Otras publicaciones:

9789871867691_frontcover

Book cover

Otras publicaciones:

Book cover

12-3861t

Nota preliminar

En torno a la historiografía latinoamericana. Conceptos y ensayos críticos reúne catorce estudios de Horacio Crespo publicados a lo largo de la última década. Las únicas excepciones al encuadre cronológico son el breve texto sobre Ezequiel Martínez Estrada, dado a conocer en los años noventa, y el más extenso y capital estudio sobre José Aricó, que cuenta con antecedentes publicados en torno a 2000. Como puede apreciarse, se trata de una colección de ensayos recientes; sin embargo, constituyen asedios a cuestiones que han apasionado al autor durante años. Con vistas a su reedición, varios de los textos fueron revisados, corregidos y, en algunos casos, aumentados. Algunos cuentan con más de una estación previa; parte de esos pormenores consta en la nota informativa que cierra el volumen.

La recopilación fue originalmente publicada por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (México) en 2017. Se realizó bajo el cuidado de Irving Reynoso Jaime y fue dedicada a Ignacio Sosa Álvarez. Casi en simultáneo, reaparece ahora en la colección “Pensamiento Latinoamericano” de Teseopress, con las correspondientes autorizaciones de la UAEM y del autor. Fuera de algún detalle menor, no se ha modificado el contenido de ninguno de los textos.

La edición mexicana no cuenta con un Prefacio ni con una Introducción. Al seguir esta opción, Crespo parece sugerir que la serie se explica por sí misma o que los textos iniciales –los primeros tres o, tal vez, los primeros cinco– constituyen una suerte de marco con en cual el lector puede poner a dialogar los aportes contenidos en las demás contribuciones. Como sea, en la contratapa de la edición mexicana consta una declaración que conviene reproducir aquí:

Este libro se funda en un concepto: América Latina no es sólo un ámbito geográfico sino un topos hermenéutico, una trama compartida de significados, un ethos cultural básico, una historia con posibilidad de enhebrarse en significantes comunes. Una vasta y polifacética construcción cultural e histórica, con vigorosa capacidad de producción de sentido identitario y valioso potencial de proyección política emancipatoria con contenidos y vías plurales. Es básicamente, asimismo, un corpus de textos y de íconos, y una fascinante exégesis tejida sobre ellos: una intertextualidad constituyente. En una coyuntura de incertidumbres e inéditos desafíos, América Latina se concibe como resultado de ese complejo proceso ejercido en una dialéctica histórica múltiple que se muestra en sus líneas más generales y sus momentos más representativos. Los intelectuales han sido protagonistas comprometidos con la autonomía frente a los poderes imperiales y con la transformación social. En la segunda parte de este libro se reúnen estudios dedicados a mostrar prácticas intelectuales específicas de algunos pensadores fundamentales en torno a problemas políticos e historiográficos significativos.

No es éste el lugar para inventar la Introducción que Crespo eludió escribir. No obstante, me gustaría llamar la atención del lector acerca de algunas claves que pueden hacer más productiva su aproximación a esta obra. Una primera clave está, sin duda, en Aricó, en su “modo de leer” tan documentado y riguroso como sensible a los contextos: Crespo procura aplicar ese “modo” al propio Aricó, y también a varios de los otros intelectuales que aborda. Otra clave está en Conrad –en Nostromo, desde luego, pero también en la singular aproximación de Crespo a la obra conradiana y a su exégesis, movimiento especular y complejo, que suscita múltiples connotaciones no exentas de reflejos irónicos–. Otra clave, que no es la última que podría indicarse, aunque sí es la última que referiré aquí, reside, desde luego, en los recorridos propuestos en los primeros textos, donde se labran pautas intelectivas que procuran rebasar los criterios estrechos de una historiografía latinoamericana todavía predominantemente positivista, autocomplaciente y muy poco dispuesta a interrogarse sobre los “fundamentos últimos” que orientan su quehacer. 

No está aquí, por supuesto, “todo” el Horacio Crespo de 2000 a nuestros días; el conjunto es, empero, una adecuada muestra de sus principales inquietudes, perfectamente indicativa tanto de la amplitud de sus intereses como de su erudición.

Andrés Kozel

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, noviembre de 2017



Deja un comentario