Otras publicaciones:

9789877230123-frontcover

9789871867745_frontcover

Otras publicaciones:

9789877230079-frontcover

12-4388t

3 Metodología y organización de la Tesis

Desde este punto de vista, también quisiera especialmente que fuese entendido y juzgado este compendio, porque lo que importa en él es el saber y en el saber el contenido está ligado esencialmente a la forma.

G. W. F. Hegel[1]

Nuestra tesis general afirma que en el conjunto de la trayectoria intelectual de Ingenieros y en la base de su producción teórica se encuentra un principio fundamental a manera de núcleo conceptual y eje articulador de los desarrollos relativos a su sistema en formación. Afirmamos aún más, y sostenemos que esta idea fundamental se cifra en la teoría evolutiva en su variante darwiniana.

Nuestra posición, debemos precisar, se encuentra lejos de suponer el pensamiento de Ingenieros al modo de una unidad compacta. Antes bien, nos oponemos a perspectivas unilaterales que absolutizan y acentúan aspectos parciales. Ni un bloque monolítico, ni una variación sin orden ni ley: nos proponemos encontrar la clave que haga justicia a la complejidad de la obra, tornando inteligible las rupturas y continuidades certificadas.

Con este fin en vista, se nos impone precisar aún con más cuidado los contornos todavía difusos que delimitan el sentido y los alcances de nuestra posición; dado que una vez identificados éstos con claridad, harán las veces de objetivo que orientará nuestros desarrollos dictando, al mismo tiempo, las reglas formales y los requisitos a cumplir por nuestro trabajo en pos de una adecuada elucidación.

En primer lugar, conviene precisar con cuidado la proposición que afirma que la teoría evolutiva es la idea fundamental que, a manera de constante cardinal, se encuentra presente en el núcleo del pensamiento sistemático de nuestro autor. Al esclarecimiento metódico y riguroso de esta cuestión dedicaremos toda la sección número II. Ello supondrá la necesidad de abordar preliminarmente al menos tres cuestiones básicas:

  1. ¿Qué entendemos en este trabajo por sistema filosófico?
  2. ¿Qué se entiende por variación en el pensamiento de un filósofo, y cuándo ésta hace colapsar la sistemática de un autor, representando una ruptura en la trayectoria intelectual del mismo?
  3. ¿Qué entendemos por idea fundamental de un sistema, y qué rasgos o elementos nos permiten identificarla?

Una vez precisados estos puntos, en la sección número III, consideraremos, en primer lugar, el carácter filosóficamente pertinente de la teoría evolutiva y rastrearemos, en segundo lugar, en la obra ingenieriana, la presencia y la función argumental que tal idea cumple en un recorte significativo de sus desarrollos efectivos.

Ahora bien, teniendo en cuenta el hecho de que nuestro autor extiende su producción intelectual, no sin ciertos hitos disruptivos más o menos significativos, a través de una serie de obras que se encaran con núcleos problemáticos también diferenciados a lo largo de una dimensión diacrónica que abarca un período temporal más o menos extenso, creemos que nuestro estudio deberá satisfacer estas dos exigencias básicas:

  1. Rastrear y exponer el sentido de la idea fundamental a lo largo del espacio extendido en el tiempo que comprende el marco diacrónico de su producción teórica.
  2. Rastrear y exponer la función argumental precisa cumplida por la teoría evolutiva en el conjunto de núcleos problemáticos abarcados por su obra.

De este modo, nuestra exposición deberá ordenarse de modo de cumplir, del mejor modo posible, con las dos exigencias planteadas. Para ello, creemos, la misma debe seguir una secuencia expositiva paralela a la temporal desplegada por la trayectoria vital y creativa de Ingenieros, abordando, en una serie de recortes temporales no muy extensos, una serie de núcleos temáticos significativos con los que se encarará al autor. En este sentido, nuestra exposición habrá de seguir un eje diacrónico-temático, buscando dar cuenta de las aplicaciones parciales de la teoría evolutiva en una serie diferenciada de núcleos problemáticos intentando hacer justicia, no obstante ello, a la elucidación filosófica del carácter global de su concepción.

Finalmente, en la sección número IV expondremos las conclusiones de nuestro trabajo, contrastando nuestros resultados con el de otros estudiosos en cuanto a la interpretación global de la obra ingenieriana, buscando dimensionar la exactitud de sus posicionamientos en una caracterización más tematizada del sentido de la sistemática especulativa de nuestro autor en una reconstrucción conceptual que atienda a una discriminación imperiosa entre lo esencial y accesorio de su propuesta.


  1. Hegel, G. (1937) [1821], Filosofía del derecho, Buenos Aires, Claridad, p. 24.


Deja un comentario