Otras publicaciones:

9789877230741-frontcover

Otras publicaciones:

9789877230055_fullcover

12-3802t

Conclusiones

La mayor parte de las salas de la ciudad funcionan mediante un régimen de alquiler a las bandas, excepto en ocasiones contadas donde se paga caché a los artistas y se realizan producciones propias (conciertos de grupos consagrados, aniversarios, bandas de versiones, etc.). Prácticamente la totalidad de las salas subsisten gracias a la hostelería (venta de bebidas en barra), y mantienen la música en vivo gracias a las sesiones de clubbing nocturno. Está dualidad es muy patente: las salas utilizan el clubbing para conseguir beneficios y los conciertos para “hacerse un nombre” como salas.

En síntesis, los principales problemas a los que se enfrentan las salas de la ciudad de Madrid son:

  • La proliferación de lateros en la ciudad, que ejercen una competencia desleal a través de la venta de bebidas y propician ruidos externos que las salas no son capaces de controlar.
  • La convivencia con los vecinos debido al ruido nocturno generado en torno a las salas de conciertos. Un problema que no es propio de estas, sino que es intrínseco a una ciudad con una alta contaminación acústica que proviene principalmente de la propia actividad de las calles y no de los recintos cerrados.
  • La obsolescencia de la normativa de contratación de artistas que impide realizar actuaciones musicales con la correcta legalidad. Por otra parte, tras sucesivos gobiernos municipales la normativa sobre el ruido se ha endurecido, y las ayudas culturales se han limitado a realizar un censo cultural (impulsado por la asociación La Noche en Vivo) sobre los recintos históricos de conciertos para que estos reciban pequeñas subvenciones (aún muy alejadas de las cantidades dadas en otros países del entorno europeo).
  • La escasa existencia de circuitos de salas organizados o subvencionados que ayuden a mantener una programación constante de calidad a las salas a la vez que se da una oportunidad a los artistas para girar de forma rentable.
  • La gran proliferación de festivales urbanos durante los meses de verano que ejerce una potente competencia al parque de salas de conciertos.
  • La pérdida de poder adquisitivo de los nuevos públicos, así como la difícil renovación del público que ha provocado una bajada en la asistencia regular a los conciertos y una pérdida de la rentabilidad de estos.

El sector en Madrid está muy profesionalizado y unificado por medio de asociaciones. La ciudad presenta un amplísimo parque de salas con programación constante durante todo el año, siendo el más grande de España. Tras la dura crisis económica de finales de la década de 2000, el gremio lleva varios años en constante recuperación (sin alcanzar aún los niveles previos al año 2008) y presenta una buena salud. El número de salas crece de forma lenta, habiendo una importante demanda de estas, tanto en el centro de la ciudad como en la periferia (debido al gran número de artistas que componen la escena madrileña). Respecto a las relaciones institucionales, cada vez parecen darse los pasos adecuados (con mínimas subvenciones, por el momento, y algunos gestos de valor) para alcanzar a las ciudades europeas líderes del sector como Berlín o Ámsterdam.

Tras analizar todas las entrevistas se han concluido las siguientes soluciones a corto y medio plazo para mejorar la situación del sector:

  • La principal medida es educar. Tanto a los grupos musicales como al público. Una medida basada en la comprensión de la realidad por parte de estos, enfocada a cuidar la escena para mirar al futuro con mayor optimismo y remar en la misma dirección. La educación para formar profesionales del sector también es algo clave.
  • La presencia de subvenciones de mayor calado (a semejanza de las existentes en otros países europeos) se atisba como fundamental para desligar la hostelería del sector de la música en directo, evitando así una enorme dependencia del gremio de las salas respecto a la venta de alcohol.
  • La unificación de criterios legislativos (existentes principalmente por la estructuración territorial de España), así como una mayor extensión de asociacionismo (para ejercer un mayor trabajo en equipo, crear sinergias y estableces una comunicación constante) es vital para alcanzar un mayor rango de profesionalismo.
  • La adaptación de la normativa para facilitar la contratación legal de artistas. Nos encontramos ante una ley de 1985 que no se ciñe a la realidad de la música en vivo, y que provoca que el sector no sea rentable y no pueda ejercer con total profesionalismo su actividad (como única fuente de ingresos).
  • Las salas también deben hacer un ejercicio de reflexión y adaptar su oferta a la pérdida de poder adquisitivo de una generación que es el público del presente y futuro de este tipo de negocios. Hay que luchar para que las nuevas generaciones aprecien la música en vivo como en épocas anteriores, y entiendan y respeten el trabajo que se realiza desde las salas (porque consideren a estas un eje fundamental en el desarrollo de su vida, interacción social y ocio). Las salas deben apostar por no esperar solo ayuda de las instituciones (que, por otra parte, parece necesaria), sino que deben adaptar su modelo a los nuevos tiempos.

En general, nos encontramos ante un sector con mejores perspectivas de lo esperado. El parque de salas de la ciudad de Madrid es amplio, profesionalizado y capaz de cooperar abiertamente entre sí. El apoyo de las instituciones parece ser cada vez más visible, pero aún se deben esperar mayores acciones por parte de estas. La mayor parte de los entrevistados minimizan problemas, siendo (en su mayoría) negocios que actualmente son rentables y crean puestos de trabajo. La música en directo parece ser uno de los bastiones del sector musical, pero aún hay que buscar el encaje del circuito de salas con la explosión actual de los festivales. Madrid es una ciudad eminentemente cultural, con una potente industria del ocio nocturno, y con los pasos adecuados y remando todos en la misma dirección puede compartirse en una de las potencias de música en vivo a nivel europeo a corto y medio plazo.



Deja un comentario