Otras publicaciones

9789877230123-frontcover

12-2985t

Otras publicaciones

Book cover

12-2022t

Prólogo

Prologar un texto es un encargo amable: te incorporas al mismo cuando ya, otras personas, han hecho previamente el trabajo más arduo. Es también una tarea enriquecedora cuando además te brinda la oportunidad de acceder a una variedad de temas y resultados de investigaciones desarrolladas por un prometedor grupo de profesionales e investigadores. Pero es especialmente gratificante cuando bajo dicha variedad de temas y textos identificamos como hilo conductor la preocupación por la mejora de las condiciones de vida de personas vulnerables o en situación de desventaja y la defensa de unos sistemas públicos de protección que sean verdaderos garantes sus derechos.    

Los trabajos que el lector puede encontrar en este volumen, a pesar de su diferente naturaleza y temáticas, comparten también un acercamiento crítico a los objetos de estudio en el sentido de que huyen de una posible autocomplacencia profesional y tras los análisis expuestos, evidencian de modo unánime, el fracaso de las política públicas (o cuando menos su endeble eficacia) cuestión que conlleva un necesario replanteamiento de las mismas y del papel de la intervención profesional desde el Trabajo Social.

La primera contribución y quizás la única de las que se presentan en esta compilación que nos permita ver un ápice de optimismo sobre el crítico panorama de la intervención social en contextos de exclusión, estudia el caso de los cartoneros del Movimientos de Trabajadores Excluidos en La Plata. El análisis de esta experiencia de movilización ciudadana está en sintonía con otras experiencias que se están desarrollando en muchos otros contextos y que dejan ver que, aunque pequeñas, parciales o incompletas, existen salidas que pueden hacer frente -al menos en cierta medida- a la desarticulación de los sistemas públicos de protección social. Estas experiencias, se caracterizan porque, teniendo como referente la dimensión política de los problemas sociales, son capaces de trascender la acción individual y transitar hacia formas de acción colectiva. Además, están siendo posibles gracias la movilización de las propias personas afectadas por los procesos de exclusión y a su articulación con otros actores sociales con los que establecen alianzas y complicidades.  Son estas algunas de las claves que se recogen en el trabajo de Vanesa Herrero y que forman parte del denominador compartido con iniciativas de participación y autoorganziación ciudadana, planes comunitarios o diversas fórmulas de economía solidaria que se llevan a cabo en muy distintos lugares del mundo. 

Los dos artículos siguientes se centran el campo profesional de las adicciones y concretamente en el ambivalente discurso dominante sobre las drogas y otras sustancias psicoactivas, que oscila entre la criminalización,  la medicalización y el control social sobre las personas que las consumen. Así, en primer lugar, Juan Ignacio Lozano realiza un recorrido sobre los discursos existentes y sobre las instituciones que a lo largo de la historia reciente de Argentina se han dedicado al tratamiento de adicciones. Se revisan los paradigmas de intervención que sustentan la práctica profesional, subrayando el autor la trascendencia que estos tienen sobre las modalidades de tratamiento que se dispensa en las instituciones e introduciendo finalmente una crítica a la desproporcionada asignación por parte de los gobiernos de recursos destinados al combate al narcotráfico frente a los dedicados a la asistencia e intervención comunitaria.

 A continuación, centrándose en la atención a las personas consumidoras de sustancias psicoactivas y concretamente en mujeres usuarias de los servicios de atención, Lorena Setien y Jimena Parga presentan los resultados de una investigación bajo cuyos objetivos subyace la preocupación de las autoras por la naturaleza de las desigualdades en la calidad de las intervenciones que se sostienen desde las instituciones de asistencia. Mediante el estudio de caso abordado con técnicas cualitativas, se recogen tanto los discursos de los profesionales de unidades  de salud mental que atienden a estas mujeres como los de las propias usuarias de los servicios. A través de estos relatos las autoras constatan una suerte de estrategias de disciplinamiento y control sobre las mujeres que se despliegan secularmente desde instituciones sociales como la familia, el sistema sanitario o el judicial y asimismo, critican la existencia de desigualdad en las propuestas asistenciales en función del género de los pacientes. En ese sentido, las autoras cuestionan gran parte de los planteamientos tradicionales respecto de la relación de las mujeres con las adicciones y sobe el uso de sustancias como alcohol y otras drogas. Este trabajo critica también los patrones dominantes de tratamiento y de relación más generalizados de los profesionales con estas personas al estar basados, a la luz de los resultados, en una visión moralizante, patologizante y patriarcal de la intervención profesional. Ante este estado de cosas, las autoras proponen la introducción de criterios de integralidad, autonomía, ciudadanía y equidad de género cuestiones, todas ellas, que entendemos no serán fácilmente incorporadas a los servicios de atención ya que, como el propio informe desvela, se observan muchas reticencias a observar la perspectiva de género por parte del equipo profesional en el que se centra la investigación tanto en el diagnóstico como en el tratamiento que desarrollan con sus usuarias. Por otra parte, como también se indica, tampoco existe un protocolo o directrices institucionales que orienten la práctica en ese sentido y que podría facilitar que se contemple esta perspectiva. Si nos centramos en el punto de vista de la intervención profesional del Trabajo Social, nos parece especialmente importante, el papel de los trabajadores sociales en este contexto, concretamente en la evaluación de estas personas en los procesos de intervención tutelar sobre ellas y sobre sus hijos e hijas, cuestión que, también es apuntada por las autoras y que, a nuestro juicio, profundizar sobre ella entendemos que es una interesante y fructífera línea de investigación para futuros trabajos.  

Las siguientes contribuciones son dos artículos sobre las condiciones de vida de la infancia y juventud en situación de pobreza y exclusión social en La Plata escritos por Soledad Veiga y Lourdes Farias. El primero introduce el tema revisando las políticas existentes y la evaluación de la intervención de los profesionales en ese campo, concretamente, sobre el cambio de paradigma que ha planteado el Sistema de Promoción y Protección de Derechos de niños, niñas y adolescentes desde su implantación en la ciudad de La Plata. A partir de los resultados de la investigación, la autora concluye que, a pesar de los múltiples obstáculos sucedidos, el cambio hacia la protección integral y la perspectiva de derechos que se recoge a nivel normativo e institucional  se sostuvo durante el período objeto de estudio. No obstante, se subraya también que la realidad de la intervención profesional en este campo ha sido la continuidad de la coexistencia de múltiples estrategias en el proceso de implementación de las políticas. Finalmente la autora  retoma el debate sobre la eficacia y pertinencia de las políticas focalizadas versus políticas universalistas para prevenir y paliar la vulneración de derechos de la infancia y la adolescencia en contextos de pobreza severa estructural concluyendo que, los resultados de estas continuarán siendo muy limitados si no tienen como soporte una clara apuesta porque el interés superior por la niñez sea un principio rector general y común al conjunto de las políticas públicas.

La segunda aportación sobre este tema  se ocupa de las trayectorias vitales de jóvenes que proceden y perviven en contextos de extrema pobreza. Lourdes Farias presenta un trabajo que es resultado de la investigación y de la trayectoria de intervención profesional de la propia autora con este grupo de población. Utilizando como técnica de producción de información entrevistas e historias de vida, la autora, destaca las potencialidades -no solo desde el punto de vista de la investigación sino también para la intervención profesional- que ofrece el relato de las propias personas afectadas en un sentido de reflexividad, de cómo ellas rehacen y analizan sus propias vivencias, pudiendo ser esta reflexión compartida un punto de arranque muy valioso a partir del cual el profesional puede articular su intervención. Más allá de estos aspectos metodológicos, Lourdes Farias crítica al modelo de intervención que se centra en las carencias materiales de los sujetos y no en las singularidades de cada persona, en los aspectos simbólicos y en la propia vivencia subjetiva de cada joven. A partir de ahí, la autora pone en evidencia y explicita una cuestión que atraviesa  la mayoría de los trabajos de esta publicación: el fracaso institucional y la ineficacia de las políticas sociales y en concreto de las que operan en este campo (tanto educativa, como por la violencia en los barrios o la focalización en aspectos psicológicos más que sociales mediante los centros de encierro de los sujetos…).

En el siguiente capítulo, Eliana Gubilei presenta un relato muy personal a través del cual comparte con el lector sus reflexiones sobre temas claves en la investigación cualitativa y el método etnográfico en concreto. Mediante sus experiencias, narradas en primera persona sobre el desarrollo de su tesis doctoral realizada en un barrio conflictivo de la periferia de La Plata, la autora recorre algunas de las cuestiones básicas sobre el trabajo de campo a las que el investigador o investigadora se enfrentan, como son: el cuestionamiento del propio rol investigador, el establecimiento de rapport, los vínculos personales y la salida del campo; cómo manejar las relaciones informales dentro de las instituciones o los dilemas éticos acerca del grado de implicación ante situaciones conflictivas que generan estos procesos. Sin duda, este sincero relato proporciona una interesante lectura especialmente para los investigadores noveles en el uso de estas perspectivas metodológicas.

Finalmente, Fernanda Kilduff aborda el tema de las consecuencias de la violencia institucional  en el trabajo profesional. La primera parte del trabajo incluye, en primer lugar, un marco conceptual sobre los Derechos Humanos; luego sobre los Derechos Humanos en Brasil, su desarrollo histórico y finalmente, sobre los derechos humanos en relación al Trabajo Social como resultado del proceso de reconceptualización de esta disciplina. La autora plantea la importancia de problematizar el trabajo profesional en el ámbito penal en un contexto creciente de criminalización de la cuestión social especialmente desde los programas neoliberales implantados en la década de los 90. Según se señala en el texto, esto trajo consigo, entre otras cuestiones, un vertiginoso aumento de la población reclusa en Brasil (que por otra parte no ha supuesto un descenso de los índices de criminalidad según indica la autora) pero que si son programas que han generado un contexto de desempleo estructural generalizado, crecimiento de la pobreza y desmantelamiento de las políticas públicas generando una conflictividad social ante la que el estado responde reprimiendo con mayor fuerza y con la militarización de los espacios cotidianos de las clases populares. El último epígrafe del artículo, centrado ya en el ejercicio profesional de los trabajadores sociales, explica el papel que sobre la las violaciones de derechos y la violencia institucional están desarrollando los profesionales mediante la Comisión de Derechos Humanos presentada como un espacio de participación de los trabajadores sociales abordando un amplio abanico de temas y actividades vinculados al trabajo social penitenciario y a la violación de derechos en  contextos de violencia. 

Para terminar, me gustaría destacar que tras la lectura de estos trabajos encontramos un interesante esfuerzo de trasferencia de resultados de la práctica profesional a la comunidad académica y científica. Esta es sin duda una tarea que todavía desde la disciplina del trabajo social está desarrollada a mi juicio, de modo insuficiente. Este volumen y los otros que le seguirán, contribuirán sin duda a esa necesaria empresa. Animo por tanto, a coordinadores, editores y autores a seguir profundizando en publicaciones posteriores en esa línea y espero que a quienes tengan en sus manos esta publicación, les sea tan interesante y útil la lectura de estos trabajos como para mí lo ha sido.                                            

 

Mª Ángeles Espadas

Universidad de Jaén-España, octubre de 2018.



Deja un comentario