irán, que somete sin piedad a mujeres y homosexuales y responde al mal con mal a través del Talión, y el protestantismo en EE. UU., que niega la investigación con células madre y el avance científico que ello implicaría para el combate de las enfermedades degenerativas del cerebro.

Si bien ambos filósofos coinciden en un espacio de no racionalización, Morin le dará el nombre de lo “misterioso” y Nicolescu le llamará “sagrado”.[297] A lo largo de toda la obra del filósofo rumano-francés se puede percibir su religiosidad.[298] Esta zona de no-resistencia se debe a las limitaciones de nuestro cuerpo y nuestros sentidos.[299] Nicolescu dedica un especial lugar al tratamiento que Morin hace de una nueva forma de pensar con relación a cómo tratar lo irracional y lo inconcebible, con los cuales hay que negociar.[300] Por ello señala, citando al filósofo francés, que no hay que servir al orden o al desorden sino servirse de ambos.[301] Las posturas coinciden al plantear en el fondo la problemática de la unidad de la especie humana.[302] Ambos pensadores se asemejan también al tratar la ruptura que se dio a partir de la Edad Moderna entre las ciencias y las humanidades, donde se separó el sujeto de la realidad “objetiva”.[303] Nicolescu señala que proclamar la existencia de un único nivel de realidad elimina lo sagrado,[304] lo que traducido al campo del Derecho, en las Ciencias Sociales, significaría eliminar a la justicia de la jurística, con todas las consecuencias negativas que ello traería, y convertir al Derecho en mera normatividad, dócil al servicio de los poderosos. Así también, el filósofo rumano-francés expresa que el tercio-incluso que actúa secretamente para unificar los niveles de realidad sería lo sagrado, lo cual traducido al campo del Derecho implicaría hablar de la justicia como el “hilo” de la complejidad en el Derecho.[305] Nicolescu aclara que lo sagrado no implica la creencia en Dios, sino la experiencia de una realidad y la fuente de la consciencia de existir en el mundo.[306] En efecto, en una oportunidad señala, a propósito del estudio de Böheme: “Le respect de la Nature, conçue comme ‘corps de Dieu’ implique le respect de l’intelligence cachée dans les lois de la Nature”.[307] Las características que el filósofo rumano-francés le asigna a lo “sagrado” se asemejan mucho a la justicia “trialista”. “[…] il se traduit par un sentiment, celui de la présence du Nous, de ce qui relie les êtres et les choses et, par conséquent, il induit dans les tréfonds de l’être humain le respect absolu des alterités unies par la vie commune sur une seule et même Terre”.[308] De esta manera, la transdisciplinariedad puede ser el ámbito para encontrarle sentido a lo que no suele tenerlo, y no solamente lo que es común a las disciplinas.[309]

Nótese cómo también Morin habla de una ética de la religación de naturaleza eminentemente humana:

La ética es, para los individuos autónomos y responsables, la expresión del imperativo de religación. […] religación con el prójimo, religación con los suyos, religación con la comunidad, religación con la humanidad y, en última instancia, inserción en la religación cósmica.[310]

El filósofo francés habla de “asumir la condición humana”. “Cuando más consciencia tomamos de que estamos perdidos en el universo y de que estamos metidos en una aventura desconocida, más necesidad tenemos de ser religados a nuestros hermanos y hermanas en la humanidad”.[311] Y en esta humanidad funda la religación. “[…] la solidaridad, la amistad, el amor son los cimientos vitales de la complejidad humana”.[312] Por ello se aleja de la abstracción de las religiones, que bloquean el amor entre los humanos, petrificándolo, para consagrar el amor, fuente suprema de la ética, en lo mortal,[313] antónimo de lo inmortal. Menciona también las fuentes cósmicas de dicha religación. “‘Todo lo que es cósmico concierne esencialmente al hombre, todo lo que es humano concierne esencialmente al cosmos’. El cosmos nos ha hecho a su imagen. Al nacer, el mundo aportaba su muerte. Al nacer, la vida llevaba en sí su muerte”.[314] Por otra parte, Nicolescu señala que una crítica hacia el tercio incluso puede provenir de la reserva hacia la trinidad cristiana.[315] Alguna analogía hay, es cierto, pero no es el único grupo de tres que podemos ver. Además, hemos visto en mi tesis doctoral cómo es posible laicizar la axiología católica de Goldschmidt y metodologizarla, liberándola de contenidos religiosos.

En varias oportunidades Goldschmidt hace mención de la justicia como un sentimiento. También se hace referencia al Derecho como aquello que enlaza, según su etimología.[316] Y la vida en común hace referencia al componente de igualdad que no debe dejar de formar parte del principio de justicia del Derecho. Algo interesante a lo que hace referencia Nicolescu es la mención de la intuición según Heisenberg, en tanto su rol consistiría en atravesar el abismo que existe entre el sistema de los conceptos ya conocidos y el nuevo.[317] Lo que parece asemejarse a la concreción de un ámbito de superación de la norma, que se daría en el seno de la justicia. La deducción formal es incapaz de dar este salto, tal como también se puede apreciar con respecto a la lógica, incapaz de justificar sus premisas por fuera de ella misma.

En vinculación con el espacio de “no racionalización” se encuentra el tema relativo a lo que ocurrirá en el futuro con el universo. Morin tiene una versión “final” en donde todo terminará producto de la extinción del Sol, que es nuestro “combustible” vital. En efecto, “[…] con los aportes de la cosmología contemporánea, se propagó el saber de que la Tierra y el Sol morirán, llevándose la vida en su naufragio”.[318] Por su parte, Nicolescu se pregunta si es posible que la vida pueda cambiar las leyes físicas que hoy parecen implicar la extinción de la vida y el universo.[319] A lo cual hay que sumar que el propio Morin señala, sobre la base de las investigaciones en cosmología, que el universo está en expansión,[320] por lo que puede terminar “nuestra” vida, aunque tal vez se creen otras.

El filósofo francés habla reiteradamente de la biodegradabilidad de las ideas, es decir que ellas pueden ser reciclables, en el sentido de tomar de ellas algún elemento y reintroducirlo, obviamente modificado, en la forma que se considere conveniente, en los nuevos pensamientos. Al no haber certidumbre histórica, el desarrollo multidimensional es biodegradable, es decir, sometido al principio de degradación y renovable.[321] Ello puede ser más respetuoso de la tradición, que por alguna razón ha existido. Mientras que Nicolescu directamente ha hablado en alguna oportunidad de tirar a la basura las viejas ideas. “Il faut avoir le courage de jeter, de temps en temps, les idées et les ‘visions du monde’ dépassées, même si elles sont profondément ancrées dans nos habitudes, aux ‘poubelles de l’histoire’”.[322] Incluso las ideas religiosas, las más carcomidas por las evidencias naturales y científicas, pueden tomarse como ideales ascéticos del ser humano. En efecto, dice más adelante Nicolescu:

Les idées dépassées ont été, malgré tout, nécessaires à certaines époques pour faire avancer nos connaissances. Elles gardent même une certaine validité pour une étude approximative de certains phénomènes, à une certaine échelle. Mais l’obstination de préserver à tout prix ces idées comme fondement d’une ‘vision du monde’, exclusive et totalitaire, équivaudrait à une des pires aberrations de la pensée […].[323]

En este sentido, he señalado la importancia de la pantonomía de la justicia, que Goldschmidt asocia a la divinidad que todo lo sabe, conoce y puede, con la aspiración humana a lograr esos “ideales”, construidos en última instancia por el ser humano.

También puede señalarse como otro matiz el hecho de que Nicolescu asocie la ciencia a la predicción: “[…] la fausse science est caractérisée par l’introduction arbitraire d’hypothèses non-prédictives et non-engendrées par la dynamique propre des idées scientifiques”.[324] Lo que no caracteriza así al trialismo y que expresa una parte del pensamiento complejo, que incluye en la ciencia también la comprensión:[325]

[…] sólo la comprensión permite captar sus necesidades [del conocimiento sociológico], deseos, finalidades y sus relaciones con los valores (Rickert). Dentro de esta vía ha podido desarrollarse un método muy racional, la hermenéutica, que se esfuerza por interpretar no sólo las conductas, sino todo lo que tiene rasgos de intenciones y finalidades humanas (archivos, obras, monumentos, técnicas, etc.).[326]

La manera de introducir el ansiado valor en las ciencias es tomando contacto con las disciplinas que lo desarrollan, como la ética, la filosofía de la justicia, entre otras. Y para ello hay que articular las disciplinas, las ciencias, tema del próximo capítulo.


  1. “[…] paradigma que asociaría lo uno y lo diverso en una concepción fundamental de la unitas multiplex. […] un paradigma, que en lugar de separar la idea de unidad y la de diversidad, y de oponerlas, las uniría”. MORIN y PIATELLI-PALMARINI, Massimo, “La unidad del hombre como fundamento y aproximación interdisciplinaria”, en AA.VV., Interdisciplinariedad y Ciencias Humanas, trad. de Jesús Gabriel Pérez Martín, Madrid, Tecnos, 1983, pág. 191.
  2. Véase GUSDORF, Georges, “Pasado, presente y futuro de la investigación interdisciplinaria”, en AA.VV., Interdisciplinariedad…, cit., pág. 43.
  3. “[…] le problème n’est pas comment nous appelons les parties, mais comment nous définissons la dynamique du tout”. (LASZLO, Ervin, “L’émergence des théories unifiées en sciences”, en AA.VV., L’homme, la science et la nature. Regards transdisciplinaires, presenté par Michel Cazenave et Basarab Nicolescu, Aix-en-Provence, Le Mail, 1994, pág. 94). “[…] el problema no es cómo llamamos a las partes, sino cómo definimos la dinámica del todo” (trad. del autor).
  4. Véase NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, Monaco, du Rocher, 1996, pág. 68.
  5. Íd., pág. 81.
  6. AA.VV., L’homme…, cit., pág. 12. “[…] aparece más y más como una necesidad histórica: aquella de una reconciliación entre el sujeto y el objeto, entre el hombre exterior y el hombre interior, y de una tentativa de recomposición de diferentes fragmentos del conocimiento” (trad. del autor).
  7. LE MOIGNE, Jean-Louis, “Sur la modelisation de la complexité”, en MORIN y LE MOIGNE, L’intelligence de la complexité, Paris, Harmattan, 1999, pág. 282.
  8. Sobre el tema, véase la obra de Paul Feyerabend, por ejemplo Adiós a la razón, trad. de José R. de Rivera, Barcelona, Altaya, 1995; Against method. Outline of an anarchistic theory of knowledge, en http://goo.gl/vUsuKB (26/2/2007); Contra el método. Esquema de una teoría anarquista del conocimiento, trad. de Francisco Hernán, Barcelona, Folio, 2002; Diálogo sobre el método, trad. de José Casas, Madrid, Cátedra, 1990; La conquista de la abundancia. La abstracción frente a la riqueza del ser, comp. por Bert Terpstra, trad. por Radamés Molina y César Mora, Bs. As., Paidós, 2001; ¿Por qué no Platón?, trad. de Ma. Asunción Albisu Aparicio, 2ª ed., Madrid, Tecnos, 1993; Provocaciones filosóficas, trad. de Ana Esteve Fernández, Madrid, Biblioteca Nueva, 2003; Ambigüedad y armonía, trad. de Antoni Beltrán y José Romo, Barcelona, Paidós, 1999; Los límites de la ciencia. Explicación, reducción y empirismo, trad. de Ana Carmen Pérez Salvador y Ma. del Mar Seguí, Barcelona, Paidós Ibérica, 1989. Véase también FACUSE, Marisol, “Una epistemología pluralista. El anarquismo de la ciencia de Paul Feyerabend”, en Cinta de Moebio. Revista de Epistemología de Ciencias Sociales, en http://goo.gl/3cZLc7 (22/3/2006).
  9. Véase GOLDSCHMIDT, Werner, Introducción filosófica al Derecho, 6ª ed., Bs. As., Depalma, 1987; CIURO CALDANI, Metodología jurídica, Rosario, FIJ, 2000; GALATI, “La teoría trialista del mundo jurídico y el pensamiento complejo de Edgar Morin. Coincidencias y complementariedades de dos complejidades”, tesis doctoral, Rosario, Fac. de Derecho, Univ. Nac. de Rosario, 2009, 2 t.; GALATI, “Introducción al pensamiento jurídico complejo. La teoría trialista del mundo jurídico y el pensamiento complejo de Edgar Morin”, en Revista de la Facultad de Derecho, nº 20, Rosario, 2012, págs. 157-215.
  10. BERTHIAU, op. cit., pág. 19. “[…] la bioética tiene necesariamente un carácter pluridisciplinario, mezcla los aportes puramente científicos o médicos, los aportes filosóficos, sociológicos, morales, jurídicos, incluso religiosos” (trad. del autor). Véase también íd. pág. 21.
  11. FOURNIER, Véronique, “La médiation: L’expérience d’une équipe d’éthique clinique dans la gestion et le traitement des situations critiques”, en http://goo.gl/6DV8uv (30/5/2015). “Hay muchas otras posiciones más que las estrictamente médicas que intervienen cuando una decisión médica ‘éticamente’ sensible debe ser tomada” (trad. del autor).
  12. RESWEBER, Jean-Paul, La méthode interdisciplinaire, Paris, Presses Universitaires de France, 1981, pág. 42.
  13. BEGIN, Luc, “Les normativités dans les comités d’éthique clinique”, en AA.VV., Hôpital & Éthique. Rôles et défis des comités d’éthique clinique, dirigido por Marie-Hélène Parizeau, 5a imp. (2007), Québec, Les Presses de l’Université Laval, 1995, págs. 47-48. “La norma jurídica, si bien importante, se revela en efecto generalmente insuficiente para zanjar de manera satisfactoria semejantes conflictos vividos en situaciones tal vez muy complejas. ¿Cuándo no es cierto que un paciente tiene un cierto derecho o que una práctica dada contradiga a un derecho, por qué privilegiar la dimensión jurídica [legal] antes que otra para zanjar el debate?” (trad. del autor).
  14. Íd., pág. 48.
  15. Íd., pág. 52.
  16. No hay una homogeneidad profunda, salvo en lo relativo al seguimiento de las pautas del mercado. Véase CIURO CALDANI, Metodología Dikelógica. Métodos constitutivos de la justicia. Las fronteras de la justicia, Rosario, FIJ, 2007, págs. 85-86.
  17. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past, present and future”, en http://goo.gl/yBb5Ew (7/9/2010). “Es […] más y más dificultoso entender la complejidad de nuestro mundo actual […] un experto en una disciplina es ignorante de miles y miles de otras disciplinas” (trad. del autor).
  18. NICOLESCU, “Nous…”, cit., pág. 243. “[…] persona alguna puede pretenderse especialista en varios dominios. […] La solución sería la constitución de organismos, de centros de investigación transdisciplinarios que reúnan a especialistas de diferentes dominios que funcionen en una autonomía total, en relación con todo poder económico, político, financiero, ideológico o administrativo” (trad. del autor).
  19. PIAGET, Jean, “L’épistémologie des relations interdisciplinaires”, en AA.VV., L’interdisciplinarité. Problèmes d’enseignement et de recherche dans les universités, Paris, Organisation de Coopération et de Développement Économiques, 1972, pág. 133.
  20. RESWEBER, op. cit., pág. 86.
  21. Íd., pág. 122. “El usuario de una disciplina que tenía su lugar delimitado sobre el terreno de la ciencia es tentado de metamorfosearse en un especialista celoso de su territorio y de considerar como fronteras inviolables las limitaciones simbólicas trazadas por la coexistencia y la interacción de las disciplinas” (trad. del autor).
  22. RODRÍGUEZ, Eduardo, “Los comités de bioética de hospitales”, en AA.VV., Bioética general…, cit., pág. 236. Véase también BERGEL, Salvador, “Los derechos humanos entre la Bioética y la Genética”, en Acta Bioética, año 8, nº 2, pág. 317. Para una contextualización de la postmodernidad o de la era de la complejidad, véase mi tesis doctoral, cit., t. 1. Cfr. también GALATI, “Introducción…”, cit.
  23. SINACEUR, Mohammed, “¿Qué es la interdisciplinariedad?”, en AA.VV., Interdisciplinariedad…, cit., pág. 26.
  24. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 52. “El sujeto es pulverizado a su turno para ser reemplazado por un número cada vez más grande de piezas separadas, estudiadas por las diferentes disciplinas” (trad. del autor).
  25. BOTTOMORE, Tom, “Introducción” a AA.VV., Interdisciplinariedad…, cit., pág. 15.
  26. MARTÍNEZ MIGUÉLEZ, Miguel, “Perspectiva epistemológica de la Bioética”, en Selecciones de Bioética, nº 14, Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, 2008, pág. 41.
  27. BRENA SESMA, op. cit., pág. 147.
  28. RESWEBER, op. cit., pág. 123. “[…] el saber es bordeado de no-saber, que la identidad supuesta monolítica de la ciencia es formada de diferencias múltiples y heterogéneas” (trad. del autor).
  29. VIDAL, Los comités…, cit., pág. 428.
  30. SOMMERMAN, Américo, “Pedagogia da Alternância e Transdisciplinaridade”, en http://goo.gl/k6gZY3 (5/7/2012). Para una historia de los documentos relativos a la transdisciplinariedad véase el artículo de este autor y también NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 46.
  31. PIAGET, Psicología y Epistemología, trad. de Antonio Battro, Bs. As., Emecé, 1972, pág. 115.
  32. NICOLESCU, “La transdisciplinarité – déviance et dérives”, en Bulletin Interactif du Centre International de Recherches et Études transdisciplinaires n° 3-4, mars 1995.
  33. Véase CIURO CALDANI, “Bases categoriales de la dinámica y la estática jurídico sociales (elementos para la sociología jurídica)”, Rosario, Instituto Jurídico-Filosófico, Fac. de Derecho, UNR, 1967, reimpreso en Revista del Centro…, nº 28, Rosario, FIJ, 2004/2005, págs. 105-112.
  34. Véase GALATI, “Consideraciones jurídico-sociales del aborto no punible. La autonomía del paciente frente al poder del profesional de la salud”, en RedBioética/UNESCO, año 3, 2(6), págs. 47-62, Uruguay, 2012, en http://goo.gl/z3Nt7T (2/5/2013).
  35. Véase MOTTA, Raúl, “Transdisciplinariedad en acto”, en Complejidad, nº 1, Bs. As., 1995, págs. 13-14.
  36. Véase NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 134. Así lo decía en mi tesis doctoral, cit. “Sans les passerelles entre les êtres et les choses, les avancées technoscientifiques ne servent qu’à agrandir une complexité de plus en plus incompréhensible”. Íd., pág. 134. “Sin las pasarelas entre los seres y las cosas, los avances tecnocientíficos no sirven más que para agrandar una complejidad cada vez más incomprensible” (trad. del autor).
  37. Íd., págs. 134-135. “¿Qué es un diálogo entre dos seres en ausencia de pasarelas, de un código común?” (trad. del autor).
  38. NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 24. Ahí señala que fue la “Naturephilosophie allemande”, centrada alrededor de la revista Athenaeum, lo que podría calificarse como un movimiento coincidente con su filosofía. Y que sirvieron como influencia en su pensamiento Niels Bohr, Wolfgang Pauli, Max Planck, Werner Heisenberg, Geoffrey Chew y Stéphane Lupasco, a lo que hay que sumar Arthur Eddington y Kurt Gödel. Íd., pág. 25.
  39. Íd., pág. 29.
  40. Íd.
  41. Véanse los caps. 9 a 11 de mi tesis doctoral. Cfr. también GALATI, “Introducción…”, cit.
  42. NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 31.
  43. HOSPITAL GRAL. DR. MANUEL GEA GONZÁLEZ, “Manual de procedimientos para la instauración y funcionamiento del comité hospitalario de bioética”, México, 2010, en http://goo.gl/UxQJaV (30/5/2015).
  44. GASS, J. R., “Préface”, en AA.VV., L’interdisciplinarité…, cit., pág. 7. Sobre el tema véase BOURDIEU, Pierre, “La force du droit”, en Actes de la Recherche en Sciences Sociales, nº 64, 1986, en http://goo.gl/MnHcUL (4/1/2013); BOURDIEU, Pierre, Poder, derecho y clases sociales, 2ª ed., trad. de Ma. José Bernuz Beneitez, Andrés García Inda, Ma. José González Ordovás y Daniel Lalana, Bilbao, Desclée de Brouwer, 2001.
  45. “[…] su intención es superar la parcelación y fragmentación del conocimiento que reflejan las disciplinas particulares […]”. MARTÍNEZ MIGUÉLEZ, op. cit., pág. 41.
  46. RESWEBER, op. cit., pág. 137. “[…] la obsesión del detalle tendería a hacer olvidar al especialista la finalidad misma del conocimiento […]” (trad. del autor).
  47. Íd., pág. 20.
  48. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit.
  49. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 73. “Todo es vibración: no se puede concebir, según la física cuántica, un solo punto del mundo que sea inerte, inmóvil, no-habitado por el movimiento” (trad. del autor).
  50. NICOLESCU, “La transdisciplinarité. Manifeste”, cit., pág. 66.
  51. Íd., pág. 181.
  52. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité? Réflexions autour de l’œuvre de Stéphane Lupasco, Montréal, Liber, 2009, pág. 22. Recuérdense las relaciones e interrelaciones a las que hago referencia en mi tesis doctoral y que muestran las vinculaciones en el objeto jurídico. “[…] dans l’univers toutes les choses sont interconnectées et aucune n’est fondamentale”. DESCAMPS, Marc-Alain; ALFILLE, Lucien y NICOLESCU, Qu’est-ce que le transpersonnel?, Paris, Trismegiste, 1987, pág. 38. “[…] en el universo todas las cosas están interconectadas y ninguna es fundamental” (trad. del autor).
  53. LE MOIGNE, “La connaissance disciplinée, arbre ou archipel?”, en http://goo.gl/jroxYA http://goo.gl/jroxYA (12/8/2009). “El objeto de conocimiento vuelve a ser ‘proyecto de conocimiento’” (trad. del autor).
  54. NICOLESCU, “Transdisciplinarity and Complexity: Levels of Reality as Source of Indeterminacy”, en Bulletin Interactif du Centre International de Recherches et Études transdisciplinaires, n° 15, 2000, en http://goo.gl/II1aSC (6/9/2010).
  55. NICOLESCU, “Le tiers inclus. De la physique quantique à l’ontologie”, en AA.VV., Stéphane Lupasco. L’homme et l’œuvre, dirigido por Horia Badescu y Basarab Nicolescu, Monaco, du Rocher, 1999, pág. 115. “[…] no rechaza el principio de contradicción: sólo pone en duda su ‘absolutez’” (trad. del autor).
  56. NICOLESCU, Transdisciplinarity…, cit. También menciona a Husserl, como Morin, a quien considera un pionero de los estudios de la realidad multidimensional y multirreferencial. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 36.
  57. GUSDORF, op. cit., pág. 41. Ya en mi tesis doctoral (cit.) hice referencia a la complejidad y al trialismo como metaparadigma y metaciencia respectivamente.
  58. Véase NICOLESCU, Science, Meaning and Evolution. The cosmology of Jacob Boehme, trad. por Rob Baker, New York, Parabola Books, 1991, pág. 18.
  59. NICOLESCU, “Transdisciplinarity…”, cit.
  60. Véase MORIN, Articular los saberes. ¿Qué saberes enseñar en las escuelas?, 2ª ed., trad. de Geneviève de Mahieu, con la colab. de Maura Ooms, Bs. As., Ediciones Universidad del Salvador”, 2007.
  61. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 66.
  62. MORIN, Ciencia…, cit.
  63. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 110. “La ciencia sin consciencia es la ruina del ser humano […]” (trad. del autor). Véase también NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 65.
  64. MONNIER, op. cit., pág. 110.
  65. Íd., pág. 109.
  66. “Las mentes formadas por un modo de conocimiento que repudia la complejidad, por tanto la ambivalencia, no saben concebir la ambivalencia inherente a la actividad científica, en la que conocimiento y manipulación son las dos caras del mismo proceso”. MORIN, El Método 6…, cit., pág. 80.
  67. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., págs. 82-83. “Las palabras tres y trans tienen la misma raíz etimológica: el ‘tres’ significa ‘la transgresión de dos, lo que va más allá de dos’. La transdisciplinariedad es la transgresión de la dualidad que oponen las duplas binarias: sujeto-objeto, subjetividad-objetividad, materia-consciencia, naturaleza-divinidad, simplicidad-complejidad, reduccionismo-holismo, diversidad-unidad” (trad. del autor). NICOLESCU, Que-est-ce que la réalité…, cit., pág. 59. “Dans la visión transdisciplinaire, la pluralité complexe et l’unité ouverte sont deux facettes d’une seule et même réalité”. íd., pág. 59. “En la visión transdisciplinaria, la pluralidad compleja y la unidad abierta son dos facetas de una sola y misma realidad” (trad. del autor).
  68. MORIN, El mundo moderno y la cuestión judía, trad. de Ricardo Figueira, Bs. As., Nueva Visión, 2007, pág. 52; MORIN, Breve historia de la barbarie en Occidente, trad. de Alfredo Grieco y Bavio, Bs. As., Paidós, 2006, págs. 105-107. “Esta disociación atraviesa el universo de un extremo al otro: Sujeto/Objeto, Alma/Cuerpo, Espíritu/Materia, Calidad/Cantidad, Finalidad/Causalidad, Sentimiento/Razón, Libertad/Determinismo, Existencia/Esencia. Se trata perfectamente de un paradigma: él determina los conceptos soberanos y prescribe la relación lógica: la disyunción. La no-obediencia a esta disyunción sólo puede ser clandestina, marginada, desviada. Este paradigma determina una doble visión del mundo, en realidad, un desdoblamiento del mismo mundo: por un lado, un mundo de objetos sometidos a observaciones, experimentaciones, manipulaciones; por el otro, un mundo de sujetos planteándose problemas de existencia, de comunicación, de conciencia, de destino”MORIN, Los siete saberes necesarios para la educación del futuro, trad. de Mercedes Vallejo-Gómez, París, UNESCO, 1999, en http://goo.gl/RohSGM (30/5/2015), pág. 9.
  69. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 136. “De exclusión en exclusión, terminaremos por excluir nuestra propia existencia de la superficie de esta Tierra” (trad. del autor).
  70. Véase NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 11.
  71. LE MOIGNE, “Sur l’éthique de la compréhension”, en Inter Lettre Chemin Faisant, nº 27, 2005, en http://goo.gl/hlBI4L (24/8/2011).
  72. JUARROZ, Roberto, “Quelques idées sur le langage de la transdisciplinarité”, en Bulletin Interactif du Centre International de Recherches et Études transdisciplinaires, n° 7-8, 1996, en http://goo.gl/yN7XQM (27/8/2010). “[…] la necesidad fundamental es de abrir la voluntad (de despertar el deseo) de conocer la realidad bajo cualquier ángulo, en cualquier especialidad, según cualquier tipo de conocimiento, pero reconociendo todo indicio de verdad en cualquier género de realidad” (trad. del autor). La semejanza con la filosofía que explica Goldschmidt en su introducción al trialismo es clara.
  73. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 34.
  74. “Pensar de forma compleja es pertinente allí donde (casi siempre) nos encontramos con la necesidad de articular, relacionar, contextualizar. Pensar de forma compleja es pertinente […] [donde] buscamos algo más de lo sabido por anticipado”. MORIN; CIURANA, Roger y MOTTA, Educar en la era planetaria. El pensamiento complejo como método de aprendizaje en el error y la incertidumbre humana, Valladolid, UNESCO – Univ. de Valladolid, 2002, pág. 33. “[…] contrariamente a lo afirmado por el dogma de la hiperespecialización, existe un conocimiento relacionado con la organización global que es el único capaz de articular las competencias especializadas que permiten comprender las realidades complejas”. MORIN, Introducción a una política del hombre, trad. de Tomás Fernández Aúz y Beatriz Eguibar, Barcelona, Gedisa, 2002, pág. 137. “[…] la ciencia se ha vuelto ciega por su incapacidad de controlar, prever, incluso concebir su rol social, por su incapacidad de integrar, articular, reflexionar sus propios conocimientos” MORIN, Introducción al pensamiento complejo, trad. de Marcelo Pakman, Barcelona, Gedisa, 2005, pág. 79.
  75. NICOLESCU, Transdisciplinarity…, cit.
  76. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 28. “[…] la imposibilidad de una localización precisa en el espacio-tiempo de un acontecimiento cuántico. El concepto de identidad de una partícula clásica […] se encuentra de esta manera pulverizado. Según la bella formulación de David Finkelstein: ‘La indeterminación de los fenómenos cuánticos es un caso particular de la imposibilidad del auto-conocimiento en los sistemas finitos” (trad. del autor).
  77. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 41. “[…] las entidades cuánticas no se someten al determinismo clásico” (trad. del autor).
  78. HACKING, Ian, “Style pour historiens et philosophes”, en AA.VV., L’histoire des sciences. Méthodes, styles et controverses, coord. por Jean-François Braunstein, trad. por Vincent Guillin, Paris, Vrin, 2008, pág. 311. “[…] un estilo [de razonamiento] debe introducir ciertas novedades, nuevas clases de objetos, de leyes, y así sucesivamente” (trad. del autor).
  79. NICOLESCU, Transdisciplinarity…, cit.
  80. NICOLESCU, “The Relationship between Complex Thinking and Transdisciplinarity”, en http://goo.gl/OiFcMG (30/5/2015).
  81. NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 37. “La visión ternaria engloba dos niveles de realidad diferentes, por ejemplo un nivel natural en la base y un nivel trascendental en la cumbre” (trad. del autor).
  82. Sobre el tema véase GALATI, “La teoría trialista…”, cit.; GALATI, “Introducción…”, cit.
  83. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 35. Cuando habla de las interacciones físicas señala: “[…] la réalité sous-jacente est constituée par les champs tandis que la réalité manifestée est celle des particules”. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 71. “[…] la realidad subyacente está constituida por los campos mientras que la realidad manifiesta es la de las partículas” (trad. del autor).
  84. Que caracteriza al nivel macrofísico, donde vamos lineal e irreversiblemente del nacimiento a la muerte, de la juventud a la vejez, y lo inverso no es posible; mientras que la irreversibilidad caracteriza al nivel microfísico o cuántico y significa la invariabilidad temporal. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 38.
  85. Íd., pág. 39. “Nosotros debemos habituarnos a la coexistencia paradojal de la reversibilidad y la irreversibilidad del tiempo, uno de los aspectos de la existencia de diferentes niveles de realidad” (trad. del autor). “[…] il n’existe pas de ‘logique’ au sens d’une doctrine unique et univoque; il y a différentes systèmes logiques, dont certains sont célèbres et d’autres quasiment inconnus. La physique clasique obéissait aux principes des systèmes logiques les plus connus –ce qui n’est plus vrais de la théorie quantique”. FEYERABEND, Paul, La science en tant qu’art, trad. por François Périgaut, Paris, Albin Michel, 2003, pág. 157. “[…] no existe la ‘lógica’ en el sentido de una doctrina única y unívoca; hay diferentes sistemas lógicos, de los cuales algunos son famosos y otros casi desconocidos. La física clásica obedece a los principios de los sistemas lógicos más conocidos –lo que no es verdadero de la teoría cuántica–” (trad. del autor).
  86. SOMMERMAN, op. cit. Lo que se relaciona con lo que digo en el punto 28 h.
  87. PIAGET, “L’épistémologie…”, cit., pág. 133. Este autor ya introduce la noción de niveles de realidad y la de “transdisciplina” en la reunión de Nice, France, en 1970.
  88. PIAGET, “L’épistémologie…”, cit., pág. 133. “Resulta que toda disciplina debe tarde o temprano elaborar su propia epistemología” (trad. del autor).
  89. NICOLESCU, “Toward a methodological foundation of the dialogue between the technoscientific and spiritual cultures”, en http://goo.gl/uleRuc (14/1/2010). “Si nos mantenemos en un solo nivel de realidad, todos los fenómenos aparecen como el resultado de una lucha entre dos elementos contradictorios” (trad. del autor).
  90. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 75. “Si se considera la noción que yo propuse, esa de niveles de realidad, esa contradicción desaparece […]” (trad. del autor).
  91. HECKHAUSEN, Heinz, “Discipline et interdisciplinarité”, en AA.VV., L’interdisciplinarité…, cit., pág. 85. “[…] igual pueden existir niveles de integración teóricos incompatibles entre ellos en el interior de una misma disciplina” (trad. del autor).
  92. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 167.
  93. Íd. “[…] los técnicos de lo cuantitativo son incapaces de acceder a otro grado de razón” (trad. del autor).
  94. RESWEBER, op. cit., pág. 91. “La diferencia es caracterizada no por una imagen, sino por un concepto que articula dos imágenes o dos significantes” (trad. del autor).
  95. Sobre el tema véase también el punto 16.
  96. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit. NICOLESCU, Que-est-ce que la réalité…, cit., pág. 52.
  97. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 35. Véase también NICOLESCU, “Toward…”, cit.; NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 126.
  98. NICOLESCU, Transdisciplinarity…, cit. Véase también NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 35. Esta idea es revolucionaria en tanto Isaac Newton nunca hubiera pensado que su “mundo” estaba partido en dos.
  99. GALATI, La teoría trialista…, cit., t. 2, cap. 20. Véase también GALATI, “Introducción…”, cit.
  100. NICOLESCU, La transdisciplinarité…, cit. “[…] with very few exceptions –Husserl, Heidegger or Cassirer– modern and post-modern thinkers gradually transformed the Subject in a grammatical subject. The Subject is today just a word in a phrase.” NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit. “[…] con pocas excepciones –Husserl, Heidegger y Cassirer– pensadores modernos y postmodernos gradualmente transformaron el sujeto en un sujeto gramatical. El sujeto es hoy sólo una palabra en una frase” (trad. del autor).
  101. NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 32. “El lenguaje es así la frontera que permite el contacto entre el hombre y la realidad […] la vida del pensamiento en su camino sobre la significación” (trad. del autor).
  102. NICOLESCU, La transdisciplinarité…, cit. Véase en mi tesis doctoral, cit., las diferencias y críticas al constructivismo axiológico de Ciuro Caldani.
  103. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 34. NICOLESCU, Quest-ce que la réalité…, cit., pág. 51; NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 126.
  104. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 224.
  105. NICOLESCU, “Premier entretien”, en AA.VV., Le psychanalyste, le physicien et le réel, Paris, Poiesis, 1987, pág. 13.
  106. NICOLESCU, Transdisciplinarity…, cit. Véase también NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit.; NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 33.; NICOLESCU, “Toward…”, cit. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 51; NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 125.
  107. “Reality is not only a social construction, the consensus of a collectivity, or an intersubjective agreement. It also has a trans-subjective dimension, to the extent that one simple experimental fact can ruin the most beautiful scientific theory.” NICOLESCU, Transdisciplinarity…, cit.. “La realidad no es solamente una construcción social, el consenso de una colectividad, o un acuerdo intersubjetivo. Tiene también una dimensión trans-subjetiva, con el alcance de que un simple hecho experimental puede arruinar la más hermosa teoría científica” (trad. del autor).
  108. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 75. “[…] nuestro rol es a la vez de encontrar y dar un sentido a la realidad” (trad. del autor).
  109. MORIN, “Epistemología de la complejidad”, trad. de Leonor Spilzinger, en AA.VV., Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad, ed. al cuidado de Dora Schnitman, Bs. As., Paidós, 1994, pág. 431.
  110. MORIN, Introducción a una política…, cit., pág. 142.
  111. MORIN, Ciencia…, cit., pág. 69.
  112. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit.
  113. Íd. “El punto clave es aquí la irreductible presencia del sujeto, lo que explica por qué la transdisciplinariedad no puede ser descripta por un formalismo matemático” (trad. del autor).
  114. Íd.
  115. PIAGET, “L’épistémologie…”, cit., pág. 135. “[…] la lógica no reposa seguramente más que sobre ella misma y no conoce entonces otros problemas interdisciplinarios que sus relaciones con la matemática” (trad. del autor).
  116. “[…] Epiménides había abierto una brecha en el corazón del silogismo. Es la paradoja del cretense, que declara que todos los cretenses son mentirosos. En efecto, si este cretense dice la verdad, miente, y si miente, dice la verdad. […] La paradoja del cretense […] [r]evela la insuficiencia de la lógica formal para resolver un problema lógico de verdad. Sólo se puede intentar superar de forma racional esta paradoja buscando un metapunto de vista que permite objetivar la palabra del cretense. Este metapunto de vista permitiría efectuar una distinción entre dos niveles de enunciación, que entrechocaran en la proposición paradójica: aquel en el que se sitúa el cretense y aquel en el que se sitúa el observador […]. A partir de ahí, es posible enriquecer este metapunto de vista con información relativa a las condiciones empíricas de su enunciado y la personalidad concreta del enunciador. ¿Es este cretense un disidente lúcido, un inconformista apasionado […]? En este caso, él se ha situado por encima del conjunto cretense al afirmar que los cretenses son mentirosos, y lo que dice es verdadero […]. ¿Es un mentiroso? En ese caso, probablemente calumnia a los cretenses, y lo que dice es verdadero para sí mismo, pero no para los cretenses en su conjunto”. MORIN, El Método 4. Las ideas. Su hábitat, su vida, sus costumbres, su organización, trad. de Ana Sánchez, 4ª ed., Madrid, Cátedra, 2006, pág. 188.
  117. NICOLESCU y CAMUS, cit., pág. 16. “[…] el pensamiento dejado a sí mismo no puede ser más que falso” (trad. del autor). Véase también íd. pág. 21.
  118. Íd., pág. 16.
  119. APOSTEL, “Les instruments conceptuels de l’interdisciplinarité: une démarche opérationnelle”, en AA.VV., L’interdisciplinarité, cit., pág. 145. Véase también CARNAP, Rudolf, “La tâche de la logique de la science”, en AA.VV., Philosophie des sciences. Théories, expériences et méthodes, ed. al cuidado de S. Laugier y P. Wagner, Paris, Vrin, 2004, págs. 194-229.
  120. Sobre el tema véase FRANÇOIS, Ch., “Transdisciplinary Unified Theory”, en http://goo.gl/2ixQFk (30/5/2015).
  121. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 135.
  122. SOMMERMAN, op. cit.
  123. MORIN, La cabeza bien puesta. Repensar la reforma. Reformar el pensamiento, trad. de Paula Mahler, Bs. As., Nueva Visión, 2002, pág. 23.
  124. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 127. “El razonamiento lógico es seguro pero ciego, la seguridad se paga con la ceguera” (trad. del autor).
  125. Íd. “Vivimos y creemos todavía bajo el reino de la lógica maniquea de Aristóteles, esa de las categorías tajantes y no comunicativas” (trad. del autor).
  126. NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 123. “[…] una terrible confusión: creer que ‘ciencia’ quiere decir exclusivamente ‘predecir’ es una visión perimida y falsa. La ciencia incluye la comprensión, fundamento de una cierta visión de la naturaleza y de la realidad. […] lo que da la impresión de lo irracional para aquellos y aquellas que quisieran reducir todo a la información dada por los órganos de los sentidos y los instrumentos de medida” (trad. del autor).
  127. DESCAMPS, ALFILLE y NICOLESCU, op. cit., pág. 21. “[…] el egocentrismo que hace que uno se crea solo en el mundo y entonces que todo le es permitido. Y la raíz de esta individualización se encuentra en el egoísmo, el sentido del ego” (trad. del autor).
  128. RESWEBER, op. cit., pág. 133. “El parcelamiento de la especialización es, si no provocado, al menos explotado por el poder que se presenta entonces como el solo artesano de la síntesis posible a la cual la reflexión renunció” (trad. del autor).
  129. Nicolescu señala que primero fue la molécula, luego el átomo, luego las partículas, para finalizar en el quark, y ahora, algunos físicos creen que está el “préons”. “La quête des constituants ‘ultimes’ de la matière semble être sans fin”. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 213. “La búsqueda de constituyentes ‘últimos’ de la materia parece ser sin fin” (trad. del autor).
  130. Íd., pág. 212.
  131. RESWEBER, op. cit., pág. 134. “La ética y la epistemología se alían para luchar contra la tentación cibernética que refuerza la tendencia a esquematizar o cuantificar por la tendencia a transformar los signos en absolutos” (trad. del autor).
  132. Íd., pág. 135. “El especialista, en cuanto a él, se acomoda muy bien a un discurso que le asegura, lo protege y detrás del cual se protege” (trad. del autor).
  133. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., págs. 23-24. “La objetividad, erigida en criterio supremo de verdad, tuvo una consecuencia inevitable: la transformación del sujeto en objeto […]” (trad. del autor). “[…] comme l’affirme Jean Ladrière ‘lorsqu’on commence à traiter l’homme selon les critères de scientificité objective, […] on transforme effectivement l’être humain en objet et par conséquent on le supprime en tant qu’être humain’”. MONNIER, op. cit., pág. 125. “[…] como lo afirma Jean Ladrière ‘cuando se comienza a tratar al hombre según los criterios de la cientificidad objetiva […] se transforma efectivamente el ser humano en objeto y en consecuencia se lo suprime en tanto que ser humano’” (trad. del autor).
  134. Íd. “La ciencia médica tiende a reducir el cuerpo humano a su dimensión biológica, olvidando la dimensión subjetiva y simbólica del cuerpo así como su dimensión social” (trad. del autor).
  135. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 36. “[…] le caractère historique du sujet de la connaissance, dont la constitution ne peut pas être séparée de celle de l’objet qu’il observe”. NAPOLI, Paolo, “Foucault Michel (1926-1984)”, en AA.VV., Dictionnaire des grandes œuvres juridiques, dirigido por Olivier Cayla y Jean-Louis Halpérin, Paris, Dalloz, 2008, pág. 186. Sin dejar de reconocer el papel que el sujeto tiene en la teoría del conocimiento, hay que aportar la idea de Carlos Cossio en cuanto a que es inseparable éste del idealismo trascendental COSSIO, Carlos, La teoría egológica del derecho y el concepto jurídico de libertad, 2ª ed., Bs. As., Abeledo-Perrot, 1964, pág. 18. No quiero caer en el extremo idealista, sino complementar al sujeto y al objeto.
  136. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 123. “[…] el sujeto que conoce está implicado él mismo en la lógica que él formula” (trad. del autor).
  137. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 100. “El hombre, no centro estático del mundo, como se creyó por mucho tiempo; pero eje y flecha de la evolución […]” (trad. del autor).
  138. Íd., pág. 242. “[…] el hombre aparece como un participante de la realidad. Él es el receptáculo ideal de la unificación entre ‘lo invisible’ […] y lo ‘visible’” (trad. del autor).
  139. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit. NICOLESCU, “La transdisciplinarité. Manifeste”, cit., pág. 8.
  140. Sobre el tema véase CIURO CALDANI, “Praxitología (La ciencia del valor humanidad)”, en Investigación…, nº 25, Rosario, FIJ, 1995, págs. 51 y ss.
  141. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit.
  142. NICOLESCU, “Niveaux de complexité et niveaux de réalité: vers une nouvelle définition de la nature”, en AA.VV., L’homme…, pág. 35. “La Naturaleza se nos aparece más como un pre-texto: el libro de la Naturaleza no es entonces un libro a leer, sino un libro a escribir” (trad. del autor).
  143. NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., págs. 118-119. “Para Lupasco, la lógica es bien ‘la experiencia misma de la lógica’: el sujeto cognoscente está implicado él mismo en la lógica que él formula” (trad. del autor).
  144. PIAGET, “L’épistémologie…”, cit., pág. 132. “[…] cuán subjetivas permanecen esas fronteras entre la química y la física […]” (trad. del autor).
  145. Véase NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 79.
  146. Véase mi tesis doctoral, cit., y también el punto 28 f. “L’extraordinaire diversité des visions de la Nature explique pourquoi on ne peut pas parler de la Nature, mais seulement d’une certaine nature en accord avec l’imaginaire de l’époque considérée” NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 86. “La extraordinaria diversidad de las visiones de la Naturaleza explica por qué no se puede hablar de la Naturaleza, salvo solamente de una cierta naturaleza de acuerdo con el imaginario de la época considerada” (trad. del autor).
  147. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 81. “La realidad depende de nosotros: ella es plástica” (trad. del autor).
  148. MISRAHI, Robert, La signification de l’éthique. Pour l’application de l’éthique aux problèmes de la vie et de la santé, Paris, Synthélabo, 1995, pág. 82. “[…] el sujeto humano toma consciencia del hecho de que es él mismo la fuente del sentido de las cosas y del valor de los actos, y también del hecho de que él decide efectuar a partir de ahí en plena consciencia esa verdadera creación de valores. La conversión es entonces la nueva actitud activa por la cual el sujeto va a fundar sus actos y definir sus objetivos. El sujeto será entonces activo y creador por el despliegue a partir de ahora reflexionado y autónomo de su deseo” (trad. del autor).
  149. NICOLESCU, “Premier entretien”, cit., pág. 12.
  150. REN-ZONG QIU, “Introduction: Bioethics and Asian Culture. A Quest for Moral Diversity”, en AA.VV., Bioethics: Asian Perspectives. A Question for Moral Diversity, Boston, Kluwer Academic Publishers, 2004, pág. 3. “[…] una declaración del confusionismo sobre la persona enfatiza en ambas dimensiones ‘sustanciales’ así como en la importancia de la ‘relacionalidad’ en la constitución de la persona. La persona humana es una unidad psicosomática y una relación social existente, un ‘existente’ siempre en proceso de ‘llegar a ser’ que es llevado a cabo y a través del contexto social para el propósito de satisfacer una responsabilidad social más que actualizarse a sí mismo per se. […] también como un proceso dinámico de una ‘persona haciéndose’, involucrando la mutua incorporación entre lo mismo y lo otro” (trad. del autor).
  151. CORTINA, op. cit., pág. 39.
  152. Íd., pág. 41.
  153. Véanse los puntos 19 y 28 f.
  154. Véase por ejemplo FOUCAULT, Michel, Microfísica del poder, 2ª ed., trad. de Julia Varela y Fernando Álvarez-Uría, Madrid, La Piqueta, 1979.
  155. Sobre el tema véase GALATI, “El Mayo francés como r-evolución. Sus relaciones con el pensamiento complejo y trialista”, presentado en la com. nº 8 “Estado de Derecho y Políticas Públicas” del 9º Congreso Nacional de Sociología Jurídica, llevado a cabo del 13 al 15 de noviembre en la Fac. de Derecho de la Univ. Nac. de Rosario; en http://goo.gl/5hh4W4 (30/5/2015).
  156. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 24.
  157. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 64. “[…] ninguna cultura y ninguna religión constituyen el lugar privilegiado de donde se pueda juzgar a las otras culturas y las otras religiones” (trad. del autor).
  158. V. NICOLESCU y CAMUS, op. cit., págs. 27, 34, 53.
  159. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 105. “Nosotros no somos nosotros mismos… La personalidad no existe. No hay en nosotros más que fuerzas contradictorias o no contradictorias” (trad. del autor).
  160. CORTINA, op. cit., pág. 33.
  161. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 107. “Para que la interconexión universal y el intercambio permanente sean posibles, cada sistema que se autoorganiza tiene que poseer […] un cierto grado de ‘inteligencia’ y de ‘subjetividad’” (trad. del autor).
  162. Para más precisiones véase GALATI, La teoría trialista…, cit., t. 1, cap. 14, y también GALATI, “Introducción…”, cit.
  163. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 76. “[…] Pauli creía, como Jung, en el valor de lo cuaternario para revalorizar la intuición, la vida interior, lo imaginario, abriendo las puertas de ese fabuloso reservorio de energía que es el inconsciente, percibido como lo irracional, el mal, lo tenebroso” (trad. del autor).
  164. Íd., pág. 91.
  165. MORIN, Articular…, cit., págs. 31-32. Los resaltados me pertenecen y apuntan a mostrar las coincidencias con el trialismo. “L’homme intelligent articule, car il comprend que les éléments du savoir n’ont de sens que par les relations mutuelles qu’ils entretiennent entre eux […]”. RESWEBER, op. cit., pág. 19. “El hombre inteligente articula, porque él comprende que los elementos del saber no tienen sentido sino por las relaciones mutuas que mantienen entre ellos […]” (trad. del autor).
  166. Íd., pág. 22. Ideas que pueden aplicarse a la transdisciplinariedad.
  167. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 238. “Los escritos de Bohr demuestran que él lanzó muy lejos su propia reflexión, más allá de las ‘prohibiciones’ de la época” (trad. del autor). De hecho es común en la tradición científica encasillar a los investigadores no sólo en una disciplina, sino en una rama de dicha disciplina, contra la unidad y las interrelaciones en el conocimiento, que además pretende ser científico y es pagado por el Estado.
  168. PAUL, Patrick, “Introduction”, en AA.VV., Transdisciplinarité et formation, coord. por Patrick Paul y Gaston Pineau, Paris, Harmattan, 2005, pág. 10. “[…] esta aproximación, fundada sobre los principios gnoseológicos del pensamiento complejo y de la paradoja o sobre las herramientas metodológicas que son la lógica del tercio incluso y los diferentes niveles de realidad” (trad. del autor).
  169. NICOLESCU, “The relationship…”, cit. “La realidad en constante fluctuación, todo lo que podemos hacer es entender aspectos parciales de ella […]” (trad. del autor).
  170. Íd. “[…] la realidad es dada como ‘texturas de diferentes clases de conexiones’, como ‘infinita abundancia’, sin un fundamento último […]” (trad. del autor).
  171. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit.
  172. MORIN, CIURANA y MOTTA, op. cit., pág. 40.
  173. MORIN, “Complejidad restringida y complejidad generalizada o las complejidades de la complejidad”, en Utopía y Praxis Latinoamericana: Revista Internacional de Filosofía Iberoamericana y Teoría Social, n° 38, Maracaibo, 2007, pág. 109.
  174. Íd.
  175. NICOLESCU, “The relationship…”, cit.
  176. MORIN, El Método 4…, cit., pág. 72.
  177. Íd., pág. 71.
  178. ATLAN, Henri, Con razón y sin ella. Intercrítica de la ciencia y el mito, trad. de Josep Pla i Carrera, Barcelona, Tusquets, 1991, pág. 36.
  179. MAINETTI, “Paradigma bioético de la medicina”, en AA.VV., Bioética en Medicina, coord. por Oscar Garay, Bs. As., Ad-Hoc, 2008, pág. 26. El resaltado es mío y pretende mostrar la coincidencia (programática) con el pensamiento complejo.
  180. VIDAL, “Los comités…”, cit., pág. 423.
  181. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit. “El viejo principio ‘unidad en la diversidad y diversidad desde la unidad’ se personifica en la transdisciplinariedad” (trad. del autor). Véase también NICOLESCU, “Premier entretien”, cit., pág. 56.
  182. MORIN, La complexité humaine, textes rassemblés avec Edgar Morin et présentés par Heinz Weinmann, Paris, Flammarion, 1994, pág. 316. “[…] la complejidad es un tejido (complexus: lo que es tejido en conjunto) de constituyentes heterogéneos inseparablemente asociados: ella plantea la paradoja de lo uno y lo múltiple” (trad. del autor).
  183. MORIN, El Método 5. La humanidad de la humanidad. La identidad humana, trad. de Ana Sánchez, 2ª ed., Madrid, Cátedra, 2006, pág. 194.
  184. “[…] necesitamos una nueva visión de la realidad, un nuevo ‘paradigma’, es decir, una transformación fundamental de nuestro modo de pensar […]”. MARTÍNEZ MIGUÉLEZ, op. cit., pág. 41.
  185. GRACIA, Diego, Fundamentación y enseñanza de la bioética, Bogotá, El Búho, 2000, pág. 90.
  186. NICOLESCU, Transdisciplinarity…, cit. “The study of the universe and the study of the human being sustain one another”. Íd. “El estudio del universo y el estudio del ser humano se sostienen uno al otro” (trad. del autor). De ahí que sea un poco forzada la distinción entre “ciencias sociales” y “ciencias naturales”. Véase también NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit.
  187. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 80. “En la aproximación transdisciplinaria, nos enfrentamos a un sujeto múltiple, capaz de conocer un objeto múltiple” (trad. del autor).
  188. MORIN y PIATELLI-PALMARINI, op. cit., pág. 189.
  189. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 130. “La aproximación transdisciplinaria presupone […] pluralidad compleja y unidad abierta de las culturas, de las religiones y de los pueblos de nuestra Tierra, y de las visiones sociales y políticas en el seno de un solo y mismo pueblo” (trad. del autor).
  190. MORIN, El Método 3. El conocimiento del conocimiento (1988), trad. de Ana Sánchez, 5ª ed., Madrid, Cátedra, 2006, pág. 239. “[…] la vérité […] est le fruit d’une construction complexe de l’esprit à partir d’une relation dialoguant avec le réel, mettant en œuvre perception, mémoire, logique, réflexion critique”. MORIN, La complexité humaine, cit., pág. 255. “[…] la verdad […] es el fruto de una construcción compleja de la mente a partir de la relación dialógica con lo real, poniendo en práctica percepción, memoria, lógica, reflexión crítica” (trad. del autor).
  191. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit.
  192. NICOLESCU, “The relationship…”, cit.
  193. Íd.
  194. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 192.
  195. MORIN, Introducción a una política…, cit., pág. 59.
  196. GOLDSCHMIDT, “El filósofo y el profeta”, en Filosofía, Historia y Derecho, Bs. As., Valerio Abeledo, 1953, pág. 122.
  197. RESWEBER, op. cit., pág. 58.
  198. Íd., pág. 112.
  199. PIAGET, “L’épistémologie…”, cit., pág. 144.
  200. FOURNIER y POUSSET, Maud, “Bilan d’activité du Centre d’éthique clinique de l’hôpital Cochin après deux ans de fonctionnement”, en http://goo.gl/aU5Ye5 (30/5/2015), pág. 965. “Los pacientes son cada vez más los que desean participar en las decisiones que les conciernen y estimarse legitimados a discutir los límites de la intervención de la medicina” (trad. del autor).
  201. FOURNIER, “Les enjeux d’un centre expérimental d’éthique clinique”, en http://goo.gl/25gJaF (30/5/2015), pág. 2209. “[…] dejar todo su lugar al paciente en una decisión que le concierne” (trad. del autor).
  202. Sobre el tema véase GALATI, “Un cambio…”, cit.
  203. SOROKIN, Patricia; BENITES ESTUPIÑÁN, Elizabeth; QUIROZ MALCA, Estela y LARA ÁLVAREZ, César, “¿Historia clínica o historia cínica? Aspectos éticos, legales y sociales implicados en el manejo de información genética”, en http://goo.gl/Pl9sda (30/5/2015).
  204. VERGARA, Leandro, “Derechos de los pacientes. Especial referencia al derecho a la intimidad, al trato digno y al derecho a la confidencialidad de los datos sensibles”, en DFyP, 2010, en www.laleyonline.com.
  205. LECLERC, Bruno y PARIZEAU, Marie-Hélène, “Les comités d’éthique clinique dans l’organisation hospitalière”, en AA.VV., Hôpital…, cit., pág. 90. “Ella [la orientación axiológica] es generalmente centrada sobre el respeto a los derechos de los enfermos” (trad. del autor).
  206. Sobre el tema véase el art. 16-3 del Code Civil français. Véase también PISSOCHET, François, “Quand le pense-agir complexe permet au patient de devenir thérapeute de lui-même”, en Colloque International Francophone Complexité 2010”, en http://goo.gl/pfijxB (20/7/2010).
  207. NICOLESCU, La transdisciplinarité…, cit.
  208. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 65. “No hace mucho tiempo, se proclamaba la muerte del hombre y el fin de la Historia. La aproximación transdisciplinaria nos hace descubrir la resurrección del sujeto y el debut de una nueva etapa de nuestra historia” (trad. del autor).
  209. MORIN, Introducción a una política…, cit., pág. 150.
  210. MORIN, El Método 6. Ética, trad. de Ana Sánchez, Madrid, Cátedra, 2006, pág. 199.
  211. Íd., pág. 194.
  212. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., págs. 143-151.
  213. Íd., pág. 145. “Al interior mismo de la ciencia, distinguimos con esmero las ciencias exactas de las ciencias humanas, como si las ciencias exactas fueran inhumanas (o sobrehumanas) y las ciencias humanas, inexactas (o no-exactas)” (trad. del autor).
  214. MARTÍNEZ MIGUÉLEZ, op. cit., pág. 34.
  215. MORIN, “Complejidad restringida…”, cit., págs. 110-111.
  216. Íd., pág. 112.
  217. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 104.
  218. Íd., pág. 105.
  219. MORIN, “Complejidad restringida…”, cit., pág. 109.
  220. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 105. “La ‘complejidad’ será de una naturaleza diferente en cada caso” (trad. del autor).
  221. Íd., pág. 168.
  222. Íd., pág. 107. “[…] su cerrazón lleva a una oposición entre sus elementos, a la disminución de la interacción, al aumento de la mecanicidad, a la muerte por decadencia energética” (trad. del autor).
  223. MORIN, El Método 4…, cit., pág. 217.
  224. Íd., pág. 221.
  225. MORIN, El Método 6…, cit., pág. 176.
  226. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 233. “Lo que no puede evolucionar conscientemente degenera […]” (trad. del autor).
  227. Para una explicación del tema, véase GALATI, La teoría trialista…, cap. 4, y también GALATI, “Introducción…”, cit.
  228. MORIN, El Método 3…, cit., pág. 143.
  229. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 239.
  230. MORIN, Los siete…, cit., pág. 25.
  231. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 213. Donde los efectos devienen causa de nuevos efectos. Íd., pág. 214.
  232. Íd. “La vida entera del hombre es un continuo tironeo entre los tres polos del tercio” (trad. del autor).
  233. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit. Esto se parece a lo que en Epistemología se llama la filosofía, la ciencia y la técnica, en tanto la primera desarrolla lo general en el conocimiento, la segunda se plantea problemas y trata de resolverlos a través de hipótesis que predicen, y la tercera se refiere a la aplicación de procedimientos ya probados y que tienden a la obtención de un resultado.
  234. Íd. “La estructura de la totalidad de los niveles de la Realidad o de la percepción es una estructura compleja. Cada nivel es lo que es porque todos los niveles existen al mismo tiempo” (trad. del autor).
  235. Íd. Véase también NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 110.
  236. NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit.
  237. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., págs. 45-46. Véase también NICOLESCU, “Niveaux…”, cit., pág. 22. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 53; NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 129.
  238. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 170.
  239. Íd., pág. 199. “La estructura ternaria, tripolar […] de toda manifestación de la realidad, la coexistencia de estos tres aspectos inseparables en todo dinamismo accesible al conocimiento lógico, racional” (trad. del autor).
  240. Íd. “[…] se podría hablar de ‘tres lógicas’ pero se trata más bien de tres orientaciones privilegiadas de una misma lógica” (trad. del autor). “La conclusion que toute manifestation, tout système comportent un triple aspect ‒macrophysique, biologique et quantique (microphysique ou psychique)‒ est certainement étonnante et riche de multiples conséquences”. Íd., págs. 200-201. “La conclusión de que toda manifestación, todo sistema, comporta un triple aspecto ‒macrofísico, biológico y cuántico (microfísico o físico)‒ es ciertamente asombrosa y rica de múltiples consecuencias” (trad. del autor).
  241. Íd., pág. 171. “Cada cualidad sale de ella misma, pasa en las otras y las estimula penetrándolas, de donde las otras cualidades reciben de su voluntad” (trad. del autor).
  242. “[…] el principio lógico del ‘tercero incluido’, como lo ilustra Stéphane Lupasco con su ‘principio de antagonismo’. […] En la lógica aristotélica del tercero excluido, base de la ciencia occidental, el ente ‘A’ siempre será algo totalmente opuesto al ente ‘no-A’, y no habrá un término o espacio intermedio (una tercera opción)”. MARTÍNEZ MIGUÉLEZ, op. cit., págs. 44-45.
  243. NICOLESCU, “Niveaux…”, cit., pág. 23.
  244. NICOLESCU, Quest-ce que la réalité…, cit., pág. 53; NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 129.
  245. Íd., pág. 121. “… sus tres aspectos constituyen […] tres orientaciones divergentes, en las que una, de tipo microfísico […] no es la síntesis de dos, sino más bien su lucha, su conflicto inhibidor” (trad. del autor).
  246. Íd.
  247. NICOLESCU, Nous…, cit., pág.
  248. NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 122. “[…] no hay elemento, acontecimiento, de punto cualquiera del mundo que sea independiente, que no esté en alguna relación de conexión o de ruptura con otro elemento o acontecimiento o punto, desde el momento en que hay más que un elemento, acontecimiento o punto en el mundo […]. Todo está así vinculado en el mundo […]” (trad. del autor).
  249. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 226. “[…] ‘tres Universos de la Experiencia’: ‘… el primero contiene puras ideas […] El segundo Universo es aquel de la bruta actualidad de las cosas y los hechos […] El tercer Universo contiene todo lo que se caracteriza por el poder activo de establecer conexiones entre los diferentes objetos y especialmente entre los objetos existentes en los diferentes Universos’. […] Los tres Universos son separados, ellos ‘conspiran’ […]” (trad. del autor).
  250. Íd., pág. 229.
  251. MORIN, El Método 1. La naturaleza de la naturaleza, trad. de Ana Sánchez en colab. con Dora Sánchez García, 3ª ed., Madrid, Cátedra, 1993, pág. 430. Véase también MORIN, El Método 2. La vida de la vida, trad. de Ana Sánchez, 7ª ed., Madrid, Cátedra, 2006, pág. 453.
  252. NICOLESCU, Quest-ce que la réalité…, cit., pág. 44; NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 131.
  253. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 216.
  254. NICOLESCU, La transdisciplinarité…, cit. En otro lugar también dijo que el par de contradictorios es unificado por un tercer estado (T-state) situado en un diferente nivel de realidad. NICOLESCU, Transdisciplinarity…, cit.). “[…] la triade hégélienne est incapable de réaliser la conciliation des opposés, tandis que la triade de tiers inclus est capable de la faire”. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 47. “[…] la tríada hegeliana es incapaz de realizar la conciliación de los opuestos, mientras que la tríada del tercero incluido es capaz de hacerla” (trad. del autor). Es recurrente Nicolescu a la hora de hablar de la unificación o conciliación. Véase por ejemplo NICOLESCU, Nous…, cit., págs. 186, 192; NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 52. “Sustainable futures, so necessary for our survival, can only be based, I think, on a unified theory of levels of Reality”. NICOLESCU, “The relationship…”, cit. “Futuros sostenibles, tan necesarios para nuestra supervivencia, sólo pueden basarse, pienso, en una teoría unificada de los niveles de realidad” (trad. del autor). 
    En el trialismo no hay planteamiento de conciliación de las dimensiones en una única, como lo hace de alguna forma Miguel Reale. Sobre mi opinión y desarrollo del tema en el marco de las teorías integrativistas en relación con el pensamiento complejo véase mi tesis doctoral, cit.
  255. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 73. “[…] el estado T [tercero incluso] opera la unificación de los contradictorios A y no-A, pero esta unificación se opera a un nivel diferente de aquel donde se sitúan A y no-A” (trad. del autor). Véase también NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 76.
  256. Íd., pág. 54. “Eso significa […] una teoría nueva, que elimina las contradicciones a un cierto nivel de realidad, pero esta teoría no es sino temporaria, porque ella conducirá inevitablemente, bajo la presión conjunta de la teoría y de la experiencia, al descubrimiento de nuevas parejas de contradictorios, situados en un nuevo nivel de realidad” (trad. del autor). Subrayo “temporario” porque así fue dicho durante la entrevista que tuve con el autor en París, lo que denota el matiz con Morin, pero a su vez la diferencia con Hegel.
  257. NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 16.
  258. Íd., pág. 17. “[…] las culturas, las ciencias, las religiones, las diferentes tradiciones eran fuertes para reencontrarse y engendrar cualquier cosa nueva, una nueva cultura o mejor dicho una ‘contra-cultura’” (trad. del autor).
  259. NICOLESCU, Quest que la réalité…, cit., págs. 54-55. “Este proceso continuará al infinito, sin jamás poder desembocar en una teoría completamente unificada” (trad. del autor).
  260. NICOLESCU, “Transdisciplinarity…”, cit.
  261. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 47. “En la tríada del tercero incluido los tres términos coexisten al mismo momento del tiempo. Al contrario, los tres términos de la tríada hegeliana se suceden en el tiempo” (trad. del autor). Véase también NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 132; NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 130.
  262. Al hablar de la ética, señala: “Al igual que el pensamiento complejo, la ética no escapa al problema de la contradicción. No existe un imperativo categórico único para todas las circunstancias […]”. MORIN, El Método 6…, cit., pág. 52. “Una misma sociedad puede oscilar políticamente hacia la alta complejidad (democracia) o la baja (poder autoritario) según el estado de paz o el estado de guerra (restricción de las libertades, aumento de los controles)”. MORIN, El Método 5…, cit., pág. 214. “Toda sociedad compleja dotada de Estado comporta dialógicas de jerarquía-poliarquía-anarquía, de centrismo-policentrismo-acentrismo, de especialización-policompetencias-competencias generales. La dosis varía según la apertura o cierre de las sociedades, según su grado de complejidad”. Íd., pág. 221. No se observa en todas estas alusiones mención a síntesis alguna, sino a variación en función del contexto, de la necesidad. Todo sistema dinámico debe “[…] compensar y controlar las fuerzas de oposición y de disociación, es decir, las tendencias a la dispersión”. MORIN, Sociología, trad. de Jaime Tortella, Madrid, Tecnos, 1995, pág. 93). “Hegel trata de encontrar una síntesis que sobrepase las contradicciones; en Heráclito, la contradicción es insuperable, fundamental”. MORIN, Mi camino. La vida y la obra del padre del pensamiento complejo, Barcelona, Gedisa, 2010, pág. 66.
  263. NICOLESCU, “Transdisciplinarity…”, cit. “La tensión entre los contradictorios genera una unidad que incluye y va más allá de la suma de los dos términos. La tríada hegeliana nunca explicaría la naturaleza de la indeterminación” (trad. del autor).
  264. NICOLESCU, “Niveaux…”, cit., pág. 23. “La dialógica es justamente el tercio incluso, dos proposiciones contrarias son necesariamente ligadas oponiéndose” (trad. del autor).
  265. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 74. “La trinidad es entonces la unidad que se desarrolla para devenir perceptible” (trad. del autor).
  266. Íd., pág. 132. “Es por eso que la tríada hegeliana es incapaz de realizar la conciliación de los opuestos, mientras que la tríada del tercio incluso es capaz de hacerla. […]. la tensión entre los contradictorios edifica una unidad más amplia que los incluye” (trad. del autor). Véase también NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 130.
  267. DESCAMPS, ALFILLE y NICOLESCU, op. cit., pág. 21. “El hombre es el tercer elemento que puede poner en confluencia las dos corrientes, entonces él es el pilar del cielo” (trad. del autor).
  268. NICOLESCU, Nous…, cit., págs. 176-177.
  269. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 140. “[…] no podemos resolver la contradicción entre la onda y el corpúsculo, y lo que hay que admitir más que buscar alguna otra cosa, una superación” (trad. del autor).
  270. NICOLESCU, Nous…, pág. 25. “[…] la unidad de los contradictorios es más que la simple suma de sus componentes clásicos, contradictorios […] y aproximativos […]” (trad. del autor).
  271. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 143. “Es tal vez sobre la palabra ‘lógica’ que hay distinción” (trad. del autor).
  272. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 47. “[…] la tensión entre los contradictorios elabora una unidad más amplia que los incluye” (trad. del autor).
  273. Íd., pág. 96. “Los tres aspectos de la Naturaleza deben ser considerados simultáneamente, en su interrelación y su conjunción en todo fenómeno de la Naturaleza viviente” (trad. del autor).
  274. Íd., pág. 108. “La Realidad engloba […] el Sujeto […] el Objeto y lo sagrado, que son las tres facetas de una sola y misma Realidad. Sin una de estas tres facetas la Realidad no es más real […]” (trad. del autor). Puede reemplazarse lo “sagrado” por lo “espiritual”. Véase también NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 60; NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 43.
  275. NICOLESCU, Quest que la réalité…, cit., pág. 35.
  276. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 151.
  277. NICOLESCU, “Deuxième entretien”, en AA.VV., Le psychanalyste…, cit., pág. 75. “Sin dejar de permanecer diferentes, ellos son unidos” (trad. del autor).
  278. NICOLESCU, Quest que la réalité…, cit., pág. 43.
  279. RESWEBER, op. cit., pág. 29.
  280. Véanse los capítulos 9 a 11 de mi tesis doctoral y también GALATI, “Introducción…”, cit.
  281. NICOLESCU, “Premier entretien”, cit., pág. 41.
  282. NICOLESCU, Science…, cit., pág. 22. “Estos principios son independientes, pero al mismo tiempo los tres interactúan en uno; se engendran cada uno, mientras cada uno permanece distinto. La dinámica de su interacción es una dinámica de la contradicción […] ninguno de los tres puede existir sin los otros dos” (trad. del autor).
  283. NICOLESCU, “The relationship…”, cit. “[…] uno tiene que unir regiones donde el estado de cosas puede no ser completamente separado del proceso de conocimiento durante el cual estamos identificándolos” (trad. del autor).
  284. NICOLESCU, Quest-ce que la réalité…, cit., pág. 43. Véase también NICOLESCU, “Le tiers…”, cit., pág. 122.
  285. LE MOIGNE, “Sur la modelisation de la complexité”, cit., pág. 289. “[…] el bisturí o el microscopio son las metáforas más familiares de la instrumentalización modelizadora […]” (trad. del autor).
  286. NICOLESCU, Quest-ce que la réalité…, cit., pág. 78. “La deriva más peligrosa hoy es la del pensamiento unidimensional, que reduce todo a un solo nivel de realidad” (trad. del autor).
  287. Íd., pág. 96. “[…] los científicos tienen horror de la palabra ‘contradicción’ porque la construcción de la ciencia está fundada sobre el principio de no-contradicción” (trad. del autor).
  288. Íd., pág. 99. “[…] las conciencias contradictorias van a iluminarse mutuamente” (trad. del autor).
  289. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 133. “La transpolítica no significa ni la desaparición de la política ni la fusión de las aproximaciones políticas en un solo y mismo pensamiento único” (trad. del autor).
  290. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 27. “[…] se trata más bien de un sistema, donde subsisten intactas las polaridades antagonistas, que de una síntesis en la cual la tesis y la antítesis pierden incluso sus potencialidades de contradicción’. Hegel trata de […] abolir […] las polaridades antagonistas mientras que Lupasco trata más bien de asumirlas e integrarlas” (trad. del autor).
  291. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 15. Lo que había señalado en mi tesis doctoral cuando mencioné la “justicia oscilante”.
  292. NICOLESCU y CAMUS, op. cit., pág. 43.
  293. BORDIN y otros, op. cit., pág. 32.
  294. MAINETTI, “Paradigma…”, cit., pág. 26. Véase también HOOFT, Pedro, “Bioética y transplante”, en HOOFT, Pedro, Bioética y Derechos Humanos. Temas y casos, 2ª ed., Bs. As., LexisNexis, 2004, pág. 120; BERGEL, op. cit., págs. 316, 317. Hay una referencia a la interdisciplina en TINANT, Eduardo, “Bioética jurídica”, en AA.VV., Diccionario Latinoamericano de Bioética, dirigido por Juan Carlos Tealdi, Bogotá, UNESCO, 2008, pág. 169. Se alude a ella en una actividad del Instituto de Derecho Ambiental del Colegio de Abogados de Rosario, que tuvo lugar el 4 de diciembre de 2012, llamada “Seminario transdisciplinario. Agrotóxicos, salud y justicia”. ¿Acaso la justicia no es inherente a un tratamiento jurídico? 
    También hay un abuso de la idea, que roza el conocimiento vulgar, en http://goo.gl/Eqmzb5, donde se hace alusión a cursos interdisciplinarios, mezclándose distintos temas de distintas áreas.
  295. VIDAL, “Los comités…”, cit., pág. 403. “[…] este nuevo modelo de abordaje de la conflictiva ética de la salud ha sido más bien transversal, se introdujo en los campos del conocimiento sin una estructura formal […]”. Véase también PEÑA VERA, Tania y PIRELA MORILLO, Johann, “La complejidad del análisis documental”, en Información, cultura y sociedad, nº 16, 2007, págs. 55-81, en http://goo.gl/FPxaid (15/7/2012), pág. 60. RODRÍGUEZ MARTÍNEZ, Eduardo, “¿Es posible una sociología jurídica crítica? Elementos para una reflexión”, en Opinión jurídica, 9(17), Medellín, Univ. de Medellín, 2010, pág. 22.
  296. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 108.
  297. “The zone of non-resistance corresponds to the sacred, that is to say to that which does not submit to any rationalization”. NICOLESCU, “Transdisciplinarity…”, cit.. “La zona de no-resistencia corresponde a lo sagrado, lo que significa que es aquello que no se somete a racionalización alguna” (trad. del autor). Véase también NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 80.
  298. Sobre el tema véase NICOLESCU, Science…, cit.. A tal punto que señala que el pensamiento cristiano sobre la Trinidad constituye el componente que permitió el nacimiento de la ciencia moderna. Íd., pág. 22). Esta idea de no racionalizar “lo sagrado” debe cuidarnos de admitir posturas evidentemente irrazonables, muy frecuentes en los pensamientos religiosos, que con gran frecuencia suelen contradecir demostraciones científicas como el profiláctico y su relación de prevención respecto del VIH-SIDA.
  299. NICOLESCU, Quest que la réalité…, cit., pág. 57.
  300. Íd., pág. 35.
  301. Ibídem.
  302. MORIN y PIATELLI-PALMARINI, op. cit., págs. 188-189.
  303. Véase NICOLESCU, “Transdisciplinarity – Past…”, cit.; MORIN, El Método 6…, cit., pág. 194; MORIN, El Método 4…, cit., pág. 71.
  304. NICOLESCU, La transdisciplinarité. Manifeste, cit., pág. 80.
  305. Sobre el tema véase el cap. 12 ‒“El eje del sistema”‒ de mi tesis doctoral, cit. Nótese que hablar de “hilo” de la complejidad no implica, como ya lo señalé, unificar ni sintetizar una dimensión en otra. Cfr. También GALATI, “Introducción…”, cit.
  306. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 60.
  307. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 164. “El respeto de la Naturaleza, concebido como ‘cuerpo de Dios’ implica el respeto de la inteligencia escondida en las leyes de la Naturaleza” (trad. del autor).
  308. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 60. “[…] ello se traduce por un sentimiento, aquel de la presencia de Nosotros, de aquello que religa los seres y las cosas y, por consecuencia, él induce en los fondos del ser humano el respeto absoluto a las alteridades unidas por la vida común sobre una sola y misma Tierra” (trad. del autor).
  309. SNACKEN, J., “Problèmes de coopération interdisciplinaire”, en AA.VV., Thérapies interculturelles. L’interaction soignant-soigné dans un contexte multiculturel et interdisciplinaire, dirigido por Johan Leman y Antoine Gailly, Bruxelles, De Boeck-Wesmael, 1991, pág. 122.
  310. MORIN, El Método 6… , cit., pág. 40.
  311. Íd., pág. 41. “[…] en lugar de soñar con […] el paraíso, vale más reconocer la necesidad vital, social y ética de amistad, de afecto y de amor hacia los humanos que, sin ello, vivirían en la hostilidad y la agresividad […]”. Íd., pág. 41. La ética ha emergido en las grandes religiones universalistas, como el cristianismo, el islamismo, el judaísmo y el budismo, pero ha sido parasitada por su tendencia monopólica y su intolerancia hacia las otras religiones. íd., pág. 176.
  312. Íd., pág. 41.
  313. Íd., págs. 41 y 42.
  314. Íd., pág. 40.
  315. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 134.
  316. Sobre el tema véase GALATI, La costumbre en el Derecho argentino. Análisis jusfilosófico y trialista de la razón del pueblo, Bs. As., Teseo-Universidad Abierta Interamericana, 2015, tb. en http://goo.gl/76Jb6K (23.5.2015). Los sociólogos también señalan como una característica del Derecho a la alteridad. TERRERA, Guillermo, Tratado teórico-práctico de Sociología, Bs. As., Plus Ultra, 1969.
  317. NICOLESCU, Qu’est-ce que la réalité…, cit., pág. 63.
  318. MORIN y KERN, Anne Brigitte, Tierra-Patria, trad. de Ricardo Figueira, Bs. As., Nueva Visión, 2006, pág. 111.
  319. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 113.
  320. “[…] nuestro universo, que sabíamos estaba en curso de dilatarse a partir del descubrimiento de Hubble de la expansión de las galaxias, era también un universo del cual provenía, desde todos los horizontes, una radiación isotrópica, que semejaba ser el resto fósil de una suerte de explosión inicial”. MORIN, Introducción al pensamiento…, cit., pág. 92. Aquella idea del dinamismo comenzó en 1929 con Edwin Hubble, quien llegó a la conclusión de que el universo está en expansión y, por ende, en algún momento todos los objetos debieron haber estado más juntos entre sí. HAWKING, Stephen W., Historia del tiempo. Del big bang a los agujeros negros, Bs. As., Planeta-De Agostini, 1992, pág. 26.
  321. MORIN y KERN, op. cit., pág. 119.
  322. NICOLESCU, Nous…, cit., pág. 240. “Hay que tener el coraje de tirar, de tiempo en tiempo, las ideas y las ‘visiones del mundo’ anticuadas, incluso si están profundamente ancladas en nuestros hábitos, a los ‘cestos de la historia’” (trad. del autor). “L’expression ‘poubelles de l’histoire’ est peut-être trop forte –c’est plutôt d’ ‘entrepôts de l’histoire’ qu’il faudrait parler”. Íd. “La expresión ‘cestos de la historia’ es tal vez demasiado fuerte –habría que hablar mejor de ‘depósitos de la historia’–” (trad. del autor).
  323. Íd., pág. 240. “Las ideas anticuadas fueron, a pesar de todo, necesarias en ciertas épocas para hacer avanzar nuestro conocimiento. Ellas guardan incluso una cierta validez para un estudio aproximativo de ciertos fenómenos, a una cierta escala. Pero la obstinación de preservar a cualquier precio esas ideas como fundamento de una ‘visión del mundo’, exclusiva y totalitaria, equivaldría a una de las peores aberraciones del pensamiento […]” (trad. del autor).
  324. Íd., pág. 241. “[…] la falsa ciencia es caracterizada por la introducción arbitraria de hipótesis no-predictivas y no-engendradas por la dinámica propia de las ideas científicas” (trad. del autor). Véase también, íd., pág. 243. Aunque luego señala: “[…] la nouvelle transdisciplinarité ne pourra pas se faire par une excessive formalisation mathématique ou par une étude excessivement quantitative”. Íd., pág. 242. “[…] la nueva transdisciplinariedad no podrá hacerse por una excesiva formalización matemática o por un estudio excesivamente cuantitativo” (trad. del autor).
  325. Véase MORIN, El Método 3…, cit., pág. 161; MORIN, Articular…, cit., págs. 31-32.
  326. MORIN, El Método 3…, cit., pág. 162.


Deja un comentario