Otras publicaciones:

Book cover

9789877230185-frontcover

Otras publicaciones:

12-3864t

remesas

Pensar global, actuar local

La estrategia de la internacionalización en casa

Vanesa R. Sola[1]

Palabras clave: globalización, educación superior universitaria, internacionalización integral, internacionalización en casa.


1. Introducción

No somos simples espectadores, sino protagonistas de un fenómeno histórico inevitable que nos convoca, como hacedores de la educación, a pensar estrategias de inclusión y cooperación para afrontar sus consecuencias dinamizadoras. Se trata del proceso de globalización basado en la interconexión e interdependencia entre las diversas regiones del mundo, que a partir de las innovaciones tecnológicas, ha adquirido diferentes características visibles en las dimensiones política, económica, social y cultural.

La educación no es ajena a dicho proceso. La dinámica de la competencia mundial ha generado presión sobre las instituciones educativas desarrollando un perfil internacional que exige un pensar global y un actuar local. Se hace presente la necesidad de formar ciudadanos globales con habilidades en la identificación y abordaje de las problemáticas internacionales, a partir de las cuales adquieran herramientas para actuar en la realidad local.

La competitividad que surge del proceso de globalización impulsa un proceso de internacionalización de las instituciones de educación superior a nivel mundial. Para ello, se requiere una reformulación de las políticas institucionales en base al nuevo panorama educativo.

En este escenario, las instituciones de educación superior tienen como faro la búsqueda continua y sistemática de la excelencia académica e institucional asociada a la calidad educativa, competitividad, relevancia e impacto social. Como señala Neumann (2000):

Una universidad de excelencia que quiera mantener presencia y liderazgo en el capo de la educación superior y el desarrollo científico y tecnológico tiene como imperativo, hoy en día, incrementar sus relaciones interinstitucionales internacionales, perfilar su propio aporte al desarrollo de la comunidad internacional y aprovechar plenamente las posibilidades, tanto de perfeccionamiento… como recursos que se generan en este ámbito.

La internacionalización de la educación se entiende, según Knight como el “proceso de integrar una dimensión internacional en la función de investigación, enseñanza y servicios de la educación superior”. La característica más llamativa de esta definición basada en procesos es que no nos informa de ninguna manera explícita en qué consiste, es decir, cuáles son los medios por los cuales “la enseñanza, la investigación y el servicio” se hará internacional (Wächter, 2000).

Históricamente, la internacionalización fue asociada a la movilidad estudiantil y docente. Esta forma de concebirla, excluía a gran parte de los actores de las instituciones de educación superior. Como señala Bauman (2005), la globalización plantea una contradicción en su esencia porque genera efectos desiguales: en una sociedad donde algunos tienen el acceso al total movimiento, aquellos que no pueden trasladarse quedan en la penuria y degradación social. El acceso a la movilidad global es el más elevado de los factores de estratificación de la sociedad actual.

En este contexto, adquiere relevancia la estrategia de internacionalización en casa con sus características de inclusión de todos los actores intervinientes en la política educativa de la institución y su correspondiente formación académica y cultural como ciudadanos globales, en el marco de un proceso de internacionalización integral.

El presente capítulo realizará un abordaje del concepto de internacionalización en casa como estrategia en el marco de un proceso de internacionalización integral. Se indicará su surgimiento, conceptualización y definición. Se brindarán los fundamentos y se identificarán posibles acciones que pretenden servir de guía a las instituciones de educación superior. Además, se presentará una aproximación de la situación de la internacionalización en casa en América Latina que se complementará con el conocimiento de las acciones desarrolladas por la Universidad del Salvador (USAL, Argentina), institución de educación superior privada. Al finalizar, se propondrá una agenda de trabajo que permita una mejor concepción e implementación de la estrategia de internacionalización en casa.

2. Internacionalización integral: una nueva perspectiva en la educación superior

La internacionalización de la educación dejó de ser una meta deseable para convertirse en una realidad imperante. Resulta imposible pensar, diseñar e implementar políticas educativas a nivel nacional ajenas a un enfoque global. Como señalaba Ottone (1998),

Se trata pues de generar una educación que prepare para la vida en un proceso productivo cambiante, menos jerárquico, y más basado en una organización reticular, con carreras que no serán lineales y cuyas fronteras no serán las de un país sino las del mundo, donde se requerirá más iniciativa que docilidad, más creatividad que orden.

En este marco, el tradicional término de internacionalización no logra encuadrar las necesidades de una realidad global. Es así como resulta pertinente y necesario el concepto de internacionalización integral (comprehensive internationalisation), entendido como “un compromiso, confirmado a través de la acción, para infundir perspectivas internacionales y comparativas a través de la enseñanza, la investigación y las misiones de servicio de la educación superior”. La labor a partir del contexto local no es ajena a la dinámica mundial; la reconfiguración global de las economías, los sistemas de comercio, la investigación y la comunicación, así como el impacto de las fuerzas globales sobre la vida local, amplían drásticamente la necesidad de una internacionalización integral y de las motivaciones y propósitos que la impulsan (Hudzik, 2011).

La internacionalización integral es una instancia superadora de la internacionalización asociada a la cooperación, el intercambio y la movilidad académica, que deja de ser responsabilidad de un área específica dentro de las universidades, como son las oficinas o direcciones de relaciones internacionales, para ser una función de toda la institución educativa incorporada a sus misiones.

Se trata de un proceso, no de un fin, planificado, estratégico y coordinado que busca alinear e integrar políticas, programas, planes e iniciativas para posicionar a las universidades como instituciones más orientadas al mundo y conectadas internacionalmente; teniendo un impacto considerable al interior de las instituciones, en las comunidades y países en las que se insertan al crear recursos humanos altamente calificados para enfrentar las divergencias del mundo actual.
En la educación superior hay un consenso del valor agregado que conlleva la internacionalización, pero esto no implica, necesariamente, un acabado conocimiento de las acciones que se pueden realizar, un acuerdo y un real compromiso de parte de todos los actores. Por ello, la internacionalización integral propone ir del concepto a la acción, con la creación de una cultura organizativa a partir de un liderazgo comprometido que tome las siguientes medidas según Hudzik (2011):

  • Involucrar y sensibilizar a todos los actores de la institución de educación superior: gestores universitarios, personal de apoyo técnico, personal administrativo, cuerpo docente, estudiantes y graduados, cada uno con sus propias expectativas en relación al funcionamiento, métodos, procedimientos y objetivos que debe alcanzar la institución.
  • Generar y coordinar un espacio de diálogo profundo y amplio entre actores internos y externos, que consideren los marcos de referencia externos, las asociaciones y las relaciones de la institución, con el objetivo de determinar los fundamentos, las motivaciones, las acciones, prioridades programáticas y resultados buscados que configurarán la internacionalización integral.
  • Crear conciencia sobre la responsabilidad compartida en la coordinación de actividades.
  • Crear las condiciones para que los actores involucrados visualicen los beneficios de la internacionalización a nivel personal, profesional y laboral, que se darán no por casualidad, sino por una planificación institucional.
  • Integrar la internacionalización integral a las políticas institucionales, siendo coherente con la misión y valores de la organización; capacitando, al mismo tiempo, a la burocracia que puede brindar orden y orientación pero también restringir y limitar la flexibilidad y la adaptación.
  • Realizar una comunicación coherente, frecuente y clara de las acciones de internacionalización.

Asimismo, la internacionalización integral requiere una evaluación ex-ante, durante y ex-post que permita determinar correctamente la aplicación, desarrollo e impacto de las acciones realizadas en la calidad y crecimiento de la institución.
La perdurabilidad de la internacionalización integral dependerá de la asimilación de una cultura organizativa basada en un ethos institucional que conecte manifiestamente las dimensiones locales, nacionales y globales de las misiones y los valores institucionales; y en la orientación y responsabilidad proporcionadas por los objetivos y resultados previstos.

La internacionalización integral es un imperativo institucional que atraviesa la instrucción académica del cuerpo docente, la investigación y la extensión, promoviendo el desarrollo de acciones hacia el interior de las universidades que tienen como fin incorporar a la totalidad de los actores en los procesos internacionales. Su desarrollo se dará en un plano externo y otro interno. Como señalan Knight (2008) y Beelen (2011), en el proceso de internacionalización que protagonizan las instituciones de educación superior, se identifican dos componentes complementarios:

  1. la internacionalización en el extranjero que incluye la movilidad de estudiantes y profesores, a la que agregaremos la firma de convenios marco y de cooperación entre instituciones y la participación en distintas redes y programas internacionales;
  2. la internacionalización en casa, donde el plan de estudios prepara a los estudiantes para estar presentes en un mundo global, siendo parte de esta dimensión los programas de enseñanza, los procesos de aprendizaje, las actividades extracurriculares, el enlace con la cultura local o los grupos étnicos, y las actividades de investigación académica.

3. La estrategia de internacionalización en casa. Surgimiento, conceptualización y definición

Los procesos de internacionalización de las instituciones de educación superior se consolidan a partir de la implementación de la estrategia de internacionalización en casa, que se configura sobre la base de las necesidades y particularidades de cada institución.

En Europa, en el año 1999, el sueco Bengt Nilsson utiliza el término internacionalización en casa (internationalization at home) para señalar la situación de la Universidad de Malmö, que al no contar con una red internacional de trabajo que pudiera ofrecer a sus estudiantes la tradicional experiencia de estudios en el exterior, llevó a que estos buscaran la oportunidad de vivir esta experiencia “en casa”. Por medio de la internacionalización en casa, los alumnos adquirieron competencias a nivel intercultural e internacional (Beelen, 2012).

Asimismo, más allá del caso particular de la Universidad de Malmö, Nilsson observó que después de más de diez años de programas de movilidad de estudiantes europeos como el European Region Action Scheme for the Mobility of University Students (ERASMUS), no más del 10% de los estudiantes iban a estudiar en universidades extranjeras (Nilsson, 1999). Fue así como surgió un especial interés por explorar y analizar formalmente una idea que condujo a múltiples interpretaciones. Las inquietudes que surgen a partir de dichas observaciones fueron discutidas por representantes de varias universidades; concluyendo en la formación de un grupo de investigación sobre la internacionalización en casa dentro de la European Association for International Education[2] (EAIE), cuyos principales objetivos fueron: definir y describir el concepto básico de internacionalización en el hogar; iniciar y estimular un debate para los educadores universitarios sobre este tema, tanto de forma electrónica como en conferencias y seminarios; reunir ideas y buenos ejemplos para el proceso de internacionalización de la universidad no móvil de estudiantes de todos los niveles, incluidos los estudiantes adultos en una perspectiva de aprendizaje permanente; producir una publicación que describa experiencias y ejemplos útiles del proyecto. Es así como en el año 2000 elaboran y difunden un escrito con el debate sobre internacionalización en casa, para ayudar a refinar el concepto en sí mismo y para llevar a una mejor práctica en instituciones de educación superior en Europa y más allá.

La internacionalización en casa surge en Europa como consecuencia del cambio anunciado del programa ERASMUS de lo que era casi por completo un esquema de movilidad estudiantil a un instrumento que también atendería las necesidades de la gran mayoría de los estudiantes no móviles, principalmente a través del desarrollo de currículos internacionales. Es decir que se pensó de qué manera incluir y generar posibilidades al aproximadamente 90% que no podía realizar una movilidad. Se identificó un interés por parte de la Unión Europea, desde sus marcos reguladores y legislativos, de prestar más atención a las necesidades de internacionalización, si bien las primeras políticas se centraron en la movilidad de los estudiantes, las prioridades se han modificado parcialmente hacia el estímulo de currículos internacionalizados y programas enseñados en idiomas extranjeros (Wächter, 2000).

Desde su origen hasta nuestros días, el concepto de internacionalización en casa ha ido evolucionando, pero siempre sobre la base de que representa aquellas actividades internacionales que se realizan en la institución y que son complementarias a la movilidad estudiantil y docente. En sus inicios fue asociada a un espacio de integración e interculturalidad hasta adquirir características sistémicas abarcando la incorporación de acciones internacionales en todos los ámbitos de las instituciones de educación superior.

Asimismo, la internacionalización en casa comparte elementos con otros conceptos que se centran en la internacionalización del plan de estudios doméstico como la internacionalización del campus o estrategia global en Estados Unidos y la internacionalización curricular en Australia (Beleen, 2011) con ciertas apreciaciones a puntualizar en cada caso.

En Estados Unidos, la internacionalización en el campus o enseñanza global hace referencia a iniciativas como la internacionalización del currículo, apoyos financieros para que alumnos de otros países estudien en el campus, el mejoramiento de la enseñanza de lenguas extranjeras, la introducción de asignaturas principales relacionadas con los estudios internacionales o estudios de área, pero que también incluye la experiencia de estudio en el extranjero (Siaya y Hayward, 2003, en Altbach y Knight, 2006; Beelen, 2011).

Por su parte, Australia ha focalizado la internacionalización en casa en la incorporación de referentes internacionales en los procesos de formación, particularmente en la internacionalización del currículo, entendido desde una perspectiva de integración de múltiples experiencias formativas que permiten el desarrollo de perfiles profesionales e interdisciplinarios con competencias globales (Martínez, Valderrama Guerra y Allain-Muñoz, 2015). Sin embargo, es importante aclarar que la internacionalización del plan de estudios australiano puede incluir movilidad estudiantil.

De las tradiciones europea, norteamericana y australiana se desprende que la internacionalización en casa no puede ser pensada como acciones dispersas ejecutadas por las oficinas de internacionalización. Por el contrario, la internacionalización debe formar parte de de una estrategia coherente y coordinada de la política educativa de las instituciones. Por ello, y a los fines de un correcto entendimiento, resulta de interés la definición de internacionalización en casa de Mestenhauser (2007):

La internacionalización en casa como un sistema de educación internacional, ofrece la posibilidad de encontrar un nuevo camino que permita a la educación superior canalizar la dimensión internacional dentro de todos los segmentos de las universidades, así como reforzar los programas, movilizar recursos de las comunidades, institucionalizar la educación internacional y enfocarse en la relevancia del mercado mundial.

Entender la internacionalización en casa desde una perspectiva sistémica implica la inclusión de todos los actores de la institución, siendo beneficiados con conocimientos, herramientas y habilidades que les permitan actuar en el mundo.

La internacionalización en casa, según Beelen (2012) presenta las siguientes características: está dirigida a todos los estudiantes y es, por lo tanto, parte del programa obligatorio; está compuesta por una serie de instrumentos destinados a adquirir competencias internacionales e interculturales; se basa en la suposición de que, mientras los estudiantes viajen por motivos personales, la mayoría no se movilizará con propósitos relacionados con lo académico, aunque esta posibilidad no se descarta del todo; puede incluir una movilidad externa de corta estancia, como en misiones para investigadores visitantes que sean componentes del currículo obligatorios; y solo toma en cuenta las experiencias individuales estudiantiles y de trabajo en el extranjero cuando estas están integradas a las herramientas estándar de la institución de origen.

4. Fundamentos de la internacionalización en casa

La internacionalización en casa es beneficiosa para los agentes internos, externos y para el contexto en el que se encuentra la institución de educación superior.

En un mundo globalizado, las instituciones de educación superior deben llevar adelante una política que involucre a los estudiantes locales en el proceso de internacionalización con el fin de crear más sensibilidad y conciencia de las diversas oportunidades de desarrollo personal que ofrece la internacionalización. Esto se logra a partir de acciones de internacionalización en casa, que garanticen un aprendizaje intercultural, cuya necesidad se explica, según Otten (2000), desde las siguientes perspectivas:

  • La primera fue un paradigma líder para la política de migración e incluso de desarrollo organizacional durante muchos años. Describe el aprendizaje intercultural como un enfoque para abordar el conflicto, fomentando la conciencia sobre este, sus dimensiones y origen cultural.
  • La segunda perspectiva entiende que aprender es considerar la diversidad cultural como un recurso general y potencial de enriquecimiento. El aprendizaje intercultural, aunque es un proceso de desarrollo individual, no se puede dejar a la iniciativa de individuos solos. Por el contrario, debería ser inherente a la educación y la educación en instituciones. Un enfoque de valoración de las diferencias culturales debe ser una dimensión integrada en desarrollo curricular, enseñanza y todas las demás actividades sociales y organizativas de educación programas. Con esta noción, el aprendizaje intercultural es tanto esfuerzo continuo como resultado educativo de la internacionalización en casa.

La internacionalización en casa expresa una oportunidad para el fortalecimiento institucional y el mejoramiento de la calidad de la educación superior de las naciones, de manera más horizontal. Para ello, resulta esencial un repensar de la gestión institucional.

5. Acciones para la internacionalización en casa

Dentro de las acciones que permitirían desarrollar una estrategia de internacionalización en casa se encuentran: la utilización de literatura extranjera en los programas de las diferentes cátedras; los estudios de casos globales que permitan ampliar el conocimiento y aportar nuestras herramientas de análisis; clases dictadas por profesores internacionales; materias en lengua extranjera; clases de idioma; actividades extracurriculares como visitas didácticas o espacios de diálogos sobre temáticas globales entre alumnos nacionales e internacionales; clases integradas de intercambio académico y cultural con estudiantes nacionales y extranjeros; aulas virtuales internacionales; la internacionalización del currículum, y todas aquellas actividades que permitan el encuentro de diferentes formas de entender e interpretar el mundo.

6. La internacionalización en casa en América Latina

En la región se observa un entendimiento de internacionalización como sinónimo de programas internacionales, redes académicas, movilidad estudiantil y docente. Aún son incipientes las acciones y el acuerdo con respecto a la acciones de internacionalización al interior de las universidades.

A principios del siglo XXI, en América Latina, según un estudio del Banco Mundial, la internacionalización estaba todavía en una etapa temprana de desarrollo, que se centraba más en la movilidad estudiantil y docente con un claro enfoque hacia América del Norte y Europa relegando la propia región y otras partes del mundo.

En la actualidad, las instituciones latinoamericanas de educación superior son más conscientes de la importancia de incrementar su perfil internacional, estrategias y acciones de internacionalización. Sin embargo, se sigue priorizando la internacionalización externa, siendo el enfoque principal la movilidad saliente de estudiantes en busca de créditos y de grado, así como la movilidad a corto plazo para la investigación de su personal académico como parte del desarrollo de capacidades, tanto en recursos humanos, como de la investigación. La internacionalización en casa no es una prioridad estratégica, a pesar de que su impacto en los estudiantes y profesores sería mucho más alto que el enfoque en la movilidad de una pequeña élite (De Wit, Gacel Ávila y Knobel, 2016).

Los principales factores que limitarían el avance de los programas de internacionalización en casa y la integración de la dimensión internacional en la estructura curricular y en los programas de estudio siguen siendo muy limitados, serían las dificultades administrativas o burocráticas, como aquellas relacionadas con la transferencia de créditos; las diferencias de calendarios escolares; una reglamentación institucional poco flexible; la falta de política institucional; el poco interés o falta de información del personal académico; la falta de una política nacional, y la rigidez del currículo tradicional, caracterizado por ser muy profesionalizante (Gacel-Ávila y Rodríguez-Rodríguez, 2017).

7. La Universidad del Salvador y sus acciones de internacionalización en casa

Desde el año 2016, la Universidad del Salvador (USAL), a través de la Dirección de Cooperación Internacional (DCI), viene diseñando e implementando acciones de internacionalización en casa. Se comienza a poner énfasis en la internacionalización interna complementando la internacionalización externa que se desarrolla desde finales del siglo XX, con la firma de acuerdos internacionales que permitieron la movilidad estudiantil, el intercambio docente y cooperación académica amplia.

La DCI, dependiente del Vicerrectorado de Investigación y Desarrollo (VRI), tiene por objetivo fortalecer los programas de internacionalización para estudiantes, docentes y graduados, brindándoles las mejores herramientas y competencias globales e interculturales para desarrollarse en sus ámbitos académicos y profesionales con un mayor y mejor entendimiento internacional. Para ello, implementa la estrategia de internacionalización desde el enfoque de la internacionalización integral; es decir que realiza un trabajo continuo de asistencia, colaboración y coordinación con las unidades académicas, institutos y vicerrectorados que componen la USAL para que todas las dimensiones de la universidad (docencia, investigación y extensión) sean atravesadas por la internacionalización.

Con el 60 aniversario de la USAL se impulsa la internacionalización en casa que complementa el proceso de internacionalización, posibilitando que los estudiantes, graduados, docentes, académicos y administradores desarrollen habilidades y conocimientos interculturales e internacionales dentro de la universidad. Al respecto, podemos identificar tres ejes que determinan la propuesta y ejecución de acciones de internacionalización en casa: la internacionalización del currículum, el diálogo intercultural y la promoción académica y cultural de países socios.

8. Internacionalización del currículum

Programas internacionales

Desde 1997, la USAL es pionera en la Argentina en carreras de doble titulación internacional, a partir del desarrollo e implementación del programa universitario franco-argentino “La Condamine”, que permite obtener la doble titulación en las carreras de Abogacía, Administración y Economía en Francia y Argentina, con otorgamiento de diplomas por parte de la Université París I Pantheón – Sorbonne y la USAL. La Sorbonne posee solamente seis filiales “delocalisés” que dictan programas de doble-diplomatura en todo el mundo: Rumania, Rusia, Egipto, Palestina y en el continente americano, siendo la USAL la única institución con dicho carácter.

El Programa La Condamine surgió por el interés de capacitar a jóvenes estudiantes sobre la base de una doble formación francesa y argentina de un grupo de empresas francesas radicadas en el país. Es por ello que su principal objetivo es promover la francofonía y brindar mayores oportunidades educativas y laborales para los estudiantes universitarios. Las carreras de doble titulación permiten que el alumno amplíe su horizonte profesional, más allá del mercado laboral nacional. El alumno obtiene el diploma argentino de la USAL y, al mismo tiempo, el diploma de Sorbonne, de validez en toda la Unión Europea a partir del cual puede desarrollarse laboralmente tanto en firmas francesas instaladas en el país, como en Francia y en el resto de la Unión Europea. Además, le permite continuar sus estudios en Europa, prioritariamente en las instituciones francesas asociadas.

¿Cómo se implementa? Las materias de la parte francesa de la carrera son dictadas por profesores provienen de un consorcio de universidades francesas que respaldan el programa y son, además de Sorbona: la Université Paris Ouest Naterre, la Université Lyon 2 Lumiere, la Université de Bordeaux, la Université de Montpellier y la Université Lyon 3 Jean Moulin.

Lo interesante de esta propuesta es la inclusión y apuesta en el desarrollo académico del alumno al no requerir saber francés para comenzar, ya que la carrera incluye la formación del idioma desde los primeros años del programa, impartida por docentes de la prestigiosa Alianza Francesa. Asimismo, durante los dos primeros años de la carrera estos cursos se dictan con traducción simultánea, para permitir que los alumnos que ingresan sin saber el idioma puedan estudiarlo.

La internacionalización del currículum a nivel grado y posgrado es una tendencia global que en la USAL no solamente se manifiesta en el Programa La Condamine. La universidad ofrece a los estudiantes de la Licenciatura en Comercio Internacional y de la Licenciatura en Gerenciamiento Económico Intercultural (LiGEI) la posibilidad de optar por obtener un segundo título europeo en Bachelor in European Management de la Strasbourg Business School – Universidad de Estrasburgo, o bien el título de Bachelor Global Business Development de la Business School ESDES de la Universidad Católica de Lyon; los Diplomas de USAL con la Université de Strasbourg para posgrado; el programa de doble título de grado con la Universidad de Passau – Alemania, brinda a los alumnos de la LiGEI la posibilidad de optar por obtener un segundo título europeo de Bachelor Kulturwirtschaft /International Cultural and Business Studies (Kuwi), estudiando el último año en Alemania; el programa de posgrado de Simulación de Campaña Política (Universidad Camilo José Cela de Madrid), exclusivo para aquellos que cursan la Maestría en Marketing Político en la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Comunicación Social de USAL; programas conjuntos internacionales de posgrado sobre Ciencias Económicas y Empresariales con la Escuela de Negocios de la State University of New York (SUNY) y con la prestigiosa Universidad de Deusto, España.

Los alumnos que participan de estos programas se enriquecen de una visión académica nueva sobre sus disciplinas, mejoran el manejo de otro idioma extranjero, conocen nuevos compañeros; adquiriendo durante un año nuevas experiencias académicas, sociales, económicas y culturales, las cuales le permiten una mejor inserción profesional en el diversificado mundo globalizado de nuestros días.

Internacionalización de los espacios curriculares

La DCI en un trabajo conjunto con el vicerrectorado académico y las facultades de la USAL, estableció una nueva modalidad de cursada con el dictado de materias en lenguas extranjeras destinada a estudiantes internacionales y estudiantes nacionales que quisieran tener la experiencia de tomar una clase en idioma inglés y francés; desarrollando, ejercitando y perfeccionando las competencias comunicativas y lingüísticas propias de la disciplina. La oferta de clases curriculares en idioma extranjero se adecua a los planes de estudio de las carreras de grado. La recepción por parte de los estudiantes fue muy satisfactoria, permitiendo el incremento en la oferta: durante el segundo semestre del 2016 se ofrecieron 11 cursos; en el 2017, se dictaron 17 en el primer semestre y 19 en el segundo; y 21 cursos se ofrecieron el primer semestre del 2018.

El dictado de materias en lenguas extranjeras se complementó con la capacitación de los docentes a cargo, brindándoles herramientas para mejorar el dictado de sus clases en una segunda lengua.

9. Diálogo académico intercultural

La USAL es elegida por una gran cantidad de alumnos de diferentes partes del mundo, preferentemente de Europa y Estados Unidos, para realizar un intercambio estudiantil por el programa de intercambio regular, el Programa de Español para Extranjeros y el Programa de Intercambio Cultural (PIC). Esta acción genera un impacto positivo, ya que el aumento de perfiles multiculturales en sus aulas mejora el proceso de internacionalización en casa.

La DCI impulsa el Programa de Anfitriones que consiste en conectar a los alumnos que vienen de intercambio con alumnos regulares de la universidad. Esto favorece el intercambio de distintas culturas, facilita la inclusión de los alumnos y además ayuda a los estudiantes extranjeros a tener un primer contacto con este vasto mundo que es la vida en Buenos Aires y la vida académica de USAL.

Otra de las herramientas que brinda la USAL para el diálogo intercultural son becas para capacitación en idiomas extranjeros. Uno de los principales desafíos que tiene la movilidad estudiantil es la adquisición de competencias en otro idioma. En esta línea, la DCI identificó que uno de los principales obstáculos que desalientan la elección de Francia como destino es la falta de competencias en el idioma. Por ello, trabajó de manera conjunta con la Facultad de Ciencias Sociales y el Programa La Condamine para que estudiantes sobresalientes de los primeros años de las carreras tuvieran acceso a las plazas de los cursos de francés.

Cada año, la DCI invita a los alumnos nacionales a participar de una Feria Internacional en la que se encuentran con los estudiantes internacionales que están estudiando en la universidad. El evento promueve el aprendizaje e intercambio de conocimiento y experiencias entre los alumnos nacionales y los internacionales.

10. Promoción académica y cultural de países socios

La Feria Internacional, más allá de ser un espacio de interacción, les permite a los alumnos nacionales conocer la oferta académica y cultural de los países socios a través de stands a cargo de estudiantes internacionales. Los alumnos se pueden informar sobre las orientaciones académicas, modalidad de enseñanza, requisitos, etc., de cada universidad.

Asesores de la DCI realizan visitas presenciales en las distintas Facultades de la USAL, con el fin de difundir y acercar distintas culturas y presentar a la comunidad USAL aspectos académicos y culturales de los diferentes países con los que actualmente trabaja la universidad en su proceso de internacionalización. A dicha acción, se le suma la visita de profesores pertenecientes a universidades con las que la USAL tiene convenios de cooperación.

11. Conclusiones

La influencia de los cambios globales en los sistemas educativos es innegable, pero la elaboración e implementación de políticas educativas de internacionalización responde a contextos locales y regionales particulares.

La internacionalización de la educación superior es un imperativo institucional que requiere configurar un proceso institucional de internacionalización integral en dos dimensiones, no alternativas, sí complementarias: la internacionalización externa y la internacionalización en casa.

Todo proceso de internación integral debe responder a la visión, valores, misión y recursos de la institución de educación superior; es decir que dicho proceso será dependiente de la identidad de cada institución.

En América Latina, el proceso de internacionalización de las instituciones de educación superior sigue siendo sinónimo de internacionalización externa, a pesar de los obstáculos con el financiamiento en esta área. Ante este panorama, la internacionalización en casa se presentó como una alternativa para todos los que por cuestiones culturales o de financiamiento no planeaban un intercambio.

Sin embargo, la internacionalización en casa no es ni una alternativa a la movilidad estudiantil, ni un cúmulo de acciones desarticuladas. La internacionalización en casa debe ser concebida como una estrategia de la institución de educación superior que complementa a la internacionalización externa, en el marco de un proceso amplio de internacionalización integral. A propósito, ¿cómo se pueden desarrollar vínculos de cooperación a largo plazo con otras instituciones si internamente no se logra un trabajo integral, inclusivo, transversal, continuo y solidario entre los actores involucrados en la institución?

La internacionalización en casa implica la elaboración y ejecución de acciones coordinadas e integradas a las diferentes áreas, que sean coherentes con la visión institucional. En relación, se debe concebir como transversal a lo conceptual, procedimental y actitudinal de cada disciplina. La implementación, por su parte, requerirá no solo de la inclusión de todos los actores internos y externos que intervienen en el proceso educativo, sino también de una solidaridad entre estos. Para ello, los beneficios de la internacionalización se deben visualizar.

La internacionalización en casa no debe ser entendida como un medio o fin en sí mismo, sino como un reto para la educación superior latinoamericana. Para ello, resulta esencial sortear los siguientes obstáculos: ausencia de una visión integral institucional; indefiniciones y desacuerdos sobre qué se entiende por internacionalización; desinterés de los gestores educativos, académicos, administrativos, docentes y alumnos; escasez de recursos financieros; falta de coherencia entre las acciones de internacionalización y los fundamentos y objetivos de la institución; trabas burocráticas; capacitación del personal administrativo; ausencia de conocimiento y de herramientas para internacionalizar el espacio áulico, entre otras.

La internacionalización en casa es relevante para la educación superior porque permitiría ampliar el conocimiento; promover el desarrollo de habilidades; una mejor comprensión de otras realidades socio-culturales; desarrollar el respeto por otras formas de pensar y de concebir la situación actual, y ser sujetos activos de una sociedad global.

Bibliografía

Altbach, P. G. Y J. Knight (2006). Visión panorámica de la internacionalización en la educación superior: motivaciones y realidades. Perfiles Educativos Mexicanos, 28(112), 13-39.

Bauman, Z. (2005). La globalización. Consecuencias humanas. Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica.

Beelen, J. (2012). La internacionalización en casa en el mundo: una comparación regional. En Prieto Martínez, L. D., & Jiménez de Peña, C. H., La Internacionalización de la Educación Superior en América Latina y Europa: retos y compromisos. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana.

Beelen, J. (2011). La internacionalización en casa en una perspectiva global: Un estudio crítico del Informe del 3.er Estudio Global de la AIU. En: “Globalización e internacionalización de la educación superior”. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, 8, núm. 2, 85-100. doi: https://bit.ly/2AQmoFb.

Crowther, P.; Joris, M.; Otten, M.; Nilsson, B.; Teekens, H. y Wächter, B. (2000). Internacionalización en casa. Publicado por la Asociación Europea para la Educación Internacional (EAIE). ISBN 90-74721-16-8.

Crowther, P., Joris, M., Otten, M., Nilsson, B., Teekens, H., & Wächter, B. (2001). Internationalisation at home: A position paper. Amsterdam: EAIE

De Wit, Gacel-Ávila, y Knobel (2017). Estado del arte de la internacionalización de la educación superior en América latina en ESAL. Revista de Educación Superior en América Latina.

De Wit, H. (2011). Globalización e internacionalización de la educación superior. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, 8(2), 77-84.

De Wit, Jaramillo Isabel C., Gacel-Ávila J., Knight J. (2005). Educación superior en América Latina. La dimensión Internacional. Banco Mundial. Mayol Ediciones S. A. Disponible en: https://bit.ly/2FLdvAn.

Gacel-Ávila, J. Y Rodríguez-Rodríguez, S. (2017). Internacionalización de la educación superior en América Latina y el Caribe: un balance. Guadalajara: UNESCO-IESALC.

Hudzik, John K. (2011). Comprehensive Internationalization. From Concept to Action. NAFSA: Association of International Educators, Washington, D.C

Hudzik, John K. y Mccarthy, Jo Ann (2012). Leading Comprehensive Internationalization: Strategy and Tactics for Action, NAFSA.

Knight, J. (1994). Internacionalización de la educación superior. En Internationalization: Elements and Checkpoints, Ottawa, Canadian Bureau for International Education Research, Traducción al castellano recuperada de https://bit.ly/2COgt4T.

Mestenhauser (2007). “Internationalisation at home”: A brilliant idea awaiting implementation. Teekens: Internationalisation at home: Ideas and ideals. Amsterdam: European Association for International.

Neumann, Raúl A. (2000). Tendencias y políticas en el proceso de internacionalización de las universidades chilenas. Citado en Gacel-Ávila, J., La internacionalización de las universidades mexicanas: políticas y estrategias institucionales. Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

Ottone, Ernesto (1998): La apuesta educativa en América Latina. Revista de la CEPAL. Santiago de Chile.

Prieto Martínez Luis David, Valderrama Guerra Carolina, Allain-Muñoz Sandra (2015). Internacionalización en casa en la educación superior: Los retos de Colombia. Revista Internacional de Cooperación y Desarrollo, vol. 2, núm. 2, págs. 105-135.

Prieto, L.; Valderrama, C. y Allain-Muñoz, S. (2014): Internacionalización en casa. En Nupia, C. (ed.), Reflexiones para la Política de Internacionalización de la Educación Superior en Colombia. Bogotá: Ministerio de Educación Nacional.

Prieto, L. D. y Jiménez de Peña, C. H. (eds). (2012). La internacionalización de la Educación Superior en América Latina y Europa retos y compromisos. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana.


  1. Politóloga, con formación pedagógica, y doctoranda en Ciencia de la Educación por la Universidad del Salvador (USAL). Colaboradora académica de la Facultad de Ciencias Sociales de la USAL, en calidad de asesora de intercambio y referente de extensión. Investigadora adjunta del proyecto Políticas Públicas en Educación Superior Universitaria en Argentina y América Latina. Hacia una sociedad latinoamericana de conocimiento, a cargo de la Dra. Mariana Colotta en el Instituto de Investigación en Ciencias Sociales (IDICSO – USAL). Docente universitaria de las cátedras de Introducción al Pensamiento Científico y Metodología de la Investigación en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y en USAL. Se ha desempeñado en la gestión pública en organismos nacionales, provinciales y municipales. Contacto: romina.sola@usal.edu.ar.
  2. Fundada en 1989, EAIE es el reconocido centro europeo de experiencia, redes y recursos en la internacionalización de la educación superior. Es una organización sin fines de lucro dirigida por sus miembros que presta servicios a individuos activamente involucrados en la internacionalización de sus instituciones mediante una combinación de capacitación, conferencias y adquisición e intercambio de conocimiento. Equipa a profesionales académicos y no académicos con las mejores prácticas y soluciones viables para los desafíos de la internacionalización y proporciona una plataforma para el intercambio estratégico. Se asocia con organizaciones e instituciones interesadas clave para promover sus intereses de membresía y avanzar en la educación superior internacional en Europa y el resto del mundo. https://www.eaie.org/about-eaie.html.


Deja un comentario