Otras publicaciones:

9789877230482-frontcover

9789871867950_frontcover

Otras publicaciones:

silentchange

Book cover

7 El Rey León como “teatro-franquicia”

Cómo ya se ha indicado, El Rey León funciona dentro de la tipología franquicia, es decir, la réplica exacta de un montaje original que se exporta a otras ciudades. Esta idea fue recalcada por Stage Entertainment España a la hora de publicitar el espectáculo, donde señalaban que se podía asistir en Madrid exactamente al mismo espectáculo que se estaba mostrando en Broadway o en otro lugar (Yolanda Pérez, entrevista personal, 10/05/2017).

Para mantener la relación entre Stage Entertainment y Walt Disney Theatrical durante la producción, la productora originaria, poseedora de los derechos de El Rey León, realiza tres visitas principales al año. La primera consiste en una evaluación en la cual Disney va a Madrid y, durante una función normal, realiza una lista con todo aquello que haya que corregir, tanto a nivel de la producción física, es decir, luces, escenografía, vestuario, máscaras, etc., como de los performers. La siguiente visita se centra en audiciones, puesto que cada cierto tiempo hay que renovar determinados papeles. Para ello, primeramente, Stage convoca unas audiciones y realiza una selección. Después Disney asiste a las últimas audiciones y elige a los actores y actrices aptos para representar cada papel. En la tercera visita se supervisan los últimos ensayos de las personas recientemente contratadas. Al margen de estas, existen otras visitas con un carácter más específico según lo que se necesite. Por ejemplo, si se modifica algo de escenografía, el especialista va a Madrid a dar los últimos retoques; o si instalan luces, el experto en luces lo supervisa (Fernando Olives, entrevista personal, 21/03/2017).

Por lo tanto, consiste en una relación muy estrecha que hace que todo esté perfectamente controlado desde la producción original y que todas las reproducciones en los distintos países sean realmente idénticas, a excepción del idioma del texto y de las letras de las canciones. En el caso español fue Jordi Galcerán quien tradujo el texto al español basándose en el texto original en inglés e intentando que las vocales fueran similares, sobre todo en los finales de frase para que fueran fácilmente cantables. Decidieron cambiar las canciones que suenan en la película, a las que el público español está acostumbrado, para acercarse más a los significados de la versión original y para que sonaran más a castellano (Broadway World Spain, 2011).

Otra de las diferencias, como señala John Stephaniuk, director asociado, fue la caracterización con rasgos regionales de los actores pues no veían que tuviera sentido que se parecieran a los actores estadounidenses. Una muestra de esto es el personaje de Timón que tiene acento del sur de España (Laura Moreno, 2011). Otra diferencia propia de la versión española aparece en la escena en la que Timón y Pumba intentan distraer a las hienas: en la película realizan un baile hula-hula mientras que en el musical español interpretan una sevillana.

Diferencias intertextuales: la película y el musical

El nacimiento del musical El Rey León proviene del éxito de la película homónima de dibujos animados, generando de esta forma una relación intertextual entre ambos productos. Esta adaptación conllevó algunos cambios puesto que la película dura 85 minutos y el musical 145. Por lo tanto, este último cuenta con la incorporación de escenas y números musicales que no aparecen en la producción cinematográfica.

En una de estas escenas añadidas aparecen Scar y Zazú, que se encuentra prisionero, hablando sobre lo infeliz que es Scar al ser el nuevo rey pero sin sentirse querido. Tras esta conversación llega a la conclusión de que debe conquistar a Nala y así tener con ella un cachorro y por lo tanto, un heredero al trono. Tras esta escena, se añade un número musical en el cual Nala, tras rechazar a Scar, anuncia ante las leonas su decisión de dejar las tierras del reino para encontrar ayuda y una salvación para ellas. Nala es bendecida por Rafiki y juntas interpretan “Nuestro hogar”. 

Otra escena añadida se sitúa en la selva, cuando Simba es joven y vive con sus amigos Timón y Pumba. Un día, la vida de Timón peligra pues cae al río y se sujeta mediante una rama. Simba intenta ayudarlo pero se bloquea ya que esta situación le recuerda a la experiencia traumática vivida con su padre.

En junio de 2010, la producción de Broadway fue acortada nueve minutos. Uno de los números musicales que fue eliminado fue “The Morning Report” (Gans, 2010). Por lo tanto, este número no llegó a aparecer en la producción española. Se trata de una canción en la que Zazú le cuenta a Mufasa el informe diario de lo que ocurre en los dominios del reino. Esta escena tampoco aparece en la primera versión, la original de la película, pero si fue añadida en la reedición de 2002.

Otro elemento a destacar que difiere de la película es el personaje de Rafiki, el viejo babuino sabio. En el caso del musical, Rafiki pasa a ser una hembra pues Julie Taymor consideró que en la película faltaba un personaje femenino importante. Además, esta tiene mucha más presencia en el musical, pues canta en varias ocasiones y constituye el hilo conductor del espectáculo dando comienzo a la obra con la canción “El ciclo vital”.

Por último, la percusión, que tan importante es en la música africana, es destacada en el musical. Pasa de ser un elemento más de la banda sonora a formar parte del  estilo visual del musical. Esto sucede ya que dos percusionistas son colocados a ambos lados del escenario, a la vista de todo el público, en dos balcones dotados de varios instrumentos percusivos -la mayoría de ellos africanos. 

El Rey León en España: una aproximación a sus públicos

En el siguiente apartado se muestra el análisis de las respuestas a la encuesta realizada al público. Fue realizada a 116 personas (n=116), siendo 63 mujeres y 53 hombres.

En la primera pregunta, una de las principales a objeto de conocer la adhesión de las audiencias al espectáculo, se preguntaba al público la puntuación que le daban al espectáculo tras haberlo visto, siendo las opciones entre 5- Muy bueno y 1- Muy malo.

Gráfico 1. Puntuación del espectáculo por parte del público

Gráfico 1                                  

Fuente: elaboración propia.

El espectáculo ha sido mejor valorado por mujeres puesto que dentro del 75 por ciento del público que votó con 5 puntos al espectáculo, el 47 por ciento fue mujeres y el 28 por ciento hombres. Frente a esta uniformidad de respuestas, la opinión sobre el espectáculo en cuanto a la relación calidad-precio se encuentra mucho más dividida. La puntuación más dada es el 4 con un 40,5 por ciento seguido por la 5 con un 25,8 por ciento y el 3 con un 23,2 por ciento. El porcentaje restante se divide entre las dos peores puntuaciones.

Los aspectos más valorados del musical han sido interrogados a partir de una pregunta multirrespuesta donde debían escoger los dos elementos del montaje que más les había gustado. Todos han recibido el favor del público de forma similar, siendo la escenografía la que más ha gustado con el 58 por ciento de votos, seguido por el vestuario con un 56 por ciento. La opción Otros sólo fue sugerida por dos personas que añadieron la iluminación y el baile como elementos a destacar.

Gráfico 2. Elementos del montaje favoritos entre el público

Gráfico 2

Fuente: elaboración propia.

La mitad de la población que acude a este espectáculo trabaja y la otra mitad está dividida entre estudiantes y gente que no trabaja. Del 21 por ciento de gente que no trabaja, el 79 por ciento tiene más de 61 por lo que se entiende que ya están jubilados. La gran mayoría procede de otras localidades fuera de Madrid (70%), principalmente de otras ciudades.

Gráfico 3. Localidad de residencia del público

Gráfico 3

Fuente: elaboración propia.

El principal motivo por el cual la gente ha asistido al musical es la recomendación de un conocido, ya sea amigo o familiar, con un total del 54 por ciento entre hombres y mujeres, al que le sigue el apartado Otros donde se incluye: Viaje de instituto/colegio con un 45 por ciento, y regalárselo a alguien con un 55 por ciento. Destaca más el motivo del gusto por los musicales en el caso femenino con un 22 por ciento frente al 3 por ciento masculino.

Gráfico 4. Motivos por los cuales el público ha asistido a ver el musical

Gráfico 4

Fuente: elaboración propia.

Las personas encuestadas no suelen ir al teatro pues el 54 por ciento no asiste o asiste una vez al año y el 35 por ciento acude de 2 a 3 veces. Si atendemos a la separación según el género, las mujeres son las que más acuden al teatro, pues si sumamos las dos opciones de más asistencia, que serían una vez al mes y dos o tres veces al año -sin contar con más de dos ocasiones, que no ha recibido ningún punto-, resulta con 35 mujeres frente al total de 63. Sin embargo, en el caso masculino, son 20 frente al total de 53.

Gráfico 5. Frecuencia con la que la gente asiste al teatro

Gráfico 5 (2)

Fuente: elaboración propia.

También se encuentran diferencias en cuanto a la asistencia a otro tipo de espectáculos en vivo. Las posibilidades presentadas son teatro, ópera, zarzuela y conciertos de música, divididos entre música clásica y otro tipo de música como puede ser rock, pop, indie, etc. Principalmente se han visto dos tipologías de perfiles en este apartado. Por un lado, están las personas que comparten esta afición al musical con su asistencia a conciertos, obras de teatro y otros espectáculos, y por otro lado, están las personas que no consumen ningún tipo de evento cultural. En cuanto a las personas del primer grupo, es mayor el número que asiste a conciertos de rock, pop o indie con un 51,7 por ciento frente a un 19,8 por ciento que asiste a música clásica.

Entre quienes asisten a conciertos de rock, pop o indie se observa un mayor porcentaje de personas entre 21 y 40 años de edad (46,6%) que de personas de entre 41 y 60 años (35%) o mayores de 61 años (3,3%). Sin embargo, esta distribución se invierte en el caso de la música clásica, donde el porcentaje de personas mayores de 61 años de edad es mayoritario (60,8%), frente a un 30,4 por ciento entre 41 y 60 años y sólo un 8,6 por ciento de entre 21 y 40 años.

La ópera y la zarzuela son los espectáculos con un público más minoritario en cuanto a las personas encuestadas. Entre quienes asisten a la ópera (13,7%) las edades se encuentran principalmente entre los 41 y 60 años de edad y más de 61 años; de la misma forma ocurre con el 6,8 por ciento que asiste a la zarzuela. Además, a partir de las encuestas se observa cómo estos perfiles de público también asisten a conciertos de música clásica en su gran mayoría.

Si atendemos a la distinción según el género, el público femenino es el más numeroso en cada uno de los conciertos/espectáculos en vivo.  En el caso de la zarzuela representa el 75 por ciento del público encuestado frente al 25 por ciento restante que son hombres. Lo mismo ocurre en el caso de la ópera con un 68,7 por ciento de público femenino y un 31,2 por ciento masculino; en los conciertos de música clásica las mujeres representan el 65,2 por ciento frente a los hombres (34,7%); y por último, en los conciertos rock y pop los resultados son más equilibrados con un 55 por ciento de mujeres y 45 por ciento de hombres.

De acuerdo con la Encuesta de hábitos y prácticas culturales, realizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (2015) durante la temporada 2014–2015, se obtiene que, dentro de la asistencia a las artes escénicas que constituye el 43,5 por ciento, el 23,2 por ciento de la población investigada asistió al teatro. Dentro de los asistentes al teatro, el teatro musical ocupa el segundo puesto con un 21,4 por ciento, precedido por el teatro actual con un 31,5 por ciento  y seguido por el teatro clásico con un 10,2 por ciento. La segunda tipología con mayor asistencia es el circo con un 7,7 por ciento seguido de la danza de forma cercana con un 7 por ciento de la población. Con menos asistencia se encuentra la ópera con un 2,6 por ciento y la zarzuela con un 1,8 por ciento. Por lo tanto, los resultados obtenidos a través de las encuestas, y los que aquí refleja coinciden.

Claves del éxito de El Rey León

Resulta complejo desentrañar las claves del éxito de El Rey León puesto que en ellas intervienen tanto elementos comerciales y de promoción como características intrínsecas a la propia obra. Estas razones han llevado al musical a batir récords en España y a ser un referente en Nueva York, donde lleva más de veinte años representándose. Por ello, en este apartado se pretende desentrañar algunos de estos elementos en función del análisis de las entrevistas cualitativas efectuadas, los datos obtenidos a partir de las encuestas y las reflexiones al respecto encontradas en la bibliografía.

Para poder abordar esta cuestión se preguntó a las personas entrevistadas ¿cuáles son los principales elementos que contribuyen al éxito de El Rey León en la actualidad? (a excepción de Cristina Llorente quien ya respondió a esta pregunta en entrevistas previas). Como indica el productor de Stage Entertainment España, Fernando Olives (entrevista personal, 21/03/2017) no existe una fórmula exacta para que un musical triunfe. Por eso, los motivos señalados por los entrevistados fueron variados, si bien coincidieron en la calidad artística y escénica que hace brillar al espectáculo. También coinciden en que el éxito precedente de la película de dibujos animados hace que tanto el público joven como el más mayor conecten con la historia.

La música, como señala Olives, juega un papel muy importante a la hora de conectar con el público y transmitir buenas sensaciones, así como el vestuario y la escenografía. Llorente considera que otro factor importante es la publicidad, no sólo perteneciente a la promoción por parte de la productora, sino también del público que asiste y que mediante el boca-oído hace que llegue a más gente. Por su parte, Pérez destaca cómo El Rey León se ha convertido en un evento en sí mismo, más allá de un musical, pues la mayoría de personas vienen de fuera por lo que hay un proceso de preparación previo al musical: el viaje, las entradas, el alojamiento, etc. Además, añade Pérez, esto suele ir acompañado de la celebración de un acontecimiento propio de sus vidas: un cumpleaños, un aniversario, etc. Por último, como señala Mejía, este éxito también se debe al trabajo de muchas personas, que día tras día lo sacan adelante transmitiendo la emoción y el arte que tanto lo caracteriza.

Otra aportación es la de Anne Quart, productora asociada del musical original. Para ella, el motivo fundamental del éxito de El Rey León es que todo el mundo que lo ve conecta con el musical, se siente emocionado y conmovido; y esto en gran medida es porque todos los profesionales que trabajan en él ponen su propia historia al servicio del espectáculo (Broadway World Spain, 2011).

Estas razones coinciden con las enumeradas por Romera Castillo (2016b), que también lanza su hipótesis con posibles elementos que pueden responder a esta cuestión como son: su conmovedora historia, la música conocida por todos que funde lo occidental con lo africano; el elenco multirracial; una buena promoción; una puesta en escena espectacular con baile y vestuario, luces y esculturas grandiosas; y el boca-oído generado por el público.



Deja un comentario