Otras publicaciones:

Book cover

9789871354894_frontcover-224x344

Otras publicaciones:

9789877230284-frontcover

9789871867936_frontcover

Introducción

Cooperación y comunicación de la ciencia
en la universidad

Fernando Luján Acosta, María Victoria Santorsola
y Valentín Alejandro Martínez Fernández

El presente libro presenta los resultados obtenidos a partir del desarrollo del proyecto de investigación titulado “Características de la comunicación de la ciencia en la cooperación universitaria”, ejecutado en el bienio 2015/2016 en el Departamento de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Matanza, en el marco del Programa de Incentivos a Docentes Investigadores Secretaría de Políticas Universitarias (PROINCE).

Asimismo, este libro da cuenta del proceso de producción de conocimiento, evidenciado por las participaciones de los miembros del equipo de investigación plasmadas en los siguientes capítulos.

El objetivo de la publicación es poner en valor la actividad de investigación en sí misma, como un proceso abierto que da lugar a nuevas posibilidades de indagar, a través de la formulación de nuevas preguntas, de nuevos ejercicios para la ampliación del conocimiento sobre aspectos relevantes de la actividad científica universitaria, que fueron a su vez el tema del proyecto de investigación: la cooperación y la comunicación de la ciencia.

Cabe señalar que en América Latina, la universidad tiene un rol central en la producción de conocimiento. Esta institución es tanto el ámbito de desarrollo de la investigación como también el núcleo de la formación de profesionales y académicos. Ambas funciones le han dado un lugar de relevancia y legitimación social como centro de conocimiento, sumando a sus responsabilidades las de contribuir a la comunidad que la rodea aportando ideas y soluciones a problemas.

No obstante, los modelos de producción del conocimiento, las fuentes de información científica, sus formas de transmisión y su divulgación han devenido todos ellos en procesos globalizados. Estos procesos resignifican las relaciones entre los ámbitos en los que se produce el conocimiento y aquellos que son demandantes del mismo, las industrias y la sociedad. Pero también, estos cambios impactan en la relación que se establece entre las instituciones que producen conocimiento, en cuanto sus funciones y sus prácticas son redimensionadas en su alcance global.

El fenómeno, que descansa detrás de estos procesos globalizados, es lo que a los fines de este proyecto se ha definido como comunicación de la ciencia. Se trata, en este sentido, del intercambio de conocimientos y saberes construido socialmente, investido en instituciones y prácticas que determinan, al mismo tiempo que constituyen, su misma circulación. En síntesis, se trata no solo de la actividad científica en sí, sino de la forma en que el conocimiento producido vuelve a la sociedad y se reinserta, a través de procesos de difusión y divulgación, en la construcción de ciudadanía y en las bases para la conformación de sociedades sustentables.

Este aspecto resulta aun más relevante en cuanto las ciencias sociales producen más conocimiento potencialmente transferible a las políticas que el que es efectivamente transferido,[1] lo que da protagonismo a la investigación social tanto en la generación de contenidos como en la visibilización del conocimiento producido en la comunidad nacional.

En un mundo globalizado y altamente interconectado, la internacionalización de la universidad en su carácter de productora, transmisora y multiplicadora de saberes se ha vuelto un proceso central de la circulación de conocimiento. El proceso de internacionalización ha cobrado fuerza durante los 90, vinculado a un contexto regional de creciente integración económica. Incluye fenómenos como la firma de acuerdos que fomentan la libre circulación de recursos humanos altamente calificados y estudiantes de grado y posgrado, la diversificación de la oferta en formación, la reestructuración de los currículos, la constitución de redes desterritorializadas, el acceso a las nuevas tecnologías y procuración de fondos externos, entre otros factores.

La internacionalización de las universidades se cristaliza en una pluralidad de formas con mayor o menor grado de flexibilidad, bajo la modalidad de acuerdos de cooperación bi o multilaterales hasta redes de universidades, o simplemente los actores se vinculan y el resultado de su vinculación se observa en las publicaciones o productos.

Por lo tanto, el eje del análisis descansa no en el proceso de internacionalización en su compleja vastedad, sino en una de las formas más palpables de su manifestación: la cooperación universitaria. El proceso de investigación se inició con el objetivo de responder a la pregunta: ¿qué características asume la comunicación de la ciencia en el contexto de la cooperación universitaria en humanidades y ciencias sociales?

El estudio de la cooperación científica universitaria en humanidades y ciencias sociales se enmarca generalmente en la problemática de la relación ciencia, tecnología y sociedad. En consecuencia, conocer de qué modo se visibiliza el conocimiento en el plano internacional implica un abordaje que combina miradas de distintas disciplinas sobre este fenómeno.

El abordaje de la cooperación universitaria se realizó a partir de la integración de conceptos desarrollados en ámbitos disciplinares diversos: la comunicación de la ciencia, las relaciones internacionales y el derecho internacional. A partir de estos complejos conceptuales, se han construido herramientas metodológicas para el relevamiento de datos así como también constructos teóricos pertinentes para la interpretación de los mismos.

En tanto, la metodología aplicada combinó las técnicas de análisis de contenido y de entrevista en profundidad. Los resultados permitieron describir y comprender las implicancias de las actividades de comunicación de la ciencia en contextos internacionales de cooperación universitaria. El desarrollo del proyecto permitió la articulación con instancias de transferencia nacionales e internacionales, y ademásincluyó la formación de los participantes del equipo en distintos niveles, como la utilización de herramientas para el desarrollo de la investigación, la formación de grado con la elaboración de una tesina, y la formación doctoral (a partir de la conexión con el desarrollo de una tesis de doctorado).

Así las cosas, el problema formulado se cristaliza entonces en tres vertientes disciplinares. Por un lado, en la comunicación de la ciencia, esto es, el campo disciplinar de manifestación del fenómeno de estudio. Por otro lado, la articulación entre la comunicación y las relaciones internacionales, debido al ámbito de injerencia del problema. Aquí, se problematiza tanto la comunicación de la ciencia como la cooperación desde el punto del sistema internacional y las relaciones de poder. Finalmente, se presenta la cristalización institucional del fenómeno en dimensión normativa, lo que constituye el objeto principal del derecho internacional.

De este modo, responder a la pregunta de investigación requiere de la integración de estas aproximaciones, y de ellas se da cuenta a lo largo de los siguientes capítulos. Los autores de cada capítulo son docentes de la Universidad Nacional de La Matanza que han participado en la ejecución del proyecto de investigación. Cabe destacar que además de quienes se vieron involucrados directamente en las actividades de investigación, también hubo múltiples colaboraciones del personal de apoyo de la universidad, que permitió la mayor agilidad en el desarrollo de las actividades formales.

De este modo, el cuerpo principal del libro comienza con el capítulo “Aspectos generales del desarrollo del proyecto”, en el que Lorena Turriaga y Sergio Barberis relatan las actividades realizadas a lo largo de la ejecución del proyecto. Asimismo, brindan información detallada respecto de las decisiones metodológicas que fueron necesarias para integrar la complejidad de enfoques sobre el fenómeno en estudio.

Luego, en el capítulo “Comunicación de la ciencia: revisión conceptual, implicancias y alcances”, Angélica Álvarez y Mariana Beccaria presentan un recorrido conceptual por los enfoques de la comunicación de la ciencia. Analizan en este trabajo las extensiones y los límites del campo de estudio. Se plantean a lo largo del trabajo brindar un acercamiento conceptual a los diversos términos involucrados en el debate en torno a la comunicación de la ciencia en la universidad y en la sociedad contemporánea, en función de establecer ciertos límites entre cada uno de ellos. Las autoras prestan su mirada particular que tiene el objetivo de establecer distintos espacios de influencia, los cuales pueden a su vez ser profundizados y desarrollados desde los enclaves conceptuales de los siguientes trabajos.

Más adelante, en el siguiente capítulo, titulado “Percepciones sobre la comunicación de la ciencia en el contexto universitario”, Gabriela Michelini y Matías Cademartori analizan conceptos, perspectivas y elementos que componen el discurso de la comunicación de la ciencia. El recorrido parte de los trabajos presentados por investigadores del campo en un congreso nacional de Comunicación, que incluía la comunicación de la ciencia como un núcleo temático específico, aunque no central del evento. A partir de este análisis, el trabajo permitió observar que la comunicación de la ciencia asociada a la cooperación universitaria debe ser observada en el plano de las prácticas, por lo que fue necesario realizar una revisión que permitiera ubicarlas dentro de las dinámicas institucionales y las que determinan las comunidades científicas.

Por su parte, el capítulo “Internacionalización, cooperación y gobernanza universitaria”, a cargo de Gabriela Michelini, se plantea como objetivo comprender las dinámicas de la internacionalización en los procesos de generación y apropiación del conocimiento desde las categorías de las relaciones internacionales, que permiten establecer las conexiones desde las lógicas del poder en el ámbito de acción de los Estados, antes que en las estructuras sociales. Se trata de un trabajo de enfoque teórico amplio, que discurre sobre algunas de las problemáticas conceptuales centrales de las relaciones internacionales, como el poder y la soberanía.

En “La cooperación internacional universitaria en Iberoamérica”, Mónica Ettlin analiza los aspectos jurídicos-institucionales de la cooperación universitaria, con énfasis en Iberoamérica. Luego, describe los modos de acción que asumen los actores de la cooperación. De esta forma, en primer lugar, la autora caracteriza las organizaciones internacionales gubernamentales y las no gubernamentales, así como las nociones de cooperación internacional y la cooperación internacional universitaria, para abordar luego algunos aspectos de las características jurídicas de las universidades y los modos de participar en la cooperación internacional.

En tanto, en el capítulo titulado “Acceso abierto, cooperación internacional universitaria y relaciones de poder”, Gaspar Grieco indaga acerca de la comunicación de las ciencias sobre la base de las publicaciones de artículos científicos o papers en revistas científicas que persiguen la iniciativa del acceso abierto, y analiza qué impacto tiene esta iniciativa en el contexto de cooperación internacional universitaria. Este capítulo constituye una síntesis de los resultados obtenidos en el desarrollo de su tesis de grado, realizada en el marco de una beca institucional otorgada dentro de este proyecto de investigación.

De regreso a las cuestiones prácticas de la ejecución del proyecto, el capítulo siguiente: “Sobre las transferencias”, de Valeria Antelo, da cuenta de cómo se desarrolló el registro de las actividades académicas en las que se han discutido los avances del proyecto y la relevancia de este proceso para la validación de cada etapa de ejecución.

El último capítulo, “Sobre las características de la comunicación de la ciencia en la cooperación universitaria”, da cuenta de los principales hallazgos del proyecto de investigación. En este capítulo se presentan algunas nuevas preguntas para continuar la línea de investigación y ampliar el diálogo interdisciplinario en torno a la dimensión internacional de los vínculos universitarios.

De este modo, los capítulos que siguen se abren a la discusión con el objetivo de explorar un campo en constante consolidación, que se ha vuelto una parte vital del quehacer educativo en el ámbito de las humanidades y las ciencias sociales.


  1. Tal como fue declarado por el Consejo de Decanos de Facultades y Ciencias Humanas en el documento sobre los “Criterios para la evaluación de las ciencias sociales y humanas, y la jerarquización de la investigación científica con impacto social”, publicado en 2012.


Deja un comentario