Otras publicaciones:

9789877230178-frontcover

12-3864t

Otras publicaciones:

tapa_estrada_final

12-3772t

Introducción: desandar caminos, visionar nuevos

Claudia C. Anzorena, Patricia K. N. Schwarz y Sabrina S. Yañez

Esta compilación gira en torno a las preguntas acerca de quién cuida, cómo se cuida, a quiénes se cuida y en qué contextos. Estas inquietudes nos convocan desde un punto de vista multisituado y entramado desde el trabajo de investigación personal y colectivo, desde nuestras prácticas políticas y desde nuestras vidas cotidianas. Todas nosotras somos trabajadoras de las ciencias sociales y docentes, todas somos activistas y todas cuidamos.

Es importante mencionar que estos interrogantes fueron planteados a mediados de 2019, cuando comenzamos a tramar esta compilación, cuyos capítulos finalizamos de escribir en octubre de 2020 en un contexto de pandemia que sacudió las formas de ser interpeladas en todos los espacios de la vida.

Las preguntas por el quién, el cómo, a quiénes y el contexto de los cuidados buscan indagar sobre los procesos de reproducción y sostenibilidad de la vida en los que participan tanto las instituciones y sus agentes como las prácticas de cuidados concretas que llevan adelante lxs sujetxs, ya sea en el ámbito del hogar, en las relaciones afectivas y en el activismo. Estxs sujetxs en su gran mayoría son mujeres: madres, abuelas, hermanas, hijas, primas, sobrinas, amigas, compañeras y activistas feministas y lesbianas, y en menor medida, compañerxs, amigxs y activistas trans.

Los capítulos que se presentan aquí son resultado del proyecto de investigación denominado “Políticas de protección social/de salud y trabajo de cuidados. Las relaciones entre la intervención estatal y las experiencias de las mujeres desde una perspectiva crítica de género, en Mendoza a partir de 2009” (2018-2021)[1]. El objetivo general del proyecto apunta a comprender las relaciones entre la intervención de las instituciones estatales en el campo de la salud y de la protección social, y el trabajo de cuidados que realizan especialmente las mujeres. El abordaje se realizó desde un punto de vista feminista y crítico de género e interseccional, que busca articular la clase, la raza, el estatus migratorio y el lugar de residencia. La construcción del problema articuló dos ejes: uno relativo al diseño y la implementación de políticas públicas destinadas –directa o indirectamente– a mujeres, y otro sobre los modos en que la división sexual del trabajo asigna las tareas de reproducción y sostenibilidad de la vida humana a las mujeres, es decir, las hace responsables del cuidado.

Entendemos por cuidados, como señala Joan Tronto, al conjunto de actividades que incluyen todo aquello que se hace para mantener, continuar y reparar nuestro mundo, de tal forma que podamos vivir en él de la mejor manera posible[2]. Un mundo que incluye nuestros cuerpos, subjetividades, seres y entornos, todo lo cual se entreteje en una red compleja que da sustento a la vida. Si bien dar cuenta de las experiencias y prácticas del trabajo de cuidados de mujeres, lesbianas y personas trans de diferentes sectores sociales, con especial atención en su raza/etnia, clase, estatus migratorio y lugar de residencia, es un trabajo no acabado, es importante identificar las distintas modalidades en que las políticas públicas de protección social y salud dan forma, modelan y/o regulan las experiencias concretas de quiénes cuidan, cómo cuidan, a quiénes cuidan y en qué contextos lo hacen.

La diversidad de perspectivas teórico-metodológicas da cuenta de que las autoras provenimos de múltiples campos disciplinares: la sociología, el trabajo social, la antropología, las ciencias médicas, la psicología y la filosofía. A la vez, todas nos hemos desempeñado o lo hacemos actualmente como becarias doctorales, postdoctorales y como investigadoras del CONICET. La mayoría hemos compartido lugar de trabajo en el Grupo de Estudios de Género y Teoría Crítica (INCIHUSA-CONICET, CCT-Mendoza), donde hemos realizado trabajos y reflexiones conjuntas y colaborativas, dirección de becas y tesis y como coautoras de diferentes producciones. Estas perspectivas densas sobre las experiencias y las instituciones estatales se ven reflejadas en los trabajos que aquí presentamos.

La organización de los capítulos articula el contexto, las instituciones y las experiencias. El libro inicia con el capítulo de alejandra ciriza, a quien invitamos a colaborar con esta compilación no solo por su trayectoria laboral y su vínculo afectivo con este equipo de investigación, sino también por las reflexiones que compartimos en relación con los trabajos de cuidados durante la pandemia. El trabajo de ciriza nos invita a reflexionar sobre los dilemas y desafíos que plantea la reproducción de la vida humana en tiempos del Capitaloceno, atendiendo al registro de la corporalidad y a las voces de las experiencias.

El capítulo de Claudia C. Anzorena hace un recorrido por los cambios legales y normativos que dieron lugar a las políticas de género en Argentina desde la reinstauración democrática hasta 2020. La intención de este recorrido en clave histórica es mostrar parte de los anudamientos, límites y posibilidades del campo estatal como espacio para instalar las demandas feministas y transformar nuestras vidas, lo que impacta tanto sobre el accionar de las instituciones como en las experiencias concretas de lxs sujetxs.

Los tres capítulos siguientes abordan el tránsito por las instituciones sanitarias, tanto desde la perspectiva de quienes reciben la atención como de quienes la brindan. El capítulo de Sabrina S. Yañez retoma las teorizaciones feministas sobre “trabajo maternal” para visibilizar las tareas de cuidado de sí mismas y de sus criaturas que las mujeres realizan durante el embarazo, el parto y el puerperio. A través de las herramientas conceptuales y analíticas de la etnografía institucional se exploran las tareas de coordinación y gestión del propio cuerpo, de los tiempos y de los vínculos durante su tránsito por las instituciones sanitarias, abordando también las grietas y omisiones de los servicios de “salud materna”, que producen en las usuarias una sobrecarga aun mayor de trabajo de cuidado.

El capítulo de Sofía da Costa Marques y María Florencia Linardelli propone reflexionar sobre las tensiones y los límites existentes en el abordaje de situaciones de violencia patriarcal en las instituciones sociosanitarias. Sugiere situar al cuidado en el centro de las intervenciones, como vía para construir prácticas ajustadas a las necesidades de las personas usuarias, coherentes con su contexto de vida y respetuosas de sus derechos y de su autonomía.

Patricia K. N. Schwarz analiza, a partir de una etnografía virtual, las propuestas online dirigidas a la población para evitar la propagación del COVID-19 por parte del Ministerio de Salud de la Nación y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La autora encuentra que en ambos organismos la estrategia de abordaje de la pandemia se sostiene, entre otros aspectos, sobre la interpelación individual al autocuidado mediado por el uso de las tecnologías de información y comunicación (TIC). Sin considerar contextos específicos, recursos disponibles ni la sobrecarga de trabajos de cuidados sobre las mujeres.

Los últimos tres capítulos abordan la encarnadura de la experiencia del cuidado. El capítulo de María Florencia Linardelli y Daniela Pessolano desarrolla una revisión de antecedentes científicos, a escala latinoamericana, sobre trabajo reproductivo, doméstico, no remunerado y/o de cuidados realizado por mujeres rurales, trabajadoras agropecuarias y campesinas. El corpus revisado abarca el período 2000-2020. El supuesto que mueve a las autoras es que, pese al aumento de los estudios feministas sobre el trabajo de cuidados, la atención que se presta a las mujeres y a los territorios rurales continúa siendo incipiente y rezagada. Con su trabajo buscan aportar a esta área de vacancia.

Los capítulos de Gabriela Maure y Natalia Santarelli se anudan entre sí, en cuanto ambos abordan los cuidados que se despliegan desde los acompañamientos político-afectivos de abortos seguros con medicamentos en contexto de ilegalidad y clandestinización de la práctica antes de la sanción en 2020 de la Ley 27610 de Interrupción Voluntaria del Embarazo en Argentina.

Gabriela Maure reflexiona sobre los acompañamientos feministas, en tanto práctica político-afectiva para el aborto seguro con pastillas, desde un punto de vista situado y desde la propia implicación política en el proceso que analiza. El trabajo acerca las prácticas y relaciones de cuidados de una colectiva feminista que acompaña en Mendoza; a la vez, propone reconocer y visibilizar los contrastes y diálogos posibles entre los acompañamientos feministas y las prácticas biomédicas en las instituciones de salud.

Natalia Santarelli parte de la premisa de que los embarazos no deseados/abortos voluntarios clandestinizados configuran un entramado indisoluble con las condiciones y circunstancias en las que acontecen y, por lo tanto, implican un proceso de afectación a la salud con diversos malestares que las mujeres atienden con el apoyo de otras personas o redes. La autora se centra en el trabajo de cuidados entre mujeres que mantienen relaciones afectivas frente a procesos de abortos farmacológicos voluntarios, haciéndolos más saludables y menos sufrientes.

En términos generales, los hallazgos y reflexiones de los capítulos del libro dan cuenta de la invisibilización de las desigualdades de género y las violencias institucionales y cotidianas que actúan mancomunadamente con la matriz patriarcal que les da origen, a la vez que muestran algunas propuestas y experiencias feministas de un escenario posible de inclusión y ejercicio de derechos. Las tensiones entre las instituciones que tienen como objetivo la protección social o la atención de la salud y las experiencias concretas de las mujeres, en cuanto principales responsables de la reproducción y el sostenimiento de la vida, son evidentes en el transcurso de esta compilación. La implementación de decenas de leyes y políticas de género sigue haciendo agua en las formas de abordar las diferentes problemáticas por parte de las instituciones, a la vez que afectan, en gran medida sobrecargando, a quienes cuidan.

Desandar esos caminos y visionar otros nuevos, centrados en las necesidades, deseos y experiencias de quienes cuidan y quienes necesitan ser cuidadxs, es la intención de nuestro aporte aquí.

Finalmente, agradecemos a todas las personas e instituciones que hicieron posible esta investigación y publicación, desde diferentes lugares. Especialmente al Grupo de Estudios de Género y Teoría Crítica (INCIHUSA-CONICET, CCT CONICET Mendoza), y a alejandra ciriza, Fabiana Grasselli y Gabriela Adelstein por sus amorosas colaboraciones.


  1. Se trata del PICT2016-0324, financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT-MINCYT), a través del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCyT), desarrollado en el Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales (INCIHUSA-CONICET), del Centro Científico Tecnológico CONICET-Mendoza.
  2. De manera coherente con la definición de Joan Tronto en Moral Boundaries: A Political Argument for an Ethic of Care (1993), los capítulos de este libro dan cuenta de los múltiples aportes desde las ciencias sociales y los estudios feministas en torno a los trabajos de cuidado.


Deja un comentario