Otras publicaciones:

12-3876t

Book cover

Otras publicaciones:

9789877230246-frontcover

Book cover

Siete contra Tebas

Personajes

Eteocles: hijo de Edipo.

Mensajero explorador.

Coro de doncellas tebanas.

Antígona: hija de Edipo.

Ismene: hija de Edipo.

Heraldo.

Argumento

En la ciudad de Tebas, sitiada por las fuerzas aliadas de su hermano Polinices, Eteocles recibe a un mensajero explorador que le confirma un inminente ataque. Esta noticia hunde en la desesperación al Coro de las doncellas tebanas. Eteocles las reprende duramente por su reacción y anuncia que pondrá hombres a custodiar cada una de las siete puertas de la ciudad. Las jóvenes imploran la ayuda de los dioses y reflexionan sobre los desastres ocasionados por las guerras. Llega un mensajero, el cual va anunciando, uno tras otro, cuál es el héroe invasor al que le ha tocado atacar cada puerta y lo describe. Eteocles responde, generalmente descalificando al oponente, y presenta al guerrero tebano que se le enfrentará. La última puerta será atacada por Polinices, así que Eteocles decide encargarse él de defenderla. El Coro se queda recordando con angustia el origen de los hermanos y la maldición que pesa sobre ellos. Vuelve el Mensajero para proclamar que la ciudad se ha salvado, pero que los hermanos han muerto uno a manos del otro. Antígona e Ismene se lamentan. El Heraldo anuncia que Polinices no recibirá sepultura por decisión del Consejo del pueblo y Antígona manifiesta su oposición a este decreto. El Coro se divide en dos semicoros, uno que sigue en procesión el cuerpo de Polinices y otro que acompaña a Eteocles.

Sentencias de Siete contra Tebas

1) Th. vv. 1-3

Eteocles a los tebanos.

Es preciso que diga lo oportuno aquel que desde la popa de la ciudad vigila sus asuntos, dirigiendo el timón sin dejar que sus párpados caigan de sueño.

 

  χρὴ λέγειν τὰ καίρια

ὅστις φυλάσσει πρᾶγος ἐν πρύμνῃ πόλεως
οἴακα νωμῶν, βλέφαρα μὴ κοιμῶν ὕπνῳ.

2 πρᾶγος Ac. sing. n. de πρᾶγος (s. poét.), cosa, asunto. πρύμνῃ Dat. sing. f. de πρύμνη (s. dór. y eól.), popa.


2) Th. v. 77

Eteocles a los dioses.

Una ciudad que prospera honra a los dioses.

πόλις γρ ε πράσσουσα δαίμονας τίει.

77 Eteocles se dirige a los dioses, que se suponen representados por estatuas.


3) Th. vv. 217-218

Eteocles al Coro de doncellas tebanas.

Se dice que los dioses de una ciudad, cuando es tomada, la abandonan.

 

    ἀλλ’ οὖν θεοὺς

τοὺς τῆς ἁλούσης πόλεος ἐκλείπειν λόγος.

218 πόλεος Genit. sing. f. ép. de πόλις (s.), ciudad.


4) Th. vv. 224-225

Eteocles al Coro de doncellas tebanas.

La obediencia a las órdenes es la madre del éxito y la esposa de la Salvación.

 

πειθαρχία γάρ ἐστι τῆς εὐπραξίας

μήτηρ, γυνὴ Σωτῆρος·

224-225 Rose señala que las genealogías son fundamentales en la mitología y tienen valor simbólico. Σωτῆρος Dindorf, que toma la lectio de Hermann (γονὴς Σωτῆρος), traduce sospitatrix, salvadora.


5) Th. vv. 230-231

Eteocles al Coro de doncellas tebanas.

Estas son cosas propias de varones: ofrecer sacrificios e interrogar oráculos cuando se preparan para atacar al enemigo.

 

ἀνδρῶν τάδ’ ἐστί, σφάγια καὶ χρηστήρια

θεοῖσιν ἔρδειν, πολεμίων πειρωμένων·

231 θεοῖσιν Dat. pl. m. ép. de θεός (s.), dios.


6) Th. v. 244

Eteocles al Coro de doncellas tebanas.

De esto se alimenta Ares: de la muerte violenta de los hombres.

 

τούτῳ γὰρ Ἄρης βόσκεται, φόνῳ βροτῶν.

244 βόσκεται Se trata de un verbo propio de animales, lo cual implica un cierto desprecio hacia la figura del dios Ares (Rose). βροτῶν Genit. pl. masc. de βροτός (s. poét.), hombre mortal.


7) Th. vv. 333-335

Coro de doncellas tebanas.

Es deplorable para las que son apenas muchachas cambiar sus moradas por un odioso camino, antes de que se cumplan sus ritos nupciales.

 

κλαυτὸν δ’ † ἀρτιδρόποις ὠμοδρόπων †

νομίμων προπάροιθεν διαμεῖψαι  

δωμάτων στυγερὰν ὁδόν·

333 ἀρτιδρόποις Equivalente a ἀρτίτροπος (adj.), de modales modestos, pero los escolios dan como sentido, en este pasaje, de edad justa (para desposarse). 333-334 ὠμοδρόπων νομίμων Antes de que se cumplan los ritos nupciales. La metáfora hace referencia al derecho a cosechar la fruta fresca y, de ahí, a los derechos maritales del esposo. 334-335 δωμάτων Rose interpreta aquí genitivo de precio.


8) Th. v. 351

Coro de doncellas tebanas.

Los saqueos son hermanos de las persecuciones.

 

ἁρπαγαὶ δὲ  διαδρομᾶν ὁμαίμονες·

351 Otras interpretaciones propuestas para este problemático verso: “En la huida, las familias son violentamenmte separadas” (Hogan); “Las bandas de saqueadores errantes son todas hermanas” (Grene). διαδρομᾶν Ac. sing. f. dór. de διαδρομή (s.), acción de correr de un lado a otro, carrera. Rose interpreta ἁρπαγαί y διαδρομᾶν como personificaciones, como dos hermanas que atacan la ciudad.


9) Th. vv. 357-359

Coro de doncellas tebanas.

Los frutos de toda clase, tirados al suelo, afligen por estar caídos y la mirada de las amas se amarga.

 

παντοδαπὸς δὲ καρπὸς χαμάδις πεσὼν

ἀλγύνει

κυρήσας, πικρὸν δ’

ὄμμα θαλαμοπόλων·

359 θαλαμοπόλων Genit. sing. f. de θαλαμήπολος (s.), criada, ama de llaves. La edición de Murray recoge la lectura θαλαμηπόλων de Wilamowitz.


10) Th. vv. 398-399

Eteocles al Mensajero.

No son capaces de herir los blasones; penachos y campanas no muerden sin lanza.

 

οὐδ’ ἑλκοποιὰ γίγνεται τὰ σήματα·

λόφοι δὲ κώδων τ’ οὐ δάκνουσ’ ἄνευ δορός.

398-399 La respuesta de Eteocles hace referencia a la descripción de Tideo, quien, apostado frente a una de las puertas de la ciudad, se vanagloria de sus atavíos. 399 Rose sugiere que esta reflexión, que según los escolios viene de Alceo, puede implicar la metáfora de un perro cobarde que ladra sin morder. δορός Genit. sing. n. trág. de δόρυ (s.), lanza.


11) Th. v. 414

Eteocles al Mensajero.

Ares decidirá con los dados el resultado.

 

ἔργον δ’ ἐν κύβοις Ἄρης κρινεῖ·

414 La obra cuyo resultado se decidirá arbitrariamente es una obra de guerra, como corresponde a Ares.


12) Th. vv. 438-439

Eteocles al Mensajero.

La lengua resulta una verdadera delatora de los vanos pensamientos que tienen los hombres.

 

τῶν τοι ματαίων ἀνδράσιν φρονημάτων

ἡ γλῶσσ’ ἀληθὴς γίγνεται κατήγορος.


13) Th. v. 514

Eteocles al Mensajero.

Nadie ha visto aún a Zeus vencido.

κοὔπω τις εἶδε Ζῆνά που νικώμενον.

514 κοὔπω Crasis de καὶ οὔπω. εἶδε De ὁράω (v.), ver. Aor. gnómico.


14) Th. v. 596

Mensajero a Eteocles.

Es temible el que venera a los dioses.

 

δεινὸς ὃς θεοὺς σέβει.

596 Aquí el mensajero se refiere a Anfiarao, guerrero invasor apostado ante la puerta Homoide, como a un hombre justo y piadoso, lo cual lo convierte en un adversario de cuidado.


15) Th. vv. 599-600

Eteocles al Mensajero.

En toda empresa no hay nada peor que una mala compañía: no se obtendrá fruto.

ἐν παντὶ πράγει δ’ ἔσθ’ ὁμιλίας κακῆς

κάκιον οὐδέν, καρπὸς οὐ κομιστέος.

599 πράγει Dat. sing. n. de πρᾶγος (s. poét.), cosa, asunto, empresa. 600 κομιστέος Aquí con sentido de futuro (Dindorf: ferendus; Hogan). Otra interpretación es que el fruto obtenido sea malo y, por lo tanto, incosechable.


16) Th. v. 601

Eteocles al Mensajero.

El campo sembrado de obcecación produce como fruto la muerte.

 

[ἄτης ἄρουρα θάνατον ἐκκαρπίζεται.]

601 Dindorf, Rose y Hogan consideran este verso interpolado, pero probablemente esquíleo.


17) Th. v. 625

Eteocles al Mensajero.

Es un don de la divinidad que los mortales triunfen.

 

θεοῦ δὲ δῶρόν ἐστιν εὐτυχεῖν βροτούς.


18) Th. v. 685

Eteocles al Corifeo.

No podrás celebrar ninguna gloria a partir de males y deshonras.

 

κακῶν δὲ κᾀσχρῶν οὔτιν’ εὐκλείαν ἐρεῖς.

685 κᾀσχρῶν Crasis de καὶ αἰσχρῶν. ἐρεῖς De εἴρω (v.), hablar, proclamar, celebrar. La segunda persona tiene un valor generalizador (Rose).


19) Th. v. 699-701

Coro de doncellas tebanas.

La Erinis de negra égida no atravesará la casa de un hombre siempre que los dioses reciban una ofrenda de sus manos.

 

 μελάναιγις [δ’] οὐκ

† εἶσι δόμων Ἐρινύς, ὅταν ἐκ χερῶν

    θεοὶ θυσίαν δέχωνται.

700 εἶσι δόμων El verbo εἶμι con genitivo tiene el sentido de atravesar, pasar de largo. Ἐρινύς Erinis. Antigua divinidad, cuya principal función era la venganza de los crímenes de sangre.


20) Th. v. 716

Corifeo a Eteocles.

La divinidad reconoce una victoria, incluso si es mediocre.

 

νίκην γε μέντοι καὶ κακὴν τιμᾷ θεός.


21) Th. v. 719

Eteocles al Corifeo.

Si los dioses envían las desgracias, no puedes escapar de ellas.

 

θεῶν διδόντων οὐκ ἂν ἐκφύγοις κακά.


22) Th. vv. 767-771

Coro de doncellas tebanas.

Las desgracias eluden a los pobres, pero la dicha excesivamente engordada hace que haya que tirar por la borda la ganancia de los hombres.

 

                            τὰ δ’ ὀλο

ὰ πενομένους παρέρχεται,

πρόπρυμνα δ’ ἐκβολὰν φέρει

    ἀνδρῶν ἀλφηστᾶν

 ὄλβος ἄγαν παχυνθείς.

767-771 Las dos partes de la sentencia, referidas a pobres y ricos respectivamente, aluden a una metáfora náutica: la desgracia, como un barco veloz, pasa junto a los que nada tienen y se ensaña con los afortunados, que se ven obligados a lanzar por la borda su lastre. 769 ἐκβολάν Ac. sing. f. dór. de ἐκβολή (s.), expulsión, acción de sacar o arrojar. 770 ἀλφηστᾶν Genit. pl. m. dór. de ἀλφηστής (s.), ganancia.


23) Th. v. 844

Coro de doncellas tebanas a los dioses.

Los oráculos no pierden su fuerza.

 

Θέσφατ’ οὐκ ἀμβλύνεται.

844 ἀμβλύνεται De ἀμβλύνω (v.), perder el filo. El uso metafórico del verbo configura la imagen del oráculo como un cuchillo que ataca.


24) Th. v. 1044

Heraldo a Antígona.

Cruel es un pueblo después de escapar de una desgracia.

 

τραχύς γε μέντοι δῆμος ἐκφυγὼν κακά.


25) Th. v. 1051

Heraldo a Antígona.

Eris es la última de los dioses en terminar su discurso.

Ἔρις περαίνει μῦθον ὑστάτη θεῶν.

1051 El heraldo manifiesta su poco interés en discutir, ya que juzga toda discusión como interminable. Ἔρις Disputa, deidad que incita a la guerra. Si bien está atestiguada como diosa desde Hesíodo, nunca lo fue en el sentido de recibir culto (Rose).


26) Th. vv. 1070-1071

Coro de doncellas tebanas.

Una ciudad aplaude como justo unas veces una cosa, otras veces otra.

 

   πόλις ἄλλως

ἄλλοτ’ ἐπαινεῖ τὰ δίκαια.



Deja un comentario