Otras publicaciones:

9789877230482-frontcover

614_frontcover

Otras publicaciones:

9789871354894_frontcover-224x344

9789877230185-frontcover

1 Una vida dedicada a la educación…

cap. 1

Si bien una reseña biográfica ya ha sido esbozada por Fernando De Bona (2005, 2011), se ofrece aquí un estudio más amplio y cotejado con otras fuentes bibliográficas, recolectadas de aquellas universidades en las que se desempeñó como catedrático[1], en periódicos de la época[2] y demás datos descubiertos por medio de entrevistas a familiares[3], colegas y amigos[4].

Se presenta, asimismo, de modo original —por primera vez— la enumeración de las fuentes primarias del autor (publicadas y no publicadas) que constituyen el corpus total al cual se accedió en esta investigación que presentamos.

Al respecto, no ha resultado sencillo reunir los escritos que en este capítulo se enumerarán, pues, los mismos se encontraban dispersos en distintas bibliotecas de universidades, en posesión de alumnos, colegas y familiares.

Ciertamente, el pensamiento del pedagogo mendocino se halla vinculado y marcado por sus vivencias personales y su contexto regional y académico. En tal sentido, realizamos un recorrido biográfico que permita comprender el pensamiento plasmado en sus escritos.

Datos biográficos y perfil intelectual

Francisco Ruiz Sánchez nace un 16 de marzo de 1929 en el seno de una familia de clase media en la zona de San José del departamento de Guaymallén de la ciudad de Mendoza. Sus padres don Francisco Ruiz y Tomasa Sánchez se dedicaban al comercio. Sus estudios primarios transcurrieron primeramente en la escuela de su zona de residencia, luego, su padre lo traslada al colegio Don Bosco de la ciudad de Mendoza, donde recibió sus primeros indicios en la fe y forjó su temple en la educación religiosa.

Francisco fue el mayor de cinco hermanos, aunque, posterior a su nacimiento, fallecen dos de estos siendo muy pequeños. Más tarde, nació su hermana Iris, cuatro años menor que él. Tiempo después, su madre quedó encinta, pero lamentablemente falleció durante el parto junto con su bebé. En aquel entonces Francisco tenía 17 años. Cuentan sus familiares que se hallaba estudiando en la casa de su amigo Antonio Gallar y de pronto le entró una angustia muy grande, tuvo un presentimiento que le indicaba que debía marcharse a su casa. Ya en ella, entró don Francisco llorando con los anillos de su esposa y le dijo que esta había muerto de una hemorragia y el bebé también al ahogarse en el parto. Por aquellos días, Francisco estaba terminando sus estudios secundarios en la escuela Normal —aunque anteriormente había realizado parte de ellos en el colegio Nacional—. El recuerdo de su madre se encuentra presente en un discurso que dio al egresar de la escuela Normal por el año 1946, con ocasión de haber obtenido el mejor promedio[5]. Luego del acto mencionado, se hizo un agasajo a los premiados de tal ilustre institución secundaria en la casa del Sr. Felipe Benicio de Arrascaeta —quien era encargado de la cooperadora de la escuela Normal— al que asistió Lilia Freites, futura esposa de Francisco, por ser conocida de la hija del dueño de casa.

Forjado ya de joven por el sacrificio, Francisco asumió la dura tarea de ser el sustento de la familia a los 17 años, ya que su padre se hallaba en una especie de depresión, consecuencia del fallecimiento de su esposa. Trabajar y estudiar eran las tareas que comúnmente realizaba por el año 1947. Su deseo primigenio era cursar la carrera de ingeniería que no estaba disponible aún en Mendoza, sino en San Juan. Pero debido a la situación familiar en que se encontraba por la pérdida de su madre decidió estudiar Filosofía en la Universidad Nacional de Cuyo de la ciudad de Mendoza, al mismo tiempo que trabajaba como maestro.

La escuela Anzorena fue su primer lugar de trabajo luego de egresar como Maestro Normal Nacional de la escuela Normal “Tomás Godoy Cruz”. Posteriormente, se trasladó para ejercer la profesión docente a una escuela nocturna que le facilitaba continuar sus estudios universitarios. Luego, desarrolló su cargo de maestro en la escuela Mitre. Ejerció, de este modo, el magisterio de grado en distintos establecimientos de la Dirección General de Escuelas desde 1947 hasta 1960.

El 16 de octubre de 1952 egresó de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo como Profesor de Enseñanza Secundaria, Normal y Especial en Filosofía.

En 1957 fundó su familia con Lilia Argentina Freites, un 8 de enero, mediante ceremonia matrimonial. En 1958 nació su primer hijo Rafael. Así pues, con el correr del tiempo, constituyó una familia numerosa de diez hijos: seis mujeres y cuatro varones.

El ejercicio de la profesión docente de Francisco se extendió al Nivel Secundario, en distintos establecimientos de gestión privada y escuelas dependientes de la Universidad Nacional de Cuyo, poco tiempo antes de recibirse de profesor de Filosofía. De este modo, dictó clases de Filosofía IV y V en el Colegio San Buenaventura desde marzo de 1951 a marzo de 1962 y en el Colegio Don Bosco desde marzo 1956 hasta marzo de 1962. Además, fue profesor de Latín en el Liceo Militar General Espejo durante 1953-1956. Entre sus antecedentes en el Nivel Medio también se cuenta haber sido profesor de Propedéutica Filosófica y de Psicología en el Colegio Universitario Central “General San Martín” de la Universidad Nacional de Cuyo desde 1956 hasta 1970 y profesor de Lógica en el mismo instituto —sección Bachillerato nocturno— desde 1957 a 1960. Asimismo, durante 1957 fue profesor de Psicología Pedagógica en la Escuela Normal Mixta “Tomás Godoy Cruz” y de Historia de la Educación en la Escuela Superior del Magisterio de la Universidad Nacional de Cuyo desde 1958 a 1962.

En el Nivel Superior, desde 1960 a 1965, ejerció como catedrático de Filosofía de la Educación en la Facultad de Filosofía y Psicopedagogía de la Universidad Católica de Cuyo de San Juan. Durante 1961 se desempeñó como catedrático —interino por concurso— de Pedagogía en la Escuela Superior de Lenguas y Literaturas Extranjeras (profesorado) de la Universidad Nacional de Cuyo.

En 1960, un hito importante marcó la vida de Francisco, pues para ese entonces participó del Seminario Nacional de Educación en Río Tercero (Los Andes, 1 de marzo de 1960)[6]. Dicho encuentro fue realizado durante el ministerio de Luis Mac Kay y el subsecretario Antonio F. Salonia y fue presidido por Alberto Caturelli. Contó con la concurrencia de un selecto grupo de educadores, entre los que se encontraba nuestro autor y se llevó a cabo con el fin de considerar la problemática de la educación media de aquel entonces. El seminario fue la culminación de dos instancias anteriores: el Congreso Internacional de Enseñanza Media realizado en Córdoba en 1957 y las Jornadas de Educación Media llevadas a cabo en Buenos Aires en 1958. De este seminario resultaron un conjunto sólido de conclusiones agrupadas en 32 ítems. Aunque las conclusiones finales fueron escasamente aplicadas por las autoridades educativas (Ramallo,1999), constituyeron un importante cuerpo de doctrina de permanente consulta y cuya repercusión alcanzó hasta el nuevo Congreso Pedagógico de 1986-88. En el seminario mencionado Francisco conoció al profesor Casiva con quien estableció un vínculo profesional y una estrecha amistad junto con su esposa —Nilda “Beby” Gaitán de Casiva— que luego será su compañera de cátedra.

A partir de esta experiencia en Río Tercero, Ruiz Sánchez vio la necesidad de fundar una Facultad de Ciencias de la Educación con la finalidad de formar a los docentes de los colegios católicos del medio. Así, cuenta Hubeñák (2016):

Esta inquietud nació del Prof. Francisco Ruiz Sánchez con la finalidad de formar a los docentes de los colegios católicos de la zona. El acta fundacional se firmó el día 15 de diciembre de 1961 y se solicitó la aprobación del entonces Arzobispo de Mendoza, Mons. Alfonso M, Buteler, quien decidió aceptar la idea, disponer que la proyectada Facultad dependiese del Episcopado Argentino y organizar una comisión para estudiar su factibilidad (p. 99).

Respecto de este hecho, en la historia de la institución también se narra (Álvarez et al., 2011):

(…) el profesor Francisco Ruiz Sánchez, decidió, a raíz de las reformas educativas promovidas durante la presidencia de Arturo Frondizi, fundar la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, de orientación católica, en la provincia. Francisco Ruiz Sánchez, tenía la idea de crear esta institución con la finalidad de formar a los docentes de los colegios católicos del medio. Solicitó entonces la aprobación del Arzobispo de Mendoza, Monseñor Alfonso María Buteler, quien estuvo de acuerdo.
(…) fue presentado a las autoridades de la Pontificia Universidad Católica Argentina ‘Santa María de los Buenos Aires’ que decidió su aprobación. Era entonces Rector de esta institución Monseñor Octavio Nicolás Derisi quien desde el comienzo apoyó y alentó esta inquietud, y a través de él se concretó su erección canónica el 28 de febrero de 1962 (…).
La nueva Casa de Altos Estudios contó con un prestigioso claustro de profesores encabezados por Francisco Ruiz Sánchez como Decano Fundador y Dennis Cardozo Biritos como Vicedecano (…).
Estos pioneros contaron con el apoyo de los padres dominicos en Mendoza (pp. 56-57).

Fue tarea de Francisco Ruiz Sánchez la conformación de una universidad lo más fiel posible a la tradición tomista, eligiendo profesores para tal fin. Años después con motivo de los 25 años de la UCA, Monseñor Octavio Nicolás Derisi elaboró en 1983 un escrito titulado La universidad católica en el recuerdo: a los 25 años de su fundación. En él, expresó que poco después de fundada la UCA (en Buenos Aires) nació la facultad en Mendoza, dependiendo de aquella, y agregó que al frente de esta Facultad estuvo, en su fundación y primeros años, el profesor Francisco Ruiz Sánchez, que recientemente había fallecido. Derisi (1983) valoró en su conmemoración que a él se debe la impronta que recibió la Facultad. Ciertamente, es un dato no menor cómo describe el perfil profesional de nuestro autor:

Ruiz Sánchez era un intelectual católico integral y desde un primer momento quiso que la Facultad estuviera orientada en la más elevada línea académica, católica y tomista, en momentos particularmente difíciles para Mendoza. La Facultad no podrá olvidar el nombre de su ilustre fundador, quien la plasmó con decisión de esta manera, fiel a los principios de la UCA (Derisi, 1983, p. 68).

Por otro lado, distintos artículos periodísticos recuerdan la figura de Francisco Ruiz Sánchez como su organizador y primer decano, al conmemorarse el aniversario de la Facultad de Humanidades de la UCA (Los Andes, 6 de setiembre de 1977) y, posteriormente, diez años más tarde, a los 25 años de la misma casa de estudios (Los Andes, 23 de agosto de 1987). El diario Los Andes recuerda la trayectoria académica del decano fundador el sábado 22 de agosto de 1987 en una página especial. Así, conmemorando el cuarto de siglo al servicio de la cultura de la UCA, narra sobre nuestro autor:

Se ha dicho que toda institución es tanto cuanto son los hombres que la constituyen, especialmente, aquellos que la gestaron. La Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Católica Argentina tiene en su origen, como gestor, al eximio pedagogo argentino, Prof. Francisco Ruiz Sánchez (…).
Participó en el Seminario Nacional de Educación, realizado en Río Tercero, Córdoba, en 1959, donde ratificó su idea de responder a la necesidad de formar especialistas en educación. Al servicio de ello puso su fuerza y su ingenio, concretándose en 1961 la fundación de la actual Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (Los Andes, 22 de agosto de 1987).

En 1993 se entroniza su imagen en la Universidad Católica Argentina en recuerdo a su figura. Tiempo después, una entrevista al Pbro. Lic. Augusto Jorge Baracchini, decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UCA, en conmemoración de los 50 años de esta casa de estudio, recuerda:

En Mendoza, durante la primera gobernación del Ing. Gabrielli, el Profesor Francisco Ruiz Sánchez asistió al Seminario Nacional de Educación realizado en 1959, en Río Tercero. A raíz de esa experiencia vio necesario fundar una Facultad de Ciencias de la Educación con la finalidad de formar a los docentes de los Colegios Católicos del medio. Así, comunica esta intención a Mons. Alfonso María Buteler, Obispo de Mendoza que apoya la iniciativa. Se formó una Comisión fundadora presidida por él e integrada además por del Dr. Carlos Pithod, el Contador Federico Born, el Dr. Carlos Rosales, el Dr. Dardo Pérez Ghillou y la Profesora Nélida Asunción Freites.
El 15 de diciembre de 1961 se firmó el Acta de fundación de la Facultad y el 28 de febrero de 1962 es erigida canónicamente y el Prof. Francisco Ruiz Sánchez es nombrado Decano Fundador (…)
Es importante recordar a los primeros profesores: Prof. Francisco Ruiz Sánchez, Profesor Dennis Cardozo Biritos, Profesor Rubén Calderón Bouchet, Dr. Enrique Rosales, R. P. Dr. Domingo Renaudiére de Paulis O. P., Profesora Dolores Granados de Arenas. A ellos se unieron más tarde Nélida Asunción Freites, Nolberto Espinosa, Julio Soler Miralles, Vera Asik de Bajuk, Francisco Leticia, Carlos Raschio, Roberto Irrutogoity, Teresa Grintal de Bajuk, Delfín Carranza, Mirta Baleztena de Salomone, Marcos Carbonetti, Francisco Rego, Santiago Dibari, Ana María Rego de Dibari, Fray Dr. Bernardo Aníbal Fosbery O. P., Fray Rubén Ángel Boria O. P., Fray Fernando Fragoso O. P., Fray Antonio Torío O.S.A., Mons. José Miguel Medina Obispo Auxiliar de Mendoza (Baracchini, 2012, en línea).

Tuvo el honor Ruiz Sánchez, no solo de fundar, sino también de ser decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Pontificia Universidad Católica “Santa María de los Buenos Aires”, sede Mendoza, desde marzo 1962 a marzo 1970. En dicha casa de estudios, ejerció, además, como profesor de la cátedra de Pedagogía Fundamental desde 1963.

Entre otros antecedentes en el Nivel Universitario se cuentan haber sido profesor adscripto de la cátedra de Psicología I en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo en 1956; catedrático titular contratado de Psicología Racional en la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad Católica de Cuyo en San Juan desde 1960 hasta 1968; catedrático titular de Psicología en el Instituto de Profesorado San Pedro Nolasco desde 1962 a 1965 y profesor de Pedagogía Fundamental desde 1962 a 1965 en la misma casa de estudios; profesor de Introducción a la Filosofía en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UCA durante 1964 y 1965; catedrático contratado de Ética de la Universidad Católica de Cuyo en San Juan desde 1965 a 1968 y profesor titular de Ética en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UCA desde 1965 a 1969 y desde 1974 a 1975.

En 1964 fue invitado por el Departamento Pedagógico de la Universidad Católica de Chile (Santiago) para dictar un curso intensivo a profesores sobre filosofía de la educación, y a los alumnos sobre los fines de la educación. En su visita, además, participó de conferencias y paneles.

A partir de febrero de 1965 fue Supervisor (Inspector) Técnico Docente para la zona de Cuyo designado por la SNEP —Superintendencia Nacional de la Enseñanza Privada—. Este cargo hacía que tuviera que viajar asiduamente para supervisar las escuelas medias de la región. En esta función, además de las actividades de fiscalización y asesoramiento, pronunció numerosas conferencias y presidió mesas redondas sobre temas pedagógicos como: “La función directiva”, “Conducción del aprendizaje”, “Evaluación”, “Planificación de los contenidos de la enseñanza”, “Objetivos de la enseñanza media”, “Nuevo régimen de calificaciones, exámenes y promociones”, entre otros temas. Desempeñó este cargo hasta marzo de 1974.

Entre el 28 de febrero de 1966 y el 10 de marzo de 1967, Francisco desarrolló un trabajo de investigación en Madrid. Tal oportunidad fue posible gracias a una beca del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas —actual CONICET— bajo la categoría “perfeccionamiento” para realizar su doctorado en España, cuyo director era, nada menos, que el reconocido Víctor García Hoz. El tema de investigación propuesto fue: Posibilidad de planeamiento para la coordinación de los factores ambientales que inciden en la formación del hombre.

En su estadía en España[7] trabajó como colaborador de la cátedra de Pedagogía Experimental y Diferencial de la Universidad Central de Madrid y dictó dos clases magistrales junto al ilustre Dr. García Hoz en el curso monográfico titulado “La Universidad en una Pedagogía prospectiva”. En carácter de becario-investigador en el Instituto de Pedagogía San José de Calasanz —dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España— colaboró, además, en trabajos y reuniones científicas de distinta índole.

Sin embargo, el gobierno de Onganía en Argentina suspendió todas las becas de investigación otorgadas, por lo que Francisco debió volver a su Patria sin poder concluir su investigación.

Posterior a su viaje, en 1968 fue profesor adjunto de la cátedra de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, siendo profesor titular interino por concurso desde agosto de 1968 hasta abril de 1971, año en que asumió como titular efectivo por concurso. En 1974 volvió en carácter de titular interino.

Antes de estar comprometido legalmente su desempeño en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, fue asumiendo diversas labores entre las que se puede mencionar, en 1968, ser miembro de la comisión para estudiar y proponer la reforma de las carreras del profesorado, que incluyó el proyecto de creación del Departamento Pedagógico y del Instituto de Ciencias Pedagógicas. Así, en una crónica del Instituto de Filosofía (1968) de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, se cuenta que el profesor Francisco Ruiz Sánchez se hizo cargo a mediados de 1968 de la sección de Filosofía y Ciencias de la Educación, finalizando en junio de 1973, fecha en que renuncia. También, en 1968 fue coordinador de la comisión permanente de materias del profesorado de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo —Res. 728/68—, resultando coautor de los proyectos presentados.

Además, fue miembro de la Comisión Pedagógica Asesora designada por el rectorado de la Universidad Nacional de Cuyo para estudiar y proponer un nuevo plan de estudios en la Escuela de Comercio dependiente de la misma universidad que entró en vigencia en 1969. Este mismo año, fue designado por el decanato de esta casa de estudios ante la Secretaría de Estado de Cultura y Educación de la Nación, en carácter de asesor, con motivo de una reforma educativa. Aparte de las actividades que se han mencionado, Ruiz Sánchez participó entre 1970 y 1973 en numerosas comisiones asesoras sobre cuestiones pedagógicas de la mencionada universidad, como la que concierne a la constitución de un departamento de formación docente en la Universidad Nacional de Cuyo, publicado por el Rectorado en 1971, la estructuración del departamento pedagógico de la Facultad de Filosofía y Letras en 1973 —siendo autor del anteproyecto—, entre otras actividades.

Alrededor de noviembre de 1973 se intensificaron en la Universidad Nacional de Cuyo y en todo el país los movimientos activistas socialistas, propendiendo continuamente al cese de las actividades académicas de algunos profesores de dicha casa de estudios, entre los que se contaba a Francisco Ruiz Sánchez (Los Andes, 15 de noviembre de 1973)[8]. Ya anteriormente, según narran fuentes periodísticas de aquel entonces (Los Andes, 22 de setiembre de 1973), el profesor mendocino había denunciado el contenido marxista en las pautas educativas de los seminarios docentes de la época junto con otros profesores, los cuales empezaron a recibir amenazas telefónicas que involucraban a miembros de su familia[9].

Como se narra (Álvarez et al., 2011): “la vida académica de Ruiz Sánchez se vio surcada por permanentes dificultades, ya que por causa de sus ideas soportó persecuciones y amenazas tanto a su persona como a su familia” (p. 65).

Lo cierto es que en la época se refieren sucesos a favor (Los Andes, 29 de noviembre de 1973[10], 30 de junio de 1974)[11] y en contra del ejercicio docente de nuestro autor (Los Andes, 15 de noviembre de 1973), sobre todo en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo.

Tras profundizarse los conflictos políticos e ideológicos en el país, es invitado a trabajar en la Universidad Católica de Chile, junto con Enrique Díaz Araujo, hacia 1975. Gracias a Juan Antonio Widow pudo desempeñarse como catedrático en el país vecino en la Universidad Católica de Valparaíso. Durante este largo año, su vida transcurre en una pensión lejos de su esposa y sus diez hijos.

Sus lazos con la familia Widow del país lindante permitieron la reunión periódica de amigos en torno a la Semana de Estudios Tomistas, en la que expuso Ruiz Sánchez en 1974 el trabajo El problema de si la educación es un Arte en la Universidad Católica de Valparaíso, publicado en 1978[12].

Su pensamiento se comprende dentro de lo que se llamaba en aquel entonces el nacionalismo de tinte católico. Era frecuente, alrededor de fines de los años 70’, la lectura de sus obras, en especial Fundamentos y Fines de la Educación que, junto a reconocidos autores del contexto internacional como Víctor García Hoz, Antonio Millán Puelles, José Antonio Ibáñez Martín, entre otros, eran asiduamente consultados.

Especial atención merecen quienes cuentan con el mérito de haber sido sus formadores, como: Guido Soaje Ramos, Antonio Millán Puelles y Ángel González Álvarez. El contacto con estos dos últimos —reconocidos profesores de la época— se remonta a su etapa de estudiante de Filosofía en la Universidad Nacional de Cuyo. Mientras que a Guido Soaje Ramos lo conoció antes de ser universitario por ser profesor de religión en el secundario. El vínculo se estrecha aún más luego de un encuentro casual en el que Soaje Ramos invita a Ruiz Sánchez —“Ruicito” como gustaba llamarle debido a su juventud— a las reuniones periódicas que se hacían en su casa, en la que estudiaban un tema por año.

Entre las personas que componían este grupo de estudio estaban: Denis Félix Cardozo Biritos, Rubén Calderón Bouchet, Enrique Días Araujo, Jorge Comadrán Ruiz —primo de Francisco— y Edberto Oscar Acevedo. Posteriormente, Ruiz Sánchez invita a Francisco Rego, luego, se suma Abelardo Pithod y Jorge Luis Lona, quien fuese después obispo de San Luis.

Principalmente, se cuenta a Soaje Ramos como el gran formador de Ruiz Sánchez y, además, dilecto amigo de la familia Ruiz. El maestro intelectual de Francisco[13] fue abogado, doctor en Derecho y Ciencias Sociales y profesor de Ética tomista de Ruiz Sánchez entre 1949 y 1955. Su trayectoria es conocida —en gran parte— por fundar y presidir el Instituto de Filosofía Práctica. A su vez, dirigió la revista Ethos: Revista de Filosofía Práctica, fue Decano de la Universidad Nacional de Cuyo y Profesor de Filosofía del Derecho, Ética y Filosofía Social en la UBA, la UCA, la Universidad Río Grande do Sul (Brasil) y la Universidad Católica de Valparaíso (Chile). Escribió sobre filosofía cristiana y desarrolló la línea escolástica en sus artículos. Fue, también, Investigador del CONICET. En 1949 fue vocal del Primer Congreso de Filosofía de Argentina, además de expositor en numerosos congresos y seminarios en el país y el exterior. Falleció el 13 de marzo de 2005.

El aprecio que tenía Ruiz Sánchez por su padre intelectual, Guido Soaje Ramos, no era menor. Antes de enfermarse, viajó especialmente a Córdoba para recoger la opinión del célebre filósofo cordobés sobre temas filosófico-pedagógicos controvertidos en ese momento, en particular, sobre los valores[14]. Y entre las anécdotas vinculadas con sus ilustres maestros se cuenta que el conocido sacerdote Julio Meinvielle —íntimo amigo de Guido Soaje Ramos— regaló a Ruiz Sánchez la Suma Teológica dedicada de su puño y letra.

Dentro de su grupo de amigos, colegas y alumnos más íntimos se hallan reconocidas personas tales como: García Vieyra, Fray Armando Díaz, Alberto Falcionelli, Carlos Sacheri y el ya mencionado Juan Antonio Widow.

El ambiente educativo constituía una de las preocupaciones del mendocino, tal es así que con otros colegas creó lo que se denominó “El ateneo”. Ruiz Sánchez aparece como uno de los conferencistas principales en la gestación de este movimiento de católicos nacionalistas que se congregaban en pos de una sólida formación tradicional y cristiana para las familias, germen de actuales grupos y colegios religiosos del medio local.

Sus dotes paternales no eran menos que los intelectuales: el almuerzo era un tiempo propicio para la enseñanza de sus hijos, preocupándose mucho por su formación intelectual y religiosa.

En una de las grandes persecuciones que recibió mediante telegramas, llamadas, escraches y amenazas de muerte a sus familiares sufrió un infarto diez años antes de fallecer. Las persecuciones por parte de miembros de la guerrilla con bombas en la puerta de su casa, amenazas a sus hijos y a él mismo, para que renunciara a su labor en la Facultad de Filosofía y Letras, fueron desgastando su salud. Tales inconvenientes que repercutían en su situación laboral llevaron a que un tiempo cursara abogacía en Córdoba, con el fin de asesorarse e instruirse sobre las demandas legales que tenía debido a las persecuciones, a partir de las cuales se suscitó un juicio que posteriormente ganó.

Dos años antes de fallecer, quedó hemipléjico por causa de un Accidente Cerebrovascular, perdiendo gran parte de la movilidad de su cuerpo[15]. Pereció a los 53 años, sufriendo constantemente no solo los dolores de su privación corporal, sino también los de su Patria que se consumía en la guerra de las Malvinas. Poco tiempo antes de morir decía a sus familiares: “Si perdemos la guerra de las Malvinas, a mí me va a dar un infarto”[16]. Según narran sus familiares más cercanos así fue, y a sus problemas de salud se sumó otro infarto que pocos días después terminó con la vida de Francisco el 28 de junio de 1982.

Numerosos pésames fueron dados a la familia Ruiz-Freites por el lamentado fallecimiento. Entre estos cabe destacar el pésame de distintas universidades, escuelas e instituciones donde forjó su labor y las condolencias del Ministro de Cultura y Educación de Mendoza, Dr. Lorenzo M. López Aragón.

Su legado: escritos, apuntes y conferencias

Entre los escritos de Francisco Ruiz Sánchez se observan temáticas como: el fin de la educación, la educabilidad, el bien común y la educación, la educación como arte, la estructuración de la pedagogía, los fundamentos antropológicos, sociales y éticos de la educación, entre otros aspectos que conforman parte de sus obras. Sus trabajos escritos pueden distinguirse en: publicados y no publicados. Aquí, se ofrece por primera vez un inventario de la obra del autor, lo cual dota de originalidad al presente estudio.

Los trabajos publicados son:

  1. (11 de mayo de 1958). Migajas antropológicas. Diario El Tiempo, 1-2.
  2. (23 de agosto 1959). El fracaso de la educación moderna. Diario El Tiempo de Cuyo, 2 y 6.
  3. (1960a). Bien común político y educación. Sapientia, XV(55), 34-38.
  4. (17 de abril de 1960b). Crisis y salud del hombre actual. Diario Tribuna, s/p.
  5. (10 de julio de 1960c). Homo plenus. Diario Tribuna, s/p.
  6. (1962a). Perfectibilidad y Educabilidad. Sapientia, XVII(65), 178-192.
  7. (1962b). El concepto del hombre y la educación. Boletín de Estudios Políticos y Sociales, 12, 65-80.
  8. (1972a). Acerca de la Educabilidad. Cuadernos de Pedagogía, 1, 1- 64.
  9. (1973a). Esquema tentativo para una estructuración de la temática fundamental de la Pedagogía. Mendoza: Instituto de Filosofía, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional De Cuyo.
  10. (1973b). Los Fines de la Educación. Cuadernos de Pedagogía, 2, 1-46. [Parcialmente incorporado en la segunda parte de su obra Fundamentos y Fines de la Educación].
  11. (1978a). Fundamentos y Fines de la Educación (1 ed.). Mendoza: Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo.
  12. (1978b). Introducción a los fundamentos antropológicos de la educación. En J. C. P. Ballesteros (Pdte.), Actas de las primeras jornadas nacionales universitarias de filosofía de la educación (pp. 39- 58). Paraná: Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de Entre Ríos.
  13. (1978c). Posibilidad de considerar la educación como un arte. Philosophica, I(1), 219-233. [Ponencia realizada en la Semana de Estudios Tomistas en la Universidad Católica de Valparaíso en 1974 titulada: “El problema de si la educación es un arte”, publicada más tarde en formato de revista].
  14. (1978d). El hombre ¿Actor o juguete de la historia? Mikael, 6(16), 59-77. [Parcialmente incorporado en la primera parte de su obra Fundamentos y Fines de la Educación].
  15. (1979). La contaminación de la educación. En P. Randle (ed.), La educación ambiental (pp. 265-275). Buenos Aires: Oikos.
  16. (1981a). Acerca de la educabilidad. Moenia, V, 13-67.
  17. (1981b). Fundamentos y Fines de la Educación (2 ed.). Buenos Aires: Fundación Arché.
  18. (2003). Fundamentos y Fines de la Educación (3 ed.). San Rafael, Mendoza: Ediciones del Verbo Encarnado.
  19. (s/f) En torno a la enseñanza. Entrevista realizada a educadores reconocidos del medio local con motivo del inicio de clases.

En este listado también podría agregarse la nueva edición de Fundamentos y fines de la educación (2021) recientemente publicada. Pero, como esta no ha sido trabajada en este estudio por ser anterior, hemos omitido la misma.

Trabajos no publicados:

  1. (1950). La instrucción ética de la juventud. Manuscrito no publicado. Mendoza, Argentina.
  2. (1972b). Pedagogía. [Documento de cátedra organizado por los alumnos del profesor Francisco Ruiz Sánchez]. Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires, Mendoza, Argentina.
  3. (Diciembre de 1975). Un congreso católico con infiltración marxista. Simposio llevado a cabo por la Fundación Isabel Caces de Brown, Universidad Católica de Valparaíso, Valparaíso.
  4. (s/f). De los vicios opuestos a la veracidad. Manuscrito no publicado. Mendoza, Argentina.
  5. (s/f). El concepto de educación integral. Manuscrito no publicado. Mendoza, Argentina.
  6. (s/f). Fundamentos de la educación. Manuscrito no publicado. Mendoza, Argentina.
  7. (s/f). Universidad. Manuscrito no publicado. Mendoza, Argentina.
  8. (s/f). Breve estudio acerca de las imágenes y la atención. Manuscrito no publicado. Mendoza, Argentina.
  9. (s/f). Las exigencias antropológico-morales de la educación integral. Manuscrito no publicado. Mendoza, Argentina.
  10. (s/f) Educación permanente ¿un mito nuevo? Manuscrito no publicado. Mendoza, Argentina.
  11. (s/f) El niño y el sentido de la vida humana. Manuscrito no publicado. Mendoza, Argentina.

Francisco Ruiz Sánchez, además, desarrolló numerosas conferencias en el medio local, pero por no ser utilizados en aquel entonces los dispositivos de grabado de voz, no se posee registro de las mismas, exceptuando la conferencia que dio en Chile titulada El problema de si la educación es un arte en 1974. No obstante, a partir del trabajo de campo minucioso efectuado en diarios del medio local, que en la época estaban ya vigentes[17], se pudo obtener información de las conferencias que realizó el autor y sus temáticas. Así pues, entre las disertaciones podemos mencionar:

Sobre el tema “La familia” con motivo de celebrarse el día del ex alumno de Don Bosco en 1961 (Los Andes, 27 de setiembre de 1961). Posteriormente, en 1962, se cuenta al autor como uno de los conferencistas del cursillo denominado “Cultura y tradición” llevado a cabo en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Católica Argentina —sede Mendoza— acerca del tema “Tradición y revolución en pedagogía” (Los Andes, 22 de julio de 1962)[18]. El mismo año, con motivo de celebrarse el 90° aniversario del Instituto Católico de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús —fundación debida a la Madre Catalina de María Rodríguez— fue invitado como disertante[19].

Poco después, en una exposición con motivo de un mensaje de adhesión al Concilio Vaticano II en la sede del arzobispado de Mendoza, aparece el autor como el último orador del encuentro (Los Andes, 14 de octubre de 1962)[20]. En 1963, se narra que comenzará el segundo ciclo de conferencias San Pedro Nolasco y, por consiguiente, Ruiz Sánchez expuso sobre “El sentido del dinamismo infantil” (Los Andes, 21 de julio de 1963).

Posteriormente, en el colegio San José de los Hermanos Maristas el autor desarrolló la conferencia titulada “Incidencia del ambiente en la educación del hijo”. El encuentro estaba auspiciado por la Asociación de Benefactores de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (Los Andes, 4 de noviembre de 1963).

En el marco de la capacitación para padres sobre la tarea educacional propiciado por el Movimiento Familiar Cristiano y la Facultad de Ciencias de la Educación, en el ya mencionado colegio Maristas, expuso un 30 de setiembre de 1964 acerca de “¿Qué es educar?”, en donde posteriormente se efectuó una mesa redonda con los presentes (Los Andes, 29 de julio de 1964)[21].

El 26 de mayo de 1965 el Servicio Nacional de Enseñanza Privada inició un curso a cargo de Francisco Ruiz Sánchez —supervisor de dicha entidad— sobre “Fundamentos filosóficos de la educación” (Los Andes, 27 mayo de 1965). Asimismo, “Los fundamentos de la educabilidad” fue otra de las conferencias que dictó el mendocino esta vez en el teatro de la biblioteca General San Martín (Los Andes, 23 de junio de 1965).

Por otra parte, el Instituto Profesorado San Pedro Nolasco realizó un cursillo de actualización científica y pedagógica para profesores de enseñanza media y maestros nacionales. Dentro del temario de tal evento se cuenta a Ruiz Sánchez como disertante sobre “La formación ética del educador” (Los Andes, 18 de julio de 1965).

El 10 de agosto de 1965 en el Liceo General Espejo, presentó una conferencia sobre “La canalización de las inquietudes del adolescente y sus peligros” (Los Andes, 10 de agosto de 1965). “Naturaleza, Providencia y libertad” fue el tema con el que disertó en Córdoba con motivo de los festejos del centenario de la madre fundadora de un colegio religioso (Los Andes, 19 de setiembre de 1965).

Posteriormente, en el marco del ciclo de orientación vocacional organizado por la Casa de la Juventud que se llevó a cabo el 14 de noviembre de 1965 en el Correo Central, Francisco Ruiz Sánchez expuso sobre las “Ciencias de la Educación” (Los Andes, 14 de noviembre de 1965).

“¿Qué es la educación?” fue el tema de la charla que dirigió en el Colegio Sagrado Corazón (Los Andes, 6 de junio de 1969)[22]. Por otro lado, en San Rafael en el Instituto “Del Carmen” expuso sobre “El hombre, dependencia, libertad, plenitud” en agosto de 1969 (Los Andes, 21 de agosto de 1969).

En el Instituto de Filosofía de la Universidad Nacional de Cuyo, el profesor mendocino desarrolló un cursillo sobre “La actitud docente en la enseñanza media en la actual política educativa argentina” (Los Andes, 6 de octubre de 1969)[23].

“El sentido de la planificación. La actitud docente” fue otra de sus conferencias en el marco de distintas disertaciones desarrolladas por una delegación de Inspectores de la Superintendencia Nacional de Enseñanza Privada, según se narra en la fuente periodística en setiembre de 1970 (Los Andes, 25 de setiembre de 1970).

Desde el 9 de octubre al 6 de noviembre, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, Ruiz Sánchez dictó un cursillo sobre “Políticas y estrategias de la actual reforma educacional argentina” (Los Andes, 5 octubre de 1970).

Con motivo de iniciarse el curso sobre educación sexual, el autor disertó sobre “La ciencia moral ante lo sexual humano” el 9 de julio de 1971 (Los Andes, 9 de julio de 1971).

“La reforma educativa. Estado actual del problema” fue el cursillo que dictó en el Instituto de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo desde el 14 de octubre de 1971 (Los Andes, 3 de octubre de 1971).

Dentro de las entidades culturales de noviembre de 1971 se cuenta un ciclo de temas y diálogos políticos organizados por el Ateneo Cuyo, en el cual se refirió al tema “Política educacional: La crisis de la reforma educativa” (Los Andes, 25 de noviembre de 1971).

Tiempo después, fuentes periodísticas (Los Andes, 4 de octubre de 1974) narran que el colegio “Sagrado Corazón de Jesús” continuará con el ciclo de charlas para padres de las alumnas de este colegio en el cual el profesor Abelardo Pithod y señora referirán sobre el tema “Lo fundamental cristiano frente a un mundo en crisis”, y días después, Francisco Ruiz Sánchez y su señora, disertarán sobre el tema canales de la verdad.

En 1976, en el mes de diciembre (Los Andes, 13 de diciembre de 1976) se contó a Francisco Ruiz Sánchez como expositor acerca de “Ángulos de consideración del hombre para una problemática pedagógica” en las Jornadas de Psicología y Educación.

En 1977 la universidad informa sobre los cursos de postgrados que se implementarán en el segundo cuatrimestre de ese mismo año, allí se cuenta que en formación docente el profesor Francisco Ruiz Sánchez tratará acerca de los “Fundamentos sociales y éticos de la educación” (Los Andes, 27 de julio de 1977).

La Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Católica Argentina (Los Andes, 23 agosto de 1978) informó que se dio inicio a los cursos de Cultura Católica. En dicho evento Ruiz Sánchez expuso sobre “El conocimiento de la fe”.

Junto a otros autores, fue parte de un “Ciclo sobre ejercicio de paternidad responsable”’, un seminario regional sobre el tema al que asistieron más de 350 delegados de San Juan, San Luis y Mendoza (Los Andes, 22 de mayo de 1979).

En suma, como puede advertirse tanto por la lectura de la biografía como de sus escritos y conferencias antes presentadas, la vida del profesor mendocino fue muy fructífera en materia educativa a nivel regional y provincial. Lamentablemente la escasa tecnología de la época no permitió tener registro grabado sobre las numerosas conferencias dictadas.

Su inquietud por la educación lo llevó a desempeñarse en casi todos los niveles de enseñanza: primario, secundario, terciario y universitario con distintos cargos y ocupaciones, como: maestro, profesor secundario, catedrático universitario, supervisor, investigador, conferencista, etc. En síntesis, puede destacarse su vida y obra como la de un “filósofo de la educación”, cuestión que también se advertirá en el análisis de los siguientes apartados.

En conclusión, el perfil de Francisco Ruiz Sánchez puede resumirse en las siguientes palabras:

No sólo se destacó por su saber y por su capacidad pedagógica. Respetado y querido por sus amigos, fue católico ferviente, fiel a sus principios; su rectitud y su honorabilidad abrían, en su presencia un ámbito de orden y firme bondad. Esposo y padre ejemplar, su honestidad y abnegada entrega a las obras iniciadas, le conquistaron el cariño y reconocimiento de todos los que le conocieron (Los Andes, 22 de agosto de 1987).

Breve cronología de su vida y obra

  • 1929 Nació un 16 de marzo.
  • 1942 Comenzó sus estudios secundarios.
  • 1946 Egresó de la Escuela Normal Nacional “Tomás Godoy Cruz” como “Maestro Normal Nacional”.
  • 1947-1960 Se desempeñó como maestro en diversas escuelas primarias.
  • 1951-1965 Fue profesor de distintas materias en el Nivel Secundario: Latín, Filosofía, Lógica, Historia de la Educación y Psicología Pedagógica.
  • 1952 Egresó de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo como “Profesor de Enseñanza Secundaria Normal y Especial en Filosofía”.
  • 1957 Se casó con Lilia Freites.
  • 1958 Nació su primer hijo Rafael.
  • 1960 Se publicó Bien común político y educación, en la Revista Sapientia de la Universidad Católica Argentina.
  • 1960-1965 Fue catedrático de Filosofía de la Educación en la Facultad de Filosofía y Psicopedagogía de la Universidad Católica de Cuyo de San Juan.
  • 1962-1970 Ejerció como Decano de la Pontificia Universidad Católica “Santa María de los Buenos Aires”, sede Mendoza.
  • 1962 Se editó también por la revista Sapientia de la Universidad Católica Argentina el artículo Perfectibilidad y Educabilidad.
  • 1962 El Boletín de Estudios Políticos y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo, publicó el artículo El concepto del hombre y la educación.
  • 1963 Ejerció como catedrático de Pedagogía Fundamental en la Pontificia Universidad Católica “Santa María de los Buenos Aires” con sede en Mendoza, desde esta fecha por varios años.
  • 1965-1974 Fue Supervisor Técnico Docente para la zona de Cuyo designado por la SNEP.
  • 1966-1967 Ganó una beca del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (actual CONICET) para hacer el doctorado en España dirigido por Víctor García Hoz
  • 1968 Fue profesor adjunto de la cátedra de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo.
  • 1968-1973 Se hizo cargo de la sección de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Facultad de Filosofía y Letras en la ya mencionada universidad.
  • 1972 Apareció Acerca de la Educabilidad, una versión ampliada del artículo de 1962 sobre la misma temática, en Cuadernos de Pedagogía 1, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo.
  • 1972 Puede establecerse en esta fecha los apuntes de clase del autor: Pedagogía, extraídos de sus clases en la Universidad Católica Argentina[24].
  • 1973 Esquema tentativo para una estructuración de la temática fundamental de la Pedagogía se publicó por el Instituto de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo.
  • 1973 Apareció Los Fines de la Educación en Cuadernos de Pedagogía 2, editado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo —parcialmente incorporado en la segunda parte de su obra Fundamentos y Fines de la Educación— y utilizado por el autor para su cátedra de pedagogía en la misma casa de estudios.
  • 1974 Presentó El problema de si la educación es un Arte en la Semana de Estudios Tomistas de la Universidad Católica de Valparaíso, Chile. Esta ponencia fue publicada luego, en el año 1978, en la revista Philosophica del país vecino.
  • 1975 Trabajó en Chile.
  • 1978 Apareció la primera edición del libro Fundamentos y fines de la educación, constituyendo esta la obra más conocida del autor en el medio regional. Editado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo.
  • 1978 En las Actas de las Primeras Jornadas de Filosofía de la Educación de Paraná de la Universidad Nacional de Entre Ríos se publicó el trabajo del autor denominado: Introducción a los fundamentos antropológicos de la educación.
  • 1978 Se editó Posibilidad de considerar la educación como un arte en la revista Philosophica de la Universidad Católica de Valparaíso, temática que había sido objeto de la ponencia de 1974, en la Semana de Estudios Tomistas de la Universidad Católica de Valparaíso.
  • 1978 La revista Mikael publicó el artículo El hombre ¿Actor o juguete de la historia?, siendo parte este trabajo de los fundamentos antropológicos que el autor desarrolla en el apartado El hombre: ¿ser histórico? de su libro Fundamento y Fines de la Educación.
  • 1979 La editorial OIKOS imprimió el libro “La contaminación ambiental” en el cual Ruiz Sánchez fue co-autor con su trabajo titulado La contaminación de la educación.
  • 1981 Se editó nuevamente Acerca de la educabilidad, esta vez en la revista Moenia.
  • 1982 El 28 de junio murió el Prof. Francisco Ruiz Sánchez con 53 años de edad.

  1. En las que se cuenta, principalmente, la Universidad Nacional de Cuyo, la Universidad Católica Argentina —sede Mendoza— y la Universidad Católica de Cuyo.
  2. Especialmente provenientes del archivo histórico del diario Los Andes.
  3. Se entrevistó a su esposa Lilia Argentina Freites de Ruiz, su cuñada Nélida Asunción Freites e hijos: Arturo Ruiz Freites, quien posee un artículo sobre el autor (Ruiz Freites, 2007), Gonzalo Andrés Ruiz Freites, Rafael Ruiz Freites y María de las Mercedes Ruiz Freites.
  4. Destacamos a Nilda Gaitán de Casiva quien fue durante varios años compañera de cátedra de Francisco Ruiz Sánchez en la Universidad Nacional de Cuyo y en la Universidad Católica Argentina —sede Mendoza—.
  5. Tal era el prestigio que gozaba en aquel entonces este premio, que le permitió ingresar inmediatamente al ejercicio de la profesión docente como maestro.
  6. Este seminario inició el 4 de marzo y finalizó el 13 del mismo mes; se llevó a cabo en las instalaciones de la Dirección Nacional de Turismo en el embalse de Río Tercero. Se cuenta a Francisco Ruiz Sánchez como delegado de la 4ª zona en la comisión N° 2.
  7. No pocos interines generaba para la familia el viaje de España. Se cuenta que Juan Antonio Widow era amigo del príncipe de Austria Fürst Heinrich Von Starhemberg —Enrique— a quien había conocido en Chile debido a su exilio en la Guerra Mundial y que, al terminar esta, vuelve a su país y hereda castillos y bienes, entre los que se cuenta un departamento en plaza de Castilla. La anécdota familiar narra que, en uno de sus viajes, el príncipe decidió ir a Mendoza y un conocido de la familia Ruiz —pediatra de la familia— prestó su casa para hacer una comida con los amigos y la real figura. En dicho encuentro, el príncipe tomó noticia de la posibilidad de que Francisco fuese a realizar sus estudios en España y le ofreció generosamente el préstamo de un departamento amoblado para que su familia se traslade a vivir a Madrid durante la estadía de doctorado. Préstamo que la familia aceptó gustosamente.
  8. Según narra el artículo periodístico del diario Los Andes: “Una asamblea de estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo resolvió por 138 votos a favor y 89 en contra, elevar una nota al delegado interventor de esa casa de estudios, profesor Onofre Segovia, solicitándole se le pida la renuncia a seis profesores de la Facultad acusados de ‘perturbar el proceso de cambio’ que se pretende efectuar en ella.
    Los docentes cuestionados por los alumnos son los profesores Aureliano Bujaldón, de latín; Luis Campoy, sociología; Francisco Ruiz Sánchez, pedagogía; Jorge Comadrán Ruiz, historia; Ignacio Granero, griego; y Emilia P. de Zuleta, literatura (…)” (Los Andes, 15 de noviembre de 1973).
  9. “Se presentó anoche en esta redacción el profesor Francisco Ruiz Sánchez, quien manifestó que tanto él como el profesor Dennis Cardozo Biritos, este último presidente de la Federación de Padres de Familia, habían recibido amenazas telefónicas de daños personales, a raíz de su actuación en el problema de los seminarios de educación.
    Las amenazas -indicó el profesor Ruiz Sánchez- involucraban específicamente a miembros de sus familias (de 10 hijos la del denunciante y 12 la del profesor Cardozo Biritos).
    Indicó el profesor Ruiz Sánchez, que él estimaba que las amenazas provenían de sectores extremistas, en virtud de haber denunciado, tanto él como el otro profesional, contenido marxista en las pautas educativas de los Seminarios Docentes (…)” (Los Andes, 22 de setiembre de 1973).
  10. La nota expresa: “Profesores y ex alumnos de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, hicieron llegar una nota al delegado interventor de esa casa de estudios, profesor Onofre Segovia, cuyo texto expresa lo siguiente:
    Los abajo firmantes, colegas y ex alumnos de los profesores Luis Campoy y Francisco Ruiz Sánchez, se dirigen al señor delegado interventor para expresarle su preocupación por los hechos acontecidos el 14 del corriente mes.
    La trayectoria docente limpia y de alta calidad de estos profesores a lo largo de su carrera, tanto en lo que hace a la enseñanza como a la investigación, en esta y otras casas de estudio, no puede verse empañada por imputaciones o acusaciones gratuitas y sin fundamento que pretenden lesionar su integridad moral y su calidad de universitarios comprometidos con sus alumnos, la Universidad, Mendoza y la Patria (…)” (Los Andes, 29 de noviembre de 1973).
  11. En este artículo periodístico profesores de la Universidad Nacional de Cuyo expresan que el procedimiento administrativo que se está llevando a cabo sobre el profesor Francisco Ruiz Sánchez es ilegal en sí mismo y debe ser rechazado (Los Andes, 30 de junio de 1974).
  12. Si bien la ponencia fue publicada en 1978, responde al formato de Revista Científica no propiamente al de libro de actas de un congreso y asume un título similar, aunque no idéntico.
  13. Para ampliar la información sobre la figura de Guido Soaje Ramos remitimos a la descripción del perfil profesional que realiza Carlos Ignacio Massini Correas (1982).
  14. Información obtenida gracias a la cortesía de la Prof. Nilda Elsa Gaitán de Casiva, quien fuera adjunta de Francisco Ruiz Sánchez en la cátedra de Pedagogía.
  15. Por este tiempo puede leerse el aviso público en el que se invita a una Misa impetratoria donde se reza por su salud (Los Andes, 12 de agosto de 1980).
  16. Expresión referida en entrevista personal con su esposa Lilia Argentina Freites de Ruiz (octubre de 2016).
  17. Principalmente en el diario Los Andes, cuya fundación se remonta a 1883.
  18. El cursillo dio inicio, según ha quedado registrado, el 4 de agosto. La fecha señalada para su finalización era el 13 de octubre según la fuente periodística (Los Andes, 22 de julio de 1962).
    La conferencia a cargo de Francisco Ruiz Sánchez según consta debería haber sido realizada el día de finalización del cursillo. Sin embargo, se realizó el día 27 de octubre de 1962, según lo indica el periódico del día anterior (Los Andes, 26 de octubre de 1962).
  19. El tema no es referido en la fuente consultada. Puede cotejarse el dato en otro lugar (Los Andes, 29 de setiembre de 1962).
  20. En el periódico de la época se puede leer lo siguiente:
    “Un mensaje de hace veinte siglos. El último conferenciante fue el Decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad Católica, profesor Francisco Ruiz Sánchez, quien habló en términos parecidos sobre el significado del Concilio Ecuménico.
    Dijo que la época actual no es de improvisación en ningún orden de actividad o de cosas y que, por ello, la Iglesia debe también estudiar los muchos problemas que existen en el mundo, para tratar de encontrar la solución más adecuada con sus principios de paz y de amor.
    Terminó su exposición manifestando que el Concilio tratará la renovación de la vida cristiana, que actualmente se basa en un mensaje que tiene 20 siglos de antigüedad, y que debe ser actualizado a nuestro tiempo que rija la vida de la humanidad” (Los Andes, 14 de octubre de 1962. Se han suprimido en la cita las negritas que se colocan en el original).
  21. El aviso periodístico narra lo que acontecerá el día siguiente.
  22. La charla era para matrimonios y estaba organizada por la Unión de Padres del Colegio Sagrado Corazón.
  23. Según consta en la fuente periodística el cursillo se realizaba los jueves de 10-12 hs.
  24. Contamos con esta fuente gracias a los alumnos del Prof. Ruiz Sánchez que sistematizaron el material. La adquisición del mismo, en nuestro caso, es gentileza del Dr. Francisco Muscará.


Deja un comentario