Otras publicaciones:

9789877230673-tapa

12-2382t

Otras publicaciones:

9789877230017_frontcover

9789877230383-frontcover

8 Segundo eje de análisis: el contenido. Críticas ciclo temáticas

Continuando con las críticas de contenido, en este capítulo trabajamos con las que denominamos ciclo temáticas, cuyo núcleo organizador es la temporalidad de la televisión: se reiteran año tras año en el mismo período y toman como objeto de análisis al medio en relación con sus modificaciones con la programación. Emergen tres temas específicos en relación con los tiempos sociales. El primer eje es el adelanto de la programación, durante los meses de marzo y abril se produce el relanzamiento de la nueva temporada y la crítica se ocupa de dar cuenta de los productos que saldrán al aire. El segundo, tiene que ver con los balances anuales sobre el medio que se realizan en diciembre de cada año, cuando el fin de un ciclo amerita realizar una mirada totalizadora sobre el medio y dar cuenta de sus aspectos positivos y negativos. El tercer momento es el relanzamiento de la programación de verano, en enero, específicamente se hace foco en los programas de media tarde emitidos desde la playa.

Las críticas ciclo temáticas nos permiten realizar una mirada totalizadora de los materiales, ya que cronológicamente año tras año podremos analizar y comparar los balances sobre el medio, los desplazamientos en las prioridades de adelanto de la programación, así como la programación durante el verano. Estas críticas se encuentran principalmente en los suplementos de Espectáculos de los diarios[1], precisamente porque la periodicidad de las publicaciones hace posible tal tratamiento cíclico.

1. Adelanto de la programación

Una de las principales características de los suplementos de Espectáculos de este período es la de oficiar de “promotores” de la programación que se transmitirá, llamamos a este tipo de críticas promocionales, ya que son publicadas previamente a la emisión con la intención de anticipar lo que sucederá, lo que acarrea una fuerte carga propagandística. Si optamos por denominarla “crítica de adelanto de la programación” es para explicitar la contradicción y el desplazamiento de la crítica, ya que si la función de ésta es analizar un producto, difícilmente pueda hacerlo previo a su lanzamiento.

Existen dos tendencias de esta crítica: las que focalizan en el adelanto por: 1) programas en particular; 2) canales. Podríamos pensar en una tercera categoría, las críticas que se detienen en la programación de todos los canales, pero ésta ocupa un espacio menor, motivo por el cual optamos por no detenernos en ella. Generalmente este tipo de críticas suelen predominar en el período de apertura de temporada, durante los meses de marzo y abril, cuando se produce el recambio de programación de los canales, por lo cual la prensa dedica especial atención a las nuevas emisiones.

1.1. Por programa en particular

Las críticas de adelanto por programa, que se incrementan año tras año, ocupan un lugar destacado en Página/12 y Clarín, y uno casi nulo en La Nación. Un dato relevante es que, tras la emisión del producto que se anuncia, en pocas ocasiones se realiza una crítica ya en términos de valoración. Ello muestra no sólo el carácter propagandístico sino, también, cierta mutación de la crítica que se desplaza de la evaluación a la promoción.

Si bien la mayoría se caracterizan por describir un programa o reproducir la gacetilla, en Clarín algunas son presentadas como el “detrás de escena” o “un día en el set de grabación con…”.

En el siguiente recuadro, sistematizamos cronológicamente las críticas, focalizando en la fecha, el diario, el nombre del programa que se auspicia, el género al que pertenece[2] y el canal. El detalle de esta información nos permite observar los desplazamientos de este tipo de crítica. Lo ordenamos cronológicamente.

Género

Fecha

Canal

Nombre del programa

Diario

1990

Humorístico

11/01/1990

13

El show de Perciavalle

P/12[3]

Humorístico

13/01/1990

13

El show de Perciavalle

Clarín

Humorístico

18/01/1990

13

El show de Perciavalle

P/12

Periodístico

09/03/1990

ATC

Hora Clave

LN

Miniserie

29/03/1990

9

La conquista del Oeste

Clarín

1991

Humorístico

07/03/1991

13

Juana y sus hermanas

Clarín

Interés General

10/03/1991

13

FAX

Clarín

Comedia

14/03/1991

13

Los Libonetti

Clarín

Humorístico

19/03/1991

13

Peor es nada

Clarín

Humorístico

19/03/1991

13

Peor es nada

Clarín

Femeninos

22/04/1991

13

Bienvenidas

Clarín

Miniserie

07/12/1991

9

Alta Comedia

Clarín

Miniserie

07/12/1991

13

Desde adentro

LN

Humorístico

29/12/1991

13

Tato de América

Clarín

Comedia

31/12/1991

13

Son de 10

Clarín

1992

Interés General

19/03/1992

13

FAX

Clarín

Miniserie

25/03/1992

13

Zona de Riesgo

Clarín

Humorístico

29/03/1992

ATC

El palacio de la risa

P/12

Culturales

05/04/1992

ATC

Caloi en su Tinta

Clarín

Entretenimiento

12/04/1992

11

Hola Susana

Clarín

Humorístico

14/04/1992

13

Peor es nada

Clarín

Humorístico

19/04/1992

13

Juana y sus hermanas

Clarín

Humorístico

19/04/1992

13

Tato de América

Clarín

Infantil

09/12/1992

ATC

No te quedes afuera

P/12

Miniserie

27/12/1992

13

Desde adentro

P/12

Miniserie

29/12/1992

13

Desde adentro

LN

1993

Miniserie

04/01/1993

13

Desde adentro

Clarín

Miniserie

07/01/1993

13

Desde adentro

Clarín

Miniserie

25/01/1993

13

¿Dónde estás amor de mi vida que no te puedo encontrar?

Clarín

Interés General

01/03/1993

9

La TV Ataca

Clarín

Miniserie

04/03/1993

13

Desde adentro

P/12

Musical

07/03/1993

11

Ritmo de la noche

Clarín

Telenovela

12/03/1993

13

Nicolás

Clarín

Telenovela

13/03/1993

13 y 9

Apasionada / Primer amor

Clarín

Entretenimiento

14/03/1993

ATC

La noche del domingo

P/12

Comedia

15/03/1993

ATV

300 Kilates

Clarín

Telenovela

20/03/1993

ATC

Cartas de amor en casete

P/12

Miniserie

14/04/1993

13

¿Dónde estás amor de mi vida que no te puedo encontrar?

P/12

Periodístico

30/04/1993

ATV

Volver a vivir

Clarín

Comedia

30/04/1993

11

Mi cuñado

Clarín

Humorístico

15/12/1993

11

Good show

Clarín

Serie

17/12/1993

13

Muerte dudosa

Clarín

Telenovela

20/12/1993

9

Con pecado concebida

Clarín

Humorístico

22/12/1993

13

El palacio de la risa

Clarín

Humorístico

22/12/1993

13

El palacio de la risa

P/12

Miniserie

26/12/1993

13

Zona de Riesgo

Clarín

Telenovela

31/12/1993

9

Más allá del horizonte

P/12

Comedia dramática

31/12/1993

9

Sólo para parejas

Clarín

1994

Telenovela

02/01/1994

9

Más allá del horizonte

Clarín

Entretenimiento

03/01/1994

11 y 9

Fer Play / Batido

Clarín

Telenovela

03/01/1994

13

Micaela

Clarín

Periodístico

04/01/1994

9

Memoria

Clarín

Telenovela

04/01/1994

11

Quereme

Clarín

Serie

05/01/1994

ATV

Un retazo de vida

Clarín

Comedia

05/01/1994

13

Tal para cual

Clarín

Musical

08/01/1994

13 y 9

Música total / Sábados en libertad

Clarín

Unitarios

08/01/1994

9

Sin condena

P/12

Humorístico

12/01/1994

13

El palacio de la risa

Clarín

Humorístico

19/01/1994

13

El palacio de la risa

Clarín

Interés General

20/01/1994

9

La noche menos pensada

P/12

Interés General

27/01/1994

9

La noche menos pensada

Clarín

Miniserie

01/03/1994

13

Nueve Lunas

P/12

Serie

14/03/1994

13

Melrose Place

Clarín

Humorístico

19/03/1994

ATC

Polémica en el bar

P/12

Comedia

22/03/1994

13

Los machos

Clarín

Musical

03/04/1994

11

Ritmo de la noche

Clarín

Comedia

03/04/1994

13

Los machos

Clarín

Deporte

03/04/1994

13

Orsay a la medianoche

Clarín

Periodístico

06/04/1994

ATC

El otro lado

P/12

Miniserie

06/04/1994

13

Nueve lunas

Clarín

Miniserie

13/04/1994

13

Nueve Lunas

P/12

Femeninos

14/04/1994

ATV

Siempre Pinky

Clarín

Entretenimiento

14/04/1994

ATC

Perdona nuestros pecados

Clarín

Interés General

16/04/1994

11 y 9

Hola Susana/Almorzando con Mirtha Legrand

P/12

Interés General

17/04/1994

11 y 9

Hola Susana/Almorzando con Mirtha Legrand

Clarín

Deportivo

18/04/1994

13

Orsay a la medianoche

Clarín

Humorístico

22/04/1994

13

El palacio de la risa

Clarín

Humorístico

23/04/1994

11

La piñata

Clarín

Telenovela

24/04/1994

13

Nano

Clarín

Telenovela

25/04/1994

13

Nano

Clarín

Telenovela

25/04/1994

13

Nano

LN

Miniserie

24/12/1994

9

Lady Di. La verdadera historia.

P/12

Comedia

30/12/1994

13

Amigovios

P/12

Como se desprende del cuadro, año tras año se incrementan este tipo de críticas: en 1990 se publican cinco, en 1991: diez, en 1992: once, en 1993: 22 y en 1994 35, con un total de 83. Esto se produce en detrimento de otras, como mencionamos en el capítulo II, la crítica de teatro es una de las más perjudicadas.

Un desglose por periódico nos muestra que Clarín realiza un total de 58 críticas; Página/12, 20 y La Nación, 4. El canal que más se auspicia es el 13, con un total de 43 críticas. Si bien uno podría suponer que esto se debe a la inserción de Clarín en el multimedio, también los otros periódicos le otorgan el mayor espacio. De las 43 críticas de adelanto de programas de Canal 13, tres pertenecen a La Nación[4], Página/12 le dedica nueve, que equivalen al 45%, y Clarín 33, es decir un 66%. Quizá esta atención se corresponda con cierto rescate que se realiza de la emisora por no adentrarse, súbitamente, a la competencia por el rating e intentar encontrar su propio perfil y estilo. TELEFÉ, que ocupa durante los primeros años los índices de mayor audiencia, en las críticas de adelanto tiene sólo diez críticas; de los demás canales, ATC tiene nueve, Canal 9, 17 y por último ATV, 4.

Los géneros que suelen recibir más atención son los vinculados con la ficción: telenovelas, series, y tiras. Nos valemos de la sistematización de la programación televisiva que realiza Orza (2002), quien distingue el tipo de discurso en relación con los campos de referencia en que se organizan: externos, internos o mixtos, respectivamente: discurso referencial, ficcional o de hibridación. El primero hace referencia a “la presencia de los géneros de corte informativo-periodístico (…); el grupo se define porque los contenidos de los discursos presentan un alto grado de concordancia con el campo de referencia externo” (2002: 138). Por discurso ficcional se entiende a los géneros de ficción televisiva, “sus discursos no presentan un alto grado de concordancia con el campo de referencia externo, sino más bien, un campo de referencia interno (posible o fantástico) con diferentes grados de aproximación a la realidad externa (p. 138). Por último, la categoría de hibridación da cuenta de “discursos que establecen una dinámica en la que se combinan las formas de aproximación a la realidad externa y al mismo tiempo, las formas que crean un universo de ficción” (p. 238).

Del total de los adelantos de programas se desprende que el 10% pertenecen a los programas referenciales, un 43% a productos híbridos, y un 47% a ficcionales. Creemos que este predominio de lo ficcional e híbrido se corresponde con el lugar de la televisión en tanto entretenimiento.

Nos detenemos en algunas características de las críticas de adelanto de Clarín ya que es el periódico que mayor utilización realiza de este recurso. En lo que respecta a la firma del artículo, generalmente no se especifica quién lo escribe; Adriana Bruno en la entrevista realizada explica por qué:

En general el criterio es que cuando se emite una opinión se firma, cuando estás contando lo que viste y es una trascripción y habitualmente también es corto, o cuando es un anticipo. En general, cuando es una gacetilla, cuando estás anunciando algo que va a pasar pero que te acaban de mandar la gacetilla de prensa el agente de prensa del canal, no se firma y cuando es algo que estás contando exactamente lo que paso pero sin emitir ningún tipo de opinión, tampoco. Lo que se opina, se firma.

Asimismo, en las críticas firmadas predominan las valoraciones positivas. Por ejemplo, sobre el programa de Tato Bores por Canal 13 se dice:

La presentación de Tato de América fue concebida como un pequeño filme, cuidado en la puesta de luces y con movimientos de cámara sobre vías, pluma y grúas. Incluso se trabajó con storyboards (…) Este preciosismo, no es nuevo en los programas de Tato. Desde que Sebastián Borensztein asumió la producción general el show de Tato se modernizó tanto en el discurso como en su propuesta estética (…) De hecho, el programa de Tato es un mejor ejemplo de lo que se da a llamar “nueva televisión” (Clarín. Figueras: 19/04/92: 5).

Algunas de las críticas ofrecen las voces de los protagonistas. Precisamente esta estrategia del testimonio del actor o director acarrearía un mayor interés de lectura por parte del público. También el detrás de escena es otra estrategia utilizada como forma de promoción. Por ejemplo, sobre el programa “Juana y sus hermanas” emitido por Canal 13, se titula “Un día en la vida de Juana y sus hermanas” (19/04/92). Compartimos algunos otros ejemplos:

Hoy, a las 23, se inicia el segundo ciclo de Peor es nada. Guinzburg, en una charla con Clarín, anticipó algunos de los cambios que ha introducido este año (Clarín. Contreras: 19/03/91: 2).

Ella [Valeria Lynch] debuta como conductora de TV, en abril y por canal 13. Él, claro, es su productor. Es difícil saber cuándo conviven. Ella viene de grabar un disco nuevo en Los Ángeles. El salta entre su pub de Mar del Plata y su balneario en Pinamar. Cuando se encuentran, seguramente trabajan en el programa de TV que los unirá desde abril, los domingos a la noche y por Canal 13. ¿Será cierto que el éxito es el mejor afrodisíaco? (Maestrutti: 26/01/94: 1).

En el caso de Clarín observamos un desplazamiento del objeto al sujeto público, ya que para promocionar un programa se apela a la vida del protagonista y a su intimidad, se auspician los productos del mismo multimedio y se muestra el detrás de escena a modo de publicidad disimulada como crítica.

1.2. Por canal

El adelanto de programación por canal se produce generalmente una vez al año, durante marzo y abril (en pocas ocasiones en diciembre), para anunciar lo que será la televisión del próximo año. Estas críticas se hacen presentes de dos maneras.

Por un lado, como cobertura del lanzamiento oficial de la programación que realiza cada emisora: suelen predominar detalles de color sobre dónde y cómo se desarrolla el evento, qué se come, etc. Compartimos algunos ejemplos:

[Sobre Canal 13] La presentación, que se llevó a cabo en el hotel Hyatt, se inició con un desayuno y siguió con una muestra en imágenes proyectadas en pantalla gigante y las novedades que irán apareciendo desde la última semana de este mes y hasta mayo. Luego hubo un cóctel en la mansión Alzaga Unzué y todo terminó con un almuerzo (Clarín. 19/03/94: 8).

[Sobre la presentación en ATV] A lo largo de la noche, mientras las mollejas causaban sensación y se sucedían gags humorísticos (con Lunadei, Soriano, Juan Verdaguer), números musicales (con Marty Cosens, Lorena Paola, Christine Philbrook) y mientras las cámaras se movían con dificultad entre las mesas se anunciaron los nuevos programas que se verán de lunes a viernes (Clarín. 16/03/94: 5).

[Sobre la presentación de la temporada ATV] Emplumadas y sonrientes sobre sus tacones plateados, las chicas comenzaron a trepar –aunque no sin dificultad– por la estructura de caños dispuesta a modo de escenario. A un costado, la máquina de humo soltaba los primeros nubarrones rosados mientras unos cuantos chicos disfrazados de pintores repasaban la coreografía y Jorge Rial, eufórico maestro de ceremonias junto con Andrea Frigerio, daba las últimas recomendaciones al público presente (La Nación. Chiaravalli: 17/03/94: 5).

Por el otro lado, ubicamos artículos más cercanos a la reproducción de una gacetilla en la que se enumeran los programas de la nueva temporada. Una característica en común entre ambos tipos de críticas es que generalmente no poseen la firma. Como ésta funciona como un respaldo, consideramos que si los adelantos de programación estuvieran acompañados por la firma, generaría el efecto inverso, es decir, de cierto desprestigio, en el sentido de desvirtuar y desvalorar la función del periodista.

El total de críticas de adelanto por canal son trece, de ellas seis son para ATV, cuatro para Canal 13, dos para TELEFÉ, y dos para ATC[5], ninguna a Canal 9. Compartimos el siguiente recuadro con los datos:

Canal

Fecha

Diario

1990

11

17/01/1990

Página/12

11

01/03/1990

Página/12

1991

13

06/03/1991

Clarín

ATV

12/04/1991

La Nación

13

18/12/1991

Clarín

1992

ATV

11/03/1992

Página/12

ACT-ATV

25/03/1992

Clarín

ATC

25/03/1992

Página/12

13

31/03/1992

Clarín

1993

ATV

13/03/1993

Página/12

1994

ATV

16/03/1994

Clarín

ATV

17/03/1994

La Nación

13

19/03/1994

Clarín

En el caso de Clarín prevalece la promoción de Canal 13 y, en menor medida, ATC y América 2, justamente los dos canales con menor medición de audiencia, lo cual, difundir su programación no favorecería la competencia con el multimedio. Página/12 y La Nación no realizan adelanto de la programación de Canal 13.

Resulta interesante la comparación de los porcentajes entre las críticas de adelanto por programa y por canal según emisora para observar similitudes y diferencias entre las prioridades a promocionar. Para ello, realizamos el siguiente cuadro que muestra la emisora, la cantidad de críticas por programa, el porcentaje y también la cantidad de críticas por canal, y el porcentaje correspondiente.

Canal 

Cantidad de críticas por programa

Porcentaje

Cantidad de críticas por canal

Porcentaje

13

43

50,81%

4

30,76%

9

17

20,48%

0

0%

11

10

12,05%

2

15,38%

ATC

9

10,84%

2

15,38%

ATV

4

4,82%

6

46,15%

Total

83

100% 

13

100% 

Observamos que no se mantiene la misma tendencia de adelanto de programas pertenecientes a una misma emisora y las críticas de adelanto por canal. Por ejemplo, los productos de ATV son los menos promocionados (4,82%), sin embargo en lo que respecta al adelanto de programación por canal ocupa el mayor porcentaje (46,15%). En el mismo sentido, los programas de Canal 9 son uno de los más auspiciados (20,48%), y en lo que respecta a la programación por canal no tiene ninguna crítica. La programación en general de Canal 13 sólo es promocionada por su misma empresa, pero por adelanto de programa en particular la tendencia es la opuesta, ya que ocupa el porcentaje más alto de auspicios en los tres periódicos. Si a priori se podría haber supuesto que se mantendría una tendencia en qué decide promocionar cada periódico, tanto en programas pertenecientes a un canal como a esa emisora en sí misma, se observa que ello no es así, quizá esto se corresponda con una suerte de desfasaje entre el interés por el programa en particular y la necesidad de auspiciar canales.

2. Balances de la televisión

Realizar un balance anual sobre la programación implica una mirada totalizadora de lo emitido durante todo un año. Este tipo de críticas se publican generalmente en diciembre, aunque también existen algunas al inicio de la temporada en relación con las expectativas que genera el relanzamiento de la programación. Nos interesa analizar en qué aspectos se detiene la crítica, qué rescata como positivo y qué no, porque ello nos permite comprender las expectativas que se tienen para con el medio, así como también observar la relación entre las críticas a productos puntuales y la mirada panorámica sobre la televisión. Organizamos el análisis por año. Una de las características de los primeros dos años de la televisión privatizada es la constante comparación con su etapa estatal; paulatinamente, una de las nuevas variables que entran a operar en el funcionamiento televisivo y de la crítica es el rating y la competencia entre canales y sobre ello es que hacen énfasis las críticas de balance.

2.1. El retorno: 1990

Durante el primer año de la televisión privada no existen tantos balances del medio, si bien ello debe enmarcarse en el lugar periférico que ocupa la crítica de televisión en general, en especial en los suplementos de los diarios. Los balances durante este año se organizan a partir del pasado inmediato de la televisión en manos del Estado, ya que luego de tantos años de una televisión no sólo precaria a nivel de contenido sino, además, con una transmisión parcial hacia fines de los ‘80, producto de la crisis energética, las expectativas en torno a la televisión privada se basan en su posible innovación. Sin embargo, la conclusión a las que se arriba es que mucho no ha cambiado en relación con el período anterior. Esta desilusión por parte de la crítica debe comprenderse en términos de imaginarios en relación con la identificación, en pleno período del auge neoliberal, con lo que brinda lo privado y lo estatal. Por ejemplo, Sirvén en Noticias menciona: “¿Fue bueno el ‘90 para la TV? Sin duda resultó mejor que el ’89, cuando dos canales –el 13 y el 11- estuvieron a punto de dejar de existir” (30/12/90: 12). Asimismo el balance es negativo; a lo largo del artículo abundan las críticas a la homogeneidad de las propuestas, el exceso de publicidad dentro de los programas y el amarillismo informativo. Otro de los balances que realiza Sirvén es a partir de la modificación de los logos de los canales. Al respecto menciona que:

Las estrategias erráticas, la frágil inestabilidad de la pantalla y los fracasos recurrentes se traducen con frecuencia en los cambios superficiales de los logos identificatorios, como si estas inútiles transformaciones audiovisuales fuesen en sí mismas mágicos talismanes con poderes suficientes para solucionar los problemas profundos de una emisora y sirviera además, para ganarse sin excepciones los favores de la audiencia. (06/01/91: 12).

En un sentido similar en una crítica de Página/12 titulada “Más de lo mismo”, se menciona:

Se cumple el primer año de la televisión privada (…) la industria televisiva ofreció menos creatividad de la prometida, salvo la clasicidad renovada de un “Tato por la vereda del sol” o el desparpajo creciente de la Sonia-Fontova de “Peor es nada” (ambos de Canal 13). Los massmedia locales insisten en fórmulas tan viejas como el jarabe del olvido, su concepción noticiosa ofende a cualquier espíritu medianamente iluminado y la cultura nacional, que no frecuenta el gag y el brillo del strass de las ninfetas de moda, es la eterna convidada de piedra (Borgna: 06/01/91: 20).

También en Página/30 se menciona el retorno de clásicas figuras del medio como Mirtha Legrand, Pinky y Carlitos Balá. El balance focaliza en las cuestiones negativas, en especial en mantener la misma programación y estética que su etapa anterior. Precisamente esto se vincula con las expectativas que se tenían con la nueva televisión privatizada en tanto modernización de la pantalla.

2.2. ¿La renovación televisiva?: 1991

A partir de este año comienzan a emerger otras miradas en las críticas de balance que se centran en los aspectos positivos. A modo de ejemplo comparamos dos artículos escritos por el mismo periodista -Marcelo Figueras- uno en 1990 en la revista Página/30 y el otra, un año más tarde en Clarín, como excusa de reflexión sobre los diferentes énfasis. Si bien es cierto que transcurre un año entre cada balance, las modificaciones producidas durante este lapso en la pantalla no son tan significativas como los cambios en las perspectivas. Desde la elección de ambos títulos, con fuerte impronta intertextual (film y publicidad), se observan las diferencias y los desplazamientos en perspectivas de análisis: “Regreso sin gloria” (1990) en Página/30, y “Qué bien se TV” (1991) en Clarín. En Página/30, se manifiesta una preocupación por el retorno de ciertas figuras emblemáticas de la “vieja” televisión como Pinky, Mirtha Legrand y Carrizo, así se los presenta: “Volvieron como si nunca se hubieran ido, y quizá dejen de estar sin que nadie lo note. Son un continuo en las pantallas, desde donde hacen lo suyo sin dar explicaciones. Presencias reveladoras de que aquí todo está como era antes” (12/1990: 164). También se crítica a los informativos en tanto espacio colonizado por otros géneros; y cierto disgusto hacia la autorreferencialidad en la que incurre cada vez más el medio.

Sobre estos aspectos nada se menciona en el balance de 1991. Por el contrario la crítica parte de la premisa opuesta: la renovación televisiva y sobre ésta desarrolla la argumentación: “Este hombre ‘nuevo’, el hombre televisivo o como quieran llamarlo, está íntimamente ligado a la ‘nueva’ televisión argentina cuya descripción es el objetivo de esta nota” (Clarín. Figueras: 29/12/91: 17). La siguiente cita ilustra desde dónde se está analizando al medio:

Hasta no hace demasiado, todo artículo más o menos serio sobre la televisión derivaba inexorablemente hacia la pregunta del millón ¿es buena o mala? ¿Perversa? ¿Maravillosa? Con más de medio siglo de existencia (…) la televisión ya no puede ser negada. Es, simplemente. Existe y ha moldeado la vida y la cultura de al menos dos generaciones en todo el mundo. Combatirla sería como intentar proscribir el castellano porque nos fue impuesto mediante la conquista (Clarín. Figueras: 29/12/91: 17).

Es relevante la última oración ya que el crítico se posiciona desde un lugar de imposibilidad de combatirla, es decir, de pensarla por fuera de lo que ofrece, como si la televisión fuese algo esencial que no puede ser modificado, o en palabras de Landi “la televisión como situación de hecho”. Asimismo, Figueras recurre a teóricos de la comunicación como McLuhan, Eco y Muraro para hacer prevalecer su mirada de consagración para con el medio.

Un punto en común en ambos balances es que la televisión funciona como matriz explicativa de lo social y, en consecuencia, esto permite disminuir el nivel de exigencias. Al respecto se menciona que:

Uno no sólo tiene los gobernantes que se merece: también tiene la TV que se gana (Clarín. 29/12/91: 19).

Algún analista temerario podría afirmar que ese éxito [Amigos son los amigos, Tato Bores y Gasalla] es el sucedáneo televisivo de las Marchas del Silencio, de los juicios políticos a gobernadores y vices, de los foros vecinales que se oponen a la entrega de los patrimonios comunales: una forma pacífica de resistencia (Página/30. 12/1990: 166).

Este ejemplo creemos que ilustra las modificaciones en la evaluación de la televisión. Hacia fines de 1991 se comienza a observar con expectativas algunos productos de la llamada “renovación televisiva”, se rescatan programas como Fax y La TV Ataca, el zapping como estética discursiva y se habla del medio como algo dado que no puede ser negado. Así lo advierte Figueras:

Si usted es de los que a dos mil novecientos veintinueve días del año 2000, todavía cree que la televisión es un medio esencialmente malo, un aparato dañino, la tan mentada caja boba, esta nota no le conviene –a no ser que pretenda agravar su gastritis-. Si, por el contrario, guarda usted una razonable duda sobre la potencialidad de este medio, o bien se encuentra entre los millones de personas que ya han sido seducidas -¡y sin culpas!- por la TV, esta nota le resultará tan sabrosa como el mejor de los programas. (29/12/91: 17).

Por otra parte, quien mantiene su postura crítica con respecto a la televisión es Sirvén bajo el título “Balance del año: otra vez sopa” menciona: “los televidentes nos tragamos sin chistar el mismo plato de sopa fría y recalentado que el medio nos viene sirviendo desde hace años” (29/12/91: 10).

2.3. La transgresión: 1992

Los balances de 1992 coinciden en que la programación ha sido más “audaz”. Se hace referencia en especial al programa “Zona de riesgo” ya que algunas escenas muestran a una pareja homosexual y el consumo de cocaína, temáticas poco abordadas en las ficciones. En Página/12, bajo el título “Año de la transgresión” se dice: “Por el sólo hecho de haber tomado situaciones reales y tratarlas adecuadamente, a lo largo de este año la televisión logró convertirse en una caja no tan boba. Fue, sin duda, más madura y osada que años anteriores” (Espel: 30/12/92: 26). Resulta paradójico este rescate de la excepción para marcar una característica del medio, ya que lo que predomina en la televisión de 1992 son las comedias. Sirvén se mantienen en la línea crítica hacia los contenidos emitidos, si bien les reconoce una mayor audacia:

Ganas de más deja la TV del ’92: más programas nuevos –año opaco y chato con pocos estrenos y éxitos provenientes de temporadas anteriores-; más heterogeneidad –dominó la telecomedia con sus clichés tradicionales que contrastó con un nuevo y fuerte brote de la TV audaz-; mayor aprovechamiento del auge de la TV juvenil –engolosinada tan sólo con las cámaras sorpresas, la bloopermanía y un hueco clima de jolgorio-; más compromiso con el público; más inteligencia a la hora de entretener; más rigor informativo; en una palabra más calidad (27/12/92: 12).

En dos balances a cargo de Marcelo Figueras en Clarín se pregunta por la adultez del medio y en ambas críticas enfatiza en la autonomía del receptor:

La única ventaja de esta guerra respecto de las de verdad, es que nadie va a pelear si no quiere. El que no encuentra buenos programas en su pantalla, cambia o apaga su televisor. En fin: alguna ventaja tenía que tener esto de ser televidente (Figueras: 21/04/92: 2).

Ni adulta ni con chupete: la TV argentina está en plena adolescencia. Si el techo que se pone –por virtual censura por la persecución del show frenético cuyo único objetivo es el ráting traducidos en ingresos de publicidad- es demasiado bajo, andará encorvada o se romperá la cabeza. Si es alto, crecerá libremente, rectamente. Mariano Grondona traza un paralelo entre TV y democracia que es digno de mención: “Hay que confiar en la inteligencia del público, de la gente. Confiar en que crece y vuelve a elegir. Porque si no confiamos en ellos, ¿en quién se puede confiar?” Esa es una gran pregunta (Figueras: 26/04/92: 3).

Los límites de dicha perspectiva residen en que las características del medio no serían tan importantes ya que finalmente el espectador es quien tiene la posibilidad de elegir su consumo mediante el control remoto. Si bien esto es cierto, lo que se demuestra es un desplazamiento, al igual que en el campo comunicacional, hacia perspectivas que enfatizan y reivindican la autonomía de las audiencias y, por ende, se deja a un lado una mirada contextual. El rescate de la excepción y la invocación de autonomía de los telespectadores es lo que marca los balances de este año.

2.4. La reiteración: 1993

Hacia 1993 los balances enfatizan en lo opuesto del año anterior. Si en 1992 la televisión es audaz y madura, ahora se caracteriza por la reiteración de su programación. Sirvén menciona: “gris, chata, olvidable, la temporada que se va subsistió a fuerza de arrastrar éxitos anteriores peligrosamente cercanos al desgaste y, salvo contadas excepciones, la mayoría de las innovaciones conocieron de muy cerca el fétido aliento del fracaso” (Noticias: Sirvén: 26/12/93: 8). Dos balances de Clarín uno de marzo y otro de diciembre focalizan en los mismos aspectos:

Como en la temporada anterior, las caras fuertes vuelven a ser las mismas: ninguno de los ciclos que compitieron por los primeros puestos ha perdido su lugar en el aire y, salvo los casos de Xuxa y Carlos Calvo, todos mantienen el mismo horario y el mismo canal (…) la tendencia parece ser la de continuar con los éxitos seguros e ir mechando con las novedades, sin arriesgarse a un cambio brusco en la programación (Clarín. Domínguez y otros: 15/03/93: 2).

Fuera de este fenómeno de las noticias, el perfil de la TV no cambió mucho respecto del ’92. (Clarín. 29/12/93: 2).

Desde los informativos (el envío vespertino de Telefé Noticias, por caso, llegó a tener picos superiores a los 30 puntos), hasta los programas de actualidad como los de Grondona, Neustadt o Viale, todos tuvieron niveles de audiencia que permiten decir que la información fue la vedette de este año (Clarín. 29/12/93: 2).

Clarín rescata el lugar de las noticias en la transmisión de la información legitimada por el rating que la acompaña. La utilización del rating como parámetro de calidad y valoración ya aparece en 1993.

2.5. Entre lágrimas, fútbol y telenovelas: 1994

El rating es la variable a partir de la cual se realiza el balance en 1994. La transmisión del mundial de Estados Unidos y del fútbol en general, más las lágrimas de Mirtha Legrand ante las cámaras por la muerte de su marido, son los aspectos que se rescatan en términos de medición de audiencias. Así también, la telenovela es el género que se observa con expectativas (por su elevado nivel de producción, se focaliza en “Más allá de horizonte”). “El año de las emociones fuertes” se titula la nota de balance de 1994 de Clarín, al respecto se menciona:

Reconstrucciones de época, vestuarios, paisajes, mansiones con decorados auténticos, estancias, caballos, yates, autos que explotan de verdad…Cada una de las telenovelas producidas este año en la Argentina nació con destino de Ben Hur. Las superproducciones, hechas a la medida del mercado internacional, coparon el género obligando inversiones superiores a los 8 millones de dólares (Bruno: 27/12/94).

Sirvén también repara en ello, “el 9 revolucionó los esquemas con ‘Más allá del horizonte’ en tira diaria a las 21” (30/12/94: 16). En lo que respecta a los balances a partir del rating:

Mirtha y sus lágrimas por TV hicieron trepar el rating (Noticias. Sirvén: 30/12/94: 16).

Fútbol y televisión forman un cóctel comercial explosivo. Tan eficaz en nuestro medio, que ya no se concibe la supervivencia del fútbol sin la pantalla chica de socio. Las consecuencias de este matrimonio por conveniencia están a la vista (en las pantallas): una docena y media de partidos por semana, 35 horas semanales, más de 140 horas mensuales, hacen del fútbol uno de los géneros televisivos con más aire (Clarín: Hermida: 27/12/94: 4).

A medida que transcurren los años, los balances comienzan a estar hegemonizados por la lógica del rating, la programación se analiza y evalúa a partir de la cantidad de audiencia. Los propios criterios que la televisión utiliza para dar cuenta de sus “éxitos” se reiteran en las críticas, que se encarga de repetir, sin cuestionar los números de medición. Sirvén es el periodista menos obsecuente para con el medio y su tendencia se reitera en los balances anuales, donde ofrece una mirada totalizadora de la televisión que le permite rescatar lo “audaz”, sin por ello tomar un caso particular como ejemplificación de la pantalla en general.

3. La programación de verano

Enero es el mes de menor audiencia y por ello la televisión se permite el cambio de programación, dando lugar a nuevos productos que en algunas ocasiones oscilan entre la experimentación y una programación más precaria con predominio en el horario de la tarde de los programas “playeros”. Las críticas se detienen en la programación de verano, en especial en la franja de la tarde, cuyos productos son evaluados por lo general negativamente, por la reiteración y poca originalidad.

Estas críticas preponderan en los suplementos de los diarios y en Noticias. La televisión repite la misma clase de programas cada temporada y con la crítica sucede algo similar, en el sentido de que las quejas ante estos productos se mantienen a lo largo de los años. Por ejemplo, Sirvén en Noticias, verano tras verano reitera, a partir de la metáfora del calor y la insolación, lo decadente de estos programas. Compartimos algunos ejemplos de sus críticas a lo largo de los años:

Más mortífera que la peor insolación (porque ataca directamente a la cabeza), la nueva siesta televisiva es la más conmovedora muestra de la mediocridad superlativa con las que se toman algunas decisiones en la televisión argentina (Noticias. Sirvén: 13/01/1991: s/p).

Aquí en Buenos Aires tan sólo un vidrio caliente que, como el año pasado, como el año que viene, nos bombardea sin parar tirándonos a los ojos 39 horas y media semanales de arena caliente y helada agua salada a los ojos (Noticias. Sirvén: 19/01/92: 10).

La Tv playera es un clásico inevitable de cada verano. La insolación que ella produce también (Noticias. Sirvén: 10/01/93: 8).

El calor y la TV son como el agua y el aceite; se repelen y no se mezclan por más que los gerentes de programación lo intenten. Por lo general, ellos recurren al expediente más fácil que, de todos modos, casi nunca se convierte en tabla salvadora: los llamados programas “veraniegos” jamás concitan una audiencia extraordinaria y suelen morir, sin pena ni gloria (Noticias. Sirvén: 30/01/94: 8).

En un sentido similar otras críticas dicen:

Cada vez menos tolerante es el ambiente que se está creando entre los animadores de la veraniega matiné televisiva, quienes, de a poco han comenzado a tirar las primeras coces de lo que podría convertirse en una futura miniguerra de canales (Página/12. Walger: 10/01/91: 20)

Los costos de producción sólo permiten en esta época veraniega llegar hasta un balneario de la Costanera. Sus creadores parecen no tener todavía muy en claro que la espontaneidad y la frescura poco tienen que ver con la desprolijidad y la improvisación (La Nación. Freire: 04/01/91: 1).

El período estival, oportuno para probar productos, pero también terreno para una televisión sin riesgos suele abundar en muestras de estupidez (La Nación. 03/01/93: 1).

Como mencionamos en las observaciones metodológicas, las dimensiones que construimos para la investigación sólo pueden distinguirse a los fines analíticos, mientras que en la práctica se encuentran interrelacionadas y el modo en que se configura cada una de ellas tiene consecuencias sobre las restantes. En este sentido, también hemos encontrado varias críticas sobre la programación de verano a modo de adelanto de programación por canal. Por ejemplo:

Hoy a las 13 Telefé lanza su programación de verano, un mes antes del resto de los canales. En tren de anticiparse a las vacaciones, y rompiendo con la costumbre de dejar que la pantalla se enfriara para esas épocas, la emisora propone un diciembre caliente (Clarín. 05/12/94: 4).

Uno de los puntos de mayor confluencia de todas las críticas -más allá de la publicación, de quién escribe, del año en que se publica, etc.- es en las quejas y disconformidad hacia la programación de verano por su alto componente de reiteración y su falta de originalidad.


  1. De las revistas, sólo Noticias ofrece balances anuales y la programación de verano. También ejemplificaremos con los casos allí vertidos.
  2. El género lo mantuvimos en relación a como se lo establece en las propias críticas.
  3. Abreviamos P/12 por Página/12 y LN por La Nación.
  4. Lo que no es un dato menor, si tenemos en consideración que sólo ofrece cuatro críticas, es decir el 75% de los adelantos de programas de La Nación corresponden a productos de Canal 13.
  5. Una de las críticas realiza el adelanto de programación de dos canales, ATC y ATV, por eso si bien son trece artículos, se auspician catorce programaciones.


Deja un comentario