Otras publicaciones:

saenz-gabini_frontcover1

DT_Jablonka_Katz_13x20_OK1

Otras publicaciones:

9789871867806_frontcover

9789871867738_frontcover

Agradecimientos

En tanto la tesis que da lugar a este libro es fruto de muchos años de trabajo, en su transcurso numerosas personas e instituciones han contribuido en hacerla posible. A ellas deseo expresar mi profundo agradecimiento.

A los músicos, gestores culturales, críticos, técnicos y demás trabajadores y trabajadoras de la música que gentilmente me cedieron su tiempo y atención, en muchas ocasiones dejando de lado sus propias obligaciones, para realizar las entrevistas que conforman el trabajo de campo sobre el que se basó esta investigación.

Esta tesis fue posible gracias a dos becas de posgrado otorgadas por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas y a los recursos que el Instituto de Investigaciones Gino Germani puso a mi disposición durante todo el proceso de investigación: a sus funcionarios y trabajadores extiendo mi más sincero agradecimiento.

A mis colegas de los proyectos UBACyT que integré, porque los intercambios y discusiones que mantuve con ellos así como sus lecturas críticas enriquecieron los desarrollos teóricos desplegados en el texto.

A Ana Wortman, mi directora de tesis, quien acompañándome en el proceso de investigación desde antes de ingresar al doctorado, me ha dejado en condiciones de plena libertad para efectuar elecciones teóricas, metodológicas y temáticas e introduciéndome en los debates más actuales de la teoría social, al tiempo que generosamente me brindó un sitio en su cátedra para ejercer la tarea docente de la que estas páginas también se han nutrido.

A los miembros del jurado que evaluó la tesis, Sergio Pujol, Gustavo Blázquez y Víctor Lenarduzzi, cuyas observaciones y comentarios fueron muy enriquecedores para la corrección y elaboración del manuscrito final plasmado en estas páginas.

Al Instituto Iberoamericano de Berlin, cuyo archivo me fue ofrecido generosamente para llevar adelante la búsqueda bibliográfica y documental y al Institute for Advanced Studies de la University of Warwick, por el espacio y apoyo financiero para presentar y debatir allí ante colegas de distintas latitudes los avances de mi investigación.

Al personal de las distintas bibliotecas y organismos consultados, por la atención y dedicación ante mis consultas: de la Facultad de Ciencias Sociales, del Centro de Documentación del IIGG, de la Biblioteca Nacional, de la Biblioteca del Instituto Nacional de Musicología Carlos Vega y del Observatorio de Industrias Creativas de la ciudad de Buenos Aires.

A Fabián Czajka, por su asistencia en el relevamiento y sistematización de artículos periodísticos.

A Mónica Lacarrieu, consejera de estudios y codirectora de mi segunda beca de posgrado, quien de manera desinteresada y siempre con la mayor cordialidad me brindó su apoyo cuando más lo necesité.

Al profesor Juan Iñigo Carrera, por su disposición a atender mis consultas en los momentos más inoportunos y la riqueza y lucidez de sus respuestas, quien además desde hace muchos años me ha animado a desarrollar una perspectiva crítica que me enfrente a las determinaciones de mi propia acción, aunque el producto de mi trabajo no le haga justicia a su empeño.

A Matías, Sergio y Javier, amigos y colegas con quienes he pasado momentos memorables en que se mezclaban la música, la política, la academia y el humor, que han amenizado y enriquecido mi formación intelectual y dado origen a no pocas páginas de esta tesis.

A Marta, la abuela de mi hija, por la generosidad con que tantas veces se encargó de sus cuidados cuando mis obligaciones académicas me dificultaban hacerlo por mi cuenta.

A Juan Ignacio y Gabriel, cuya abnegación en sus trabajos intelectuales y materiales me ha impulsado a avanzar con el mío y con quienes he tenido gratos momentos compartidos en sobremesas y tardes dominicales que colaboraron con el entusiasmo con que volvía a mi investigación al día siguiente.

A Celso y Anahí, mis padres, por haberme enseñado el valor del pensamiento propio y por su sostenido esfuerzo en asegurarme las condiciones necesarias para construirlo.

A Catalina y Federico, mis pequeños brotes, por las risas y los juegos compartidos que desde hace diez años llenan de felicidad mi vida cotidiana ayudándome a resolver mis errores y enfrentar mis frustraciones durante el trabajo de investigación.

A Valeria, mi compañera, por la paciente y meticulosa lectura de los manuscritos de este trabajo, las observaciones críticas realizadas y por haberme insuflado fuerzas para avanzar en el desarrollo de una mirada crítica sobre mis propias convicciones en el ejercicio intelectual. Su amor motivó la conclusión de esta obra.



Deja un comentario