Otras publicaciones

9789877230024-frontcover

Book cover

Otras publicaciones

Book cover

9789877230413-frontcoverjpg

6 Las tecnologías
en la enseñanza universitaria

Estrategias de formación docente
y para el acompañamiento de los estudiantes
en sus recorridos académicos

Susana Regina López (UNQ)

Abstract

En la Universidad Nacional de Quilmes, las tecnologías resultan transversales en todos los niveles y modalidades de estudio. En este sentido, los estudiantes que ingresan a la UNQ se encuentran con asignaturas que cuentan con aulas virtuales que complementan la enseñanza presencial, también cursadas con alternancia de clases virtuales y asistencia a la sede de la universidad. A su vez, los planes de estudio de distintas carreras permiten el ingreso de estudiantes desde el inicio de la formación universitaria, admitiendo así la cursada de la carrera de grado en modalidad completamente virtual. En este marco, y dada la actual tendencia a la bimodalidad en la UNQ (Villar, 2016), se articulan distintas instancias de formación para los docentes, de modo que estos puedan acompañar adecuadamente a los estudiantes en sus trayectorias académicas. Este trabajo presenta las estrategias de formación docente como resultado de las problemáticas identificadas en la articulación de modalidades y acompañamiento a los estudiantes en la enseñanza mediada por tecnologías, particularmente para los primeros años de sus recorridos universitarios.

Palabras clave: entornos formativos virtuales, formación docente, trayectorias formativas, acompañamiento a estudiantes noveles.

Introducción

La inclusión educativa ocupa un lugar cada vez más preponderante en las agendas de las instituciones de educación superior. Tal es así que estas instituciones han incorporado observatorios, talleres y guías de buenas prácticas para fomentar y orientar la tarea del profesorado en función de la inclusión, retención y la diversidad como eje a la hora de planificar las propuestas de enseñanza. El acceso a los estudios universitarios representa uno de los trayectos a atender con mayor atención, en tanto que el ingreso y los primeros pasos de los estudiantes en los estudios universitarios resultan en muchos casos, condicionantes para la permanencia y continuidad de su formación. En este contexto, en las universidades con programas de formación en entornos virtuales la inclusión resulta un tema central, ya que las propuestas formativas están atravesadas por una diversidad de factores, además de lo geográfico y lo temporal. 

En este escenario, estas instituciones han intensificado sus preocupaciones por la inclusión educativa a través de las posibilidades que ofrece Internet para integrar en las propuestas de enseñanza a estudiantes que provienen de distintos lugares geográficos y con distintas posibilidades personales. De igual modo, la inclusión de aulas virtuales para complementar la enseñanza presencial requiere de habilidades específicas por parte de los estudiantes que es necesario atender.

En este marco, resulta importante que la formación de los docentes de los programas que se desarrollan en entornos virtuales incluya, además de las estrategias específicas sobre la configuración de recursos en las aulas virtuales, contenidos vinculados a la “brecha digital”, la inclusión, la diversidad cultural y estrategias para la retención de los estudiantes.

Por consiguiente, cuestiones vinculadas a la usabilidad y accesibilidad resultan también pertinentes, en tanto que la usabilidad nos permite reflexionar sobre los aspectos a simplificar para que las propuestas que se hagan a los estudiantes faciliten sus procesos de aprendizaje. La accesibilidad focaliza en la atención a la diversidad y en la promoción de acciones comunicativas que permitan superar barreras para el aprendizaje, y así llegar a todos los estudiantes, más allá de sus condiciones y posibilidades.

En este escenario, estas instituciones han intensificado sus preocupaciones por la inclusión educativa. En el caso de la Universidad Nacional de Quilmes, esta preocupación se traduce en el aprovechamiento de las posibilidades que ofrece Internet para integrar en las propuestas de enseñanza a estudiantes que provienen de distintos lugares geográficos y con distintas posibilidades personales, a la vez que en la modalidad presencial, la oferta formativa bimodal ofrece la posibilidad a los estudiantes de organizar los tiempos de estudio, de asistencia a clases. Esto último tiene como propósito fundamental colaborar con la terminalidad de sus estudios por la flexibilidad de las modalidades de cursada.

1. Alternativas de formación inicial, tecnologías y acompañamiento a las trayectorias de los estudiantes de la UNQ en las distintas modalidades formativas

La UNQ fue creada en el año 1989 por la Ley Nacional 23.749 con una oferta formativa basada en la presencialidad. En el año 1999, la universidad implementó una propuesta de educación no presencial a través de un campus virtual, iniciando con la Licenciatura en Educación (Flores y Becerra, 2002). Desde 1999 a la fecha, la oferta de carreras en modalidad no presencial creció de manera exponencial, hasta contar en la actualidad con carreras de pregrado, grado, especializaciones, maestrías, doctorados y cursos de formación continua que se dictan completamente de manera virtual. Esta oferta se suma a la oferta de carreras presenciales, que, a su vez, comenzaron a utilizar aulas virtuales como complemento de las clases de las distintas asignaturas.

Con el desarrollo de las tecnologías y los cambios en la estructura de la gestión académica de la universidad, en los últimos años las ofertas formativas fueron complementándose, tendiendo a planificar recorridos en los que los estudiantes cursen materias presenciales y materias virtuales a lo largo de su formación (Villar, 2016).

En el Plan de Gestión y Desarrollo Institucional para el periodo 2011-2016 se establecieron objetivos concretos en cuanto al acceso, permanencia y graduación de los estudiantes:

a) revisión de los propósitos, la estructura organizativa, los ejes, los contenidos curriculares y las estrategias de abordaje del Curso de Ingreso atendiendo a las características específicas del contexto regional y de la creciente y compleja oferta académica de la UNQ.

b) Revisión de los trayectos curriculares propuestos que permitan establecer actividades, como la formación de los tutores de inscripción y el diseño de material de orientación necesario para mejorar las trayectorias en las carreras de grado.

c) Articular las experiencias de tutorías existentes en la universidad bajo una coordinación general que permita fortalecer y reformular el sistema de tutorías a partir de la definición común de objetivos, funciones y posibles modelos de intervención para los ciclos de Ingreso, Diplomaturas y Grado (Plan de Gestión y Desarrollo Institucional 2011-2016, UNQ).

En este marco, cabe describir la modalidad de acceso y seguimiento de los estudiantes que cursan sus carreras en las modalidades virtual y presencial, para luego presentar las bases que sustentan la bimodalidad en la UNQ y la formación del profesorado en el uso de las tecnologías.

Para el ingreso a las carreras presenciales, se ha implementado a partir del año 2015 un cambio en la modalidad de ingreso y admisión de los estudiantes (Resolución CS Nº 311/15). En esta resolución se establece que se incorpora en los planes de estudio de las carreras presenciales un ciclo introductorio (CI), integrado por tres asignaturas cuyos objetivos guardan concordancia con las propuestas en los cursos de ingresos desarrollados anteriormente. El Ciclo Introductorio (CI) resulta así el primer trayecto curricular de cada una de las carreras de grado y pregrado de modalidad presencial de la UNQ y se compone de tres asignaturas, según se especifica en cada plan de estudios. Cada materia del CI tiene un único programa de acuerdo con las Unidades Académicas de la UNQ, y se aprueba según el Régimen de Estudios de la modalidad (Resolución (CS) Nº 004/2008 y su modificatoria Resolución (CS) Nº 204/15).

Por otra parte, la modalidad virtual de UNQ ofreció desde sus inicios y hasta el año 2011 una asignatura obligatoria de introducción a la modalidad y al funcionamiento del campus. Hasta esa fecha, los estudiantes cursaron la asignatura Nuevas Tecnologías, a modo de socialización a las herramientas del campus y de introducción a la noción de “sociedad de la información y del conocimiento”. En el año 2011 y luego de la Resolución (CS) N° 696/11 fue creado el Curso Inicial de Socialización (CIS) que comenzó a dictarse a partir del tercer período de clases de 2012 (SED, 207). En la actualidad, al momento de ingresar a las carreras de nivel de grado y pregrado de la modalidad virtual, los estudiantes realizan este curso inicial de socialización académica (CS. Nº: 696, 2011). Este curso tiene carácter introductorio, nivelatorio y es obligatorio para todos aquellos alumnos que ingresan a las carreras de grado y pregrado en modalidad virtual. Su propósito es garantizar el acceso a la modalidad virtual a través de la socialización e integración de los estudiantes, a la vez que ofrece los contenidos y habilidades necesarias para cursar las carreras de nivel superior en esta modalidad (López, 2017).

De acuerdo con la mencionada resolución, los objetivos del curso inicial de socialización son:

  • Aproximar a los estudiantes al marco institucional de la UNQ, de modo de colocar a su alcance sus principios, su estructura, su organización, su gobierno y los deberes y derechos de sus miembros.
  • Socializar a los estudiantes en el uso de los recursos del campus, promoviendo la constitución de la comunidad universitaria virtual integrada, solidaria y plural.
  • Desarrollar competencias y habilidades para un uso integrado de las herramientas informáticas básicas para la gestión individual y la construcción colectiva del conocimiento en entornos virtuales (Medina, 2016).

Por otra parte, es de destacar que la modalidad de enseñanza virtual de la UNQ incluye en su estructura a los docentes de cada una de las asignaturas y a la figura del tutor. Además del profesorado que dicta las asignaturas, los estudiantes cuentan con el apoyo de un tutor académico cuya función es acompañarlo y asistirlo a lo largo de toda su carrera, y orientarlo en aspectos normativos y de organización en el estudio, no referidos a los contenidos específicos de las asignaturas (Sepúlveda, 2016). El perfil del tutor académico es un docente de un área o disciplina afín a la carrera en la que se desempeña. Es el referente permanente para los estudiantes de la modalidad.

Entre sus funciones principales se encuentra el acompañamiento durante todo su trayecto académico, orientándolos en la personalización y diseño del recorrido curricular de cada uno dentro de la carrera elegida y asistiéndolos en la elección de asignaturas de cada período académico.

De acuerdo con el SIED (2017), la función del tutor en la modalidad virtual de la UNQ se entiende como una tutoría de carrera o de trayectoria. La tarea principal de los tutores es la de brindar orientación y seguimiento personalizado del recorrido curricular que cada estudiante realiza dentro de la carrera elegida, orientándolo en la selección de asignaturas en cada período académico, proporcionándole estímulo permanente durante el cursado, y mediando entre las instancias administrativas y académicas. En este marco, el tutor orienta al estudiante en cuestiones relativas a los aspectos académicos, administrativos, inserción profesional y todos aquellos aspectos relacionados con el contexto social y la vida universitaria.

Hemos descripto hasta aquí las modalidades de acceso y acompañamiento a los estudiantes que cursan carreras presenciales y carreras en la modalidad virtual. No obstante, la oferta formativa de la modalidad virtual incluye, de acuerdo con la propuesta de enseñanza por parte de los profesores, el uso de aulas virtuales como complemento de la enseñanza presencial. A este panorama se suma entonces la tendencia a la bimodalidad como objetivo institucional.

En el contexto de la UNQ, la bimodalidad resulta un modelo que combina instancias presenciales y virtuales con el fin de ampliar posibilidades de estudio y fundamentalmente se propone volver a insertar en el estudio a estudiantes que han abandonado sus carreras. Eso es posible ya que las flexibilidades que ofrece la posibilidad de combinar encuentros presenciales con encuentros no presenciales en la cursada de las asignaturas permitirán recuperar a estudiantes que habían interrumpido sus carreras por dificultades personales y laborales de asistencia presencial a clases en tiempo completo. En este marco, Villar (2017) afirma que

una primera incógnita que se presenta para un modelo de universidad inclusiva es acerca de cómo colaborar, a través de la Bimodalidad, con estudiantes de recorridos académicos atípicos que, por ejemplo, trabajan mientras estudian y/o viven cambios en sus condiciones de vida que pueden terminar en trayectos estudiantiles muy dilatados y/o abandono. Y agrega que se espera “llegar a una oferta donde cada unidad académica y cada carrera pueda decidir si brinda cursos totalmente presenciales, semipresenciales, virtuales de la oferta virtual pura, o creados en modalidad virtual para la presencialidad”. En ese esquema puede haber actividades académicas que generen una oferta de opciones para que los estudiantes cuenten con más herramientas destinadas a administrar mejor sus carreras.

Ahora bien, nos preguntamos qué requisitos son necesarios para lograr esta articulación y oferta de opciones para los estudiantes en diversas modalidades de estudio. Sin duda, uno de estos requisitos es la formación de los docentes en las estrategias de seguimiento para el diseño de la enseñanza en las aulas virtuales según la modalidad que se opte.

2. La formación del profesorado para la enseñanza en las aulas virtuales

La Secretaría de Educación Virtual establece funciones y tareas para cada una de sus coordinaciones transversales para el funcionamiento de la modalidad virtual en la UNQ. La Coordinación para la Formación y Capacitación Docente, de acuerdo con el artículo 9 del anexo de la Resolución del Consejo Superior Nº: 614/10, tiene la misión de “coordinar la formación y capacitación docente, promoviendo la innovación en los procesos de enseñanza, mediante la búsqueda, puesta a prueba y selección de las herramientas tecnológicas adecuadas en el Aula Virtual” (Res. (CS) Nº 614/, 2010).

En el marco de esta misión la Coordinación para la Formación y Capacitación Docente promueve procesos de innovaciones en la enseñanza en las aulas virtuales de las distintas asignaturas y carreras; brinda formación a los profesores que se incorporan al dictado de cursos en la modalidad virtual y gestiona el dictado de cursos de capacitación sobre estrategias didácticas y nuevas aplicaciones frente a la convergencia tecnológica. Estas tareas se desarrollan de acuerdo con las funciones establecidas en el anexo de la Resolución(CS) Nº: 614/10, a saber:

Brindar formación específica sobre la modalidad y sobre el empleo del entorno tecno-pedagógico a aquellos docentes que se incorporan a la enseñanza virtual.

Detectar, junto con los Directores de Carrera, las necesidades de capacitación y formación de los docentes virtuales, promoviendo el adecuado empleo de las herramientas del Campus Virtual.

Promover la innovación en las prácticas docentes, fomentando la incorporación y el uso pertinente de nuevas herramientas y funcionalidades. En este sentido, colabora de manera estrecha con la Coordinación de Comunicación y Administración Técnico Funcional del Campus Virtual.

Realizar estrategias de intervención puntuales según las necesidades específicas de cada carrera, materia o grupo de materias (Res. (CS) Nº: 614, 2010).

Para el dictado de cursos en la modalidad virtual de la UNQ, es requisito transitar una instancia de formación ajustada a las necesidades específicas según el grado de conocimientos tecnológicos o pedagógicos con los que cuente el profesor. Se ofrecen, a su vez, cursos de capacitación sobre temas puntuales y recursos del campus virtual con el propósito de que los profesores se actualicen en temas afines a la modalidad. La oferta de cursos varía según las necesidades de formación detectadas, versando entre temas tales como la enseñanza mediante videoconferencias, configuración y usos didácticos de recursos específicos del campus virtual, manejo de aplicaciones para el diseño de materiales didácticos, criterios y pautas para la evaluación de aprendizajes en la modalidad, uso de redes sociales en educación superior, como ejemplos de cursos para la actualización del profesorado.

Para continuar la reflexión

En este apartado nos interesa retomar las estrategias de formación docente como resultado de las problemáticas identificadas en la articulación de modalidades y acompañamiento a los estudiantes en la enseñanza mediada por tecnologías, particularmente para los primeros años de sus recorridos universitarios.

Entendemos que, dada la tendencia a la bimodalidad en la UNQ, resulta necesario intensificar, por un lado, la formación de todos los docentes en estrategias para el diseño de las aulas virtuales y el acompañamiento a estudiantes en los hábitos de estudio y comunicación que se desarrollan en un entorno virtual. En este contexto parece necesario continuar profundizando las estrategias de formación y seguimiento de los estudiantes que cursan asignaturas intercambiando instancias presenciales y virtuales.

Con respecto al concepto de bimodalidad, en un estudio realizado recientemente (López, 2017) se encontró que los profesores utilizan este término para aludir a cuestiones muy diferentes y confunden en algunas ocasiones la bimodalidad con la semipresencialidad. Resulta así importante profundizar en qué entendemos en el contexto actual por “modalidad virtual”, “aulas virtuales en la enseñanza presencial” y fundamentalmente el concepto de “bimodalidad”, en tanto que este concepto se ha extendido en la institución y el profesorado lo utiliza denominando distintas variables en relación con el trabajo con aulas virtuales.

Por otro lado, y en la línea de preocupaciones vinculadas con el uso de aulas virtuales, en el mismo estudio se encontró necesario enfatizar las estrategias de inclusión social educativa a partir de los criterios de accesibilidad web y el diseño de materiales y contenidos accesibles. Esta es una preocupación institucional y se han generado trabajos interáreas en este sentido. En este marco, resulta necesario generar conciencia en el profesorado sobre la importancia de contar con nociones básicas sobre el diseño universal, de modo de publicar en las aulas materiales destinados a todos los estudiantes de la UNQ.

Por último, se han implementado estrategias de formación y atención a consultas por parte de los estudiantes para el uso del campus virtual que deberán adecuarse para los estudiantes que opten por realizar recorridos en diversas modalidades.

Bibliografía

López, S. (2017). La formación del profesorado de Educación Superior para la enseñanza mediada en entornos virtuales. Tesis doctoral, UEx. Badajoz.

Martin, F. y Parker, M. (2014). “Use of synchronous virtual classrooms: Why, Who, and How?”. Journal of Online Learning and Teaching,10 (2), 192-210. Disponible en http://jolt.merlot.org/vol10no2/martin_0614.pdf

Medina, M. (2016). “La socialización en los estudiantes universitarios de la Universidad Virtual de Quilmes”. En Sepúlveda, P. (comp.), Trayectorias reales en tiempos virtuales. Estudiantes y docentes universitarios desde una mirada inclusiva (pp. 75 -91). Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes.

Santoveña Casal, S. (2012). La formación permanente del profesorado en entornos virtuales de aprendizaje. REIFOP, 15(4), 69 -78.

Sepúlveda, Patricia (2016). Trayectorias reales en tiempos virtuales. Estudiantes y docentes universitarios desde una mirada inclusiva. Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes.

Sistema de Educación a Distancia (SIED) de la Universidad Nacional de Quilmes (2017).

Villar, A. (2016). Bimodalidad. Articulación y Convergencia en la Educación Superior. Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes.



Deja un comentario