Otras publicaciones:

9789877230222-frontcover

9789877230017_frontcover

Otras publicaciones:

9789871867844_frontcover

9789871867936_frontcover

Introducción

Los feminismos desafiaron el orden social establecido, contribuyeron a la construcción de identidades políticas no subordinadas en la búsqueda de autonomía y derechos y redefinieron las violencias contra las mujeres como un problema social y político. Elaboraron un marco conceptual desde el cual explicar su sentido y alcance (Millett, 1970; Amorós y De Miguel, 2005) y plantearon que dichas violencias no responden a un asunto personal, privado entre dos personas, sino a una estructura social que afecta a todas las mujeres.

Las violencias que tienen lugar tanto en las esferas del ámbito privado como del público limitan los derechos y restringen las ciudadanías de las mujeres, lo cual trae aparejados altos costos para sus vidas. En este sentido, si no se remueve la subordinación de género, difícilmente se pueda hacer referencia a una ciudadanía plena.

Los esfuerzos para erradicar las subordinaciones han recorrido un largo trayecto desde los movimientos feministas y de mujeres hasta llegar a asumir hoy, en la mayoría de los países, compromisos de gobierno en pos de su eliminación, apoyados, generalmente, en pactos internacionales. Dichos movimientos colocaron en la agenda internacional la igualdad de oportunidades y trato entre varones y mujeres como un bien público global. En este contexto, también en América Latina se vienen desarrollando políticas públicas y transformaciones legislativas dirigidas a lograr una mayor igualdad.

A partir de ello, los objetivos centrales de esta tesis son los siguientes:

  • Analizar y comprender experiencias gubernamentales y de la sociedad civil, en la implementación de dispositivos de intervención en la problemática de la violencia contra las mujeres en el AMBA, con especial énfasis en albergues para mujeres en situación de violencia, y en los centros integrales/casas para la mujer del primer nivel de atención durante el periodo 2005-2015.
  • Analizar y comprender si las agentes gubernamentales y no gubernamentales encargadas de la implementación de los dispositivos de intervención en casas/albergues para mujeres en situación de violencia llevan adelante −y de qué manera− prácticas y discursos que reproducen la situación de subordinación en la que se encuentran las mujeres.

Y los específicos:

  • Reconstruir y analizar el accionar del organismo gubernamental responsable del diseño de políticas públicas para la igualdad de oportunidades y género en el ámbito local de la Ciudad de Buenos Aires.
  • Identificar, analizar e interpretar las prácticas y discursos de las trabajadoras de las casas de medio camino para mujeres en situación de violencia de la Dirección General de la Mujer (DGM) del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA).
  • Describir, reconstruir y analizar la implementación de los Centros Integrales de la Mujer (CIM) del GCBA y las casas de la mujer Rosa Chazarreta (CMRC) y de Amas de Casa del País (ACP) del Partido de la Matanza, como dispositivos del primer nivel de atención en la problemática.
  • Describir, comprender e interpretar las capacidades del GCBA para desarrollar políticas transversales de género en el GCBA, como el Plan de Igualdad de Oportunidades y Trato entre varones y mujeres (PIO-Ley 474) de la Ciudad de Buenos Aires
  • Identificar, analizar y comprender el accionar de las organizaciones de base de mujeres del Partido de La Matanza en la implementación de respuestas en la problemática de las violencias contra las mujeres en sus territorios.
  • Describir, reconstruir y analizar las principales estrategias y prácticas desarrolladas por la CMRC y de ACP de La Matanza en relación a las vinculaciones/articulaciones con el Estado.
  • Realizar un estado de arte de investigaciones sobre dispositivos de casas/albergues.

Las preguntas-problema que guían esta tesis surgen a partir de mi doble involucramiento en el tema, como feminista y trabajadora en un organismo gubernamental durante casi 20 años. Ingresé a la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (actual GCBA) en el año 1989, mientras finalizaba mis estudios de Psicología. Al recibirme, me incorporé a la –en ese momento− recientemente creada Subsecretaría de la Mujer y Solidaridad Social (actual DGM, dependiente de la Subsecretaria de Promoción Social del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat), donde desarrollé mi carrera profesional. Esta investigación da cuenta de un recorrido personal, de preocupaciones en torno a las dificultades, limitaciones y obstáculos que una institución gubernamental puede tener a la hora de atender y acompañar a las mujeres que atraviesan situaciones de violencia. Por ello, quise analizar y comprender el accionar de la DGM como el organismo responsable, desde el año 1989, del diseño de políticas públicas para la igualdad de oportunidades y género en la ciudad, y comparar su accionar con el de organizaciones de base de un partido del AMBA, La Matanza, que han articulado respuestas innovadoras al problema de las violencias contra las mujeres al incorporar e implementar −mediante la acción colectiva− reivindicaciones de género en sus prácticas y discursos. Diferentes acciones ha desarrollado la DGM para dar respuestas a las leyes nacionales Nº 24.417/1994 y Nº 26.485/2009 −de protección contra la violencia familiar y de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, respectivamente− y ha implementado diferentes servicios gratuitos: líneas telefónicas, centros integrales, hogares de protección integral: refugios y casas de medio camino, entre otros. Se seleccionaron, para su estudio, los CIM, las casas de medio camino Julieta Lanteri y Unidad Convivencial (UC) de la DGM, y se analizan los discursos y acciones de las trabajadoras y de las mujeres allí alojadas.

En el caso de las organizaciones de base, se analizan las narraciones de las presidentas de dos instituciones pertenecientes al partido de La Matanza: la CMRC −integrante de la Red de Mujeres de La Matanza (la Red)− y la Casa de la Mujer de la organización Amas de Casa del País (ACP) de dicho partido[1].

Las preguntas-problema que orientan este trabajo son: ¿cómo y en qué medida las políticas, los planes de gobierno y las acciones que implementan los gobiernos se condicen con las legislaciones, en especial en el caso del PIO del GCBA? ¿Los discursos y prácticas de las agentes institucionales de organismos gubernamentales y no gubernamentales promueven la autonomía de las mujeres en situación de violencia o, por el contrario, son respuestas con contenidos anclados en los discursos heteropatriarcales que reproducen la situación de subordinación? ¿Qué obstáculos y límites perciben las agentes para atender a las mujeres que concurren a las instituciones donde trabajan? ¿Qué representaciones tienen sobre las mujeres a las que atienden y qué diferencias existen entre las agentes de las diferentes instituciones? ¿Desde qué enfoque orientan sus intervenciones; ¿desde un enfoque de derechos o desde uno asistencialista/familiarista? ¿Es posible encontrar matices entre los colectivos de agentes de las diferentes instituciones investigadas? ¿Existentes diferencias y/o similitudes entre los dispositivos del primer nivel de atención implementados por las organizaciones de base de mujeres en la Matanza con los CIM de la DGM? ¿Cuáles son? ¿Cómo es el accionar territorial en cada caso? ¿Existe articulación entre ONG y Estado? ¿Cómo y de qué manera se realiza?

Para responder a las preguntas de investigación se realizó un análisis de los dispositivos dirigidos a la atención de mujeres en situaciones de violencia implementados por la DGM, la CMRC y ACP en sus respectivos territorios en el período 2005-2015. Se elige esta demarcación territorial por ser la CABA pionera a nivel nacional en el tema y porque a raíz de mi pertenencia y desempeño profesional pude conocer desde adentro muchas de las políticas y de los dispositivos institucionales implementados en la materia. Asimismo, el recorte temporal seleccionado obedece a querer dar cuenta de diez años de políticas públicas en dicha región. Durante el periodo que abarca la tesis, en la ciudad se sucedieron jefes de Gobierno de diferentes partidos políticos −tanto de centroizquierda como de centroderecha− que no pertenecían al partido que gobernaba el país, mientras sí pertenecían al él el gobernador y el intendente de La Matanza[2]. Contextos y partidos políticos diferentes a considerar a los efectos de si pudo haber afectado o no la continuidad de las acciones en el territorio.

Los capítulos que se desarrollan a continuación pretenden colaborar en la construcción de políticas públicas integrales en la materia, ya que sistematizan el recorrido de este tema-problema en diferentes organismos de alcance local, tanto gubernamentales como de organizaciones de base.

En el caso de la DGM, se describe su creación y funcionamiento. También se analizan los CIM y las casas de medio camino, legislaciones locales en la materia −en especial el PIO de la CABA−, para dar cuenta de las particularidades de las políticas territoriales. Se analizan los discursos y acciones de las trabajadoras de las casas de medio camino Julieta Lanteri y Unidad Convivencial y de las mujeres allí alojadas, para comprender sus experiencias, sentimientos y vivencias en dichas instituciones y los significados que ellas elaboran. Además, al ser la DGM el organismo responsable de implementar el PIO, su análisis es un aporte para visualizar las capacidades del Estado a la hora de implementar políticas transversales de género en la ciudad. En especial, si se tiene en cuenta que la falta de estos planes o sus deficiencias a la hora de implementarlos trae como consecuencia que la gestión sobre temas de violencia hacia las mujeres quede como algo aislado del resto del aparato estatal.

El accionar de las organizaciones de base se describe desde el punto de vista de sus fundadoras-presidentas-militantes por la ampliación de los derechos de las mujeres. Sus relatos se escogieron para dar cuenta de a) las experiencias y trayectorias como militantes comunitarias que lucharon por la conformación de sus barrios; b) las estrategias que implementaron para fundar las organizaciones de mujeres que ellas presiden en la actualidad; y c) las prácticas comunitarias desplegadas para abordar la problemática de la violencia contra las mujeres.

En el caso de la CMRC, se da cuenta de las particularidades institucionales en el marco de su complejidad; es decir, de una organización social de base que trabaja en articulación con otras organizaciones a través de la Red de Mujeres de La Matanza (La Red) y con el Estado, al implementar la “Red zonal de centros de asistencia a la violencia Construyendo Ciudadanía” (Red Zonal), para lograr la ampliación de la ciudadanía de las mujeres. Este caso resulta relevante pues permite observar los alcances de las acciones que se realizan de una manera articulada entre la sociedad civil, por un lado, y el Estado, por otro; en contraposición con aquellas que son aisladas, lo que implica la superposición de esfuerzos producto del desconocimiento mutuo de las iniciativas de un lado o del otro.

Por último, se analiza la experiencia de la Casa de la Mujer de la organización Amas de Casa del País (ACP) del partido de La Matanza en la implementación de una casa refugio: sus orígenes, logros y dificultades, así como también las debilidades institucionales que hicieron imposible la continuidad del proyecto.

Las pocas investigaciones académicas en Argentina sobre las casas/albergues para mujeres en situación de violencia, sus hijos e hijas −la mayoría, de índole descriptiva o exploratoria− muestran un espacio de vacancia a la hora de analizar este tipo de dispositivos. Es por esto que he realizado una exhaustiva indagación sobre el estado del arte referido a investigaciones en otros países, para lo cual se trabajó en los siguientes aspectos: antecedentes de las casas/albergues, características y objetivos, complejidad de la convivencia, características de las mujeres alojadas, reglas internas, entre otros aspectos, como así también acerca de las escasas investigaciones halladas en nuestro país (Capitulo 2, apartado 2.2.1)

En síntesis, en esta tesis se aborda la puesta en funcionamiento de los cuatro casos de dispositivos de intervención mencionados, dos gubernamentales y dos de organizaciones de mujeres, en dos territorios del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la Ciudad de la Buenos Aires y el partido de la Matanza, durante el período 2005-2015.

Se analizan y comparan las tensiones y desafíos que enfrentan las agentes institucionales y sus prácticas y discursos tanto a nivel individual como formando parte de una institución, a los efectos de comprender si aquellas –debido a las propias creencias, estereotipos y formas de pensar y de sentir y a la carencia o debilidad de un enfoque integral, sistemático, discutido y consensuado en las propias instituciones− llevan adelante prácticas y discursos que reproducen la situación de subordinación en la que se encuentran las mujeres.

1. Las estrategias metodológicas

Para el estudio de las prácticas y discursos de las agentes institucionales la investigación se basa en una metodología de tipo cualitativa, pues esta es congruente con el planteo del problema de estudio y con sus objetivos, ya que propone un análisis desde adentro del escenario en que las políticas se desarrollan. Se parte de la idea de que todo conocimiento es situado y nace de la experiencia de un sujeto colectivo.

Esta metodología se basa en la captación, descripción y comprensión de los significados de las acciones desde el punto de vista de las actoras involucradas (De Souza Minayo, 1997) y presenta un análisis desde el interior de las instituciones. Además, provee respuestas más profundas, posibilita un acercamiento directo con las personas y facilita la reconstrucción de procesos (cadena de decisiones individuales/grupales y su relación con el contexto). Privilegia la flexibilidad en el diseño de los instrumentos de recolección y aporta una visión integradora.

Utilizar la comparación es central para visualizar las similitudes y diferencias de los datos que recaen en las categorías, ya que se refinan los conceptos, se identifican sus propiedades, se exploran sus interrelaciones para integrar todo en una teoría coherente.

El concepto de “saturación teórica” de la teoría fundamentada (Glaser y Strauss, 1967; Strauss y Corbin, 2002) hace referencia al momento en que se logra la comprensión de lo que se está investigando, es decir que cuando se recolecta la información sobre un conjunto reducido de categorías y se llega un punto en que la nueva información no agrega nuevo conocimiento sobre estas y sus propiedades, es porque la categoría está saturada (Glaser y Strauss, 1967; Soneira, 2007).

La saturación teórica se alcanza mediante la recolección y análisis simultáneo de los datos. Cuando esto sucede, la persona que investiga busca nuevos grupos para recabar datos de otras categorías e intentar saturarlas. “Los criterios para determinar la saturación, son entonces la combinación de los límites empíricos de los datos, la integración y densidad de la teoría y la sensibilidad teórica del analista” (Glaser y Strauss 1967: 56).

Por lo tanto, desde el inicio de la investigación −es decir, desde la recolección de los primeros datos− se efectuó su análisis e interpretación correspondiente hasta llegar a un punto donde la nueva información no aportaba mucho más. A medida que se recolectaban los datos, se desgrababan y transcribían para poder leerlos y codificarlos de una manera abierta. Constantemente las nuevas ideas se confrontaron con los datos, y de esta confrontación surgieron nuevas propiedades de las categorías conceptuales, hasta llegar a una comprensión de la situación analizada.

Las fuentes primarias fueron principalmente observaciones en las instituciones, entrevistas a las agentes que trabajan con mujeres en situaciones de violencia, y a mujeres alojadas en las casas de medio camino de la DGM durante el período investigado.

Las unidades de análisis seleccionadas fueron los CIM, las casas de medio camino UC y Julieta Lanteri de la DGM, la CMRC, la Casa de la Mujer de ACP (Alberto Marraldi, Nélida Archenti y Juan Ignacio Piovani (2007:87).

Asimismo, se definieron como las unidades de recolección las agentes gubernamentales y mujeres alojadas en las casas de medio camino de la DGM y líderes de base de la CMRC y de la casa de ACP (Lanzetta, D. y Malegaríe J., 2013: 13).

Luis Enrique Alonso (1998) define a la entrevista de investigación como:

una conversación entre dos personas, un entrevistador y un informante, dirigida y registrada por el entrevistador con el propósito de favorecer la producción de un discurso conversacional, continuo y con una cierta línea argumental −no fragmentado, segmentado, precodificado y cerrado por un cuestionario previo− del entrevistado sobre un tema definido en el marco de una investigación (Alonso, 1998: 9).

A los efectos de favorecer el “discurso conversacional”, las entrevistas realizadas fueron abiertas y en profundidad. Para ello se realizaron entrevistas a:

  • Trabajadoras de las instituciones seleccionadas, para conocer sus formas, estrategias y modalidades de intervención con las mujeres que viven violencia, como así también sus miradas sobre la problemática y sobre las personas a las que atienden. Se realizaron un total de 14 entrevistas al personal (tanto interno como externo) que trabajaba en las casas de medio camino (operadoras, coordinadoras, integrantes del equipo itinerante, del equipo de Economía Solidaria, de Voluntariado del ex Ministerio de Desarrollo Social (MDS), del área de estadísticas y administración central de la DGM.
  • Militantes de base provenientes de sectores populares que impulsaron luchas por los derechos de las mujeres y lograron un tipo de militancia social en contacto con las realidades de los barrios de La Matanza. Se realizaron dos entrevistas con cada una de las líderes de cada casa. Asimismo, se efectuó una charla informal con quien había sido supervisora externa de la Red Zonal en sus comienzos, y dos entrevistas conjuntas: una con el equipo profesional del Centro Nazareno −en el Barrio Las Mercedes, ubicado en el km 44, Ruta 3, de Virrey del Pino− y otra con la referente y con la trabajadora social de los Centros Aparecida I y Aparecida II, en el Asentamiento 22 de Enero de Ciudad Evita, centros pertenecientes de la Red Zonal “Construyendo Ciudadanía[3]. De estos siete encuentros, se grabaron las cuatro entrevistas a las líderes y la realizada a las trabajadoras de las Casas Aparecida I y II; de las otras se tomaron registros de campo. En relación con las entrevistas a estas trabajadoras y a la supervisora externa −si bien la Red no es el objeto de esta investigación−, la información obtenida de ellas fue un insumo importante para conocer con mayor profundidad el funcionamiento de los centros; así como la realizada a Nelly Borquez, en calidad de coordinadora de dicha red. Debido a que la CMRC no aloja a mujeres en situación de violencia, y el refugio de ACP ya no funcionaba como tal, no se realizaron entrevistas a las mujeres que se atienden en esas casas por no estar dentro de los objetivos de esta investigación esa unidad de análisis. Este se centró solo en los discursos de las líderes, como una manera de analizar sus principales estrategias y prácticas para abordar la problemática.
  • Mujeres alojadas en las Casas de Medio Camino de la DGM, para comprender sus experiencias, opiniones, sentimientos y vivencias en dichas instituciones y los significados que ellas elaboraban. Sus declaraciones fueron voluntarias y confidenciales. En la UC se realizaron dos entrevistas individuales, dos entrevistas en conjunto con dos mujeres (cuatro mujeres en total) y se participó en una reunión grupal informal con seis mujeres. En la Casa Lanteri: dos entrevistas en conjunto con dos mujeres (cuatro mujeres en total), tres entrevistas individuales. Total: once entrevistas.

Los nombres de las mujeres entrevistadas son ficticios, a los efectos de preservar sus datos personales, salvo en el caso de las activistas y el de las trabajadoras de la Red que fueron grabadas, quienes expresaron su consentimiento al respecto. Todas las conversaciones llevadas adelante en este estudio se realizaron con base en un guion o guía de entrevistas, el cual incluyó los nudos centrales acerca de los cuales girarían estas. A saber:

  • A nivel de las mujeres que trabajan en las casas: trayectoria personal vinculada a la institución donde participa, formación profesional, capacitaciones específicas para el área, posición dentro de la estructura organizacional, enfoques y representaciones acerca de las mujeres en situación de violencia y en especial, de las que están alojadas en albergues; características de la institución donde se desempeña (modalidades de organización y funcionamiento, dispositivos de intervención y acciones más relevantes que se realizan, toma de decisiones); acciones sobre la violencia hacia las mujeres en la organización; articulación con otras instituciones y con el Estado; implementación de protocolos de atención, registros estadísticos y formas de financiamiento.
  • A nivel de las mujeres alojadas: percepciones y experiencias vividas en las casas de medio camino.

Asimismo, en el caso de las líderes, si bien no fue la intención utilizar el recurso del testimonio como metodología, en las entrevistas en profundidad, la emergencia de sus historias de vida hizo que se destacara la importancia de los relatos personales para el análisis de los fenómenos sociales. Relatos con marcas autobiográficas, construcciones discursivas que se hacen gracias al auxilio de otros/as e indican que la biografía de una persona es, de algún modo, un proceso compartido, como es el caso de los relatos de las activistas de La Matanza, “un acto a través del cual se muestra la actualidad del pasado en el presente (…)” y a su vez “posee una marcada cualidad polifónica. El testigo habla en nombre propio y también en nombre de quienes no lo hacen o no pueden hacerlo” (Bacci y Oberti, 2014: 7).

Debido a que el objetivo de esta investigación no son las vidas de las activistas sino las casas donde ellas desarrollan sus prácticas militantes, no se recurrió al testimonio en sentido estricto como método de análisis de los datos, pero se utilizaron algunas de sus conceptualizaciones.

Además, se realizaron observaciones participantes en las instituciones elegidas y reuniones grupales en la UC y en el Centro Nazareno como una manera de compartir actividades que son conocidas y aceptadas por las mujeres (permiso de entrada) (Bruyn, 1972) y para “captar el proceso tal como ocurre en la experiencia” (1972: 36) El autor refiere que estas interrelaciones generan “confidencias, compromisos y otras involucraciones personales que penetran la vida del trabajador de campo”, por lo que es importante tenerlo presente “sin abandonar las normas científicas o los intereses de los individuos a quienes estudia” (Bruyn, 1972: 43).

Se tomó nota de lo experimentado y de las observaciones realizadas, así como de las reacciones y sentimientos surgidos al respecto, se tomaron citas textuales de aquellas entrevistas que no se grabaron, como así también se realizaron interpretaciones generales del campo. Esta estrategia cualitativa de investigación social permite replantear la forma de construcción del conocimiento en la práctica social y requiere de un compromiso fundamental del/la investigador/a en su trabajo de campo y en su relación con los y las actores sociales (Neyman y Quaranta, 2009).

Como datos secundarios, se recurrió a material de difusión interna y externa, informes de auditoría, reglamentos internos y organigrama institucional, noticias periodísticas, páginas Web institucionales, a los efectos de realizar una profunda y detallada descripción y análisis de los casos, en especial de los CIM. El análisis documental se centró en los materiales institucionales disponibles. Con referencia al estudio de las capacidades del GCBA para desarrollar políticas transversales de género se tomó solo el PIO (Ley 474) de la Ciudad de Buenos Aires y el presupuesto del GCBA.

Asimismo, se realizó un relevamiento y análisis de la legislación en la prevención, sanción y erradicación de la violencia hacia las mujeres a nivel nacional y local (CABA y provincia de Buenos Aires), para analizar los dispositivos de intervención en la problemática.

Esta investigación (tanto en la propuesta como en el proceso) fue flexible y permaneció abierta a los cambios ante la aparición de nuevas e inesperadas situaciones. Ejemplo de esto es que, en un primer momento, el objeto de estudio se centraba en la experiencia de la excasa refugio de la organización ACP de La Matanza, como una continuidad de las investigaciones realizadas por Graciela Di Marco (2010, 2011) y Débora Rifkin (2007), para luego compararla con la Casa Refugio Mariquita Sánchez, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Pero durante el transcurso del trabajo de campo, la aparición de situaciones inesperadas −como ser, en el caso del Refugio de ACP, su total transformación y cambio de objetivos, que implicó su desaparición; y, por otro lado, la dificultad para acceder a la Casa Refugio de la DGM− hicieron necesaria la toma de decisiones que hicieron imperiosa la modificación de las líneas y preguntas de investigación, las unidades de análisis y los datos a recabar. 

2. Aportes al conocimiento

Los resultados de esta tesis representan una contribución al conocimiento y a la comprensión y discusión en torno a los discursos y prácticas de las mujeres (agentes institucionales de organismos gubernamentales y no gubernamentales involucradas en la implementación de las políticas en la materia) y de las mujeres alojadas en casas de medio camino de un organismo público local. Dichos discursos y prácticas son contrastados con los discursos de los documentos institucionales disponibles, los cuales constituyen las herramientas para los/as diseñadores/as de políticas públicas en esta área, ya que contribuyen a su comprensión en torno a la violencia hacia las mujeres y al fortalecimiento de las políticas públicas mediante las cuales se la intenta eliminar. Asimismo, porque compara cuatro dispositivos locales con características muy diferentes: CIM y casas/albergues para mujeres en situación de violencia en dos localidades del AMBA: el municipio de La Matanza y la CABA. Abordar la escala local permite analizar cómo, a nivel territorial, se implementan diferentes estrategias para intervenir en materia de la atención a la violencia contra las mujeres, como así también las diferencias de sentidos que se adquieren el trabajar sobre este tema en cada una de las instituciones analizadas.

Comparar esos cuatro dispositivos de tres instituciones locales (GCBA, CMRC y la casa de ACP), con sus experiencias singulares, permite precisar y comprender con mayor profundidad cuestiones relativas a las políticas públicas dirigidas a mujeres en situación de violencia, como así también a la articulación con la intervención estatal en su conjunto o con las organizaciones de la sociedad civil, según sea el caso.

Al nivel de las estrategias de intervención y del personal encargado de llevarlas a cabo cotidianamente, el principal aporte de la tesis consiste en la posibilidad de repensar las prácticas y discursos para comprender de modo más acabado sus sentidos. Lo que las mujeres dicen es el significado de lo que hacen, y ese decir es una práctica en sí misma.

Otro de los aportes de la tesis es la minuciosa exploración sobre el estado de arte en relación con investigaciones sobre dispositivos de casas/albergues. Por ello, se analizaron aspectos tales como los antecedentes, sus particularidades y objetivos, características de las mujeres alojadas y la complejidad de la convivencia entre ellas, reglas internas, entre otros aspectos.

Finalmente, la investigación abre preguntas acerca del lugar del Estado, el cómo y qué demandarle para que la violencia hacia las mujeres sea tomada como un problema político y no como un problema interpersonal, ya que la división entre las esferas de lo público y lo privado y las maneras heteropatriarcales de intervenir siguen estando aún vigentes.

3. Estructura de la tesis

En el Capítulo 1 se exponen las categorías teóricas clave que se emplean en la investigación y se realiza un recorte bibliográfico basado en dos ejes conceptuales. Primero, se recorre la trayectoria del concepto de género y la necesidad de devolverle su sentido crítico y emancipador. En segundo lugar, se analizan las diferentes denominaciones sobre las violencias hacia las mujeres, diferenciando aquellas que las ubican en un lugar pasivo de víctimas, frente a aquellas en que se las posiciona como sujetos de derechos. Finalmente, se detallan cuatro momentos cruciales de transformaciones sociales en que las conquistas de los feminismos fueron y son trascendentales para el avance de los derechos de las mujeres. En el Capítulo 2 se reflexiona acerca de la manera en que la violencia hacia las mujeres se convirtió en un problema en la sociedad argentina y cómo se retoma en el contexto actual el acontecimiento del colectivo #NiUnaMenos. Para ello, se toma el concepto de acontecimiento–problematización–eventualización–arqueología de Foucault (1999, 2004, 2004a) como un proceso de análisis que permita tomar distancia de aquello que parece evidente, “natural”. La pregunta guía es ¿cómo y por qué la violencia hacia las mujeres se convirtió en un problema, especialmente en el contexto de la República Argentina? ¿Cómo fue que incluso se llegaron a dictaminar legislaciones al respecto o a exigir el cumplimiento de estas a partir del “#NiunaMenos”; y en el caso de la opinión pública, por ejemplo, de pasar de hablar de “crímenes pasionales” a referirse a hechos de “violencia hacia las mujeres”, o más recientemente, a hechos de “violencia de género” o “femicidio”? Asimismo, se presenta un minucioso análisis del surgimiento de las casas/albergues como dispositivos de intervención en la problemática de la violencia hacia las mujeres, articulado con la revisión de la literatura y las investigaciones existentes respecto del tema para dar cuenta del estado del arte. En el Capítulo 3, se realiza un breve recorrido de las normativas internacionales y nacionales en materia de violencia hacia las mujeres, como así también de las políticas públicas implementadas en la Argentina y, en particular, en la provincia de Buenos Aires y CABA. Además, se analizan aspectos relevantes para esta investigación de los planes de acción para la prevención, asistencia y erradicación de la violencia contra las mujeres, y la implementación del Plan de Igualdad de Oportunidades y Trato entre Varones y Mujeres (PIO) como un intento de implementar una política transversal al interior del GCBA. En el Capítulo 4 se realiza una descripción y caracterización del AMBA en general y los territorios de la CABA y La Matanza−en particular, a los efectos de tener una comprensión más detallada de algunos aspectos sociodemográficos que contextualicen las características de la población que allí habita en pos de realizar un acercamiento al análisis y comparación de los casos específicos.

En el Capítulo 5 se realiza una comparación de tres organizaciones diferentes (una gubernamental y dos de mujeres de base) en la puesta en práctica de cuatros dispositivos de intervención en la problemática de la violencia hacia las mujeres. Por un lado, se analiza la DGM como organismo responsable de implementar políticas públicas en la materia en la CABA; se comparan tanto los discursos de las mujeres trabajadoras como los de las mujeres alojadas en las casas de medio camino de la institución; las reglas y normas institucionales internas, las medidas administrativas, las instalaciones arquitectónicas, las decisiones y todos aquellos elementos relativos tanto a lo dicho como a lo no dicho que se ponen en funcionamiento de modo articulado. A partir de fuentes secundarias, se realiza un análisis de los CIM. Por otro lado, el capítulo contribuye a visibilizar la importancia de los relatos personales para la comprensión de los fenómenos sociales, a partir de la narración de dos militantes de base involucradas en la implementación de dispositivos de intervención en la problemática de la violencia hacia las mujeres. Se presenta entonces un análisis de la CMRC −responsable de la creación de la Red de Mujeres de La Matanza y de la Red Zonal de Centros de Asistencia a la Violencia hacia las Mujeres “Construyendo Ciudadanía”− como un caso de articulación entre una organización barrial de mujeres y un municipio (el de La Matanza). Además, a partir del análisis de las narraciones de la presidenta de ACP y de investigaciones realizadas por Graciela Di Marco (2010, 2011) y Deborah Rifkin (2007), se presenta el análisis de la historia de la Casa de la Mujer ACP de La Matanza y se realizan observaciones sobre las posibles circunstancias que les dificultaron a las mujeres de ACP la continuidad al momento de exigir y construir verdaderas transformaciones de género, pasibles de sostenerse en el tiempo. En el capítulo, además, se discute el papel del activismo feminista en la puesta en marcha de políticas públicas contra la violencia hacia las mujeres. Finalmente se considera la gestión asociada como una forma de entender la formulación de políticas que implica la toma de decisiones en forma conjunta entre Estado y sociedad civil, a los efectos de analizar si ha sido implementada, y de qué manera, en los casos aquí estudiados. Por último, en el capítulo 6 se presentan las conclusiones de esta investigación.


  1. Desde el año 2007, luego del fallecimiento de María Conti, la Casa adoptó su nombre en homenaje a quien fuera una de sus fundadoras, luchadora por la defensa de los derechos de las mujeres, militante de la ACP y del PCR (Partido Comunista Revolucionario), una de las impulsoras de los ENM y articuladora de un movimiento por la libertad Romina Tejerina (mujer joven y pobre condenada a 14 años de prisión por el asesinato de su hija recién nacida, producto de una violación. Su caso abrió un gran debate y se convirtió en símbolo de lucha del feminismo y de muchas organizaciones sociales. Romina fue liberada luego de cumplir dos tercios de su sentencia).
  2. Debido que la presentación de la tesis se extendió más allá de la fecha estimada, se incluyen aquí algunos datos más actualizados ya que están relacionados con acontecimientos que se sucedieron en el transcurso de la realización de la investigación (elecciones presidenciales que dieron como resultado el cambio político a nivel nacional y provincial, el caso #NiUnaMenos, su impacto en las políticas públicas, como así también el Presupuesto y Plan de Acción del GCBA para el año 2018).
  3. El barrio Las Mercedes se encuentra en el medio de zonas industriales, al lado de la fábrica Mercedes Benz. El barrio 22 de Enero es un asentamiento muy pobre con una población golondrina importante, que nació en el año 1986. Al momento de la investigación, solo cuatro calles tenían asfalto, las demás son de tierra. Durante la crisis, la mayor parte de los vecinos del barrio se ocupaban del cartoneo como la única manera de poder subsistir. Al estar muy próximos al Mercado Central, las personas con mayores necesidades concurren hasta allí en búsqueda de las verduras que se tiran.


Deja un comentario