Otras publicaciones:

frontcover_RIMISP

12-2985t

Otras publicaciones:

9789871354894_frontcover-224x344

frontcover1

Introducción

El igualitarismo y sus desafíos

Daniel Busdygan

El presente libro constituye una pequeña gran empresa cuyo propósito principal es reunir un importante conjunto de discusiones filosóficas a cargo de especialistas que se inscriben dentro de los desafíos emprendidos por el igualitarismo. Es allí, al interior del vasto universo de problematizaciones que surgen en derredor de los igualitarismos, donde se sitúan las investigaciones expuestas en las siguientes páginas.

La igualdad constituye un nutrido espacio temático para el derecho, la ética y la filosofía política; es así como desde distintas perspectivas teóricas se ha buscado permanentemente echar luz sobre una gran cantidad de dimensiones contiguas que se abren a propósito de dicho tema. La igualdad nos señala, a la vez que nos delimita, aspectos distributivos y retributivos que precisan hacerse de un debido basamento justificatorio –¿qué habilita una igualitaria distribución de beneficios entre personas?, ¿cómo se distribuyen los costos para que esos beneficios estén disponibles?, ¿en qué tipo de igualdad deben orientarse las teorías igualitarias?–. Con la igualdad no sólo se abre un campo problemático sino que además se define el horizonte de expectativas razonables en el que se estipulan las soluciones equitativas –y públicamente defendibles– para las demandas que puedan surgir a partir de desigualdades inmerecidas, ventajas indebidas, resentimientos o situaciones injustificadas de poder o dominación.

Las discusiones que trazamos en esta obra están en correspondencia con temas como el trato igualitario, las reglas y los principios distributivos, los criterios de reparto y qué es lo que ha de ser objeto de reparto, las formas de nivelación y la compensación o los presupuestos políticos que se requieren para garantizar el igualitarismo en una sociedad democrática. En estos asuntos, entre otros, tenemos presente que detrás de los múltiples acercamientos que hacemos al tema de la igualdad no sólo señalamos sus variados rostros sino que principalmente buscamos contribuir mínimamente a la construcción democrática de una sociedad menos desigual.

En ese sentido, el prólogo de Graciela Vidiella nos señala auspiciosamente el horizonte de trabajo de esta obra. La filósofa bien nos recuerda en su escrito inaugural que los límites de lo posible no deben venirnos dados necesariamente por lo real. Su propuesta se inscribe dentro de uno de los principales papeles de la filosofía política: precisar cuáles son los caminos o los elementos a considerar en el espacio político para llevar adelante prácticas que permitan una transformación real de lo social. Es deber de la filosofía política servir a la comunidad política en la que se desenvuelve ancilla civitatem proveyéndola de herramientas conceptuales que impacten positivamente en las formas en las que los ciudadanos se vinculan no solo entre ellos mismos y con sus principales instituciones políticas sino también en las maneras en las que se construye la legitimidad de los principios políticos que rigen el ordenamiento político y en la búsqueda de resoluciones que se hacen sobre aquellos problemas en los que persiste algún hondo conflicto o un irremediable desacuerdo.

La filosofía política es parte de la cultura pública y política de una sociedad y su rol está íntimamente atado al compromiso de contribuir en algún aspecto con ella. De ahí que después de haberse examinado en detalle las circunstancias que conforman particularmente nuestra sociedad, luego de poseer una lista acabada de las condiciones y los problemas que la recorren, siempre es posible brindar desde la filosofía política contribuciones “realistamente utópicas”. Es esta disciplina la que debe investigar “los límites de la posibilidad política practicable” (Rawls, 2004: 26-27), a la vez que brinda concepciones normativas inspiradoras de una transformación que nos acerque a un orden político justo y decente. Thomas Pogge (2016:162) lo deja muy claro:

Al modelar una utopía realista como meta moral final para nuestra vida colectiva, la filosofía política puede proveer la inspiración que disipe los peligros de la resignación y el cinismo, y puede enriquecer el valor de nuestras existencias incluso hoy.

Referencias

Pogge, T. (2016), “John Rawls: una biografía”, en L. García Jaramillo (comp.), Reconstruyendo a Rawls: elementos de una biografía intelectual, Buenos Aires, Eudeba, 139-162.

Rawls, J. (2004), La justicia como equidad: una reformulación, Buenos Aires, Paidós.



Deja un comentario