Otras publicaciones:

12-3772t

tapa5

Otras publicaciones:

DT_Chartier_Burucua_13x20_OK-final

9789871867882-frontcover

Palabras preliminares

La idea de la medicalización de la vida la conocí en 2013 cuando Stella Maris Martínez[1] me encomendó, para el Congreso de Derechos Humanos que organiza la Universidad Nacional de Rosario, una mirada desde el Derecho. El 16 de mayo de 2013, en el panel titulado “Medicalización de la vida y derecho a la salud”, expuse mi trabajo “Perspectiva jurídica compleja de la medicalización de la vida y la juridización de la salud”, donde aplico por analogía al Derecho, el fenómeno de la medicalización de la vida, creando la categoría de la “Juridización de la salud”[2]. En el año 2015 decidí encarar y dirigir una investigación acerca de la medicalización de la vida con un grupo de trabajo, y lo formalicé por un lado en el Centro de Altos Estudios en Ciencias Humanas y de la Salud (CAECIHS) de la Universidad Abierta Interamericana, a través de un proyecto de investigación con financiamiento bianual, luego prorrogado. También decidí formalizarlo a través del Programa de Incentivo a Docentes-investigadores del Ministerio de Educación de la Nación, que otorga subsidios a proyectos de investigación radicados en universidades públicas. Fue así que llamé a diferentes profesionales para constituir el equipo. La propuesta se hizo efectiva en 2016, con muchos y diversos profesionales, y la afinidad y la empatía hicieron que finalmente quedáramos trabajando como grupo Mariela Bianchi, Mariana Gerbotto, Valeria Hernández y Juan Pablo Lattuca. Juntos renovamos la propuesta en el año 2018, y este libro es el fruto del complejo trabajo en equipo e individual, porque en cada uno de los textos que aquí se presentan interactúan las individualidades y la riqueza derivada del aporte grupal. Tal como lo expone el pensamiento complejo, producto de la interacción de las partes en un todo, se generan emergentes que difícilmente se evidenciarían si actuaran individualmente. Complejamente, el equipo nos hizo y nosotros hicimos al equipo. Y todo ello se refleja en los trabajos. Agradezco la colaboración de Tomás Coppini por la realización de una de las entrevistas.

En el texto sobre “La Epistemología del Trastorno por Déficit de Atención (TDA)” de Galati se reflexiona acerca de la cientificidad del TDA, lo que implica cuestionar la legitimidad del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) de la Asociación Psiquiátrica Americana (APA). Aquí se utiliza la Historia de la Ciencia, pensando el recorrido del TDA, siempre en relación con la medicalización de la infancia, y desde el pensamiento complejo de Edgar Morin. Se vincula al TDA con algunas teorías psicológicas y se lo incluye en los paradigmas. El autor también desarrolla alternativas a la medicación, el paso del TDA por la enseñanza universitaria, y se concluye con un apartado sobre la juridización de la salud.

En el trabajo sobre las “Temporalidades a respetar y los ideales aplastantes” de Hernández se cuestiona, desde el punto de vista subjetivo, el diagnóstico ‘Trastorno por Déficit de Atención’, con la consiguiente medicalización que supone tanto efectos adversos en lo orgánico como la patologización de la infancia desde lo psíquico. En la nominación TDA que propone el DSM no habría un sustento teórico que permita argumentar la existencia de dicha supuesta patología. Se hace foco en la importancia de la construcción de una temporalidad singular para devenir sujeto y así poder pensar, aprender, en suma, vivir. Esta temporalidad choca con la velocidad de la actual, sobrecargando al sujeto infantil de estímulos e imperativos que no respetan los tiempos individuales y lo conminan a tener que responder a ideales que no son propios. La toma de Metilfenidato para sostener la escolaridad aplasta o esconde lo qué le está sucediendo a ese niño/a, si es que algo le está pasando.

El texto sobre el “Proceso de la medicalización de la infancia” de Gerbotto da cuentas de los mecanismos a partir de los cuales se ha masificado el diagnóstico del TDA. Describe los dispositivos que conducen a la construcción del diagnóstico y reflexiona en torno a cómo el modelo médico se ha apropiado de escenas cotidianas en relación al mundo infantil.

En el trabajo de Bianchi sobre “La búsqueda del remedio” se intenta abordar un fenómeno actual, el TDAH, desde una perspectiva farmacéutica con mirada social, entrelazando lo teórico con las experiencias extraídas de las entrevistas efectuadas. Se realiza una caracterización de los hechos tenidos en cuenta por los investigadores que colaboraron en la creación e incorporación del TDA en el DSM y CIE-10, como así también se presentan datos locales sobre Metilfenidato, e información en distintas dimensiones: farmacológica, comercial y farmacovigilancia nacional e internacional. El trabajo se encuentra atravesado por una fuerte protagonista, la industria farmacéutica, que potencia su rol activo con el consumo de internet.

En el texto de Lattuca sobre “Juridización de la salud” se trata el incremento del Derecho ante un aspecto de la vida, que puede llevarse a cabo, entre otras fuentes, a través del dictado de sentencias (juridización judicial), el trabajo doctrinario (juridización doctrinaria) y por la sanción de leyes (juridización legislativa). Se indaga el grado de juridización de niños y adolescentes con TDAH, para lo cual se determinan tres escalas de juridización: alta, media o baja. Argentina no cuenta con una ley nacional de TDAH, y a nivel provincial, tan solo cinco provincias legislaron en esta materia. En cuanto a la doctrina y jurisprudencia, según los pocos resultados obtenidos en la consulta de las bases de datos de La Ley (Thomson Reuters), SAIJ, Zeus, Microjuris y la Corte Suprema de Justicia de la Nación, se concluye que la juridización de la vida de los niños y adolescentes con TDAH es baja.

Este libro cuenta con una adenda, pertinente al tema que nos convoca en tanto trata el medicamento desde el marco teórico utilizado en el libro, la complejidad. En este trabajo de Galati se abordan la complejidad y la transdisicplinariedad en relación con el medicamento, a raíz de una experiencia de focus group con la Unidad de Optimización de la Farmacoterapia de Rosario.

La ciencia que no se ve, no existe. Este libro es el resultado del trabajo realizado en el Centro de Altos Estudios en Ciencias Humanas y de la Salud (CAECIHS) y es posible gracias al apoyo de la Universidad Abierta Interamericana (UAI) a la difusión de la producción de sus investigadores. Por ello mi vivo agradecimiento a la editorial Teseo Press.

Se dedica el libro a la memoria de la Dra. Mirta Guelman, una médica rosarina, pediatra, que falleció hace poco y luchó toda la vida contra la medicalización de la infancia. Se lo merece.

 

Elvio Galati


  1. Profesora en la Facultad de Medicina de la UNR, investigadora del CIUNR, y actual coordinadora del Comité de Ética de la UNR.
  2. Sobre el tema p. v. Galati, Elvio, “La eutanasia y la medicalización de la muerte desde una perspectiva jurídica compleja”, en “Revista Latinoamericana de Bioética”, vol. 18, nº34-1, págs. 68-86, Bogotá, Universidad Militar de Nueva Granada, 2018, en https://revistas.unimilitar.edu.co/index.php/rlbi/article/view/1833/2817 (8.5.2018). Cfr. tb. Galati, “Redefiniendo la salud y el amparo a raíz de la cobertura judicial de la fertilización asistida y a la luz de la medicalización de la vida”, en “Revista de Derecho de Familia y de las Personas”, año VIII, n°5, 2015, Bs. As., La Ley, págs. 191-202.


Deja un comentario