Otras publicaciones:

9789877230147-frontcover1

Otras publicaciones:

relaciones-flacso

12-3052t

7 El Capital Humano en el sector TIC en Argentina

¿Tiene futuro?

Alejandro Prince

Existen varios temas relativos a los diferentes vínculos o relaciones de lo laboral y la tecnología. Por un lado, mucho se habla últimamente del impacto negativo que podría tener la automatización y el uso de robots industriales y otros en la cantidad de empleo a mediano y largo plazo. Por otra parte, las nuevas tecnologías, que todo lo atraviesan, podrían generar desempleo en algunos viejos sectores de la economía mientras que al mismo tiempo podrían crear no solo nuevos sectores económicos, sino nuevos tipos de profesiones y empleos en los viejos sectores. Una de las preguntas en este caso es si estos impactos serán “fuertes y claros” o leves y de corto o largo plazo. También importa predecir si el saldo neto será de creación de más posiciones de trabajo o de reducción de la masa laboral en lo cuantitativo, y/o si habrá una mejor o peor calidad de trabajo desde lo cualitativo. Numerosos estudios, desde el pionero de Frey y Osborne pasando por los realizados por diversos organismos internacionales arrojan muy diferentes resultados, desde las miradas más optimistas al pesimismo extremo.

Los análisis muestran que si las primeras oleadas de la automación (revolución industrial) impactaron en los trabajos manuales y repetitivos y desplazaron población del campo a las zonas rurales, hoy es creciente la posibilidad de que la tecnología afecte a las tareas cognitivas y creativas, e incluso a servicios personales, como el cuidado de personas. De todos modos, la historia muestra que lo único cierto es que, a pesar del enorme crecimiento poblacional de los últimos siglos, la tecnología no ha hecho merma en los porcentajes de empleo, sino más bien producido nuevas “divisiones y especializaciones del trabajo”, con algunos ganadores y perdedores sectoriales de corto plazo, pero un resultado de mayor productividad y calidad de vida sin desmedro de puestos.

El surgimiento de oficios y profesiones nuevas o híbridas es claro y ya ha comenzado. Social media manager, Community manager, operador de drones, creadores de contenidos audiovisuales, diseñadores de interfaces de usuario, analistas de datos, administradores de bases de datos, expertos en ciber-seguridad, especialistas en marketing online, desarrolladores de aplicaciones y muchos otros, solo pensando en la convergencia entre la informática y otras viejas actividades u oficios. Algunas son habilidades que se adquieren trabajando, haciendo (learning by doing), otras requieren estudios terciarios y algunas especializaciones o posgrados. Todas tienen alta demanda, y creciente, y altos salarios.

Otra mirada es la de si lo que está cambiando son las relaciones de trabajo, si la gig economy (o economía de las “changas”) o las plataformas colaborativas tipo Uber, Airbnb, precarizan el empleo y las condiciones laborales, o si lo fragmentan y hacen inestable y cambiante, o por el contrario otorgan mayor libertad de trabajo y de contratación, o todo eso junto. El trabajo de por vida en una empresa ha pasado a ser una pieza de museo, y surgen cada día modelos de negocios basados en el freelancismo o trabajo a demanda. Es claro que la legislación laboral no debe dejar de proteger al trabajador y al trabajo, pero al mismo tiempo debe adaptarse a los tiempos que corren y los nuevos modelos de negocio imperantes a nivel global. La excesiva regulación no es buena, pero tampoco podemos creer en la efectividad de la autorregulación ni en la ausencia total de ésta. Los regímenes laborales deberán ser analizados y reescritos caso por caso y acompañando este proceso de cambio. Regular ex – ante frente al fenómeno tecnológico no parece la mejor solución sino todo lo contrario.

En Argentina el debate trabajo y tecnología se ha centrado principalmente en la capacidad de crear en cantidad y calidad los recursos necesarios para que el país enfrente la sociedad y economía del conocimiento y de cierto modo reduccionista se ha focalizado en la demanda insatisfecha de posiciones específicas dentro del amplio espectro de las carreras STEM (science, technology, engineering & mathematics) o TIC (telecomunicaciones, informática y contenidos) tales como programadores y o desarrolladores de software. Y esto a su vez orientado a satisfacer al propio sector de empresas de Software y Servicios TIC, particularmente a su potencial exportador. Recordemos que el resto de las actividades de la economía representa casi un 98 % del PBI, y que esos sectores también requieren personal idóneo en las nuevas tecnologías y habilidades. De hecho, la demanda de personal TIC por parte del sector de empresas TIC es similar a la demanda de personal TIC de todo el resto de los sectores, privado y público inclusive.

Las siguientes páginas se concentran en analizar cuantitativamente, y con una mirada retrospectiva esta problemática de demanda insatisfecha de personal TIC por parte del mismo Sector y del conjunto de la economía. Es claro que para desarrollar no sólo al sector TIC local sino a la Economía Digital o del Conocimiento en nuestro país no hacen falta sólo inversiones, conectividad, y buena regulación, sino también talentos. Recursos humanos capacitados en las diferentes áreas de las nuevas tecnologías, con conocimientos actualizados y en cantidades crecientes.

Estudio de Capital Humano TIC

En 2005, siendo aún Prince & Cooke, realizamos un profundo estudio sobre el Capital Humano en TIC en Argentina a pedido de IBM. Este estudio fue seguido dos años después por otro relevamiento aún más amplio para la Cámara de Informática y Comunicaciones (CICOMRA). Desde esos dos trabajos de investigación y análisis hemos seguido explorando diversos aspectos de este importante tema. En relación a esta nota, ya como Prince Consulting y desde hace varios años, colaboramos con Comunidad IT, una ONG dedicada a la formación de recursos humanos en TI en el análisis de este tema. Con base anual, realizamos un estudio cuali-cuantitativo y del tipo meta research para dimensionar la oferta y la demanda laboral del empleo TIC en Argentina, con foco en ciertas ciudades predeterminadas. El objetivo general del estudio es cuantificar el mercado laboral en Tecnología de la Información y Comunicaciones, enfocado en Software y Servicios Informáticos la demanda insatisfecha, así como las lagunas o faltantes críticos de determinadas posiciones laborales o habilidades.

Para este Estudio se utilizan datos primarios de estadísticas de población, empleo y PBI por ciudad/zona geográfica, provenientes de diversas organizaciones públicas, así como datos provenientes cámaras empresariales, consultoras, polos tecnológicos, y otras fuentes. Por otra parte, se utilizan datos provenientes de estudios propios de Prince Consulting sobre Políticas y Programas Públicos de TIC, el Mercado TIC, el escenario del sector y las tendencias tecnológicas. Un agregado importante es el Estudio, también anual, que realizamos sobre el Mercado TIC junto a CICOMRA.

  1. Para cada edición del estudio para Comunidad IT se realizan entrevistas semi-estructuradas a más de 50 informantes clave en todo el país. En estas entrevistas se incluyen perfiles como Directivos de Cámaras y/o Polos TIC, Responsables de RRHH de empresas del Sector TIC, CIOs de Grandes Empresas y Directivos de Universidades de carreras afines. Asimismo, se entrevistan responsables de áreas TIC o Modernización de distintos niveles de gobiernos locales, provinciales y de algunas ciudades.
  2. Por otro lado, se realizaron entrevistas semi-estructuradas de manera telefónica o por medios digitales a informantes claves, con la finalidad de tener una aproximación cualitativa sobre las expectativas y características del mercado laboral de IT. Cabe destacar que el enfoque del estudio es analítico y cualitativo: no se aplica el concepto de sujeto muestra ni de muestra representativa. Los informantes dan visiones expertas sobre el mercado de TI en general y no responden a título particular y cuantitativo por su organización o empresa. Las entrevistas se dividen en 4 grupos:
    1. Directivos o responsables de las principales Cámaras o Polos de TI de cada localidad/zona, y directivos o responsables de las principales empresas de Software y Servicios (TI en general) de cada ciudad/zona.
    2. Directivos o responsables del área tecnológica de las principales empresas cada ciudad/zona.
    3. Entrevistas a directivos de Universidades/Carreras relacionadas con Tecnología de la Información.
    4. Responsables de las áreas TI o modernización de gobiernos locales o provinciales.

Los lineamientos generales de las entrevistas a los informantes claves son:

  • Percepción respecto de la demanda TIC zonal
  • Perfiles de TI con mayor demanda
  • Posiciones de TI críticos o con mayor dificultad de ser cubiertos a nivel zonal
  • Principales barreras percibidas para la incorporación de mujeres a la formación y mercado laboral IT
  • Conocimiento y valoración de los institutos o lugares de capacitación zonal
  • Conocimiento y valoración de otros programas similares implementados por otras empresas o el Estado.
  • Conocimiento y valoración de cursos específicos
  • Conocimientos específicos con mayores carencias
  • Sectores de actividad económica con mayores expectativas de crecimiento a corto plazo
  • Métodos de búsqueda de capital humano especializado más frecuentes
  • Formaciones o perfiles híbridos requeridos (comercial – informático, redes sociales, publicidad y comercio online y otros)
  • Problemática del nivel de manejo del idioma inglés, del liderazgo de equipos y proyectos y otros temas y habilidades a definir oportunamente con el contratante.

En cada conglomerado de Argentina se realizaron nueve entrevistas aproximadamente entre los grupos preseleccionados, más otras nueve entrevistas a informantes clave a nivel nacional. Los principales perfiles analizados fueron: Administrador de Base de Datos/ redes/ servers, Analistas/ Analista Funcional, Programadores- Desarrolladores, Arquitectos Java y otros, Seguridad TI/ Soporte Técnico / Mesa de Ayuda, Diseño / UX, Full stack, Testing / QA / QC, Líder de proyecto y otros.

Indicadores TIC de Argentina

Para enmarcar el tema CH TIC es necesario efectuar algunas precisiones cuantitativas sobre el Mercado TIC. Argentina ha tenido históricamente una valoración positiva con respecto a las TIC, manifestada en los altos niveles de adopción de estas tecnologías en la población del país, comparativamente con el resto de la región, y a pesar de los vaivenes económicos. El crecimiento real del uso, de la compra de dispositivos (computadoras y celulares entre otros) y contratación de servicios (banda ancha fija y móvil, por ejemplo), ha sido sostenido a lo largo de los años. Para el año 2017, el parque en servicio de PC llegó así a 24,5 millones de unidades.

Los usuarios de Internet, 36 millones de personas a fin del 2017, representan ya más del 83% de la población, en tanto que las conexiones fijas totales de Internet suman 8,5 millones en el país. La Banda Ancha móvil, por su parte, alcanzó los 29 millones de conexiones. La telefonía móvil, tras superar a las líneas fijas en el 2003, hoy cuadriplica a las mismas con 43,1 millones de líneas en servicio activas, mientras que los usuarios únicos de celular son 35,2 millones de personas. La telefonía fija muestra cierto estancamiento, alcanzando los 8,9 millones de líneas en servicio. Como puede verse en el siguiente cuadro, el desarrollo de las conexiones y dispositivos de acceso han tenido un crecimiento sostenido en la última década.

Indicadores TIC en Argentina (en millones) Según Prince Consulting 2019
Indicador

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017

2018

Usuarios totales de internet (personas)

28.8

30.6

31.9

33.0

34.2

35.2

36.0

36,5

Conexio­nes fijas de internet

5.5

6.2

6.6

7.0

7.6

8.3

8.5

8,7

Conexio­nes móviles de internet

3.5

6.8

16.0

21.0

25.0

28.0

28.9

30,0

Parque de PC en uso

15.5

17.5

20.0

21.0

22.4

23.3

24.5

24.0

Líneas fijas en servicio

9.8

10.0

10.2

10.0

10.0

9.0

8.9

9.05

Usuarios únicos de celular (estimado)

31.0

32.0

33.0

33.2

33.4

34.1

35.2

35.3

Como muestra el gráfico, todos los indicadores presentan un crecimiento continuo. El único indicador que se mantiene relativamente estable es el que se refiere a las líneas telefónicas fijas. Esto resulta comprensible si se tiene en cuenta la lógica actual de las tecnologías, que tienen más a la individuación y la movilidad. Estos indicadores muestran el avance de la penetración TIC en la población, penetración que repercute no sólo en la utilización de TIC sino también en una mutación de los valores y las relaciones sociales.

Evolución del mercado TIC 2002-2017

Fuente: Prince Consulting, estudio de mercado TIC 2019.

En cuanto a la inclusión digital, con un 83,8% de penetración de Internet (medida como usuarios respecto población total), la Argentina se encuentra en primera posición en la Región de América Latina y el Caribe, que detenta un 65,3% de penetración promedio, y muy por encima del 51,7%, que es el nivel de uso de internet a nivel mundial. Tanto las políticas activas de inclusión digital a lo largo de los años, como las características sociodemográficas de nuestro país (la presencia de una clase media con capacidad adquisitiva y motivaciones para la adopción de tecnología) parecen ser las principales variables explicativas.

Análisis conceptual de la oferta y demanda del Capital Humano TIC

Antes de presentar algunos emergentes del último estudio vale la pena conceptualizar cómo se compone la oferta y demanda de Capital Humano TIC. Desde el punto de vista de la oferta, la misma se conforma básicamente de tres grupos: los egresados y alumnos de carreras afines de universidades públicas y privadas, los egresados y alumnos de terciarios, así como los que abandonan o suspenden estos estudios y los idóneos sin título académico, pero con práctica probada y/o incluso reconocimiento mediante Consejos Profesional o leyes marcos distritales. También debe considerarse a aquellos que han sido despedidos o se han retirado de un empleo en el sector en el año en curso o anteriores y siguen en la búsqueda. Recientemente y aunque de modo poco significativo en lo cuantitativo, podría señalarse la migración recibida de profesionales y técnicos TIC de otros países, por ejemplo, Venezuela.

Es importante destacar que una parte de la oferta de idóneos surge de los estudiantes que no terminan sus estudios y otra parte de aquellos que han desarrollado su expertise trabajando o desarrollando cursos breves o específicos. La oferta proviene mayormente del sistema universitario, del sistema terciario y del drop off de idóneos en base a su caudal de alumnos y a su capacidad de generar profesionales debidamente capacitados, respectivamente.

A su vez, por el lado de la Demanda de Capital Humano (CH), el principal flujo proviene de las empresas, ya sean parte de aquellas del mismo sector de las Tecnologías de Información, Comunicaciones (TIC), fuertemente de las empresas “de software”, así como de las empresas de todos los otros sectores de la actividad económica que son usuarias de tecnología. Estos dos grupos se reparten casi por partes iguales la demanda de CH TIC. También existe un cierto flujo de demanda de CH TIC proveniente del ámbito gubernamental o estatal, aunque representa un elemento menor en el análisis por su dimensión y dinámica.

Modelo conceptual sobre el Capital Humano en Argentina

Capital Humano TIC en Argentina

Antes de presentar los resultados de las últimas mediciones es importante, dado que la situación tuvo grandes variaciones, hacer una recopilación de los sucedidos en este tema en las dos décadas pasadas. En el año 2002, tras la fuerte crisis y devaluación del peso, y como una externalidad positiva, se abrió una ventana de oportunidad para la exportación de software y servicios informáticos desde Argentina a otros países tales como España, Estados Unidos y otros de la Región LAC. Algunas grandes empresas multinacionales radicaron incluso sus centros de soporte o desarrollo regional en el país. Este efecto, sumado a la creciente adopción y criticidad del recurso TIC por parte de empresas de todo tamaño y rubro, e incluso individuos y hogares hizo crecer fuertemente la demanda de CH TIC.

La oferta o el sistema de formación y capacitación de los recursos humanos TIC demostró ser muy poco elástica y flexible. Las vocaciones por las carreras tecnológicas no crecieron acorde las necesidades, el ingreso se mantuvo casi estable y la duración de las carreras, estimada en 8 o más en promedio para los niveles universitarios sumado a la baja relación entre ingresantes y egresados (12 al 20% dependiendo de la Universidad y título) empeoró este escenario. Fueron años de alta rotación, sueldos crecientes y competencia salvaje por los recursos humanos TIC.

En el año 2007 el faltante de personal calificado TIC alcanzó su pico con una demanda insatisfecha de más de doce mil puestos. Polos tecnológicos, Cámaras y asociaciones especializadas, organismos de gobiernos de varios niveles en diversas provincias, empresas particulares, ONGs y Universidades trataron de paliar este fenómeno creando cursos y programas de capacitación TIC, así como difundiendo y promoviendo los beneficios y oportunidades de capacitarse en este tema.

El desmejoramiento posterior de la situación macroeconómica, el tipo de cambio, afectaron a este proceso reduciendo estos faltantes a pesar del uso creciente de las nuevas tecnologías y el desarrollo de internet. La oferta especializada del CH TIC comenzó a crecer, aunque lentamente, pero la demanda se desaceleró, haciéndose casi estacionaria en los últimos 2 años. En la última década, y desde el gobierno nacional, algunos gobiernos provinciales e inclusos en algunos municipios se anunciaron e implementaron diversos programas de fomento y estímulo para el crecimiento de la oferta de Capital Humano TIC, muy particularmente de programadores, así como otras medidas para el desarrollo del sector en su conjunto.

  • Ley 25922 (2004) – Régimen de promoción de SSI y FONSOFT (Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software). Da estabilidad impositiva y beneficios fiscales.
  • Programa EmplearTec (2006) por medio del cual se ofrecen cursos gratis de capacitación tecnológica y de software, por medio de los Programas Becas Ctrl + F.
  • Creación del FOMENI en el año 2006 (Fondo para el Mejoramiento de la Enseñanza de la Informática) formado por gobierno nacional, provinciales y algunas universidades públicas/privadas, empresas del sector TIC y otras demandantes de tecnología. Esta entidad prioriza asignación de recursos tomando en cuenta los objetivos generales del modelo y el plan estratégico para el desarrollo del sector SSI.
  • Proyectos de investigación y desarrollo en empresas, y capacitación de RRHH.
  • Plan Más y Mejor Trabajo: Se trata de uno de los programas más antiguos, aunque sigue siendo importante al hablar de capacitaciones de todo tipo, no únicamente informáticas.
  • Programas Beca Bicentenario, promueven el estudio para alumnos de bajos recursos que ingresan al sistema educativo superior en la rama de carreras vinculadas a ciencias aplicadas, exactas o básicas.
  • Plan de Promoción de Tecnicaturas Universitarias: da presupuesto adicional a Universidades Nacionales y públicas para rediseño y creación de carreras técnicas vinculadas al TIC
  • Becas universitarias para estudiantes de carreras vinculadas al TIC, ayuda económica a los jóvenes que tengan vocación en estas disciplinas.
  • El plan 111 mil del Ministerio de Producción, que impulsa la formación de capital humano especializado en la temática, y que continúa a pesar de los cambios organizacionales. Sin embargo, los resultados cuantitativos se verán recién a mediano plazo.
  • Ley de Industrias del Conocimiento.

Asimismo, cada vez se encuentran más centros que proveen cursos básicos de programación o alfabetización virtual de rápida implementación. Los principales problemas del capital humano TIC en el país siguen siendo principalmente la falta de interés vocacional y el abandono de la carrera por partes de los estudiantes antes de conseguir su título, ya que optan por la elección de un trabajo antes que terminar los estudios. Esta situación genera un círculo vicioso, debido a que las empresas contratan cada vez más estudiantes por la falta de profesionales, lo que produce que muchos de ellos deban dejar los estudios. El Mercado laboral de TI mantiene asimismo una disparidad de género, tanto en las carreras universitarias relacionadas como en el mundo laboral. En las inscripciones de las carreras afines la mujer representa un 12- 15 % aunque entre los recibidos esta cifra alcanza a veces al 20%. La incorporación de profesionales de sexo femenino es promovida por algunas empresas para generar un ambiente laboral más diversificado e integrador. Para afrontar esta problemática, existen diversas organizaciones que intentan romper con estos mitos culturales, entre las que se destacan Chicas en Tecnología y el Club de Chicas Programadoras.

El total del Capital Humano TIC en Argentina alcanzó en el 2017 a los 422.000 puestos ocupados y se estima que para fin del año 2019 será de 433.000 mil posiciones, lo que representa un 2,1 % de la PEA estimada por el Banco Mundial (19,9 millones). Tomando en cuenta que esta relación en los países del primer mundo es aproximadamente del doble, está claro que hay lugar para crecer en el desarrollo de puestos y Capital Humano TIC. Considerando que hace poco más de una década (en el trienio 2006-8) esta relación en Argentina era del 1,5% debe destacarse como auspicioso el crecimiento logrado.

En 2006, el empleo TIC total del país era de 283.000 puestos, considerando, al igual que en los estudios recientes a los profesionales independientes, empleados en PyMes y Grandes Empresas, tanto del sector TIC como en el resto de las actividades y a Gobierno y Administración Pública.

Como ya hemos mencionado el Capital Humano TIC se desempeña en empresas del Sector TIC de Software y Servicios Informáticos) resto del sector TIC (hardware, telecomunicaciones, insumos, etc.), en empresas de otros sectores de actividad (no TIC, pero usuarias de tecnología, y aquellos que lo hacen por su cuenta y/o en el sector público.

En los últimos años el faltante o la demanda insatisfecha está cambiando debido a la conjunción de dos fuerzas: a) dada la situación macroeconómica general del país, las empresas ha desacelerado las búsquedas de personal en general y las especializadas; b) por otra parte aunque lentamente las universidades, institutos, cámaras y organizaciones de la sociedad civil, así como diversas áreas de gobiernos nacionales y municipales, han promovido e implementado una mayor promoción de las carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Computación por sus siglas en inglés), y muy particularmente (o con más éxito relativo) de programadores y desarrolladores de software. Así se ha incrementado la oferta de técnicos y de personal capacitado en la temática y por lo tanto, la brecha o demanda insatisfecha se ha reducido.

Una mejora del escenario macro-ecónomico para 2019, la definición del panorama político, y más particularmente la reciente devolución y mejora del TCRE pueden hacer que la exportación de software (y su consecuente demanda de personal) recupere el vigor que tuvo hace unos años, a niveles de 2007 o más. La mayor adopción de TIC por parte de la población y las empresas, la conectividad y las tecnologías 4.0 podrán hacer que la brecha entre oferta y demanda de CH TIC vuelva a ampliarse. Esto considerando por su parte el lento crecimiento o reprise de la oferta de este CH.

En nuestro país, el empleo TIC como porcentaje de la PEA se mantiene alrededor del 2,1%, mientras que en los países industrializados esta cifra o indicador alcanza entre un 4% y 5%. La demanda insatisfecha de capital humano TIC se redujo de 2.900 puestos en el 2017, y tal vez a menos a fines de 2018. Por su parte la demanda insatisfecha del personal especializado en Software y Servicios Informáticos cayó a 2.300 en el 2017, y se proyecta estable para el resto del año en curso. Como reflejo de lo anterior, la rotación en ambas familias de perfiles se ha reducido muchísimo desde los picos de 2007 así como los incrementos salariales diferenciales respecto de otras posiciones o perfiles en las empresas.

En el siguiente cuadro puede verse la evolución del CH TIC y del empleo en Argentina y su relación con la PEA desde 2010 la fecha. Asimismo, se desagrega aquellos puestos de Software y Servicios Informáticos (programadores, desarrolladores, etc) separados del resto de profesiones TIC, es decir las llamadas STEM.

Evolución de las posiciones de CH TIC en Argentina 2016-2018
Sector Empleos TIC 2016 Empleos SySI 2016 Empleos TIC 2017 Empleos SySI 2017 Empleos TIC 2018 (e) Empleos SySI 2018 (e)
Sector TIC

216.000

113.650

223.000

118.849

226.000

124.000

Sector no TIC privado y público

191.000

124.150

196.000

127.800

208.300

131.500

Total Argentina

407.000

237.800

420.000

246.649

432.300

255.500

De este total de 432.300 personas, un 48% se desempeña en funciones TIC en empresas que no pertenecen al sector TIC (empresas usuarias) o en el sector público (nación al, provincial y municipal), mientras que el 52% restante lo hace en empresas del sector TIC, es decir, empresas que ofrecen productos y servicios TIC (hardware, software y servicios, telecomunicaciones, y otras). Analizando la cantidad de profesionales con perfil de programadores o desarrollo de software (el subconjunto de mayor interés para Comunidad IT) vemos que la proporción de este tipo de profesionales o empleados respecto del total TIC es obviamente mayor en las empresas de Software y Servicios Informáticos (un 90% de su plantilla) que en empresas comercializadoras de hardware o las del sector telecomunicaciones (15% del total de empleados) o en las empresas y organizaciones usuarias de TIC públicas y privadas de todo tamaño y rubro (66%).

Para el año 2018 la oferta de profesionales o personas con perfil TIC ha sido de aproximadamente de 9.200 personas (universitarios, terciarios e idóneos). La demanda de puestos TIC tanto en empresas del sector TIC como aquellas que no los son y el sector público, ha sido de aproximadamente 11.800 puestos laborales, lo que significa una demanda insatisfecha de 2.600 puestos aproximadamente. En el caso específico de ofertas de profesionales con perfil en SSI en el 2018 ha sido de 6.000, mientras que se han demandado cerca de 8.300 puestos, lo que ha significado una demanda insatisfecha de 2.300 puestos del perfil SySI específico.

Oferta y demanda de CH TIC en argentina 2008 a 2018 (estimado)

Es evidente que la demanda insatisfecha ha tendido a reducirse, sobre todo por efecto de una demanda desacelerada y de un pequeño incremento de la oferta de profesionales TIC y de SySI como podía verse en nuestro gráfico inicial.

En resumen, los faltantes o demanda insatisfecha se mantienen estables, fundamentalmente por la situación macroeconómica que mantiene retenida la demanda, y el lento crecimiento de la oferta de profesionales recibidos, que como hemos dicho tiene un ciclo largo de “producción” entre ingreso y egreso. Para el año en curso, 2019, no es de esperarse más que un mantenimiento de este estado.

Oferta y demanda TIC 2016 – 2019 (estimado) y demanda insatisfecha
Oferta y demanda TIC

2016

2017

2018

2019 Estimado

Oferta TIC (universitarios, terciarios e idóneos) + inmigrantes y desempleados

8.800

9.000

9.300

9.600

Demanda TIC

11.500

11.900

12.300

12.900

Demanda Insatisfecha TIC

2.700

2.900

3.000

3.300

Oferta SySI

5.500

5.800

6.200

6.300

Demanda SySI

8.000

8.100

8.551

8.900

Demanda Insatisfecha SSI

2.500

2.300

2.651

2.600

Finalmente, y confirmando algunos de los datos relevados para Comunidad IT respecto de una menor demanda de personal especializado como consecuencia de la situación macroeconómica, añadimos que un Estudio realizado a fin de 2018 por Prince Consulting para el Consejo Profesional de Ciencias Informáticas de las Provincia de Buenos Aires, arroja entre otros los siguientes datos:

La dificultad para conseguir profesionales de TI ha sido baja o muy baja para un 30,3%, dentro de lo normal para un 20,9% de la muestra y alta o muy alta para un 38,8% de los respondentes, directivos de TI de organizaciones en ese distrito. En tanto la rotación del personal especializado en tecnología y sistemas, otro importante indicador de demanda del CH TIC, ha sido baja o muy baja para el 50%, normal para 32,2% y alta o muy alta sólo para un 17,8% del Estudio del CPCIBA.

Epílogo provisorio

Si la economía interna mejora en nuestro país, la demanda de profesionales TIC crecerá a una tasa mayor y acelerada. Inversiones y modernización del aparato productivo lo requieren. Si la tasa de cambio lo permite, la exportación de bienes y servicios del conocimiento acrecentará esta necesidad de personal calificado, devolviendo al país capitales genuinos por creación de valor y no por ser meramente una economía extractiva. Mientras en Argentina toda la actividad TIC medida en ventas o como parte del PBI es de un 2%, en el primer mundo representa un 4% o más. El personal TIC por su parte debe acompañar a esta cifra, y de un 2 % de las plantillas a nivel macro o micro debe crecer a ser un 4 o 5% y a corto plazo, sino el atraso será sistémico y estructural. El empleo público debe caer y la actividad privada absorber esos excedentes con mayores estándares de rendimiento, capacitación permanente y productividad.

La Argentina no tiene futuro sin invertir y utilizar tecnología de modo más extensivo, intensivo y estratégico, esto no es posible sin talentos tecnológicos ultra especializadas y de nivel universitario, pero asimismo de habilidades de uso básicas en toda su población. Además de Inclusión Digital debemos hablar de Alfabetización Digital.

Fuentes propias utilizadas

Estudio sobre Capital Humano TIC en la Provincia de Buenos Aires para el CPCIBA. 2018.

Estudio sobre Capital Humano TIC – Prince Consulting para Comunidad IT. Años 2015 a 2018.

Capital Humano TIC en la Provincia de Buenos Aires – Prince Consulting para CPCIBA. Año 2018.

Indicadores y Evolución del Mercado TIC en Argentina – Prince Consulting en conjunto con CICOMRA. Años 2010 a 2018.

Estudio sobre el Capital Humano en el Sector TIC de Argentina – CICOMRA – Año 2007.



Deja un comentario