Otras publicaciones:

9789871867769_frontcover

9789871867844_frontcover

Otras publicaciones:

9789877230079-frontcover

Book cover

Introducción

Ana María T. Rodríguez[1]

La ocasión de los veinte años de Historia De la Iglesia Argentina. Desde la Conquista hasta fines del siglo XX de Roberto Di Stefano y Loris Zanatta es una buena razón para convocar a distintos cientistas sociales para reflexionar sobre el valor de esta obra que se ha convertido en una pieza clave de los estudios de la religión ¿Por qué este libro es recurrentemente visitado, revisado, citado por el mundo académico?¿En qué reside su vigencia?¿Qué hipótesis planteadas siguen siendo útiles para explicar los procesos históricos vinculados a la Iglesia Católica y cuáles fueron reformuladas?

La obra fue publicada en el año 2000 cuando el campo académico estaba construyendo una “nueva” historia de la Iglesia, una renovación historiográfica que, en su pretensión de incorporar a la institución eclesiástica en las múltiples dimensiones de la historia nacional, se diferenció de los enfoques confesionales, apologéticos e institucionalistas de la historia oficial confesional. Fue un momento de inflexión en el que diferentes períodos y problemáticas abrieron un complejo abanico de tópicos y procesos que fueron analizados inicialmente por Susana Bianchi, Lila Caimari, Roberto Di Stefano, Jaime Peire, Luis Alberto Romero, Loris Zanatta, y desde la sociología, por Aldo Ameigeiras, Fortunato Mallimaci, Jorge Soneira, entre otros. En este contexto, la editorial Grijalbo-Mondadori incorporó en su propuesta editorial de la Colección Historia Argentina que dirige José Carlos Chiaramonte, un libro sobre la historia de la iglesia. Producción, por cierto, destinada no solo a historiadores/as sino también a aquellos cientifistas sociales y público interesados por conocer la cuestión religiosa.

Si bien el volumen tiene dos plumas claramente diferenciadas –la primera parte escrita por Roberto Di Stefano, que focaliza su análisis en el universo del catolicismo colonial, y la segunda por Loris Zanatta, que centra su mirada en la sociedad decimonónica y la del siglo XX y fundamentalmente en la relación de la Iglesia con el Estado y la sociedad– la unidad del relato reside en analizar a la Iglesia católica, por cinco siglos en un contexto de secularización. En este sentido, es un texto con un recorrido explicativo que invita a pensar el lugar de la religión en el largo plazo, y con ello posibles periodizaciones que focalizan en la Iglesia católica como actor de la vida institucional de nuestro país. Este aspecto la convierte en una pieza única en el campo historiográfico argentino sobre la temática, que permite conocer aspectos de la sociedad no solo relativos a los religiosos sino que ofrece claves para la comprensión de la historia argentina.

A dos décadas de su publicación, con una reedición revisada en el año 2009, el libro es un aporte para la construcción historiográfica y un eslabón fundamental en la construcción de la historia de la religión Argentina que lejos está de ser un texto cerrado sino todo lo contrario. Me atrevo a decir que ese libro vino para transformarse en un clásico, todos los que hacemos historia de la religión no podemos dejar de citarlo ya sea para contextualizar, validar hipótesis o bien para refutarlas. Un texto que aún tiene vigencia y nos invita a historiadores e historiadoras a tomar la posta de enfrentar el desafío de construir una Nueva Historia de la Iglesia Católica Argentina con los avances que el propio campo ha desarrollado.

En las próxima páginas Soledad Catoggio, Milagros Gallardo, Ignacio Martínez y José Zanca reflexionan, a modo de balance, sobre la vigencia de esta obra. Las propuestas –lecturas y análisis– ofrecen miradas bien distintas sustentadas en sus experiencias profesionales y sus trayectos de investigación.


  1. IESH (FCH-UNLPam) y IEHSOLP(CONICET-UNLPam).


Deja un comentario