5. Tecnologías gubernamentales y expansión de los Call Centers[1]

Ilustración 3. Distribución de tecnología legislativa en la actividad de los CCs

image14

Fuente: Elaboración propia.

En este capítulo se definen una serie de desplazamientos, entre los años 2002-2010, que afectan a la actividad de CCs.

Desde vinculaciones más indirectas entre empresas y gobiernos nacionales, hacia alianzas entre los CCs y los gobiernos provinciales. Un nuevo mapa político.

Desde la inexistencia de legislación focalizada hacia los CCs, hacia la sanción de un conjunto de tecnologías legislativas que actúan como herramienta expansiva de la actividad de CCs. Un nuevo mapa legal.

Desde los CCs concentrados en CABA, la provincia de Bs. As. y Córdoba, hacia un mayor número de empresas y sedes de CCs, dispersos por todo el país. Un nuevo mapa geográfico para la actividad.

De cinco mil empleos directos generados a alrededor de setenta mil empleados en los CCs (principalmente jóvenes agentes telefónicos). Un nuevo mapa laboral.

a) Federalismo de competencia en la asociación empresas-provincias

“…al ser un sector nuevo a veces cuesta el entendimiento de su dinámica […] hasta el momento hemos logrado, por ejemplo, que en la provincia de Tucumán entiendan claramente de lo que es capaz el sector; de que en Córdoba sigan algunas exenciones impositivas”[2].
“Teleperformance es una empresa amiga”[3].

Por un lado, quien habla es Fernando Padrón, presidente del CC Action Line –Bs. As.-, quien se vanagloria que, en Tucumán y Córdoba, las autoridades del gobierno político hayan comprendido y acompañado el potencial de la actividad de los CCs. El CC que dirige se había instalado justamente en Tucumán en el año 2008 (recordemos que Action Line -Bs. As.- utiliza por fuera de la CABA el nombre Sur Contact Center para funcionar). En este período se volverán habituales las declaraciones desde sectores empresariales que aluden a “casos de éxito” a nivel provincial.

Por otro lado habla el gobernador de Tucumán en esos años, José Alperovich, quien señala la amistad que une a la provincia que gobierna con el CC Teleperformance, que también llegará a su provincia en el año 2008. Tucumán será uno de los “casos de éxito” a los que aluden las declaraciones empresariales.

Se ha constituido un vínculo entre los CCs y los gobiernos provinciales.

Nos referimos a la construcción de un espacio común que se produce a través de encuentros, discursos y acciones, y que genera relaciones asociativas entre ambos. Por ejemplo, la habitual presencia de funcionarios provinciales en la inauguración de los CCs, las visitas de los funcionarios (de las comisiones legislativas) a los empresarios para recabar información en pos de perfeccionar leyes para los CCs, las declaraciones y los viajes de los ministros y gobernadores para lograr contacto directo con las empresas y facilitar el proceso de localización de los CCs[4].

Lo que otorga entidad a este vínculo es un esquema de beneficios mutuos: para los gobiernos provinciales representa la posibilidad misma de la instalación de las empresas, en una actividad laboral con gran capacidad de generación de empleo; para los CCs, obtener diversas modalidades de subsidios y así bajar sus costos operativos. Este esquema formará parte de la lógica asociativa entre las empresas de CCs y los gobiernos provinciales. Así, las acciones de los gobiernos provinciales pasarán a tener un importante impacto económico y laboral sobre su propia jurisdicción: entre aquellos se harán más habituales nuevos procedimientos e intervenciones respecto de las funciones reguladoras sobre las actividades económicas, especialmente visibles en relación a la búsqueda de captar las (posibles) inversiones de las empresas[5].

Veamos a través de qué modalidades de subsidios se inscribirá a la actividad de los CCs bajo esta dinámica.

En el año 2002, la provincia de Córdoba ofrece beneficios legales para la actividad de CCs, convirtiéndola en pionera en este aspecto. Puntualmente otorga a todas aquellas empresas que se instalen en su provincia la exención total de impuestos en Ingresos Brutos, Sellos e Inmobiliario. Pocos años después, se multiplicarán las provincias que seguirán este rumbo (véase una sistematización de ello en el Anexo b, Cuadro 2A, p. 182[6]). En efecto, año tras año, provincia tras provincia, se produjo una ininterrumpida producción de tecnología legislativa focalizada sobre la actividad de CCs (en el concepto de tecnología legislativa incluimos no sólo las leyes sancionadas hacia dicha actividad, sino también artículos de leyes, decretos y resoluciones de carácter político-legal).

En el año 2006, en la CABA, Mendoza y Salta sancionan nueva tecnología legislativa. En la CABA se exime de la alícuota del impuesto de Ingresos Brutos. En Mendoza, se sanciona una exención de impuestos en Ingresos brutos, Sellos e Inmobiliarios por diez años. Salta otorgará puntualmente al CC Atento reducciones del impuesto de Cooperadoras Asistenciales, en el impuesto Actividades Económicas, y una exención total en el impuesto de Sellos.

En el año 2007, Tucumán sanciona nueva tecnología legislativa, introduciendo como novedad el otorgamiento de subsidios sobre una fracción de los sueldos de cada empleado contratado por los CCs, además de asumir desde la gestión del gobierno provincial gastos de reclutamiento, capacitación del personal y provisión del inmueble desde donde funcionarán los CCs, entre otras cosas.

En el año 2008, dos nuevas provincias se inscriben en esta dinámica político-legal: Chaco y San Luis. Chaco se sumará a las provincias que eximen a los CCs del impuesto a Ingresos Brutos y Sellos, y permitirá a los CCs participar de los regímenes de estímulo generales que se establezcan provincialmente para promover el empleo joven. Por su parte, San Luis también ofrecerá la eximición de dicho impuesto, a lo que sumará la particularidad de otorgar subsidios sobre el sueldo de los empleados de CCs si éstos ocupan trabajadores del Plan de Inclusión Provincial, y si tomasen población desocupada de la provincia. También ofrecerá a los CCs que se radiquen en su zona franca de Justo Daract beneficios similares a los otorgados a las empresas de software.

Finalmente, en el año 2010 la provincia de La Pampa sancionará una exención en la alícuota del impuesto sobre los Ingresos Brutos para los CCs que desarrollen la actividad en su zona franca La Pampa. (Aunque exceda al recorte temporal de este libro, vale señalar que continuaron sumándose provincias a la sanción de legislación luego del año 2010).

En suma, se podrán observar ciertas similitudes en la tecnología legislativa: en muchos casos, se utiliza el modelo de lo ya sancionada en otras provincias. Entre estas similitudes se destaca la exención del impuesto de Ingresos Brutos[7]. Pero también se observan ciertas particularidades propias de cada provincia, y una extensión más amplia e integral de los beneficios hacia la actividad, lo que parece ser acompañado por la etiqueta de “casos de éxito” puesta por los sectores empresariales, y que señalábamos al comienzo de este apartado.

Entonces, al producir toda esta tecnología legislativa, se refleja una estrategia de los gobiernos provinciales para lograr asociarse a las empresas de CCs.

Pero podemos mencionar un último aspecto que se desprende como efecto de este mismo proceso: el desafío de los gobiernos provinciales por imponerse al resto de las provincias en una “carrera” por asegurarse ser elegidos por las empresas[8].

Ya en el año 2005, pero extendiéndose en todo este período, las declaraciones que siguen se vuelven habituales entre funcionarios o representantes de los gobiernos provinciales:

“El nuevo federalismo argentino será indudablemente la disputa entre las distintas regiones del país, y aquellas empresas o noveles empresas que no se radiquen en esta provincia indudablemente escogerán otro destino”[9].
“…creemos que la Provincia de Santa Fe, en este momento, no es competitiva para el establecimiento de este tipo de empresas. Las provincias de Córdoba, Mendoza, Salta, San Juan, tienen regímenes especiales para la instalación de este tipo de empresas […] asimetría que nos pone en desventaja con otras provincias”[10].

En efecto, pareciera darse un juego federal de suma cero, donde lo que ganen unas provincias lo perderán las otras: un federalismo de competencia se ha extendido por gran parte del país.

Expresa crudamente las reglas de esta competencia las palabras del legislador cordobés Mosquera en Córdoba en el año 2005, impulsor de la tecnología legislativa que amplía y garantiza por ley los beneficios impositivos hacia los CCs que la provincia ya había otorgado tempranamente en el año 2002 mediante un decreto. La rapidez en la sanción de tecnología legislativa no debe ser soslayada dada la probada –se va haciendo cada vez más evidente en estos años- capacidad de rápida instalación de los CCs y rápida generación de empleo en un importante volumen. Cuando un gobierno político se encuentra compitiendo con otros, no se debe perder tiempo[11].

Este federalismo de competencia lo expresa también acertadamente el legislador Nicotra, del bloque Partido Justicialista-Frente de la Victoria (PJ-FV), cuando en el año 2008 en la cámara de diputados santafesina, al solicitar la entrada a un proyecto de ley que regula las exenciones impositivas para los CC en Santa Fe, menciona las dificultades en la competencia con otras provincias por no tener a mano estas herramientas.

Hemos visto, entonces, que se conforma un modelo de rentabilidad empresarial que parece sostenerse por acciones de los gobiernos provinciales, y que remite a una política de subsidios focalizados y múltiples (impositivos, salariales, de capacitación laboral y de logística operativa) de veloz sanción y ejecución. En definitiva, se trata de un ejercicio gubernamental que vincula las fuerzas de ambos (sectores empresariales, gobiernos provinciales) en función de la expansión de la actividad de CCs. Por el contrario, de su seno no emergerán efectos profundos sobre el contenido del trabajo que se fomenta: resulta interesante observar que, si bien se reconocen ciertas problemáticas asociadas a este tipo de trabajo –incluso por quienes impulsan la tecnología legislativa mencionada- en las sesiones legislativas que fomentan la llegada de los CCs no se avanzará en la regulación del trabajo. La dinámica unidad estratégica entre los gobiernos provinciales y los sectores empresariales de CCs logrará, efectivamente, expandir la actividad, pero no modificar las prácticas laborales concretas de su ejercicio.

Pasemos ahora, entonces, a mostrar las características y efectos concretos de esta expansión.

b) Los CCs y la dinámica de expansión de empresas y empleos

Pocos meses antes de la crisis argentina del año 2001, la actividad de los CCs transitaba por un camino de significativo crecimiento a nivel mundial pero ¡también en Argentina, en un proceso de retracción muy generalizada de la economía![12]. Incluso, en el año 2002, se registra un leve aumento en el nivel de empleo en esta actividad[13].

Se mantiene y consolida un esquema de expansión de empresas y sedes de CCs, lo que se corresponde con una mayor generación de empleo en los CCs entre los años 2002 y 2010.

Cabe señalar que, si bien han entrado nuevas grandes empresas a la actividad de CCs en estos años, lo que crece más significativamente es la cantidad de sedes que las empresas ya instaladas han abierto, así como el nivel de empleo generado por éstas y una mayor heterogeneidad de los servicios que desarrollan. Las principales empresas que se suman en este período a las ya instaladas serán Call Center Telecom y Apex América[14].

En el año 2002 surge Call Center Telecom, nuevo lanzamiento de la empresa telefónica de su negocio de CC tercerizador. Como ya mencionamos, Telecom, junto a Telefónica, son los proveedores del servicio de telecomunicaciones, privatizado a comienzos de los años noventa. El nuevo CC brinda servicios no sólo a la propia empresa Telecom de la cual surge, sino a distintas empresas a las que les ofrece variados servicios.

Ya desde sus inicios, Call Center Telecom pone en funcionamiento siete sedes distribuidas en distintos lugares del país, y cuenta con ochocientas cincuenta posiciones de trabajo para más de mil quinientos agentes telefónicos, para brindar los servicios de ventas, cobranzas, atención de clientes, mesa de ayuda y encuestas telefónicas, entre otros[15].

Por su parte, Apex América se instala en Córdoba en el año 2003; inicialmente de capitales argentinos, chilenos y canadienses, pronto, en el año 2006, será comprada por capitales norteamericanos del grupo Sykes, pasando a denominarse Apex A. Sykes Company, la cual profundizará los negocios de exportación. Sin embargo, en el año 2010 nuevamente será recomprada por sus dueños originales, quienes fomentarán mayores negocios para cubrir el mercado argentino y expandir sus sedes de CCs hacia países de la región con menor costo laboral que el nuestro.

Lo interesante de su historia radica en que ilustra una característica general de la actividad de los CCs en estos años: expansión de los CCs, con un cambio en sus estrategias de competitividad que comienza hacia el año 2008 y se hace más notable entre los años 2009 y 2010, cuando algunos grandes CCs o bien dejan de ofrecer algunos servicios o bien reorientan sus negocios, dejando de cubrir el mercado de exportación de servicios, volcándose a cubrir un mercado argentino menos afectado por la crisis internacional, o bien intentan expandirse a nivel regional[16].

El resto de las grandes empresas, que ya habían surgido en el período de construcción de la actividad, ahora, durante el período que denominamos de generalización de la actividad de los CCs, desplegarán toda una serie de estrategias de competitividad que los llevarán a desarrollar nuevos negocios, profundizar o priorizar los negocios internacionales (servicios de exportación), instalar sedes en nuevos espacios físicos, ya no necesariamente circunscriptos a Córdoba y la CABA como en la etapa previa; también llevarán a cabo fusiones, adquisiciones de otros CCs, cambiarán de nombres.

Enfoquémonos ahora sobre la generación de empleo.

Pues bien, se observa un significativo crecimiento en la generación de empleo en nuestro país: en la tabla 1 se observa la evolución de empleo directo generado por los CCs tercerizadores.

A nivel del empleo total, se produce un constante y pronunciado aumento del empleo, que pasa de doce mil empleos en el año 2003 hasta alcanzar los setenta mil empleos en el año 2008, para luego producirse una caída, llegando en junio del año 2009 a algo más de sesenta y seis mil empleos (caída del 5%).

Tabla 1. Evolución del empleo directo generado por CCs tercerizadores, a total y en servicios de exportación. Argentina, período 2003-junio de 2009[17]

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la Agrupación de Centros de Contacto al Cliente de la Cámara Argentina de Comercio[18].

A nivel del empleo en los servicios de exportación brindados por CCs desde Argentina (es decir, para cubrir a los clientes de las empresas localizados en el mercado externo), la evolución del empleo en el periodo 2005-2009 nos revela aspectos interesantes. Como se observa, en el año 2005 se generaban más de diez mil empleos, cifra que crece a más de veinticinco mil empleos a finales del año 2008 (aproximadamente 140% de aumento en cuatro años). La tendencia de crecimiento se quiebra hacia junio del año 2009, donde cae a aproximadamente veintiún mil empleos (cae cerca del 15%). La precisión que nos ofrece este último cuadro de empleo es importante para entender que, con la denominada crisis internacional que emerge con fuerza desde el año 2008, se han retraído principalmente las posibilidades de cubrir mercados externos.

En suma, los datos nos indican que la evolución del empleo directo generado por los CCs tercerizadores en Argentina entre los años 2003 y 2009 ha sido de un crecimiento significativo, aproximadamente del 450% en dicho período a nivel total. Y que del total de dicho empleo al año 2009, aproximadamente un tercio se debe a los servicios de exportación.

Pero aún podemos sacar algunas conclusiones más.

Tenemos la posibilidad de mostrar los datos de empleo distribuidos por provincias. Ello nos permite observar tres datos a tener en cuenta: por un lado, una sistemática pérdida relativa (no absoluta) de empleo en la CABA[19] frente al crecimiento del resto de las provincias; por otro lado, una pérdida de empleo absoluto en Córdoba en el año 2009, luego de constantes e importantes aumentos año tras año; por último, el crecimiento sostenido del empleo en provincias donde hasta el año 2006 no había registros de este tipo de empleos (Salta, Tucumán).

Tabla 2. Evolución del empleo directo generado por CCs tercerizadores, y participación porcentual por provincia. Argentina, período 2003-junio de 2009

Fuente: Elaboración propia en base a datos de la Agrupación de Centros de Contacto al Cliente de la Cámara Argentina de Comercio[20] (*) Específicamente el informe registra empleo en la ciudad de Rosario.

Caractericemos un poco más de cerca los efectos en cuanto a la nueva distribución territorial de la actividad de CCs.

En primer lugar, la CABA y Córdoba son los territorios donde esta actividad tiene la mayor cantidad de empleo. Luego, aparecen las provincias de Bs As, Mendoza, Tucumán, Santa Fe y Salta.

Sin embargo, la CABA pierde porcentualmente empleo año tras año frente al resto de las provincias (con un leve amesetamiento en el año 2006). Frente a ello, Córdoba se convertirá en el año 2008 en la provincia con mayor cantidad de empleo en todo el país. Sin embargo, un año después, perderá más de mil empleos, primera caída del empleo en esta provincia en todos estos años.

Singular relevancia tiene también el avance del empleo en los CCs en el resto de las provincias del país. Hacia el año 2004 comienza a registrarse empleo en Santa Fe y Mendoza. Luego, en el año 2006 se suma Salta, y luego en el año 2007 se suma Tucumán. Estas dos últimas provincias mantendrán los niveles de empleo incluso en el año 2009, cuando especialmente tanto la CABA como Córdoba (y en menor medida Santa Fe y Mendoza) pierden empleo (en términos absolutos) de forma significativa. Este dato no es menor: serán estas provincias del norte del país –a las que se sumará con fuerza la provincia de Chaco, como veremos en los próximos apartados- las que tendrán un crecimiento constante en estos años, que aún no se refleja acabadamente en los datos que mostramos y que, incluso continuará en los años más recientes, que exceden a lo documentado en este libro.

El crecimiento del empleo irá mostrando, entonces, una distribución territorial más homogénea en todo el país, alejándose de la concentración que mostraba hacia comienzos de este período, cuando se asentaba exclusivamente en la CABA, en su cercana provincia de Buenos Aires, y en Córdoba.

En este proceso, finalmente, nos gustaría mostrar cómo toda la tecnología legislativa que señalamos y describimos en el apartado previo, se vuelve un elemento central en las estrategias de localización de las empresas de CCs.

El gráfico que sigue permite observar una relación entre el año de sanción de dicha tecnología legislativa en las provincias y la generación de nuevo empleo en cada una de ellas, consecuencia de la llegada de los CCs.

Gráfico 1. Evolución de la cantidad de empleos de CCs tercerizadores en el período 2003-junio de 2009 y año de sanción de primera tecnología legislativa, según provincia

Fuente: Elaboración propia, en base datos de empleo de la Agrupación Centros de Atención al Cliente de Cámara Argentina de Comercio, cruzado con datos propios de año de sanción de legislación hacia los CCs. (*) No se han graficado las provincias de Chaco, San Luis y La Pampa, donde tenemos registro de tecnología legislativa en este período, pero no disponemos datos exactos de empleo. Igualmente cabe señalar que distintos relevamientos en diarios provinciales indican la generación de empleo luego de la sanción de legislación (mostraremos en el próximo apartado el caso chaqueño). (**) No se han graficado las provincias de Buenos Aires y Santa Fe. No hemos registrado legislación específica hacia la actividad de CCs en este período.

Las curvas en la cantidad de empleo permiten observar su vertiginoso crecimiento luego de sancionada la tecnología legislativa por cada gobierno provincial.

Los dos principales territorios donde se produce generación de empleo en los CCs son Córdoba y la CABA. Es justamente donde primero se comienza a legislar para atraer las inversiones en CCs, en los años 2002 y 2004, respectivamente.

Luego, del año 2006 en adelante, en otras provincias, como Mendoza, Tucumán y Salta, comienza a suceder un crecimiento significativo en la generación de empleo. Esta tendencia coincide con la sanción de leyes en estas últimas provincias. Así, la dinámica de generación de empleo en los CCs funciona en correspondencia a la sanción de tecnología legislativa.

Recapitulemos. Se han producido procesos transformadores en la esfera laboral.

En el anterior apartado hemos visto formarse nuevas alianzas entre empresas y gobiernos políticos (en este caso provinciales) y nuevas modalidades de federalismo competitivo asociadas a la posibilidad de localización de las empresas de CCs y a la sanción de legislación específica hacia la actividad; en este apartado, mostramos principalmente la llegada de dos nuevas grandes empresas de CCs, una mayor heterogeneidad de los negocios en la actividad que trae mayor empleo (particularmente, los servicios de exportación), la generación de empleos inéditos en las provincias hasta el período que abordamos en esta parte II (excepto en Córdoba, la CABA y la provincia de Buenos Aires) y, finalmente, mostramos cómo la generación de empleo crece en función de aquellas tecnologías legislativas, como instrumento expansivo central. Pues bien, ¿quiénes vendrán a ocupar todos estos empleos generados?

c) Los jóvenes y el (primer) empleo en los CCs

¿Cómo negarse, en el marco de una coyuntura laboral deteriorada desde la salida de la crisis argentina del año 2001, a obtener rápidamente empleo en cantidad, de carácter formal, y que demanda especialmente a los jóvenes, grupo habitualmente más vulnerable en materia laboral, por sus escasas calificaciones y experiencia previa?[21].

Este interrogante encontrará una respuesta en una actividad como la de los CCs. Los gobiernos políticos actúan movidos por la urgente necesidad de crear trabajo o crear condiciones para que el sector privado genere empleo, para reintegrar a gran parte de la población al mercado laboral. Los debates en las legislaturas parecen haber transitado en esta clave, en torno a las facilidades que esta actividad brinda para el ingreso al mercado laboral. Por el contrario, no se profundiza en el análisis sobre a qué tipo de empleo se ingresará: no se aborda –o se lo hace marginalmente- el contenido mismo de las prácticas laborales, por ejemplo, sobre las condiciones desgastantes y efímeras del empleo, sus condiciones de salubridad, las competencias necesarias para acceder a los puestos de trabajo, las posibilidades de capacitación y ascenso en las empresas.

No se debate esencialmente qué tipo de trabajo es fomentado para los jóvenes, aunque las referencias hacia ellos se harán presentes en una variedad de discursos.

“Este tipo de empresas tienen la característica de que la mano de obra que necesita, son fundamentalmente gente joven, desde los 19 a los 29 años. Santa Fe tiene, según el último censo, alrededor de 250 mil estudiantes entre los 19 y los 29 años que cumplen con una función, que es el primer empleo para los jóvenes, y como son de una carga horaria de 6 horas, se complementan perfectamente con la cantidad de estudiantes que tienen las ciudades más importantes de la provincia”[22].

Las palabras del ya citado legislador santafesino Nicotra expresan situaciones e intenciones comunes al resto de las provincias que hemos venido mencionando: si en la primera parte del libro describimos el conjunto de cálculos empresariales sobre el trabajo que hacían emerger la figura del agente telefónico, ahora podríamos señalar la existencia de estrategias políticas, que lograrán hacer corresponder a los jóvenes de las ciudades con la actividad de los CCs. En efecto, surge una nueva ecuación que enlaza dos factores: necesidad cuantitativa de agentes telefónicos-grandes cantidades de jóvenes sin empleo viviendo en las principales ciudades de cada provincia. (La generalización de la actividad de CCs se recorta como un fenómeno laboral fuertemente urbano).

Así, los CCs ya no sólo ofrecen empleo, sino que su empleo lo ocupan los jóvenes, fracción de la población históricamente vulnerable en materia laboral. Este aspecto ubica a la actividad de CCs como un sector económico que desde la perspectiva de los gobiernos provinciales justifica los subsidios que, hemos visto, obtiene frecuentemente y en la mayor parte del país.

Repasemos sólo algunos ejemplos de las políticas hacia los jóvenes en estos años: para concretar la llegada del CC Teleperformance a Tucumán, el gobierno provincial realiza charlas informativas en la universidad para presentar la propuesta laboral y realizar la búsqueda de los trabajadores necesarios, logrando que se reciban cinco mil solicitudes de empleo[23]; el proyecto de ley que luego se transformará en la ley 9232/05 cordobesa, sostiene en su fundamento la búsqueda de crear un polo de desarrollo para los CCs desde donde se pueda brindar oportunidades laborales a los jóvenes[24], en una provincia que, recordemos, ostenta una importante cantidad de universidades y estudiantes; el decreto 3987/08 chaqueño remarca en su fundamento que es un objetivo principal del gobierno provincial apoyar toda actividad privada que demande intensamente trabajadores jóvenes y le otorga a la actividad de CCs la posibilidad de participar de los regímenes de estímulo provincial para promover el empleo joven[25]; en Mendoza, se destaca desde el CC Intelicom que la instalación de los CCs en la provincia se debe principalmente a la calidad de los recursos humanos y al crecimiento de estudiantes universitarios, mientras para el gobierno provincial son una pieza clave para mantener los niveles de empleo[26]; en San Juan en el año 2007, el entonces gobernador José Luis Gioja concurre a la inauguración del CC Sur Contact Center, que llega a la provincia apostando a los jóvenes que tiene la universidad de San Juan[27]. Podríamos seguir enumerando ejemplos. Pero retomemos el cuadro general.

Si en el apartado anterior la fórmula de asociación entre las empresas de CCs y los gobiernos provinciales la resumimos bajo el título de federalismo de competencia (con la secuencia: sanción de tecnología legislativa, instalación de CCs, generación de nuevos tipos de empleos), lo que sigue a ello es el acople a dicha fórmula de los contingentes de jóvenes a emplearse. Y, en efecto, informes empresariales señalan que aproximadamente el 75% de los empleados de los CCs tienen entre dieciocho y veintiséis años[28]. Queda despejada la incógnita sobre los trabajadores disponibles para aquellos empleos: los habrá, y en medida suficiente.

Si se ha apuntado al ingreso de los jóvenes al mercado laboral, como hemos visto, las tecnologías gubernamentales de los gobiernos provinciales han resultado exitosas. Desechemos radicalmente, entonces, la idea del sector empresarial como único motor de la expansión de CCs: el siguiente apartado volverá ello más visible, al integrar en mayor medida a quienes encarnan dicha expansión. El motor es un engranaje con distintas piezas.

d) Políticas de expansión

La expansión de la actividad de los CCs implicará, finalmente, explícitas articulaciones de los actores que incidirán en este proceso. Para volver ello visible, pasemos a indagar en su desarrollo en las provincias.

Hemos profundizado en dos ejemplos, la descripción de la llegada y funcionamiento de la actividad de los CCs en las provincias de Córdoba y Chaco, que ilustran los matices de cada una de las etapas dentro del período 2002-2010 y, asimismo, precisan la versatilidad mostrada por esta actividad para lograr expandirse durante todos estos años en nuestro país.

d.1) In dubio pro empleo. Los CCs en Córdoba

“Con este marco hay muchos cordobeses y cordobesas que están tocando timbre permanentemente para lograr un empleo […] Se han planteado ciertas dudas -algunas de las cuales comparto-, pero hay una máxima en el derecho laboral, el ´in dubio pro operario´. Creo que en materia del ejercicio de gobierno, por lo menos en estas épocas, tenemos que plantear el ´in dubio pro empleo´. […] Señora presidenta, aunque algunos legisladores digan que este tema tiene todo en contra, salvo la salida laboral, nos quedamos con la salida laboral”[29].

En el año 2005, y luego de hacer un repaso de las cifras de la coyuntura socioeconómica en el país (enfatizando la existencia de más del 40% de pobreza, y una desocupación del 13% -que sería del 17% sin los planes sociales de jefes y jefas de hogar-), un firme defensor del proyecto de ley que busca atraer la llegada de los CC a la provincia de Córdoba, el legislador Mosquera -integrante del bloque Córdoba Justicialista, que responde al entonces gobernador Juan Schiaretti- resalta que el énfasis en el ejercicio de gobierno en Córdoba estará colocado en que los cordobeses consigan empleo, y en función de ello, se intentan crear condiciones impositivas beneficiosas para las empresas de CCs. La salida laboral que brindan estas empresas debe eximir del resto de las dudas sobre esta actividad laboral y sobre las prácticas laborales organizadas desde los CCs. El in dubio pro empleo deja en un segundo plano las críticas o señalamientos hacia la ley, que no pondera los problemas de salud para los trabajadores que se desempeñen en los CCs, ni las dificultades de sindicalización en esta actividad, ni el bajo costo de la mano de obra que usufructúan las empresas de CCs internacionales, ni las escasas posibilidades para el desarrollo provincial que genera una actividad como la de los CCs, a la que se está privilegiando por sobre otras: ello no se pondrá central y profundamente en discusión en este ámbito parlamentario provincial[30].

La legislatura provincial terminará sancionando la ley 9232/05, basada casi textualmente en un anterior decreto, el 683/02, que, recordemos, remitía casi exclusivamente a exenciones impositivas para los CCs. La ley, más que introducir nuevo articulado, busca ofrecer mayores garantías jurídicas a las empresas sobre lo ya otorgado[31]. El contexto nacional y provincial, en el año 2005, era aún de alto desempleo y alta competitividad de los salarios a nivel global. La provincia de Córdoba –especialmente su ciudad capital- es quien mayor empleo de los CCs obtuvo en estos años, pasando de generarse dos mil empleos directos en la actividad en el año 2003, a más de veintinueve mil en el año 2008.

En el período mencionado las cinco empresas más importantes en la provincia son Action Line (recordar que luego se denominará Allus Global al fusionarse capitales argentinos con colombianos), Apex América (recordemos también sus distintas denominaciones: Apex A. Sykes Company al ser adquirida por capitales norteamericanos en el año 2006, luego vuelta a adquirir por sus dueños originarios –argentinos, canadienses, chilenos- en el año 2010), Multivoice (capitales norteamericanos), JazzPlat (capitales españoles) y Atento (capitales españoles); todas ellas se ubican en la capital provincial. Estas empresas, las principales en volumen de empleo generado, tienen posibilidades de obtener y realizar negocios de exportación de servicios, aunque también cubrir los servicios del mercado argentino[32].

Si bien funcionaban en Córdoba algunas empresas antes del año 2002, la regulación provincial hacia la actividad de CCs, pionera en otorgar exenciones impositivas como ya hemos visto, será el pilar inicial para la llegada de gran cantidad de nuevas empresas luego de aquel año. Sin embargo, la particularidad del ejemplo cordobés no se reducirá a una rápida capacidad de sancionar tecnología legislativa.

Especialmente a partir del inicio del año 2001, comenzaron a organizarse los distintos actores que buscaban consolidar a Córdoba como destino de inversiones en el sector de las tecnologías de la información y comunicación (TICs). En primer lugar, dentro de un programa de fomento a la creación de un polo tecnológico –con regímenes de promoción industrial para la radicación de industrias tecnológicas y desarrollo de software- se terminará incluyendo a los CCs como parte de este polo: en el año 2001 funcionarán y generarán empleo los primeros dos CCs dentro de dicho polo, con el paso de los años el empleo crecerá[33].

En este sentido, en la actividad de los CCs, Córdoba ha demostrado cierta capacidad de integración de las iniciativas privadas para lograr diversos tipos de beneficios. Veamos.

Las empresas de CCs –especialmente las más grandes- han conformado en el año 2006 una cámara empresarial propia con peso para negociar beneficios hacia el sector, la denominada Cámara Empresaria de Servicios de Contactos para Terceros (CESCT), conformada por directivos que son, a su vez, los gerentes generales de los CCs más grandes en la provincia. La CESCT ha realizado un conjunto de acciones de lobby empresarial[34] en diferentes direcciones: han podido vincularse a otros actores con capacidad de incidencia en la expansión de los CCs, han logrado participar e incidir sobre la sanción de tecnología legislativa (aún cuando todavía la cámara no se había fundado formalmente), han mantenido vínculos habituales con funcionarios políticos de alto rango provincial y municipal[35] e, incluso, en el año 2006, han participado en la elaboración y sanción de un convenio propio para la actividad de empresas de CCs tercerizadoras (451/06), pasando a encuadrar allí a los agentes telefónicos cordobeses (en el Capítulo VI – Apartado b, trataremos las regulaciones sobre el trabajo con mayor detalle).

Sin embargo, desde el año 2007 este sendero, relativamente exento de obstáculos para la rentabilidad de las empresas y para la expansión de la actividad de los CCs, comenzará a modificarse. Córdoba sufrirá salidas y cierre de CCs con la consiguiente pérdida de empleo, lo que se volverá más visible hacia el trienio 2008-2010. No será casual que nuevos colectivos laborales ganen protagonismo, dada una (nueva) coyuntura de despido de trabajadores. A modo de ejemplo: el cierre progresivo desde el año 2008 de la empresa JazzPlat en Córdoba, que llega a tener mil quinientos empleados y presta servicio a un único cliente español, Jazztel. Este CC comienza a despedir empleados hasta producir el despido de sus últimos ciento noventa empleados entre los años 2012 y 2013, para luego cerrar definitivamente su plataforma en Argentina y trasladar sus operaciones a Chile[36]; en el año 2010 cierra el CC Promarket, a causa del término del contrato que tenía con la empresa mexicana Telmex. Ante este hecho, Argüello Pitt, secretario gremial de la CESCT señala que el costo total por hora por empleado es de 11,50 dólares en Argentina, 6,50 dólares en Perú y 7 dólares en Colombia, desfasaje producido en los últimos cuatro años por el incremento de los costos salariales que ya no permiten competir a nivel internacional[37].

Si las voces de los sectores empresariales enfatizarán la suba de costos, los reclamos laborales se volverán más intensos ante la (posible o efectiva) salida de los CCs y en función de los despidos de trabajadores, y, asimismo, una mayor heterogeneidad en las formas de representación de los colectivos laborales se hará más visible. Se multiplicará el protagonismo de los colectivos laborales paralelos al sindicato oficial, la Asociación Gremial de Empleados de Comercio de Córdoba (AGEC); y las grandes empresas de CCs enfrentarán una serie de conflictos, que se mantienen en continuado.

El colectivo laboral denominado “Calls en Lucha”, quizás uno de los más activos, realizará protestas en los CCs Jazzplat y Multivoice en el año 2006; a finales del año 2008 realizará escraches en el CC Próximo Contac Center, en abril y junio del año 2009 realizará sendas marchas de protesta contra el CC Atento[38]; finalmente, en el año 2010 denunciará una progresiva campaña de despidos y pérdida de derechos laborales de los trabajadores del CC Allus Global[39] (lo que desembocará en el traslado de algunas operaciones hacia una nueva sede que el CC abre en Perú, hecho mencionado en el capítulo previo en torno a las disputas con el gobierno nacional). Por esos mismos años en que crece la intensidad de las acciones de Calls en Lucha, comienza a ganar protagonismo otra organización laboral, la Asociación de Trabajadores de Centros de Contactos y Afines de Córdoba (ATCCAC), más formalizada que la anterior, inscripta gremialmente. Junto a los demás colectivos laborales, ATCCAC intentará en estos años incidir sobre la actividad de los CCs en Córdoba (veremos con algo más de detalle en el siguiente capítulo sus disputas por la representación gremial con AGEC).

Todo este conjunto de acciones reseñadas, resistidas por los sectores empresariales, se visibilizarán fuertemente cuando la actividad de los CCs en Córdoba deje de crecer.

Sin embargo, esta extensión de los conflictos y cierta continuidad en el tiempo no ha restringido la expansión de la actividad, aunque haya producido nuevas estrategias empresariales de localización[40]: versátil, la actividad de los CCs comenzará a surgir y se expandirá en forma vertiginosa en la provincia del Chaco.

d.2) De Chaco al mundo. Los CCs en el Chaco

“Este tipo de empresa se está instalando en todo el mundo, es ´lo que se viene´ […] Podemos desde aquí, el Chaco, prestar servicios a empresas de México, España, de habla hispana, y lógicamente, si tenemos gente que maneje otros idiomas, también podemos prestar un servicio a todo el mundo”[41].

En el año 2008, en los debates en la legislatura provincial chaqueña, la diputada Cristófani del Bloque Alianza Frente de Todos, impulsora junto al poder ejecutivo conducido por el entonces gobernador del Chaco Jorge Capitanich del proyecto para la radicación de CCs, señalaba la posibilidad de brindar servicios desde Chaco a todo el mundo.

Dos años después, en el año 2010, al confirmarse la radicación en la provincia del CC Allus Global, el funcionario encargado de las gestiones para su arribo señala:

“Esta gestión ha puesto en marcha el programa más importante de la historia del Chaco en cuanto a incentivos y estímulos para la inversión privada y la generación de empleo, y los resultados están a la vista”[42].

El inicio de los servicios de CCs en la provincia del Chaco es uno de los más recientes comparado con el resto de las provincias en el período que estudiamos aquí. La provincia mostrará un crecimiento exponencial de los niveles de empleo generados por los CCs, en una actividad inédita hasta el año 2008.

Cuando Córdoba comienza a perder empleos en CCs y las empresas enfatizan cada vez con mayor asiduidad los altos costos laborales de la actividad, la provincia de Chaco comienza a ganar empresas y empleo. El federalismo de competencia parece volverse presente: las acciones del gobierno provincial aparecerán rápidamente, se sancionarán distintos instrumentos de tecnología legislativa, y desde los discursos de sectores empresariales se postulará a Chaco como nuevo “caso de éxito”.

Son notables las gestiones que se realizan desde el gobierno provincial para que esta actividad laboral pueda hacer pie en su provincia, rezagada en cuanto a la posibilidad de generar empleo desde el sector privado. En este sentido, la justificación de la estrategia política parece sustentarse en impulsar al sector privado de la economía, ya que son escasos los emprendimientos privados en esta provincia, lo que es señalado en los debates legislativos: Chaco es una provincia que carece de grandes industrias como para generar empleos[43]. Pues bien, si ese era el diagnóstico, diversas regulaciones para atraer a la actividad de los CCs a la provincia serían una de las soluciones recetadas.

En el año 2008 comenzará la sanción de diversas tecnologías legislativas.

La ley 6.209[44] establece un régimen de promoción para las empresas de CC. Por dicha ley la actividad de CCs queda eximida del pago de los impuestos a los Ingresos Brutos y Sellos en un 100% durante los primeros cuatro años y luego de manera decreciente (por un plazo total de ocho años), invitando también a los municipios chaqueños a adoptar medidas similares con respecto a los tributos que sean de su jurisdicción.

Tenemos entonces la primera modalidad en la política de subsidios: exenciones impositivas.

Dos meses después se reglamenta la ley mediante el decreto 3987/08[45]. La reglamentación profundiza en la segunda modalidad de subsidios: los beneficios laborales. Detalla el otorgamiento de beneficios que dará el gobierno provincial a los CCs por la contratación de trabajadores de dieciocho a treinta años de edad (personal no directivo ni gerencial). Este beneficio consistirá en pagos en dinero en efectivo equivalentes a un porcentaje de la remuneración total de cada trabajador, durante los cuatro primeros años de trabajo, en una escala que oscilará entre el 5% y el 30% de su remuneración, decreciendo luego del primer año de trabajo del empleado, pero creciente según el volumen de empleo generado por la empresa. En otras palabras, desde el gobierno provincial se premia, por un lado, en mayor medida el primer año de trabajo del empleado (recordemos que, según vimos en la primera parte de este libro, los trabajadores no permanecen demasiado tiempo en los CCs); por otro lado, se premia a las empresas más grandes, con mayor capacidad de generación de empleo.

También el decreto incorpora una tercera modalidad de subsidios: beneficios inmuebles. Los CCs que se instalen en el Chaco podrán recibir de parte del gobierno provincial facilidades en la locación o directamente la cesión en comodato de bienes inmuebles de dominio estatal, extendidas como máximo hasta el cuarto año de funcionamiento del CC. Se utilizará para ello, entre otros, las instalaciones de una antigua dependencia del edificio del Ministerio de Desarrollo Social provincial.

Todas las modalidades de subsidios se asocian a un tiempo regulado de permanencia de las empresas de CCs en la provincia.

Finalmente, en el año 2010 se produce el decreto 1.058[46], el cual, al modificar un artículo del anterior decreto, mejora las condiciones de subsidios laborales implementadas en el año 2008: los mismos montos de subsidios al sueldo que antes requerían a los CCs tener más de quinientos empleados, ahora también se otorgan solamente teniendo más de treinta empleados, quitándose los requisitos en los límites máximos de edad de los trabajadores. En otras palabras, se flexibilizan las condiciones de acceso a los subsidios.

Nos hemos detenido más detalladamente en las políticas de subsidios del gobierno chaqueño porque esquematizan adecuadamente toda la variedad de modalidades de ayudas hacia la actividad de CCs implementada desde las provincias argentinas en estos años.

Sin embargo, la expansión de la actividad de CCs en el Chaco no se reduce solamente a la sanción de tecnología legislativa. Opera en sintonía con otras promesas y acciones del gobierno provincial.

En el año 2008, el gobernador Capitanich concurre a la inauguración de un CC mediano (Telcel) y promete crear tres mil puestos de trabajo en CCs en la provincia de Chaco y la próxima apertura de un centro de formación profesional en Contact Center del nordeste[47]. Desde la Agencia de Empleo provincial, dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Empleo, se pone a disposición de las empresas bases de datos con la elaboración de perfiles laborales de recursos humanos para que luego la empresa entreviste a las personas registradas, con lo cual se reducen significativamente los costos de selección de personal[48].

Las gestiones provinciales se intensifican durante los años 2009 y 2010, y ofrecen resultados: se multiplican los anuncios y planes de las empresas. Cuatro CCs funcionarán (o confirmarán su pronta radicación) durante el período 2008-2010 en la provincia del Chaco: Telcel, Voicenter, y las dos empresas más grandes, Atento y Allus Global (ex Action Line).

La estrategia de los sucesivos gobiernos provinciales de direccionar distintos tipos de subsidios para atraer la llegada de las empresas de CCs sigue manteniéndose constante y efectiva a lo largo del tiempo: la generación de empleo en los CCs en esta provincia crecerá cada vez en mayor medida, hasta nuestro presente más cercano[49].

e) Reflexiones sobre el Capítulo 5

Todo se ha expandido. La instalación de empresas y la multiplicación de nuevas sedes se corresponden a un crecimiento de magnitud en términos de generación de empleo. La actividad de los CCs ha consolidado un nuevo ordenamiento en la esfera laboral: ¿qué sabemos de este nuevo orden?

La actividad de CCs se ha vuelto masiva a nivel del empleo. Su dispersión geográfica nos ha indicado que esto se ha hecho efectivo en buena parte de nuestro país.

Se ha vuelvo evidente que la expansión de la actividad no se debe a las puras reglas del mercado, a una “mano invisible”, en tanto han existido intervenciones políticas concretas que han apuntalado la expansión de los CCs. La sanción de toda una serie de tecnologías legislativas a nivel provincial (instrumento común en la multiplicación de beneficios impositivos, laborales, logísticos e inmuebles para las empresas) ha actuado como catalizador de la llegada de los CCs a las provincias. El despliegue de políticas de empleo orientadas a los jóvenes han posibilitado el acople entre las empresas y los trabajadores requeridos, convirtiéndolos en agentes telefónicos.

Los gobiernos provinciales toman así protagonismo en la creación de condiciones para generar empleo, facilitando la llegada de los CCs. No es poco otorgar una variedad de tipos de ayudas en forma de subsidios y políticas concretas y focalizadas hacia los jóvenes, implica elegir una actividad económica y un sector de la población frente a otros, y esta elección debe ser justificada: la rápida y masiva generación de empleo que trae la actividad de CCs legitimará en parte dicha elección. Este esquema terminará definiendo en muchos casos las estrategias de localización de las empresas, que poseen una cierta flexibilidad para brindar sus servicios desde distintos puntos de nuestro país (y vimos también, especialmente en Córdoba, que tendrán también flexibilidad para mudarse a otros países de Latinoamérica). En este sentido, las empresas y los gobiernos provinciales han actuado a partir de una importante unidad estratégica de acción. Si en el marco de salida de la crisis argentina todo parece fluir aceitadamente en su expansión, unos años después la ecuación ya no cierra como antes: los salarios ya no son tan bajos, y las posibilidades de conseguir contingentes de jóvenes desocupados se achican. ¿Se termina el negocio? No. Varían, en parte, las reglas de juego: cuando se pierde “competitividad” por salarios, aumenta la “competencia” entre las provincias, buscando allí los CCs nuevas ecuaciones que mejoren su rentabilidad.

Dinámica expansiva, entonces, en clave de alianza sustentada en la cantidad de empleo generado. Las negociaciones por imponer debates y criterios de codificación sobre las prácticas laborales, sobre el contenido mismo del trabajo en los CCs, irán por otro carril: implicarán el protagonismo de otros actores y procesos, como mostraremos en el siguiente y último capítulo de este libro.


  1. Este capítulo y el siguiente sustentarán sus interpretaciones a partir de versiones taquigráficas de los debates políticos en varias legislaturas provinciales, en el análisis de legislación vigente hacia la actividad de CCs, así como en la recopilación de documentos desde distintas fuentes con información sobre la actividad de CCs en el período 2002-2010: convenios colectivos laborales, documentos empresariales, tablas de empleo en los CCs.
  2. Entrevista a Fernando Padrón, presidente del CC ActionLine, en Revista Contact Center Nro. 46, año 2010. Véase: http://www.contactcentersonline.com/revista.php?IdRevista=143 (p. 53) [Última visita 11-3-2016].
  3. Declaraciones de diciembre del año 2009 del entonces gobernador de Tucumán, José Alperovich.
    Véase: http://www.contexto.com.ar/vernota.php?id=14011 [Última visita 23-7-2013].
  4. Alperovich comenta al inaugurar Teleperformance en el año 2008: hace dos años empecé a recorrer los call center en Buenos Aires, hablé con los empresarios para que inviertan en Tucumán”.
    Véase: http://www.contexto.com.ar/vernota.php?id=14011 [Última visita 23-7-2013].
    Recíprocamente, el director ejecutivo de Teleperformance, Norberto Varas declara que: “La industria de la tercerización de centros de atención al cliente es muy dinámica y Tucumán nos ofrece muy buenas posibilidades para seguir creciendo”. Fuente: Revista CC Sur 12-8-2008.
    Véase: http://www.ccsur.com/vercont.php?contenidoID=3116 [Última visita 7-3-2016].
  5. Vale aclarar que este tipo de procesos no son una novedad exclusiva de los CCs, y trascienden en tiempo y espacio a nuestro caso particular: hace ya algunos años David Harvey (1989) señalaba la existencia de un nuevo espíritu empresarial que tiene como centro la asociación de los sectores públicos y privados para tratar de atraer fuentes externas de financiación, de inversiones directas o de empleo. Este nuevo esquema, que el autor denomina ´gobernanza urbana´, se orienta en mucho mayor medida a la provisión de un buen clima de negocios y a la construcción de toda clase de beneficios, o, como lo nombra el autor, de señuelos para atraer inversiones a las ciudades. Pues bien, si no encontramos una novedad histórica en este proceso, igualmente debemos remarcar que en el caso de los CCs se produce en este período un funcionamiento paradigmático de este esquema.
  6. Aclaramos aquí que en muchas de las provincias hubo luego de estos beneficios legales iniciales una ampliación de sus alcances, o bien se sancionaron leyes que reemplazaron a los decretos para ofrecer mayor certidumbre político-legal (es más complejo derogar una ley que un decreto). No incluimos aquí dichas ampliaciones y/o reemplazos en función de no saturar el relato ni profundizar demasiado en cuestiones tributarias que exceden los objetivos de este apartado.
  7. Respecto al impacto de la exención del impuesto de Ingresos Brutos, nos señalaba en una entrevista Jennifer, empleada en el Área Centro de Atención al Inversor, Ministerio de Desarrollo Económico en CABA, encargada de analizar las ayudas tributarias en el caso del polo empresarial conocido como Distrito Tecnológico en la CABA: “…no contemos ni ABL ni sellos […] solamente ingresos brutos ya le genera a la empresa un ahorro increíble y la posibilidad de capitalizar”. [Fecha de la entrevista: 23-12-2010].
  8. Cf. Harvey (1989). Nuevamente el autor nos advierte que este proceso de ´gobernanza urbana´ provoca como efecto una más intensa competición entre localidades, estados y regiones urbanas.
  9. Fragmento extraído del Diarios de Sesiones de la 14ª Reunión – 12º Sesión Ordinaria del Poder Legislativo de la Provincia de Córdoba del 13 de Abril de 2005, p. 700.
  10. Fragmento extraído de Diario de Sesiones de la 11ª Reunión – 7º Sesión Ordinaria de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe del 12 de Junio de 2008, p. 16.
    Disponible: www.leonardosimoniello.com.ar/diputado/taquigraficas/2008-06-12.doc. [Última visita: 1-2-2016].
  11. En ocasiones se impone la velocidad del decreto dictado por el poder ejecutivo frente a los tiempos significativamente mayores del trámite parlamentario legislativo.
  12. Véase Diario La Nación, edición del 12-8-2001.
    Disponible: http://www.lanacion.com.ar/326945-los-contact-centers-permiten-a-las-empresas-estar-mas-cerca-del-cliente [Última visita: 8-3-2016].
  13. Véase nuevamente el documento de la empresa Tecnovoz.
    Disponible: http://www.tecnovoz.com.ar/wp-content/uploads/mercado/mercado5.html [Última visita 17-3-2016].
  14. Otras dos empresas importantes que se instalan en este período serán Jazzplat y Multivoice. No las caracterizaremos aquí en función del recorte narrativo ya explicitado en el capítulo introductorio de este libro, pues en estos años sólo tienen plataforma en la provincia de Córdoba.
  15. Véase nuevamente el documento gubernamental que reproduce las Memorias y Balances de Telecom Argentina (1993-2003). Especialmente véase el encabezado “Mejoras en el servicio 2002” – Item: “Ventas”. Disponible: http://mepriv.mecon.gov.ar/entel/Mejorasenelservicio-Telecom.htm [Última visita: 21-4-2016].
  16. Para seguir la historia de Apex América y este rumbo estratégico, véase la página web de la propia empresa: http://www.apexamerica.com/es/about/history. [Última visita: 15-3-2016].
  17. Tenemos ciertas precauciones sobre la evolución del empleo directo en los CCs tercerizadores, ya que no contamos con fuentes oficiales que lo midan. Sin embargo, existen diversas fuentes y actores que manejan números similares. Para observar la entidad que se da a estas cifras desde el gobierno nacional y sectores empresariales: Cf. Software y servicios Informáticos. Plan estratégico SSI 2004-2014. Plan de Acción 2004-2007 (2004, op. cit., p. 157); Cf. Del Bono (2006, p. 10); Cf. Diario Página 12 del 10-12-2006, Suplemento Cash. Disponible: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-2738-2006-12-10.html [Última visita: 7-4-2016].
  18. Para los valores de la evolución del empleo a total véanse datos disponibles en: http://www.ccsur.com/vercont.php?contenidoID=3789.
    Para los valores de la evolución del empleo en servicios de exportación véanse datos disponibles en: http://www.ccsur.com/vercont.php?contenidoID=3799 [Última visita a ambos: 16-3-2016].
  19. Se aclara que, en el análisis geográfico del empleo que aquí realizamos, la CABA remite a una provincia más. Si bien por ser la capital de nuestro país tuvo un estatuto político-administrativo distinto al resto de las provincias, en la actualidad éste es similar a aquellas.
  20. Tómense para estos datos las mismas precauciones ya mencionadas en la cita previa respecto a la evolución del empleo directo en los CCs tercerizadores. Los datos se encuentran disponibles en: http://www.ccsur.com/vercont.php?contenidoID=3788. Para la visualización de la distribución geográfica véase: http://www.ccsur.com/vercont.php?contenidoID=3789 [Última visita a ambos: 16-3-2016].
  21. Claudia Jacinto (2010) afirma que la inserción laboral de los jóvenes se ha convertido en un problema sociológico, que, lejos de modelos lineales de paso de la educación al trabajo, muestra secuencias más complejas y transitorias: empleos precarios, periodos de desempleo, inactividad voluntaria por estudios. En este sentido, señala que entre los años 2003-2006 ha persistido un desempleo juvenil comparativamente alto, y con baja calidad del empleo entre los jóvenes. Por otro lado, mencionemos el estudio de Pok y Lorenzetti (2004), el cual señala que, en el marco del empleo no registrado, los jóvenes se vuelven la población más afectada, partiendo de niveles que superaban el 60% en el año 2003 para los trabajadores de entre veinte y veintinueve años de edad (ese mismo indicador cae al 38,5% entre los trabajadores de sesenta a sesenta y cuatro años de edad).
  22. Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe. 11ª Reunión – 7º Sesión Ordinaria, 12-6-2008, p. 16. Disponible: www.leonardosimoniello.com.ar/diputado/taquigraficas/2008-06-12.doc [Última visita: 1-2-2016].
  23. Véase nuevamente: http://www.ccsur.com/vercont.php?contenidoID=3116 [Última visita 23-3-2016].
  24. Diario de Sesiones de la Legislatura de la Provincia de Córdoba (14ª Reunión – 12º Sesión Ordinaria, 13-4-2005, p. 703).
  25. Véase nuevamente:
    http://economia.chaco.gov.ar/index.php?option=com_wrapper&view=wrapper&Itemid=145 [Última visita: 23-3-2016].
  26. Véase: http://archivo.losandes.com.ar/notas/2009/1/25/economico-404817.asp [Última visita 11-3-2016].
  27. Véase: http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=233596 [Última visita 11-4-2016].
  28. Datos extraídos de un Informe de la empresa Allus Global del año 2009. Véase nuevamente:
    http://www.siicex.gob.pe/siicex/resources/sectoresproductivos/Presentaci%C3%B3n_PromPeru_-_ALLUS_2009.pdf [Última visita 11-3- 2016].
  29. Fragmento extraído de Diario de Sesiones de la 14ª Reunión – 12º Sesión Ordinaria del Poder Legislativo de la Provincia de Córdoba del 13 de Abril del año 2005, p. 700.
  30. Estas críticas fueron hechas, desde distintos bloques políticos, hacia la ley 9232/05 cordobesa, y pueden consultarse en el Diario de Sesiones ya citado del Poder Legislativo cordobés (especialmente, pp. 695-700).
  31. Una ley no puede ser tan fácilmente derogada como un decreto. Para un detalle del decreto 683/02 véase:
    http://web2.cba.gov.ar/Web/Leyes.nsf/0/47AA1412AE280A9B03257A5500537312?OpenDocument.
    Para un detalle de la ley 9232/05 véase:
    http://web2.cba.gov.ar/Web/Leyes.nsf/0/55EBA763E76B64D10325723400665DB4?OpenDocument [Últimas visitas a ambos: 19-3-2016].
  32. Sobre esto último véase nuevamente el Informe de la empresa Allus Global del año 2009.
    Disponible: http://www.siicex.gob.pe/siicex/resources/sectoresproductivos/Presentaci%C3%B3n_PromPeru_-_ALLUS_2009.pdf [Última visita 11-3- 2016].
  33. Véase López, Ramos y Starobinsky (2009, p.38 y pp. 40-41).
  34. Entendemos este concepto como las acciones orientadas hacia otros actores para lograr que las regulaciones, en este caso sobre una actividad laboral, beneficien a sus intereses.
  35. Tómese, como uno de los numerosos ejemplos, la declaración del VI Congreso de Call Center y CRM como evento de interés por el Gobierno de la Provincia de Córdoba y la Municipalidad de la ciudad.
    Véase: http://www.ccsur.com/cordoba-vi-congreso-de-call-center-y-crm/ [Última visita: 15-3-2016].
  36. Véase: http://www.lavoz.com.ar/noticias/negocios/jazzplat-cerro-finalmente-sus-operaciones-cordoba [Última visita 7-4-2016].
  37. Disponible: http://www.lavoz.com.ar/content/peligra-la-competitividad-de-call-center-en-cordoba [Última visita 11-3-2016].
  38. Datos disponibles: http://callsenlucha.blogspot.com.ar/2010_03_01_archive.html [Última visita: 20-3-2016].
  39. Véase: http://callsenlucha.blogspot.com.ar/search/label/Allus [Última visita: 20-3-2016].
  40. Véase como ejemplo de ello (en la CABA): Colectivo Situaciones (2006) y Del Bono y Henry (2008).
  41. Diario de sesiones de la Cámara de Diputados chaqueña. Reunión Nº 33 – Sesión Ordinaria Nº 23, 10-9-2008, p. 190.
  42. Palabras del Ministro de Economía provincial, Eduardo Aguilar, en Diario Norte, edición del 19-6-2010. Disponible: http://www.diarionorte.com/article/45000/confirman-radicacion-de-otro-call-center-en-la-provincia [Última visita: 19-3- 2016].
  43. Palabras de la ya citada legisladora Cristófari en Diario de sesiones de la Cámara de Diputados chaqueña. Reunión Nº 33 – Sesión Ordinaria Nº 23, 10-9-2008, p. 190.
  44. Véase su detalle en: http://www.chaco.gov.ar/atp/legislacion/leyes/6209-08.pdf [Última visita: 20-3- 2016].
  45. Véase su detalle en:
    http://economia.chaco.gov.ar/index.php?option=com_wrapper&view=wrapper&Itemid=145 [Última visita: 20-3- 2016].
  46. . Véase su detalle en:
    http://economia.chaco.gov.ar/index.php?option=com_wrapper&view=wrapper&Itemid=144 [Última visita: 20-3- 2016].
  47. Declaraciones publicadas en el diario provincial Norte, edición del 6-5-2008.
    Disponible: http://www.diarionorte.com/article/11950/capitanich-inauguro-el-call-center-de-la-empresa-telcel [Última visita 15-3-2016].
  48. Aquí nos resultan sugerentes las palabras de Vilas (2002), quien señala que en la historia del capitalismo las fronteras entre empresas y Estado nunca han sido rígidas, pues tanto aquellas desempeñaron funciones convencionalmente estatales, como éste desempeñó funciones empresariales (p.51). Entonces, no entendemos a empresas y gobiernos como compartimentos separados con funciones estancas: esto permite comprender la actuación del gobierno chaqueño, que realiza tareas habitualmente ejecutadas por el sector privado en pos de lograr la llegada de los CCs.
  49. Lo demuestran los años 2011-2015. Actualmente funcionan entre los CCs más grandes en la provincia Apex América, Allus Global y Atento, y se destaca en el portal del gobierno provincial que las políticas estatales ya generan más de siete mil empleos formales en los CCs,
    Disponible: http://portal1.chaco.gov.ar/noticia/36796/peppo-va-por-los-7-mil-empleos-formales [Última visita: 20-3- 2016].


Deja un comentario