Otras publicaciones:

978-987-723-057-4_frontcover1

Otras publicaciones:

9789871867745_frontcover

9789871354894_frontcover-224x344

Introducción

El presente trabajo es una investigación dedicada a los comités de ética hospitalarios, asistenciales, o de ética clínica, y su relación con el trialismo y la transdisciplinariedad. No incluiré en el objeto de estudio a los comités de ética de la investigación, que son aquellos que analizan los protocolos científicos en donde se hallan involucrados seres humanos a fin de evitar abusos en la práctica investigativa y proteger a poblaciones vulnerables.[1] En Francia se llaman “comités de protección de personas”.[2] Tampoco incluiré a los comités nacionales de bioética, que son organismos que se dedican en general al estudio de problemas bioéticos.[3] En Francia se denomina “Comité Consultivo Nacional de Ética por la Ciencia de la Vida y la Salud”.[4] Se dedican a la reflexión y a dar su opinión sobre problemas éticos y cuestiones de la sociedad provocados por el progreso del conocimiento en los dominios de la biología, la medicina y la salud, según la ley del 6 de agosto de 2004.[5] La relación que guardarán con los comités elegidos en este caso para investigar es que también son pluridisciplinarios.[6] “La spécificité de ces institutions réside dans leur composition pluridisciplinaire, pluraliste et leur indépendance, ces trois éléments fondent la légitimité des comités”.[7] Un resumen que incorpora una nueva clasificación es efectuado por una autora gala:

[…] les comités d’éthique locaux de type pratique et les comités d’éthique nationaux et internationaux de type théorique. La catégorie des comités locaux se subdivise entre les comités d’éthique clinique qui exercent une mission de consultation au sein des hôpitaux sur des problèmes éthiques épineux rencontrés par les médecins et fixent des lignes de conduite générales internes à l’hôpital, et les comités d’éthique de la recherche chargés d’évaluer et de donner leur avis sur les protocoles de recherche préalablement à la conduite d’expérimentations sur l’être humain.[8]

Tampoco serán objeto de esta investigación los “comités de ética médica”, que se dedican a desarrollar funciones deontológicas. Formados por un grupo de médicos, se encargan de velar por el cumplimiento de las normas jurídicas referidas a la profesión médica.[9] Luego de un proceso emiten una resolución. En el caso de Rosario, los abogados tienen un Tribunal de Ética instaurado en el marco del Colegio de Abogados, y en el caso de los médicos, hay también un Tribunal de Ética en su colegio profesional.

El motivo de la elección de esta temática se debe a que mi tesis doctoral se dedicó al pensamiento jurídico complejo, relacionando el trialismo con la complejidad moriniana, y la investigación postdoctoral profundiza una parte no tratada en la tesis doctoral, que vendría a ser en este caso la transdisciplinariedad. De ahí que preliminarmente pensaré las relaciones entre la complejidad y la transdisciplinariedad[10] a través del trialismo, mientras que el punto de encuentro entre la complejidad y la transdisciplinariedad por un lado, y el trialismo por el otro, es la salud, temática compleja por cierto. Una investigación sobre comités señala la necesidad de “[…] proveer los elementos teóricos que permitan profundizar en la complejidad y en las varias dimensiones de los problemas que se presentan en el ejercicio de la práctica médica”.[11] Va a ser una constante en el trabajo la visión compleja de dicho ejercicio y las apelaciones a Nicolescu, el cual señala, citando a Lupasco, que la operación engendra el elemento y éstos se presentan como una detención del dinamismo, del devenir de una implicación;[12] lo que aplicado a la temática de la salud es fundamental, en tanto ésta no puede ser únicamente captada en su aspecto biológico, médico.

Asimismo cabe encuadrar esta investigación en el marco de la naciente rama del Derecho de la Salud.[13] En Francia puede marcarse como hito legislativo “[…] la loi du 3 de abril 1958, le Code de la santé publique acquiert valeur législative”.[14] En el Derecho de la Salud se puede incluir el Derecho Médico, el Derecho Hospitalario y por qué no, la “responsabilidad médica”. Pero lo fundamental es “[…] la defensa de los derechos de los pacientes ante un sistema altamente tecnificado y un modelo médico francamente paternalista”.[15] Aplicando las ideas del Derecho de la Salud al campo de los comités, y expresando la razón por la cual deben ser tratados en esta rama y no, por ejemplo, en el Derecho Administrativo,[16] “[…] los comités se constituyen en defensores de los derechos de las personas en aquellos ámbitos que se ocupan del análisis de los conflictos éticos que emanan de la vida y la salud humanas”.[17]

Se espera que este trabajo cumpla las expectativas de Nicolescu cuando decía “des multiples disciplines, comme par exemple l’art, le droit ou l’histoire des religions auront la chance d’un complet renouvellement”.[18] También lo señalaba Morin cuando pensaba en dotar de consciencia a la ciencia, y decía: “[…] los conceptos morales de hombre, de individuo, de sociedad, que se aplican a diversas disciplinas, de hecho son triturados o lacerados entre estas disciplinas, sin que puedan ser reconstituidos por las tentativas interdisciplinares”.[19] Por ello se apunta a la transdisciplinariedad como ayuda a la articulación, por ejemplo, en el caso de los comités.


  1. Véase, por ejemplo, LUNA, Ma. Florencia y BERTOMEU, Ma. Julia, “Comités de Ética en la Argentina”, en http://goo.gl/ZYybOh (12/5/2011). Además, este comité tiene un poder de veto, en caso de pronunciarse en contra del protocolo en cuestión. Véase FLACSO, “Curso de Bioética”, 2007, y AA.VV., Contrôler la science? La question des comités d’éthique, dirigida por Madeleine Moulin, Bruxelles, Éditions Universitaires, 1990. Es de destacar que la “interdisciplinariedad”, la “complejidad” y la “multidimensionalidad” son rasgos destacados en esta obra. Véase en especial págs. 9-12. Véase también ACHÍO TACSAN, Mayra, “El desarrollo de los comités de ética de investigación en Costa Rica y su entorno nacional e internacional”, en Reflexiones, nº 87, Universidad de Costa Rica, 2008, págs. 73-85; ACHÍO TACSAN, “Los comités de ética y la investigación en ciencias sociales”, en Revista de Ciencias Sociales, nº 99, San José de Costa Rica, Univ. de Costa Rica, 2003, págs. 85-95, en http://goo.gl/h2JiYh (30/5/2015); GONORAZKY, Sergio, “Comités de ética independientes para la investigación clínica en Argentina. Evaluación y sistema para garantizar su independencia”, en Medicina, nº 68, Bs. As., 2008, págs. 113-119; NOVAES, Maria Rita y otros, “Dez anos de experiência do comitê de ética em pesquisa da secretaria de saúde do distrito federal, Brasil”, en Acta Bioethica, 14(2), Organización Mundial de la Salud, 2008, págs. 185-192; AMOR VILLALPANDO, Alberto y SÁNCHEZ GRANADOS, Porfirio, “Profesionalización de los comités de bioética intrahospitalarios”, en Revista de Sanidad Militar, 2(54), México, 2000, págs. 102-106. Cfr. también MONNIER, Sophie, “Les comités d’éthique et le droit. Eléments d’analyse sur le système normatif de la bioéthique”, Paris, Harmattan, 2005, pág. 108; BRENA SESMA, Ingrid, “El Derecho y la Salud. Temas a reflexionar”, en http://goo.gl/mFBZm1 (30/5/2015), pág. 146. “[…] tienen por finalidad velar por los derechos, seguridad y bienestar de los seres humanos que participan de investigaciones, así como por la calidad científica de la investigación en salud” VIDAL, Susana, “Los comités hospitalarios de bioética. Introducción a la bioética institucional”, en AA.VV., Bioética en Medicina, coord. por Oscar Garay, Bs. As., Ad-Hoc, 2008, págs. 406, 436-439.
    “[…] tienen por objetivo contribuir a salvaguardar la dignidad, derechos, seguridad y bienestar de todos/as los/as participantes actuales y potenciales de la investigación, asegurando que los beneficios e inconvenientes de la investigación sean distribuidos equitativamente entre los grupos y clases de la sociedad, así como garantizando la calidad científica de la investigación que evalúa” íd., pág. 436.
  2. Instituidos por la ley en 1988, son organismos que se pronuncian por la validez de los proyectos de investigaciones biomédicas. El visto bueno favorable es indispensable para llevar a cabo la investigación. LAUDE, Anne; MATHIEU, Bertrand y TABUTEAU, Didier, Droit de la Santé, Paris, Press Universitaires de France, 2007, págs. 177-178. El libro no menciona a los comités de ética clínica. Véase AA.VV., L’humain, l’humanité et le progrès scientifique, dirigido por Christian Hervé, Patrick Molinari y Marie Angèle Grimaud, Paris, Centre de Recherche en Droit Public, Université de Montréal, Dalloz, 2009. Sobre los comités de ética en general, aunque con un acento importante en los de ética de la investigación, véase BYK, Christian y MÉMETEAU, Gérard, Le droit des comités d’éthique, Paris, ESKA, 1996.
  3. Véase LEÓN, Francisco, “Las comisiones nacionales de bioética”, en AA.VV., Bioética general y Bioética clínica, coord. por Francisco León Correa, Santiago de Chile, Fundación Interamericana de Ciencia y Vida, 2010, págs. 228-235. “[…] son estructuras interdisciplinarias de los cuerpos legislativos, ejecutivos o judicial, generalmente a nivel nacional […] y que han producido documentos de trascendencia mundial” VIDAL, “Los comités…”, cit., pág. 407.
    En Argentina hay un organismo cuyo ámbito de competencia parece más amplio y se denomina “Comité Nacional de Ética en la Ciencia y la Tecnología”. Si bien es llamado comité de bioética y se dice que funciona como órgano de asesoramiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, señala que se ocupa de lo que sería materia de los comités hospitalarios y de ética de la investigación científica. Véase http://www.cecte.gov.ar/ (30/5/2015).
  4. Véase http://goo.gl/SH6XlY
  5. Que modifica el Código de la Salud Pública. Véase http://goo.gl/5UxzK3
  6. BERTHIAU, Denis, Droit de la Santé, Paris, Gualiano, 2007, pág. 22.
  7. MONNIER, op. cit., pág. 34. “La especificidad de estas instituciones reside en su composición pluridisciplinaria, pluralista y su independencia, estos tres elementos fundan la legitimidad del comité” (trad. del autor).
  8. Íd., pág. 108. “[…] los comités de ética locales de tipo práctico y los comités de ética nacionales e internacionales de tipo teórico. La categoría de los comités locales se subdivide entre los comités de ética clínica que ejercen una misión de consulta en el seno de los hospitales sobre los problemas éticos espinosos encontrados por los médicos y fijan líneas de conducta generales internas al hospital, y los comités de ética de la investigación encargados de evaluar y dar su opinión sobre los protocolos de investigación previamente a la conducta de experimentación sobre el ser humano” (trad. del autor). Véase también íd. pág. 135.
  9. BRENA SESMA, op. cit., pág. 145. “Estos comités no deben ser considerados de bioética, su constitución (se integran por los propios pares), su método (evaluación según Código único) y su procedimiento de resolución (deontológico) no guardan las características de los antes mencionados” VIDAL, “Los comités…”, cit., pág. 407.
  10. Véase BAMBARA, Emanuela, “Alle radici della transdisciplinaridade: Edgar Morin e Basarab Nicolescu”, tesis doctoral, Messina, Italie, Università degli Studi di Messina, 2002.
  11. DIGILIO, Patricia, “Los comités hospitalarios de bioética en Argentina y las implicancias de sus funciones para las políticas de salud”, en http://goo.gl/L2O0Wg (17/12/2010).
  12. NICOLESCU, Basarab, Nous, la particule et le monde, Paris, Le Mail, 1985, pág. 210.
  13. Sobre el tema, véase CIURO CALDANI, Miguel Ángel, “Filosofía trialista del Derecho de la Salud”, en Revista del Centro de Investigaciones de Filosofía Jurídica y Filosofía Social, Rosario, Fundación para las Investigaciones Jurídicas (FIJ), 2004/5, págs. 19-32; GALATI, “Un cambio paradigmático en la salud. Consideraciones sociales de la ciencia jurídica a partir de la Ley Argentina de Derechos del Paciente”, en Eä – Revista de Humanidades Médicas & Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología, 2(3), abril 2011, en http://goo.gl/zFGDa9 (28/4/2011). “A diferencia de lo que sucede en el campo laboral, por ser la enfermedad en muchos casos transitoria, la conciencia de los derechos del enfermo no se ha traducido en normas concretas” BORDIN, Celia; FRACAPANI, Marta; GIANNACARI, Liliana y BOCHATEY, Alberto, Bioética. Experiencia transdisciplinar desde un Comité Hospitalario de Ética, Bs. As., Lumen, 1996, pág. 35. El trialismo dirá que la problemática de la salud demanda una especial exigencia de justicia fundante de la nueva rama.
  14. BERTHIAU, op. cit., pág. 17. “[…] por la ley del 3 de abril de 1958, el Código de la Salud adquiere valor legislativo” (trad. del autor). En 1997 se hablaba de “Droit hospitalier”. Véase GODFRYD, Michel, Textes de droit hospitalier, 3ª ed., Paris, Presses Universitaires de France, 1997. Aunque no cabe confundir el Derecho de la Salud y el Derecho Hospitalario, en tanto éste tiene una impronta administrativista ya que se centra en el “hospital” y el otro en la “salud” (véase el punto 27). En nuestro país, fue pionero en el reconocimiento de esta rama Miguel Ángel Ciuro Caldani (véase el punto 27). En Francia, son comunes las tesis doctorales en Derecho de la Salud (véase la recopilación hecha hasta enero de 2004 en http://goo.gl/dsg6w7 [28/12/2012]). En la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Aix Marseille hay un Centro de Derecho de la Salud (véase http://goo.gl/r9Nrxh [28/12/2012]).
  15. VIDAL, “Los comités…”, cit., pág. 421.
  16. El tema será tratado en profundidad al hablar de las relaciones entre valores (véase el punto 28 h).
  17. VIDAL, “Los comités…”, cit., pág. 425.
  18. NICOLESCU y CAMUS, Michel, Les racines de la liberté, Paris, L’Originel, 2001, pág. 38. “Múltiples disciplinas, como por ejemplo el arte, el derecho o la historia de las religiones tendrán la chance de una completa renovación” (trad. del autor).
  19. MORIN, Edgar, Ciencia con consciencia, trad. de Ana Sánchez, Barcelona, Anthropos, 1984, pág. 33.


Deja un comentario