Otras publicaciones:

9789877230260-frontcover

Book cover

Otras publicaciones:

9789877230482-frontcover

9789877230543-frontcover

Presentación: construyendo la historicidad de la salud
en contextos situados

La historia de la salud y de la enfermedad se ha consolidado como campo de la labor historiográfica en el mundo. En Latinoamérica, la diversidad de sus objetos y de sus enfoques ha sido enriquecida en las dos últimas décadas; se ha obtenido una mirada crítica que, en buena medida, puede pensarse como superadora de perspectivas más atadas a paradigmas eurocéntricos en las matrices de estudio o más “Estado-centradas” en sus metanarrativas.

Dicho giro crítico del interés por pensar históricamente la salud y la enfermedad tuvo un período fundacional, que abarcó las producciones de los años ochenta y mediados de los noventa (Di Liscia, 2008: 15). Entre los desarrollos más tempranos pueden listarse aquellos que, de la mano de los estudios de la formación del Estado nacional (Lobato, 1996), se preocuparon primordialmente por la creación de una estructura sanitaria y la profesionalización médica en relación con las estructuras y saberes estatales. La perspectiva social y cultural de estos análisis, en confluencia con la historia del trabajo y la historia urbana, inició un señalamiento de los efectos de las políticas higienistas y sanitarias sobre los sectores populares (Armus, 1990), como parte de la ingeniería social desplegada por los jóvenes Estados nacionales, las cuales, en ocasiones, fueron sobrevaloradas en su eficacia. Ello arrojó como resultado una imagen homogénea y progresiva de procesos centrales para este campo –como el de la medicalización de la sociedad– que, a la luz de desarrollos posteriores, comprobaron ser más desacompasados y contestados (Armus, 2001).

En este sentido, la primera década del siglo xxi vio el nacimiento de esfuerzos por realizar una autocrítica de la historiografía (Belmartino y Armus, 2001). Como señala Di Liscia, el antecedente más certero en esta dirección fue la crítica realizada a la historia laudatoria de la medicina, mayormente escrita por médicos (Di Liscia, 2008). Luego, se identificó las categorías europeizantes o el estado-centrismo de ciertos análisis y la necesidad de la inclusión de la perspectiva de género en los estudios sobre salud y enfermedad en las relaciones de dominación vinculadas a ellos (Barrancos, 1999; Billorou, 2005), así como la problematización de las formas en que las políticas sanitarias fueron adoptadas en la vida cotidiana (Moreyra, 2017). Se señaló el vínculo entre nociones hegemónicas de salud y ciertas categorías estigmatizadoras de enfermedad, en conjunción con los discursos racistas y nacionalistas sobre inmigrantes (Scarzanella, 2002; Nari, 2004), pueblos originarios (Aizenberg, 2013) y sobre otros sujetos como niños y mujeres (Pita, 2016). Como parte necesaria de estos replanteamientos, propios del campo, la historia de la salud y la enfermedad participó de pleno derecho en la crítica al paradigma de la escala nacional como único continente de las historias locales. En la misma línea, los itinerarios transnacionales, la circulación de sujetos y saberes (así como el alcance de las enfermedades infectocontagiosas) ponen en jaque de manera flagrante la mirada nacional sobre los estudios socioculturales de la salud y la enfermedad (González Leandri y Carbonetti, 2008).

En el marco de estas reformulaciones epistemológicas y políticas, esto es, de una política de la historia argentina, algunas de las líneas de estudio que más se han afianzado son las de la dimensión institucional de la salud (Belmartino, 1996), de los procesos de profesionalización (Ramacciotti, 2019; Correa, 2017; González Leandri, 2006), y del análisis sociocultural de estrategias y actores en contextos epidémicos (Carbonetti y Rivero, 2020; Carbonetti, 2011).

Ahora bien, es muy importante destacar que estos desarrollos, como parte del despliegue de una mirada crítica, dialogan con el estudio de otros fenómenos que el discurso hegemónico de la biomedicina definió como ajenos al campo de la salud. Entre ellos, se cuentan los saberes y prácticas empíricos, las medicinas alternativas, las relaciones entre espiritualidad, emociones y salud (Bound Alberti, 2006) y entre delito y enfermedad (Agostoni y Speckman Guerra, 2005), y los vínculos entre la formación de un mercado de la salud, la oferta médica y los consumos no regulados o problemáticos (Carbonetti y Sedran, 2019). En otras palabras: pensar un avance integral de la historia de la salud y la enfermedad implica tener como base el diálogo entre estos objetos y sus perspectivas teórico-metodológicas, así como la voluntad de nutrir empíricamente sus supuestos con análisis territorialmente comprehensivos.

Más recientemente, el campo de la salud y la enfermedad se ha preocupado por señalar cómo las prácticas y saberes alternativos fungieron, para la historia, como categorías residuales que englobaban todo aquello fuera de los márgenes de la biomedicina, lo cual se acentuó conforme avanzaba el siglo xx. El principal efecto de esta tendencia fue la homogeneización forzosa de conocimiento, creencias y saberes muy diversos, además de un desconocimiento de sus esferas de circulación (como la clásica oposición médico-curandero) y de quienes consumían sus servicios. En tal sentido, la historiografía latinoamericana ha dado pasos firmes en dirección a un conocimiento situado y profundo de estas prácticas, sus raíces y sus practicantes (Márquez Valderrama, 2014; Vallejo y Palma Maturana, 2019; Teixeira y Oliveira da Silva, 2012).

En buena medida, este amplio desarrollo descansa sobre el trabajo de grupos de investigación locales, interdisciplinarios y cuya presencia territorial suele estar infrarrepresentada. Dichas historias, que atienden a la trama local y regional de las temáticas descriptas anteriormente, han hecho aportes sustanciales a la originalidad del conocimiento crítico construido.

La presente compilación refleja la labor del proyecto de investigación “Historia Social de la Salud y la Enfermedad en Santa Fe (siglos xixxxi)” dirigido por Adrián Carbonetti, que reúne a investigadores de las disciplinas de la historia, la geografía, la sociología y la administración de la salud. Cada trabajo repone un aspecto del universo santafesino de prácticas y de practicantes de la salud entre finales del siglo xix y mediados del siglo xx, atendiendo a sus particularidades desde una perspectiva sociocultural. El libro se organiza en tres ejes, que acentúan la dimensión institucional, la pregunta por el trabajo con las fuentes y la indagación en prácticas no hegemónicas y en representaciones diversas de la salud.

“Instituciones y salud en clave santafesina”, el trabajo de Sandra Westman, recorre la fundación y primeros años de la Facultad de Higiene y Medicina Preventiva de la Universidad Nacional del Litoral de Santa Fe. La autora propone pensar esta institución entre 1946 y 1958, años críticos para la política nacional, como un dispositivo que formó profesionales y técnicos en el área sanitaria para servir a un proyecto específico de nación. Al mirar de cerca las propuestas y circunstancias de la creación de la Facultad en el contexto de paradigmas de desarrollo nacional antitéticos, la autora propone una pregunta clave: ¿por qué Santa Fe? Sobre ello, el trabajo de Sandra Westman conjuga el análisis de tres elementos (la estructura sanitaria, los desarrollos universitarios que permitieron la formación de nuevos profesionales y de la injerencia que tuvo la publicación de una revista propia) en la disputa de poder-saber que hizo a este nuevo campo de la medicina necesario en el marco de un nuevo proyecto sanitario nacional.

Viviana Bolcatto aborda la problemática de la estructura sanitaria provincial atendiendo a una distintiva “fragmentación territorial.” La organización histórica en zonas Sur, Centro y Norte (cuyo puntapié fueron los dos consejos de higiene formados como corolario de la epidemia de cólera de la década de 1860) replicó una fragmentación de hecho, que signó el devenir de la presencia estatal en materia de salud en la primera mitad del siglo xx. Sobre esta fragmentación y el surgimiento de dos ciudades hegemónicas (Santa Fe y Rosario) cuya condición propició que fuesen designadas como cabeceras del sistema sanitario, Bolcatto reflexiona acerca del devenir de la configuración espacial del territorio provincial y su impacto en la organización del sistema sanitario.

Los capítulos del eje Construcción de datos sobre salud: las fuentes y sus posibilidades construyen objetos de estudio particulares a partir de la consulta de fuentes clásicas, como son la prensa y los censos. A partir de ello, identifican temáticas propias de la salud y la enfermedad que resultaron críticas en sus contextos: el curanderismo, como práctica rechazada por la corporación médica pero ampliamente afincada en el territorio provincial y el temor infundido por la pandemia de gripe española en 1918 y 1919.

Para ponderar la presencia, distribución y autorreconocimiento de curanderos y curanderas en la provincia, Adrián Carbonetti y Alejandra Fantín consideran las planillas del censo de población de 1869 por una particularidad que esta fuente presenta: ser “tal vez el único en el que la ocupación de curandera/o, aparece explícitamente y en gran número”. En complemento con ello, los autores ponderan la información contenida en las planillas censales disponibles en el banco de datos de Family Search. La combinación entre dicha descripción y un análisis demográfico de los curanderos santafesinos es la base de la elaboración de hipótesis sobre este grupo, el cual fue desatendido por largo tiempo por la historia social, a pesar de haber sido clave en la atención de la salud en períodos en que la medicina diplomada no era hegemónica. En este sentido, la vacancia que supone el estudio de estos sujetos no es solo de carácter temático, sino que impacta en la visión de conjunto que puede reconstruirse sobre la salud y la enfermedad desde mediados del siglo xix a las primeras décadas del siglo xx.

Por su parte, Gabriela Molina vuelve sobre la prensa santafesina en el contexto del brote epidémico de la gripe española, en 1918 y 1919. Como medio estelar, no solo de comunicación, sino de establecimiento de agenda, la prensa permite reflexionar sobre tópicos diversísimos. Así, la identificación de las formas en que esta abordó el tema de la pandemia no solo hace posible adentrarse en las percepciones sobre la enfermedad, sino también cruzar dichas percepciones con cómo fueron recibidas las medidas estatales para afrontar la pandemia. Con ese fin, Molina indaga en los modos en que los diarios divulgaron preceptos científicos y dieron a conocer las disposiciones municipales de profilaxis. En este contexto, de acuerdo a la autora, la concepción misma de la epidemia se consolidó como cuestión de salud pública, parámetro que dio marco a las medidas tomadas y las sanciones impuestas a los transgresores.

Por su parte, Javier Gómez y Adrián Carbonetti parten de una fuente hegemónica del período de formación estatal, el censo nacional de 1869, e indagan en el comienzo del proceso de medicalización en lo que definen como una sociedad “curanderizada”. Los autores se preguntan por las formas en que esta fuente permite adentrarse en la trama de la conformación sociodemográfica de los profesionales médicos, de su distribución en el territorio provincial. A la vez, plantean las potencialidades y límites de estos documentos para identificar la presencia de profesiones empíricas, como curanderos y parteras, en un contexto de imperativo modernizador. Ello les permite formular hipótesis que contribuyen a historizar el desarrollo de las profesiones académicas y empíricas en Santa Fe.

En el eje “Sujetos y saberes distintos”, se reconstruye la historicidad de sujetos, hegemónicos y no hegemónicos, que formaron parte necesaria del escenario de la salud en Santa Fe. El punto de encuentro de dichos trabajos, cuyos objetos difieren notablemente, es el cuestionamiento de la denominación de alternativas aplicado a prácticas y saberes no médicos, e impuesto desde un dispositivo médico-estatal que, en el período que estos estudios comprenden, aún no era hegemónico.

En el capítulo “Ahora habla él: Fernando Asuero entre posicionamientos y estrategias en un mercado terapéutico (1930)”, María Dolores Rivero explora una dimensión fronteriza de los saberes sobre la medicina y la salud: la de aquellos personajes que, perteneciendo formalmente a la profesión médica, ven su legitimidad cuestionada por parte de la corporación, lo cual los ubica en una condición híbrida.

Fernando Asuero tuvo una visibilidad notable en Santa Fe, cuando el médico vasco recorrió la Argentina en 1929-1930. Asuero fue el creador de una técnica de acción sobre el nervio trigémino que prometía alivio a las dolencias más diversas, lo cual le granjeó muchos adeptos y amplias críticas. No obstante, su incansable y original empresa de autopromoción lo distinguió de otros médicos diplomados catalogados de heterodoxos. En este sentido, Rivero analiza minuciosamente los componentes de la “asueroterapia” en la explicación que el propio Asuero dio de ella, en respuesta a las críticas hechas públicas, principalmente en medios periodísticos.

María Eugenia Demarchi describe los orígenes del espiritismo en la ciudad de Rafaela, que, desde sus orígenes como colonia agrícola, se erigió en el epicentro del desarrollo económico del oeste provincial. Este estudio, además de constituir una investigación temáticamente pionera en la región, propone analizar el fenómeno espírita conjugando la consideración de la específica vertiente kardeciana que se desarrolló con la trama social y vincular de sus protagonistas. Con un seguimiento meticuloso construido con base en entrevistas realizadas a allegados y descendientes de los fundadores de la Sociedad Espiritismo Verdadero, la autora pone de relieve aquellos aspectos de la moral espírita que fueron nodales para los sujetos que la afincaron en la localidad y cómo, en los años de entreguerra, el espiritismo adquirió una presencia territorial que aún permanece sin explorar en su totalidad.

Paula Sedran analiza el consumo de alcohol y su consolidación como un problema social, específicamente en sus sentidos de vicio y enfermedad, entre los años 1900 y 1930. En el caso santafesino, convivieron, en estos años, las concepciones de la ebriedad como fenómeno conspicuo, consolidado como problema social en las voces de la elite a lo largo de los años de la Organización Nacional, con la cuasiausencia de medidas específicas para abordarla desde la esfera de la salud. En función de ello, y de las claras limitaciones del discurso médico para imponer sin más su definición como enfermedad, la autora se pregunta por cuáles fueron los sentidos que tuvo la alcoholización para la salud en Santa Fe. Dentro de este interrogante general, delimita la búsqueda de si arraigó en Santa Fe la definición del heavy drinking o del alcoholismo como enfermedad, al pulso del auge mundial de la lucha antialcohólica. La interdiscursividad de las definiciones gubernamentales, periodísticas, médicas y otras del consumo de bebidas alcohólicas permite complejizar el entendimiento de por qué, a pesar de los esfuerzos de los discursos hegemónicos, la valoración positiva y negativa de la alcoholización permanece como arena de disputa a lo largo de toda la primera mitad del siglo xx.

Bibliografía

Agostoni, Claudia (2018). Ofertas médicas, curanderos y la opinión pública: el Niño Fidencio en el México posrevolucionario. Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, 45(1), 215-243.

Agostoni, Claudia y Speckman Guerra, Elisa (2005). De normas y transgresiones. Enfermedad y crimen en América Latina (18501950). México: unam.

Aizemberg, Lila (2013). Salud indígena: una reflexión crítica y miradas alternativas a la perspectiva intercultural. Astrolabio, 11, 364-385.

Armus, Diego (1990). Mundo urbano y cultura popular. Ensayos de la historia social argentina. Buenos Aires: Sudamericana.

Armus, Diego y Belmartino, Susana (2001). Enfermedades, médicos y cultura higiénica. En Cataruzza Alejandro (dir.). Crisis económica, avance del Estado e incertidumbre política (pp. 283-329). Buenos Aires: Editorial Sudamericana.

Barrancos, Dora (1999). “Moral sexual, sexualidad y mujeres trabajadoras en el período de entreguerras. En Devoto, Fernando y Madero, Marta (dir.). Historia de la vida privada en la Argentina, tomo iii (pp. 198-225). Buenos Aires: Taurus.

Belmartino, Susana (2005). La atención médica argentina en el siglo xx. Instituciones y procesos. Buenos Aires: Siglo xxi Editores.

Billorou, María José (2005). “El binomio madre-hijo: acciones y límites de la puericultura”. x Jornadas Interescuelas-Departamentos de Historia, Universidad Nacional de Rosario, Rosario.

Bound Alberti, Fay (2006). Medicine, Emotion and Disease, 17001950. Londres: Palgrave.

Bubello, Juan Pablo (2010). Historia del esoterismo en la Argentina: Prácticas, representaciones y persecuciones de curanderos, espiritistas, astrólogos y otros esoteristas. Buenos Aires: Biblos.

Carbonetti, Adrián (2011). La ciudad de la peste blanca. Historia epidemiológica, política y cultural de la tuberculosis en la ciudad de Córdoba, Argentina 18941947. Puebla: Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Carbonetti, Adrián (2010). “Historia de una epidemia olvidada. La pandemia de gripe española en la argentina, 1918-1919”. Desacatos, 32, 159-174.

Carbonetti, Adrián y Rivero, María Dolores (2020). “La enfermedad en imágenes: representaciones de la gripe española en la prensa argentina (1918)”. Población y Salud en Mesoamérica, 17(2), 1-25.

Carbonetti, Adrián y Rivero, María Dolores (2020). Argentina en tiempos de pandemia: la gripe española de 19181919. Leer el pasado para comprender el presente. Córdoba: Editorial de la Universidad Nacional.

Correa, María José (2017). ¿Quiénes son los profesionales?: justicia, profesionalización y ejercicio médico en el Chile urbano de la segunda mitad del siglo xix”. Dynamis, 37(2), 273-293.

Di Liscia, Ma. Silvia (2008). “Reflexiones sobre la nueva historia social de la salud y la enfermedad en Argentina”. En Carbonetti, Adrián y González Leandri, Ricardo (eds.). Historias de salud y enfermedad en América Latina, siglos xix y xx (pp. 15-49). Córdoba: ceaunc.

González Leandri, Ricardo (2006). “La consolidación de una inteligentzia médico profesional en Argentina: 1880-1900”. Diálogos, Revista Electrónica de Historia, 7(1), 36-78.

González Leandri, Ricardo y Carbonetti, Adrián (2008). “La historia de la salud y la enfermedad en Brasil y Argentina. Estudios de caso y nuevas perspectivas”. En Carbonetti, Adrián y González Leandri, Ricardo (eds.). Historias de salud y enfermedad en América Latina, siglos xix y xx (pp. 299-325). Córdoba: ceaunc.

Lobato, Mirta Zaida (1996). Política, médicos y enfermedades: lecturas de historia de la salud en la Argentina. Buenos Aires: Biblos – Editorial de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Márquez Valderrama, Jorge (2014). “El curandero, por Luciano Trespalacios S., 1916”. Historia y Sociedad, 27, 271-303.

Moreyra, Cecilia (2017). “Cultura material e higiene cotidiana en la Córdoba del Ochocientos”. Anuario de Estudios Americanos, 74(1), 211-234.

Nari, Marcela (2004). Políticas de maternidad y maternalismo político. Buenos Aires: Biblos.

Pita, Valeria (2016). “Trabajadores, agentes municipales y luchas por derechos durante la epidemia de fiebre amarilla de 1871”. En Andújar, Andrea et al. Vivir con lo justo: estudios de historia social del trabajo en perspectiva de género. Argentina, siglos xix y xx (pp. 15-36). Rosario: Prohistoria.

Ramacciotti, Karina (2019). “La profesionalización del cuidado sanitario. La enfermería en la historia argentina”. Trabajos y Comunicaciones, 49, 1-13.

Ramacciotti, Karina y Valobra, Adriana (2010). “La profesionalización de la enfermería en Argentina: disputas políticas e institucionales durante el peronismo”. Asclepio; Archivo Iberoamericano de Historia de la Medicina y Antropología Médica, 62(2), 353374.

Scarzanella, Eugenia (2002). Ni gringos ni indios. Inmigración, criminalidad y racismo en Argentina. 18901940. Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes.

Sedran, Paula y Carbonetti, Adrián (2019). “Curas milagrosas: publicidades de medicamentos varios en la prensa santafesina, Argentina (1890–1918). História, Ciências, Saúde–Manguinhos, 26(4), 1121-1137.

Teixeira, Beatriz y Oliveira da Silva, Jaisson (2012). “Padre Gay: um cônego ilustrado na campanha gaúcha”. Estudos IberoAmericanos, 38 (1), 144-160.

Vallejo, Mauro y Palma Maturana, Jorge (2019). La circulación del esoterismo en América Latina. El “Conde de Das” y sus viajes por Argentina y Perú (1892-1900). Trashumante. Revista Americana de Historia Social. En prensa.

Vignoli, Marcela (2020). Epidemias y endemias en la Argentina moderna. Buenos Aires: Imago Mundi.



Deja un comentario