Otras publicaciones

9789877230192-frontcover

Otras publicaciones

9789871867691_frontcover

9789871354894_frontcover-224x344

Introducción general

La investigación y sus objetivos

Este libro es el resultado de la investigación iniciada formalmente por los autores en el año 2006. Analiza y reflexiona sobre el trabajo de alumnos y docentes en los cursos iniciales del aprendizaje del proyecto en el taller de arquitectura. Su desarrollo está focalizado en la asignatura Diseño Arquitectónico II de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Abierta Interamericana, sede Rosario.

La hipótesis de la investigación puede condensarse en este reclamo del Arq. Javier Seguí de la Riva, catedrático en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Complutense de Madrid.

Siempre hemos pensado que parecía una atrocidad que las Escuelas de Arquitectura, que dedican la mitad de su tiempo y sus mejores recursos humanos al aprendizaje del proyectar arquitectura, no produjeran teorías del proyecto o, al menos, discursos públicos acerca del proyectar, que provocaran el debate abierto sobre esta tarea esencial que es el fundamento y la justificación de las enseñanzas que imparten.[1]

El propósito central de este trabajo es fundamentar la teoría y técnica de la acción proyectual y su enseñanza, particularmente en las etapas iniciales de la carrera. Por ello, un primer objetivo de las tareas desarrolladas fue indagar sobre la experiencia en el taller de arquitectura, observando a sus actores, registrando actitudes, examinando y evaluando las múltiples actuaciones que se desarrollan en este espacio de aprendizaje; y un segundo objetivo fue aportar y sugerir posibles superaciones a las condiciones percibidas.

El trabajo, por su naturaleza, no puede sustraerse de fijar una postura frente a la enseñanza del proyecto, y tampoco puede ocultar su trasfondo polémico, ya que se ha considerado que opiniones y tendencias sobre la arquitectura y su aprendizaje forman parte ineludible de esta indagación.

Para afrontar la teoría y práctica de la enseñanza de la arquitectura fue necesario abordar la noción de proyecto como concepto esencial, imprescindible, y las definiciones de estrategias y tácticas como instrumentos ineludibles de la dinámica proyectual. De este modo, el trabajo trasciende el campo operativo o pedagógico para instalarse como una posición sobre la arquitectura como disciplina.

Durante el desarrollo de la investigación se realizaron dos tareas básicas:

  • Se establecieron las definiciones fundantes del proyecto arquitectónico, enunciaciones que resultaron cruciales para esclarecer su universo teórico y tutelar las ulteriores acciones del trabajo.
  • Se efectuaron exhaustivos registros de todos los momentos de trabajo y de las producciones realizadas. Las operaciones proyectuales desarrolladas en el aula fueron observadas minuciosamente en todas sus manifestaciones.

Las tareas fueron realizadas con pleno conocimiento de los alumnos; cada análisis que se elaboraba, cada conclusión que se lograba, fue comunicada tomando así “estado público”. Se interpretó como necesario y útil “hablar de lo que pasa” en el taller.

Esta actividad indagatoria no se plantea como un registro pasivo, sino como una revisión profundamente crítica en la que no faltan la experimentación, el debate y la confrontación, la socialización de los resultados y el cruce de diferentes miradas.

Compromiso y complicidad

Para dar legitimidad al trabajo, se consideró tanto aquello que hacían y decían los alumnos, como lo que hacían y decían los docentes en el taller: “Debimos aprender a escuchar y escucharnos, a ver y también a vernos a nosotros mismos”.

Este fue un trabajo arduo, ya que se entendía que las respuestas no estaban allí, sino que debían buscarse, más precisamente: era inevitable producirlas. Se consideró la tarea como “aprender de la experiencia realizada”; en suma, producir conocimiento de lo actuado.

Los alumnos valoraron el hecho de que se estudiara permanentemente lo que hacían, de que se observaran los mínimos detalles, y además, apreciaron el compromiso con que se realizaba la investigación. Por ello colaboraron con entusiasmo y no negaron ni ocultaron su complicidad en la tarea en la que se sintieron coprotagonistas de una acción trascendente.

Las observaciones implicaban rever de manera crítica cada acto, cada actitud, definir cada dificultad. Se reconoció que no era una tarea simple, por ello se valoraron todos los acontecimientos de la actividad proyectual, dado que cualquier hecho establecía un punto de interés para explorar.

Como un sismógrafo, se registraron estas vibraciones, fuertes o débiles, dado que ellas se consideraron señales de acontecimientos a estudiar. No importaba su rango aparente, sino su indicación de variación, que de por sí se reconoció como una señal de novedad, y por lo tanto, como un punto de atención.

A partir de las conclusiones de este estudio, se reconoce que el verdadero vínculo que relaciona al alumno y al docente no solo tiene que ver con cuestiones pedagógicas generales, sino además con aquellas específicamente relacionadas con el proyecto arquitectónico, y por ello, este trabajo transita de un modo fundamental sobre la complejidad de la enseñanza de la dinámica proyectual, e intenta esclarecer su campo de acción.

El trabajo aborda cuestiones teóricas sin descuidar el plano de las acciones concretas. Por ello se compromete con un rol propositivo y necesariamente define una posición frente al proyecto.

Una clave importante del trabajo es que reconoce que la enseñanza de la arquitectura no tiene una modalidad genérica, sino que requiere un específico tratamiento en los distintos ciclos de formación. Estas observaciones tratan de brindar una mirada que ayude a los alumnos con precaria experiencia teórica y práctica en el campo del proyecto arquitectónico y a los docentes noveles que inician su formación pedagógica para operar con más confianza en la tarea conjunta de enseñar y aprender.

En el transcurso de la investigación se clarificaron algunos aspectos disciplinares que resultaron útiles para rever en la acción docente el modo de acceso al conocimiento proyectual. A pesar de que el texto define y transita en muchos momentos sobre aspectos pedagógicos, en realidad su verdadero contenido se asienta en definiciones y fundamentaciones del proyecto arquitectónico, lo que justifica su título.

Existe un ineludible compromiso entre la concepción disciplinar que se sustenta y la actuación pedagógica que se propone para alcanzarla. Se puede afirmar que la investigación sobre el proyecto ha sido, es y debe ser una permanente preocupación, tanto en los procesos educativos, formativos, como en las acciones concretas de profesionales responsables.

Adriana Davidovich y Daniel Viú reconocen esta particular atracción:

Uno de nuestros objetivos recurrentes a través del tiempo ha sido, y sigue siendo, resolver y profundizar problemas específicamente arquitectónicos, aunque aparezca como perogrullada, valga para equilibrar, en los tiempos que corren, el discurso extradisciplinario que ha tornado a invadir nuestro territorio. El proyecto de arquitectura como objeto excluyente de investigación es para nosotros UNA INQUIETUD OBSESIVA.[2]

Las conclusiones preliminares del trabajo han sido presentadas en congresos nacionales e internacionales, tanto disciplinares como pedagógicos, y los resultados no suponen una obra concluida sino un aporte para el debate: un material para ser juzgado, completado o revisado.[3] La propuesta que se publica trata de optimizar las complejas acciones en la tarea docente y está especialmente planteada como una contribución, un necesario y legítimo tributo a los alumnos, motores fundamentales en el proceso integral del acto educativo. Ha conservado su carácter de reflexiones en el taller, lo que implica reiteraciones e inevitables extensiones de las explicaciones de unos pocos pensamientos que son determinantes de la totalidad, porque como dice Martin Heidegger, en cada cosa sabida se oculta algo digno de pensarse, y en lo que se repite se piensa dos veces.


  1. Seguí de la Riva, Javier, “Escritos para una introducción al proyecto arquitectónico”, en Coloquio Teoría de la Arquitectura y Teoría del Proyecto, Jorge Sarquis (comp.), Buenos Aires, Editorial Nabuko, 2007, p. 118.
  2. Davidovich, A y Viú, D., “El proyecto de arquitectura como objeto excluyente de investigación”, Revista AyP, núm. 11/12, Rosario, Ediciones FAPyD, 1996, p. 21.
  3. Este libro es una derivación de la investigación realizada, no sintetiza la experiencia sino que la replantea desde las conclusiones obtenidas.


Deja un comentario