Otras publicaciones:

9789877230970_frontcover1

9789871354894_frontcover-224x344

Otras publicaciones:

9789871867516_frontcover1

9789871867882-frontcover

Introducción

Trabajar con comunidades rurales y productores requiere de un perfil técnico y personal diferente a estereotipos tradicionales de la extensión. Esto implica considerar desde las primeras definiciones que los resultados esperados no siempre llegan en los tiempos que pretenden las instituciones, ya sea desde las plantas políticas o desde los técnicos en territorio.

Comprendido lo anterior, y en base a las lecciones aprendidas, consideramos que ningún proyecto de turismo comunitario será exitoso si no se contemplan premisas que a nuestro entender son elementales: las ideas deben surgir desde adentro hacia afuera y nunca por imposición o única visión de los asesores, quienes deben cumplir un rol de facilitadores y orientadores de los procesos; se deben poner en ejercicio capacidades de escucha activa y empatía; valorar la idiosincrasia local; respetar las ideas y formas de pensar de los pobladores; promover la resolución de los problemas con la visión propia de las comunidades; y compartir conocimientos con un lenguaje sencillo, ameno, y sin tecnicismos.

Entendemos el desarrollo turístico como un proceso complejo que requiere comprender que las acciones se construyen con la debida y necesaria participación activa de los “protagonistas locales”, motivando sus iniciativas propias, y dejando capacidades instaladas en territorio que permitan la autogestión de los proyectos.

Con esta publicación, pretendemos sentar antecedentes y compartir las herramientas y criterios técnicos resultantes de nuestra experiencia para inspirar una innovadora forma de trabajo en el desarrollo del turismo rural comunitario. En los capítulos, los lectores podrán comprender nuestra visión sobre la compleja trama de relaciones e intereses que se ponen en juego en este apasionante trabajo.

Comenzamos con un análisis y aporte de cómo el turismo puede ser la herramienta necesaria para el desarrollo sustentable en contextos rurales, y destacamos la imperiosa necesidad de respetar la participación de las comunidades locales. Seguimos con una contribución a los diferentes tipos de turismo rural comunitario y una guía de aquellas actividades de cada tipología. Luego mencionamos lo que a nuestro entender son los recursos emblema relacionados con el turismo rural; dedicamos dos capítulos a la gastronomía y las artesanías como insumos principales, por excelencia movilizadores de turistas a distintas regiones, que están latentes en cada una de las comunidades y cuya valoración genera beneficios tangibles e intangibles para las familias rurales.

Dada la importancia del trabajo asociativo y del trabajo en red, abordamos sus características y particularidades propias, puntualizando las dificultades y necesidad de la resolución de conflictos que surgen del trabajo con otros, de la diferencia de visiones y del plantear objetivos comunes.

Por último, hacemos una reflexión sobre el complejo mundo de relaciones e intereses de las instituciones públicas que los emprendedores deben afrontar al momento de ofrecer una actividad turística en el espacio rural. También, y por distintas situaciones que encontramos en el hacer y que consideramos que podemos someter a debate, planteamos rever estereotipos muy instalados en las comunidades como : “A la gente no le va a gustar lo que soy”, “Hacemos turismo para los extranjeros”, “El turismo solo les da ganancias a los de afuera”, “A los del pueblo no les interesa lo que ofrecemos”, “Se necesita una gran inversión para emprender algo”, “En red es más complicado”, “Acá no hay nada para ver”, entre otros que si no se modifican ponen en riesgo el proceso.

Invitamos, entonces, a aquellos emprendedores, funcionarios públicos, docentes o alumnos universitarios y secundarios, y a todo aquel interesado, a conocer nuestra visión e interiorizarse más sobre el desarrollo del turismo rural comunitario en Argentina.



Deja un comentario