Otras publicaciones:

Book cover

silentchange

Otras publicaciones:

12-4283t

9789871867967-frontcover

Agradecimientos

Cerrar una etapa de formación iniciada hace varios años es reconfortante. Más aun cuando fue proyectada con ciertos propósitos y encuentra hoy un corolario que era imprevisible entonces. Esta tesis es más que un logro personal para concretar mis intereses en una investigación y cumplir con imperativos académicos. Significa la obstinación para congeniar mis perfiles y tareas profesionales por tantos años escindidos o en contradicción. Y con ello, recuperar el esfuerzo, la energía y compromiso de muchas personas más a quienes quiero agradecer. Este inusual producto que comparto es una mirada teórico-conceptual sobre el estudio de las políticas públicas de juventudes, aprovechando materiales de mi vida laboral, y fue posible por el estímulo, aporte y acompañamiento desinteresado de quienes estuvieron cerca durante muchos años.

En principio quiero agradecer a las/os jóvenes que participaron del Mugica en todo el país, con quienes compartí mi tarea como trabajadora de la agencia estatal de juventud y quienes con su compromiso y energía me confirmaron en cada taller, en cada jornada o encuentro lo acertado de haber elegido ese ejercicio profesional en el ámbito público, pese a las dificultades y frustraciones que también enfrenté. En especial agradezco a quienes me recibieron en Corrientes y en Santiago del Estero, dieron su testimonio, su opinión y su afecto, y que nombraré solo con nombre de pila para preservar su identidad: Fernando, Griselda, Celeste, Koky, Lourdes, Mara, Miriam, Ofe y Vanesa en Corrientes. Damián, Adriana, Gabriel, María Belén, Romina, Sergio y Cristian en Santiago del Estero. También en esa provincia, a la diputada provincial Georgina Sosa, al funcionario provincial de la Subsecretaría de Derechos Humanos Pedro Banegas y a Pablo Mirolo, intendente de La Banda. En Buenos Aires, a Mariana Gras, Directora Nacional de Juventud durante la gestión del programa, y a Diego Rivas, quien fue trabajador de la dirección hasta 2010 y luego, secretario ejecutivo del Consejo Federal de Juventud entre 2010 y 2014, que cedieron su tiempo con amabilidad para entrevistarles.

Un reconocimiento especial a mi directora de tesis, la Dra. Melina Vázquez, que inmediatamente aceptó dirigirme en este desafío singular y sostuvo una escucha atenta y lectura aguda de todo lo que iba produciendo, me estimuló para avanzar y acercó oportunos materiales y comentarios para que pudiera enriquecer mi reflexión y fue amorosa y paciente ante cada llamado o crisis que transité.

En tercer lugar, agradecer a mis compañeras/os de trabajo en la gestión pública, que incluye a aquellas/os que compartí mi paso por el Museo del libro y de la lengua de Biblioteca Nacional (2011-2015). A quienes compartieron el programa y en particular a Nahuel, Eleonora, Ángeles, Lucía, María del Carmen, Marcelo, Luis y Lorena que contribuyeron con esta investigación colaborando con su experiencia, me acercaron recuerdos y materiales o respondieron a mis preguntas sueltas surgidas de algún ataque de ansiedad en la oficina. Hago un reconocimiento particular a las/os compañeras/os despedidas/os en 2016, que fueron injustamente desplazadas/os de sus puestos de trabajo. También a quiénes resistieron aún en la hostilidad y soportando la estigmatización que sostuvieron las/os funcionarias/os de la gestión del gobierno de Mauricio Macri. El recorrido en la gestión ha sido largo y es imposible nombrar a todas/os quienes de un modo u otro me han enseñado el oficio y saberes del estado. Pero resumo en el nombre de Victorino Pugliese, el primer Subsecretario de la Juventud que, sin conocerme, me permitió ser parte de ese equipo del primer organismo nacional de juventud y con ello sin saberlo, ni él ni yo, marcaría mi trayectoria laboral y profesional para siempre. Algo de lo que trata esta tesis.

En cuarto lugar, agradecerles a mis compañeras/os del Grupo de estudios de políticas y juventudes del Instituto de Investigación Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales –UBA (GEPoJu-IIGG) quienes me recibieron con generosidad en el equipo y me estimularon con su trabajo comprometido y profesional a que finalizara esta tesis, además de haber leído mis informes de campo y manuscritos a la par de conversaciones informales en las que pude atenuar la angustia de los últimos tramos de escritura. A Emilia Arpini, Mariana Liguori y Alejandro Cozachcow que compartieron sus producciones, leyeron capítulos de esta tesis y me hicieron pertinentes comentarios. Y a Claudia Spinzi por su colaboración de última hora.

No quiero dejar de valorar la atención de la comisión de maestría que consideró mi pedido de readmisión y presentación de un nuevo proyecto para la tesis lo que allanó el camino para llegar a concretarla. Una vez más, gratitud a la universidad pública.

Finalmente, quiero mencionar a Iara y a Franco, mis hijes, quienes hace tiempo vienen acompañándome en la vida, me impulsan a repensar estrategias y recorridos, me sacuden y reconfortan sin pausa, por lo que estoy feliz de tenerlos cerca.



Deja un comentario