Otras publicaciones:

9789877230383-frontcover

9789877230024-frontcover

Otras publicaciones:

12-4227t

9789877230482-frontcover

Anexo

Incluimos en este anexo la descripción de los programas y planes nacionales y provinciales mencionados en el libro para brindar un mayor detalle.

Cobertura Universal de Salud (CUS)-Medicamentos (ex-Remediar)[1]

Según información publicada por el ex Ministerio de Salud de la Nación en su sitio web, este programa nacional, que se implementó en el año 2016, reemplaza y continúa las líneas de acción del Programa Remediar:

Brinda acceso gratuito a los medicamentos esenciales para el primer nivel de atención en los establecimientos de salud de todo el país, con financiamiento en su mayor parte del tesoro nacional. A través de la adquisición y distribución de los medicamentos e insumos sanitarios en los centros de atención primaria y hospitales (cuando el tratamiento de pacientes crónicos lo requiera) se busca integrar diferentes niveles de atención, y contribuir a la eliminación de todo tipo de barreras que pudieran existir para acceder al tratamiento de calidad que necesiten. Se busca asimismo la capacitación de los profesionales de la salud y del recurso humano, con un enfoque en atención primaria, calidad, terapéutica racional y cuidado de medicamentos, y el fortalecimiento de las estructuras provinciales de gestión de medicamentos e insumos sanitarios, mediante la distribución de equipamiento informático y mobiliario (MSAL, s. f.).

El Programa Remediar se implementó en el año 2002 para enfrentar la emergencia sanitaria que atravesaba el país como un plan centralizado con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Se buscaba reducir el impacto del gasto de bolsillo en medicamentos en el presupuesto de las familias más pobres y la inequidad en el acceso a los fármacos esenciales (Kremer, 2007). Este programa no tiene criterios de elegibilidad de los beneficiarios, quienes pueden acceder a los medicamentos en tanto acudan al centro de atención primaria de la salud (CAPS) de su lugar de residencia y se les prescriba un medicamento incluido en el botiquín, que retiran de la farmacia del CAPS. En el marco del programa, también se buscaba fortalecer el modelo de atención primaria de la salud (APS) y la gestión participativa (Maceira et al., 2005: 2). El Remediar incorporó progresivamente el envío de medicamentos e insumos médicos del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable; de la Dirección Nacional de Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual, Hepatitis y Tuberculosis; del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles; del Programa Nacional de Control de la Tuberculosis y Lepra, y del Programa Nacional de Chagas, entre otros.

Programa de Prevención, Diagnóstico y Tratamiento del Paciente Diabético de la Provincia de Buenos Aires (PRODIABA)[2]

El PRODIABA es un programa que depende del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires. A partir de la Ley n.º 11.620, del año 1994, que propone mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, se implementó en 1996 este programa provincial con el fin de preservar el derecho de las personas que padezcan diabetes a la atención integral, oportuna y eficiente. Desde abril del año 1999, se encarga de otorgar insulina inyectable, antidiabéticos orales, agujas, jeringas para la aplicación de insulina y tiras reactivas para determinar el nivel de glucosa en sangre y cuerpos cetónicos en orina, como también aparatos de medición a la población destinataria. Este programa está orientado a todas las personas que padezcan la enfermedad crónica diabetes y no posean ninguna cobertura de salud. Para acceder a él se debe concurrir al servicio social del hospital o CAPS, en el cual el paciente debe completar una encuesta en la que deje constancia de que no tiene cobertura social. Previamente se requiere la consulta con un médico diabetólogo que diagnostique la enfermedad.

Programa de Epilepsia (PROEPI)[3]

Creado a fines del año 2004, el PROEPI es un programa que se ocupa de entregar gratuitamente dos tipos de medicación para controlar la epilepsia. Por un lado, otorga “drogas clásicas”, como carbamazepina, clonazepam, clobazam, fenobarbital, fenitoína y ácido valproico, a quienes así lo precisen. Por otra parte, en aquellos casos en que así se requiera por justificación médica, brinda “drogas de segunda línea o nuevas drogas anticonvulsivantes” como oxcarbazepina, lamotrigina, vigabatrina y topiramato. La población destinataria son aquellas personas que tienen epilepsia y no poseen cobertura social ni recursos para acceder a los medicamentos necesarios. Para ser beneficiario del PROEPI se debe iniciar la gestión en el servicio social del hospital o CAPS dejando constancia de la imposibilidad de adquirir medicamentos y de la falta de cobertura social. Luego se realiza una consulta con un médico neurólogo y se retira fácilmente la medicación correspondiente. Si bien este programa –que depende del Ministerio de Salud– es nacional, también está implementado en algunas provincias, como Buenos Aires, Santa Fe y Salta, entre otras.

Programa para el Asma Infantil[4]

Este programa nacional fue creado en el año 2005 y se encarga de dar a sus beneficiarios drogas para tratar el asma, como salbutamol, meprednisona y budesonide, y aerocámaras. Contando con el carnet del programa se garantiza la entrega del tratamiento por un año, con posibilidad de renovación. Para recibir el carnet, el familiar a cargo del paciente debe presentarse en el hospital o CAPS con fotocopia del documento nacional de identidad (DNI) del menor de edad. Debe firmar una declaración jurada en la que reconozca vivir en la República Argentina y que no posee cobertura social. De esta manera, el médico va a completar una planilla con los datos del paciente para adherirlo al programa. En las provincias de Buenos Aires y Mendoza, entre otras, también se crearon programas provinciales para el asma infantil.

Programa Nacional de Control de Tuberculosis y Lepra (PNCTByL)[5]

Desde mayo del año 2014, se encarga de la programación, la gestión y la administración de los recursos y las actividades para el control de dicha enfermedad en la población del territorio nacional y provincial. Se trata de controlar la enfermedad desde una concepción de derechos humanos, con el objetivo de evitar la discriminación y la estigmatización. El trabajo de este programa se descentraliza mediante referentes en las 24 jurisdicciones y se constituyen así programas provinciales de tuberculosis. Este programa nacional busca asegurar la protección socioeconómica del paciente que padece tuberculosis, la continuidad de su tratamiento y de cualquier otro tipo de riesgo proveniente de dicha enfermedad. En el mismo hospital o centro de salud donde reciba el tratamiento, el paciente puede solicitar ser beneficiario de este programa. Los requisitos son no poseer ninguna cobertura social y haber residido en el país durante los últimos dos años, como mínimo.

Programa de Prevención de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA)[6]

Desde el año 2002 se implementó el programa provincial IRA. Se encarga de la entrega de forma gratuita de medicación broncodilatadora, como salbutamol, budesonide y meprednisona, y aerocámaras espaciadoras. A su vez, durante los meses de invierno (de mayo a septiembre), lo anterior se ve reforzado con la Campaña IRA, en la cual hospitales, centros de salud y postas se enfocan principalmente en la demanda espontánea. Esto se debe a que son meses en los cuales las infecciones respiratorias aumentan.

Asignación Universal por Hijo para Protección Social (AUH)[7]

Este plan nacional de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) entró en vigor en octubre del año 2009 y se encarga de entregar una transferencia monetaria al padre o madre que viva con hasta cinco hijos menores de 18 años de edad y que, asimismo, se encuentre desocupado/a, sea un/a trabajador/a no registrado/a, un/a trabajador/a del servicio doméstico, monotributista o esté inscripto/a en algún programa de trabajo (Hacemos Futuro o Manos a la Obra, entre otros). La mensualidad la cobra uno solo de los padres y se trata de priorizar a la madre. Para poder cobrarla en su totalidad es necesario presentar de manera anual la Libreta de Asignación Universal de cada hijo, en la cual se acreditan la asistencia a la escuela y los controles de salud correspondientes.

Asignación por Embarazo para Protección Social[8]

El plan que lleva adelante la ANSES, que se implementa desde abril del año 2011, otorga un cobro mensual desde las 12 semanas de embarazo a todas aquellas trabajadoras informales, desocupadas, trabajadoras de servicio doméstico o inscriptas en alguno de los programas Hacemos Futuro (Argentina Trabaja, Ellas Hacen), Manos a la Obra u otros programas del Ministerio de Trabajo. Sus requisitos, además de lo anterior, son cumplir con los controles médicos agendados y estar inscripta en el Programa Sumar (este último requisito exceptúa a las trabajadoras del servicio doméstico, las trabajadoras de temporada y las monotributistas sociales).

Plan Más Vida[9]

Es un programa del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires que se implementó en el año 1994 con la denominación Plan Vida. Con este plan se busca garantizar la provisión de alimentos y nutrientes fundamentales en los primeros años de vida. Se realizan capacitaciones con el fin de fortalecer las funciones de las agentes territoriales en la detección, la orientación, el asesoramiento, la contención y el acompañamiento de las familias frente a las problemáticas sociales que estas atraviesan. La población destinataria del programa son aquellas familias en condiciones de vulnerabilidad social, embarazadas, madres puérperas y niños hasta los seis años de edad. Su objetivo principal es mejorar las condiciones de nutrición, crecimiento y desarrollo de la población materno-infantil. Para ello, se entrega a los destinatarios una tarjeta de débito del Banco Provincia, entidad a la cual se les transfiere el dinero. Asimismo, mediante el trabajo territorial realizado conjuntamente con otros organismos nacionales, provinciales, municipales u organizaciones se propone facilitar un abordaje integral de las problemáticas particulares de cada comunidad asistida. Las familias beneficiarias del plan deben presentar la siguiente documentación: DNI del responsable adulto y certificados de nacimiento y de vacunación de los niños. En el caso de las embarazadas, deben presentar el certificado de embarazo con la fecha probable de parto.

Plan Hacemos Futuro (ex Programa Argentina Trabaja-Ingreso Social con Trabajo [PRIST])[10]

Este plan nacional es llevado a cabo por la ANSES. A partir de él se busca financiar obras de infraestructura menores asociadas al patrimonio comunitario, hábitat y desarrollo urbano. Desde febrero del año 2018, promueve la finalización de la educación obligatoria (primaria y secundaria). Asimismo, busca fomentar el desarrollo de las personas con el objetivo de aumentar las oportunidades de insertarse en el mundo del trabajo. De este modo, se brinda herramientas para que los beneficiarios puedan capacitarse y mejorar, asimismo, sus condiciones de empleabilidad. En primer lugar, se busca ofrecer ayuda para finalizar el primario o la secundaria. Luego, se capacita a los integrantes en oficios que les interesen y, al finalizar la formación, se obtiene el Certificado de Formación Integral (CEFI). Asimismo, se ayuda a los beneficiarios del programa a insertarse en el mundo laboral brindándoles herramientas para tener más oportunidades. Para ser parte de Hacemos Futuro se pide la documentación de estudios primarios o secundarios –ya sean completos o en curso– y el Certificado de Control de Salud con firma y sello de un médico matriculado en cualquier centro de atención primaria u hospital o en el sanatorio de la obra social. Todos los años se debe volver a presentar la documentación requerida.


  1. Fuentes: Programa Nacional Municipios y Comunidades Saludables (2015). Boletín Virtual, 2(8). Recuperado de <https://bit.ly/3ayAOsz>; MSAL (s. f.). Cobertura Universal de Salud-Medicamentos garantiza tu derecho a la salud brindando acceso gratuito a medicamentos esenciales en todo el país. Recuperado el 29 de septiembre de 1029 de <https://bit.ly/3cM5rwa>; MSAL (s. f.). Remediar + Redes. Recuperado el 1 de octubre de 2019 de <https://bit.ly/351sFvE>.
  2. Fuente: Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires (s. f.). Qué es el PRODIABA. Recuperado el 6 de mayo de 2020 de <https://bit.ly/2YzQLwu>.
  3. Fuente: Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires (s. f.). Programa de Prevención de la Epilepsia (PROEPI). Recuperado el 2 de octubre de 2019 de <https://bit.ly/3bEQPP2>.
  4. Fuente: MSAL (s. f.). Asma infantil. Recuperado el 3 de octubre de 2019 de <https://bit.ly/2x5ALqA>.
  5. Fuentes: Dirección de Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual, Hepatitis y TBC (2018). Boletín Sobre Tuberculosis en la Argentina, 1(1). Recuperado el 2 de octubre de 2019 de <https://bit.ly/2xWkFjz>; Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires (s. f.). Programa de TBC (Tuberculosis). Recuperado el 3 de octubre de 2019 de <https://bit.ly/2zlldjd>.
  6. Fuente: Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales (2019). Tablero de planes, programas sociales y prestaciones de la seguridad social. Recuperado el 30 de septiembre de 2019 de <https://bit.ly/2VYwCgq>.
  7. Fuente: ANSES (s. f.). Asignación Universal por Hijo. Recuperado el 3 de octubre de 2019 de <https://bit.ly/3eOsnwC>.
  8. Fuente: ANSES (s. f.). Asignación por Embarazo para Protección Social. Recuperado el 3 de octubre de 2019 de <https://bit.ly/2xbtjug>.
  9. Fuente: Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires (s. f.). Plan Más Vida. Recuperado el 3 de octubre de 2019 de <https://bit.ly/2W1YyjU>.
  10. Fuente: ANSES (s. f.). Hacemos Futuro. Recuperado el 3 de octubre de 2019 de <https://bit.ly/354DFIX>.


Deja un comentario