Otras publicaciones:

9789871867974-frontcover

Book cover

Otras publicaciones:

12-3899t

978-987-723-057-4_frontcover1

Prólogo

Paula Bertúa[1]

Indagaciones sobre imagen y representación visual, el volumen que el lector tiene entre sus manos, constituye un verdadero ejercicio de pensamiento en colaboración; sus páginas reúnen intervenciones teóricas y críticas sobre un amplio repertorio de problemas vinculados con las imágenes y con la visualidad, observados desde su relevancia en el presente. Coordinado por los investigadores de la Universidad Nacional de Catamarca, Emilce Hernández y Omar Quijano, este libro pone en diálogo diversas elaboraciones conceptuales e investigaciones empíricas –resultado de un sostenido trabajo en equipo– para indagar en las imágenes como entramados sensibles que articulan de manera singular variables estéticas, políticas y culturales en diversos contextos de análisis.

Ya han transcurrido varias décadas desde que los estudios visuales, entendidos como esa empresa indisciplinar al decir de W. J. T. Mitchell, irrumpía en el campo de las Humanidades, inaugurando novedosos protocolos de lectura para un amplio espectro de artefactos visuales que iban más allá de los recogidos y presentados en las instituciones de arte; paralelamente también se ha ido desarrollando un amplio dominio de estudio específico para las formas culturales vinculadas con la mirada y que denominamos prácticas de ‘visualidad’. Sin embargo –y pese a que estas líneas de abordaje parecen haberse ya consolidado con mayor o menor fortuna en gran parte de las currículas académicas– muchos de los problemas de tipo teórico-metodológico que ellas iniciaron reclaman aún que se sigan definiendo en sus límites, en sus objetos y en sus unidades de análisis. En este sentido, uno de los mayores aportes de este volumen es continuar esa impronta- antes indisciplinada que interdisciplinaria por el carácter significativo y revelador de sus abordajes- en donde diversas escrituras, lecturas y relecturas se dan cita en la formulación de modos de aproximación originales a esos objetos tan omnipresentes como excepcionales, tan cercanos como inaprensibles que son las imágenes.

Desde la ciencia de las imágenes, ese método de pensamiento que figuras intelectuales como Walter Benjamin o Aby Warburg desarrollaron en las primeras décadas del siglo XX, diseñando un modo de aproximación estética y formal a los artefactos visuales, entendidos como figuras de inteligibilidad histórica, hasta la cultura de las imágenes que signa nuestro modo contemporáneo de ser y de relacionarnos con el mundo mediante diversas prácticas de visualidad: este libro traza una genealogía que anuda, de forma aguda y productiva, varias líneas de interpretación que ponen en crisis, desmontan e interpelan posiciones críticas sustentadas en la idea de imagen como representación, con toda la tradición epistemológica que esta concepción acarrea en el pensamiento occidental. Con la voluntad de cuestionar este lugar común de las afirmaciones sobre el dispositivo visual, los artículos que conforman esta publicación nos demuestran que más acuciante que interrogarnos hoy por ¿qué es o representa una imagen? lo es preguntarse sobre ¿qué puede una imagen?; ¿qué fuerzas moviliza?; ¿cuáles son sus efectos materiales, pragmáticos, de sentido? Mientras que la primera pregunta ha conducido a menudo a lecturas de corte ontológico que confirman la propiedad de las imágenes de ser figuración, signo o referente, en definitiva, de operar como un sustituto, de algo que está en el lugar de otra cosa; los interrogantes que le siguen abren el panorama hacia áreas de indagación donde las imágenes despliegan sus posibilidades de constituirse en actos de presencia, de manifestar su potencia y de ejercer, de múltiples maneras, su capacidad de agencia.

Así pues, las perspectivas adoptadas en este volumen –en cada artículo con modulaciones particulares– ponen en cuestión cualquier pretensión de organizar o jerarquizar los saberes y miradas sobre el mundo de forma unívoca o totalizante. Ya que se propone reflexionar sobre las imágenes como formas complejas de existencia que, enlazando materias, lenguajes, sujetos y objetos, suprimen los lineamientos críticos tradicionales ligados a los modelos semióticos o discursivos, al tiempo que habilitan la emergencia de diversas fuerzas expresivas y experiencias no reductibles al significado. Hay un más allá de la significación que supone una crisis del lenguaje así como de un modelo de conocimiento. Aquí las imágenes se problematizan como objetos impuros, cuya materialidad presenta un excedente que escapa a la interpretación y corroe su pretendida transparencia. De este modo, en Indagaciones sobre imagen y representación visual se interroga no solo a las imágenes como objeto de estudio, sino también acerca del modo en que este es construido por historiadores del arte, filósofos y pensadores de lo visual, prestando un particular interés –de cariz autorreflexivo– al lugar que la metodología, la teoría y la crítica ocupan en la escritura, en tanto asunciones epistemológicas no siempre conscientes en todo acercamiento al objeto.

Este libro viene a aportar lo suyo al profuso campo de los estudios sobre la formación cultural de las imágenes, desmarcándose de las modalidades generalizadas de producción académica. Porque no se presenta como una visión panorámica ni como un recorrido –más o menos lineal– por el canon de los estudios visuales, sino que identifica una serie de problemas, los dispone en una gramática, los ordena desde la urgencia del presente. Mediante la articulación de distintas voces, esta publicación construye un modo de pensar en común en el que los marcos analíticos de cada autor, las perspectivas y los presupuestos de sus enfoques confluyen en un abordaje que traza una cartografía sobre ciertas preocupaciones que, sin ser necesariamente actuales, nos interpelan por su contemporaneidad (en los sucesivos capítulos Foucault y Heidegger, por caso, conviven con Eco, Débord o Didi-Huberman, o la espectacularidad del gótico con la fotografía del siglo XIX y con las publicidades más recientes). Es en ese desfasaje, que Giorgio Agamben le atribuía a los trabajos que hablan el lenguaje de su tiempo sin fundirse con él, en ese anacronismo de lo inactual, donde se cruzan escenarios, historias, tradiciones visuales y experiencias de la temporalidad que cifran las condiciones para la construcción de una mirada crítica.

En suma, los trabajos aquí reunidos representan una valiosa contribución para considerar hacia atrás y hacia adelante el recorrido de la cultura de la imagen y de la cultura visual –campos inestables en su predicamento, discontinuos en su protagonismo y abiertos a la intersección de saberes que ponen en marcha diversos modos de ver y operaciones de lectura–. Y, fundamentalmente, animan a todo aquel interesado en la teoría de las imágenes y el pensamiento estético a considerar cuáles son las condiciones de posibilidad que permiten la formulación de ciertos enunciados, la imposibilidad de abandonar otros o la de pensar nuevos. El volumen responde sugestivamente a estas preguntas con la propuesta de un aparato teórico y crítico específico y de un conocimiento situado, resultado del trabajo de un proyecto colectivo del campo filosófico local, que expresa asimismo la voluntad de incidir en un escenario intelectual más amplio dentro del cual se desenvuelven hoy los estudios de visualidad.


  1. Docente en la Universidad de Buenos Aires. Investigadora adjunta del CONICET y en Centro MATERIA (IIAC-UNTREF).


Deja un comentario