Otras publicaciones:

saenz-gabini_frontcover1

tapa_estrada_final

Otras publicaciones:

9789871867714_frontcover

frontcover1

Representaciones y participación de las mujeres en un periódico de la comunidad vasca de Buenos Aires luego del fin de la Guerra Civil española

Nadia Andrea De Cristóforis

Tras la caída del País Vasco bajo el control de las fuerzas sublevadas, en el verano de 1937, el gobierno vasco se vio obligado a exiliarse y a iniciar desde el exterior una política de oposición y resistencia a la represión franquista. Ello implicó, además de mantener en funcionamiento una administración y una estructura de gobierno fuera de su emplazamiento original, la puesta en marcha de una estrategia de integración y cohesión de las comunidades vascas establecidas en el continente americano o europeo, de cara a lograr su apoyo material y simbólico para su causa política, lo que incluía la asistencia a los refugiados (Irujo Ametzaga, 2014, pp. 16-21; San Miguel, 2006, pp. 1049). Dichas comunidades eran muy heterogéneas desde un punto de vista histórico, ideológico, socio-demográfico y económico. A grandes rasgos, estaban constituidas por antiguos y más recientes emigrados, así como por distintas corrientes de exiliados, entre las que se encontraban las de la Guerra Civil, intensificadas desde los meses finales de la contienda. A su vez, un amplio arco ideológico surcaba las comunidades vascas asentadas en los destinos emigratorios o de exilio: desde carlistas, monárquicos y falangistas hasta republicanos y nacionalistas, entre otras. Tanto por iniciativa del gobierno vasco en el exilio (especialmente por el impulso dado por las delegaciones de este) como por la colaboración y el activismo de determinados núcleos de exiliados, principalmente nacionalistas, se politizaron centros y publicaciones periódicas vascos preexistentes a la Guerra Civil o se crearon otros nuevos, que trataron de reactivar la cultura vasca y afianzar la legitimidad del gobierno vasco en el exilio.

Así ocurrió en la Argentina, con órganos de difusión comunitarios nacidos antes de la contienda (como Nación Vasca de Buenos Aires o Zazpirak-Bat, de Rosario) o que vieron la luz al calor de su desarrollo, como Euzko Deya. La voz de los vascos en América (en adelante, Euzko Deya –‘Llamada vasca’–). Surgido en Buenos Aires el 10 de mayo de 1939, este periódico se propuso desde sus comienzos defender la causa del nacionalismo vasco y de los exiliados del País Vasco, muchos de ellos encarcelados o en una situación crítica en Francia. A lo largo de su prolongada existencia hasta 1987[1], esas motivaciones se fueron redefiniendo, al compás de las múltiples circunstancias que fueron modificando la situación del nacionalismo vasco y del exilio de dicho origen. En este capítulo nos concentraremos en los dos primeros años de existencia de la citada publicación (1939-1940), es decir, en sus primeros sesenta números, con el objeto de analizar las imágenes, representaciones e intervenciones de mujeres migrantes o hijas de migrantes que fueron teniendo lugar dentro de esta, en el contexto de un creciente proceso de exilio vasco desde Francia hacia el continente americano.

Los estudios que poseemos hasta el momento sobre órganos de prensa españoles de índole regional en la Argentina en la etapa de la Guerra Civil y posterior al franquismo se han concentrado predominantemente en los de la comunidad catalana y gallega (como por ejemplo Ressorgiment y Catalunya de los catalanes –Fernández, 2019, 2021; Lucci, 2020a– o Correo de Galicia, Fe Gallega y Galicia, de los gallegos –De Cristóforis, 2019; Díaz, 2007; Fasano, 2010–), dejando en un segundo plano los de la vasca. Los periódicos de este último colectivo en Buenos Aires, que han recibido una destacada atención en períodos previos a 1936 (véase entre otros Álvarez Gila, 2019; Bergareche, 2009; Cruset, 2015), han sido poco indagados en la etapa de la Guerra Civil y del régimen de Franco, a excepción de algunos análisis sobre el Euzko Deya de Buenos Aires y de México D. F. (De Cristóforis, 2020; Chueca Intxusta, 2011; Mota Zurdo, 2018), que fueron elaborados desde enfoques y preguntas diferentes a las del presente trabajo. En este sentido, esperamos que la exploración presentada a continuación contribuya a aportar nuevos elementos a una perspectiva de estudio que amerita un mayor desarrollo, como lo es la de la participación femenina en órganos de prensa de las comunidades migratorias en la Argentina. En esta línea de análisis, contamos con el interesante antecedente de las investigaciones de Lucci (2020b), que apuntaron a develar, entre otros aspectos, la producción y el pensamiento de la docente, periodista, folclorista y poeta catalanista Gràcia Bassa de Llorens en las “Glosses Femenines”, publicadas entre 1917 y 1925 en la revista Ressorgiment de Buenos Aires.

1. El surgimiento de Euzko Deya y su función política

Desde mediados de 1937 el País Vasco fue dominado por las fuerzas franquistas, lo que obligó al gobierno de José Antonio Aguirre a trasladarse a Barcelona. A partir de allí el continente americano comenzó a ser concebido como un ámbito de acción de la política exterior del gobierno vasco, y más concretamente, como espacio de destino para las corrientes de exiliados que hallaban dificultades para permanecer en Francia. Siguiendo la política mantenida en Europa, donde el gobierno vasco había creado distintas delegaciones representativas, en el continente americano también se propuso organizar instituciones de este tipo. Estas últimas tuvieron como finalidades principales difundir una imagen del País Vasco opuesta a la que estaban propagando las fuerzas nacionales, y establecer una red de apoyos para acoger a los exiliados de ese origen, que se encontraban refugiados en diferentes destinos, pero principalmente en Francia (Sanz Goikoetxea y Álvarez Gila, 2010, pp. 158-159).

La delegación de Buenos Aires nació en noviembre de 1938 y estuvo destinada a ser una de las más importantes del continente americano (San Sebastián, 1988, pp. 78-80). En la ciudad porteña las entidades vascas estaban informadas de los avatares de la política en el País Vasco, reaccionaban frecuentemente frente a los debates y polémicas que allí surgían y habían seguido atentamente el derrotero de la guerra civil española en su tierra natal. Constituían un tejido institucional apto para apoyar las iniciativas de la delegación en Buenos Aires (Sanz Goikoetxea y Álvarez Gila, 2010, pp. 205-206). Esta última impulsó la creación de Euzko Deya en la ciudad porteña, publicación que se uniría a sus homónimas de París (1936), Londres (1938) y más tarde México D. F. (1943), como voz oficial del gobierno vasco en el exilio (Mota Zurdo, 2018).

El periódico Euzko Deya de la capital argentina, que siguió la impronta de la publicación pionera de París (Chueca Inxusta, 2011, §2), surgió condicionado por distintos factores: en primer lugar, la presencia de una importante comunidad vasca emigrada con una larga tradición histórica y con un destacado desarrollo societario para la época, que se había iniciado con la fundación del Laurak Bat en 1877. En segundo lugar, el arraigo del nacionalismo vasco en la capital porteña para fines de los años 30 del siglo xx, dentro de Acción Nacionalista Vasca de Argentina y en otros centros vascos representativos del movimiento asociativo de la comunidad. En tercer lugar, la actitud favorable del gobierno argentino de Roberto Ortiz hacia la recepción de los exiliados vascos, fenómeno que se tradujo en la sanción de dos decretos (del 20/01/1940 y del 18/07/1940) que promovieron su llegada al país. En cuarto lugar, la existencia de un grupo de exiliados vascos que acrecentó su número especialmente desde 1938-1939, debido a las dificultades existentes para encontrar refugio en Francia o permanecer en dicho país (Alonso Carballés, 2007, p. 700). Tengamos presente que, según las estimaciones de Schwarzstein (2001, pp. 83-84), dentro de la Argentina los exiliados vascos constituyeron numéricamente el segundo grupo de refugiados peninsulares, desde un punto de vista regional, luego de los catalanes, y representaron aproximadamente el 16,7% del exilio español en la nación sudamericana. Este último habría estado conformado por unos 10.000 peninsulares, aproximadamente, según sostuvieron Moreno Seco y Ortuño Martínez (2013, p. 182). Si bien el país austral no mantuvo en líneas generales políticas proclives a la llegada de los refugiados españoles, muchos de ellos lograron arribar al primero a través de las redes informales conformadas por familiares y paisanos, o mediante algunos mecanismos más formales, como los promovidos por el Comité Pro-Inmigración Vasca (De Cristóforis y Cócaro, 2011; Schwarzstein, 2001, pp. 72-78). Tanto los refugiados vascos como los antiguos inmigrantes de dicha procedencia constituyeron el público privilegiado por ser captado por Euzko Deya.

Dicho órgano de difusión fue dirigido hasta 1946 por Ramón María Aldasoro Galarza, quien le otorgó un halo institucional y no tan nacionalista, dado que era quien conducía la delegación vasca en Buenos Aires y, además, era consejero del gobierno vasco por Izquierda Republicana (Mota Zurdo, 2018, p. 111). Además, en Euzko Deya participaron como colaboradores algunos emigrados vascos llegados antes del desencadenamiento de la Guerra Civil (Juan León Cruzalegui y Gabino Garriga, entre otros), así como exiliados que huyeron de la represión franquista desde España o Francia entre 1938 y 1939 (como Isaac López Mendizábal –con los seudónimos de “Ixaca” o “Aitona”–, Pablo Archanco, Santiago Cunchillos, Víctor “Errea” Ruiz Añibarro, Andrés “Arrazil” o “Lizarra” Irujo, Andoni “Astilarra” Astigarraga, José “Tellagorri” Olivares Larrondo e Ildefonso Gurrutxaga, entre otros) (Chueca Inxusta, 2011, §5).

Pese a ser un órgano de carácter más bien institucional, Euzko Deya no era financiado por la delegación del gobierno vasco en Buenos Aires, sino mediante suscripciones y avisos publicitarios. No siempre lo recaudado a través de estas vías alcanzó para cubrir todos los gastos involucrados en la publicación; en los primeros meses de 1941, por ejemplo, se llegaron a comunicar en sus páginas las dificultades financieras por las que atravesaba, y se solicitaba el apoyo económico de los vascos instalados en la Argentina para garantizar la continuidad de las ediciones.

En su editorial inicial Euzko Deya explicaba que había surgido a causa de la penosa situación en la que había quedado el País Vasco luego de la Guerra Civil (“Con la boina…”, 1939, p. 1). Los problemas fundamentales que había acarreado la contienda consistían en la desaparición física de toda una generación de jóvenes combatientes, el surgimiento de una corriente de exiliados hacia Francia y el continente americano, las pérdidas humanas entre la población civil, los funestos resultados de la represión franquista –con vascos encerrados en prisiones o en campos de concentración–, el destrozo material de pueblos enteros y la crisis económica dominante. En este sombrío panorama la vida de Euskadi se encontraba trastocada y quebrantada. Por ello, y frente a esta tragedia, el periódico en consideración pedía el apoyo moral de los pueblos de América del Sur.

A los pocos números de su aparición, Euzko Deya alentaba a sus lectores a comprometerse con la tarea de reivindicación del pueblo vasco, en especial frente a la imagen de este que había difundido la propaganda franquista, asociándolo a la anarquía y a la falta de religión (“Reafirmación…”, 1939, p. 2). El periódico esperaba que esta tarea pudiera ser realizada por los vascos establecidos en distintos puntos del continente americano, a quienes buscaba persuadir. De hecho, el Euzko Deya de Buenos Aires llegó a difundirse en diferentes países americanos y contó con corresponsales en varios de ellos, como el Uruguay, Chile, el Perú, Colombia, Cuba, la República Dominicana, Estados Unidos y Venezuela (Mota Zurdo, 2018, p. 111). Estos reporteros transmitieron importantes informaciones sobre la situación socio-cultural de las comunidades vascas asentadas en dichos países, especialmente noticias sobre las entidades politizadas por la inserción de los exiliados vascos nacionalistas dentro de estas. Como afirmó Mota Zurdo (2018, p. 112), tanto Euzko Deya de Buenos Aires como más tarde su homónimo de México D. F., brindaron una imagen parcial de las instituciones vascas en América, haciendo hincapié en el desenvolvimiento de las afines al nacionalismo vasco y omitiendo, o dejando en un plano muy secundario, a aquellas que defendían los principios del socialismo, del anarquismo o del comunismo.

En la medida en que Euzko Deya era portavoz de los intereses del gobierno vasco, y especialmente del Partido Nacionalista Vasco, reveló en sus páginas los móviles centrales del apoyo del último al bando republicano: no era la defensa de los postulados republicanos lo que había conducido a los vascos a posicionarse del lado de la legalidad republicana –pese a compartir el antifascismo del Frente Popular–, sino la búsqueda de la puesta en marcha del Estatuto de Autonomía, que solo podía ser garantizada en el marco de la República (Núñez Seixas, 2007, p. 6). De allí que para Euzko Deya fuera clave salvaguardar los fundamentos del Estatuto de Autonomía vasco, lo que implicaba ubicarse ideológicamente en las antípodas del régimen de Franco. El periódico en cuestión se convirtió de este modo en uno de los referentes de la oposición nacionalista vasca al franquismo, lo que permitió al gobierno vasco mantener una imagen de activismo político en su etapa de exilio en París y tras el fin de esta, una vez iniciada la invasión de Francia por los alemanes en mayo de 1940.

2. Las mujeres como objetos de los discursos masculinos

Las mujeres vascas aparecieron en Euzko Deya desde su primer número el 10 de mayo de 1939, en una etapa inicial en artículos que se escribían sobre ellas, de autoría masculina o anónima. Estas notas estaban dirigidas principalmente a enaltecer la labor de las emakumes, mujeres que formaban parte de la Emakume Abertzale Batza (‘Reunión de mujeres patriotas’, en adelante EAB) de la Argentina, una organización femenina surgida en Buenos Aires y Rosario (en julio y noviembre de 1938, respectivamente), encaminada a asistir espiritual y materialmente a las mujeres, hombres y niños que se habían tenido que exiliar del País Vasco a causa de la represión franquista. En ambas ciudades las emukumes se abocaron a recolectar dinero y ropa para esos refugiados y para los niños huérfanos (cuyos padres habían muerto o estaban encarcelados), y para ello organizaron festivales, realizaron llamamientos públicos en Euzko Deya y movilizaron sus redes personales dentro del entramado del nacionalismo vasco de la Argentina.

En Euzko Deya se justificaba y legitimaba su accionar político en función de la coyuntura que atravesaba la tierra de origen. Se sostenía que esas mujeres realizaban una obra de reafirmación vasca al auxiliar a sus connacionales en las difíciles circunstancias derivadas de la Guerra Civil. También se manifestaba que estaban llamadas a tener un rol central en la reconstrucción del pueblo vasco, como lo había hecho la organización femenina de la EAB en la sociedad de origen (“La obra del amor…”, 1939, p. 8). Se extrapolaban al espacio público sus dotes para brindar amor y expresar devoción a la tierra de origen que caracterizaban la conducta de estas mujeres en el ámbito doméstico y familiar.

Imagen 1. Las emakumes en la Argentina

F:Mis produccionesCongresosCongresos 2022Jornadas Interescuelas Santiago del EsteroPonenciasDe Cristóforis, NadiaImágenes mujeres en Euzko DeyaAño1, nº1, 10-05-1939, p.8.jpg

Fuente: “La obra del amor. Emakumes en la Argentina” (10 de mayo de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(1), 8.

La capacidad para auxiliar a los refugiados vascos con espíritu caritativo también era exaltada, aunque en mucha menor medida, en el caso de algunas mujeres que no pertenecían a la EAB. Para dar un ejemplo de ello, se enaltecían las labores de protección a los exiliados y de defensa de su causa dentro del País Vasco, llevadas a cabo por Magdalena Jaureguiberry, a quien se la consideraba desde Euzko Deya como “generosa protectora de los vascos”, por haber acogido en su hogar a numerosos refugiados vascos y propiciar la creación de un consenso público a favor de ellos (“Recordando en el infortunio…”, 1940, p. 6).

Imagen 2. La reivindicación del auxilio a los exiliados

F:Mis produccionesCongresosCongresos 2022Jornadas Interescuelas Santiago del EsteroPonenciasDe Cristóforis, NadiaImágenes mujeres en Euzko DeyaAño2, nº41, 20-06-1940, p.6.jpg

Fuente: “Recordando en el infortunio a una familia vasca modelo” (20 de junio de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(41), 6.

También se resaltaban y elogiaban las labores llevadas a cabo por una Comisión Femenina Argentina que se creó para auxiliar a los refugiados vascos que estaban llegando al país austral en el marco de los decretos del presidente Ortiz que autorizaban su ingreso. Dicha organización había surgido emulando a otras agrupaciones nacidas en la sociedad local con el fin de asistir a quienes habían estado del lado de la legalidad republicana durante la guerra civil española. En el caso de la citada Comisión, Euzko Deya resaltaba los “nobles fines” que perseguía y el “generoso entusiasmo” de quienes la patrocinaban (“Comisión Femenina…”, 1940, p. 3).

Además de este rol ligado a la ayuda y asistencia al pueblo vasco exiliado, otras dos imágenes de las mujeres que aparecían en Euzko Deya eran, por un lado, la de protagonista de las actividades sociales de las entidades vascas en la Argentina y, por otro, la de víctima del avance de las fuerzas nacionales en la península, es decir, la de refugiada forzosa en tierras españolas, en Francia o en otros ámbitos de acogida, como el país sudamericano. El primer tipo de representación, muy típica de los órganos de difusión societarios de la comunidad española emigrada, fue constante a lo largo de los años de publicación de Euzko Deya, mientras que el segundo fue mucho más frecuente en el primer año de vida de este. Además, el primer tipo de imagen se multiplicaba en distintos espacios de cada número del periódico, en virtud del objetivo de este último de dar cuenta del renacer de las costumbres, las tradiciones y el folklore vascos fuera de la tierra de origen, en años de fuerte represión dentro de esta. Incluso, no solo se aludía detalladamente, con palabras e imágenes, a la vida societaria vasca en la Argentina, sino que también se aspiraba a dar cuenta del desenvolvimiento institucional comunitario en otros destinos emigratorios y de exilio, tanto en el continente americano como en el europeo.

En relación con el primer tipo de imagen al que nos venimos refiriendo, las mujeres podían aparecer mencionadas o fotografiadas en los cuerpos de bailarinas (incluso de las mismas EAB) o en las fiestas sociales que se organizaban para recaudar fondos para los expatriados o conmemorar fechas de la liturgia nacionalista vasca tradicionales.

Imagen 3. Mujeres en un baile organizado en el Laurak Bat

F:Mis produccionesCongresosCongresos 2022Jornadas Interescuelas Santiago del EsteroPonenciasDe Cristóforis, NadiaImágenes mujeres en Euzko DeyaMujeres en actividades sociales_año 1, nº19, 10-11-39, p. 8.jpg

Fuente: “Baile social en el Laurak-Bat” (10 de noviembre de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(19), 8.

En estos casos, se destacaban sus agraciados rasgos femeninos y sus dotes para amenizar los encuentros, así como su alegría, simpatía y juventud. Algunos hechos puntuales, como la creación del orfeón femenino en el Laurak Bat de la ciudad de Buenos Aires, captaron la atención de Euzko Deya a lo largo de varios números, en los cuales se fueron describiendo sus pasos organizativos y las expectativas que iban generando su creación y sus conciertos dentro de la comunidad vasca de la capital argentina (“Sociedad Laurak Bat…”, 1940, p. 3).

Imagen 4. El orfeón femenino en el Laurak Bat

F:Mis produccionesCongresosCongresos 2022Jornadas Interescuelas Santiago del EsteroPonenciasDe Cristóforis, NadiaImágenes mujeres en Euzko DeyaCoro Laurak Bat_año 2, nº51, 30-09-40, p. 1.jpg

Fuente: “Las Stas. del Coro Laurak Bat con el Maestro Landazábal” (30 de septiembre de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(51), 1.

En vinculación con el segundo tipo de imagen, las mujeres solían aparecer con niños de diversas edades, recorriendo largas distancias y transportando escasos bienes personales. Además, en estos casos se destacaba que el fenómeno del destierro afectaba a jóvenes y ancianas, y era particularmente descarnado con estas últimas, quienes se veían forzadas a abandonar sus hogares, a los cuales se encontraban arraigadas por pródigas familias de varias generaciones.

Imagen 5. Mujeres expulsadas de sus hogares por el avance de las fuerzas franquistas

F:Mis produccionesCongresosCongresos 2022Jornadas Interescuelas Santiago del EsteroPonenciasDe Cristóforis, NadiaImágenes mujeres en Euzko DeyaMujeres expulsadas de hogares_año 1, nº 19, 10-11-39, p. 12.jpg

Fuente: “Expulsadas de sus hogares” (10 de noviembre de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(19), 12.

Imagen 6. Las mujeres y sus hijos en el camino del exilio

F:Mis produccionesCongresosCongresos 2022Jornadas Interescuelas Santiago del EsteroPonenciasDe Cristóforis, NadiaImágenes mujeres en Euzko DeyaAño1, nº2, 20-05-1939, p. 6_cortado.jpg

Fuente: Euzko Deya. La voz de los vascos en América (20 de mayo de 1939), 1(2), 6.

Luego de la sanción de los decretos del presidente Ortiz que autorizaron el ingreso al país de los vascos, también aparecieron algunas fotografías de las mujeres que llegaban al puerto de Buenos Aires, en el marco de dicha legislación protectora.

3. Las mujeres como productoras de discursos

En una primera etapa, los discursos femeninos brindados en el marco de las actividades que llevaban a cabo las mujeres de la EAB eran citados indirectamente en los artículos de autoría masculina publicados en Euzko Deya. De este modo, y para dar un ejemplo, en dicho órgano de prensa se aludía a las palabras de la secretaria de la EAB de Buenos Aires, Miren Amaya de Mugica, del siguiente modo:

Dijo que las dos entidades [la EAB de Buenos Aires y la de Rosario], identificadas en un propósito, de educación e instrucción cultural vasca y el generoso sentimiento del recuerdo hacia los hermanos víctimas de las crueldades de la guerra última, tienden a rectificar el sendero que hasta ahora han seguido las mujeres de nuestra colectividad al mostrarse indiferentes sobre problemas que tan hondamente afectan a Euzkadi.
Exhortó a estimular la obra benéfica de Emakume Abertzale Batza de Rosario, con el calor y entusiasmo necesarios para que el selecto núcleo de mujeres que nutre esta entidad de Rosario, logre el éxito merecido a sus esfuerzos (“Palabras de la Srta. M. Amaya…”, 1939, p. 2).

Pero más allá de estas citas indirectas de las alocuciones femeninas, progresivamente comenzaron a aparecer en Euzko Deya algunos artículos donde las mujeres ya eran productoras de discursos. En relación con este aspecto, tendríamos que aclarar que en un primer momento sus voces se alzaron de modo formal y colectivo, en los llamamientos de la EAB que se publicaban en el citado periódico, con el objeto de recaudar donativos para los exiliados (cfr., como ejemplo: “Vasco…”, 1939, p. 5). Sin embargo, ya a mediados del año 1939, una vez cumplido un año del surgimiento de la EAB de Buenos Aires, se publicó en Euzko Deya una convocatoria más personal a asociarse a la institución, que intentaba persuadir a más personas a colaborar con las tareas de esta:

Sabemos que Vd. no se ha de mostrar indiferente y que los sentimientos de caridad cristiana y fraternidad racial que invocamos han de mover su noble corazón para cooperar moral y materialmente en nuestra obra.
No dudamos que compartirá con nosotras la satisfacción de realizar ampliamente este programa que anunciamos, adhiriéndose a nuestra institución […] (“Amor y caridad”, 1939, p. 2).

Igual tono guardaba un llamamiento realizado por la EAB de Rosario, en el cual las emakumes exhortaban a los vascos o descendientes de vascos a colaborar con la ayuda a los exiliados de dicho origen que se encontraban en Francia, Bélgica e Inglaterra (“Las Emakumes…”, 1939, p. 2).

Esta asistencia al exilio vasco se plasmó a nivel mundial en una organización formal destinada a recaudar fondos para la causa, fundada el 16 de diciembre de 1938 por el gobierno vasco en el exilio en París, la “Liga Internacional de Amigos de los Vascos”, que inauguró una sección sudamericana en la ciudad de Buenos Aires (en Florida 461, escritorios 4-9). Dicha sección, denominada “Liga de los Amigos de los Vascos”, difundió sus finalidades en Euzko Deya y a su vez se valió de este medio para concitar adhesiones. Sus objetivos principales estuvieron ligados al auxilio de los exiliados (liberar a los encarcelados y asistir a los que buscaban trasladarse al continente americano) y al socorro de los niños huérfanos y abandonados (“Liga de los Amigos…”, 1939, p. 8; “Llamamiento…”, 1939, p. 8).

Las EAB colaboraron con la recaudación de fondos para la Liga de los Amigos de los Vascos. En esta dirección, se publicó en Euzko Deya el discurso que la presidenta de la EAB de Rosario ofreció al delegado del gobierno vasco en Buenos Aires, el Sr. Ramón Aldasoro Galarza, en su recepción en la citada ciudad, con motivo de celebrarse una serie de festejos durante una “Semana Vasca”, organizada para inaugurar los locales de la sociedad Zazpirak-Bat. Con elocuentes sentimientos patrióticos y reivindicatorios de la labor de los emigrados vascos en la Argentina, de cara a socorrer a sus congéneres exiliados, la joven presidenta, Lorca de Ustaran, se dirigía al delegado y al público asistente al acto en el cine rosarino Broadway del siguiente modo:

¿Habéis venido en busca de amigos de los vascos…? Pues, oídme, excelentísimo señor, cada uno de cuantos aquí estamos, ya lo somos. Y cuantos encontréis en las calles de esta querida urbe, si son descendientes de nuestra raza, también lo son, pues, bien saben esos argentinos que no es digno de la Patria de San Martín y Belgrano quien odia o desprecia la sangre de sus mayores. Porque bien lo dije al principio contestando a “Euzkindarra”: “Vasco que llegó a la Argentina, vasco que llevó nuestros hijos al Altar de la Patria”. He dicho (“La presidenta…”, 1939, p. 3).

Imagen 7. El discurso de la Srta. Lorca de Ustaran en el cine rosarino Broadway

F:Mis produccionesCongresosCongresos 2022Jornadas Interescuelas Santiago del EsteroPonenciasDe Cristóforis, NadiaImágenes mujeres en Euzko DeyaLectura discurso_año 1, nº 20, 20-11-39, p. 3.jpg

Fuente: “La presidenta de emakumes, Sta. Ustaran” (20 de noviembre de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(20), 3.

Como se puede apreciar a través del pasaje citado, incorporado en el artículo de la Imagen 7, la Srta. Lorca de Ustaran aludía al compromiso político de los vascos en la Argentina y sus descendientes, quienes, según ella, estaban dispuestos a realizar todos los sacrificios necesarios por la patria y sus hermanos, en la medida en que estos últimos sufrían un destierro injusto e indeseado.

En el número 21 de Euzko Deya se anunciaba la incorporación de la primara colaboradora mujer al periódico: la Sra. Miren de Aoiz, quien aparecía firmando una poesía de su autoría, titulada “Romance de la canción ignorada”. Era la primera vez que se publicaba un texto elaborado por una dama y firmado por ella. La participación de la última se justificaba por su devoción a la patria a través de los sentimientos y no del “frío raciocinio”. Según el órgano de prensa en consideración, “en esa canción, Miren de Aoiz, espíritu selecto, oye la voz de la sangre que corre por sus venas y se apresura a obedecerla; encuentra a su madre Euzkadi y le entrega, sin reservas, su corazón” (“Euzko Deya…”, 1939, p. 2).

Luego de esta primera poesía se siguieron publicando otras de la misma autora, todas ellas con un contenido político muy velado y metafórico, casi imperceptible. Tenemos que tener en cuenta que Miren de Aoiz era la esposa de Mario Antelo, un profesor de Derecho Internacional Público allegado a los redactores de Euzko Deya; es decir, ella estaba conectada a este último órgano periodístico a través de su marido, cuya labor era enaltecida desde las páginas de este (“El ilustre profesor…”, 1940, p. 20).

El siguiente artículo de autoría femenina fue el de una directora de una escuela rosarina llamada Doctor Gabriel Carrasco, la Srta. Olga Cossettini, quien daba cuenta de su experiencia educativa a cargo de una institución diferente a los tradicionales establecimientos de enseñanza primaria (Cossettini, 1939, p. 8). En Euzko Deya se reivindicaba el espíritu y la dinámica de dicha escuela, donde los niños no estaban sometidos a las rígidas disciplinas y rutinas de las antiguas instituciones educativas, sino que desarrollaban su capacidad creativa en un ambiente abierto y respetuoso de sus habilidades. El enaltecimiento de las labores de la citada directora se continuó posteriormente, en el número cincuenta de Euzko Deya, en el cual se destacaba el valor de la conferencia brindada por la susodicha Cossettini, durante la inauguración de la Cátedra Sarmiento en el Colegio Libre de Estudios Superiores (“Inauguración…”, 1940, p. 12).

En ocasión del primer decreto del Poder Ejecutivo de la Nación Argentina que facilitaba el ingreso de los vascos al país, en enero de 1940 –medida que se debía en gran parte a las gestiones del Comité Pro-Inmigración Vasca–, numerosas personalidades e instituciones vascas y de la sociedad local enviaron sus adhesiones y saludos a dicho comité, demostrando el beneplácito con que había sido recibida la buena nueva. Las EAB fueron una de los colectivos que expresaron su satisfacción a través de una nota que fue publicada en Euzko Deya. Allí también se elevaban las voces femeninas una vez más, en esta oportunidad, testimoniando la gratitud ante el decreto promulgado (“Una emocionante…”, 1939, p. 18).

Luego se plasmaron las palabras de otra mujer vasca en el órgano periodístico en consideración. Se trataba de María del Pilar de Arechavala, quien honraba la memoria de una directora de escuela normal fallecida en Rosario. Se transcribía su nota, donde rendía homenaje a las tareas educativas y culturales de la citada docente (“Ha fallecido…”, 1940, p. 4).

En el número 34 de Euzko Deya se anunciaba el inicio de la colaboración de una segunda mujer, la Srta. Beatriz Osterburg Ezeiza, quien era hija de padre alemán y madre vasca (“Guadalupe´ko…”, 1940, p. 4). Según el periódico, había aprendido desde la cuna a querer las tradiciones y el idioma del pueblo vasco, al cual le rendía culto. A través de breves narraciones que según ella no eran inventadas, con vívidos personajes y atractivas situaciones, su pluma buscaba reivindicar la lengua y la cultura vascas. En el segundo año de vida del órgano periodístico en consideración, Osterburg Ezeiza se había ganado un lugar importante dentro de este, llegando a publicar un artículo de tres páginas con una crónica detallada sobre su experiencia de niña en los desfiles de Fuenterrabía, con motivo de la festividad de la Virgen de Guadalupe (Osterburg Ezeiza, 1940, pp. 6-8).

Singular espacio tuvo en Euzko Deya la transcripción de la conferencia de Celina Neyra de Sola a propósito del Día de San Ignacio, que fue leída por ella en el Laurak Bat. No solo se mostraba una fotografía de ese acto en la que aparecía en el centro de la escena, sino que también se copiaba enteramente su larga disertación, en la que demostraba amplios conocimientos sobre la vida y obra del santo (“Un perfil…”, 1940, p. 7).

Además de Miren de Aoiz, otra poetisa, María Teresa Ibargoyen, publicó sus versos en Euzko Deya. Su colaboración se inició en octubre de 1940 con una poesía titulada “Oración a la primavera”. En ella se mencionaba a los muertos (referencia que podía corresponder a los vascos fallecidos en la Guerra Civil) y al retorno (presumiblemente de los refugiados obligados a abandonar su tierra natal):

[…] Hermosa primavera que todo ama,

que embellece la tumba misma,

verde por afuera,

haces nacer un renuevo supremo

en el corazón de los muertos.

                     

Que no sean los únicos en el mundo

por quien tú quedas infecunda,

estación de amor;

pero, haz germinar en el espacio

la esperanza divina de la luz,
y del retorno (Ibargoyen, 1940, p. 9).

Otra pluma femenina se levantaba para recordar el legado de la recientemente fallecida Ana Elizagaray en González Chaves, mujer vasca que había realizado innumerables e importantes donaciones a la mencionada ciudad, donde residía. La nota necrológica y laudatoria correspondía a otra mujer vasca: María Zubeldía de Arbulu (1940, p. 5).

Conclusiones

Las mujeres llegaron a ocupar un cierto lugar en los primeros años de Euzko Deya, pero limitado en comparación con el adjudicado a los hombres. Estos últimos eran prácticamente la mayoría de sus redactores, la totalidad de sus agentes y corresponsales en el extranjero y los protagonistas principales de las notas publicadas. No obstante ello, hemos podido percibir cómo las mujeres fueron ganando cierto terreno en lo relacionado con el contenido del periódico. Si bien predominaron las notas donde aparecían como figuras sucedáneas a las de los hombres (se las visualizaba en tanto esposas, hijas o “acompañantes”), también, paulatinamente, fueron representadas o participaron con otros roles: como hacedoras de tareas de asistencia a los vascos refugiados, como autoras de poesías o de narraciones sobre temas vascos. Ello nos estaría sugiriendo un proceso de creciente visibilidad de las mujeres dentro de los dos primeros años de Eukzo Deya, aunque bajo el control de los varones editores del periódico. Este último aspecto podrá ser corroborado en indagaciones venideras, abocadas a analizar en profundidad los siguientes años de publicación del órgano de prensa en cuestión.

Esa visibilidad femenina en aumento también fue de la mano de un fenómeno de ampliación de la participación femenina en labores de ayuda a los vascos exiliados, principalmente a través del accionar de la EAB. Tengamos presente que a lo largo de sus años iniciales de vida, esta entidad fue ganando autonomía con respecto a las estructuras organizativas del nacionalismo vasco en la Argentina, caracterizadas por el predominio masculino y la autoridad de los hombres. Según nuestras indagaciones previas (De Cristóforis, 2022), la EAB de Buenos Aires logró incluso actuar con independencia de la Acción Nacionalista Vasca con sede en dicha ciudad en lo relativo a asuntos públicos de indudable importancia para la comunidad vasca en la Argentina y en el exilio, llegando a equipararse con la sección masculina de la Acción Nacionalista Vasca en cuanto a su organización y capacidad de acción.

Creemos que este incremento de la autonomía de la EAB generó un contexto favorable para que las mujeres pudieran comenzar a aparecer en Euzko Deya con funciones diferentes a las tradicionalmente asignadas a ellas en los periódicos de la comunidad vasca, y española en general, en el país sudamericano. Desde ya que la finalidad fundamentalmente política y propagandística del periódico en consideración (De Cristóforis, 2020) debió haber propiciado ese tipo de representación femenina impregnada de cierta conciencia político-social, pero tenemos que tener en cuenta que esta constituyó un fenómeno rupturista e innovador, en el marco de la evolución global del papel de las mujeres en la prensa étnica española en la Argentina.

En nuestra opinión, y como sugerimos, será de gran interés continuar cronológicamente el análisis emprendido, a partir del tercer año de Euzko Deya en adelante, dado que por algunos exámenes parciales que hemos llevado a cabo en cinco números de 1943 hemos podido constatar ciertos cambios cualitativos en la participación de las voces femeninas como autoras de artículos. En estos casos, hemos logrado apreciar cómo ellas llegaron a ver publicados trabajos propios, donde se narraban las trágicas trayectorias de destierro experimentadas por las mujeres vascas, así como sus vivencias en las cárceles del franquismo. Evidentemente, estas transformaciones en las intervenciones femeninas pudieron verse motivadas por múltiples factores (como la evolución del régimen franquista o del gobierno vasco en el exilio y sus objetivos, así como los cambios experimentados por la comunidad vasca establecida en el área pampeana de la Argentina) que valdrá la pena examinar y sopesar.

Referencias bibliográficas

Álvarez Gila, Óscar (2019). “Entre la información y la creación de identidad: origen y desarrollo de la prensa de la emigración vasca en América, 1877-1936”. RIHC: Revista Internacional de Historia de la Comunicación, 12, 16-40. Recuperado de https://doi.org/10.12795/RiHC.2019.i12.02

Alonso Carballés, J. J. (2007). “El primer exilio de los vascos, 1936-1939”. Historia Contemporánea, 35, 683-708. Recuperado de https://bit.ly/3pTO7xW

Chueca Intxusta, J. (2011). “La Guerra Civil a través de las publicaciones vascas en el exilio franco americano”. Amnis. Revue de civilisation contemporaine Europes/Amériques, 2, s/p. Recuperado de https://doi.org/10.4000/amnis.1494

Cruset, M. E. (2015). Nacionalismos y diásporas. Los casos vasco e irlandés en Argentina (1862-1922). La Plata: Ediciones Lauburu.

De Cristóforis, N. A. (2019). “La prensa gallega de Buenos Aires y su apoyo al franquismo: estrategias propagandísticas y activismo político”. RIHC: Revista Internacional de Historia de la Comunicación, 12, 178-200. Recuperado de http://dx.doi.org/10.12795/RiHC.2019.i12.09

De Cristóforis, N. A. (2020). “La Guerra Civil española y su impacto en la prensa vasca de América: el caso del periódico Euzko Deya de Buenos Aires”. Cuadernos de Historia de España, 87, 97-119. Doi 10.34096/che.n87.9050.

De Cristóforis, N. A. (2022). “Las organizaciones femeninas vascas de Argentina y su asistencia al exilio de la Guerra Civil española: un activismo político con creciente autonomía”. Estudios Digital, 47, 97-113. Recuperado de https://bit.ly/3Tl8TEp

De Cristóforis, N. y Cócaro, P. (2011). “A Dirección Xeral de Inmigración e o ingreso dos exiliados españois na Arxentina”. En N. De Cristóforis (Coord.), Baixo o signo do franquismo: emigrantes e exiliados galegos na Arxentina (pp. 79-109). Santiago de Compostela: Sotelo Blanco Edicións.

Díaz, H. (2007), Historia de la Federación de Sociedades Gallegas. Identidades políticas y prácticas militantes. Buenos Aires: Sotelo Blanco-Biblos.

Fasano, Laura (2010). “Exiliados republicanos en la Federación de Sociedades Gallegas de la Argentina: una aproximación al tema”. Estudios Migratorios Latinoamericanos, 69, 371-387.

Fernández, A. (2019). Los catalanes y Buenos Aires. Inmigración, asociaciones y prensa. Buenos Aires: Almaluz.

Fernández, A. (2021). “Ni Negrín ni Franco. La revista Rissorgiment de Buenos Aires y el exilio catalán de la posguerra civil (1939-1945)”. En N. De Cristóforis (Coord.), La Guerra Civil española. Sus dimensiones internacionales (pp. 81-99). Buenos Aires: Imago Mundi.

Irujo Ametzaga, X. (2014). “El Gobierno de José Antonio Agirre (sic) en el exilio (1936-1960)”. Iura Vasconiae. 11, 9-32. Recuperado de https://bit.ly/3CIczdu

Lucci, M. (2020a). “El ‘seny’ y la ‘rauxa’ de la revista Ressorgiment durante la guerra civil española. Los ‘catalanes de América’ de Buenos Aires y la defensa de la II República desde el exilio (1936-1939)”. En N. De Cristóforis (Dir.), Los españoles en Buenos Aires: activismo político e inserción socio-cultural (1870-1960) (pp. 233-278). Buenos Aires: Teseo.

Lucci, M. (2020b). “Política y prensa catalanistas en Buenos Aires: la inmigración y el compromiso ideológico en las ‘Glosses Femenines’ de Gràcia Bassa de Llorens”. Anuario de Estudios Americanos, 77(1).

Moreno Seco, M. y Ortuño Martínez, B. (2013). “Exiliadas españolas en Francia y Argentina: identidades transnacionales y transferencias culturales”. Storia delle donne, 9, s/p. Recuperado de https://bit.ly/3QY0qoN

Mota Zurdo, D. (2018). “‘La lucha por la libertad’. El Gobierno vasco en el exilio y sus colectividades a través de las ediciones americanas de Euzko Deya (1939-1953)”. RIHC: Revista Internacional de Historia de la Comunicación, 11, 102-125. Recuperado de http://dx.doi.org/10.12795/RiHC.2018.i11.07

Núñez Seixas, X. M. (2007). “Los nacionalistas vascos durante la Guerra Civil (1936-1939): una cultura de guerra diferente”. Historia Contemporánea, 35, 559-599. Recuperado de https://bit.ly/3Q12POa

San Miguel, M. L. (2006). “Historia y Filosofía de una revista del exilio: Boletín del Instituto Americano de Estudios Vascos”. En M. Aznar Soler (Ed.), Escritores, editoriales y revistas del exilio republicano de 1939 (pp. 1049-1056). Sevilla: Renacimiento.

San Sebastián, K. (1988). El exilio vasco en América 1936-1946. La acción del Gobierno: política, organización, propaganda, economía, cultura, diplomacia. San Sebastián: Txertoa.

Sanz Goikoetxea, E. y Álvarez Gila, Ó. (2010). “Las Delegaciones en ultramar”. En Delegaciones de Euskadi (1936-1975). Antecedentes históricos de los siglos XVI al XIX, origen y desarrollo (pp. 155-276). Donostia/San Sebastián: Servicio Central de Publicaciones del País Vasco.

Schwarzstein, D. (2001). Entre Franco y Perón. Memoria e identidad del exilio republicano español en Argentina. Barcelona: Crítica.

Fuentes primarias

“Amor y caridad” (30 de julio de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(9), 2.

“Baile social en el Laurak-Bat” (10 de noviembre de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(19), 8.

“Comisión Femenina Argentina de ayuda a los refugiados vascos” (10 de septiembre de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(49), 3.

“Con la boina en la mano” (10 de mayo de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(1), 1.

Cossettini, O. (30 de noviembre de 1939). “La Escuela Experimental del Doctor Gabriel Carrasco”. Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(21), 8.

“El ilustre profesor en Derecho Internacional Doctor Mario Antelo disertó brillantemente en el Colegio Libre de Estudios Superiores sobre el tema ‘El Derecho de Gentes en el siglo IXX [sic]’” (31 de julio de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(45), 20.

“‘Euzko Deya’ cuenta con una nueva y distinguida colaboradora” (30 de noviembre de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(21), 2.

Euzko Deya. La voz de los vascos en América (20 de mayo de 1939), 1(2), 6.

“Expulsadas de sus hogares” (10 de noviembre de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(19), 12.

“‘Guadalupe´ko ama maitea’. Inicia hoy en EUZKO DEYA, su colaboración la señorita Beatriz Osterburg Ezeiza” (10 de abril de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(32), 4.

“Ha fallecido la Srta. Dolores Dabat en Rosario” (29 de febrero de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(30), 4.

Ibargoyen, M. T. (10 de octubre de 1940). “Oración a la primavera”. Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(52), 9.

“Inauguración de la Cátedra Sarmiento” (20 de septiembre de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(50), 12.

“La obra del amor. Emakumes en la Argentina” (10 de mayo de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(1), 8.

“La presidenta de emakumes, Sta. Ustaran” (20 de noviembre de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(20), 3.

“Las Emakumes de Rosario” (10 de agosto de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(10), 2.

“Las Stas. del Coro Laurak Bat con el Maestro Landazabal” (30 de septiembre de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(51), 1.

“Liga de los Amigos de los Vascos” (10 de octubre de 1939). Euzko Deya, La voz de los vascos en América, 1(16), 8.

“Llamamiento a los vascos y simpatizantes de los vascos” (20 de octubre de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(17), 8.

Osterburg Ezeiza, B. (10 de septiembre de 1940). “Cómo recuerda las fiestas de Ondarrabia una argentina que en su niñez participó en los pintorescos desfiles de la pintoresca ciudad guipuzcoana”. Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(49), 6-8.

“Palabras de la Srta. M. Amaya de Mugica” (20 de noviembre de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(20), 2.

“Reafirmación de la personalidad vasca” (20 de junio de 1939). Euzko Deya, 1(5), 1-2.

“Recordando en el infortunio a una familia vasca modelo” (20 de junio de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(41), 6.

“Sociedad Laurak Bat. Orfeón femenino” (20 de junio de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(41), 3.

“Un perfil de San Ignacio de Loyola” (10 de agosto de 1940). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(46), 7.

“Una emocionante adhesión de Emakume Abertzale Batza” (31 de enero de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(27), 18.

“Vasco, ayuda a tus hermanos!” (20 de mayo de 1939). Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 1(2), 5.

Zubeldía de Arbulu, M. (20 de noviembre de 1940). “Ha fallecido en González Chaves doña Ana de Elizagaray”. Euzko Deya. La voz de los vascos en América, 2(56), 5.


  1. Fue publicado con una frecuencia decenal desde su origen hasta junio de 1950, quincenal de julio de 1950 a diciembre de 1951 y mensual de enero de 1952 en adelante. Las citas e imágenes incorporadas a este capítulo se obtuvieron de la página web de Urazandi Digital: https://urazandidigital.euskaletxeak.eus/.


Deja un comentario