Otras publicaciones:

12-3882t

isaacson

Otras publicaciones:

12-2842t

9789877230932_frontcover

Introducción

­1

El siguiente libro es una versión modificada de mi tesis doctoral, enfocada en lo que coloquialmente se conoce como deserción o abandono estudiantil universitario. Dicha investigación buscaba no solo presentar evidencia empírica sobre los porcentajes de no graduación en las distintas carreras y sus posibles causas, era de su interés problematizar todas las aristas posibles del fenómeno: desde cómo fue históricamente analizado por distintas corrientes teóricas, hasta cómo nombrarlo.

El título original de la tesis fue “Discontinuar los estudios en la universidad. Un estudio comparativo sobre la experiencia del abandono en cuatro carreras de la Universidad de Buenos Aires”.

Nombrar el fenómeno como “discontinuidad” en lugar de los tradicionales deserción o abandono suponía, en un principio, hacer explícito desde la primera línea las diferencias en términos metodológicos respecto de cómo se abordó y cómo se conceptualizó históricamente el fenómeno en Argentina. Aun hoy nominarlo como discontinuidad no me conforma, pero lo voy a sostener a lo largo de todo el libro para hacer explícito el debate sobre qué se considera cuando hablamos de abandono universitario.

2

La pregunta que dio lugar a la investigación posterior se centraba en saber qué elementos específicos de cada carrera e institución daban lugar a modos particulares de discontinuidad de los estudios universitarios.

Este aspecto se encuentra desarrollado en el capítulo “Contexto, estado del arte y abordajes actuales: el marco de la investigación” del presente libro pero, en términos generales, la mayor parte de la investigación previa sobre el fenómeno daba cuenta de un predominio de los análisis macro sobre el abandono. Estas investigaciones ofrecieron aportes muy valiosos que daban cuenta de causas comunes sobre el fenómeno en las distintas instituciones: desde la formación educativa previa, el capital cultural familiar, la integración social con el medio o la alfabetización académica entre otros tantos.

Esta mirada más macro explicaba en gran parte los enormes porcentajes de abandono en los primeros años, pero poco decían sobre lo que ocurría después, a lo largo del tránsito en cada carrera. Las explicaciones más estructurales no alcanzaban para explicar, por ejemplo, por qué alguien con toda la carrera cursada y a quien solo le faltaban rendir tres finales, decidía nunca más volver a la facultad.

Esa pregunta inicial supone discutir cómo se conceptualiza el abandono, pero también no considerar a la decisión de discontinuar los estudios como una acción ejercida por un individuo autónomo sin ningún tipo de mediación. Asimismo, el fenómeno analizado no se puede resumir en un momento único, sino que suele ser un proceso largo (en algunos casos de más de un año) en donde el estudiante muchas veces se inscribe a materias que nunca cursa, continúa votando en las elecciones del centro de estudiantes e incluso compra los materiales que necesita solo por las dudas hasta que construye un nuevo proyecto de vida.

El abandono, normalmente enunciado como un momento, es un camino sinuoso, discontinuo, en las trayectorias de los individuos. Conocer cómo se desarrolla dicho proceso resulta crucial para explicar el fenómeno.

3

En la investigación analizamos la experiencia estudiantil a través de los relatos de jóvenes que hayan discontinuado sus estudios superiores en la Universidad de Buenos Aires (UBA) entre los años 2005 y 2015 en cuatro carreras de distintas facultades con índices de abandono[1] elevados: Ciencias Antropológicas, Ingeniería en Informática, Ciencias Químicas y Ciencias de la Comunicación.

La discontinuidad de los estudios la analizamos a partir de la experiencia universitaria (Dubet, 2010b; Carli, 2012) en su vínculo con el conocimiento disciplinar (Becher, 2001) a partir de los siguientes ejes de análisis: la cultura institucional (Remedi, 2004) de la UBA, las representaciones sociales sobre las carreras y la universidad (Moscovici y Farr, 1984) y los modos en que las pruebas estructurales son interpretadas por los sujetos e intervienen en la discontinuidad (Martuccelli, 2007). Teniendo en cuenta estas referencias teórico-epistemológicas, abordamos a la universidad no sólo como institución productora y transmisora de conocimiento, sino también como institución que regula y se configura como un espacio de conformación de subjetividades. En este marco, el estudio se centra sobre un actor específico: jóvenes que discontinúan sus estudios superiores.

Desde el punto de vista metodológico, realizamos una mirada comparativa de la experiencia de la discontinuidad en las cuatro carreras. Para ello optamos por el análisis de los relatos de vida (Bertaux, 1999; Kornblit, 2007; Meccia, 2016) de los sujetos, con el objetivo de comparar las significaciones atribuidas a la experiencia de discontinuidad de los estudios, a su tránsito por la universidad y a las trayectorias posteriores. El análisis de los relatos reveló repertorios de motivos que configuran lógicas decisionales en parte similares y en parte diferenciales, para las cuatro carreras en función de las culturas disciplinares de cada una.

En otras palabras, entendemos que la experiencia estudiantil interviene en configurar modos de discontinuidad de los estudios de manera diferenciada en cada ámbito institucional: las facultades, las carreras y en cada disciplina. Es por ello que entendemos que el proceso de discontinuidad se produce en la universidad y no solamente a partir de condicionamientos externos.

4

Cuando se enuncia la importancia de considerar las culturas disciplinares a la hora de analizar la discontinuidad de los estudios superiores, hay que advertir el conflicto de generalizar esta propuesta a cualquier universidad. El presente es un análisis situado que parte de caracterizaciones previas sobre la UBA como una institución en donde el peso de las tradiciones disciplinarias es mayor que, por ejemplo, en universidades con sistema de créditos (como es en la tradición norteamericana).

Se tomó en cuenta la afirmación de Pedro Krotsch (2002) de que, en Argentina, las universidades (y en particular, las tradicionales como Buenos Aires, La Plata o Córdoba) mantuvieron una organización institucional a partir de facultades, cátedras y disciplinas por sobre el modelo de departamentalización y créditos (tradición más fuerte en la universidad norteamericana).

Así se conservó un peso relativo mayor de la organización disciplinar y por cátedra en la universidad argentina respecto de lo que sucedía en otros países “cuyo desarrollo aún no había alcanzado la madurez institucional que tenía el sistema en la Argentina” (2002: 136) y que iniciaron el proceso de expansión del sistema eminentemente recuperando el modelo de universidad anglo-americana.

Más allá de las ventajas y desventajas de cada modelo, partimos de la afirmación de que, en el caso argentino, las disciplinas conforman una lógica organizativa de la universidad que tiene mayor peso que otras formas institucionales de organización. Es por ello que entendemos que todo análisis sobre la discontinuidad de los estudios universitarios debe primero tener en cuenta las culturas disciplinares a partir de las cuales se manifiesta ese fenómeno. Investigamos entonces las diferencias entre distintas disciplinas (analizadas en su forma institucionalizada: la carrera universitaria) en el fenómeno de la discontinuidad.

Este aspecto no puede ser transpuesto al análisis de la discontinuidad universitaria sin mediaciones.

5

Hecha esa advertencia, la estrategia metodológica para analizar el fenómeno en su especificidad fue eminentemente cualitativa: se empleó la técnica de la entrevista en profundidad con el objeto de reconstruir trayectorias disímiles de sujetos que hayan discontinuado las carreras mencionadas.

En vistas de expresar diversidad de trayectorias de los sujetos, el muestreo teórico de los casos recolectados apuntó a recuperar aquellos relatos significativos para responder, sin presuponer que con ello se agota el análisis, la siguiente pregunta: ¿qué elementos aparecen como significativos en relación al fenómeno de la discontinuidad universitaria en los relatos de los estudiantes que discontinuaron una carrera?

Con el objeto de comprender dicha significatividad otorgada al tránsito por la universidad y entender las formas interiorizadas de las disciplinas analizadas que abonan en modos específicos de discontinuidad de los estudios superiores, partimos de los relatos de la experiencia estudiantil (Carli, 2012) a partir de cuatro dimensiones analíticas:

  1. La cultura institucional que interviene en las formas de sociabilidad en las cuatro facultades y carreras seleccionadas para el análisis, y su vínculo con el conocimiento disciplinar.
  2. Las representaciones sociales con que se inviste cada carrera, especialmente las relacionadas con la proyección laboral y profesional.
  3. Las posibles formas en que los relatos presentan discursivamente “datos objetivos” para hacer inteligible la decisión de la discontinuidad en los estudios universitarios.
  4. Las posibles formas en que la experiencia estudiantil universitaria se resignifica –negativa y positivamente- en las trayectorias post-universidad a través de los relatos de las entrevistas.

Las implicancias de cada una de estas dimensiones y cómo las abordamos se detallan en el siguiente capítulo. La elección de las dimensiones la realizamos sobre la base de investigaciones previas respecto del fenómeno, de observaciones preliminares propias en el campo, entrevistas a informantes clave y a partir de análisis sobre las dinámicas propias del sistema de educación superior argentino, su historia sedimentada y sus especificidades.

Vale considerar que el abanico de contextos, situaciones, procesos y subjetividades involucradas impide que se asuma una conclusión cerrada, pero permite atender al espesor propio del fenómeno.


  1. Los porcentajes de abandono en las carreras mencionadas según un cálculo estimado de elaboración propia basado en los datos proporcionados por el Censo Universitario de la UBA 2011 y por la Secretaría de Políticas Universitarias. Esta elaboración se presenta en detalle en el apartado metodológico.


Deja un comentario